El lagarto de la catedral

El Fiscal | 20 de octubre de 2009 a las 17:03

<<Qué extraño. Debe haber psicofonías en Santa Catalina, porque telefoneo al párroco para interesarme por el comienzo de las obras, me responde una voz y al poco me cuelgan el teléfono. Debe ser eso, una psicofonía, porque Don Antonio Hiraldo es siempre muy amable y atento>>

Las cinco horas clave en el Aero

El Fiscal | 15 de octubre de 2009 a las 14:12

FINALES DE AGOSTO.
Bajo de Guía. En un velador toman café el delegado de Urbanismo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, y el ex delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Demetrio Pérez. En un momento concreto se incorpora a la reunión el abogado Joaquín Moeckel. Sabido es que nadie se puede mover por Sanlúcar de Barrameda ni por el barrio del Arenal sin que el intrépido letrado se entere, pues son las dos áreas geográficas que componen sus dominios. Los tres departen hasta la caída de la tarde, cuando Gómez de Celis decide regresar a Sevilla para seguir con sus ruedas de prensa agosteñas para mantener firme el pulso político del gobierno. De aquella charla salió un compromiso para abordar en firme el asunto tan complejo y delicado de la seguridad en la carrera oficial, sobre todo tras el dictamen demoledor del secretario municipal, Luis Enrique Flores, que advierte de las irregularidades y riesgos del recorrido. El informe ata de manos a Gómez de Celis, que ya no podrá otorgar la licencia de ocupación de la vía pública para la Semana Santa de 2010 si no se le presentan los planos visados y un rosario de medidas para potenciar la seguridad de unas parcelas que acogen a casi 30.000 almas durante una semana.

FINALES DE SEPTIEMBRE.
Avenida de la Constitución. Salón de la pecera del Aeroclub, la entidad donde dicen que se elegían los alcaldes de la Sevilla en blanco y negro. Algunos minutos antes de las 14:30. Joaquín Moeckel y el presidente del Consejo, Adolfo Arenas, acceden a las selectas dependencias. Hay una mesa reservada para cuatro comensales. Uno de los camareros advierte a Arenas de la necesidad de lucir corbata. Le exhibe un muestrario y el veterano abogado elige una. A los pocos minutos comparecen Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y el gerente de Urbanismo, Miguel Ángel Millán, que presume de su condición de nuevo hermano del Baratillo, cofradía en la que ha ingresado con la firma del propio Moeckel como aval.

COMIENZA LA COMIDA.
Capotes al viento en la charla de inicio antes de que salga el morlaco de la carrera oficial. Los contertulios rompen el hielo abordando el recurrente tema de si los políticos tienen que asumir el cien por cien la posición de sus partidos sobre los temas de actualidad. Arenas se muestra como un hombre viajado, un liberal próximo a los postulados de la democracia cristiana y un buen conocedor de la cultura británica por sus cinco años de residencia en Londres. Por los ventanales opacos de la Avenida entra la luz. Los comensales pueden ver a los viandantes sin ser vistos. He ahí el gran atractivo de la pecera del Aero. Ni son vistos por el público, ni lo son por los propios socios del club. Moeckel escucha atentamente los primeros lances. Difícilmente aceptaría él la disciplina férrea de partido. Celis se revela como un animal político, sacando más información de la que aporta. Y Millán hace de perfecto gerente que cuenta ya con la suficiente confianza tanto con Moeckel como con Arenas. El camarero toma la comanda: gazpacho de primero para todos, con taquitos de jamón y pan frito optativos. De segundo, huevos fritos con patatas y jamón para Celis y Moeckel. Arenas y Millán prefieren tortilla. Rioja Viña Ardanza para regar la comida. Y agua mineral, pero sin gas, que suficientes burbujas pone ya Torrijos…

CELIS ROMPE.
“Esto hay que arreglarlo”. En diciembre se ultima el proceso de renovación de abonos de palcos y asientos y el Ayuntamiento quiere tener ya semejante patata caliente sacada del horno. El delegado de Urbanismo se presenta en todo momento como el miembro del gobierno que tiene encomendada la gestión de un asunto muy feo y del que los socios de IU han hecho bandera política de forma tan legítima como oportunista. Arenas da cuenta de la tortilla mientras deja clara la “barbaridad” que supone aplicar el Reglamento de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades de 1982 a la carrera oficial de Semana Santa, la normativa autonómica en la que se basa el informe del secretario municipal. “Entiendo que ese reglamento no nos afecta, Alfonso. Aplicarlo a la carrera oficial es algo que en el Consejo repugna”. Gómez de Celis hace una lectura general, trata de limar las aristas del asunto, reduce la gravedad del tema y explica que si el gobierno municipal fuera cómodo o pusilánime apostaría por posiciones estáticas para evitar polémicas. Exige que el Consejo de Cofradías entregue los planos de la carrera oficial debidamente visados y que se ofrezcan soluciones para cumplir con las directrices de seguridad. Moeckel y Arenas desarrollan la teoría de los cuatro tramos, la que se presume como la solución final al problema. Consiste en no tratar de forma unitaria la carrera oficial (los 1.250 metros que hay entre la Campana y la Plaza de la Virgen de los Reyes) sino dividida en cuatro tramos (Campana, Sierpes, Avenida y Plaza) a afectos de la planificación de la seguridad. La cifra de espectadores cambia así sustancialmente. No es lo mismo abordar la tramitación de una licencia de ocupación de la vía pública para 28.000 espectadores que para 7.000. Los comensales abordan detalles como la necesidad de no romper núcleos familiares en un posible plan de reubicación de abonados. El Consejo no quiere perder ni un asiento. Celis solicita que la teoría de los cuatro tramos se plasme en un informe oficial. Dirige la mirada a Moeckel. Arenas comenta que el catedrático de Derecho Administrativo, Alfonso Pérez Moreno, ya prepara un dictamen al respecto. La normativa aplicable a la carrera oficial sería otra muy distinta por “analogía” con otros acontecimientos públicos. Curiosamente, Pérez Moreno es el maestro de Luis Enrique Flores, el secretario municipal que ha puesto contra las cuerdas el modelo de carrera oficial. Pérez Moreno es también el abogado que ha logrado la victoria judicial de la Macarena frente a la decisión del Gobierno de ZP de retirar la millonaria subvención para las obras de ampliación del museo concedida por el entonces vicepresidente del Gobierno, Javier Arenas. Ninguna de las partes quiere mentar la palabra pleito. A ninguno le interesa. Pero cada parte ha asomado la punta de los cañones.

DE POSTRE, HELADO.
Celis y Millán se relajan. Los comensales ven la luz al final del túnel tras un agosto duro de declaraciones, amenazas y dimes y diretes. Arenas se compromete a que el Consejo de Cofradías visará los planos en el Colegio de Arquitectos. También adjuntará a la petición de licencia de ocupación de la vía pública para 2010 un informe propio sobre la seguridad de la carrera oficial. Se trata de un documento que está elaborando un estudio de ingenieros especializado en riesgos en grandes acontecimientos. El Consejo quiere que las inquietudes de seguridad no se limiten a la carrera oficial, sino también a los alrededores. El presidente recuerda que desde 1874 no se ha producido ningún altercado grave en la carrera oficial, y que lo realmente importante es que los pasillos de evacuación “cumplan su finalidad” y no estén ocupados por carritos, sillas mal colocadas o público de pie. Los comensales quedan en hacer los deberes, una vez que la hoja de ruta ha quedado marcada.

LARGA SOBREMESA.
La reunión se prolonga hasta pasadas las ocho de la tarde con el tañido del tranvía de fondo cada pocos minutos. Millán cuenta que las subvenciones del urbanismo morado se gestionarán a partir de ahora entre la Gerencia de Urbanismo y el Consejo de Cofradías de forma directa y en virtud de un convenio de próxima firma. Las hermandades tendrán que llamar necesariamente a las puertas del Consejo para sacar tajada de las arcas de la Isla de la Cartuja, lo que refuerza la posición del presidente Arenas. Tras cinco horas en el Aero, las partes abandonan el salón de la pecera con la convicción de que la solución a la carrera oficial de 2010 no será drástica. Sobre la mesa queda la jarra de agua y varios vasos. No hubo copas de balón. También queda la sensación de que la mediación de Moeckel, recogiendo el espíritu de Bajo de Guía, ha sido clave. El hombre que fue vetado para delegado de la Madrugada se ha mostrado mucho más decisivo como ministro sin cartera. Y eso que hubo quien lo cuestionó por carecer del perfil necesario. Dios le conserve a alguno, por lo menos, el oído.

DETALLE DE CABALLERO.
Arenas se marcha aliviado y satisfecho. Devuelve la corbata al amable camarero. Cae en la cuenta de lo difícil que es sorprenderle a él un día laborable sin media etiqueta, pero el fuerte calor de San Miguel y la repentina convocatoria
le pillaron con el cuello aliviado. Echa mano del teléfono mientras retorna a su despacho en la Campana e informa de los acuerdos oficiosos a la delegada de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto-Castro. Al entrar en su despacho y saludar a la secretaria se topa con una inscripción latina en el muro: Verba volant scriptamanent…

Cuarto y mitad de Trento en Emasesa

El Fiscal | 8 de octubre de 2009 a las 16:37

Que Sevilla es la reserva espiritual del Reino de ZP no ofrece ya ninguna duda. Aquí no han llegado nunca los ecos de las broncas entre la Moncloa y la Nunciatura. Sevilla sí que tiene un estatuto aparte en materia eclesiástica que ríanse ustedes del catalán. El PSOE de Felipe se llevaba estupendamente con la Iglesia gracias a los viajes que hacía a Madrid, ora en Talgo ora en AVE pero siempre con alta velocidad, el canónigo Manuel Benigno García Vázquez, al que cariñosa o maliciosamente le llamaban el capellán del partido. De hecho, García Vázquez casó a muchos de los hijos de los ya históricos dirigentes del puño y la rosa. ¿Cuántas veces no cruzó este cura sabio la verja de la Moncloa para asesorar a Felipe? Si hasta ejerció de API con clergyman para venderle San Telmo a la Junta y que la Presidencia tuviera una residencia propia de un parador de turismo de cinco estrellas. Felipe se fue, García Vázquez se murió, cierto dirigente socialista sevillano con más vidas políticas que un gato dijo en una cena privada aquello de que “al PSOE ya no lo conoce ni la madre que lo parió”, y llegó el nuevo orden con su kilo y medio bien despachado de reforma de la financiación y de leyes que provocaron y provocan grescas entre el Gobierno y la Conferencia Episcopal por muchos calditos que el presidente se tome con el nuncio de antes y con el recién llegado.

Pero aquí, definitivamente, llevamos otra velocidad. Lo nuestro sí que es distinto, sí que tiene un color especial, ole la gracia. Este septiembre cantó su primera misa en San Román el jovencísimo sacerdote Francisco Moreno, que no es precisamente de los que dan la plática con el micrófono de pinza en la estola, conectan el cd de Lenon en la comunión o permiten la lectura del textos de El Principito en las bodas. De eso nada. El Cura Curro parece sacado del catálogo que dicen que trae Asenjo debajo del brazo para su exhibición en plan vendedor ambulante al sector progre del clero local: “Así es como hay que vestirse. A ver si os enteráis, que los curas tienen que ir de curas”. Cuando Asenjo desenfunda el muestrario, aparece la foto del Cura Curro, que viste como eso, como un clérigo romano de toda la vida, con su sotana abotonada de arriba abajo y su cuello duro marcado con tiralíneas como Dios manda, listo para pasearse por el pequeño Vaticano que parece la ciudad de cuando en vez. Anoten los ingredientes de la jornada de marras: dos horas y media de ceremonia, cánticos y plegarias en latín, una veintena de presbíteros, liturgia antigua de paños de hojilla, casullas y albas de encajes costeados, alfombras suntuosas… Y tachín, tachín, en esto que el párroco Hiraldo anuncia por megafonía que al término de la ceremonia se ofrecerá una “suculenta recepción” en el patio porticado de Emasesa, la joya de la corona de las empresas municipales, la que controla férreamente el PSOE. Una sede con calificación de conjunto monumental formado por el antiguo Palacio de los Ponce de León y el convento de los Terceros, que hasta acogió hace unas décadas el colegio de los Escolapios, donde el padre del actual alcalde ejerció de profesor, como le gusta recordar a Monteseirín. Este baile de sotanas celebrado, como dirían los cursis, en sede municipal sí que es una lección de entendimiento y convivencia entre el poder laico y el religioso.

Emasesa da de beber al nazareno sediento de los barrios en Semana Santa, Emasesa engalana de flores el paso de su patrona, la Virgen de las Aguas, y Emasesa cede sus dependencias nobilísimas para el ad calorem de un misacantano que vuelve loco de alegría a los nostálgicos del antiguo rito, el del cura vuelto de espaldas y los latines entonados que ponen las emociones a la altura de la humareda del incienso por las bóvedas. Cuarto y mitad de Trento en adobo en Emasesa, aires de Roma andaluza en Escuelas Pías. ¡Quién lo diría! No faltó un peregil en el canapé posterior a la primera misa del Cura Curro: la nobleza apergaminada de La Algaba, pueblo donde ha ejercido de diácono el año previo a su pomposa ordenación; un rosario de cofrades de la Carretería y Los Servitas, que son las devociones del nuevo clérigo; el cáterin de una firma hostelera de Gerena, con bandejas de microalbóndigas incluidas y un surtido de helados de postre, decenas de regalos dispuestos en los peldaños de la artística escalera. Emasesa bien vale una misa. Anda que no. Aquí el PSOE no arregla sus cuitas con el alto clero con sosos calditos (que vaya aburrimiento el de aquella reunión entre ZP y aquel nuncio portugés, auténtico maestro en el arte de no decir nada que en cada comparecencia condenaba a sus oyentes a los brazos de Morfeo, zzzzzz…) sino con sus particulares papelones de pescao frito en forma de medallas de la ciudad en los pecherines de las vírgenes, reparto de subvenciones dentro del urbanismo morado, concejales presidiendo pasos o portando las imágenes en los traslados, restauraciones de templos y cesiones de casas palaciegas para misacantanos tridentinos. En Sevilla sí que pervive aquel espíritu de entendimiento de Felipe y García Vázquez. Ahora se entiende que al PP le dejaran fuera del consejo de administración de Emasesa. Los toricantanos, a la Maestranza. Los misacantanos, a la Emasesa de Manuel Marchena. ¿Es o no es Sevilla la reserva espiritual del Reino?

Verídico

El Fiscal | 7 de octubre de 2009 a las 16:36

La conversación tuvo lugar en un despacho de la Gerencia de Urbanismo. “Mira, te lo digo muy claro. Aquí no podemos autorizar la carrera oficial tal como se ha montado hasta ahora desde el momento en que tenemos un informe del secretario municipal alertado de las irregularidades. Es que si cualquiera de nosotros firmara el permiso estaría ya prevaricando. ¿Te parece lo suficientemente lógico y razonable mi argumento? No sé si esto lo ha meneado Torrijos con interés electoral o como simple respuesta a la que le ha caído estos años por las subvenciones a brigadistas y otros colectivos afines, pero aquí tenemos muy claro que este año no firmamos si todo sigue igual”.

Etiquetas: ,

El compadreo emergente

El Fiscal | 7 de octubre de 2009 a las 16:35

Lo peor de dos hermanos mayores que se convierten en amiguetes es cuando se proponen llevar su relación personal al terreno institucional como demostración de poder, forzando las relaciones institucionales entre dos corporaciones que poco tienen que ver. Cuando se empeñan, se ponen erre que erre a organizar cumbres y convivencias y se ponen más pesados que esas mayordomos consortes cuando le riñen al marido por estar haciendo de cobradores cuando los demás andan ya a la caza del canapé. Una demostración del compadreo emergente ocurrió el otro día en el Baratillo con motivo del descubrimiento de una placa conmemorativa del enfoscado de las dependencias que dan a la calle Gracia Fernández Palacios, la de los adoquines junto a la plaza de toros, que para que ustedes me entiendan era el sitio donde se ponía el portal de belén. Por allí desembarcaron de pronto varios oficiales de junta del Gran Poder, ante lo cual un egregio baratillero formuló ante testigos de la escena el siguiente rosario de preguntas y respuestas: “Esto no lo entiendo. ¿Somos de la misma parroquia? No. ¿Somos del mismo día? No. ¿Pasamos en Semana Santa por delante de la puerta de ellos, o ellos por delante de la nuestra? No. ¿Entonces que hacen estos tíos aquí otra vez?”.

Un acierto

El Fiscal | 7 de octubre de 2009 a las 16:34

Al comisionado Jesús Creagh Álvarez de Toledo y a su equipo de confianza hay que anotarle un diez en el casillero por su labor en San Esteban. El pasado martes se abrió solemnemente el curso en la hermandad. Al término de la ceremonia religiosa tomó la palabra para hacer público el acuerdo de que una de las nuevas marchas para la Virgen de los Desamparados ha sido dedicada a Francisco Javier Moreno Ruiz, el joven costalero de la primera trabajadera del paso de misterio fallecido en accidente de tráfico el pasado junio. La composición lleva por título ‘A un ángel costalero’, es obra de Joaquín Ruiz González y fue estrenada al piano esa misma noche. Francisco Javier era hijo de capataz y hermano de costalero. Creagh ha demostrado que las cofradías, cuando se lo proponen, tienen una impresionante capacidad para generar afecto y consolar al que lo necesita.

El pertiguero

El Fiscal | 7 de octubre de 2009 a las 16:32

Primer golpe. La película sobre los traslados del Gran Poder ha marcado las horas de asueto de muchos cofrades y de otros tantos que no lo son durante el pasado verano: “La cera alzada de los nazarenos por la Plaza del Museo a los sones de Romanza, de Bacarisse, queda como una combinación exquisita”.
Segundo golpe. “Fiscal, muy recomendable el besamanos de la Virgen de Regla en los Panaderos, con la imagen del Señor colocada en un plano superior”.
Tercer golpe. El nombre de Juan Luis Aguado salió en las votaciones para elegir al cartelista de la Semana Santa.
Y ciriales arriba. Un acierto. La junta de gobierno del Baratillo promovió ayer en un céntrico hotel un multitudinario acto de reconocimiento público al capataz Rafael Díaz Palacios, que ha estado más de treinta años al frente de la cuadrilla de la Virgen de la Caridad. Ex hermanos mayores y caras conocidas del Arenal participaron en el homenaje.
Coda
La cigüeña de septiembre ha traído dos nuevos sevillanos al mundo que seguro que vivirán sus primeras Semanas Santas muy intensamente. A Fernando Hidalgo Suárez, sobrino del conocido pintor de la Puerta Real, ya le preparan las solicitudes en San Gonzalo y El Silencio. Se busca traje de paje. Y a María Trujillo Salido, que vio la luz el día de San Miguel Arcángel, ya le tramitan la inscripción en el Dulce Nombre, que para eso su padre tiene antigüedad de último tramo en la cofradía de San Lorenzo.

El lagarto de la catedral

El Fiscal | 7 de octubre de 2009 a las 16:32

<<Menuda representación cofradiera y política en la toma de posesión del cura José Miguel Verdugo como nuevo párroco de Valencina de la Concepción, donde le esperan ya como primeras grandes citas la romería anual del Cristo de Torrijos y la coronación de la patrona en junio>>

Procesión de la Virgen de los Reyes

El Fiscal | 18 de agosto de 2009 a las 13:07

Lo mejor
Sin duda, las devotas que estaban en la Puerta de los Palos a las 23:15 horas del viernes. Los asistentes al concierto de vísperas que organiza la Delegación de Fiestas Mayores no daban crédito a la conclusión del recital. ¡Ya había señoras con sus sillas en la plaza cuando aún faltaban nueve horas para la salida del paso!

Lo peor
Las vallas del recorrido, que aportan frialdad a la procesión. Las escasas sillas que ha dispuesto el Cabildo Catedral durante los días de la novena, una falta de previsión que obliga a poner un cero a los rectores del templo metropolitano. Y el exceso de celo de los agentes de la Policía Nacional al impedir el acceso de los fotógrafos profesionales a la Catedral una vez concluida la procesión. Faustino Valdés, subdelegado del Gobierno, debería tirar de su notable experiencia en el Cecop para explicarle a algunos de los agentes cómo debe procederse en días como los de ayer.

Verídico
Una señora situada tras una valla de la Avenida ve llegar al alcalde y exclama: “¡Pues no está tan gordo como parece en televisión! Otra señora grita: “¡A ver si te paseas más por el centro!” Una asesora de Monteseirín, Pilar Vargas, se acerca para atender sus inquietudes. Se llevó una sorpresa cuando la ciudadana anónima le explicó que no se estaba metiendo con el alcalde, sino con Zoido, líder del PP municipal, al que demandaba que no visitara tantos barrios y que le prestara más atención al casco antiguo.

Un despertador
El que hay que regalarle urgentemente a la delegada de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto-Castro, que se incorporó a la celebración cuando la Corporación municipal bajo mazas llegaba al Patio de los Naranjos. En el PP recordaron de inmediato que ya le ocurrió algo similar en el Corpus de 2008.

Ausencias comentadas
Las de los concejales del PP, Beltrán Pérez y Evelia Rincón, que no asistieron al pontifical posterior. En el PSOE se apresuraron en hacerlo notar para reducir los efectos de la demora matutina de la edil de Fiestas Mayores.

Los sms del Fiscal
Recibido el día 11 a las 19:41: “Fiscal, Jerez está de luto. El gran cofrade y cronista de la ciudad en Diario de Jerez, Manuel Liaño, ha fallecido”. Ayer a las 7:56: “Hay diez concejales del PP por cuatro del PSOE”. A las 8:38: “Hay tres generaciones de la familia Moeckel viendo la Virgen”. A las 8: 39: “Fiscal, si quieres desayunar picatostes, te esperamos en el Aero. Un abrazo”.

Evolución
Es curioso. El cortejo de la procesión más corta del calendario nunca se ha caracterizado por ser muy extenso. Más bien al contrario. Ayer se pudo apreciar un crecimiento considerable de las parejas con cirios, sobre todo en la representación de la Asociación de Fieles de la Virgen de los Reyes. La participación es siempre saludable, pero ojo… El 15 de agosto mimetiza a la Semana Santa en las sillitas plegables… ¿Y al Corpus en el aumento de trajes oscuros?

Muy recomendable
Hoy comienza la octava en honor de la Virgen en la Capilla Real, un culto reservado a los pata negra de la devoción de la Patrona, amantes del agosto de la Virgen que arranca el 4 de agosto con el primer besamanos y concluye el 22 con la apertura de la urna de San Fernando. Si tienen oportunidad, no se priven de participar en alguno de estos cultos posteriores al día 15.

Felicitación… y guasa
El cardenal reconoció la labor del predicador de la novena, el muy reputado y afable Fray Juan Dobado. El prelado se refirió a él como Juan Doblado. De entre el público se oyó rápidamente: “Doblado debe de estar verdaderamente el fraile después de haber dado nueve sermones consecutivos con la caló que ha hecho”. ¡Vaya tela!

Palio de tumbilla
Primer varal. José Luis Sáez, presidente de la Federación Española de Baloncesto, estuvo esta semana en una tertulia en la costa gaditana en la que estaban presentes varios hermanos mayores. El alto mandatario deportivo se quejó de que aún no se haya nombrado pregonero de la Semana Santa al cardenal Amigo.
Segundo varal. Andrés Martín, consejero de Gloria, no faltó a la cita con la Patrona. No se puede decir lo mismo de algunos compañeros de sección.
Tercer varal. Hemos echado en falta el traje rosa chicle de Carmen Tovar. La representación de la Diputación Provincial ya no es la misma.
Y cuarto varal. Agosto feliz. Hay que darle la enhorabuena con color azul baratillo a José Luis Cantalapiedra, delegado de penitencia, que se ha estrenado como abuelo de un niña que se llamará Blanca.

Aquel primer besamanos

El Fiscal | 14 de agosto de 2009 a las 16:45

Monseñor Amigo en su primer besamanos de la Virgen de los Reyes, acompañado por el padre Estudillo y un jovencísimo hermano Pablo. / Martín Tejedor

Monseñor Amigo en su primer besamanos de la Virgen de los Reyes, acompañado por el padre Estudillo y un jovencísimo hermano Pablo. / Martín Tejedor

La fotografía pide música de Romanza, de Salvador Bacarisse, y evoca una Puerta de los Palos oculta entre un enorme cartelón del Domund y un autobús de Tussam azul y blanco con franja roja divisoria. Ahora que se nos va, ahora que la cofradía de su pontificado se recoge y baja la rampa poco a poco, es cuando los nazarenos giran la vista atrás por primera vez en el recorrido. Llegó un verano de mundiales de Naranjito, el año en que se registró una invasión del turismo italiano sin precedentes tras el apogeo de la victoria azzurra en el Bernabéu. Sus primeras visitas a la Catedral fueron para encontrarse con la Patrona, de la que tanto supo por aquel cura sevillista de visita diaria a Trifón, hermano mayor de una hermandad de la sotana que está al borde de la extinción. Al poco tiempo llegó su secretario personal, hermano Pablo Noguera, que a juzgar por cómo está en la fotografía y su estado actual bien pudiera ser el icono publicitario de un laboratorio de antioxidantes. Por él no pasa el pontificado. Está para volver a empezar, para arrancar otro ciclo al lado de Su Eminencia, para organizar la agenda a Roma y hacer los recados domésticos, para recoger en coche a arzobispos y cardenales de fuera recién llegados a Santa Justa, para apagar el humo del teléfono, para estar al quite providencial en tantísimas ocasiones, para saludar a los fieles de una procesión con una levísima bajada de cabeza, para llegar a la Catedral minutos antes de un pontifical y sacar de la maleta la mitra plegable y el ropaje. El próximo sábado, monseñor se situará una vez más tras el paso de la Virgen sedente que le recibió aquel año de la gran victoria socialista de octubre. Tal vez, entre antífona y golpe de incienso, recuerde a tantas personas y anécdotas que ha dejado en el camino en uno de los pontificados más largos en la Iglesia de Sevilla. La venta de San Telmo, las nuevas parroquias, las grandes obras en la Catedral, las porfías con las cofradías, los veranos en Galicia, los viajes a América, las recepciones en el Palacio Arzobispal, las dos visitas del Papa, la entrada de Sor Ángela en la Catedral, las visitas pastorales por toda la provincia, las confirmaciones masivas en los templos de los barrios y en la Catedral, las oraciones en su oratorio privado ante la Inmaculada que le cedió la Sacramental del Sagrario, las declaraciones polémicas con eco nacional, los disparos de Alberto y Ascen, la boda de la Infanta, la restauración del Salvador, esa torrija en el casinillo del Gran Poder la tarde del Miércoles Santo, los almuerzos en casa de Diamantino, los repiques a gloria de la Giralda… El próximo sábado, Eminencia, el aire tendrá mucho de aquel primer agosto. Algo se muere en el alma cuando Amigo se va.