El vestidor sin prisas

El Fiscal | 14 de octubre de 2018 a las 5:30

PALOMINO (2)

Manuel Palomino ciñe la corona en las sienes de la Virgen del Valle. Foto: Javier Mejía

SE ha ido en silencio de la Anunciación tras vestir por última vez a la Virgen del Valle, la de los ojos verdes con la corona que luce los esmaltes de Limoges tallados por un monje de Silos. Manuel Palomino (Sevilla, 1951) pasea estos días por Tetuán con su estilo de sevillano elegante, con una vasta cultura en liturgia y con un barniz de malaje que sirve para ahuyentar a los plastas. “Ya no visto más a la Virgen del Valle. Espero seguir vistiendo a la Concepción, porque si no lo hago, me puede ir llamando el Señor”. Palomino no ha querido homenajes en la Anunciación. No se le ha oído una mala palabra, siempre ha sido disciplinado con las disposiciones de las juntas de gobierno de sus varias cofradías. Se ha ido metafóricamente por la puerta de atrás, la que da a la calle Compañía y conduce al azulejo de Saimaza. Entró de vestidor de la Virgen y prioste de la cofradía en 1995. Fue un revulsivo que conocimos en directo. La Virgen siempre era vestida por las hermanas hasta que Palomino se hizo cargo de la tarea. Volvió a vestir a la Virgen de hebrea, con ese estilo que siempre ha cultivado con libertad. Palomino siempre se siente libre en el oficio y paga gustoso la factura de ser libre. Gruñón y cordial al mismo tiempo con las camareras, ajeno a las nuevas modas en las formas de vestir a las Dolorosas, clásico en los conceptos y enemigo de las estridencias. Su estilo –digámoslo así– no es el de quienes acuden a los cultos únicamente para escrutar cómo está vestida la Virgen y se refieren a la Dolorosa exclusivamente por su nombre.

–¿Se me entiende?
–Clarinete, Fiscal, siga,siga…

La Virgen del Valle vestida por Palomino siempre ha sido de muchas medallas y recuerdos, de reconocimientos y regalos realizados por devotos. Para él era innegociable la Medalla de la Ciudad o la Medalla del Curso de Temas Sevillanos, de la que la Virgen es patrona, ¿verdad Antonio Bustos?
Nunca ha tenido prisas para vestir a la Virgen del Valle. El reloj se paraba en esos afanes, como el lento vuelo de una verónica de manos bajas, la Verónica a la que también le colocaba el paño con cadencia parsimoniosa de tarde de abril, albero y clarines. Sí, porque lo de Palomino ha sido y es una combinación perfecta de fe y arte. ¿Cuántas veces, Manolo, has acabado de vestir a la Virgen de madrugada?

Nunca ha faltado a la cita con su Virgen del Valle, ni siquiera al sufrir achaques de salud. Jamás ha dejado de subirse al paso el Sábado de Pasión para cumplir con su tarea. La pena, ay Manolo, es que no has elegido discípulo, porque siempre que te reprochamos por qué no transmites tu magisterio a algún prioste o a alguna camarera, se te oye dar un Máster en Malajismo: “Para aprender… a Salamanca”. Y todos los que te queremos, que somos legión, te aceptamos tal como eres y te esperamos en San Antonio Abad.

Imagen papeleta

Virtuosismo técnico para una papeleta

La Esperanza de Triana ya tiene papeleta de sitio para las salidas extraordinarias de los días 1 y 3 de noviembre. Se trata de unos preciosos dibujos de Pepillo Gutiérrez Aragón, que una vez más ha dado muestras de su virtuosisimo técnico con el lápiz. Pepillo nos ha regalado un dibujo a grafito con mucho realismo, un estilo que siempre lleva garantizado el éxito entre el público cofradiero. El problema de estas papeletas de tanta belleza es que a ver quién se atreve a doblarlas para que quepan en el bolsillo de la chaqueta. Estas papeletas son para enmarcarlas como recuerdo del VI centenario fundacional de la hermandad. ¿o no?

Ni pajolera idea
Leo en las redes los chismes sobre los cambios de bandas de música, los nuevos contratos, el tío que toca la trompeta y quiere ser hermano mayor, el que presiona para colocar su formación musical… ¡Esto parece el mercado de otoño, pero no de fútbol, sino de las corcheas! El del tachiro es un submundo del mundillo de las cofradías que da para varias cátedras. Y yo, humilde Fiscal, he de reconocer lo que casi nadie dice en esta España donde todo el mundo sabe de todo: no tengo ni pajolera idea. Ni Dios lo “premita”, que diría la gran Lola Flores.

Profesionalizar
Es el reto que tendrá que asumir el próximo presidente del Consejo: profesionalizar la gestión de la información. Pero con contrato y sueldo digno. No es de recibo que se siga supliendo con voluntarismo una tarea que bien merece contar con un profesional. El Consejo tiene recursos más que suficientes. Ytrabajo en este campo hay de sobra.

El Lagarto de la Catedral: <<Mi querido Fiscal, siempre inquieto y algo desconfiado, estoy igual de sorprendido que tú por la cantidad de medallas Pro Ecclesia et Pontifice que se han concedido de una tacada. Sí, sí, sé que se trata de una condecoración papal creada por León XIII en 1888. Y conste que me alegro por todos, sobre todo por don Antonio Ríos, que hace años que la merece>>

 

El feliz reencuentro

El Fiscal | 7 de octubre de 2018 a las 5:00

sdr

LAS cofradías tienen su historia. Unas la cuentan por siglos, otras por años y hasta las hay que se ponen más edad de la cuenta, porque ya se sabe que la vejez cotiza y mucho en el mundillo de las cofradías. Usted se queja ante el apoderado del banco de lo malamente que le han tratado: “Llevo más de veinte años con la cuenta domiciliada aquí”. Y el tío del banco, con las gafas elevadas sobre la frente, le replica antes de irse al desayuno de 25 minutos de duración: “La antigüedad solo genera derechos en una cofradía, aquí mandan los números, ¿sabe usted?”. Pues eso. Las cofradías tienen sus historias, su patrimonio y sus cuitas. Pero algunos, por fortuna, entendemos lo justo de todas estas materias. Bastantes eruditos hay ya sobre tan sesudas disciplinas. Tenemos muy claro que las cofradías son las personas. Y cuando acudimos a su encuentro por las calles, a acompañarlas en sus regresos nocturnos –dicho sea con permiso de las sillitas de los chinos– buscamos siempre ese nazareno, ese acólito o ese capataz con el que identificamos la cofradía. Por supuesto, qué decir de los muertos. El mejor homenaje a un difunto es contemplar una cofradía y acordarse del sitio en el que salía cada año: “Ahí, justo ahí salía siempre. De fiscal de cruz con su palermo bien apretado, parece que lo estoy viendo”.

Cuando veo la cofradía de la Vera-Cruz por la calle Cuna, aparte de pegar la cabezada de respeto al cura Marcelino, sotana, fajín y vara, antes de que se fuera a acompañar a la de las Penas, siempre me acuerdo del naveta de la Virgen de las Tristezas, que lo fue hasta que dejó el puesto en 2015. Y me acuerdo, sobre todo, de los padres del naveta. Antonio Caravaca Silva se llama. Antonio portó más de 30 años el incienso con el que se perfuma el camino de la Virgen de las Tristezas, dalmáticas, iris blanco, sobrio palio de cajón. Antonio comenzó a salir de naveta el Lunes Santo de 1986, cuando los hermanos acólitos se contaban con los dedos de una mano… y sobraban. Siempre fiel a su estación de penitencia, serio y con la mirada al frente. Antonio era un acólito con alma de nazareno de ruan. Porque Antonio es un nazareno de ruan. La Vera-Cruz es Antonio. Antonio quiere a su hermandad. Y su hermandad lo mima. El otro día acudió el cardenal Amigo a la capilla para presidir la misa de apertura del VI Congreso Internacional de Hermandades de la Vera Cruz. Y ambos se reencontraron.

Antonio se ha llevado de naveta de la Virgen de las Tristezas casi lo que ha durado el pontificado de monseñor Amigo en Sevilla, que ha durado más que el recorrido del Polígono de vuelta. Quién mejor que Antonio para ayudarle en una misa tan solemne, con su roquete y su sotana, con la seriedad de siempre en el altar, y con esa sonrisa posterior en la sacristía. Una sonrisa de felicidad. El cardenal se acuerda de los padres de Antonio, como nos acordamos nosotros cada vez que vemos al hijo. Los dos están ya para siempre en la capilla de la Vera-Cruz, prolongación de la casa familiar. Ver a Antonio es recordar cómo su padre velaba por la estación de penitencia del hijo con toda discreción, con fino tacto, sin hacerse notar.

Cuando vean a Antonio entre el público que espera a la Vera-Cruz, sitúense cerca porque así verán a la Virgen más cerca que nadie. El capataz siempre para el paso a la vera de Antonio. Y así, este naveta emérito de la Virgen de las Tristezas se reencuentra cada año con sus particulares recuerdos. La Vera-Cruz es grande por cuidar de hermanos como Antonio, la flor más blanca que nunca le falta a la Virgen de las Tristezas.

Cartel Triana

La preciosidad de un tondo

Cristina Ybarra es una pintora con personalidad y con un estilo muy definido. Hay que agradecer que haya sido fiel a su obra en el cartel que ha pintado para anunciar la salida extraordinaria de la Virgen por los 600 años de fundación de la Hermandad de la Esperanza de Triana. Es muy evocador el formato circular escogido, un tondo precioso que para algunos evoca los ojos de buey de los barcos que atracaban en el puerto y por cuyo interior se oteaban estampas antiguas de la Virgen. Un círculo que, además, recuerda a un motivo tan marinero como el salvavidas. El empleo del pan de oro es, como decíamos, una muestra de fidelidad a su trayectoria. No busquen fotos cuando se trata de un cartel. Busquen originalidad. Sólo con la originalidad se engrandece un patrimonio pictórico. De pestiños y fotocopias andamos hartos.

Oído en la calle Pureza

“Nos ha sentado muy mal, para qué te voy a andar con paños calientes. Cualquier hermano tiene derecho a presentarse, pero no estamos en unas fechas para eso, estamos viviendo días muy bonitos. De aquí a diciembre tenemos que estar concentrados en lo que tenemos que estar. Y después hay tiempo de sobra hasta el cabildo para hablar de elecciones. ¿No te parece? Es cuestión de estilo, lisa y llanamente de estilo. Y de saber respestar los tiempos. Nada más. Ha sido una pena…”.

Madrugada 2019

Si todo sale como debe salir, los bares de las zonas sensibles del centro volverán a estar cerrados la próxima Madrugada. Se considera que la experiencia fue un éxito, por lo que todo aconseja que se repita la medida, acompañada por supuesto de labores intensas de inspección en las tiendas que surten de bebidas para ser consumidas al aire libre.

Un gesto precioso
Acertó la Esperanza de Triana al homenajear a Garrido en la gala del Lope de Vega. Qué mejor que entonar la Salve que escribió. Por cierto, una delicia oir de nuevo a José María Rubio con su inolvidable pregón. Un pedazo de pregón.

El Lagarto de la Catedral: <<El cura necesitaba unos 70.000 euros para mejoras en el templo. Le dijeron que acudiera a un banco. Si la entidad no le ofrecía algo bueno, se lo podría dar ellos, pero tendría que pagar un 11% de interés, porque ellos tenían que coger el dinero de un plazo fijo que tienen puesto a nada menos que.. ¡un 7%!>>

 

El Zaqueo sevillano

El Fiscal | 30 de septiembre de 2018 a las 5:00

Gran Poder

Foto: Marta F. Esquivias

EN los niños habita la verdad más desnuda. Ellos poseen el blindaje de la inocencia. Sólo a ellos les está permitido jugar con lo más sagrado, recrear pasos con una silla de la cocina o danzar tocados ante el Santísimo, privilegios de la infancia. Los niños señalan lo importante y destierran lo secundario en un santiamén, no ven dificultades, creen que todo es posible, porque nadie como ellos encarna la Esperanza. No hay cimas difíciles de coronar, no hay horarios inabarcables, son más libres porque carecen del corsé de la medida del tiempo. Los niños nazarenos nunca quieren dejar la fila, como nunca quieren dar por terminado el partido, el baño o los juegos. Es la fuerza de la ilusión, de la inocencia, es la ausencia de la memoria. Los niños son libres en su imaginación. No hay distancias ni misiones imposibles para el crío que quiere besar el talón del Señor, pequeño Zaqueo aupado en el pedestal, con los ojos clavados en las alturas, divina espalda que soporta el peso de la cruz, túnica de la guardilla, oro bordado, siete vueltas al cíngulo y basílica imponente, arquitectura sobria como el panteón de Agripa.

Los niños no tienen miedo a caer, lección suprema para muchos adultos. No tienen miedo a no llegar, no tienen miedo a despeñarse, no tienen miedo al fracaso. Al Dios de San Lorenzo se llega encaramado en una fe maciza de mármol. Los niños se acercan a Dios, alzan sus ojos para intuir su rostro manso, mirada inocente, limpia como la túnica blanca con la que fue vestido para esas estampas que, cuarteadas, han llegado hasta nosotros. Dios de los niños que a todos nos convierte en Zaqueos, Dios de los niños que estrellan la pelota contra los muros de las basílicas en tardes de juego, sudores y vasos de agua suplicados, Dios de los niños de ojos absortos que se asoman por primera vez al misterio de la Madrugada, Dios de los niños que aprenderán que el racheo de su cuadrilla es la banda sonora del Señor, Dios de los niños que siempre aguarda en la hornacina de su altar, como aguarda a sus padres, aguarda a sus abuelos y aguardó en San Lorenzo a los padres de sus abuelos, Dios bueno que quiere que los niños se acerquen a Él, Dios que es descubierto por los rostros tiernos que miran entre dos barrotes en la noche alta de un Viernes Santo, Dios del que oye hablar en casa, al que se encomiendan sus mayores en las desgracias, que preside las principales estancias, Dios que siempre está alumbrado por un farolito en un comercio, adornado por un lazo en un taxi, o que se nos aparece en la esquina de un marco. Todos somos niños ante el Gran Poder, todos nos volvemos Zaqueo por un instante. A sus pies dejamos nuestra infancia, aquellos días azules que hoy están bordados con el oro fino de nuestros recuerdos. El Gran Poder es el Dios de los niños, porque todos somos niños ante la ternura de su mirada.

22/09/2018: Elección de la pregonera y del cartelista de la Semana S

La emoción de la pregonera

No se recuerda en la historia reciente de la institución una designación tan rápida, sobre todo porque muchas veces se han producido varias votaciones, polémicas y rechazos. El presidente Antonio Piñero llevó todo bien atado a la sesión. El domingo previo se reunió con Charo Padilla para pedirle que esta vez dijera que sí al ofrecimiento de dar el Pregón. No hubo problema alguno. Don Juan José Asenjo también estaba animado a Charo desde hacía meses. El arzobispo ha sido fundamental. Hasta cuando ella hacía penitencia como nazarena de la Redención el pasado Lunes Santo, el prelado le dijo en la Catedral: “Charo, el Pregón, el Pregón…”. Esta vez no tuvo dudas. Escribir columnas de opinión en las páginas de cuaresma de este periódico le sirvió para darse cuenta del inmenso caudal de vivencias acumuladas en más de 30 años de oficio. Yel ánimo que recibió de José Ignacio del Rey Tirado la noche entrañable de la entrega del premio Homo Cofrade también resultó determinante. La tarde de la designación recibió llamadas muy especiales. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz; el cardenal Amigo, muy cariñoso con ella; los anteriores pregoneros José Luis Garrido Bustamante (“¡Qué bien se llevan los pasos andando sobre los pies!), Joaquín Caro Romero (“La vida es una semana”) y José Ignacio del Rey Tirado (“De qué color son los ojos del Cristo de la Buena Muerte”). El alcalde, Juan Espadas, telefoneó a la pregonera desde Roma, donde estaba de visita guiado, precisamente, por Carlos López Bravo. La pregonera se vio subida desde ese momento a una montaña rusa de emociones, de recuerdos, de peticiones de entrevistas para toda España. El presidente Piñero, ya con más calma, le insistió esta semana en lo que muchos piensan. Sólo se espera que Charo sea la de la radio, la de los reportajes, la de las retransmisiones. Nada más. Como los anteriores pregoneros, la Padilla tiene ya su ayudante: su compañera Esther Menacho. Hay quienes se han referido hasta 2018 a la figura del asistente personal como mozo de espadas, apoderado o manager. A la Menacho habrá que buscarle denominación. El sábado no paró de sonar el teléfono. El domingo, tampoco. Y esta semana la requieren ya de hermandades y colegios. La Padilla quiere ser cuanto antes la reportera de siempre, pero durante unos meses deberá prestar atención a aquella reflexión que le hicieron al cardenal Amigo cuando llegó por primera vez a Sevilla vestido de purpurado y se sintió abrumado: “Eminencia, la gente tiene derecho a verle feliz”. Tiempo habrá para enclaustrarse y acumular vivencias. Ahora toca recoger afectos. Lo decía Carlos Herrera en las vísperas de su Pregón: “Hay que vivir y quiero vivir cada uno de los ritos”. Que suene la música, de Marvizón, y que no se acaben las croquetas. La emoción se irá ahormando y se convertirá poco a poco en Pregón.

 

Un Pregón para los nuestros

El Fiscal | 22 de septiembre de 2018 a las 11:00

CHARO PADILLA

Cuéntanos, Charo, tu Semana Santa de bulla, de horas a las puertas de un templo aguardando -el paraguas en una mano y el micrófono en la otra- la noticia de la suspensión de una salida, de traslados apresurados de una iglesia a otra, de aglomeraciones por las que hay que moverse pidiendo paso con tiento para nos crispar los ánimos. Tu Semana Santa de siempre con tu lenguaje sencillo. Cuéntanos el próximo Domingo de Pasión la Semana Santa real, de atajos por los callejones para llegar al destino, de pleitos en las puertas para pasar al interior de una casa de hermandad, de testimonios infantiles de niños que se han quedado tres años seguidos sin salir, de mujeres del Cerro que engalanan los balcones de Afán de Ribera cada Martes Santo, te abren su casa y se confiesan contigo, te cuentan el año que han vivido, un balance con más pesares que dichas cuando se tienen las gafas de cristal gordo. Cuéntanos tu Semana Santa auténtica, conocida por vivida y amada por conocida, que solo se puede querer aquello que bien se conoce. Cuéntanos la Semana Santa de esas cofradías jóvenes que has visto crecer, testigo principal de la evolución de cortejos de escasos nazarenos, bien separadas las parejas de cirios para cubrir espacio, que hoy viven su esplendor con los nazarenos de tres en tres. Cuéntanos tu Semana Santa con el estilo de tus retransmisiones, esa narración ágil, fresca, sin volutas, familiar. Cuéntanos la Semana Santa del pueblo que está en la calle y del otro pueblo que no puede estar, pero lo está desde la mesa de camilla, el trabajo o la cama de un hospital por medio de tus narraciones.

Sé fiel al lema de la empresa familiar: Sombrerería Padilla Crespo, artículo español, jornal para los nuestros. Pues eso, Charo Padilla, que tu Pregón sea un Pregón para los nuestros, para los que nos gusta patear las calles y evitamos los balcones, para los que queremos que nos cuenten las cosas tal como las vemos, incluso en los detalles más prosaicos, para los que vivimos la Semana Santa viendo cofradías y no aprovechando las cofradías para otros fines. Cuéntanos la Semana Santa de los niños y los mayores, de las primeras mujeres de nazareno y las primeras monaguillas, del centro de la ciudad donde vives y de los barrios en los que te gusta perderte y con los que te gusta comprometerte, de los grandes cofrades y sacerdotes que pudiste conocer y tratar, la Semana Santa de la fe, el sentimiento y la memoria. Cuéntanos una Semana Santa que se ve porque se oye, que tu Pregón sea para ser oído, sobre todo oído, porque es tu voz la que esperamos oír, tus relatos de siempre, sin más adornos, sin más aditivos, el Pregón de una reportera que lleva más de 30 años a pie de bulla, el Pregón de una voz que forma parte de la Semana Santa de miles de sevillanos, el Pregón de quien también nos ha contado las noches de cuaresma: cabildos interminables, talleres de escultores de donde salen nuevos romanos, mudás y traslados de parihuelas, fogones de donde salen torrijas, ensayos de bandas a la intemperie… La Semana Santa de la calle, la de siempre con un estilo propio, la que sólo puede contar quien ha estado en los sitios. No esperamos más, no queremos menos.

¿Cuándo será transparente el Consejo de Cofradías?

El Fiscal | 16 de septiembre de 2018 a las 5:00

 

FISCAL_WEB

FUE el cardenal quien decidió publicar las cuentas de la Archidiócesis, incluidos todos los movimientos del Cabildo Catedral y su asignación personal como prelado. Don Carlos consideró que era un ejemplo de transparencia muy necesario, sobre todo porque convenía explicar el destino de la recaudación por el IRPF y el de los fondos obtenidos por el cobro de la visita turística al templo metropolitano. La Catedral cada día ingresaba más dinero y era necesario explicar que no se trata de una caja registradora, que en la curia no se padecía ninguna voracidad recaudatoria. Se imprimieron folletos para los turistas donde se detallaba el porcentaje del precio de la entrada destinado a obras de conservación de la propia Catedral, a la restauración de templos, a la construcción de nuevas iglesias en los barrios y a obras asistencias de la diócesis.

El Arzobispado sigue hoy publicando las cuentas y, además, ofrece su propia valoración de los números. La Iglesia de Sevilla no ha hecho más que evolucionar favorablemente en materia de transparencia económica en las últimas dos décadas. Sigue el modelo de las Administraciones Públicas. Hasta las Casas Reales ofrecen información de sus ingresos y gastos. Llegados a este punto, ¿por qué no es el Consejo de Cofradías transparente? La opacidad contable de esta institución parece ya una tradición de la casa que han seguido todos los presidentes. Hay que recordar que el Consejo explota la vía pública en Semana Santa para organizar la carrera oficial, su principal fuente de ingresos, conocido como el negocio perfecto. Se cobra tres meses antes de la actividad (sillas y palcos) y no se devuelve el importe en caso de lluvia. La gente, además, repite al año siguiente aunque haya habido lluvia y avalanchas. Y si no renuevan los títulos, hay público a la espera como para duplicar el aforo. ¿Qué empresario sueña con un negocio así? Todos.

Nunca se han difundido las cuentas del Consejo de Cofradías, pese a que ya lo hacen el Arzobispado, el Cabildo Catedral, Cáritas, el Seminario Metropolitano, etcétera. A base de apretar hemos sabido algún año cuánto dinero mueve la institución, cómo es el reparto de las subvenciones… Pero no hay parrillas con el desglose de ingresos y gastos. ¿Cuál ha sido el temor de los sucesivos presidentes para no ofrecer estos datos? ¿El gasto en pescao frito? ¿Los billetes de aviones a Roma con tragos largos incluidos? ¿El gasto en taxis? ¿Quizás en teléfono? No se entiende que un organismo de este peso en la ciudad siga sumido casi en la clandestinidad en estos asuntos. Hay hermandades que publican sus cuentas en los boletines, clubes privados que las exhiben en el tablón de anuncios de la sede principal… Pero el Consejo sigue en las tinieblas.

Ahora que estamos en plena campaña electoral con dos candidatos de solvencia contrastada, sería muy bueno que se pronunciaran al respecto. Mis queridos Vélez y Piñero, Piñero y Vélez, ¿estarían ustedes dispuestos a publicar sus números? ¿Por qué consideran que no se ha hecho hasta ahora? ¿Acaso no vería con buenos ojos la autoridad eclesiástica este recomendable ejercicio de transparencia? ¿No debe ser el Consejo una asociación de la Iglesia que brille por su ejemplaridad en los asuntos del pecunio?

Ambiente en la calle del Consejo sobre la nueva pragmática del Arzobispado sobre cofradías y pregones.

Ni siquiera los hermanos mayores reciben por correo electrónico las cuentas antes de las asambleas y plenos para trabajar sobre ellas y acudir a las reuniones en disposición de realizar un trabajo fructífero y con conocimiento de causa. Esto no ocurre ni en las comunidades de vecinos de los pisos de la playa. Hasta la Casa Real británica difunde el gasto en botellas de ginebra. Y no pasa nada. Se acaba con el morbo en media hora, en lugar de estar bajo sospecha de forma perenne.

Recuerdo un alto cargo del Consejo que declaró en su día que se habían encontrado con una institución oxidada. Y era cierto. En las dos últimas décadas se han hecho muchas cosas positivas, como la modernización en la organización y gestión de la carrera oficial, que antes se delegaba en los silleros, se controlaba con papel y bolígrafo, y era pasto de chanchullos, tratos bajo cuerda y, lo que es peor, motivo de todo tipo de especulaciones sobre supuestas dádivas.

Con eso se acabó en varias fases, pero siguieron otros problemas que esperemos nunca se repitan, como las acusaciones sobre la confusión de intereses entre el empleo de altos cargos y los de sus descendientes, o entre la profesión de altos cargos y los de la propia institución. Mucho cuidado con estas materias porque la sociedad de hoy no es la que le tocó vivir a presidentes que casi se fotografiaban en blanco y negro. Avisados quedan todos. Lo dice el sabio: la falta de transparencia es la antesala de la corrupción. Y en asuntos de cofradía conviene no dar pie a los rumores. Porque ya escribimos un día acerca del cohecho morado a cuenta de los jamones y de la microcorrupción de la croqueta. Esto de ahora es más serio y se puede evitar con diligencia. Y buena fe.

Está pasando
Lo avisamos este verano. Las hermandades están recibiendo cartas de las entidades bancarias en las que se rechaza la supresión de las cláusulas suelo. Ocurre, como ya informamos, que hay varias cofradías que ya han logrado el objetivo, mediante negociaciones personalizadas. ¿Qué ocurrirá ahora? ¿Unas sí y otras no? No se entendería. Está pasando.

El Baratillo
El cabildo general del jueves aprobó por unanimidad el hermanamiento nada menos que con la Esperanza de Triana. Es la cuarta carta de hermandad que suscribe la cofradía del Arenal, que estaba hermanada con la Real Maestranza, la Carretería y una corporación de Salamanca. ¿Veremos esta Semana Santa las respectivas representaciones de cortesía en uno y otro cortejo?

Trabas
No crean que es fácil para una cofradía tramitar una carta de hermandad con otra. La autoridad eclesiástica mira con lupa los procesos para reducir el chorreo de peticiones, sobre todo las que están poco justificadas.

Casualidades
Presentaba el candidato Piñero su candidatura en un hotel del centro con vistas a la Giralda, cuando el candidato Vélez estaba parado en la Campana en animada y prolongada tertulia con varios miembros de su equipo.

¿Y don Marcelino?
El cura Marcelino no tiene pared suficiente para colgar todos los cuadros que le han regalado en su despedida como párroco de San Vicente. Se le van a agotar los espiches y no le que va a quedar hueco debajo de una escalera para apilar los que se queden sin colgar. Pero don Marcelino tiene ahora otra preocupación en mente: el proceso electoral en San Gregorio. Sabe que su papel es el de moderar, procurar la paz, evitar cualquier gesto de favor hacia una u otra candidatura, y velar por unos comicios limpios u que no dejen heridas. Don Marcelino sabe que se le mira con lupa, entramos en días de fuertes suspicacias porque algunos parecen jugarse un sueldo vitalicio si son delegados de día (o de noche). Tal vez lo mejor sea que, en caso de conflicto, lo cojan poniendo espiches… Cuidado con el trompo en todo caso.

El lagarto de la Catedral: “Mi querido Fiscal, no te puedes hacer una idea de cómo está el cardenal. Don Carlos tiene más fuerza física que muchos con 30 años menos. El viernes presidió los cultos al Cristo de La Laguna, tomó el avión a Madrid, y de Madrid voló a Sevilla para estar con la Hermandad del Amor”

Un hueco en el cartel del festival macareno

El Fiscal | 9 de septiembre de 2018 a las 5:00

Manzanares

COMO todo lo que hace la Macarena, el festival taurino del 12 de octubre está dando que hablar. Eso es bueno, buenísimo, porque ya dijimos que la Fiesta es la que sale ganando con el impulso que recibe de la cofradía, que podrá seguir adelante con sus obras de caridad con el dinero recaudado. Cuántos recibos de luces y cuántas facturas de alquiler se pagan gracias a la asistencia social de la cofradía, cuántos quites son posibles gracias a la labor de esos macarenos que atienden en privado, estudian los expedientes y dan salida a las ayudas. Ellos dan su tiempo, la hermandad el dinero y la Virgen su esperanza. Pues mañana tenemos otra cita de cara a este festival. Mañana se presenta oficialmente en la plaza de toros, con el cartel incluido de Zenaida Pablo-Romero. ¿Qué mejor que esta pintora, hermana de la cofradía, hija de una gran hermano mayor, de una familia taurina por los cuatro costados, para hacer el cartel de este festival? El cartel anunciador de un cartel de relumbrón con nada menos que Pepe Luis Vázquez, Dávila Miura (actual consiliario de la junta de gobierno y nieto de hermano mayor) y Francisco Rivera Ordóñez como figuras que reaparecen. Y que cuenta con la participación del baratillero Morante de la Puebla, José María Manzanares y Andrés Roca Rey. A última hora se ha producido la feliz incorporación del novillero Manuel Vázquez Rodríguez-Toajas, de los Vázquez de San Bernardo, nieto de Manolo Vázquez, al que siempre recordaremos acompañando al Cristo de la Salud por la umbría calle San José, junto a su inseparable Remedín, ambos haciendo de cicerones de grandes personajes. La última vez metieron a Albert Boadella en la bulla delante del paso de Cristo hasta casi la misma puerta de San Nicolás, donde estaba la representación de la Candelaria, estandarte, cuatro varas y la jubilosa fatiga en los rostros por la gloriosa jornada vivida. Hay quien se pregunta con malicia por el perfil cofradiero de José María Manzanares. Es sabido que la malicia es prima hermana de la osadía e incluso de la pereza. Basta indagar un poquito para obtener hasta un testimonio gráfico de Manzanares en la Semana Santa de Sevilla, nada menos que junto a su padre vestido de nazareno de la Trinidad, instantes antes del comienzo de la estación de penitencia un Sábado Santo.

Al hermano mayor, don José Antonio Fernández Cabrero, hay que apuntarle desde el burladero de esta página que el cartel tiene pintora macarena y hasta oficiales de junta macarenos, pero que hay algún matador de toros de la cofradía que no está incluido. ¿Por qué no está Rafael Serna, hijo de pregonero, que tomó la alternativa hace un año en la misma plaza de la Real Maestranza? Serna fue el beduino que se bajó de la carroza del Gaspar del centenario para rezar ante la Esperanza. También fue el que lució un terno inspirado en la decoración de la iglesia del Salvador. ¿De verdad no hay tiempo, mi querido hermano mayor, de reforzar aún más el cartel con este joven macareno?

Deseando estamos de vivir este festival, como vivimos el que organizó la Esperanza de Triana en el Charco de la Pava, una tarde célebre donde Paco Ojeda resucitó el parón. Deseando estamos de ver la plaza llena y la cara de felicidad de Dávila Miura. Deseando estamos de que las arcas de la cofradía se llenen (¡Va por ti, Paco Cossío!) para que se puedan seguir haciendo quites, muchos quites providenciales, benditos quites, a quienes necesitan espantar el toro de la mala suerte, del infortunio, del tropiezo o de una larga y enconada trayectoria. Y deseando estamos de que haya una nueva incorporación, la de un torero macareno que bien merece la oportunidad y el honor, porque siempre lleva a gala su condición de matador y de devoto del Señor de la Sentencia y de la Virgen de la Esperanza en una sociedad donde se quiere acabar con la fiesta y se orilla a Dios. Haga un hueco en el cartel, hermano mayor. Serna tocó pelo ayer mismo en el festejo de Utrera, a las puertas de Sevilla, por cierto junto a Pablo Aguado, otro torero con sangre cofradiera. La Virgen se lo pagará. La Virgen se lo pagará.

La gran exposición de la Soledad

Semana Santa,Sabado Santo, Hermandad de La Soledad de San Lorenzo

La Hermandad de la Soledad de San Lorenzo está organizando una exposición que se titulará Soledad, 150 años de San Miguel a San Lorenzo. Con ella conmemorará el traslado de la Hermandad y de su titular desde la parroquia de San Miguel a la de San Lorenzo, hecho ocurrido en 1868. La exposición se celebrará en las salas bajas del Ayuntamiento de Sevilla, entre los días 5 al 19 de octubre del presente año. Será oficialmente inaugurada por el alcalde, Juan Espadas en la mañana del 4 de octubre. No se trata de una exposición cofradiera al uso, sólo con enseres de la cofradía, sino de un destacado evento en el que se van a exponer esculturas, pinturas, documentos y otros recuerdos de la desaparecida parroquia de San Miguel, así como importantes obras de arte de la parroquia de San Lorenzo. Todo ello junto a un completo testimonio de la propia historia de la Hermandad de la Soledad, así como la histórica Sacramental de San Lorenzo y la de Roca-Amador con las que se fusionó. Entre las piezas que se expondrán estarán las tallas de San Lorenzo, atribuida a Martínez Montañés, y la del arcángel San Miguel, espléndida obra de Francisco de Ribas (siglo XVII), cedido por la Archicofradía de Jesús Nazareno (El Silencio), que presidía el templo desaparecido. Habrá secciones dedicadas a la historia de la Soledad, la parroquia de San Lorenzo, la Capilla Sacramental (incluyendo la talla de la Inmaculada y el sagrario), el beato Marcelo Spínola, la parroquia de San Miguel, y el paso de la Soledad, que estará expuesto acompañado de un completo estudio sobre la evolución histórica y su realización y diseño. En la exposición, además de la Hermandad de la Soledad y la parroquia de San Lorenzo, colaboran la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, la Parroquia de la Magdalena, la Archicofradía de Jesús Nazareno, la Hermandad de la Santa Caridad, las Esclavas del Divino Corazón, la Fundación CEU San Pablo y otras entidades y particulares con la cesión de diversas piezas artísticas. Los comisarios son Ramón Cañizares, José Joaquín León, Álvaro Pastor y Manuel Rodríguez.

¡Fuera las cláusulas!

El Fiscal | 19 de agosto de 2018 a las 5:00

Hermandad de la Esperanza de Triana

Estábamos distraídos con los tejemanejes del Consejo de Cofradías cuando se nos ha pasado una de las grandes noticias del año, uno de esos acontecimientos que pueden desatar un efecto llamada. Pero aquí se nos va la atención con el cambio de capataz decidido en pleno junio (¡Qué calor!), la nueva banda de música anunciada a principios de agosto (Oiga, ¿no tiene aire acondicionado?) y las quinielas del pregonero que se elige en septiembre (¿Pero es una mujer o no?). Pues se nos pasan las mejores. ¿Cuáles son las mejores? Las que tienen que ver con la pastora (divina). Sí, las relacionadas con el parné, la guita (llena ahí el catavino), el flujo de caja, el cash, el metálico, las perras gordas. Como prefieran llamarlo en función de su nivel de cursilería. Los grandes asuntos siempre tienen vinculación con el dinero. Y siempre se prefiere que no se comenten. Pero aquí estamos para ir a contracorriente, al revés de la masa, como cuando el mamarracho del Martes Santo que amenazan con repetir gane quien gane en San Gregorio.

–¿Qué me dice?
–Lo que oye. Los del Martes son como Cataluña, dispuestos a poner condiciones.
A lo que íbamos, que hace mucho calor. ¿Sabían ustedes que hay dos hermandades que han logrado la supresión de las cláusulas suelo de sus préstamos hipotecarios y han obtenido con esta maniobra un ahorro de los que dejan a los mayordomos con una sonrisa esculpida hasta el Viernes de Dolores? Y no se vayan todavía que aún hay más. Estas dos cofradías, además, han logrado una rebaja en el diferencial de esos mismos préstamos.

Se trata del Baratillo y de la Esperanza de Triana. Ambas han logrado sus objetivos sin tener que ir a juicio, después de unas negociaciones en las que han estado representadas por el abogado Joaquín Moeckel.

El Baratillo tenía un préstamo hipotecario de 350.000 euros para obras en la capilla, concedido en el año 2010 con una cláusula suelo del 3,25%. La hermandad recibió nones de la entidad financiera a su primera petición de retirada de la cláusula. Posteriormente recurrió a Moeckel, ex hermano mayor de la corporación, que ha gestionado la supresión de la cláusula y, además, la rebaja del diferencial, por lo que la corporación obtiene un ahorro total de alrededor de cien mil euros.

–¿Cuánto pescao se podría comprar con ese dinero?
–Para llenar varios camiones de mudanza de dos pisos comunicados de la Plaza de Cuba.

La Esperanza de Triana, por su parte, tenía dos préstamos para obras con sus respectivas cláusulas suelo:uno por valor de 3,6 millones (2004) y otro de 1,1 millones (2010). Tras la negociación de Moeckel, la cofradía del arrabal se ahorra un total de 1,1 millones de euros, lo que supone más de 6.000 euros al mes de alivio para la mayordomía. En Triana, además, han logrado una rebaja del diferencial y la supresión de las comisiones por cancelación, por lo que, llegado el caso, podrían cambiar de banco sin costes añadidos.

A cambio de la supresión de las cláusulas suelo y de la rebaja de los diferenciales, las hermandades renuncian a la devolución de los intereses cobrados con anterioridad a la renegociación. Se aseguran así un gran ahorro y evitan el riesgo de ir a un juicio que, en caso de pérdida, les supondría el pago de las costas. Estas cláusulas, por cierto, fueron insertadas por entidades hoy disueltas y absorbidas por otras que se las tuvieron que tragar.

Es sabido que las cláusulas suelo se denuncian por primera vez en Andalucía, en el programa radiofónico dirigido entonces por Jesús Vigorra. Es sabido también que la aplicación de esta cláusula es una práctica bancaria que impide que la cuota a pagar nunca baje por debajo del suelo fijado por mucho que sí lo haga el tipo de interés. Y es sabido que en Sevilla asistimos a una guerra entre el Tribunal Supremo y la Sección Quinta de la Audiencia Provincial a cuenta de este asunto, una disputa que al final pagan los ciudadanos. Todo aconseja evitar los juicios y negociar. Por eso las hermandades han estado, de nuevo, a la vanguardia. Dicen que ahora vendrán La Hiniesta, Montesión, el Silencio de Écija y una larga letanía. ¿Por qué no asume el Consejo la labor de negociar en nombre de todas las cofradías en vez de asistir con los brazos caídos al chorreo de hermandades renegociando una a una sus préstamos? El Consejo se reivindicaría así como entidad realmente útil para las hermandades.

–Por cierto, ¿Moeckel ha cobrado por el trabajo que ha realizado?
–Ni un euro.

delgado19

El descanso de los orfebres

Marchan los tres hermanos Delgado camino de la basílica al terminar la semana laboral, acuden al encuentro del Señor para ofrecerle su trabajo y oraciones, qué cartel más bonito componen sin saberlo: el descanso de los orfebres. Esta estampa reciente simboliza para muchos el inicio de las vacaciones, de los días en que hay horas que Sevilla parece una cofradía de ruan donde los pocos viandantes se miran de reojo como nazarenos asustados. Hora de descansar, de cambiar de aires y compañías, de darle al f5 para refrescar las ideas y pensar nuevas filigranas en la plata que cada cuál en su oficio tendrá que labrar cada día. Algunos en el nuevo curso se conformarán con un simple candelero de metal plateado, otros seguirán intentando imposibles candelabros de cola de plata cotizada. Los orfebres que rezan unidos sueñan filigranas imposibles. Escribir en los periódicos es buscar cada día la plata de la actualidad y conformarse no pocas veces con metales renegridos. Los orfebres descansan. Este Fiscal también. Manda parar el paso y llama al aguaor.

Los otros detalles de la procesión

El Fiscal | 16 de agosto de 2018 a las 5:00

fiscal16-A

El 15 de agosto de Piñero

Fue la primera gran aparición de Antonio Piñero después de la aplicación de los estatutos que lo convierten en presidente del Consejo de Cofradías  tras la dimisión de Joaquín Sainz de la Maza el pasado junio. Piñero estuvo acompañado por el secretario, Carlos López Bravo. El tesorero Francisco Vélez no asistió porque se encuentra lejos de Sevilla. Al estar vacante el puesto de vicepresidente, la máxima representación de la institución quedó por primera vez a cargo de sólo dos cargos generales. Por lo demás, las dos candidaturas continúan cerrando miembros y a la búsqueda de partidarios entre los que tienen derecho a sufragio activo: los hermanos mayores.

fiscal16-B

De la dirección general del Estado a representar a la Real Maestranza

A la izquierda del teniente de la Real Maestranza, Santiago León, figuró en el cortejo Enrique Lasso de la Vega Valdenebro (Sevilla, 1984), abogado del Estado, conde de Casa Galindo y caballero maestrante que hasta hace dos meses ejerció de director general a las órdenes de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Lasso de la Vega tuvo especial dedicación a Cataluña en los tiempos de la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española.

Agradable mañana
Todo iba de cine. Pocos recuerdan una mañana de agosto tan agradable de temperatura. Hasta se vieron personas con chalecos. El 15 de agosto fue como están siendo la mayoría de los días de este verano: espléndido. La cosa se torció cuando nos enteramos de la indisposición de monseñor Asenjo al encontrarse la presidencia eclesiástica casi a la altura de la sede de Correos. El prelado tuvo que abandonar el cortejo. Todos quedamos pendientes del estado de salud del arzobispo. El obispo auxiliar presidió la misa posterior a la procesión después de que se convenciera a don Juan José de que debía descansar tras haber pasado una mala noche. No se olvide que el prelado llegó a la Catedral antes de la siete de la mañana acompañado por don Santiago Gómez Sierra. Estuvo pendiente de todo desde mucho antes del inicio de la procesión. El arzobispo, además, ha presidido casi todos los días de la novena, por lo que no haber podido cumplir ayer con todos los actos le dejó una sensación agridulce.

Detalles
Las vallas a lo largo del recorrido siguen siendo feas. Ese material azul de plástico irrumpe en la estética de la procesión. Por ser directos e ir al grano:son horrorosas. Son las vallas modelo Madrugada, las que no hacen ruido si se caen.

Sin luz
Al entrar el paso de la Virgen en la Catedral y subir el altar del Jubileo, se fue de pronto la luz en el templo y en las calles de alrededor durante varios minutos. Los bares del entorno se quedaron sin poder vender café. En el interior saltó el generador y, al menos, se salvaron la megafonía y algunas luces principales.

¿Cuánto público?
Es la pregunta de todos los años. Los observadores coinciden en que faltaron participantes en el cortejo (una veintena menos que en 2017) y en que hubo más público en el recorrido. ¿Influyó tal vez que hacía menos calor? En el Cecop tienen claro que los incidentes se reducen con una temperatura tan agradable. Ayer no ocurrió nada grave, tan solo algunas torceduras de tobillo y alguna lipotimia. Lo llamativo, como siempre, es que se siguen viendo a los mismos en el mismo sitio. Yse sigue recordando a los que estuvieron siempre en el mismo sitio y ya no están. La estética de los componentes del cortejo fue dispar. Se vieron una señora con traje morado (modelo cuaresma) y un señor con traje verde (tonalidad Betis). Por supuesto, no faltaron los zapatos de plataforma modelo avalancha de la Madrugada, ni los chaqués de invierno… ¡Criaturitas!

Lo peor
Sin ninguna duda ha sido el excesivo control que el Cabildo pretende ejercer en los movimientos de los fieles durante la novena de la Virgen y el día de la procesión. Hay que decirlo alto y claro: hay un grupo de jóvenes y de azafatas que en su mayoría (hay excepciones) se dedican a destrozar los momentos de intimidad de muchos devotos con la Virgen. ¿A cuento de qué viene preguntar si se entra en la Catedral para asistir a la novena? ¿Acaso no se puede ver a la Virgen unos minutos y marcharse? ¿Para qué tanto escrutinio de las intenciones de quien accede al templo metropolitano? ¿Dónde está escrito que no se pueda seguir el culto de pie y haya que sentarse por narices? ¿Para qué tanta cinta, tanta valla, tanto control, tanta pregunta inquisidora y tanto aprendiz de pitbull en los accesos y en los alrededores del monumento a Colón? Haría bien el Cabildo en replantearse este asunto de cara al próximo año porque los disgustos y las incidencias han sido muy numerosos, y en centrar mejor sus esfuerzos en someter a los turistas a esos escrutinios. ¡Ah, no! Que los turistas pagan una entrada. A esos ni toserle. Pero a los sevillanos a freírlos a preguntas: “¿Va a la novena?”. Sé de uno que mientras entraba respondió: “Voy al bar”. Cuánta estupidez. Por favor, que don Teodoro León, deán de la Catedral, tome medidas cuanto antes. La visita a la Virgen de los Reyes no puede ser un momento desagradable para nadie.

Momento de oro

La genialidad del día la consiguió el periodista Antonio Cattoni, cuando entrevistó para Canal Sur Radio a una señora que confesó que la Patrona de Sevilla y su Archidiócesis le había curado las almorranas. “¡Madre mía!”, respondió Cattoni al oír semejante confesión…

Palio de tumbilla
Primer varal. La alegría del día. Manuel Palomino, maestro de priostes, formó parte del cortejo de la procesión como hermano de la Sacramental del Sagrario. Segundo varal. Pocos conocen uno de los momentos más bellos. Tiene lugar a las 7:30 horas, cuando los carráncanos se arrodillan ante la Virgen antes de dirigirse a la Puerta de los Palos para ser la cabeza del cortejo. Tercer varal. Oído entre el público: “He asistido a la novena matutina y te aseguro que el asistente más joven tenía 50 años. Todos los demás eran de una edad similar a la Dama de Elche”. Cuarto varal. El Santo Ángel se convierte en una cita obligada los 15 de agosto con su particular virgen dormida. Fray Juan Dobado es un verdadero dinamizador.

Detalle final
La bandera de España volvió a estar presente en el desfile. Y las bayonetas caladas. Atrás queda aquel 15 de agosto bautizado como la procesión 0’0.

Los toros en el mejor momento

El Fiscal | 12 de agosto de 2018 a las 5:00

cabrero

DICEN que la Hermandad de la Macarena ha estado de dulce al convertir la voz del capataz Loreto en un valor añadido de su museo, una apuesta por eso que se conoce como el patrimonio inmaterial de una institución. Esa voz queda elevada al nivel de otras señas de identidad de la institución como el tintineo de las esmeraldas, el bisbiseo de los rezos de las Hermanas de la Cruz postradas ante la Virgen de la Esperanza en el zaguán de la Casa Madre, o esa cornetería rotunda e inconfundible de la banda de la centuria romana, tambor de Hidalgo incluido. La Macarena es maestra en estas lides al tener, otra vez en su historia, capacidad para crear estilo. Pero lo es también en seguir cultivando otras formas aunque los tiempos se vuelvan, que escribiría Aurelio Verde y cantarían Los Romeros de la Puebla. Me gusta que se oigan las voces de Loreto y Luis León en el museo macareno, maravilla que la hermandad regala a la ciudad, pero más me gusta todavía que la hermandad sea la promotora de un festival taurino el próximo 12 de octubre en la plaza de toros de la Real Maestranza. ¿O no tiene mérito hoy que una asociación pública de la Iglesia se meta en el berenjenal de organizar un espectáculo taurino para recaudar fondos para la bolsa de caridad? Aquí sí que hay un patrimonio inmaterial, como es tener agallas de ir a contramano, como es echarle valor a la cosa, como es poner encima de la mesa eso mismo que usted están pensando. No se organiza una tómbola, una especie de rastrillo con señoronas con las tardes libres o se saca de la chistera una jornada de convivencia para que el personal coma y beba en nombre de la solidaridad. No. Se hace un festival taurino, como antiguamente. Ycon nada menos que Pepe Luis Vázquez, Dávila Miura y Francisco Rivera Ordóñez como figuras que reaparecen y con la participación de Morante de la Puebla, José María Manzanares y Andrés Roca Rey. ¿Se han fijado en la categoría del cartel? No sabemos quién aportará más a quién. Si este festival ayudará a la Macarena a pagar muchos recibos del alquiler o de la luz, llevar comida y bebida a los necesitados, ropa, material escolar u otros artículos de primera necesidad, o si es la Macarena la que ayudará a levantar la fiesta con un cartel que lo tiene todo para ser memorable.

Una levantá por José Antonio Fernández Cabrero, que preside la junta de gobierno como hermano mayor; por Eduardo Dávila Miura, el consiliario que se encarga directamente de la organización del festival y por Ramón Valencia, el empresario que da todas las facilidades para el espectáculo. Cuando muchos se avergüenzan de la fiesta por ignorancia, complejo o mera estrategia de pacotilla, la Hermandad de la Macarena no sólo no le da la espalda a la gente del toro, sino que se sirve de ella para engrandecer sus fines asistenciales. Ellos hacen posible, otra vez, el otro patrimonio inmaterial de la institución que nunca caduca: el sello propio que no dependen de modas o corrientes.

caridad

 

De alférez a alférez

Se nos quedó en el tintero de julio el pregón pronunciado por el abogado Joaquín Moeckel en conmemoración nada menos que de los cuatro siglos de la declaración de la Virgen de la Caridad como patrona de Sanlúcar de Barrameda. La frase más destacada fue: “Ser un cristiano formado es ser un soldado de Dios”. Moeckel desarrolló una una preciosa historia. La Virgen de la Caridad fue llevada a Sanlúcar desde Sevilla por un alférez malagueño llamado Pedro Rivera Sarmiento. 400 años después, el pregón ha sido pronunciado por un abogado y también alférez, hijo de una sanluqueña de pro.  Fue un pregón al estilo Moeckel: sin ripios, ameno y muy sentido. Primero, desarrolló una introducción histórica sobre el papel de Sanlúcar en el Descubrimiento de América. Después, tuvo una atención especial al año 1608, cuando el alférez malagueño, curtido en mil batallas, adquirió la imagen mariana en Triana. No faltó el canto a la caridad como virtud teologal y las referencias al  Dogma de la Asunción de la Virgen María que se celebra el 15 de agosto, que no es no es la festividad de la Caridad, ni de los Reyes, ni de Begoña, ni de ninguna otra advocación, sino de la Asunción. Y eso, ciertamente, hay que tenerlo claro y saber explicarlo. Cuentan que el  rector del templo que presidía el pregón, profesor en Salamanca, se alegró de que un pregonero (¡Por fin!) tuviera esos conocimientos de fondo y no lo apostara todo a las formas y las rimas. Y final fue más personal, sobre las vivencias del niño Joaquín los días de la Virgen, su juventud y su etapa de madurez.

Adelanto electoral
No, no vamos a hablar de las próximas elecciones autonómicas, que parecen inminentes a la vuelta de las vacaciones de verano. Nos referimos a la Hermandad del Amor, donde se celebrará cabildo de elecciones en diciembre, casi un año antes de lo previsto. ¿No votaron los catalanes con los mantecados sobre la mesa? Pues a votar en el Salvador casi cuando se esté preparando la Misa del Gallo. Dicen que Fernando Mora-Figueroa no le ve sentido alguno a apurar el mandato, no transige más con los poderes fácticos que hay en todas las cofradías, y ha aplicado eso tan certero del ya estoy yo en mi casa. Suena para asumir el cargo el nombre de Juan Cruzado Candau, en perfecta sintonía con todas esas familias que protagonizan la vida cotidiana de la hermandad.

Del Consejo
Los candidatos se han marchado de vacaciones, ambos a localidades distintas de Cantabria, con los teléfonos móviles bien conectados. Paco Vélez, actual tesorero, no estará el 15 de agosto en la procesión porque, de hecho, nunca ha estado. Veranea muy lejos de Sevilla y siempre ha entendido su ausencia. Vélez lleva de cargos generales a José Roda Peña (vicepresidente), José Carretero (secretario) y Alejandro Marchena (tesorero). Y Antonio Piñero, actual presidente, cuenta con Carlos López Bravo (vicepresidente), Enrique Durán (tesorero) y un nutrido grupo de hombres (y mujeres, ojo) del que saldrá el secretario, que no se descarta que sea un peso pesado de las glorias con inequívoca vinculación con las de penitencia.

El Lagarto de la Catedral: “Te aseguro, querido Fiscal, que es un absoluto incordio acceder estos días a la Catedral para, simplemente, rezar unos instantes ante la Virgen de los Reyes. Tienes que explicar continuamente que sólo tratas de ver a la Virgen, te hacen la visita imposible y acabas saliendo mosqueado”.

 

 

Piñero quiere ser presidente

El Fiscal | 19 de julio de 2018 a las 21:09

Se lo ha pensado mucho. Antonio Piñero, actual presidente del Consejo de Cofradías por aplicación del Estatuto, se presentará a las elecciones anticipadas que él mismo ha convocado por convicción personal. Tiene claro que quiere seguir siendo presidente. Convoca elecciones porque quiere ser consecuente con su propia tesis: el presidente debe tener la legitimidad directa de los hermanos mayores, debe tener derecho a hacer su propio equipo y debe tener cuatro años por delante para poner en práctica su modelo. Si se hubiera quedado en el puesto sin precipitar los comicios, como la autoridad eclesiástica prefería, Piñero sólo hubiera dispuesto de dos años, hubiera tenido que asumir el equipo al completo de Sainz de la Maza y, lo que quizás es peor, no se hubiera sentido cómodo sabiendo que él siempre defendió públicamente que Bourrelier debió convocar elecciones en su día tras la dimisión de Adolfo Arenas. Lo suyo ha sido una cuestión de principios personales a los que ha querido ser fiel.

Piñero ha meditado bastantes días. Ha hablado con mucha gente. Incluso hay quienes pensaban ya que se limitaría a ser presidente un par meses y punto. Le han animado a dar el paso, sabedor de que en la política cofradiera se dicen pocas verdades. Pero ha recibido muchos alientos. Cuenta con el apoyo de muchísimos miembros de la junta superior. Ha trazado su propio plan y, ahora sí, está dispuesto a llevarlo a la práctica. Quiere dejar ciertos deberes hechos antes de que llegue agosto.

Carlos López Bravo, Enrique Durán, José María Cuadro, Manuel Vicente Durán, José Manuel Albiac… La lista de los piñeristas que hoy se sientan en la junta superior es considerable. Yeso le ha animado a tomar la decisión.

La etapa que ahora afronta el Consejo no es nada fácil. Hay que empezar en septiembre a preparar la Semana Santa en materia de seguridad. El tesorero, Francisco Vélez, que fue el primero en anunciar su candidatura, es un experto en estos asuntos y tiene una fluida comunicación con los responsables municipales. No se debe perder tiempo en que el nuevo equipo se ponga a trabajar. Los nombramientos de pregonero y cartelista se harán en septiembre, por lo que corresponderán a la actual junta superior.

No pierdan de vista que se votan equipos completos. El delegado de Penitencia que vaya con un candidato sólo tiene opción de ser elegido si lo es su cabeza de lista. De esta forma, necesariamente tendrá que haber una propuesta de delegado por cada cabeza de lista. Y, por lo tanto, será más probable que los hermanos mayores voten la lista de la que forme parte su delegado de día.

La presentación de Piñero tal vez descarte nuevas candidaturas. Sería ya un despropósito que hubiera tres. Mientras el actual presidente se lo ha pensado se ha dado pie a movimientos y especulaciones. Pero es muy probable que ya todo se quede en dos listas.

Piñero, al igual que Vélez, es un cofrade de larga trayectoria. Siempre ha ganado las elecciones en las que ha participado, bien en Los Estudiantes, bien en el Consejo. Sólo lleva dos años en la casa de San Gregorio, frente a un Vélez que ha trabajado ya con cinco presidentes.

 

 

piñero