Acerca de

Doña Cuaresma, la visión más ácida e irónica del Carnaval