Ese es el camino

Doña Cuaresma | 6 de febrero de 2017 a las 8:20

Si señor. Totalmente de acuerdo con la concejal Romay, o con González Kichi o con el que haya pensado en llevar el pregón infantil y sus actos carnavaleros al Paseo Marítimo. Ese es el lugar adecuado para las batallas de coplas.
Hay que evolucionar. Ya está bien de concentrar las coplas en los alrededores del Mercado de Abastos. Ya está bien de empujones en la puerta del Merodio. Ya está bien del olor a fritanga mientras queremos embriagarnos con el sabor de los tangos.
El Carnaval de Cádiz y sus coplas no pueden quedarse encerrados en el casco antiguo. Puntales, la barriada de Paz y Loreto también pertenecen a Cádiz y tienen derecho a disfrutar de su Carnaval.
El Paseo Marítimo es un lugar adecuado. Es amplio, tiene numerosos bares y el marco de la playa Victoria es el perfecto para las coplas. No podemos comparar una bajamar en la playa con las caliches de la calle Robles.
Felicito sinceramente a los promotores de la idea. Nuestra ciudad goza de un clima extraordinario y un poco de brisa de Levante no creo que estropee la jornada de coplas en el Paseo Marítimo.
Hay que revitalizar toda la ciudad a través de su Carnaval. Y por ello me permito sugerir que para el año próximo el domingo de coros se celebre en Río Arillo, que también es Cádiz. Ahora que Susana Díaz está dispuesta invertir, nada mejor que el arreglo del molino de mareas de Río Arillo y llevar allí a nuestros coros. ¡Río Arillo también merece una batalla de coplas!

Oyente indefenso

Doña Cuaresma | 5 de febrero de 2017 a las 10:38

Cádiz necesita con urgencia un defensor del oyente. El alcalde, que tanto gusta proclamar su predilección por los más débiles y desamparados, debería crear la Oficina del Defensor del Oyente del Carnaval.

Y es que el oyente gaditano está sometido a tremendos abusos. Vamos a suponer que usted, en un momento de debilidad, adquiere una entradita para acudir a una de las sesiones del Concurso del Falla. Usted va buscando ingenio, humor y puede que hasta alguna letrilla subida de tono. Pero resulta que se encuentra, por ejemplo, con una chirigota procedente de Sos del Rey Católico.
¿Ante quién puede protestar? Pues lo lógico sería poder acudir al Defensor del Oyente y que la organización le devuelva el dinero.
O que usted, una vez sentado en su butaquita, se encuentre a una comparsa pasada de decibelios. ¿Qué hace usted? Pues en este caso nada, porque todas las comparsa están pasadas de decibelios.

¿Y a qué vienen estas sesudas reflexiones? Se preguntará usted con razón. Pues a que no hay derecho a que se abra todo un Gran Teatro Falla y sus correspondientes taquillas para que en la sesión solamente intervengan cuatro o cinco agrupaciones. Y todas pésimas. El Falla debe estar reservado para espectáculos de calidad.

Y si lo quieren utilizar los carnavaleros, que sea únicamente para la gran final. Que paguen un seguro por si lo estropean y dejen un dinero para desinfectarlo después.

No cabéis en Cádiz

Doña Cuaresma | 4 de febrero de 2017 a las 10:41

HA venido la trianera, Susana Díaz, presidenta de la Junta, y le ha dicho al punta de chirigota que colocó de alcalde en San Juan de Dios, que le va a dar una millonada para el Museo del Carnaval.

Con dinero de usted y mío, que pagamos los impuestos. En Cádiz somos tan tontos que nos ponen un puente para un segundo acceso, con lo que eso supone de riqueza, y protestamos diciendo que podían dedicar el dinero a otra cosa en vez de a esa cosa faraónica.

Estamos tan rayanos en la idiocia, que nos quieren hacer un hotelazo en la estación y decimos que no porque estorba la vista de una muralla que tenemos hecha un asco y que no mira nadie.

Nos ponen un estadio de categoría, nuevo motor económico, y somos tan tontos que preferimos el futbolín que nos dejó Carranza diciendo que se podían haber gastado el dinero en otra cosa.

Cambiamos el muro puerco que había en el parque Genovés por un paseo mirador, y decimos que es una porquería y un derroche. Somos tan tontos que preferimos lo antiguo, que era el paredón de Pancho Villa.
Pero nadie protesta por lo que se van a gastar en el Museo del Carnaval. ¿Y qué le ponemos dentro? ¿Qué Mona Lisa, Venus de Milo o Guernica se expondrá allí para que un crucerista o un matrimonio de Murcia se molesten en ir a verlo? ¿Qué piezas de interés museístico hay en el Carnaval?
¡Como no sea la mascota de Paco Alba!
En Cádiz ya no caben más tontos.

Un castigo

Doña Cuaresma | 3 de febrero de 2017 a las 8:03

La en otro tiempo culta ciudad de Cádiz está de nuevo sometida al imperio de los comparsistas. Todo el día es Carnaval y así estaremos más de un mes. Insoportable.
No hay cuerpo que lo resista. Sube una a un taxi en la parada del Mora y llega a los Delfines sin haber dejado de escuchar las dichosas y estridentes musiquitas. Y si una le dice al conductor que si puede bajar el volumen, le contesta:
-Señora, ¡que es la comparsa del Puerto!
Como si fuera una herejía. No hay descanso. Si una va a tomar sus picatostes, la televisión de la cafetería se encarga de repetirnos una y otra vez lo que han cantado estos muchachos en el Teatro Falla.
La ciudad parece secuestrada por los comparsistas y ya no hay tema que preocupe a los gaditanos. Ya no importan las cifras del paro, los desahucios, las telarañas que hay en el cantil del muelle o que la Universidad parezca una escuela chungaleta. Nada. Ahora toca pasodobles y cuplés enchampelados.
Y no se le ocurra protestar por este castigo. De inmediato se lanzarán sobre usted cuatro o cinco ciudadanos acusándole de poco gaditano. Aquí todos tenemos que ser aficionados al Carnaval y admiradores de las agrupaciones del Falla. Eso es lo que hay.
Lo peor de todo es cuando intentan convencerte de los beneficios económicos que el Carnaval puede producir para Cádiz. Por lo visto deja más dinero un cuarteto callejero que un petrolero en el dique.
Un castigo, ya les digo.

Gràcies per ajudar

Doña Cuaresma | 2 de febrero de 2017 a las 8:16

LOS nacionalismos separatistas basan sus objetivos de independencia en la creencia de que los de su nación son diferentes, y hasta mejores, que el resto de conciudadanos del estado al que pertenecen.
Por eso el recorrido de la ideología nacionalista separatista pasa por desprestigiar al estado al que pertenecen: la España negra, la España que nos roba, el Madrid es el equipo de la España que nos oprime, la España que no nos deja hablar en nuestra lengua, la España que nos boicotea el cava.
Los de España que van a vivir a esos sitios son una subcategoría que merece nombre despectivo (Charnegos o maquetos) y todo el que sea no nacionalista es miembro de un grupo despreciado (Españolazos o botiflers).
Además los habitantes del resto del país son zánganos que viven de las plusvalías que la laboriosa nación separatista paga a cambio de nada; parásitos que viven de las paguitas, ayudas, subsidios y subvenciones de un dinero que sale de los impuestos de las regiones nacionalistas, que pagan más de lo que reciben.
Y en eso consiste la política y el afán separatista día a día, en demostrar que todo lo que viene de España es chungo. Muy chungo.
Y ahora van a ganar otra batalla gracias al Carnaval.
¿Por qué se creen ustedes que llevan unas pocas de comparsas de Cádiz al Liceo de Barcelona, templo de la ópera, del seny y de la burguesía catalanista?
Para tener otro motivo de separarse de España.

Cante del alcalde

Doña Cuaresma | 1 de febrero de 2017 a las 8:13

Una pena. Una gran oportunidad la perdida por el alcalde de nuestra querida ciudad de Cádiz. González Kichi perdió la oportunidad de ser el primer alcalde en la historia que sale cantando en las tablas del Falla como miembro de una agrupación. Actuaba su comparsa, la de Bienvenido me dicen, y el alcalde, en vez de salir de punta defendiendo el repertorio, estuvo sentado en el palco municipal como un edil de las Fiestas Típicas.
Una pena. Hubiera sido un hito histórico en nuestros festejos. Un acontecimiento de mayor trascendencia que la salida de la burguesía con Los Dedócratas, o que la presencia del Carnaval en el Liceo de Barcelona. Un alcalde de Cádiz participando como comparsista en el Concurso del Falla nos hubiera garantizado una magnífica propaganda y demostrado al mundo la seriedad de nuestra fiesta.
Solamente el actual alcalde lo podía haber hecho. Carlos Díaz en el escenario del Falla hubiera dado el tipo de tenor de la Schola Cantorum. Mi Teófila es muy animada, pero es más de grupo de puretas vestidas de flamenca.
Una pena, ya les digo. Comprendo que salir en una comparsa de las buenas necesita horas de ensayo. Pero, francamente, no creo que por estar unas horas fuera de la Alcaldía se pierda carga de trabajo en los astilleros, regresen más tarde los jóvenes que emigraron a Castellón o continúen los desahucios.
Una pena que Kichi no pisara las tablas del Falla y que siga dando el cante desde San Juan de Dios.

Pon tierra por medio

Doña Cuaresma | 31 de enero de 2017 a las 8:03

CUMPLO veinticinco años amarrada a esta columna y repartiendo azotes al Carnaval y en este cuarto de siglo me han puesto muchas piedras en el camino. Pero las he devuelto y tirado a la cara de tanto carnavalero nocivo para Cádiz, en tiempos, ciudad antipalurda por excelencia.
Hoy Cádiz presume de su palurdez. No hay nada más que oír hablar a tanto gracioso del Carnaval, que consiguen que en el resto de España se crean que aquí no tenemos santo ni apellido, que todos los gaditanos nos llamamos con bajunos nombres como Chele, Chano, Juaqui, Selu, Ozelito, Lolo y Kichi. Hacen creer -por cómo se presentan semejantes acémilas- que aquí no tenemos más apellido que “De Cadi”.
Consiguen que en el resto de España crean que cobramos todos una paguita porque ni hay trabajo ni queremos faena o nos duelen las cervicales, pero sí que nos matamos ensayando en una accesoria.
Pero hay otros que no es que no me pongan piedras, es que me allanan el camino y además pasean el nombre de la culta Cádiz por España, una embajada cultural que va diciendo: “Cádiz no es solo Carnaval. Es mucho más”.
Como el Ateneo de Cádiz, conservador del genuino tipismo y señorío gaditano, que monta para el primer fin de semana del Carnaval una excursión a Caravaca de la Cruz, para ganar el jubileo y a empaparse de la cultura del Reino de Murcia. Apúntense y quítense de Cádiz esos días de basura. ¡Chapeau por el Ateneo!
Para quitarse el sombrero.

