La pérdida de dos modelos de saber estar

El Fiscal | 2 de diciembre de 2018 a las 5:00

Fiscal1

Sev.

LA guadaña de noviembre se ha cebado este año. Agosto parece tan aliado de la Canina como noviembre. Diríase que en estos dos meses se van los mejores, los que quieren pasar desapercibidos en el mes oficioso de las ausencias y en el mes oficial de los muertos, en el silencio de chicharra estival y en la bulla de las esquelas de los días que saben a chaquetía extremeña y al mazapán de los huesos de santo. Se nos ha ido Mauricio Domínguez y Domínguez-Adame, jefe de protocolo del Ayuntamiento que ejerció de teniente de hermano mayor del Gran Poder. No sé si tuvo más apuros al organizar las recepciones de Fidel Castro o de los Príncipes de Gales en las Casas Consistoriales, o en la lidia con el cofraderío de turno. Cuánto tuvo que ver Mauricio en la concesión de la Medalla de la Ciudad al Señor. Llegó a ser alguna Madrugada el nazareno más antiguo de la nómina. Cómo no recordar el año en que salió en la Macarena vestido de nazareno del Gran Poder con motivo del centenario de la concordia y, acostumbrado al orden de la cofradía de ruan, no paraba de requerir la presencia de los agentes de seguridad. Ocómo asesoró en silencio a tantas hermandades en sus relaciones con instituciones como la Casa Real, como hizo en 2002 al ayudar a gestionar que Don Juan Carlos aceptara ser hermano mayor honorario del Baratillo. Nunca olvidaremos a Domínguez-Adame en Roma en el año 2003, cuando acompañó a monseñor Amigo en todas las ceremonias de su investidura como cardenal. Aquella charla en el Palacio de España con Jaime Raynaud de testigo… ¿Ylos consejos que daba a los concejales de tantas y tantas corporaciones junto al inolvidable Antonio Sánchez Lecaroz?“Hijo, en protocolo quien importa no protesta y quien protesta no importa”. Domínguez-Adame y Lecaroz, el Gran Poder y el Silencio, dos nazarenos de ruan poniendo orden durante tantos en la política municipal, aguantando mindundis y administrandos egos.

Este noviembre también hemos despedido al onubense José Luis García-Palacios, presidente de la Fundación Caja Rural, que será recordado siempre por la lección de señorío que dio al cofraderío oficial hispalense en 2013 con ocasión de la presentación del cartel de Nuria Barrera en el salón de actos de la entidad. Hacía poco tiempo de la dimisión de Adolfo Arenas, otro gran señor, como presidente del Consejo. Ningún interviente se acordó del presidente que había elegido a la pintora meses antes. Nadie. Silencios de Sevilla. Yfue este señor de Huelva quien, como anfitrión del acto, recordó a la persona con la que había trabajado codo con codo durante años en beneficio de las hermandades. A algunos se les debió poner la cara como lo que untan en las tostadas cada mañaña: colorá.
Descansen en paz dos señores que la ciudad tuvo el honor de tener entre sus benefactores.

Hipocresía
La que han liado algunos por la celebración de una jura de hermanos en la intimidad de la capilla de una cofradía. Es curioso la doble vara de medir de los mediocres. ¿Cuántas veces se echa en falta la asistencia de hermanos a los cultos en muchas hermandades? ¿Cuántas veces caben en un taxi los que acuden a la misa de los domingos? ¿Cuántas veces hay que recurrir a gente que no es de la hermandad para bajar al Señor y subirlo en el paso, que eso lo hemos visto nosotros mismos en algún templo? Ahora bien, se recibe a tres personas de relevancia de la sociedad local y ya están piando todos los mediocres de turno. Tequiyá. ¡A poner sellos en las participaciones de lotería, venga!
Martes Santo
¿Ha acabado ya el presidente Vélez con la mamarrachada del Martes Santo? Estamos esperando sentados en una silla… de Quidiello. Es que a algunos nos da mareo eso de ir en sentido contrario. Tenemos un defecto incorregible: nos gustan las torrijas en temporada y las cofradías de la Campana en dirección a la Catedral, pasando por la exquisita Ochoa, naturalmente. Qué ricos los pestiños de Ochoa y los lazos de hojadre.
Verídico
Viernes. 07:30 horas. Semáforo cerrado en la Glorieta Cayetena de Alba. La niebla es espesa y genera una imagen idílica de la ciudad. La motorista Charo Padilla espera a que el disco se ponga en verde. El motorista que se acaba de detener a su lado se dirige a ella: “Suerte, pregonera. ¿Estás nerviosa?” Está claro que en Sevilla no hay nieblas ni cascos que impidan pasar desapercibidos a ciertos personajes.

El pertiguero
Primer golpe. Qué bien trata el duque de Segorbe a los hermanos del Cristo de la Corona. Otra vez los ha recibido en la Casa de Pilatos. Segundo golpe. Buen detalle el de la Trinidad al dar el pésame a los familiares de la marquesa de Saltillo, viuda del que fue su hermano mayor. Tercer golpe. Hay que leer esta Navidad el libro Historias de la Semana Santa que nunca te contaron, de Manuel J. Roldán (Editorial El Paseo). Y ciriales arriba. El historiador Roldán es un intelectual comprometido con su ciudad.

El Lagarto de la Catedral: <<Mi querido Fiscal, deberías saber que todo el que cuenta los días para el final del pontificado de monseñorAsenjo se equivoca, porque no hay sustituto, ni esta vez habrá prisas en en el relevo, sino la prórroga de respeto que debe haber. Y que habrá por muchos motivos>>


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber