Viva el Carnaval

Doña Cuaresma | 13 de enero de 2018 a las 9:24

Nunca pude imaginar que algún día iba a encabezar estos artículos con el grito de Viva el Carnaval. Pero es que estos independentistas catalanes, estos muchachos del ‘procés’, son unos fenómenos que van a conseguir que me guste hasta el Carnaval.
Por lo visto, una chirigota de Chiclana se ha pegado un cachondeíto grande a costa de Puigdemont, y el personal independentista está rabioso. Aseguran que la parodia es una prueba evidente del odio que los españoles sentimos por los catalanes.
Tanta ha sido la bronca, tanta la repercusión en los medios, que no he tenido más remedio que ver en youtube el vídeo de la famosa chirigota.
La verdad es que el grupo es malísimo y que no tiene gracia alguna. Pero me encanta que se meta con el Puigdemont. Espero que detrás vengan otras chirigotas con nuevos cachondeos con el personal independentista. El tema es jugoso. La caca en los calzoncillos de los valientes separatistas dan para más de un cuplé.
Habría que recordar a los amigos del ‘Muy Honorable’, que en el Carnaval de Cádiz se han metido con el Papa, con el Rey, con el Emérito y hasta con Echenique. Y si no se han metido todavía con Kichi es porque esperan alguna subvención. Pero todo se andará.
Son unos fenómenos estos independentistas. Han conseguido que las ciudades estén llenas de banderas de España, que nos caigan bien Borrell y Boadella, que las elecciones catalanas las gane una jerezana y que a Doña Cuaresma le guste el Carnaval.

  • J.B

    Por ahí hay más de uno, feliz y contento con la decapitación del Puichi, que en las manifestaciones o en el Carranza se le ve con una estelada andaluza. Coherencia chirigotera.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber