El Juan y Sevilla

Doña Cuaresma | 21 de enero de 2016 a las 9:42

Juan, el simpático personaje que acompaña a la chirigota del Selu, se ha convertido, sin duda, en el auténtico personaje de estos Carnavales.

Ni la reaparición de uno de los poetas de las coplas, como Antonio Martínez Ares, ha podido hacer sombra al calvito de cartón piedra. La comparsa del Niño ha sido la gran noticia del año por la parafernalia que se ha montado tras el anuncio de cantar en el Falla trece años después, y sobre todo, porque coincidió en la misma sesión con la comparsa de Antonio Martín.

Porque lo que es cantar, cuentan las crónicas, que cortita y con sifón, o sea regulá na má. Además, la agrupación del Selu y del Juan también actuó el mismo día que los Antonios con más sentimientos del Carnaval. Como sabéis no hubo color, las risas se impusieron con rotundidad a los chillidos.

Por otra parte, es muy preocupante para el Carnaval, gracias a Dios, el cada vez mayor protagonismo, que desde hace años, están teniendo las agrupaciones llegadas de fuera de Cádiz, con especial atención a las sevillanas. Cada día son más los grupos de Cádiz que acuden a autores de la capital andaluza para que les escriban la letra y compongan la música.

Y lo último es de traca, un cuarteto de Cádiz y protagonizado por un viñero, con letra y música de dos autores sevillanos. Lo próximo… Lopera pregonero del Carnaval.

A ver si se les pega algo de educación, y ya de camino, que utilicen colonia fresquita.

Bien José Luis, bien

Doña Cuaresma | 20 de enero de 2016 a las 9:50

LO voy a reconocer en esta columna: muero contigo porque eres un pedazo de artista y creo que llegue nadie ni a la suela de tus zapatos.
Primero por tu veteranía. Por la de años que llevas en este mundo en el que el aplauso no se regala. Has sabido mantenerte y además de modo creciente desde que siendo un adolescente actuaste por vez primera.
Y eso se debe al talento, eso de renovar cada año lo que se ofrece desde las tablas. Sorprender, querido José Luis, es muy difícil. Y tú lo consigues. Déjame que te llame José Luis aunque eso supone adentrarme en tu intimidad, más cercano que tu nombre artístico.
Y tu talento encuentra aliado de su talla en el trabajo, y ese talento que sirve tanto para un roto como para un descosío se ha puesto de manifiesto en toda España a través de tus trabajos y colaboraciones en televisión, como guionista y en programas de mucho éxito.
El arte te sale desde muy dentro, desde las entrañas, porque lo llevas en la barriga y lo haces aflorar.
Con los muñecos los has bordado, siempre sorprendiendo, siempre con gracia, el chiste ágil, la versificación vertiginosa, la interpretación hilarante, los gags simpáticos. Y esos muñecos adquiriendo vida con tus manos, casi con alma, con esa mágica relación de miradas y esos gestos de complicidad… ¡Qué risa!
Te admiro y siempre lo bordas. Un carajo para Mari Carmen y sus muñecos. Eres el mejor mi querido y admirado José Luis Moreno.

Coplas críticas

Doña Cuaresma | 19 de enero de 2016 a las 9:40

Se llama Juan Fernández, es autor de comparsas y el jueves hizo el ridículo en el Falla. Mi nieta me ha contado que la comparsa de este tipo cantó un pasodoble (a mí me gusta más llamarlo canción de las Fiestas Típicas) en el que no ponía demasiado bien al alcalde de Cádiz. Venía a decir que le ha decepcionado, que se ha dedicado al autobombo, que está desaprovechando una ocasión de oro y que corre el riesgo de hacer el ridículo.

Me parece una indecencia que un autor critique a un alcalde que en siete meses ha hecho cosas tan importantes como coger una pantalla de televisión y llevarla al Estadio, encadenarse con sus concejales para evitar un desahucio que se terminó consumando, o comprarse una chaqueta en Eutimio.

¿Te parece poco, Juan? Y si en Cádiz sigue habiendo miles de parados, muchos desahucios y los jóvenes se siguen yendo, es por culpa de Rajoy… de momento, porque si Pablo Iglesias empieza a gobernar con Pedro Sánchez entonces la culpa pasará a ser de la Merkel.

Y encima a este tal Fernández se le olvida criticar a Teófila, que lo único que ha hecho es un soterramiento con su nueva avenida, un segundo puente, un nuevo estadio Carranza, un barrio en Astilleros y poco más.

Anda Fernández, aprende de los Carapapa, del Nene Cheza y de esos autores que sí saben valorar a la gente que ha mamado en esta tierra. ¿Quién te ha dicho a ti que el Carnaval es crítica?

Muy original

Doña Cuaresma | 18 de enero de 2016 a las 9:14

Ja. Me río cuando escucho que la ciudad de Cádiz y sus Fiestas Típicas son impredecibles, ingeniosas y originales. Me mondo. Sólo hay que contar cuántas veces se repiten los piropos a la Caleta, o a la piedra cuadrada, o a los cangrejos moros desde el escenario de un teatro Falla que, por cierto, se remodeló hace ya unos cuantos años para escuchar óperas, zarzuelas o conciertos de marchas procesionales, vamos lo que cualquiera con dos dedos de frente entiende por cultura.

Pero es que los carnavaleros son muy pesaditos. No se cansan de repetir un año tras otro las mismas tonterías. Pero este año además he caído en la cuenta de otra cosa que demuestra esa supuesta “originalidad”.

Vamos a ver. Creo que el jueves cantó en el Falla la chirigota de los Niños de Sevilla, que el viernes actuó primero la comparsa del Niño Poeta (que tiene de niño lo mismo que yo tengo de cuartetera), después lo hizo la del Niño de San Vicente (que tiene ya casi, casi las mismas arrugas que yo) y más tarde la comparsa de los Niños, que debutó el año pasado. Y me han dicho además que todavía tienen que actuar el coro de los Niños (que se llama así desde hace casi 30 años) y también el cuarteto de los Niños, algunos de cuyos componentes son los mismos de la comparsa de los Niños.

¿Qué les parece? Mucha originalidad, ¿verdad? A ver si crecen y maduran de una vez.

Coplas pelotas

Doña Cuaresma | 17 de enero de 2016 a las 10:21

TENGO la sana costumbre de no ver ni escuchar nada del Concurso. Más que nada porque paso vergüenza ajena viendo a un tío con toda la barba contoneándose en un escenario.

Pero me cuentan que este año todo son alabanzas y piropos para nuestro singular alcalde, Kichi para el arte carnavalero. No me extraña. Si hay alguien pelota en Cádiz es un letrista de Carnaval. En tiempos de don José León o de don Vicente causaba rubor escuchar a las comparsas. Llegaban a ser empalagosas con tantos parabienes a la Autoridad.

Con Carlos Díaz pasó lo mismo. Cuando llegó a la Alcaldía los comparsistas se deshicieron en elogios. Iba a ser el redentor de las clases más pobres de la ciudad. Al poco tiempo, los insultos al pobre alcalde hacían temblar el Misterio.

Que no se fíe el amigo Kichi. Como buen comparsista que dicen que es, -punta jurado me soplan los entendidos- sabrá que en el Teatro Falla se aplaude con la misma fuerza una cosa y la contraria. Al aborto y a la vida, a la pena de muerte y al perdón para el asesino.

Así que lo que tiene que hacer un alcalde es olvidarse de tantas coplas pelotas y ponerse a trabajar. Que no le regalen tanto el oído y que le recuerden que lleva ya medio año en el Ayuntamiento y todavía no ha hecho otra cosa que conciliar.
Kichi mío: menos coplas y como decían en el dique cuando alguien se despistaba: Vamos al trabajo.

De aquí no pasáis

Doña Cuaresma | 16 de enero de 2016 a las 9:34

EL Carnaval no es pista de despegue de ninguna carrera musical. Lo más que da es para que los Beatles de Cádiz cantaran en el Pasapoga de Madrid, un cabaret por cierto, porque la música de octavillas y puntas no pasa del Teatro Chino de Manolita Chen. Y daba para dormir en una pensión de Atocha, no en el Hotel Miguel Ángel.

Nadie salta a la fama desde el Falla. Y si algún chirigotero ha llegado a artista, ha seguido otras músicas, nunca el Carnaval. Ecos del Rocío se cotiza en las actuaciones y vende sevillanas pero el Carnaval no vende, a la vista de la agrupación que hace un par de años dejó de concursar para montarse una gira y volvió con el rabo entre las piernas, sin pasar de auditorios de pueblo. Ayer volvió otro. Más cobra por un bolo uno de Gran Hermano que una chirigota.

El coro de Los Sabandeños, un poner, vende más discos que los de La Viña, el Gordo y el Nandi juntos. Ni siquiera la CBS ha lanzado una OPA sobre Discos Izquierdo ni en FNAC se vende nada de lo que ha habido en el Melli. Ningún autor tiene la vitrina de su casa llena de discos de oro y gramys. Placas de las peñas nada más. Ni Barragan va a terminar presentando los óscar.

El Carnaval de Cádiz puede servir para que hagan alcalde a un punta, porque alcalde de Cádiz puede ser cualquiera, pero la fama es otra cosa. La fama cuesta porque nunca se pierde el tufo a comparsista.

Fiscal en el jurado

Doña Cuaresma | 15 de enero de 2016 a las 8:13

Yo creía que el Jurado del concurso del Falla estaba compuesto por antiguos comparsistas y algún que otro profesor de la Universidad. Gente ociosa que no tenía otra cosa que hacer que estar todo un mes escuchando pamplinas desde un palco.

Pues nada de eso. Este año tenemos a todo un fiscal de la Audiencia presidiendo el Jurado. ¡Qué barbaridad! ¡Las cosas que hay que ver en esta vida!

Y digo yo sin ánimo de molestar, ¿no tiene este hombre suficiente trabajo en la Audiencia? No me explico cómo se puede estar escuchando cuplés por las noches y analizando conductas penales por la mañana.

Inocente de mí. Creía que los fiscales se dedicaban a estudiar la teoría del delito y de la pena, a leer a don Eugenio Cuello Calón y a empollarse los sumarios. Pues no. Por los visto ahora son más aficionados a las letras del Canijo y a las poesías de Antonio Martín.

Tal vez este fiscal haya aceptado estar en el Jurado para comprobar ‘in situ’ las teorías de Cesare Lombroso, ese que aseguraba que el aspecto físico de algunas personas denotaba su tendencia a cometer delitos. Viendo a los componentes de algunas agrupaciones, Lombroso estaba en lo cierto.

En fin, el Carnaval saca las cosas de sitio. Espero que el fiscal tenga éxito en el Falla y que cuando vuelva a informar ante la Audiencia no se le ocurra solicitar las penas y sus accesorias de manera ‘enchampelada’.

Morir por un bicho

Doña Cuaresma | 14 de enero de 2016 a las 9:11

HOY le voy a dedicar esta columna y azotes a quienes acudieron el pasado fin de semana a los actos gastronómicos del celebérrimo Carnaval de la culta Cádiz, emporio del orbe.

Hoy jueves espero que estén mejor de esos desarreglos intestinales producidos por las bacterias de los guantes asquerosos del tío que abría los erizos. Una pena ver al alcalde, a quien ocupa la silla de Adolfo de Castro, de Cayetano del Toro o de Lucio Fabio Rufino de la tribu Galeria, pelando erizos como los demás, sin carnet de manipulador de alimentos.

Si la autoridad que debe velar por el bienestar de los vecinos se dedica a masacrar erizos con una navaja -no se olvide que estos bichos están vivos- y oxidada, qué va a ser de nosotros.

