La carrera oficial, el negocio perfecto

El Fiscal | 9 de febrero de 2014 a las 22:37

10/03/08//preparativos carrera oficial//foto jaime martinez
Comentaba el otro día un conocido empresario taurino en una tertulia improvisada en el vestíbulo de un suntuoso hotel de Madrid que estaba recibiendo numerosas peticiones de empresarios para ceder los abonos de barrera y adquirir otros en localidades más modestas. No quieren dejar de cultivar su afición por la Fiesta, pero entienden que no deben hacer ostentación en unos tiempos en los que han tenido que tomar decisiones muy dolorosas en sus plantillas. En época de crisis es recomendable guardar las joyas en la caja y lucir la piel desnuda. ¿Hipocresía o prudencia? Doctores tiene la Iglesia. En cualquier caso, realidad pura y dura. “Voy a tener más empresarios en la grada que nunca y estoy haciendo encajes de bolillo para colocarlos”. Evidentemente, los ingresos menguan, pues la tarifa de una barrera es sustancialmente mayor que la de una grada. Me venía a la memoria aquella charla por los datos que ha ofrecido esta semana el Consejo de Cofradías a cuenta del proceso de renovación de abonos de la carrera oficial, en una ciudad con una tasa de paro por encima de los 90.000 desempleados y unas autoridades políticas incapaces de generar un atisbo de ilusión, entretenidas en guerras internas de poder o en discursos basados en fuegos de artificio. No deja de sorprender en este contexto que hay peticiones de sillas para formar una segunda carrera oficial. Si el Consejo de Cofradías pudiera, podría instalar 20.000 sillas más en Semana Santa de las más de 20.000 que ya coloca. La cifra de asientos solicitadas se ha disparado un 19%. Ni la brutal subida de las tarifas en los últimos tres lustros (hubo un año que se elevaron por encima del 10%), ni las sucesivas Semanas Santas de lluvia han menguado el interés ciudadano por hacerse con un asiento, ni las cada vez más perfeccionadas retransimisiones de televisión. Este interés desmesurado deja en pañales la cifra de asientos cedidos por un año: tan sólo 1.389 sillas. La crisis no afecta a la carrera oficial. Incluso se podría concluir que tiene el efecto contrario. La carrera oficial sigue siendo el sueño de cualquier empresario. ¿Se han parado a pensar en las principales características? Un negocio instalado en la vía pública por el que se abonan unas tasas mínimas. Un negocio en el que está garantizado el cien por cien de los ingresos desde dos o tres meses antes. Un negocio en el que aunque no se produzca la celebración principal (la salida de las cofradías y su paso por el itinerario obligado), no se devuelve el dinero. Un negocio en el que hay un potencial usuario por cada uno que sea baja. Un negocio en el que los servicios públicos se hacen cargo de la limpieza y de la mayoría de los gastos de seguridad. Y un negocio en el que no está mal visto que el empresario se deje ver en un lugar de los considerados cotizados. Está claro que el tesorero del Consejo tendrá muchos problemas estos días, que seguro que los tiene; pero no son los de reubicar en zonas más modestas a usuarios con anhelos de discreción, ni el de saber si las cuentas cuadrarán o no. Su reto es el de controlar el mercado negro que hay en internet para impedir el lucro de terceros a costa del Consejo. Pero siempre con la tranquilidad de que con cofradías o sin ellas, todos los ingresos están blindados. En la España actual pocos pueden presumir de semejante tranquilidad.

  • Un vecino.

    Un negocio privado que pagamos todos.

  • Pájaro Locko

    Como me gustaría, si quiera una vez, disfrutar de la Semana Santa de mi amada Sevilla en una de esas sillas. La Pasión de Cristo, contada a la manera del Sur, Olores, sabores, sonidos, aromas, miradas. Sólo en Sevilla, anda así el Hijo del Hombre. Sólo en sevilla, la primavera se regala para la ocasión entre luces, sombras trinos y silencios. Como me gustaría una vez en mi vida, ocupar ese lugar de privilegio. Pero… No tengo dinero. A lo máximo a lo que aspiro, es a quedarme unos minutos, en uno de esos pasillos que cruzan de uno a otro lado de la Avenida. A lo máximo que aspiro, es a adivinar, tras las espaldas de los gurís irrespetuosos, alguno de los pasajes de los Evangelios, y recordar las palabras del hijo de Dios hecho carne. ” Dad a Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del cesar” aunque tampoco puedo evitar recordar eso del rico y el camello por el ojo de la aguja. Por cierto, que en Semana Santa, el Ayuntamiento, cuando coloca esos obstáculos para que no veamos lo que el pueblo ha traído hasta aquí, es Roma, y su Alcalde , Pilatos.

  • Catalino

    Bueno, eso de que las peticiones dan para llenar otra carrera oficial…
    Yo pedía una en cada zona, por si caía alguna, pero no significa que fuera a comprarlas toda.
    Y eso, hace unos años; ya lo he dado por imposible.

  • capirotero

    Pues ya que es un negocio,podrian pedir o exigir que si en Semana Santa,llueve,que se cambie a otra semana que haga buen tiempo.Creo que ganariamos todos,nazarenos,hermandades,negocios,los turistas,etc.No deberia de ser una fecha fija sino dependiendo del tiempo.Es pura y simplemete,dinero.

  • gerardo

    el ayuntamiento tiene infinidad de sillas para invitados y gentes favorecidas por seguir siendo algo más que el resto.-además vigilancia especial ,entrada por la plaza nueva…esto de la democracia es para los de siempre,los tontos seguimos siendo tanto que vamos a la calle a colaborar con el ambiente .-
    si hubiera un obispo cristiano mañana mismo cerraba todos estos privilegios.bien que hubiera un palquito para recibir las cruces de guía y poco más.

  • sevillano

    Vamos a ver. La calle es de todos los ciudadanos, en este caso sevillanos Los q no somos católicos ponemos nuestra ciudad al servicio de los q sí, sufrimos las molestias, sufragamos parte d los gastos vía municipal y encima lo generado es para C.C. y hosteleros y hoteleros. La Inspección de Trabajo bien haría en pasarse x los bares, restaurantes, controlando el horario de camareros y sueldos, q se ajusten a convenio, x no decir de la Prevención de Riesgos o las Ordenanzas Municipales o Contraincendio

  • Baeticus

    Hay lista de espera para las sillas de la carrera oficial, como también la hay para la adjudicación de casetas para la Feria, la otra fiesta grande de la ciudad. Y en ambos casos, en teoría, en número suficiente para duplicar el aforo, el de las sillas y el de las casetas. En teoría digo, porque si la petición se hiciera efectiva ya me gustaría saber a mí cuantos dejarían correr el turno, que ponerse en la lista de espera es gratis. De todas formas, puestos a enfocar el asunto, el de los abonos de las sillas en la carrera oficial, desde la perspectiva del negocio, también habría que decir que es un negocio un tanto peculiar, por varios motivos. Para empezar porque los “dueños” del negocio, que no son sino los hermanos que componen las hermandades, son bastantes más que los “clientes”, tanto como que los inscritos en las cofradías superan los 170.000 y los abonados son 20.000, o lo que es lo mismo, por cada “cliente” hay 8,5 “dueños”. Para seguir que es un negocio cuyos “dueños” son el 25% del censo de la ciudad. Y también que es un “negocio” que se alimenta a sí mismo: las cofradías montan el chiringuito, son en sí mismas el espectáculo, aportan los “clientes” (la inmensa mayoría de los abonados son cofrades), reinvierten los beneficios y vuelta a empezar. Vamos el paradigma de la actividad sostenible y ecológica. Sí, sí, ecológica. Las cofradías en sí mismas solo consumen en cantidad cera y flores, productos ecológicos y renovables y si LIPASAM hace bien su trabajo, la basura que suelta el personal se recicla. Y todo con una inversión mínima, garantizada por los propios usuarios que a su vez forman parte del empresariado y que genera unos ingresos de 240 millones de euros para la ciudad. Y además con actividades variadas y de todo tipo durante todo el año, incluida alguna que otra tontada y dando para que los medios de comunicación tengan materia llenar páginas y programas todos los días, sin faltar ni uno. ¿Hay quién dé más?

  • Juan Pablo

    ¿Alguien me podría dar instrucciones de como hacerle para comprar dos sillas para las procesiones? Soy Mexicano y tengo planeado ir en semana santa. Les agradeceré cualquier comentario que me ayude a disfrutar de este gran evento.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber