Los enteraos

Doña Cuaresma | 16 de febrero de 2017 a las 9:44

Me fascina la capacidad que tiene la gente para saber de todo. Yo creía que esto sólo pasaba en Cádiz.

A cualquier hora del día enciendes la tele, y ahí tienes a la gachí de turno que igual te da las claves del enfrentamiento entre el coleta morada y el Errejón (más conocido como El Niño de la Bescansa), que la solución. Y luego, en el mismo programa, te da la exclusiva del nombre de la última piba que se ha trincao el Paquirrín. Cambias de canal y ahí está el gachó de turno, tertuliano desde chiquitito y experto político, que a toro pasado, te recuerda que fue él quien predijo el Brexit, las Farc e incluso que Melanina Trump sería la primera dama de los EE.UU.

Lo mismo ocurre en Cádiz, sobre todo, cuando llega el Carnaval. El personal, de la noche a la mañana, se disfraza de carnavalero, y por arte de magia es el que más sabe de agrupaciones carnavalescas, el que más premios ha ganado o el que mejor retransmite el COAC desde el Falla. Por la tarde se pone el chandal y te clava la alineación que va a sacar el entrenador del Cádiz el próximo partido de Liga.

Y cuando llega la Cuaresma, previa desinfección, se encasqueta su capirote y se convierte en un forofo incondicional de la Semana Santa, del Camino de Santiago o de las bandas de música capillitas, y en su ratos libres satirea por el Paseo Marítimo.
Este tipo de personajes sí que formarían una buena chirigota de enteraos, y no la del Selu.

Pacharlos.

Hartos ya del COAC

Doña Cuaresma | 15 de febrero de 2017 a las 8:18

ESTE concurso de agrupaciones es el más largo de la historia y el más aburrido, si eso era posible.
Hace tanto tiempo que empezó este concurso que ya no me acuerdo si el concejal de Fiestas era Carlos Romay o María Mariscal. Para el caso son lo mismo.
Veo tan lejana aquellas pestiñadas y erizadas como al Kichi de inaugurar algo, que a estas alturas la única obra que ha hecho el Ayuntamiento de Podemos es atornillar la placa del Pillo.
Un concurso más interminable que un artículo de Fernando Santiago: en ambos casos lo peor es lo que queda todavía hasta el final.
Esto hay que renovarlo. Ya que no lo quitan, que lo cambien o lo hagan más ameno porque este COAC está ya más visto y repetido que Pettenghi metiéndose con la alcaldesa.
Voy a hacer una propuesta constructiva. Lo primero que si es de Cádiz no dejen participar a los de fuera. Así nos quitamos unas pocas comparsas malas. Una comparsa de Amate o El Tardón pinta menos en el Falla que Manolito Santander en la caseta del Círculo de Labradores de la Feria de Abril. Así que puerta.
La segunda propuesta es que se celebre el Concurso en un sitio más amplio, con más cabida, como la explanada de la Ciudad del Mar. Un poner.
Grande. Para que no se quede nadie fuera y se llene. Y así mientras las personas finas y con clase podremos pasear por Cádiz sabiendo que nadie nos va a molestar, porque todos los canis y nonainos están en el redil.

¡Dejar a los niños!

Doña Cuaresma | 14 de febrero de 2017 a las 8:30

Todavía hay algo más insoportable que una comparsa; una comparsa infantil. Todavía hay algo más cursi que un autor de comparsas; un autor de comparsa infantil.
Pero aquí, en esta desdichada ciudad, seguimos empeñados en llevar al Carnaval a las aulas. Lo contaba el Diario el otro día y se me ponían los pelos como escarpias al comprobar cómo se sigue adoctrinado en Carnaval a nuestros indefensos niños.
¡Por Dios bendito! ¿No hay otra cosa que enseñar en la escuela que el dichoso Carnaval?
Los gaditanos somos los últimos en cualquier clasificación académica. Nuestros alumnos son los últimos en el MIR y la Universidad de Cádiz está a la altura de la Universidad de Valdeajos, provincia de Burgos. Lo preocupante, sin embargo, es que los niños aprendan la importancia de la falseta del tango y a enchampelar adecuadamente los cuplés.
Comprendo que en los colegios hay que realizar actividades extraescolares, que no todo ha de ser Matemáticas, Historia o Geografía. Bueno, pues entonces enseñemos a nuestros chavales un poco de Urbanidad, de Educación y de Respeto.
Que aprendan a tratar a los mayores con deferencia, a dejar sitio en el autobús a las viejas y a limpiarse por detrás de las orejitas, que luego se hacen mayores y cogen la costumbre de ponerse sin lavar la misma camiseta caletera.
Y que aprendan a estar orgullosos de Falla y no de los que gritan en el Falla.

Se hacen museos

Doña Cuaresma | 13 de febrero de 2017 a las 8:10

ME harto de reír comprobando como el Kichirritín, y sus Podemos, en su ignorancia, se dedican a pedir y decir cosas que el Ayuntamiento ya hacía y decía hace años.
Y cuando llegan al poder comprueban que lo que pedían ya está hecho o que lo decían los anteriores. Prueba de ello es el Museo del Carnaval.
Como este Ayuntamiento no es capaz de hacer nada, el alcalde ha cogido el hueso del Museo que le ha tirado la presidenta de la Junta. El Kichi, que no es culpa mía pero tiene nombre de yorkshire, ha cogido el hueso y, meneando el rabo -en el más honesto sentido de la palabra- se ha hecho dos páginas en el Diario a costa del museíto.
Pues ni el Kichi, ni usted ni yo vamos a ver el Museo del Carnaval por mucho que el alcalde se haya paseado y retratado por las dependencias del Palacio de Recaño. Lo demuestran los hechos: para hacer el Museo el Alcalde quiere promover un nuevo organismo: la Fundación de Amigos del Carnaval.
Otra Fundación para meter lío en el Carnaval, como no había ya bastantes colectivos, asociaciones, jurados, fundaciones y demás. ¿También les dará sus pases para el Falla?
El alcalde -si lo supiera no sería alcalde- no sabe que lo que tiene que promover para que hacer un museo del Carnaval no son fundaciones sino albañiles.
Pero en este mundillo esto de trabajar en un andamio está bien para un disfraz o tipo.
Otra cosa es trabajar por derecho.

Peor todavía

Doña Cuaresma | 12 de febrero de 2017 a las 9:26

En este mundo del Carnaval de Cádiz hay personajes de todo tipo y pelaje. Hay obreros, señoritos, canijos, zampabollos, analfabetos y dicen que hasta profesores universitarios.
Pero creo que la clasificación más importante de este mundillo carnavalesco podría ser la siguiente: Por un lado, los que forman parte de las agrupaciones; autores, músicos y componentes. Por otro lado, los que giran alrededor de las agrupaciones. Los entendidos.
Este último grupo es el más interesante. Esta formado por aficionados al Carnaval que no sirven para concursar en el Falla, pero que no quieren abandonar la primera fila carnavalesca. Este grupo de carnavaleros, muy aficionados ellos, no tiene más remedio que dedicarse a formar parte de los innumerables jurados que existen en el Concurso, a medrar por las sociedades de autores, por los antifaces de oro, o por la Fundación del Carnaval. Gente que manda pero que no concursa. Gente entendida que, como usted se despiste, le larga un discurso sobre el tres por cuatro o sobre la falseta de un tango.
A este último grupo pertenecen los que están empeñados en que el Carnaval de Cádiz sea declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, o los que creen que el Museo del Carnaval es una necesidad urgentísima para la ciudad. Son, en definitiva, los intelectuales del Carnaval.
Los carnavaleros son inaguantables. Pero los intelectuales del Carnaval son todavía más inaguantables.

