Primeras Comuniones en Primavera

Belén del Campo | 2 de marzo de 2011 a las 17:53

Vestidos y Trajes de Primera Comunión de Jorge Menacho

Vestidos y Trajes de Primera Comunión de Jorge Menacho

Ya hemos estrenado marzo, este bellísimo mes que convulsiona todas las hormonas y hace florecer en nosotros brotes de ansiedad, entusiasmo y fuerzas reparadoras para el retiro de sol en que hemos estado confinados durante el frío.

Frío y mal tiempo aún nos quedan por sufrir pero ya la luz ha cambiado los atardeceres y el olor presiente flujos de brisa templada que prometen maravillosos días de primavera.

Lo que no entiendo es por qué nos obcecamos en comprar prendas de temporada en el mes de marzo si aún no se ha consolidado el clima de entretiempo. ¿Qué hacemos con la ropa? ¿La guardamos en el armario junto con la de invierno? ¿Nos la ponemos a pesar del frío? ¿Disponemos en nuestro  guardarropa de una sección para el avance de primavera?

Esta cuestión siempre me ha resultado intrigante. Tal vez pensaremos que, si dejamos pasar el tiempo, será probable que perdamos la oportunidad de adquirir ese estilismo. A mí, personalmente, me gusta comprar ropa de temporada cuando ya he hecho el cambio de armario y realmente veo lo que necesito.

Por supuesto, si antes encuentro algo que me fascina y mi frágil economía me lo permite, está claro que lo compro y espero febrilmente a estrenarlo cuando el tiempo lo permita. Pero necesito visualizar las múltiples opciones de combinación y variación con el armario abierto y hacer un repaso mental sobre lo que he visto, dónde lo he visto y a qué precio está, para incluirlo o no en mi fondo de armario.

Lógicamente, no me refiero a comprar un atuendo para un evento en particular, que se debe adquirir cuando a uno le parezca conveniente, con anticipación de dos meses o el día antes. Claro está.

Se me ocurre que esto sucede muy indiscutiblemente con los vestidos de Primera Comunión. Yo me tengo por persona muy programada, a veces en exceso, pero nunca se me ha ocurrido comprar a ninguno de mis hijos la indumentaria con que van a recibir su Primera Comunión en el mes de enero. No obstante, según he tenido oportunidad de comprobar, las madres salen despavoridas recién destetada la Navidad para comprar el vestuario de sus hijos. ¿Por qué?

Lejos de criticar esta conducta, sólo planteo la posibilidad de que las cosas se hagan con más calma. Hay muchas razones para dejar que la fecha esté más próxima, especialmente en edades como la de estos niños y niñas, inmersos en pleno proceso de crecimiento, que a más de uno nos han dado un susto.

Les crecen los pies, aumentan de talle y de talla, les cambia la morfología de sus huesos, pasan de ser menudos y delgadísimos a ensanchar brutalmente, a tener unos brazos y manos enormes en relación al cuerpo, a tener ya carita de púber anticipado y niña que se nos ha hecho una mujercita.

Con estas circunstancias, los niños de esta generación, tan altos y guapos, sólo verse en un probador con una prenda tan delicada, infantil y propia para un menor de diez años de percentil medio, se ven muy ridículos, aunque sus madres allí presentes lo piropeen y le besuqueen hasta la saciedad, que es lo normal, claro.

A mí me parece que es mucho más lógico esperar un poco más la inmediación del evento y dedicar una o dos tardes a elegir el diseñador o el comercio donde podemos encontrar lo que queremos.

A veces, por imperativo de los colegios, no podemos vestir a nuestros como nos gustaría. Pero, en cualquier caso, y respetando las directrices de los centros, debemos tener una idea clara de lo que queremos sin olvidar que quien lucirá el vestido o el traje será la niña o el niño, respectivamente, y por tanto, no nos empecinaremos en comprar algo que no les favorece o les sienta ridículo.

Es muy importante que el lugar disponga de iluminación suficiente para la prueba del vestido o traje. Por ejemplo, mi amigo y colega Jorge Menacho, dispone en su atelier de un salón de pruebas donde uno puede perderse, con varios espejos que nos brindan todos los ángulos desde donde es posible comprobar si verdaderamente favorece o no.

Recientemente, y como ya comenté en su día, el diseñador malagueño ha sorprendido este año con una colección de vestidos de Primera Comunión que presentó en el Palacio Monte Miramar en beneficio de la Fundación Luis Olivares de asistencia a niños enfermos de cáncer.

Su atelier se encuentra ubicado en la primera planta del nº 18 de la céntrica Calle Comedias y la verdad es que es un lugar ideal para comprar esta singular indumentaria.

Jorge Menacho exhibe los modelos de su firma “La Montera”en percheros colgantes de un techo de seis metros, cubiertos con una gasa negra y borlas. La verdad es que ver los vestidos así, con tal amplitud de espacio y esa magnífica iluminación, suelo enmoquetado,  paredes enteladas con estampaciones en oro y crema y el ambiente de pulcritud y perfume del entorno, nos facilita la compleja labor de decidir cuál de los modelos es más elegante.

Personalmente, los vestidos realizados en lino y piqués con bodoques, las batistas crudas con los valencienne y esas bellísimas lazadas, son los que más me gustan pues me producen nostalgia de mi infancia capaz de recuperar memorables escenas de mi vida en que la utilización de esos tejidos era habitual. Por suerte, los encajes, las tiras bordadas, los bolillos… han regresado a la actualidad para ornamentar toda esa tendencia lencera que tan a menudo vemos en todas las pasarelas.

Las niñas disponen también de los tocados coordinados, que son una auténtica maravilla, realizados enteramente a mano y con un estilazo.

Para los chicos, Jorge Menacho ha realizado unos modelos inspirados en los clásicos de siempre, elaborándolos con lino y otros tejidos nobles, pero presentando una línea  en colores camel y crema, con escudos y botonadura militar, mocasines flexibles, de inspiración “slippers”, aunque sin olvidar el estilo puramente marinero en su más sencilla representación.

Otra de sus magníficas ventajas es que los precios de los vestidos son altamente competitivos, reportando un ahorro desde 200 euros por prenda, lo cual no es nada desdeñable en estos momentos.

Ahora que estamos en Marzo, a unos días de celebrar formalmente la entrada de la primavera, creo que es una ocasión más que propicia para visitar a los diseñadores y comerciantes de este tipo de indumentaria y hacer una buena compra.

Jorge Menacho abre en horario comercial previa cita en el teléfono 952 22 20 59.

Además de su talento como creador de Alta Costura y Flamenca, es necesario recordar su buen gusto al momento de orientar a sus clientas sobre cómo sacar mayor provecho de las propias cualidades y lograr un estilismo que tenga que ver con nosotros sin enmascarar nuestra personalidad.

¡¡¡Cuánto talento hay en Málaga!!!

http://www.youtube.com/watch?v=tHr68_MW09E

¡Vaya cruz!

Belén del Campo | 28 de febrero de 2011 a las 21:50

Cruz Bizantina de Bulgari

Cruz Bizantina de Bulgari

Ahora que algunos gobernantes han logrado arrancar los crucifijos de nuestros centros escolares, mira por dónde es la moda quien rescata su prevalencia para posicionar este símbolo en el pecho de tantas mujeres y resplandecer ante el mundo.

Como reza esta jaculatoria latina que muchos fieles repetimos a diario, “Nulle die sine cruce, Deus, in laetitiae”, (ningún día habrá de venir sin cruz pero habremos de recibirla con alegría), no podrán arrebatarnos este símbolo de la caridad cristiana pues representa una identidad histórica y cultural de nuestro patrimonio y de nuestra civilización.

Dejando a un lado el contenido de este signo, es un hecho cierto que lucir una cruz al cuello puede ser, además de un recordatorio de nuestra fe, un ornamento de gran distinción y belleza.

En estos tiempos que corren, defender una imagen como esta, aunque sea solamente por un capricho estético, entraña gran seguridad y firmeza. Las propias convicciones no están de moda. Nada excepto un relativismo crónico  es sólo planteable.

Por suerte, los grandes diseñadores han elaborado maravillosas creaciones utilizando una variedad de gemas y piedras preciosas para lograr bellísimas composiciones en base a nuestra cruz.

En mi opinión, la cruz de oro con tres brillantes flotantes de Chopard dignifica la representación de este símbolo de forma exquisita valiéndose de un estilismo muy sencillo pero original y emocionante.

En la misma línea, Cartier ha elaborado una pieza realizada en oro con pavé de diamantes, también con un planteamiento espectacular que resurge de una composición nada pretenciosa.

Cruz Diamantes Cartier

Cruz Diamantes Cartier

Igualmente bella y cautivadora es la cruz de oro blanco con diamantes de Bulgari. A diferencia de las anteriores, presenta una línea más moderna y sofisticada, más para una velada como gargantilla; una apuesta suave e impactante a la que ninguna mirada podría resistirse.

Alejándose y, mucho, de esta vocación, la joya de Pomellato está realizada en azabache con remates de oro rosa. Sensacional diseño para una noche de gala, muy sobria pero con un gran poder de atracción.

Ya sabemos que el precio de estas alhajas (entre 2.000 y 6.000 euros) no es asequible para muchas economías pero baste el conocimiento de las tendencias que engalanan los patrones de actualidad para luego ir a buscar en comercios vintage  o en bisutería alguna pieza que encaje en esta línea.

En realidad, todo vuelve y muy especialmente, vuelve ese gusto por recuperar ornamentos y costumbres de siempre que nos re-direccionan para consolidar nuestras raíces y proteger lo nuestro.

¡Qué empacho de Picasso!

Belén del Campo | 24 de febrero de 2011 a las 18:04

Calle Granada     A mí, que me perdonen todas las instituciones y todos los políticos pero estoy harta de oír la misma cantinela y dejar que siga pasando el tiempo sin que se programen soluciones reales y viables sobre cómo gobernar con acierto el flujo de cruceristas y cómo hacer prosperar la promoción del Centro Histórico.

    Málaga noche

gibralfaro

 

Muy particularmente, la cuestión del Museo Picasso me resulta ya muy cansina y soporífera; me parece de un apocamiento intelectual brutal el hecho de que Málaga sólo pueda expansionarse en este sector mediante la figura de un pintor que se convierte en estandarte de atracción frente a otros destinos internacionales.

No se pueden monopolizar todas las acciones turísticas de una ciudad en este unívoco y egocéntrico maná del universal malagueño, Pablo Ruiz Picasso. Ni todo en Málaga es Picasso ni todas las calles son Larios.

Nadie puede hacer abstracción al legado intelectual y artístico de un creador como éste y todas las actividades relacionadas con su Museo, sus colecciones, exposiciones y prolífica obra, pero en Málaga existen otros muchos valores que podrían promocionarse también y ofrecer una imagen verdaderamente plural, multi variante, que exhiba todas y cada una de las cualidades de nuestra tierra.

