Le llaman dispensa…

El Fiscal | 15 de marzo de 2015 a las 18:35

TOMA DE HORAS
Por no pedir perdón, por no implorar disculpas, por no llamar a las cosas por su nombre, por no quedar por debajo. Dicen que el vicario general ha concedido una dispensa para que el Cabildo de Toma de Horas se pueda seguir celebrando en la Capilla Real como desde hace 411 años, pues una reciente normativa de los obispos andaluces regula el uso extralitúrgico de los templos. Oiga, señores cofrades, el asunto no es para iniciar ninguna cruzada contra la altiva autoridad eclesiástica, ni para disparar el déficit de eclesialidad como en los peores tiempos de la prima de riesgo, que ya se sabe que la eclesialidad consiste en hacer lo que digan los curas sin rechistar y doblando el espinazo. El asunto, señores cofrades, es que ustedes ya se están dando cuenta de lo que tienen enfrente. El tiempo va colocando a cada cual en su sitio. Y ese puntillosismo que antes no pasaba de anecdótico comienza ahora a mostrarse como el pelo de la dehesa. El vicario general y ex párroco del Palmar de Troya y sus aldeas adyacentes, don Teodoro León, ha tenido que rectificar, camuflar su necesidad de hacerse notar y dejar el Cabildo de Toma de Horas donde estaba. Pero como eso de rectificar está feo, se le llama dispensa. ¡Marchando una nueva acepción de la dispensa para el diccionario cofradiero! Ahí la reproducimos.

Dispensa
Dícese de la solución que adopta el vicario general tras provocar un problema donde no lo había después de una decisión mamarracha y que tiene como principal efecto que el puntillosismo del personaje, que sólo conocíamos unos pocos, sea ya de dominio público en todo el orbe cofradiero.

Muy recomendable
No dejen de leer la columna que al respecto firmó ayer Carlos Colón en este periódico. “Comparado con el uso litúrgico que durante la mayor parte del día tienen la Catedral y el Salvador, el Cabildo de Toma de Horas sería una de las cosas menos extralitúrgicas que allí podrían celebrarse. Por lo menos los capillitas no van en pantalones piratas, camisetas que exhiben pilosidades del sobaco o gorritos estrafalarios. Y no acuden allí para hacerse selfies viendo las imágenes sagradas como si fueran estatuas y recorriendo las naves como si fueran los restos de una religión desaparecida hace siglos, sino que van a sancionar los recorridos de las cofradías que, al fin y al cabo, tienen algo más que ver con el culto que los tour operadores. A lo mejor –pensé– si los capillitas se disfrazaran y medio despelotaran, hablaran en japonés, inglés o alemán y, sobre todo, aflojaran la bolsa más de lo mucho que lo hacen –porque nuestra Catedral y el Salvador son pay per view– tal vez se relajaran las estrictas normas de los usos extralitúrgicos”.

Torpeza
Si el vicario y sus adlátares conocieran el paño, jamás se les hubiera ocurrido sacar precisamente este Cabildo de Toma de Horas de la Capilla Real, que es uno de las sesiones con mayores polémicas previas que se recuerdan a cuenta del lío de la Madrugada y la posición de defensa del Jueves Santo. Cuando un hermano mayor quiere asegurarse un cabildo tranquilo, siempre se prefiere su convocatoria en un templo, donde la sola presencia de los sagrados titulares tiene el efecto de amortiguar los ánimos. Hay que tener el alma de cántaro, por decirlo finamente, para haber amagado con el cambio justamente este año. Lo dicho: sacada de pinrel. Perdón, dispensa.

El pertiguero
Primer golpe. Manuel García, hermano mayor de la Macarena, advirtió ayer en estas páginas: “Me siento defraudado con algunas actitudes personales y lo que más lamento es que percibo un deterioro en las cordiales y fraternales relaciones que hemos venido manteniendo todas las hermandades de la Madrugada y éstas con el Consejo”. Segundo golpe. De lunes a jueves. Un gran orador. Mañana a las ocho de la tarde comienzan los ejercicios espirituales ignacianos dirigidos por monseñor Camilo Olivares en la iglesia de la Santa Caridad. Tercer golpe. Novedad en el mercado. Lo contento que está Antonio Lebrero con el recortable de La Macarena, de 62 figuras. Y ciriales arriba. Oído:“Pues si el Cabildo de Tomas de Horas hubiera sido finalmente en la Fundación Cajasol, tal vez Antonio Pulido nos hubiera invitado después a un cafelito, ¿no? Nos hemos quedado sin saberlo”.