El fuego amigo

Doña Cuaresma | 11 de febrero de 2017 a las 9:47

QUERIDOS hermanos, orad conmigo para que esto se acabe pronto porque no puedo más ¡Qué concurso más largo!
Esto no hay quien lo aguante: un mes al año escuchando comparsas de todas partes. Hasta cara anchoas de Santoña vienen a martirizarnos con sus ansias de imitar este castigo que Dios nos ha enviado a este valle de lágrimas con el nombre de “agrupaciones”.
Una pesadilla este concurso tan largo, con un jurado que se calla los puntos, sin darle por lo menos esa emoción de saber como va la cosa.
Ese palco del jurado que es como la alcoba de Jennifer López, que nadie sabe lo que pasa dentro pero todo el mundo se lo imagina. Más que un palco es una lavadora: ahora está en el prelavado, luego viene el lavado y por último el enjuague.
Es como ir al Carranza y no saber como va el Cádiz hasta el final. Con semejante norma de concurso en el Carnaval, imagínense ustedes el cerebro de los responsables del COAC. Exacto, al concurso parece que le ha puesto el nombre un pato de la cascada del parque. Coac coac. Viene de graznido.
El Carnaval es una olla podrida sin cabeza visible que todos empeoran año tras año. Que si el Patronato, que si los Autores, que si el jurado, que si la concejal de Fiestas -como todos: a ponerse medallas y esquivar marrones- que si los antifaces, asociación de coristas, de peñas, de artesanos y hasta de conductores de tractor de la cabalgata…
La verdad es que yo sobro. Ellos solos se cargan esto.

Solo comparsa

Doña Cuaresma | 10 de febrero de 2017 a las 8:17

Ustedes me van a perdonar, pero esto tiene muy poco de Carnaval. Tampoco tiene parecido con las Fiestas Típicas. Mucho menos se trata de la Feria de Cádiz. Esto que tenemos aquí, y que llaman Carnaval, es pura y simplemente un homenaje perpetuo al comparsista.
Fuera de las agrupaciones no hay vida en el Carnaval de Cádiz. Si usted no forma parte de una agrupación o no es un seguidor de los cuplés y pasodobles, usted no tiene nada que hacer en el Carnaval.
Un mes de concurso. Para unos Juegos Olímpicos bastan dos semanas. En Cádiz para ver si el coro de Pardo es mejor que el de Pastrana, un mes no es suficiente.
Termina el concurso y lo que llaman semana de Carnaval es…más comparsas. Coros en la plaza, chirigotas en cada calle, romanceros en las esquinas y cuartetos hasta en las entradas de las iglesias. No hay quien se libre. No hay otra cosa.
A veces pienso que se trata de una maldición divina. Durante el Carnaval no hay bailes ni fiestas. No hay teatro, ni circo, ni espectáculos artísticos. La diversión en el Carnaval de Cádiz consiste, pura y simplemente, en oir comparsas y más comparsas.
Homenaje al comparsista, insignia de oro al comparsista, placa al comparsista y antifaz de oro al comparsista.
El pregonero es comparsista, el dios Momo es comparsista y las ninfas no son comparsistas porque las han suprimido. ¡Hasta el alcalde es comparsista!
Así nos va.

La casa de las flores

Doña Cuaresma | 9 de febrero de 2017 a las 8:03

UN viejo dicho español reza que “Si así son los perros, así es el cortijo”, refrán de certeza absoluta e infalible porque la sabiduría popular española es más ilimitada que la mala educación de los que chillan en los plenos.
Véase un comparsista. Y no hace falta que lo compruebe el segundo domingo del Carnaval, cuando ya huelen como si el disfraz lo hubieran guardado en el punto limpio, y han gastado menos agua en la semana que Sufi-Cointer en baldear el callejón Osorio.
Véalos ahora. Con esa cara de lila con la que van al Falla. Porque estos, la mayoría, no son más que unos lilas de relleno. El concurso es para los consagrados de siempre a quienes no los quiere conocer ni el entrenador del Cádiz, ni el portero de la entrada de atrás del Falla, porque como les den confianza les piden que le cuelen a su madre que está impedida, a su cuñada Chochete y al niño chico de su pareja, que no lo puede dejar solo en casa.
No hacen más que el canelo. Se desgañitan y contorsionan como si tuvieran mucho sentimiento y el único sentimiento que tienen es a ver si pasamos de las preliminares para coger nombre y que por lo menos, cuando vayamos a cantar a Palmones, nos sobre algo.
Menos mal que tras el periodo purificador de la Santa Cuaresma llega la primavera, florecen los capullos y huele a eso, a capullo florecido.
Por cierto. Son 152 agrupaciones, multiplicadas por una media de 13 componentes: unos 2.000 lilas.
Ya es primavera en el Falla.

Las notas

Doña Cuaresma | 8 de febrero de 2017 a las 8:01

Queridos lectores y lectoras después de que la podemita Teresa Rodríguez, pareja sentimental del Kichi, haya criticado a este medio por la forma de puntuar a las agrupaciones en la fase preliminar del Concurso del Falla, homenajeando la belleza de la mujer gaditana y utilizando el mismo modo de calificar del Diario, ahí van mis notas:
Super Diosa: Aunque haya dado un paso atrás, Doña Teófila Martínez ha sido la mejor política fémina que ha tenido esta ciudad.Trabajando y mandando a la gente a trabajar.
Diosa: María Romay. Apenas lleva unas semanas en el cargo de concejal de Fiestas y se ha cargado de un plumazo todo lo de su antecesor, el Ladri. Y ha además ha criticado con dureza algunas letras acusándolas de machismo. Progresa adecuadamente.
Ninfa: Durante años han sido la musa del comparsita y a más de uno le ha alegrado la vida. Su figura ha sido suprimida alevosamente.
Candidata: Susana Díaz. Sin duda está siendo una de las grandes protagonistas de este Carnaval. Le están dando hasta el cielo de la boca. Y lo de candidata le viene que ni pintado.
La presidenta de la Junta de Andalucía no para de deshojar la margarita y parece que no se atreve a subirse al tren en Santa Justa con destino a la capital de España.
Por lo menos está cabreando al personal carnavalero.
Bruja Piti. Pues sí. A la señora Teresa Rodríguez por tildar al Diario de machista.
Y yo sería Melania Trump.

El crimen del siglo

Doña Cuaresma | 7 de febrero de 2017 a las 8:26

QUERIDOS lectores la criminalidad en Cádiz no es nada desdeñable. No es que sea nuestra ciudad el paraíso de la delincuencia pero tenemos más chorizos que Campofrío, Cantimpalo y Corea del Norte.
Lo mismo te saca uno la navaja por la calle o le pegan a una un tirón, que también pasa. No es raro que te quiten la cartera con disimulo o que te sisen el reloj con malas artes.
Y no digo nada con los fraudes de los subasteros, que hace poco hubo detenciones, o los de las prótesis y patas depalo. La fauna de mangones es amplia en esta ciudad. Y no se olvide la droga, tanto el trapicheo como el alijo de sustancias prohibidas. Es endémico lo de los camellos conocidos que no denuncia nadie.
Y más cosas, como los fraudes varios de ayudas y demás, por no decir los que nos maltratan a las mujeres, y las reyertas y peleas. O los que asaltan la propiedad privada pegando una patada a la puerta y alojándose en tu piso. La criminalidad es importante.
Bueno pues de todo ese fango que nos inunda, de todas aquellas lacras merecedoras de castigo penal y de toda esta miseria que se cierne sobre la ciudad, pertubando a sus ciudadanos y lesionando vida, bienes y hacienda, nuestra querido Ayuntamiento, desde que fue elegido y por mediación de la ninfa, María Romay, lo único que denuncia con energía, de lo único que muestra preocupación, es de la reventa de entradas del concurso del Falla.
Romay ¿No hay nada más que poner en conocimiento de la Policía que la reventa?