Málaga es una ciudad polivalente, es rica en cultura, capaz de brindar entusiasmo y emociones al visitante por obra y gracia de nuestra cocina, nuestro clima, la alegría de nuestra gente, el colorido de nuestro paisaje… y todas esas atribuciones que nos identifican y son conocidas internacionalmente.

Dediquémonos a institucionalizar un repertorio de itinerarios que aglutine todos y cada uno de los segmentos turísticos de nuestra ciudad: rutas gastronómicas, rutas del vino, rutas de museos, rutas de productos de la tierra … y rutas de shopping.

De este modo, estaríamos desarrollando sinergias entre los diferentes profesionales del turismo, creando nuevos puestos de trabajo y aportando riqueza y servicios desde una entidad independiente bajo cuya coordinación se salvaguardaran los intereses de Málaga sin favorecer el provecho de una minoría.

Asimismo, ayudaríamos a consolidar, con nuestro buen hacer, la imagen de una ciudad moderna y universal donde es posible disfrutar durante todo el año de su excepcional patrimonio.

Es indignante ver cómo grupos de extranjeros deambulan por las calles de la ciudad absolutamente desasistidos, preguntando en inglés a los viandantes con un mapa sobre un determinado lugar. Con suerte, si se hacen entender, es posible que alguien les proporcione la información que precisan. Eso sí, lo que no faltan son ganas de agradar pues es distinguida nuestra ciudad por la amabilidad y particular forma de expresar.

Estos viajantes disponen de poco tiempo y muchísimas veces quieren comprar algún detalle, que puede variar desde un par de zapatos a un abanico, un paragüas, una mantilla o un brazalete de bisutería.

En la mayoría de los casos, son los conserjes de los hoteles, los guías de las excursiones culturales,  los taxistas, los recepcionistas o ciudadanos de a pie los que conducen sus pasos hacia los comercios que conocen, convirtiéndose así en asesores de compra.  

Si somos un destino turístico abierto al mundo, debemos proporcionar al visitante unos servicios que guarden equilibrio con la categoría de nuestra ciudad. Aunque los asesores de compras o Personal Shopper conformamos un grupo muy reducido en Málaga,  desarrollamos una actividad importantísima para informar a los visitantes acerca de todas las posibilidades que tienen para adquirir lo que desean.

Deberíamos tener la oportunidad de colaborar con las instituciones correspondientes para lograr satisfacer al turista de forma acertada. Siempre que hemos realizado alguna ruta de compras, el consumidor de este servicio ha quedado agradablemente sorprendido, muy satisfecho con su compra, y los comerciantes han elogiado nuestra labor rogándonos repetir la actividad.

Cuando el propietario de un negocio en el centro ha conocido esta posibilidad, nos ha abierto de par en par las puertas de su local en un horario diferente al ordinario, si así se lo hemos pedido,  y ha recibido en su comercio a un grupo de turistas que querían conocer su producto.

En este sentido, entiendo que los comerciantes estarían dispuestos a abrir siempre que tuvieran certeza de que existe un servicio programado por las instituciones para canalizar la multitud de turistas desorientados y presentarles su oferta.

He leído con asombro el artículo publicado por el Diario Sur con fecha de 24 de febrero de 2011 en el que el consejero de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, propone una reflexión acerca de los horarios de los comercios y de la oferta de ocio que nuestro Centro Histórico brinda a los cruceristas.

En su opinión, es preciso abordar el tema de los horarios pero también considerar en ampliar la oferta de complementos de ocio y dar lugar a la actuación de los agentes sociales. Pues bueno, aquí estamos, señores.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Linde, puntualizaba que “(…) los pasajeros al llegar a tierra necesitan una oferta específica porque tienen un horario concreto y hay que evitar la aglomeración en un mismo sitio”.

En este contexto, se me ocurre preguntarles a ambos políticos si alguna vez han contado con las empresas que nos estamos abriendo camino para presentar una oferta de compras en el Centro Histórico. Lamentablemente no se nos ha prestado atención.

En mi particular contienda por exhibir los servicios de mi empresa y  aportar nuevas estrategias y actividades de ocio relacionadas con el shopping, he tenido el honor de ser recibida por varios organismos que han confiado en mis servicios y con los que mantengo una colaboración puntual pero constante. Me refiero al Área de Turismo del Ayuntamiento de Málaga y al equipo dirigido por Arturo Bernal, que me ha arropado y ha defendido mi proyecto frente a un blindaje sin sentido para el que no encuentro explicación posible; al Patronato de Turismo y al Convention Bureau.

Quedo a la espera de conocer el resultado de esas reflexiones. Tal vez sea preciso crear un laboratorio de ideas, como han hecho las principales empresas españolas junto al Instituto de Empresa Familiar para rescatar la marca “España” y reunir propuestas para recuperar el crecimiento económico y la confianza internacional devastada por la crisis.

Veremos…

Clorofila

Belén del Campo | 21 de febrero de 2011 a las 16:40

Clorofila 2011

Clorofila 2011

Clorofila 2011

Clorofila 2011

A estas alturas de celebraciones de semanas internacionales de moda, me doy cuenta de que todos aquellos interesados pueden acceder a toda la información que necesiten en cualquiera de las plataformas online que periódicamente van actualizando sus contenidos cubriendo estos eventos.

Por ello, me pregunto qué puedo yo aportar a este explosivo maratón de blogs y periodistas de moda que se dejan el cuello para comunicar el contenido de cada uno de estos acontecimientos.

Como estamos en España y me gusta hablar de lo nuestro, quisiera centrarme en las colecciones de nuestros diseñadores más conocidos internacionalmente y en la pasarela que, por definición, muestra la moda española. Me refiero a la Cibeles Madrid Fashion Week para la temporada de primavera y verano de 2011.

En realidad, no sé muy bien por qué hemos tenido que reinventar su denominación cuando en todo el mundo es conocida como la Pasarela Cibeles. A veces, tanto afán globalizador sesga alguno de los matices más genuinos de lo nuestro.

Pero, ¿quién habría pensado en un nombre como “Clorofila” para definir una colección de moda?

Sólo a Sita Murt corresponde este atrevimiento. Esta diseñadora catalana ha presentado su particular colección en este foro internacional inspirándose en la naturaleza para sorprender con tejidos frescos y volátiles a una mujer urbana pero muy femenina, que inspira delicadeza y elegancia.

Contemplando la colección, he quedado muy impresionada por el aire romántico y sensual de la mezcla de tejidos, sedas con punto, en esos suaves colores que pueden sintetizar el paisaje vegetal de nuestro ecosistema, con brillos plateados y perforaciones en blanco y crudo, que simbolizan la textura y el aspecto de los pétalos y las hojas.

La introducción del mohair, que aporta calidez sin peso, junto con camisetas estampadas en print vegetal, minivestidos con cascada cortadas al bies y con una caída sinuosa que marca el paso de una mujer discreta con un punto de sofisticación. No olvidemos que su prenda fetiche son las maxi chaquetas de punto.

Claramente el color verde en sintonía con el pigmento que da nombre a la colección, ha desplegado sus espectros para la confección de faldas y pantalones de talles muy altos, siluetas con mucho volumen y shorts super mini combinados con un calzado muy de mujer con pulsera y lazadas al tobillo.

La verdad es que la diseñadora catalana convence con unos estilismos sencillos y confortables concebidos para una mujer discreta que no abusa del maquillaje y  que disfruta del entorno en el que vive, caminando serenamente por las calles y evocando bienestar y paz interior.

En España esta firma dispone de veinte tiendas propias en las que pueden adquirirse sus prendas así como en otros establecimientos multi marcas distribuidos por toda nuestra geografía.

La esencia de su firma es innovación y naturalidad. Una opción para muchas mujeres de nuestra generación.

Por los zapatos los reconoceréis

Belén del Campo | 8 de febrero de 2011 a las 18:20

Clásicos de Salvatore FerragamoClásicos elegantesClásicos de Salvatore Ferragamo

Estos días he tenido oportunidad de caminar muy a menudo por el Centro Histórico para realizar las diversas tareas que me son encomendadas. Tal es la suerte de trabajar en el corazón de una ciudad, recorres todos los rincones a pie, y aunque cueste, pues voy “entaconada” hasta el límite, es un lujo, y también, una ocasión para reparar en los diferentes actos que el municipio acomete: restauración de fachadas, decoración de comercios, espectáculos musicales, algunos de ellos, extraordinarios; saludar a amigos y conocidos… todo ello al tiempo que desempeñas tu labor.

De entre todos los placeres imaginables, hay uno, particularmente, que reporta grandes satisfacciones a mi alma y mayor enriquecimiento personal mientras camino. Tal es el caso de contemplar a la gente que transita de aquí para allá, absorta en sus responsabilidades, departiendo con colegas, hablando por el teléfono móvil, etc. Es tan precisa la información, tiene tantos matices… es tan prolija y fértil la estampa…

La gente no es consciente de lo que hablan sus cuerpos, de lo que cuentan sus miradas, de lo que se percibe cuando caminan. Son los gestos, la pose, el modo en que se expande el humo del cigarrillo, la combinación de las prendas, el maquillaje… Es un lenguaje no verbal que permanentemente establece un diálogo con el observador hasta tal punto que uno puede llegar a averiguar extremos esenciales, como la clase social, el pensamiento político, barruntar cualidades o defectos… Este vehículo de comunicación es altamente poderoso y es una pena que no recabemos en ello con la debida profundidad.

Por ejemplo, propondré un análisis acerca de los zapatos que calzan los señores.

Es muy habitual observar a señores ejecutivos, directivos o empresarios caminar por las principales calles del centro. Fijémonos en sus zapatos.

En primer lugar, hablaremos de su aspecto más tangible: su limpieza y estado.

Llevar las suelas y tapas impecables, que se encuentren limpios y brillantes; si son de cordón, que no estén desflecados, que las costuras estén perfectas y que no se aprecien rozaduras; que no estén muy deformados, usados en exceso o con aspecto de abandono.

Asimismo, examinaremos si guardan o no armonía con el resto de la indumentaria tanto en diseño como en colorido. Que sean unos zapatos exclusivos, que sean muy estilosos, que visualmente favorezcan tanto en la altura como en la morfología. Por ejemplo, quien es muy alto y tiene los pies pequeños, debe corregir esta desproporción calzando unos zapatos de pala larga y cuadrada. Ello aportará distinción y esbeltez, aunque se trate de una persona robusta. La altura siempre es un valor.

Para los zapatos deportivos se debe mostrar el mismo cuidado, así también para los diseños más casual, que utilizan materiales diferentes como el caucho o el ante. Unos zapatos sucios espantan a cualquier señora, y es un pretexto insuperable para lograr con éxito una entrevista de trabajo, la asistencia a un evento o la participación en un proyecto.

Aunque se vista un traje de firma, si los zapatos no brillan como una estrella, el resto de complementos quedará en desamparo pues faltará un elemento esencial para construir una imagen buena: la armonía.

La armonía no es más que la credibilidad que nos transmite esa persona. El hecho mismo de haber cuidado que los zapatos estén limpios antes de salir de casa entraña una capacidad de vigilancia y control respecto de lo que nos viste el cuerpo, en este caso, los pies. Al contrario, alguien que sale despavorido porque llega tarde al trabajo y se calza el primer par que encuentra en su armario, manifiesta una personalidad inestable, que carece de capacidad de anticipación y por consiguiente, no es fiable, no infunde seguridad, confianza ni estabilidad.

Puede parecer irrelevante pero está demostrado técnicamente que el lenguaje corporal tiene mayor impacto comunicativo que las propias palabras. Y por otro lado, ¿es tan difícil recordar que la piel necesita nutrientes,  al alcance de cualquier presupuesto, para lustrar nuestro viejo par de zapatos? ¿no apuntaremos en la agenda llevar y recogerlos del zapatero? ¿no podremos programar revisar nuestro vestidor para saber que es hora de renovar, arreglar, o simplemente darles un buen lustre?

Por supuesto, los más afortunados, siempre dispondrán de una madre, esposa o pareja que se encargue de estos detalles. Pero es tan insignificante el esfuerzo y tan concluyente el efecto que logra…

El despiste, el descuido, la precipitación…. Son términos que no encajan en la imagen de una persona impecable.

Deténganse, señores, es hora de reflexionar.

Zapatos customizables

Belén del Campo | 1 de febrero de 2011 a las 12:34

Después del almuerzo he tenido un momento mágico de introspección sentada en el sofá. Se cayeron de bruces mis párpados y me quedé inmóvil, yo que siempre me muevo tanto. No sé si fue el agotamiento después del intensísimo fin de semana o que el metabolismo de los alimentos me arrebató el último hálito de energía que me quedaba en ese receso que hacemos cuando terminamos de comer, si es que nos lo permite nuestra agenda.

Sea como fuere, me di cuenta que se había quedado acrisolada en mi mente la imagen de unos zapatos italianos que he visto esta mañana en una preciosa tienda de nuestro Centro Histórico, Carducci, en Molina Lario, Customizable J.S. 2Customizable Javier Simorray me he preguntado por qué este complemento tanto me enamora.

Es vergonzoso admitir, con la que está cayendo hoy día, que tengo más de cincuenta pares de zapatos en mi armario. Eso sí, todas las temporadas intento ponérmelos todos alguna vez. La querencia por este complemento se ha convertido en fetichismo para mí. Soy una adicta al calzado. Lo reconozco. Bien es cierto que conservo zapatos desde hace veinte años, que los mimo y custodio con el celo propio de una nodriza.

La cuestión de la exclusividad ha hechizado también la fabricación de este producto. Hoy todo el mundo quiere tener diseños únicos que sean muestra de la ambición creativa de algunos genios y posesión de unos pocos debido a su alto precio de cotización en el mercado. De tal manera es así que, en términos de marketing, todo producto ha de venderse bajo el presupuesto de ser una aportación innovadora en el mercado de que se trate, es decir, se parte de la inexistencia de algo igual.

Sin embargo, hay un grado más de particularidad, de excepcionalidad, de extraordinario y único. Me refiero al artículo que puede ser personalizado, que puede verse atribuido de determinadas cualidades que no se fabrican en serie, que es hecho a la medida y gusto del cliente. En este sentido, me refiero al zapato customizable.

Este es el caso del modelo “Bergen” del diseñador Javier Simorra. Se trata de unos zapatos de salón realizados en ante y piezas superpuestas que se combinan en doce colores a petición del cliente incluyendo la elección de los troquelados, de diez centímetros de altura. Para tal fin, el usuario puede entrar en la web del diseñador y confeccionar a su gusto las posibles combinaciones de color y morfología, obteniendo una visión real del resultado final.

Ted Baker es otro ejemplo de esta iniciativa virtual en la que uno puede confeccionar el zapato a su antojo conforme a la línea del diseñador.

El mercado español del calzado ha alcanzado un gran prestigio internacional por la calidad y el diseño de nuestro producto. Marcas que huyen de los convencionalismos y de las afecciones de las franquicias apuestan por un diseño auténtico. Tal es el caso de Paco Gil, Biviel o Jaime y Úrsula Mascaró, Imelda Marcos, entre otros.

zapatos.org es la web esencial que todo usuario debería consultar para conocer las tendencias de cada temporada y para realizar las compras online. Se pueden encontrar los estilismos más actuales no sólo en zapatos sino también en sandalias, botas, zapatillas de andar por casa, etc., incluyendo las colecciones tanto para mujer como para hombre, además de proporcionar información eficaz acerca de las tiendas y de los precios más competitivos.

No olvidemos que una de las reglas esenciales para lucir con estilo cualquier prenda es el sentido común y la proporción de las piezas que vistamos. Ello es también aplicable a este complemento e implica que no todo lo que se presenta en las diferentes temporadas sea adecuado para nosotras. Debemos elegir aquello que guarde afinidad con nuestra figura y nuestra personalidad y que nos proporcione una imagen con balance: “De la moda lo que te acomoda”.

La Alta Costura se baja a la altura de los niños

Belén del Campo | 23 de enero de 2011 a las 21:12

Con una cala entre las manosGonzalo, Paco y "el Pastorcillo" en el backstageAyer tuvo lugar en el bellísimo Palacio Monte Miramar un desfile de vestidos de Primera Comunión que venía a presentar la colección del diseñador malagueño de Alta Costura, Jorge Menacho, en beneficio de la Fundación Luis Olivares, de asistencia a pacientes infantiles de cáncer.

Siempre es un honor participar en un evento benéfico pero mayor satisfacción aún produce actuar en calidad de voluntaria para dar soporte a todos los instrumentos que van a dar forma a la producción de un resultado impecable.

En este supuesto, mi aportación franqueó los umbrales del honor pues unida a la causa benéfica de ayuda a niños enfermos de cáncer, tuve el placer de colaborar íntimamente con mi entrañable amigo, mentor y compañero, Jorge Menacho, además de con todas las personas que componían la organización de la Fundación Luis Olivares y el maravilloso equipo de producción bajo la dirección de Gonzalo Casares, extraordinario artista y mejor persona.

Aunque no asistíamos como público, desde bambalinas pudimos a ratos disfrutar de la excelente puesta en escena de Gonzalo y de los preciosos vestidos de Jorge que evocaban tiempos de mayor gloria cuando los niños y niñas se preparaban para recibir su Primera Comunión de forma más discreta y menos pretenciosa estéticamente.

Con aires románticos y recuperando el auténtico gusto por los tejidos nobles, el diseñador nos deleitó con diseños realizados en hilo, bordados, encajes de valencienne, inmensas lazadas de organza, capotas repujadas con lazos, bolillos en mixtura con batistas en color blanco y tonalidades tostadas… Todas las composiciones revelaban el gran talento del artista para con los más pequeños al tiempo que incluía una breve pero bellísima muestra de vestidos de ceremonia que protagonizaron 35 niños de edades comprendidas entre los 3 y 10 años.

La asistencia del público fue abrumadora pues el aforo de la carpa situada en los jardines del Palacio estaba complemente cubierto y tras la finalización del desfile y de las posteriores rifas, se sirvió un chocolate con churros que el helor de la tarde de ayer, inexplicablemente, no desfavoreció en absoluto y los invitados disfrutaron de la merienda en los jardines a resguardo sólo del encapotado cielo que cubría nuestra ciudad a las nueve de la noche de ayer, hora en que concluía el evento.

En el hervor del backstage, con todos los niños nerviosos, fui testigo de la enorme calidad humana de todos los que estaban prestando generosamente su tiempo y su talento para hacer posible un evento como este. Cada uno de los allí reunidos teníamos un cometido determinado y pude contemplar la gran profesionalidad que distinguía a todos los voluntarios, cuidando los detalles más intrascendentes y unidos por una misma vocación.

Me sorprendió gratamente la educación de los niños y su conducta obediente a las indicaciones de los organizadores, con qué solvencia se preparó y recogió la colección, en un ambiente de buen humor y serenidad, donde no hubo ni una sola queja, ni una palabra más alta que el discurso que se oía desde el escenario cuando se presentaba y clausuraba el desfile.

Me siento orgullosísima de haber participado en un evento como este, en este evento, con todas las excelentes personas que colaboraron, contemplando el gran talento de tantos profesionales de montaje, sonido, iluminación, cámaras, organización, representación de entidades, proveedores y un largo etcétera que sería imposible enumerar. Cada aportación fue única, incomparable, excepcional, sorprendente.

Quiero manifestar mi admiración y mis felicitaciones tanto a la Fundación Luis Olivares como al maestro, Jorge Menacho, por su convincente y distinguido desfile, por su desprendimiento y profesionalidad y por brindar a Málaga un espectáculo bello, altruista, conciliador en medio de tanto debate y adversidad.

Málaga necesita más acontecimientos como este, muchos más, merece que nuestra gente se involucre en los diferentes proyectos benéficos que ya están consolidados, y dar muestra de nuestro espíritu solidario y benefactor de las causas sociales con el empeño y la fortaleza que distinguen nuestra singularidad como pueblo.

 

 096La ceremonia, clásica y originalAntes de desfilar en el la pasarela

El eterno denim

Belén del Campo | 20 de enero de 2011 a las 16:58

Militar-denimTendencias 2011Curve Id, de Levi´sHoy he abierto el armario para confeccionar un outfit vaquero pues mañana tengo programa y voy a hablar del siempre socorrido jeans. Lo presentaré en mi sección de moda en el programa de Carmen Abenza, “Estás en tu casa”, de Onda Azul Televisión, de todos los viernes. De repente, me he dado cuenta que mi guardarropa alberga más de doce pantalones vaqueros que no recordaba tener. Hacinados al fondo y bien ordenados, todos distintos, y al final, vaya frustración, sólo me pongo habitualmente los tres últimos de la pila.

Me he preguntado qué hago con tanta prenda inútil ocupando lugar en mi ya saturado ropero. En realidad, debo confesar que aunque suelo comprar el mismo tipo de hechura, todos tienen algo que les distingue del resto y he decidido sacarle más partido a esta prenda tan convertible y polivalente.

Los que me gustan son los de tiro extra largo, para llevar con taconazo o botas altas, de pernil recto, un poco ajustado a la rodilla y al muslo, en color azul y sus diferentes tonalidades, nunca negro –siempre me han parecido muy siniestros- y con adornos de pasamanería, piedras o cristales, de talle más bien alto pues ya las carnes no andan muy en su sitio y he tenido que renunciar a esos cortes a la cadera, muy chulos, pero para tener una figura escultural, joven, muy esbelta y firme.

La confección de esta prenda en las últimas décadas no deja de sorprenderme pues todas las firmas han tratado de presentar colecciones al objeto de embellecer la figura femenina: alargar la pierna, subir las posaderas, camuflar las caderas excesivas, realzar la cintura y en fin, toda suerte de estrategias para lograr que cualquier mujer pudiera sentirse espectacular, sea cual fuere su talla.

Este ha sido el propósito de Levi´s al presentar un modelo de vaquero perfecto que favorezca las curvas y proporcione confort y seguridad. Para este fin, la firma ha realizado estudios sobre 60.000 mujeres de todo el mundo, un 80% de la población femenina mediante escáners en 3D, lo cual ha supuesto la mayor investigación acerca del molde perfecto para la silueta de la mujer en el que han participado expertos en patronaje y prestigiosos asesores de imagen.

Este modelo, denominado “Curve ID”, está diseñado para adaptarse al cuerpo de la mujer de forma que respete las líneas corporales según tres criterios diferenciadores: el Slight Curve (para mujeres esbeltas y delgadas cuya figura se define en línea recta y guarda proporciones muy equilibradas), Demi Curve (para aquellas mujeres cuyas caderas sean más pronunciadas) o Bold Curve (para cuerpos cuya morfología sea de caderas y piernas muy anchas respecto del resto del cuerpo).

Esta interesante perspectiva nos puede ayudar a escoger los pantalones a simple golpe de vista y junto con las tendencias actuales, llegar a tener mayor acierto a la hora de portar un look como este.

Hay diversos extremos que pueden orientar tu elección siempre y cuando respetes la morfología de tu silueta y tu propio estilo.

A mí, para empezar, me encantan unos jeans con la raya bien planchada. Siempre hemos oído todo lo contrario, no sacarle la raya nunca a un vaquero. Pero, ¿qué queréis que os diga? Es un efecto visual que favorece a casi todas las piernas, excepto a las que las tienen demasiado delgadas, y además, es una manera de customizar y personalizar la ropa. Me encanta innovar y lucir fits que no se hayan visto mucho. Luego, con unos estilettos o botas muy altas y una camiseta o simple blusa, tu imagen impactará dentro de la discreción.

Otra idea clave es no llevar nunca dos piezas vaqueras: si optas por la chaqueta, no lleves jeans, y viceversa. Las blazers denim encajan muy bien con cualquier vestidito casual chic, con media tupida y plataforma, por ejemplo. Confiere un aire moderno, descomplicado y diferente. Procura que la blazer sea corta y que tenga la manga muy larga para doblar el puño. Si son de corte militar, mejor.

Respecto de los talles, los hay de cintura alta, mis preferidos ahora que tengo 42 pues aunque me sientan bien los cortados a las caderas, transmiten un mensaje erróneo acerca de mí: falta de seriedad y no saber envejecer.

Esto es importante: a cada edad, lo suyo. También disponemos de jeans a media cintura, de pata de elefante (si tus piernas son más redonditas, olvídate de ellos), de pernil recto, pitillos, cargo…, e igualmente los puedes encontrar cortos por el tobillo (como los pitillos pero no tan cerrados), de largo estándar o extra largos, concebidos para piernas largas y super tacón.

Aprovechad ahora en las rebajas. Y no olvidéis que el vaquero es una prenda muy versátil pero está limitada a ciertos ambientes sociales donde es bienvenida. Observad las reglas de urbanidad para no abusar pues aunque la gente en general descuide estas orientaciones, nosotras debemos tenerlas presentes siempre para transmitir un mensaje de oportunidad y saber estar.

Si tenéis dudas, me consultáis. Siempre atiendo a mis lectoras y lectores.

¿Que te propones?

Belén del Campo | 17 de enero de 2011 a las 14:21

Luis, un futuro arquitecto

Luis, un futuro arquitecto

IMG_9561Después de las uvas y los Reyes, la euforia se nos ha quedado atrás y hemos regresado a la voracidad de nuestra rutina, con nuestro trabajo y nuestra familia, con nuestra lista inagotable de compromisos y el poco tiempo que siempre nos queda para nosotras.
En la calma de nuestra intimidad, en esos huequecitos que todas procuramos tener al día para ponderar y reflexionar sobre nuestras prioridades y preocupaciones, hemos de abordar también los proyectos estéticos que vamos a lograr este año para mantener nuestro equilibrio psíquico y nuestro atractivo.
Muchas de nosotras habremos, a estas alturas, hecho planes para adelgazar unos kilitos anticipándonos a la operación bikini, acudir al gimnasio para lograr tonificar nuestros músculos, participar en sesiones de yoga o meditación, spa, aguas termales, Pilates, recuperar el hábito de una dieta mediterránea moderada, dejar de fumar…
En mi opinión, si el propósito es muy exigente, deberíamos concentrar todas las fuerzas en él y dejar la lista de crecimiento personal un poco más vacía para no distraer nuestra energía en objetivos no muy bien definidos.
Yo, por ejemplo, a la vista de la apremiante caída de la fibra muscular, me he propuesto hacer bicicleta al menos dos veces a la semana, y sólo esto voy a plantearme pues sé que, objetivamente, es la única alternativa de tiempo que voy a poder rescatar. Si me planteo otras cuestiones, sé que al final el vigor de mis propósitos se disipará y me seguiré quedando fláccida como ahora.
Y vosotras, ¿qué habéis pensado? Con la que está cayendo ahora con la prohibición de fumar, seguro que muchas os habréis planteado dejarlo. A mí me parece muy respetable porque es cierto que este hábito es pernicioso para nuestra salud y para la de quienes conviven con nosotros.
Personalmente, no pienso dejar de fumar porque es de las poquísimas cosas que pertenecen a mi MOMENTO del día, por la noche, encerrada en la cocina y con la puerta del lavadero abierta, para no molestar a nadie, bien solita y con mi copita de Rioja. Lo siento, si me quitan eso, la vida se me apaga.
Creo que, efectivamente, lo mejor es tener un propósito para este nuevo año, y tratándose éste de un foro de moda, yo diría que cualquiera de nosotras debería plantearse mejorar y crecer en este sentido. Somos mujeres maravillosas, por dentro y por fuera. Recordad: “La mujer del César no sólo debe ser honesta sino que tiene que parecerlo”.
Tenemos que saber transmitir lo que atesora nuestra personalidad y conducirlo hacia el exterior de un modo que sea bello y difusivo. La gente, nuestra familia, nuestros amigos, en general, se detienen a admirar lo que reúne armonía y encanto, y este impacto es maravilloso cuando tiene capacidad de comunicar a otros ese mensaje de esplendor. Así pues, nuestra belleza nos regocija pero también alegra la vida de quienes nos rodean. Nuestra belleza nace de la natural aceptación de nosotras mismas y fluye espontáneamente hacia el exterior de forma coherente y sin artificios.
Ahora que estamos en rebajas, podríamos plantearnos mejorar nuestros productos de cosmética; adquirir el hábito de hidratar nuestra piel a diario, de exfoliar el rostro y el cuerpo semanalmente, mejorar nuestra higiene bucal; preocuparnos por nuestras manos y uñas al menos una vez por semana; darnos un aire fresco con un nuevo corte de pelo o simplemente recortarnos las puntas para mantener siempre sana nuestra melena…
Si quieres, puedes. Basta con que te lo propongas. Mírate al espejo y acéptate como eres. Si algo de ti no te gusta, piensa cómo podrías mejorarlo. Pero no te lamentes de cómo te ha hecho Dios. Cada persona tiene unos valores diferentes a otra. Descúbrelos y muéstralos. Te sentirás bien y harás feliz a los demás.

¡¡¡Me voy volando!!!!

Belén del Campo | 11 de enero de 2011 a las 14:54

Estilismo para mi sección de moda en el programa de Carmen Abenza, "Estás en tu casa"Ya están aquí las rebajas y nos entra, como cada temporada, ese pellizquillo en el estómago que nos vuelve ansiosas e inestables, con unos deseos locos de llegar cuanto antes a nuestro destino para realizar nuestras compras.

Hemos de frenar ese impulso. Parece que las tiendas nos van a cerrar o que el género se va a acabar. ¿Por qué este desenfreno…. nosotras, que somos tan disciplinadas, programadas, cuadriculadas, incluso?

Tenemos que actuar de inmediato contra esta misteriosa reacción y poner sentido común, que es, por otro lado, el más común de los sentidos, lo cual nos debe tranquilizar y hacer reflexionar acerca de diversos planteamientos antes de realizar cualquier compra.

Creo que son necesarias estas consideraciones para lograr tres objetivos: ahorrar tiempo, ahorrar dinero y no confundirnos adquiriendo prendas o complementos cuyo desembolso es innecesario y no se ajusta en absoluto a nuestro perfil.

En primer lugar, hemos de abrir nuestro armario y revisar todos nuestros estilismos y pensar en otras posibles combinaciones que aún no hemos probado con determinada prenda. Tal vez, después de este esfuerzo, nos damos cuenta de que la estábamos rentabilizando poco.

Por ejemplo, observamos que tenemos una falda y un pantalón en tonalidades verdes y no disponemos de una parte de arriba que termine de vestir el estilismo. Es el momento de comprar una blazer, bolero o rebeca para lograr una coordinación perfecta.

Aunque nos apetezca mucho, dejar los caprichos para último lugar, si es que para entonces, nos queda presupuesto.

En segundo término, comprobar si es preciso cambiar algún básico, por deterioro, por ejemplo. Sabemos también que nuestro aspecto debe ser siempre impecable y que todas las prendas tienen una longevidad por mucho que nos empeñemos. A veces, es necesario desprendernos de ellas.

Por ejemplo, un vestido de cocktail que nos hemos puesto en muchas ocasiones y está ya un poquito estropeado; o bien un vaquero nuevo, un chaleco de pelo –tan actual y asequible, ahora en rebajas-, una nueva camisa o blusa, actualizar esos pantalones rectos que tenemos desde hace seis años o adquirir una falda lencera, por ejemplo.

Yo aprovecharía este año, por ejemplo, para comprar unas buenas botas que me durarán al menos cuatro o cinco temporadas y un bolso polivalente, que me vaya con todo y sea super chic.

Como complementos, buscaría piezas que no se hayan visto mucho, dentro de una línea moderna, un cinturón ancho de una textura singular, un jersey de tricot con un cuello exageradamente grande, un anillo o pendientes que destaquen por su diseño pero que sean de nuestro estilo. ¡ No disfrazarnos! Esto es verdaderamente importante. No comprar nada que no sea fiel a nuestra personalidad.

Otro dato. Ponderar nuestra edad. Aunque tengamos un tipazo. Por mucho que te empeñes, los mini shorts de cuero color camel, que son una monada, ya no podemos llevarlos con 45 años. Transmite un mensaje erróneo acerca de nuestra persona: es vulgar y supone que no hemos sabido envejecer. A cada edad, lo suyo.

Por ejemplo, una señora entradita en carnes y también en edad, vestida con unos leggings, botas mosquetero y un maxi sueter super corto, luciendo unas piernas y rodillas rollizas. En realidad, es una cuestión de mal gusto.

Finalmente, hemos de determinar cuál es el presupuesto de que disponemos para este desembolso. Y un truco, pagar con efectivo; así llevaremos un control más exhaustivo del gasto.

En rebajas y como siempre, evita las prisas y las tentaciones. Piensa y actúa, y cómprate sólo lo que puedas. Los excesos se pagan siempre.