De eso nada

Doña Cuaresma | 30 de enero de 2017 a las 8:11

Eso que Carnaval y Semana Santa van de la mano, como decía ayer un artículo de Diario de Cádiz, nada de nada. Eso es lo que quisieran algunos capillas de Cádiz, que Sevilla les perdone su afición al Carnaval.
Bueno, en honor a la verdad y para que no me llamen intransigente, lo cierto es que en Cádiz ambas cosas marchan muy cercanas. Pero es que en nuestra ciudad, el Carnaval pone majareta a cualquiera.
¿Desde cuando va de la mano un verdadero capilla con un carnavalero? ¿Imagina el periodista autor del artículo de ayer al fiscal de la Quinta Angustia haciendo el lila en un escenario? ¿Alguien puede situar al mayordomo de la Canina en la escalera de Correos cantando pamplinas?
Seamos serios, por favor. Solo en Cádiz hay confusiones. Solo en Cádiz hay cofrades haciendo el mamarracho en Carnaval. Por eso mismo cuando los gaditanos quieren imitar a Sevilla, sus procesiones se parecen a las de La Algaba.
Y es que esta confusión surge por el deseo de la gente del Carnaval de atrasar las fechas de su fiesta para que haga menos frío y puedan venir más turistas.
Por mí pueden poner la fecha de los Carnavales cuando quieran, el 28 de febrero, en mayo o en pleno agosto. Me da igual. Cuando se aproxime la primera luna llena del equinoccio de marzo, las personas de orden y paladar estaremos atentos a esas voces celestiales que dicen:
¡Vamos de frente, valientes! ¡A esta es!

Es lo que hay Romay

Doña Cuaresma | 29 de enero de 2017 a las 11:46

Muy bien Romay, así se hace. Por fin tenemos un concejal de Fiestas a la altura de los de las Fiestas Típicas, no como los que hemos venido padeciendo desde que le cambiaron el nombre al engendro este de febrero y le pusieron Carnaval.

Vaya por delante que esto no es Carnaval, esto es una fiesta que se han hecho a su medida los comparsistas. A fuerza de asustar a alcaldes y concejales de Fiestas, de mangonear en el Patronato, y de intimidar con sus letras, han conseguido ser los reyes del mambo.

El precarnaval, con la erizada y demás carajotadas y el concurso, gira en torno a las agrupaciones. En la semana del Carnaval, también son los protagonistas: ellos dan el pregón, hacen de Dios Momo y los días de carrusel hay que ir detrás de ellos. Hasta han conseguido quitarse de en medio a la Diosa y ninfas, que les robaban protagonismo.

Muy bien Romay, dales caña. Ya está bien de que no les sople nadie. Hay que decirles en toda la cara que son unos machistas, que sus letras no respetan al género, ni al número, ni a la gramática.
Además tu puedes, porque eso de decir que las letras de una agrupación son machistas te lo consienten a ti. Contigo no se atreven, como no se atreven con el kichitín en sus letras. A una concejala del PSOE o del PP se la hubieran comido por eso, pero con ustedes no se atreven.

Porque tiene gracia que gobiernen los suyos para que les digan en toda la cara lo mamarrachos que son.

¿Usted paga?

Doña Cuaresma | 28 de enero de 2017 a las 12:37

Todos los años le pregunto lo mismo, pero es que el asunto está tomando tintes escandalosos. Piense, por un momento, que en el estadio Santiago Bernabeu entren por la cara 46.228 personas para ver un partido. Pues proporcionalmente eso es lo que ocurre en el Falla durante el dichoso Concurso, que todo el mundo entra por la cara.

Ayer lo explicaba perfectamente Diario del Carnaval. Entre colectivos amigos del alcalde, jurados amigos de los autores, patrocinadores, bancos, notarios, familias de los jurados y otros colectivos de difícil catalogación, allí no pasa por taquilla ni el propio taquillero.

Hay entradas para el photocall de la entrada y hasta para las entidades bancarias que tienen algún convenio con el Ayuntamiento. Eso es como si usted, que supongo tiene un convenio con un banco para pagar la hipoteca, tuviera que invitar por ello al director de la sucursal a tomar un pucherito en su casa.

Si leemos las crónicas de las sesiones o vemos las fotos de Diario del Carnaval comprobamos que nunca faltan en los palcos del Falla futbolistas, antiguos jurados y personajes de la farándula carnavalesca, que lo más cerca que han estado de la taquilla del teatro es la barra del Ducal comiendo menudo.

¿Usted paga? Si es así, es usted un pobre paria de la tierra, un hombre sin un amigo en la organización o en el Ayuntamiento, un pobre desgraciado sin poder echarse a la cara un amigo jurado o un amigo autor. Es usted un pobre mojón.