Una escritura del cuerpo

Pablo Bujalance | 28 de enero de 2016 a las 5:00

Nieves Rosales: una inspiración.

Nieves Rosales: una inspiración.

Hace unos días tuve ocasión de conversar con la bailarina, coreógrafa, directora y profesora malagueña Nieves Rosales, alma y corazón de la compañía Silencio Danza. Uno agradece siempre estas oportunidades, porque con una artista como Nieves, creadora de espectáculos como No es la lluvia, es el viento y Retablo incompleto de la pureza, siempre se termina aprendiendo. La cuestión es que el próximo 16 de febrero, a las 19:00, Nieves pronunciará en el Centro de Documentación de las Artes Escénicas de Andalucía, en Sevilla, una conferencia sobre Los escombros de la dramaturgia; y nuestra conversación abordó, en gran medida, la posibilidad de una dramaturgia por, para y desde la danza. Que esta posibilidad exista es evidente: han sido más de cuatro los que han demostrado que para armar una dramaturgia no dirigida al lenguaje verbal, y sí expresamente al movimiento forjado en la danza, no hay más que ponerse manos a la obra. Pero otra cuestión es que, en una medida no pequeña, el recurso dramatúrgico, al menos con la misma intención expresiva y comunicativa que en el teatro, quede a menudo soslayado cuando de diseñar coreografías se trata. Por su formación y por su trayectoria, Nieves, aunque bailarina antes que cualquier otra cosa, se mueve con la misma soltura tanto en la danza como en el teatro, y toma de ambos la inspiración y los estímulos que precisa cada nuevo paso que decide dar en su carrera. De modo que, si no pocas compañías de danza ven al teatro como un intruso, o como algo ajeno (lo mismo podríamos decir, seguramente, en sentido contrario), éste no es desde luego su caso. Además, Nieves procede del flamenco, y precisamente defiende que han sido artistas como Antonio Gades y Mario Maya quienes más y mejor han entendido en España que la danza no es menos danza por incorporar elementos teatrales y dramatúrgicos. Después de nuestra conversación, en la que Nieves me habló de Kantor, de Grotowski, de Eugenio Barba y de José Antonio Sánchez, me paré a pensar en que, efectivamente, tal vez se han dado demasiadas cosas por sentadas; el término dramaturgia se ha terminado refiriendo exclusivamente a una parcela muy limitada de su significado completo, y en esto tienen tanto que ver los coreógrafos que desconfían de los procedimientos dramatúrgicos como los dramaturgos que únicamente atienden a los modos de expresión verbal. No son los únicos en sus respectivos ámbitos, pero sí mayoría. El mismo Eugenio Barba denunciaba la identificación exclusiva de la dramaturgia con la literatura dramática, un tópico que no sólo ha empobrecido notablemente el teatro español de las últimas décadas negándole recursos expresivos, sino que también ha hecho de la danza un fenómeno cada vez más ajeno, tal vez, a las inquietudes de nuestro tiempo. Grotowski hacía de la escritura dramática una práctica extensible al cuerpo, y José Antonio Sánchez, tal y como me recuerda Nieves, se refería al cuerpo contemporáneo como a un cuerpo lingüístico. Tales afirmaciones deberían tomarse en consideración tanto desde la danza como desde el teatro. Y ambos saldrían ganando. Lo mismo podemos afirmar de los intérpretes: un actor y un bailarín que no saben o no quieren decir con su cuerpo son artistas incompletos. Lo cierto es que la experiencia del espectador ante un espectáculo teatral o un espectáculo de danza son una y la misma. La escisión obedece más a un prejuicio artificial que al decir dramático en sí.

A Nieves Rosales, con razón, le preocupa la desconexión de la danza con su público, que es potencialmente todo el público. Y considera que el empleo de herramientas dramatúrgicas puede facilitar la tarea al espectador a la hora de reconocerse en un espectáculo de danza. Pero desconfía Nieves de las fórmulas danza-teatro por empobrecedoras, y un servidor comparte la idea de que la dramaturgia no necesita del texto para ser. El cuerpo le basta y le sobra. Únicamente requiere ganas de decir por parte de quien decide crear un espectáculo. Es curioso, pero después de hablar con Nieves tengo la sensación de que nos estamos perdiendo algo importante: en la medida en que seamos capaces de desligar la dramaturgia del texto, de lo verbal y de la palabra, podremos atisbar experiencias dramáticas verdaderamente completas y enriquecedoras. Lo importante es conmover a quien observa, a quien participa; y tener que optar entre cuerpo y dramaturgia, cuando ambos son perfectamente complementarios, significa restar fuerza al golpe. Creo que Nieves Rosales apunta a un arte escénico real que daría respuesta a todas las exigencias artísticas del presente. Por si acaso, no la pierdan ustedes de vista.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber