La naveta del tiempo

El Fiscal | 9 de abril de 2017 a las 5:07

IMG-20170408-WA0020

 

Alba, cucharilla, guantes, cordón y medalla. El Nazareno de los siglos, el niño de los días. Ambas miradas tiernas, ambos juntos el mismo día. Unidos por una naveta que custodia el incienso que habrá de quemar el tiempo en sus carboncillos de la vida. Las imágenes sagradas y los niños constituyen la mejor Semana Santa. El niño, el nazareno adulto y el Señor, trilogía del paso del tiempo, combinación de futuro, presente y esperanza. La belleza de un viernes.

¡A los barrios, a los barrios!

Semana Santa, políticos, sonrisas, varas. La vara es el símbolo del poder. El alcalde, el socialista Juan Espadas, aún no tiene la vara en Torreblanca en el momento de la salida cuando se ha disparado esta fotografía. Ignacio Flores, del PP, agarra la suya con la izquierda. Y Javier Millán, de Ciudadanos, la coge casi sin tocarla, en plan que no se mueva un varal. La izquierda radical (IU y Participa) ni está ni se le espera. Quién me presta una vara cada primavera, es el cantar de los políticos. ¡A los barrios, a los barrios! Que es donde están las grandes masas de votantes. ¡Que se nos vea en los barrios! Cantar del pueblo andaluz…

IMG-20170408-WA0019

Públicos

¿La Corona fue muy rápida o sólo se lo pareció a este Fiscal?¿Acaso estaban equivocados los mil y un programas de papel que se reparten estos dias? En cualquier caso, la Corona se lleva el público del centro, un público exquisito y minoritario. Las masas del Viernes de Dolores están lejos de la Plaza Nueva, se congregan allí donde hay música, palios y romanos. Tampoco hay masas con el ruan de Pasión y Muerte en Triana, que se pudo ver con comodidad en Pureza, cuando el Cristo es vuelto hacia la Esperanza. Queda claro que la Semana Santa, al margen de las grandes devociones, tiene dos perfiles de público muy definidos. ¿Recuerdan cuando el Carmen salía los Viernes de Dolores? Congregaba una legión de cofrades en torno al paso de misterio.

Maniguetas

Mucho ojo a la antiguedad en la nómina de la cofradía de los manigueteros de la Amargura. Los cuatro del paso del Señor son los números 36, 37, 38 y 42. Y los del paso de Virgen son los números 15, 22, 24 y 27. Estos manigueteros son caros, carísimos. Ahí hay años de fidelidad a una cofradía.

San Bernardo

Precioso acto simbólico el vivido en la noche del jueves en el templo parroquial, cuando los priostes entregan los pasos ya definitivamente montados después de que se fundan las velas rizadas y el cirio de los donantes. Éste último fue fundido por una joven hermana trasplantada de pulmón. Allí estuvo el doctor Pérez Bernal, feliz porque en el reparto de las papeletas de sitio de la cofradía del arrabal ha recibido 1.400 donaciones de órganos. Pérez Bernal se recorre estos días más hermandades que el padre Marcelino Manzano.

San Isidoro

Delante del templo parroquial, declarado Bien de Interés Cultural, ha sido colocado uno de los centros médicos en los que la Cruz Roja atiende las urgencias de estos días. Esta instalación, de material reversible, afea verdaderamente una esquina que es preciosa, ya de por sí agredida cotidianamente por las mesas y sillas de un restaurante. Hay vecinos que no entienden por qué no se ha ubicado, como otros años, en la Plaza de la Pescadería, donde no se agrede ningún monumento. ¿Será por no entorpecer la entrada a ciertos bares de moda? Huuuum. ¿Acaso ciertas tabernas de taperío selecto son los nuevos BIC de la ciudad? ¿Habrá habido en el propio seno del gobierno de la ciudad opiniones enfrentadas sobre la ubicación de este mamotreto? Huuuum. Dicen que la hermandad de San Isidoro está de acuerdo. Eso cuentan. Pero otros gerifaltes y otros vecinos, nanai.

Ni en los mejores sueños

El buen tiempo está asegurado hasta el jueves. Maldonado apunta incluso a que es muy probable que puedan salir todas las cofradías. ¿Será la de 2017 la Semana Santa del pleno soñado? Cuando se anuncian termómetros por encima de los 30 grados conviene tener en cuenta la norma del ‘triple poco’ que se dicta a los nazarenos antes de la salida: poco comer, poco beber y poco abrigarse. Sólo las malas prácticas personales pueden dar al traste con un día de Semana Santa soleado. Y ojo a las noches, que se anuncian fresquitas, lo que suele esquilmar de público las calles del centro antes de lo previsto. Y, entonces, la verdad es que es un placer acompañar a ciertas cofradías en su regreso nocturno.

Esto empieza

A las diez sale la procesión de palmas de la Catedral. A mediodía, la Paz en la calle. Comienza la película real de la Semana Santa que se rueda en sesión continua. Ojo a los otros estrenos: los montadores de las sillas de la carrera oficial. Y el ministro del Interió, don Juan Ignacio.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber