Rosa

El Fiscal | 31 de marzo de 2017 a las 5:00

AYER por fin la vimos cómo más nos gusta. Ayer por fin apareció la Virgen morena de San Lorenzo con la saya rosa, destellos de belleza que la hacen más singular, más genuina, más guapa, más rica en gracia. Si ya es distinto su rostro, más distinta es su efigie con esa saya de amor regalado, la cera aún a la espera de ser funda, el palio ya alzado y el templo parroquial cogiendo la horma de sus mejores días.  La Virgen del Dulce Nombre   luce su mejor saya, con la que saldrá el próximo Martes Santo, con la que la vimos por primera vez a principios de esta centuria.  Qué mejor joya que esta saya con todo lo que simboliza, con todo lo que la distingue.  Virgen, palio y saya, tríada perfecta de uno de los grandes días de la Semana Santa. No me hablen de horarios e itinerarios, que está el Dulce Nombre de rosa.

Etiquetas: ,


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber