El reto de Univisión

El Fiscal | 15 de enero de 2017 a las 5:00

LA mayor cadena de televisión estadounidense dirigida a la comunidad hispana, Univisión, se ha interesado por la Semana Santa de Sevilla. El Ayuntamiento ya tiene constancia formal de la apuesta de la emisora por hacer tres programas en Sevilla en los días grandes. Los responsables de la cadena han pedido a productoras españolas que hagan un estudio sobre espacios urbanos donde montar el plató con dos condiciones: al aire libre y con un fondo monumental. Univisión ha mostrado un interés en firme por la Semana Santa sevillana. La experiencia se efectuó el año pasado en Roma, lo que ofrece garantías a los rectores municipales de que el respeto a la Semana Santa está garantizado, pues preocupaba un posible tono frívolo que resulte perjudicial para la difusión de los valores de la fiesta.
La cadena norteamericana harían sus tres principales conexiones con las estrellas de la emisora en días de Semana Santa: el informativo y dos programas de contenidos sociales. Las cifras económicas, mejor dejarlas por el momento. Y el impacto que los programas tendrían sobre la ciudad y su fiesta principal serán materia a evaluar por los sesudos expertos cuando se confirme el desembarco de las cámaras de Univisión. En la propuesta figuran, también, la realización de varios reportajes sobre la ciudad.
El gobierno local sabe que el desembarco de Univisión sería una compensación mayúscula tras el fiasco de la llegada del presidente Obama, que debió visitar la Catedral y el Real Alcázar el pasado julio, pero cuya presencia se suspendió por unos atentados que alarmaron a la población estadounidense.
Si se confirma esta apuesta televisiva, no faltarán quienes duden de los efectos de una difusión descomunal de la Semana Santa sevillana, acostumbrada acaso a breves momentos de atención en los telediarios nacionales los Viernes Santos y, por cierto, con los nombres equivocados de las Esperanzas. O cuando hay carreras por el centro. O, por supuesto, en los tiempos de la duquesa de Alba ante los Gitanos en la puerta de la Casa de las Dueñas. Prepárense para los debates sobre la verdadera proyección universal de nuestra principal fiesta. A falta de Obama, buena será Univisión. O no, que diría Rajoy. Por el momento, Espadas les ha puesto la alfombra roja. Yeste año, además, la Feria más larga. ¡Estamos por agradar!, que diría el metre de Becerrita.

Nuria Barrera triunfa en Córdoba
Nuria
La sevillana Nuria Barrera está en su año. Vive su hat-trick particular en este 2017 metido en los fríos de enero, fríos azules, muy azules, con olor a Quizás de Loewe. Vive su triple cé con los carteles de Córdoba, Carmona y Cabrera (Juan Carlos). Ayer presentó la obra que anuncia oficialmente la Semana Santa cordobesa. La cita fue de relumbrón en la Fundación Miguel Castillejo. El cartel está presidido por el Cristo de Gracia y refleja todos los estilos de la Mezquita-Catedral, de la que aparece la Puerta del Perdón. Y el estilo es el de esta artista carmonense sobradamente conocida en Sevilla. Un detalle preciosista es que las letras están pintadas como si estuvieran bordadas en plata, guiño a la tradición joyera de la localidad. Están la luz, los azules, los nazarenos intuidos… Está su Carmona natal en la advocación escogida del Cristo. Está, sobre todo, la ilusión de una artista encantada de pintar temas costumbrista sin ningún complejo y con ganas de ir innovando y perfeccionando. Nuria Barrera entra en Córdoba por la puerta grande. Después vendrán Carmona y el cartel de las Fiestas Mayores de Sevilla que, por cierto, ya está hecho. Cabrera, teniente de alcalde, puede estar tranquilo. Las fiestas de primavera estarán bien anunciadas. Olerá a Loewe en el Salon Colón. Seguro, Quizás.

Seguridad
Se hizo con motivo del Plan de Navidad en el centro. Ytambién con ocasión de la cabalgata. Ytodo indica que también para la próxima Semana Santa. El Ayuntamiento y la Subdelegación del Gobierno acordaron la instalación de furgones, furgonetas y determinados vehículos en lugares estratégicos para impedir el acceso sorpresivo de camiones en horas de grandes aglomeraciones. En la mente, el atentado de Niza y el de Berlín. Toda precaución es poca.

El Ángelus… nocturno
Una señera hermandad nos puso a rezar el Ángelus esta semana por la vía de un tuit emitido desde su cuenta oficial. Nada que objetar. Se trata de una oración preciosa. Pero ocurrió que la invitación al rezo se produjo a las doce de la noche y no las doce del mediodía. Ojo a los programadores. Por el momento, mejor seguir con la Cope para los asuntos del Ángelus.

Resurrección
¡Qué quieres que les diga! Lo de retrasar la salida a las ocho de la mañana es un acierto absoluto. La cofradía de Santa Marina no pintaba nada dando barzones a las seis de la mañana por la Encarnación. Mejor a las ocho. Tendrá mucho más público a la ida y a la vuelta. Lucirá más el precioso paso de palio cuando salga el sol, ¿verdad hermanos Delgado?. Auguro un éxito. Puestos a tener una cofradía de penitencia con el título de la Sagrada Resurrección, mejor con este nuevo horario. No lo duden.

El pertiguero
Primer golpe. Precioso el anuario de la Amargura que elabora con tanto cariño y profesionalidad Javier Macías. No se lo pierdan. Hay un artículo que revela el aumento del cuerpo de nazarenos en un 15%. Segundo golpe. Tarea fija para esta semana. Leer (disfrutar) con el anuario del Gran Poder. Tercer golpe. ¿Cómo va el cartel de Ricardo Suárez para el Cristo de Medinaceli de Madrid? Ojo porque hay expectación e interés en la alta jerarquía eclesiástica. Y ciriales arriba.

Cabezas calientes
Si tras ciertos atentados se ha reaccionado en clave local para los casos de grandes aglomeraciones, tras el incidente menor de la cabalgata también se ha reaccionado con rapidez de cara a la próxima Semana Santa. Está bien que haya una normativa sobre el uso de las cabezas calientes en las retransmisiones de televisión. No juzguemos en ningún caso a quienes hacen un servicio público fundamental y, además, desarrollan un trabajo esmerado digno de agradecimiento. Todos disfrutamos de esas imágenes, pero las cautelas son necesarias. Por fortuna, el incidente de la cabalgata fue menor e, incluso, hay que agradecer la pericia del cámara para no dañar a una espectadora. Sí es cierto que ninguna cámara debe interferir la visión de los pasos de quienes están a pie de calle, como ocurre en el fútbol y en los toros. Y tampoco debe suceder nunca en la Semana Santa.

El lagarto de la Catedral
El canónigo se sentó, echó mano de varios boletines y se puso a leer algunas páginas. De pronto dijo: “Hay hermanos mayores que se ponen a escribir y parecen más curas que yo, Dios santo”. Todos nos reímos, Fiscal, porque tenía toda la razón. ¡Qué les gusta a algunos citar encíclicas que ni se han leído!

Mauri, el reto macareno

El Fiscal | 24 de diciembre de 2016 a las 5:00

mauri

mauri2

mauri3
Lleva más de cincuenta años en el oficio. Tiene bien ganado el cirio verde en la cofradía del gremio. Es conocido por sus paisajes, retratos y bodegones. Por el empleo de tonos apagados, pardos y marrones. Su nombre, su trayectoria, su devenir profesional, va ligado a los de Carmen Laffón, Teresa Duclós, Joaquín Sáenz, Joaquín Meana, Jaime Burguillos o Diego Ruiz Cortés. José Luis Mauri recibió esta semana un encargo muy especial, quizás el más hermoso de su dilatada trayectoria, tal vez el más especial: pintar el cartel de la Semana Santa de la Hermandad de la Macarena. Pintar, en definitiva, a la Virgen de la Esperanza. Se trata de un cartel que vuela muy alto en los últimos años por el oficio que pone en la tarea el asesor artístico de la hermandad, el pintor Ricardo Suárez. Suárez se fue al barrio de Los Remedios a entrevistarse con Mauri, a pedirle permiso para proponer su nombre a la junta de gobierno que preside Manuel García García como hermano mayor. Fueron momentos emocionantes. Tal vez muchos no sepan nada de la trayectoria de este caballero del Arte, porque Sevilla no suele paladear ciertas exquisiteces, más que nada porque la ciudad suele ser tan ignorante ante la calidad, como osada en el enaltecimiento de la banalidad. Mauri dijo que sí: “Yo lo único que quiero es quedar bien con la ciudad y con la hermandad de la Macarena”, acertó a decir este grande de la figuración sevillana. Y telefoneó a Carmen Laffón, que pintó este cartel en 2013 dejándonos una obra soberbia de suaves verdes y un rostro inconfundible en esos tonos pastel que son a su pintura lo que el merino a la capa de un nazareno de Juan Manuel. Laffón no lo dudó al animarle a asumir la empresa: “Estamos todos contigo, José Luis”.

Mauri pintará a la Macarena, su nombre entrará en una selecta galería que se cotiza al nivel de la de la Real Maestranza con el cartel taurino. Sus grandes aficiones son estar largas horas en su estudio de Sevilla y dejar pasar el tiempo en Conil de la Frontera soñando paisajes. En su obra religiosa figura un retrato de Madre María de la Purísima. Nada extraño. En su casa está expuesta la firma de Santa Ángela de la Cruz. Quién le iba a decir a Mauri que acabaría pintado a la Virgen de la Esperanza, la que presidió la ceremonia de canonización de Madre María de la Purísima, ante la que se postran cada Madrugada las hermanas de la Cruz cuando la cera viene baja y las mariquillas danzan entre las luces del día.

Carmen Laffón le dijo lo que muchos pensamos: “Estamos todos contigo, José Luis”. Se lo dijo precisamente la pintora que se ha prodigado poco, lo justo, en la obra cofradiera. ¿Para qué más, doña Carmen, si le pidieron a usted un cartel y nos regaló todo un azulejo?

Mauri es un señor. Como el hermano mayor, Manuel García. Estoy viendo a Manolo hacerle el encargo formal en presencia de Suárez en los próximos días: “Dice Ricardo que usted pinta como los ángeles. Y lo que diga Ricardo va a misa. Quiero que sepa que tiene usted total libertad. Sólo se le pide que aparezca la Virgen de la Esperanza”. Estoy viendo a Pérez Aguilera disfrutando en la intimidad del estudio de Mauri de la Macarena recién pintada, como recién posados los cuatro zancos en la mañana del Viernes Santo, antifaces al hombro, sol alto y chiquillería apeándose de la reja. Estoy viendo a Mauri emocionado en la basílica la noche de la presentación, recordando tal vez sus duros inicios en el Madrid de los años 50, evocando quizás a Félix de Cárdenas –la muerte nunca puede ser en soledad cuando se acaba de pintar a la Macarena– o pensando cómo no se le habría ocurrido pintarla antes. “Estamos todos contigo”, le dijo Laffón, sabedora del reto que supone para un pintor la interpretación del rostro de la ciudad, la cara donde están las oraciones de quienes no viven ya entre nosotros pero algún día la miraron mientras musitaban una plegaria. Estoy viendo a Carlos Colón esa noche en la basílica, paladeando como pocos cuánto de vivido y trabajado hay detrás de ese cartel que ya existirá en la mente de su autor. Decía Daniel Puch que sólo hay un oficio más hermoso que el de pintar, que es el de dedicarse única y exclusivamente a pintar.

Qué regalo más hermoso ha dejado la Navidad a los pies del caballete y los pinceles de este vecino de la ciudad que ahora tiene el honor, el reto y la valentía de pensar en clave macarena. La pintura, acto supremo de libertad como es la literatura, se convierte en un testimonio de fe cuando se pinta a la Macarena por encargo de su hermandad. Y eso es otra dimensión.

La belleza del Belén del Plantinar

El Fiscal | 19 de diciembre de 2016 a las 14:57

BELEN NAPOLITANO EN EL PLANTINAR

BELEN NAPOLITANO EN EL PLANTINAR

BELEN NAPOLITANO EN EL PLANTINAR
NO hace falta acudir a la Sevilla del centro para admirar un Belén de gran belleza y gusto exquisito. En la Sevilla de los barrios hace tiempo que se encuentran verdaderas maravillas, como el Nacimiento de San Juan de Dios, o desde hace pocos años el Belén de la parroquia de San Diego de Alcalá, dirigida con tanto tiento por el cura José Miguel Verdugo, el que antes que presbítero era hermano de la Sed y de los Gitanos. Verdugo no sólo ha instalado nuevas vidrieras artísticas en el templo, que han supuesto una considerable mejora, sino también un Belén napolitano de más de treinta piezas que bien merece una visita, ya sea usando las líneas 25 o 26 de Tussam, bajándose en la parada de la gasolinera, ya sea en el tranvía que deja en el apeadero de San Bernardo para desde allí aplicar la fórmula de San Fernando: un poquito andando por Avión Cuatro Vientos para llegar rápidamente. De la treintena de piezas de este Belén, de clara influencia española, sobre todo de la imaginería de Salzillo, llaman la atención las coronas de plata de los reyes magos y, en general, los vestidos, que están enriquecidos con un gusto refinado. Hay músicos con instrumentos trabajados con minuciosidad. Hay quien dice que este Belén es la suma de figuras trabajadas en barro cocido, telas encoladas y policromía de los siglos XIX y XX. Tiene solera como para ser considerado una antigüedad cotizada.

¿No le ponía Paquili ramos cónicos al paso de palio del Cerro y le reprochaban que eso era un estilo propio de las cofradías del centro? ¿No apostó también por usar libreas para portar la presea el día de la coronación canónica? Pues ahora es el barrio del Plantinar el que pone un pedazo de Belén napolitano que se puede visitar en horario de mañana y tarde. Si la cabalgata no es patrimonio exclusivo del Ateneo, ni de las calles del centro o de Los Remedios, por muy bonita que la ponga Manuel Sainz, que la dirige de dulce, los belenes de gusto refinado tampoco son una exclusividad del casco histórico. Cuando se harten de las luces pretendidamente laicas del centro y de las de los huertos urbanos (¡Qué bonito y qué navideño eso de iluminar huertos por Navidad, señor Espadas!), se dan un paseo hasta el Plantinar y admiran los mil y un detalles de este Belén. Que no todo son ruidos de estudiantes borrachuzos las noches de los fines de semana. Ni tiendas de chino. También hay una parroquia, un párroco y un Belén que merecen muy mucho la pena.

Foto FISCAL
El cartel de la Navidad cofradiera
Dice el pintor Ricardo Suárez que el mejor cartel de Semana Santa se ve todos los días en El Rinconcillo. Se refiere a la vitrina donde están cuidadosamente colocadas las estampas de numerosas imágenes. ¿Yel cartel de la Navidad cofradiera? Pues bien podría ser el de estos boletos de loterías, colocados como en el Donald, con los rostros de cristos y vírgenes, anticipo de una cuaresma que se otea próxima en estos días de dulces y humos de castañas.

El calendario Morillas
No es Navidad hasta que se retira de besamanos la última Esperanza, hasta que deja de danzar el último seise ataviado de celeste, o hasta que no comienza el tranvía a tener su última parada en el Archivo de Indias por exceso de peatones en la Avenida. Elijan ustedes cualquiera de las señales, más emotivas o más prosaicas, según el calendario interior de cada cual. Hay para todos los gustos. Hay quienes no entendemos la Navidad sin pavo trufado, técula mécula y la melodía del Adeste Fideles, el mejor villancico de todos, en las vísperas del día 24, y quien prefiere las pascuas desde noviembre arrastrado por el guión que marca la sociedad de consumo, que me llegan hartitos de coles a Nochebuena como me llegan hastiados de procesiones y tachiros al Domingo de Ramos. La cultura de la anticipación revienta las vísperas. Una de las señales más hermosas que hacen de pórtico de estas fiestas y, al mismo tiempo, de anuncio del Año Nuevo es el calendario Morillas. No predice las lluvias al estilo del zaragozano, que ya quisiéramos, poque Morillas, que sabe latín, bien podría vaticinar los chubascos, que por algo dicen que influye tanto en el Consejo.
–Oiga, ¿este Morillas es el de la barba que está en el Consejo?
–El mismo.
–¿El que está detrás de todo?
–El mismo, le repito.
Morillas va estos días repartiendo sus calendarios con la cara de la Virgen de la Esperanza y una leyenda en latín que renueva cada año. Para 2017 nos ha tocado la siguiente: Animum fraternum laetumque spes gignit. Traducimos:“La Esperanza genera un espíritu fraterno y alegre”. Dios le oiga, don Juan José, Dios le oiga en sus deseos para el próximo año.

Tiempo de afectos

El Fiscal | 11 de diciembre de 2016 a las 5:00

Foto FISCAL
arte sacro
cardenal trifón
Estaba Rogelio Gómez Trifón en el Aula Pablo VI del Vaticano, ese colosal espacio cuyo graderío sin guardias suizos parece el de una cancha de squash más que el de un auditorio al que el Papa se dirige los miércoles. Estaba allí el ilustre tabernero la tarde en que los nuevos cardenales recibían esas muestras de felicitación y cariño tras su nombramiento, un rito conocido como el ad calorem. El baratillero, mitad cántabro, mitad sevillano, quiso acompañar en un día tan especial a Carlos Osoro, arzobispo de Madrid y nuevo príncipe de la Iglesia como todo el mundo sabe. Estaba allí Rogelio arropando al cántabro Osoro cuando oyó:“¡Rogelio, Rogelio! ¿Qué haces en Roma? Ah, claro, has venido por Osoro. ¡Cómo sois los cántabros!”. Sí, era don Carlos Amigo, que participó en el Consistorio de creación de nuevos cardenales. El arzobispo emérito de Sevilla se fundió en un abrazo con el tabernero. Lloraron de la emoción. Muy cerca andaba el ministro de Justicia en representación del Gobierno de España y el inconfundible Antonio Pelayo. El cardenal y el tabernero recordaron Sevilla. Cuando don Carlos se encuentra con un sevillano fuera de Sevilla, evoca 28 años de pontificado. Se dice pronto. Y cuando acude a un Consistorio en Roma se acuerda de aquel octubre de 2003, cuando fue él quien recibió aquellas muestras de afecto y apoyo por su nueva condición de cardenal. Y Pelayo ayudó entonces a un periodista de Sevilla en la azotea del Vaticano a traducir los discursos de Juan Pablo II.

Días después de los fastos romanos, Martín Cartaya recibía el merecido homenaje de la tertulia Cruz de carey, que para el gran Jesús fue como jugar en casa, como estar en familia, como ser uno más de entre todos. El cofrade la O se ha venido arriba. Ha cerrado el Foto Supra de la calle Sierpes y ya ha encontrado otro comercio que le saque las fotos en papel, que hasta que no están en papel, las fotos, fotos no son. Ycuando están en papel nadie se acuerda de quién son, salvo que las haya tirado Martín Cartaya, que les pone el hierro de su firma a bolígrafo apretado.

¿Y qué me dicen del encuentro prenavideño de los componentes de la web artesacro.org? Después de casi dos décadas ha sido la primera vez que han logrado reunirse absolutamente todos los miembros de un portal que es timbre de gloria del internet cofradiero, desde la antigua La Pasión digital hasta la web actual. Testigos directos de la evolución de una Semana Santa que no ha dejado de evolucionar a gran velocidad, quizás a demasiada en muchos momentos.

Roma, Triana, Sevilla… Otoño de emociones. Lágrimas, reencuentros. Sonrisas, recuerdos. Tiempo de afectos que conducirán al tiempo auténtico de la cuaresma.

Luto en San Pablo
Murió Miguel Ángel Campos. Es todo un mazazo para la Hermandad del Polígono de San Pablo. En el recuerdo quedan las peticiones de la Hermandad de la Sed cuando trasladó a a su Virgen a la Parroquia del Plantinar una mañana de domingo. Todos los rezos fueron por él. Se ha muerto el hermano mayor de una cofradía especialmente querida. Y especialmente valorada por la Sevilla cofradiera pese a su corta existencia.

Cita en el Baratillo
Será la tarde del próximo viernes. Joaquín Moeckel pronunciará el pregón de la Navidad de su cofradía. No será un pregón al uso. ¿Se imaginan que el espíritu de la Navidad conversara con un niño del Baratillo acerca de las Pascuas? Pues eso: habrá dos voces. La de Moeckel y la de un periodista, Francisco José López de Paz, que encarnará ese espíritu navideño y que será el encargado de hacer las preguntas más hermosas para que el pregonero vaya descubriendo un pregón que no estará escrito. El interés está asegurado. Habrá que ir pronto a coger una de esas sillas de enea tan características de la capilla de la Piedad.

El pertiguero
Primer golpe. Hay que preguntarle a Julio Domínguez Arjona qué le ha parecido la nueva imagen de la Hermandad de las Cigarreras. Segundo golpe. Otra tarea. Preguntarle a Antonio Casado por el altar de besamanos de la Virgen de la Encarnación. Algunos recordamos cuando ese besamanos era en el mes de marzo. Pero esos recuerdos son de hace más de veinte años. Casi treinta. Tercer golpe. ¿Quién le ha confirmado a Ricardo Suárez que estará en Madrid para la presentación de su cartel del Cautivo de Medinaceli? Yciriales arriba. A ver cuántas misas del gallo hay este año a las doce de la noche… Huuuum.

Los inventos del presidente

El Fiscal | 4 de diciembre de 2016 a las 5:00

SEVILLA.
SAINZ de la Maza gobierna de forma creativa, como los buenos juristas que no se limitan a aplicar los preceptos vigentes, sino a buscar interpretaciones que supongan remedios nuevos para problemas nuevos. Que los hermanos mayores largan del vía crucis, el presidente se inventa un pleno consultivo. ¿Qué es un pleno consultivo? No es otra cosa que darle formato oficial a las tertulias de barra. Largar sin solucionar nada. Darle vueltas a un asunto, arreglar el mundo, pero con el cura Marcelino por delante. Lo mismo que en la taberna, pero en la sede del Consejo, que hace menos frío y sale más barato. Parece que veremos más plenos consultivos en este mandato. A consultar, a consultar, que el mundo se va acabar. Habla pueblo, habla. Y que el secretario trabaje levantando actas mientras sueña con la vara de las capillas, ¿verdad, don Carlos? ¡Cómo nos tira el Arco! El doctor López Bravo está como Susana Díaz. Gobierna en un sitio (Andalucía) pero tiene puestas sus miras en otro (Madrid).

–¡Óle! Qué buena comparación le ha salido.
–Gracias.

¿No ha consultado el alcalde sobre la fecha de la Feria? Pues Sainz de la Maza, café para todos, consultará sobre otros asuntos. Pero unas consultas sin preguntas fijas, para que el personal no se estrese, que aquí no se trata de fijar una posición, no se busca que los hermanos mayores hagan algo que nunca hacen:mojarse. No, no, no. Aquí se trata de que todos tengan de vez en cuando un pretexto para quitarse de casa (“Tengo que ir al Consejo esta noche”) y un minuto de gloria en el foro romano de San Gregorio. El presidente va a convertir San Gregorio en una consultoría. Estoy viendo el luminoso que el gran Antonio Rivera va a colocar bien alto, casi a la altura de la gárgola zoomórfica: Sainz de la Maza & Piñero Consultores.

¿Y qué me dicen del nuevo estilo de designación de los pregoneros? Con esto de los nuevos estatutos, ahora que los consejeros son todos del presidente, puestos por el presidente, designados digitalmente por el presidente y se supone que leales al presidente, se acabó eso de votar nombres e ir descartando los que obtienen menos sufragios en las primeras rondas. La emoción se reduce a las consultas previas. ¡Qué sopor! ¡Cualquiera se atreve a contradecir a Sainz de la Maza cuando dice quién es el elegido! El que lo haga se queda sin repetir en la próxima junta superior. Igualito que los anteriores mandatarios. Don José Sánchez Dubé se marchó del cargo sin colocar a ni uno sólo de los pregoneros. Luis Rodríguez-Caso y Manuel Román pasaron fatigas para colocar alguno. No hace falta recordar algunos episodios celebérrimos, digámoslo así, que se han narrado con todo detalle en esta sección dominical en los últimos lustros. Con estos estatutos, todo ha cambiado. ¡Don Adolfo (Arenas) usted sí que sabe!.

Sí echamos en falta en los estatutos la regulación de un tipo de consejero muy especial, una suerte de adjuntos al presidente y de ministros sin cartera, que haberlos haylos. Por ejemplo, ¿ustedes se creen de verdad que Juan José Morillas es delegado de Penitencia, dicho así a secas? Pues no. Morillas hace de Morillas. ¿Qué es hacer de Morillas? Innovar, inventar, pensar, maquinar, lanzar la caña de pescar más allá de la Puerta de Jerez. Morillas es el intelectual de la junta superior. ¿Y Andrés Martín? El ministro sin cartera, el hombre que se queda fuera del gobierno pero que todo el mundo sabe que está con el gobierno. Tanto regular los delegados de vísperas y el legislador no se acordó de los adjuntos al presidente ni de los ministros sin cartera. Tomen nota para la próxima reforma.

Qué bueno es este presidente. Ha inventado los plenos que no sirven para nada y que, al mismo tiempo, sirven para todo. El arte de mandar, el arte de servir café para todos. Y hasta estrenando responsable oficial de prensa en el arranque del mandato. Nadie antes se había atrevido a tener uno. Qué cofradiero es eso de estrenar. Yo también arrimo la taza. El mío que sea descafeinado, don Joaquín. Muy calentito. Y con sacarina.

¿Novedades en el Pregón?
La iniciativa está en marcha, nunca mejor dicho. ¿Abrirá el acto del Domingo de Pasión la interpretación de una composición dedicada a los donantes de órganos? Y más: ¿incluirá una voz femenina o masculina como segunda gran novedad? Todo puede ser. O no, que diría Rajoy. Eso sólo lo sabe el pregonero, que tendrá la última palabra. Alberto García Reyes, por cierto, prepara un texto que, seguro, seguro, será original por innovador. No esperen sota, caballo y rey, sino una constante búsqueda de la originalidad mejor entendida.

Fidel Castro
El hermano mayor de la Macarena ha recordado estos días su encuentro con el presidente de Cuba con motivo de su visita a Sevilla en 1992. García era concejal de Seguridad Ciudadana y fue el único edil del Grupo Popular que acudió a la recepción oficial en el Salón Colón. Soledad Becerril, primera teniente de alcalde, prohibió que ninguno de los concejales participaran en los honores al dictador. El macareno no pudo resistir la curiosidad. Se presentó en el Ayuntamiento y se hizo la foto con Fidel. Alegó que se había equivocado de hora y que creía que acudía a otra recepción, pues esa misma tarde había dos. Así, García puede presumir de tener una foto cumplimentando al dictador cubano y otra con Juan Pablo II.

Martín Cartaya
El popular fotógrafo Jesús Martín Cartaya ha sido homenajeado por la tertulia Cruz de carey, lo cual está muy bien. Todos los homenajes que reciba don Jesús son pocos. Con la de papafritas que tienen un cuadrito con honores en esta ciudad, qué menos que aprovechar cualquier oportunidad para reconocer la labor de décadas que ha realizado este cofrade de pro. ¿Cuándo va a hacer algo con tan ilustre personaje el Consejo de Cofradías? ¿Por qué no ofertar una beca para que alguien se dedique a organizar el gran archivo de imágenes que tiene en su casa? En las instantáneas de Martín Cartaya está la historia de la Semana Santa de los últimos 50 años: desde los costaleros profesionales hasta los teléfonos móviles. Incluso hay un archivo secreto. Su autor es una leyenda viva. Hay que aprovechar todos sus conocimientos y todo su material, ¿verdad Álvaro Pastor? Las próximas generaciones lo agradecerían.

El lagarto de la Catedral
Y el sacerdote preguntó: “¿Por qué Antero ha ido a la sesión plenaria de la Conferencia Episcopal y tuvo un aparte con el Nuncio?”. Quién sabe si es una prueba de que el nombramiento de obispo auxiliar está al caer o si, como dicen otros, todo queda en el cajón. Pero ocurrió así, es cierto.

El Rey el cardenal Amigo

El Fiscal | 29 de noviembre de 2016 a las 17:00

cardenal
Ocurrió el martes en la sede de la Conferencia Episcopal Española. Los reyes hicieron su primera visita a la sede de la institución, donde se celebraba la asamblea de los obispos, con la asistencia de un centenar de prelados. En el vestíbulo principal aguardaba a los monarcas el presidente, cardenal Blázquez, y un grupo escogido de personas, entre las que se hallaba el cardenal Amigo, arzobispo emérito de Sevilla. A ambos se les vio después conversando aparte. A nadie extraña esta charla. Se tratan desde hace más de 35 años.

El líder de la oposición es del Cristo de Burgos

El Fiscal | 29 de noviembre de 2016 a las 5:00

SEMANA SANTA, EL CRISTO DE BURGOS
Cambio de líder de la oposición municipal, cambio de cofradía. Zoido es de San Isidoro, pero ¿y Alberto Díaz, el nuevo portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento? Pues es un veterano del Cristo de Burgos, a cuya nómina fue inscrito por su padrino, don Jaime Yagüez, profesor de Universidad, cuando tan solo contaba con nueve años. Alberto Díaz ha salido de casi todo en su hermandad de toda la vida: de costalero, de aguaó, portando el pendón, con la vara de concejal y, por supuesto, de nazareno. Criado en el Porvenir, sus Semanas Santas siempre han comenzado con la Paz. Yhasta cuando vivió en Madrid por motivos de trabajo, regresó a Sevilla a casarse en la Parroquia de San Pedro. Su hermandad lo ha felicitado por su nueva responsabilidad con ese afecto y esa calidez que saben generar las hermandades como nadie. Es del Cristo de Burgos y padre de dos niños que también son de la cofradía. Hay quien dice que su nueva etapa es un camino de rosas comparada con los cuatro años que se pasó de jefe de gabinete del alcalde Zoido, una montaña rusa de gestiones cada día, una penitencia en la que jamás se oteaba el templo de recogida y hasta alguna vez sufrió algún aguacero sin opción de refugio próximo. Pero aquellas son ya trabajaderas del pasado que curtieron la cerviz.

La jura del año

El Fiscal | 28 de noviembre de 2016 a las 19:24

andrés 1
La gran jura de este noviembre con el mercurio volando a la altura del grajo no ha sido la de Madrid. No sean ustedes ingenuos. No, no ha sido la de nuestro dilecto Gregorio Serrano, que en su toma de posesión como pedazo de director general de Tráfico enriqueció la escena con una estampa de la Virgen de los Reyes, lo que despertó la curiosidad de los periodistas capitalinos presentes en la sala. Ni la de Curro Pérez jurando como jefe de gabinete de don Zoido, que luego criticamos a las hermandades cuando se les da tanta importancia y boato al secretario segundo o al auxiliar de priostía. Ea, ahí han tenido a don Curro jurando también cual ministro en el Pardo. Y eso que sólo es jefe de gabinete.
–Como él se merece, Fiscal.
–Sin duda.
–¡Y viva Triana!
–¡Viva siempre! ¡Y don Curro!
La gran jura de noviembre, decíamos, no ha sido la del superministro Zoido, con cuadrilla de agradaores de clase turista, de los de ida y vuelta en el mismo día con derecho a chapata de lomo con pimiento grasiento, porque hay que estar presente en un día muy importante para Juan Ignacio, que otra vez ha vuelto a ser Juan Ignacio y ha dejado de ser “el Zoido”. Porque no vaya a ser que haya que rehabilitar una decena de casas cuartel de la Guardia Civil, imprimir diez mil folletos de los que edita la Dirección General de Tráfico, o comprar una nueva remesa de uniformes para la Policía Nacional. Allí estaban los tíos cogiendo el nuevo número de teléfono del flamante jefe de gabinete y ya te llamaré para almorzar en el Ten con Ten. Yo reservo, no hace falta que te molestes.

La gran jura ha sido la de Andrés Martín, el que siempre será el turboconsejero de gloria, aunque oficialmente no se siente en la mesa de la junta superior. Martín juró como hermano mayor de la Divina Pastora y Santa Marina. Acudieron el presidente actual, Sainz de la Maza, y los ex presidentes Arenas y Bourrellier. Hasta Miguel Bazaga acudió en representación del Ayuntamiento. Nunca la toma de posesión de un hermano mayor de Gloria reunió a tantos representantes. ¿Saben ustedes por qué? Porque Andrés es como si fuera el jefe de gabinete del Consejo de Cofradías desde hace más de tres lustros. Es decir, como Curro Pérez ahora, pero poniendo y quitando presidentes. Unos vienen y otros van, Andrés Martín siempre está. Que se lo pregunten a don Antonio Ríos desde que era hermano mayor del Gran Poder y a todos los que le sucedieron en la presidencia del Consejo. Andrés es una suerte de ministro del Interior, pero tela de interior, en clave morada. Siempre le quieren restar capacidad de influencia, pero después todos van a su besamanos. Y le piden el nuevo número de móvil, como a Curro ahora.
andrés 2

Todos contra el sábado

El Fiscal | 20 de noviembre de 2016 a las 5:00

Entrevista con Joaquín Sainz de la Maza, nuevo presidente del Consejo de Cofradías
SAINZ de la Maza ya sabe que para que algo siga igual, para que no se mueva un varal en cualquier asunto del Consejo, no tiene más que convocar un pleno. Eso es más antiguo que el andar hacia adelante. El pleno es a las cofradías lo que la comisión a la política. No se resuelve nada ni en uno ni con la otra. Se convoca, se debate, se levanta acta de las intervenciones y a la cerveza que estoy seco. Lampedusa debe ser el apellido de un consejero en San Gregorio. El otro día, el presidente hizo un Espadas, que consiste en presentarse a un debate sin tener todos los cabos atados, como hizo nuestro dilecto alcalde el otro día en el Salón Colón. Sainz de la Maza convocó un pleno para ¿cambiar? el modelo del vía crucis. La cita fue concurrida, con la presencia del delegado diocesano, don Marcelino Manzano. El pleno comenzó con la lectura del pasaje evangélico de la curación del leproso. “¿Qué quieres que haga por tí? Señor, que vea otra vez”.

Sainz de la Maza comenzó su intervención comentando que durante el periodo electoral había tenido ocasión de hablar con “casi todos” los hermanos mayores y que varios de ellos le habían sugerido que se planteara si el primer lunes de cuaresma “seguía siendo el adecuado” para la celebración del vía crucis. Alertó –¡esto sí que es demostración de fuerza!– que tenía la delegación de las hermandades de gloria y sacramentales para apoyar la decisión que se tomara. “El lunes se eligió en su momento porque era el único día que no había cultos”. Y el presidente apostilló: “Tampoco había entonces tantos vía crucis como ahora”.

Se apresuró el presidente en dejar claro que la convocatoria de la sesión no era una “dejación de funciones”, sino una suerte de “pleno consultivo” para pulsar la opinión de los hermanos mayores. “Este Consejo no quiere dejar los asuntos en el cajón”. Tras algunas aclaraciones más, el presidente planteó tres opciones al pleno para su consideración: suprimir el vía crucis “al haber cumplido su función”; dejarlo como está, o cambiarlo al sábado anterior al primer lunes de cuaresma, pero haciéndolo a las 18:15. La razón para elegir ese sábado y ese horario fue seguida de una explicación en la que se ponderaba que la incidencia en los cultos y actividades de otras hermandades sería muy reducida. Para eso se había hecho el pertinente y sesudo estudio.

A partir de entonces, la mayoría habló de lo suyo, de su parcelita, de su baldosa. El hermano mayor del Baratillo intervino para preguntar si el pleno estaba “provocado por la prensa o por los hermanos mayores”. Yrecordó que su hermandad tiene culto el sábado propuesto. El presidente respondió que el asunto preocupaba a “varios hermanos mayores” (ya no dijo muchos…) y que eso justificaba la convocatoria.

Claudio Espejo, hermano mayor de las Cigarreras, intervino para preguntar “para qué se había convocado el pleno”, y otro hermano mayor advirtió que si se apostaba por el sábado “descartaríamos a las imágenes que esos días estuvieran de culto”. El hermano mayor de la Carretería, Félix Mezquita, intervino para apuntar que ese sábado se celebra el traslado de las imágenes titulares de su cofradía a la parroquia del Sagrario. Por cierto, a don Félix le faltó afirmar que se trata de un traslado precioso. Este fiscal anima desde esta página a acudir a tan bello traslado.

El hermano mayor de San Buenaventura pidió la palabra para decir que el sábado tenía el vía crucis con el Cristo de la Salvación. Y  el de la Trinidad recordó que su Cristo “no se quedó solo en momento alguno” en el vía crucis que presidió el pasado primer Lunes de Cuaresma. El hermano mayor de los Gitanos preguntó si en la propuesta del sábado “se habían tenido en cuenta a las hermandades que celebran septenarios”, a lo que el presidente dijo que sí. Santa Genoveva propuso dejar el vía crucis como está, en el primer Lunes de Cuaresma, pero adelantando treinta minutos los horarios.

Ningún hermano mayor habló a favor de un cambio que puede ser más que lógico para realzar el acto piadoso del vía crucis de las hermandades. Sainz de la Maza dejó claro al final que “entonces, se queda en el lunes per secula seculorum”. Ylanzó un aviso:“Después no vayamos a los medios de comunicación, que nos gusta hablar con periodistas para piar…”. ¡Si al final la culpa la tienen los periodistas, don Joaquín! Sainz de la Maza terminó con el entrañable estilo de Antonio Ríos: “Rezad por mí y por toda la junta superior”. Yrecordó su talante:“Si tuviera 40 años podía enfadarme, pero con 65 y ya jubilado no me enfado por nada”. ¡Hace usted bien, don Joaquín! Recordó entonces a su padre: “Era amigo de todo el mundo y por eso le querían”.

Don Marcelino aprovechó para los avisos de rigor, entre ellos que las Jornadas Jurídicas de las Cofradías comenzaban el día 22. El presidente se dio tal vez un baño de realidad. Las cosas no son tan fáciles como parecen…Debió concluir como el Conde de Romanones: “Joder, qué tropa…”. Pero de la tropa excluyan a don Marcelino, por favor. Este fiscal así lo ruega. Ea, López Bravo, aquí tiene usted el acta ya hecha. No se debe ná, señor secretario. Ya me manda el pavo (trufado) y dos entradas para el pregón cuando pueda.

El Dios divino y humano

El Fiscal | 14 de noviembre de 2016 a las 5:00

Personaje
EL Gran Poder de cerca a la luz de una mañana de noviembre es el Señor de los Gitanos visto de lejos al alba del Viernes Santo. Al humo de la cera tiniebla conviene valorar las nuevas perspectivas que ofreció el retorno matutino del Señor, al que admiramos como debieron contemplarlo nuestros antepasados en aquella procesión extraordinaria de 1939. Nunca habíamos contemplado al Gran Poder tantas horas, con tanta luminosidad y con tanta gente. Era otro, distinto al de la Madrugada. Nos gusta más con la amanecida, con la sensación de cuerpo quebrado por el gozoso desgaste de la Semana Santa, cuando a partir del Museo lo esperan los cabales –cómoda es la Gavidia y casi íntima Cardenal Spínola– y la última gran bulla aguarda en la plaza con la banda sonora del piar de los pájaros que jamás abandonan al Señor. Nos gusta más cuando es aliado de la noche, pero el domingo lo vimos como si hubieran coloreado Currito de la Cruz para su proyección en las salas de cine del siglo XXI. Todo era deslumbrante por el sol: el morado de la túnica, muy morado; el oro del paso muy oro; el oscuro del rostro, más oscuro si cabe, y el rojo de los claveles, más rojo reventón que nunca. Distinto fue este Gran Poder, como un Manuel con corona de serpiente y zancada sin canela y clavo.

Gracias a esa mañana de noviembre, en la que hasta el frío apareció para besar el rostro patético del Señor, no sólo recuperamos la confianza en la sublime contradicción del orden y la bulla, perdida en los últimos quince años. Rescatamos también la estampa de una Avenida sin carrera oficial, sin corsés, sin más limitaciones que las impuestas por la falta de buena voluntad de algunos, al igual que a la ida disfrutamos de un espacio diáfano sin palcos, como si los alguaciles hubieran despejado la plaza para dejar la vía expedita para el Señor. Qué bonita la carrera oficial sin sillas al paso del Gran Poder, qué descubrimiento el Señor a plena luz de otoño, qué libertad de movimiento con más de doscientas mil personas callejeando. Este Gran Poder con luz de noviembre es más gitano, más libre, más claro, más del pueblo, menos tiniebla, menos divino, pero más humano. Preferimos la noche, pero descubrimos el día. Ahora ya lo hemos visto todo: el Gran Poder es uno y todos a la vez. Es el Dios divino de la noche y el Dios humano por el día. Quienes lo vieron, lo saben.