Gorrones

El Fiscal | 27 de marzo de 2015 a las 5:00

QUE no se nos vaya esta cuaresma sin referirnos al gorrón de caja, que es el tipo que vivaquea estos días por las setas de la Encarnación esperando a que alguno de los promotores de La Caja de la Semana Santa le ofrezca acceder a la sala sin pasar por taquilla. ¡Oiga, que son tres euros! Pues por tres euros se retrata el personal, que alguno se ha presentado directamente con familiares y metiendo el pie en la zona sin que le piten personal. El gorrón de caja es de baja estofa, presume de contactos y se presenta sin previo aviso. También es verdad que algún gorrón muy torpe ha sido debidamente interceptado y parado en la puerta, ante lo cual ha buscado la mirada compasiva de algún amigo próximo que acudiera a su rescate. Esta caja está siendo la mar de interesante no sólo por registrar ya más de diez mil visitas –un éxito rotundo– sino porque algunos no aún no han acudido por considerarse tan reinones y tan reinonas que nunca ven el momento de sentirse especiales, que es lo que son ellos: especiales. Pero lo mejor, no me lo negarán, son los retratos a tres euros.

#yoconbourrellier

El Fiscal | 25 de marzo de 2015 a las 5:00

NADA es igual desde que ilumina nuestras vidas, nos ofrece la guía y solución para cada problema y anuncia nuevos conteos de nazarenos y hasta el estudio de las velocidades de las cofradías. La Madrugada es más Madrugada con él, la noche es más noche con él, las vísperas son más vísperas con él, los días son más días con él. Cada ciudad debería tener uno, prueba palmaria del estado del bienestar. Pero Bourrellier es de Sevilla. Ante Bourrellier hay que rendirse, entregarlo todo y darse por vencido. Es el hombre que susurra al oído del arzobispo, guardián de la Alfalfa y siempre con chisteras de las que salen los conejos más insospechados. ¿Y por qué no un segundo Domingo de Ramos? A Bourrellier lo van a hacer patrón de la hostelería. Subirá el PIB local. Por eso, todos juntos: #yoconbourrellier.

Una exquisitez

El Fiscal | 23 de marzo de 2015 a las 22:12

ppregón de Semana Santa a cargo de Lutgardo García
Lutgardo García Díaz nos ha contado su Semana Santa, la de su casa, la de su padre, la de sus familiares, la de sus particulares ritos. Un pregón más de vivencia que de Semana Santa. Más personal que de compromiso público sobre asuntos de actualidad. Y eso se agradece, porque la autenticidad es un valor. Y lo hizo con exquisitez académica, métrica pulcra y correcta dicción. Hubo metáforas preciosas, imágenes de un valor excepcional y literatura como para entrar en la Real Academia de las Buenas Letras, donde seguro que lo veremos ingresar de frac una mañana de domingo más pronto que tarde. ¿O no?

Se entendió
La gran mayoría entendió el pregón, a pesar de que existía el temor de que la literatura fuera de tal densidad que el público se perdiera mirando las plantas. También es cierto que la mayoría no vibró en tantos momentos como se esperaba. El pregón tuvo tres hitos: el Gran Poder, las Hermanas de la Cruz y el final dedicado a la ciudad con el ayudado por alto del trío de Estrella Sublime, un golpe de efecto que provocó respingos en las butacas. Y tuvo otros dos momentos destacados, como fueron la preciosa nana al nasciturus y el poema a su mujer, Paula Rubio, cuyo padre, José María Rubio, dio uno de los pregones de los que el personal salió recitando versos y aún siguen recitando.

Para leer
El pregonero no engañó: quería que su pregón fuera para ser leído. Lejos de tomárselo como una crítica, era su deseo. Quienes tuvieron el texto por delante, disfrutaron más que todos los demás. Al menos, eso decían los compañeros que estaban en la sala de prensa. Por cierto, una sala de prensa con camarero, torrijas, dulces y café. ¡Qué nivel!

Gregorio Serrano
¡Qué aplauso se llevó el delegado de Fiestas Mayores tras la presentación! Su última presentación, “por ahora”, como apostilló. Gregorio es tan cumplido como el alcalde, por eso no se le escapó ni uno de los fallecidos en el curso cofradiero que va de pregón a pregón. Tampoco se olvidó ninguna efeméride: desde la hechura de las imágenes hasta las del tabenerío. ¡Olé por hablar de los históricos bares cofradieros como la bodeguita de San Lorenzo y Casa Ricardo! Yse deshizo en agradecimientos a Juan Ignacio Zoido, que no cabía en el chaqué viendo a su concejal predilecto.

Los mensajes al Fiscal
A las 10:05: “¿Te veo en el pregón o en la comida? ¿A que el Fiscal va a ser benévolo ? ¿A que va mirar con cariño a nuestro hermano? Un abrazo”. A las 12:07: “¿Confundirá el arzobispo el nombre del pregonero como el de las Esperanzas? A las 12:12: “¿Y si al pregonero tuviera que presentarlo el año que viene un concejal de Podemos?” A las 12:13: “Qué de efemérides recuerda Serrano… Le falta decir que se cumplen 45 minutos de que se ha jincao una tostá con jamón… Y vaya con las necrológicas”. A las 12:21: “Se echa de menos en la presentanción del pregonero la finura de Rosamar, la autenticidad de Floranes y la mesura de Bretón”. A las 12:23:“Presentación convertida en mitin”. A las 12:40: “Lirismo intimista ausente de emociones”: A las 12:48: “El club de los poetas muertos”. A las 13:30: “Por debajo de la expectativa”. A las 14:41: “Pregón muy sentido, poético, algo largo y evocador. El detallito final de la banda parece de Pascual González”. A las 18:47: “El pregón está decadente. Creo que es un género agotado, de verdad”.

El pertiguero
Primer golpe. El blindaje previo. Antonio Burgos, Paco Robles e Ismael Yebra conocían el texto de antemano. Segundo golpe. Dicen que Aquilino Duque, el cuñado del inolvidable pintor Daniel Puch Rodríguez Caso, también estaba en el grupo de los escogidos consultados, además del círculo familiar. Tercer golpe. Marcelino Manzano dirigió la oración previa en la capilla de la Hermandad de las Aguas. Yciriales arriba. Curiosidades. En el pregón apareció el “caudillo”, referencias a los “teléfonos móviles” y el uso del vocablo “cofrade” en lugar de “cofradiero”.

Los cielos
¿Pero va a llover o no? La web weather.com da una inmejorable previsión desde el Sábado de Pasión hasta el Martes Santo: 0%de llluvia.

Vodevil

El Fiscal | 20 de marzo de 2015 a las 5:00

La noche los confunde. La Madrugada, ay aquella culminación y síntesis en el pregón de los pregones, ha tenido el efecto de dejarnos ver el pelo de la dehesa de la actual Semana Santa. Ha sido como el debate de los tres candidatos en las autónimicas que emitió TVE, que sirvió para que el personal viera lo que nunca había visto de La Que Manda en el PSOE. La supuesta reforma de la Madrugada, con un objetivo inicial lógico (el retorno del Gran Poder por Cuna) ha derivado en un vodevil cuyo último capítulo es que quien parte el bacalao es el Cecop (Ayuntamiento), porque la Semana Santa está secuestrada por la seguridad desde los sucesos de 2000 tanto como por los porcentajes de lluvia desde que existe internet y miles de druidas de las isobaras. ¿Yla clase dirigente cofradiera? Una tropa…

Andrés

El Fiscal | 18 de marzo de 2015 a las 5:00

la foto
Calma de cuaresma en el patio del Círculo Mercantil. La camisa remangada y la corbata anudada. Andrés Martín enseña a rizar las palmas a quien quiera conocer este arte. ¿Quién es Andrés? Un consejero de Gloria, un orgulloso hermano de la Divina Pastora, un artesano de la madera. Hasta el sábado, cada tarde pueden ver rizar las palmas en directo y hasta comprar pequeñas palmas rizadas para el ojal de la chaqueta. El domingo más soñado del año, cuando la vasta colección de capas pluviales rodee la Catedral, las palmas lisas y rizadas serán los primeros ciriales que anuncia el comienzo de una nueva Semana Santa. Ylo serán gracias a las manos de estos artesanos que cuidan de un precioso rito. No pocas palmas ennegrecen después durante el año en los balcones de las casas, calendarios apócrifos del paso del tiempo.

Le llaman dispensa…

El Fiscal | 15 de marzo de 2015 a las 18:35

TOMA DE HORAS
Por no pedir perdón, por no implorar disculpas, por no llamar a las cosas por su nombre, por no quedar por debajo. Dicen que el vicario general ha concedido una dispensa para que el Cabildo de Toma de Horas se pueda seguir celebrando en la Capilla Real como desde hace 411 años, pues una reciente normativa de los obispos andaluces regula el uso extralitúrgico de los templos. Oiga, señores cofrades, el asunto no es para iniciar ninguna cruzada contra la altiva autoridad eclesiástica, ni para disparar el déficit de eclesialidad como en los peores tiempos de la prima de riesgo, que ya se sabe que la eclesialidad consiste en hacer lo que digan los curas sin rechistar y doblando el espinazo. El asunto, señores cofrades, es que ustedes ya se están dando cuenta de lo que tienen enfrente. El tiempo va colocando a cada cual en su sitio. Y ese puntillosismo que antes no pasaba de anecdótico comienza ahora a mostrarse como el pelo de la dehesa. El vicario general y ex párroco del Palmar de Troya y sus aldeas adyacentes, don Teodoro León, ha tenido que rectificar, camuflar su necesidad de hacerse notar y dejar el Cabildo de Toma de Horas donde estaba. Pero como eso de rectificar está feo, se le llama dispensa. ¡Marchando una nueva acepción de la dispensa para el diccionario cofradiero! Ahí la reproducimos.

Dispensa
Dícese de la solución que adopta el vicario general tras provocar un problema donde no lo había después de una decisión mamarracha y que tiene como principal efecto que el puntillosismo del personaje, que sólo conocíamos unos pocos, sea ya de dominio público en todo el orbe cofradiero.

Muy recomendable
No dejen de leer la columna que al respecto firmó ayer Carlos Colón en este periódico. “Comparado con el uso litúrgico que durante la mayor parte del día tienen la Catedral y el Salvador, el Cabildo de Toma de Horas sería una de las cosas menos extralitúrgicas que allí podrían celebrarse. Por lo menos los capillitas no van en pantalones piratas, camisetas que exhiben pilosidades del sobaco o gorritos estrafalarios. Y no acuden allí para hacerse selfies viendo las imágenes sagradas como si fueran estatuas y recorriendo las naves como si fueran los restos de una religión desaparecida hace siglos, sino que van a sancionar los recorridos de las cofradías que, al fin y al cabo, tienen algo más que ver con el culto que los tour operadores. A lo mejor –pensé– si los capillitas se disfrazaran y medio despelotaran, hablaran en japonés, inglés o alemán y, sobre todo, aflojaran la bolsa más de lo mucho que lo hacen –porque nuestra Catedral y el Salvador son pay per view– tal vez se relajaran las estrictas normas de los usos extralitúrgicos”.

Torpeza
Si el vicario y sus adlátares conocieran el paño, jamás se les hubiera ocurrido sacar precisamente este Cabildo de Toma de Horas de la Capilla Real, que es uno de las sesiones con mayores polémicas previas que se recuerdan a cuenta del lío de la Madrugada y la posición de defensa del Jueves Santo. Cuando un hermano mayor quiere asegurarse un cabildo tranquilo, siempre se prefiere su convocatoria en un templo, donde la sola presencia de los sagrados titulares tiene el efecto de amortiguar los ánimos. Hay que tener el alma de cántaro, por decirlo finamente, para haber amagado con el cambio justamente este año. Lo dicho: sacada de pinrel. Perdón, dispensa.

El pertiguero
Primer golpe. Manuel García, hermano mayor de la Macarena, advirtió ayer en estas páginas: “Me siento defraudado con algunas actitudes personales y lo que más lamento es que percibo un deterioro en las cordiales y fraternales relaciones que hemos venido manteniendo todas las hermandades de la Madrugada y éstas con el Consejo”. Segundo golpe. De lunes a jueves. Un gran orador. Mañana a las ocho de la tarde comienzan los ejercicios espirituales ignacianos dirigidos por monseñor Camilo Olivares en la iglesia de la Santa Caridad. Tercer golpe. Novedad en el mercado. Lo contento que está Antonio Lebrero con el recortable de La Macarena, de 62 figuras. Y ciriales arriba. Oído:“Pues si el Cabildo de Tomas de Horas hubiera sido finalmente en la Fundación Cajasol, tal vez Antonio Pulido nos hubiera invitado después a un cafelito, ¿no? Nos hemos quedado sin saberlo”.

Sacar el pinrel

El Fiscal | 14 de marzo de 2015 a las 13:16

ES lo que ha tenido que hacer el vicario para no agrandar un problema creado por él solito, como de costumbre. El Cabildo de Toma de Horas seguirá celebrándose en la Capilla Real, ante la Patrona, y no en el desubicador salón de actos de Cajasol, que está la mar de bien para oír el pregón del paseo de caballos de Luismi con la anécdota del gorila escapado, pero no para pleitear sobre horarios, itinerarios y preferencias de paso. Además, para garantizar el orden es mucho mejor ante la Virgen de los Reyes tal como está el personal… Si hasta el vicario va a salir ganando al sacar el pinrel. No perdamos la esperanza: en la curia algún día se acabarán enterando de qué trata esto.

Lo peor no es la mudanza

El Fiscal | 14 de marzo de 2015 a las 13:15

La fe no se pierde por cambiar de imagen titular, ni de día de salida de la cofradía, ni de túnica, ni de templo. En cuestiones de cofradías, las manos a la cabeza hay que echárselas las veces precisas. La tendencia al escándalo y a la exageración es directamente proporcional a las horas libres del personal. Lo peor de todo es que cada vez son más los que conocen un estilo de gobierno basado en el reglamentismo y el puntillosismo. Escrito está que el vicario general, aficionado con amagar con querellas pese a trabajar para la industria del perdón, no para de romperle puentes al pontífice (creador de puentes, según la Etimología). Lo peor no es que el Cabildo de Toma de Horas se deje de celebrar en la Capilla Real, lo peor es que se trata de una decisión mamarracha para justificar unas absurdas normas sobre el uso de los templos. El buen gobernante evita el problema, el mal gobernante los crea para justificar su función. El ex párroco del Palmar de Troya y sus aldeas adyacentes está como la Junta:¡Imparable! Directo hacia el ridículo con tal de hacerse notar.

Don Marcelino

El Fiscal | 7 de marzo de 2015 a las 5:00

LA juez Alaya tiene su trolley. Yel cura Marcelino tiene su cartera. ¿No han visto la misteriosa cartera que siempre lleva el delegado diocesano de Hermandades? Fíjense que debe llevar poco peso por el bamboleo que se aprecia. Es una cartera que pega mecidas al compás del andar de este cura que es la sonrisa de la diócesis. Este año se lleva la XIX edición del galardón Homo Cofrade. Don Marcelino es todo los días como un nazareno de vuelta a casa: siempre feliz.

El Salvador

El Fiscal | 5 de marzo de 2015 a las 5:00

AHORA que parece que sólo existen la Madrugada y sus relojes, alguien podría abrir el debate de otra marugada, con minúscula, que lleva provocando náuseas en los últimos años: la noche del Miércoles al Jueves Santo, cuando cierto personal da rienda suelta al vaso largo en plena Plaza del Salvador y la de los Panaderos tiene que pasar por un verdadero estercolero. El público sedente, que parasita horas en esa plaza para ver el Buen Fin y la Lanzada en sesión continúa, deja el firme convertido en una cochambre indigna para pasos y penitentes. Pero, ay, no son cuestiones de reloj en las que haya que medir la fuerza o influencia de hermanos mayores, sino asuntos de la falta de educación. Esa otra madrugada está siendo cada vez más alarmante. Y no sólo por las sillitas, sino por el público consumista.