Una ciudad repleta de gastrobares, con dos escuelas de hostelería, grandes restaurantes, reputadísimos cocineros, un Cádiz que mira ilusionado al futuro turístico de un parque temático del paladar para atraer visitantes en la antigua estación, que sin embargo se dedica a fomentar bajezas gastronómicas y excesos etílicos, sin ningún recato.

A ver si os dais cuenta en Cádiz de una vez, que erizos y ostiones es comida de tiesos. Que en Cádiz antiguamente comerse un erizo o un ostión era de gente que no tenía otra cosa que llevarse a la boca y se tiraba desesperado a la Caleta a rebuscar lapas, muergo o a pescar una lisa.
La gente lista por lo que muere es por una ostra o un bogavante. O por dos cachas.

El tío de la cola

Doña Cuaresma | 13 de enero de 2016 a las 9:21

ESTAMOS a mediados de enero y ya tengo clara cuál va a ser la foto de 2016. Da igual lo que vaya a pasar en los próximos meses. Cádiz es otro mundo y aquí importa poco lo que suceda en Cataluña con Artur Mas y el tal Puchcondor o Puignosequé, ni quién va a ser el presidente de España, ni si el Kichi va a gobernar en minoría, en mayoría o en adobo. Nada de eso importa aquí.

La foto del año terminará siendo la que publicó este periódico el 2 de enero. Ahí estaba ese grupo de chavales en los bajos de la tribuna del Estadio esperando para comprar las entradas para el Falla. Se aprestaban a pasar tres días con sus tres noches a la intemperie para lograr un pase… ¡para unas preliminares! Y en aquella foto aparecía él, ese chaval cuya cara no he podido olvidar en todos estos días. Allí, todo un 1 de enero, mostraba orgulloso al fotógrafo su ‘tupper’ con un puñado de langostinos. Todo sonriente y todo orgulloso. El pobre.

Yo me hice la pregunta que seguro que se hicieron ustedes. ¿Para qué esperaría yo tres días de cola? Y no encuentro ningún motivo. ¡Si hasta para el besapié al Medinaceli voy tempranito para que no se me rebelen mis puñeteras varices!

No sé si el chaval de los langostinos conseguiría su propósito y si ya habrá pisado el Falla. Tampoco sé si estará orgulloso de su gesta. De lo que sí estoy segura es de que será el primero que proteste si en la cola de la oficina del INEM hay mucha gente.

Ninfas solidarias

Doña Cuaresma | 12 de enero de 2016 a las 13:47

Dice el concejal de Fiestas, Ladri el politólogo, que este año tendremos un Carnaval de transición. Que los cambios los veremos el próximo año. Sin embargo, yo creo que ya estamos comprobando las excelencias y ocurrencias del nuevo equipo de Gobierno.

Fíjense en las ninfas. Este año ya tenemos ninfas solidarias que no quieren recibir ramos de flores. Como prueba de sintonía con Podemos han renunciado a esos ramitos para destinar su importe a fines sociales. Sin ánimo de molestar convendría que desde el equipo de gobierno municipal se nos explicara cuánto es el importe de esos ramitos y qué objetivos sociales se han cubierto. Más que nada porque estos concejales de Podemos se embalan y luego nos dicen que han ahorrado diez millones de euros en un mes.

Puestos a ahorrar yo habría suprimido el traje de piconera, que es un invento de las Fiestas Típicas y que solamente le sienta bien a las hijas de los ministros de Franco. Con ese ahorro seguro que el Ayuntamiento pone en práctica infinidad de ‘soluciones habitacionales’.

Y hablando de ninfas, ¿me quiere alguien explicar porqué un partido que se llama feminista y progresista mantiene a unas señoritas de adorno en un palco?

Mucho cuento es lo que hay, Ladri; con las ninfas, con los ahorros y con esos donativos para fines sociales.

Etiquetas: ,