Sacar el pinrel

El Fiscal | 14 de marzo de 2015 a las 13:16

ES lo que ha tenido que hacer el vicario para no agrandar un problema creado por él solito, como de costumbre. El Cabildo de Toma de Horas seguirá celebrándose en la Capilla Real, ante la Patrona, y no en el desubicador salón de actos de Cajasol, que está la mar de bien para oír el pregón del paseo de caballos de Luismi con la anécdota del gorila escapado, pero no para pleitear sobre horarios, itinerarios y preferencias de paso. Además, para garantizar el orden es mucho mejor ante la Virgen de los Reyes tal como está el personal… Si hasta el vicario va a salir ganando al sacar el pinrel. No perdamos la esperanza: en la curia algún día se acabarán enterando de qué trata esto.

Lo peor no es la mudanza

El Fiscal | 14 de marzo de 2015 a las 13:15

La fe no se pierde por cambiar de imagen titular, ni de día de salida de la cofradía, ni de túnica, ni de templo. En cuestiones de cofradías, las manos a la cabeza hay que echárselas las veces precisas. La tendencia al escándalo y a la exageración es directamente proporcional a las horas libres del personal. Lo peor de todo es que cada vez son más los que conocen un estilo de gobierno basado en el reglamentismo y el puntillosismo. Escrito está que el vicario general, aficionado con amagar con querellas pese a trabajar para la industria del perdón, no para de romperle puentes al pontífice (creador de puentes, según la Etimología). Lo peor no es que el Cabildo de Toma de Horas se deje de celebrar en la Capilla Real, lo peor es que se trata de una decisión mamarracha para justificar unas absurdas normas sobre el uso de los templos. El buen gobernante evita el problema, el mal gobernante los crea para justificar su función. El ex párroco del Palmar de Troya y sus aldeas adyacentes está como la Junta:¡Imparable! Directo hacia el ridículo con tal de hacerse notar.

Don Marcelino

El Fiscal | 7 de marzo de 2015 a las 5:00

LA juez Alaya tiene su trolley. Yel cura Marcelino tiene su cartera. ¿No han visto la misteriosa cartera que siempre lleva el delegado diocesano de Hermandades? Fíjense que debe llevar poco peso por el bamboleo que se aprecia. Es una cartera que pega mecidas al compás del andar de este cura que es la sonrisa de la diócesis. Este año se lleva la XIX edición del galardón Homo Cofrade. Don Marcelino es todo los días como un nazareno de vuelta a casa: siempre feliz.

El Salvador

El Fiscal | 5 de marzo de 2015 a las 5:00

AHORA que parece que sólo existen la Madrugada y sus relojes, alguien podría abrir el debate de otra marugada, con minúscula, que lleva provocando náuseas en los últimos años: la noche del Miércoles al Jueves Santo, cuando cierto personal da rienda suelta al vaso largo en plena Plaza del Salvador y la de los Panaderos tiene que pasar por un verdadero estercolero. El público sedente, que parasita horas en esa plaza para ver el Buen Fin y la Lanzada en sesión continúa, deja el firme convertido en una cochambre indigna para pasos y penitentes. Pero, ay, no son cuestiones de reloj en las que haya que medir la fuerza o influencia de hermanos mayores, sino asuntos de la falta de educación. Esa otra madrugada está siendo cada vez más alarmante. Y no sólo por las sillitas, sino por el público consumista.

Verborrea

El Fiscal | 4 de marzo de 2015 a las 5:00

Estaban acodados en la barra, dándose el homenaje de la una del mediodía y pegando voces que convocaban la atención de todos los presentes. Faltaba el serrín en el suelo para rematar la escena. Hablaban de los horarios de la Madrugada, el tema-vuvuzela de esta cuaresma exenta por el momento de otras polémicas de mayor interés. Hacían aspavientos, exageraban los tonos y, en definitiva, arreglaban el mundo a base de levantar el vidrio y marear la perdiz. La campaña de las elecciones autonómicas está a punto de comenzar y el paro ha vuelto a subir en la provincia. Alguien ajeno a la tertulia altisonante apunta a que es bueno que haya gente hablando de la Madrugada. Escapismo, dice un intelectual. Conformismo, asevera el pesimista pasado de rosca. Sevilla, proclama el romántico. Parole, parole…

El mejor regalo tras un gran vía crucis

El Fiscal | 3 de marzo de 2015 a las 18:00

CUBIERTA HUMILDAD ok
El extraordinario y medido vía crucis del Señor de la Humildad y Paciencia aún dejará un regalo exquisito para sus muchos devotos. Fíjense en la fotografía inédita tomada por Javier del Junco para la portada del libro editado por Páginas del Sur. La obra pretende ser el comienzo de una serie dedicada a las imágenes elegidas cada año para el vía crucis. Este libro explica la devoción secular por esta imagen a través de un estudio inconográfico y sus precedentes en la Historia del Arte. Se presentará el 10 de marzo en Los Terceros y se venderá al precio de doce euros en las principales librerías de la ciudad. El libro cuenta con artículos de José Fernando Gabardón, Álvaro Dávila y Silvia Martínez. El diseño es obra de Joaquín Ávila. En la preciosa fotografía, que nos descubre el rostro menos conocido de la Semana Santa, se aprecia con claridad el estrabismo divino del que se dotaba a las imágenes como recurso barroco para conseguir el efecto de mirada perdida. Este libro es un bocado exquisito. Yla portada, el mejor broche al vía crucis.

Paño

El Fiscal | 3 de marzo de 2015 a las 5:00

SIN ruidos, con la finura del sonido infantil de un motete. Así llega cada año la elección del autor del paño de la Verónica de la Hermandad del Valle. Sin estridencias ni redobles forzados, con la elegancia de un ramo cónico, con la melodía tableada de los costaleros en la puerta de la Anunciación. Este año, un pintor vanguardista y rompedor:el profesor Dionisio González, probablemente el artista de la Facultad con mayor proyección internacional. Se trata de un asturiano muy ilusionado con el nombramiento y muy arraigado en la institución académica de la calle Laraña. Que no se nos vayan estos detalles de cuaresma exquisita, siempre interesantes, entre tanta farfolla inútil y tanta cáscara débil. Las cofradías más clásicas y bellas, siempre a la vanguardia.

Sotanas

El Fiscal | 27 de febrero de 2015 a las 5:00

EL otro día volvimos a ver a la que estaba considerada como la última sotana de Sevilla: la del muy querido padre Polo. Que hay gente que se queda mirando la rigurosa estética de don José como si fuera la de un ser extraño. Siempre dedicamos un fiscal minimalista de cuaresma al padre Polo, poque su contemplación evoca a días de Roma y cónclave. Pero resulta que nos ha salido otra sotana,pues cierto cura joven de Carmona la usa con toda solemnidad, como pudimos ver en la presentación de un cartel de la dilecta Nuria Barrera. Hasta hemos visto una fotografía de un cura de Morón con teja, que no veíamos algo así ni en Roma ni en el cine naciona-católico. Qué cosas más raras están pasando en esta diócesis, ¿verdad? No hay que ir a Roma para ver jóvenes con sotanas, ni hay que acudir a la videoteca para ver esos sombreros recluidos en el blanco y negro.

Preparativos

El Fiscal | 26 de febrero de 2015 a las 5:00

DÍAS intensos de preparativos, de la logística que a tantos apasiona. La logística es un mal necesario en las cofradías, como otros que es mejor no referir. Yo me quedo con los preparativos que tienen la atención del hermano como objetivo prioritario, algo que con tanto tino reivindica el catedrático primitivo Manuel García Fernández. ¿Tratan bien los celadores al hermano nazareno? ¿Tratan con tacto y mano izquierda los paveros a los monaguillos y a sus padres? ¿Hacen todo lo posible las cofradías para evitar entradas a deshoras y provocar una penitencia extra de los hermanos? ¿Se dan carguillos a gente que no manda el resto del año y se creen durante unas horas una suerte de Napoleón con canasto o palermo? Preparemos estos detalles de los que nadie habla, salvo el ilustrado García, don Manuel.