¿Cuándo termina?

Doña Cuaresma | 9 de enero de 2018 a las 7:00

Comienza el castigo. Da igual que en el sillón de don Ramón de Carranza tome asiento una perito aparejador portuense que un maestro nacional metido a comparsista. Del castigo de soportar cuarenta días de concurso de agrupaciones en el Teatro Falla no nos libra nadie.

Esto no tiene remedio. Las autoridades están convencidas que el futuro de Cádiz pasa por potenciar el Carnaval, y hasta conspicuos articulistas del Diario claman por la apertura del famoso Museo del Carnaval.

No hay solución. Toca pues mirarse el ombligo desde las tablas del Falla. Es la hora de cantar que los gaditanos somos los mejores y el centro del Universo. Un año más y volveremos a escuchar de nuevo que los ‘miarmas’ son unos siesos y que no todo el mundo puede ser de Cádiz.

Mientras tanto, seguimos sin trabajo y perdiendo población. Los jóvenes gaditanos que marcharon a Castellón, y a los que Kichi iba a traer en un periquete, son ya socios veteranos del Villarreal. Los barcos se hacen en Galicia y los tabacos se elaboran en Logroño. El dique tiene telarañas, y la fábrica de la calle Plocia está dedicada a otros menesteres.

Pero aquí seguimos empeñados en que el Carnaval es una fuente de ingresos para la ciudad y el remedio para todos los males. Mientras creamos que la solución para Cádiz pasa por enseñar las babuchas del Tío de la Tiza y vender las coplas de Raza Mora, esto no tendrá remedio.

¿Cuándo termina esto?


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber