Un buen regalo

El Fiscal | 1 de enero de 2014 a las 5:00

Teatro Alameda. Se presenta una película de la Macarena que ha hecho Carlos Colón.
Ahora que hay quienes se pierden buscando el mejor presente, justo ahora es cuando hay que añadir a la lista de propuestas de regalos cofradieros uno muy especial y de gran novedad. Se trata de la última película sobre la Macarena que ha dirigido Carlos Colón y que cuenta, una vez más, con la participación de Carlos Valera. Se puede adquirir por solo 15 euros en la tienda del museo macareno. La recaudación se dirige a la obra social de la cofradía. Es una delicia de 85 minutos que conviene saborear con tranquilidad. Imágenes antiguas del paso de misterio del Señor de la Sentencia con saeta de voz en sepia, los rostros de quienes –recogida la cofradía– miran con esperanza a la Esperanza en un bosque de capas blancas y cabezas despeinadas, las sombras de las plumas de los armaos, la inconfundible cornetería, los niños abrazados a las columnas del atrio, la basílica en soledad que se enciende poco a poco como en un regalo, los macarenos del ayer en los balcones del cielo, los enseres de la cofradía en un maravilloso y bendito desorden y el más hermoso mosaico de macarenos del ayer, conocidos y anónimos, con una preciosa reflexión: “No busquéis a quienes habéis perdido entre los muertos. Porque viven. Y nos contemplan desde los ojos de la Esperanza”. Esta Navidad, regalen Esperanza. Está en la Basílica.

La mejor felicitación

El Fiscal | 31 de diciembre de 2013 a las 5:00

FELICITACION
Quién mejor que el vecino de Murillo, el pintor de los seises, el enamorado de los azules, el anfitrión del Señor en la última arriá de Bailén con el cielo de cuerpos cortados y almas reconfortadas. Quién mejor para traernos la Navidad de mirada infantil, limpia, blanca, inocente y exenta de toda mancha. Quién adorna mejor sus días de naranjos, calles estrechas, pinceles de bronce y pedestal, horas de reflexión en el Museo y visitas a la basílica. Quién mejor para expresar, hoy igual que ayer, que la Piedad no llora en Navidad y que todos somos ese niño abrazado. Nadie felicita las Pascuas como Daniel.

La concordia de la croqueta

El Fiscal | 29 de diciembre de 2013 a las 22:09

Imagen ovidio
En la vida municipal sevillana se alimenta el tópico por el que cualquier tiempo pasado fue mejor. Fuimos más felices con menos presupuesto. Siendo alcalde Manuel del Valle –un político de ruán, más serio que uno que yo me sé al que llamaban El Tiniebla en sus años de estudio– los concejales se enfrentaban en los Plenos jurando en arameo si era necesario, pero después confraternizaban en los bares de los alrededores. Era perfectamente habitual que el abogado Adolfo Cuéllar, histórico del PCE y un sevillano que fue hermano de la Carretería y la Pura y Limpia, se llevara la mar de bien con Manuel García, del PP y de la Macarena de toda la vida, y que ambos compartieran un tinto con Manuel Fernández Floranes, el socialista que siempre tendrá voz de presentación de pregonero y que fue costalero de riñones y ojiva en San Esteban. La acritud se quedaba en los bancos del plenario y en algunos titulares de prensa. Entre El Portón y Trifón, los ediles se repartían en convivencias de forma ordinaria y con una espontaneidad que con el paso de los años sólo mantuvo la socialista Rosamar Prieto-Castro, reserva espiritual del buen ambiente de aquellos años de autobuses de Tussam azules, blancos y con la franja roja. Pero llegaron las vacas gordas, entró el dinero y se nos rompió el amor. La vida política se crispó, se radicalizó en muchos momentos y hasta se judicializó. En Sevilla hay un grupo de concejales que están dispuestos a recuperar ese espíritu de concordia, al menos un par de veces al año. Ahí tienen, en animada velada, a dos concejales del PP, Beltrán Pérez y Rafael Belmonte, y a dos del PSOE, Miguel Bazaga y Juan Carlos Cabrera. No es un conato de gobierno de concentración a lo Merkel… Sobre todo porque Zoido, aunque le guste la Cruzcampo de Cuesta y Paradela, es mucho de melva y poco de salchicha. Tan sólo se trata de una reunión navideña de ediles de diferentes siglas con la excusa de su afición a las cofradías, como en los viejos tiempos de aquellas corporaciones de las que ya sólo quedan los maceros.
La cita fue en Casa Ovidio, donde se forja la concordia de la croqueta. Dicen que, por supuesto, hablaron de cofradías. Bazaga, reconocido amante de la cornetería y de los chistes con picante, es devoto del Sol. Cabrera es macareno y, por cierto, votante de Manolo García. Y si a Belmonte –todo un obispo laico de Bellavista– se le rasca el habitual terno oscuro, seguro que aparece el ruán morado del Cristo de la Corona. Para los íntimos queda que Beltran Pérez guarda un cariño especial por la Hermandad de la O, la pionera en atreverse a cruzar los puentes.
Cuentan que no sólo se departió de cofradías. También bromearon, compartieron penurias de gobierno y oposición, reivindicaron la política en sus mejores valores y soportaron a los típicos pesados haciendo fotos para el recuerdo porque no se creían lo que estaban viendo. Los retrataban como si fueran marcianos recién bajados de una nave. Hay quien comentaba que podrían llegar a formar un buen equipo de gobierno, pero esas cosas solo pasan en Alemania. Donde no hay melva, ni croquetas de Ovidio. Donde se ponga la croqueta de Ovidio que se quiten la luz y los taquígrafos. Sobre todo la luz, que se ha disparado.

Los tíos del chándal

El Fiscal | 20 de diciembre de 2013 a las 13:23

Nos hemos pasado los últimos años regulando cómo deben ser los traslados para evitar tachiros encubiertos, hasta el punto de vetar la música como elemento perverso. Al gran Marvizón le haría yo un pregunta: ¿Qué les ha hecho la música a estos curas, Manolo? ¿Por qué esa demonización de las corcheas? ¿Reducimos la música a complemento de guateques en los años del picú? ¿Acaso la música no es otra forma de llegar a Dios? Tanto regular y tanto prohibir para al final dar pie al traslado de los tíos del chándal. Las redes se han hartado de gargajear sobre la conveniencia o inconveniencia del traslado de imágenes y enseres, llegando los salivazos hasta la mismísima prensa morada (¡Horror, la prensa morada! Dios nos coja confesados), pero ni pío de lo más grave de tamaña muestra de histrionismo: el chándal como uniformidad para el traslado repentino, nueva modalidad. Qué cosas, qué estampados, que colores… Yen Palacio venga el erre con erre con la música. ¡Bendita música!

Vanguardia macarena

El Fiscal | 17 de diciembre de 2013 a las 5:00

Imagen villalta4
En una tertulia entre cofrades se oyó de pronto: “Para que alguien haga filigranas con el lenguaje y califique de juncos cincelados una genialidad de la orfebrería como son los varales de la Virgen de las Aguas, tiene que haber quien previamente haga las gestiones para que se pueda pagar semejante trabajo a un orfebre. Entérate, antes de cualquier metáfora hay un trabajo que muy pocas veces se ve y casi nunca se aprecia”. Vayamos a otro ejemplo. Cuando el Arzobispado envió por sorpresa en 2001 una carta a tres hermandades (Baratillo, Calvario y Carretería) imponiendo la igualdad de derechos y obligaciones en pleno agosto, se inició una larga negociación que acabó con el famoso exhorto pastoral que terminaba por respetar que cada hermandad hiciera los cambios a la velocidad que considerara oportuna. Pero para llegar a esa pacífica solución también tuvo alguien que emplearse a fondo, alzarse como interlocutor válido y redactar el exhorto una noche de calor en un velador de la calle Adriano, ¿verdad Joaquín Moeckel? Sí, el propio Moeckel redactó junto al inolvidable canónigo García Vázquez el documento que firmó después el cardenal.
Recordaba estas intrahistorias con motivo de las gestiones realizadas por el hermano mayor de la Macarena para hacerse en 2014 con dos de las firmas más reconocidas del panorama artístico nacional: Ignacio Tovar, que hará el cartel de la Semana Santa que edita cada año la hermandad, y Guillermo Pérez Villalta, que hará el de los 50 años de la coronación canónica y, además, el diseño de un manto de salida. Ojo a este último encargo porque la hermandad pone ya las bases para tener un cuarto manto de salida cuando las circunstancias económicas lo permitan. Por el momento sólo se tendrá el boceto. Que no es poco.
El incombustible Manuel García, que a sus 80 años sigue marcando hitos, vivió un intenso miércoles acompañado en todo momento por el pintor Ricardo Suárez, a quien pidió asesoramiento para tan importantes encargos. Ignacio Tovar fue recibido por ambos el miércoles por la mañana en la hermandad. Tovar visitó el museo, atendió a las explicaciones del hermano mayor, que le mostró el cartel de las cuatro caras que el propio Suárez pintó en 2005 y que la hermandad incluyó en su museo, le habló de la obra de artistas macarenos emergentes como Nuria Barrera, y le enseñó, cómo no, el cartel del pasado año pintado por Carmen Laffón. Tovar suspiró:“Después de que Carmen haya pintado la cara de la Macarena, yo creo que hay que estar por lo menos diez años sin que nadie más lo intente”.
Ese mismo miércoles por la tarde, Manuel García y Ricardo Suárez concertaron una cita con nada menos que Guillermo Pérez Villalta, que hace unos meses anunció que su legado artístico (valorado en más de cinco millones de euros) irá a parar al Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Se vieron en la Alfalfa, en casa del arquitecto Honorio Aguilar, con quien el prestigioso pintor tiene una honda amistad. García y Pérez Villalta se entendieron con rapidez. El hermano mayor no sólo le pidió el cartel del cincuentenario de la coronación, sino el boceto de un nuevo manto para la Virgen de la Esperanza. Encargos aceptados.
En días como el miércoles se tejen los hitos que marcan la historia y el patrimonio de muchas cofradías. A la Virgen de la Esperanza la tienen que pintar los mejores, le encargó García a su amigo Suárez. La Macarena se despega otra vez, se coloca en vanguardia y se aproxima más a los criterios de la Real Maestranza que a los de otras instituciones. La Esperanza abre todas las puertas. Sólo había que tener ideas y decisión. Yllevarlas a la práctica. Así también se hace la Semana Santa. Así se hace ciudad con mayúsculas.

Un homenaje al pregonero muy original

El Fiscal | 10 de diciembre de 2013 a las 18:07

pregonero 2014
Tan hartitos estábamos ya del pregonero modelo abogado, como de las fotos de entregas de las pastas (gallo) y los pañuelos de vírgenes; del corte del chaqué, de la toma de medidas de la camisa y de otros ritos impostados, cuando nos llega el primer homenaje que ha recibido Francisco Berjano, que ha sido la mar de simpático y original. Berjano pertenece a un grupo de corredores unidos por su amor al Parque de María Luisa. “El esfuerzo y la constancia hacen grandes hombres”, reza la cerámica que reproduce un nazareno de la Vera-Cruz y un corredor. Saludable aire fresco en los ad calorem.

El papel de Sainz de la Maza

El Fiscal | 9 de diciembre de 2013 a las 5:00

15.10.03 FABRICA DE SAIMAZA FOTO JAIME MARTINEZ
Que Joaquín Sainz de la Maza reciba el encargo de presidir la organización Manos Unidas en Sevilla ni lo catapulta a la presidencia del Consejo de Cofradías ni lo priva de este cargo en el futuro. Sólo prueba que es un hombre de confianza de la jerarquía eclesiástica, de la de antes y de la de ahora, con capacidad para arreglar entuertos, normalizar la vida de instituciones de la Iglesia y encajar las críticas que conlleva el desempeño de toda responsabilidad pública, de lo cual podría instruir a muchos de los que hoy laboran en la planta alta del Palacio Arzobispal. Goza del prestigio que genera el contar en su currículum con la condición de hermano mayor de la Macarena. Un prestigio que muchos ven que le vendría bien a una institución tan cuestionada en los últimos tiempos como el Consejo. Sainz de la Maza percibe con claridad ciertos acercamientos, unos muy recomendables y significativos, y otros de los que más le vale huir para no quedar fagocitado. Su virtud es la de pasar por eso que se considera hoy como un hombre de Iglesia y ser al mismotiempo un interlocutor válido y solvente ante las voces más críticas. A su favor cuenta con que ni tiene la frialdad del capillita tecnócrata, ni profesa el meapilismo del capillita místico, características de las cuales ya está el mercado saturado. Le gusta una tertulia y disfruta de la acidez sin mojigaterías. No sé si será presidente del Consejo, pero está claro que podría ayudar mucho más a la actual jerarquía que a las propias cofradías. Porque Sainz de la Maza tiene la virtud de no romper nunca la baraja. Yno por eso ha perdido nunca la autoridad en sus puestos de responsabilidad.

La hora de Crivell

El Fiscal | 9 de diciembre de 2013 a las 5:00

crivell ok
El protodiácono del Consejo se asomó al balcón para anunciar una gran noticia. Porque esa labor corresponde al protodiácono, no al camarlengo, que es quien paga a los proveedores en tiempos de sede vacante. Lo decimos porque algunos mucho arrimarse ahora a la curia, pero de liturgia vaticana no tienen ni la zorra idea de la wikipedia. Pues eso, el protodiácono salió y proclamó esta semana a Carlos Crivell Reyes como pregonero de las Glorias, un periodista joven que ha sido monaguillo antes que nazareno y pertiguero antes de pregonero. Lo mejor de Crivell no es sólo que está exento de ojana (que para eso hace honor a su padre) sino que no tiene complejo alguno en profesar su fe ni en sacudirse las sandalias ante los majaderos que tratan de frivolizar lo que más ama: la Semana Santa. Falta le hace al pregón de las Glorias gente de la casa, con un mensaje actual y que sepa hablar al público de siempre con el lenguaje de hoy, sin caer en excentricidades ni ver esta oportunidad como una plataforma hacia otros atriles. Periodista que ejerce de asesor en comunicación del alcalde Zoido, pocos pregoneros habrá con los pies tan pegados al suelo de la realidad, conocedor de lo mejor y lo peor de los entresijos de este mundillo. Está casado con quien trabaja cada día a la misma vera de la Virgen de la Esperanza, alegría pura de sus días. El mes pasado lo vimos de pertiguero de la Virgen del Amparo, la de esa Parroquia de la Magdalena que es uno de los pilares de su vida, como es el barrio del Arenal. Uno espera del pregón de Crivell que haga vibrar al público de las glorias. Porque un pregón que no provoque vibraciones ni es pregón ni es ná. Será una conferencia, una charla, una disertación, una ponencia, una meditación con la luz baja tan al uso o una sucesión de chillidos. Pero no será un pregón. Hay quienes no acudimos al Pregón de las Glorias desde 1998. Y ahora que han elegido a un pertiguero, figura tan vinculada a esta página como lo está el lagarto, habrá que sacar el Dustin multiusos, cepillarse los zapatos y decir aquello tan certero: “Señores, vamos a escuchar”. Porque este pregonero ha mamado desde la cuna las glorias. Y eso imprime carácter.

Episodios extraños en la diócesis

El Fiscal | 8 de diciembre de 2013 a las 5:00

En esta diócesis están pasando cosas muy raras, nunca vistas. Gente que sólo eran conocidas en su casa a la hora de comer alcanzan las parroquias más señeras. Echa usted una mirada a la asamblea de canónigos y le ocurre como a la plantilla de consejeros: que con suerte conoce a dos o tres. De los demás, ni pajolera idea. Y hay que hacer esa pregunta tan sevillana: “¿Y éste quién es?” Oen su modalidad menos caritativa y más directa: “¿Y dónde ha empatado este hombre o qué regalo ha hecho para estar donde está ahora?” Corren ya con fuerza los rumores sobre la rapidez de algunas carreras eclesiáticas, como corren sobre el futuro del Consejo de Cofradías. Yse oyen y leen declaraciones periodísticas nunca antes oídas ni leídas. Hay una suerte de paralelismo entre el cabildo eclesiástico y el cofradiero. Ironías del destino.

Aquellos presidentes
Nunca oímos a don José Sánchez Dube tildar de traidores a sus consejeros por no prosperar ninguno de sus candidatos a pregonero. ¡Ninguno sacó adelante! Campos Camacho sigue siendo hoy para muchos cofrades una referencia de mesura y buen criterio. Luis Rodríguez-Caso se fue cuando tuvo que irse tras una brillante gestión de los fastos del 92, con su marcha al término del mandato tuvo la generosidad de salvaguardar la interlocución de la institución con el poder eclesiástico. Antonio Ríos lo pasó muy mal con la crisis del IVA, felizmente resuelta con el tiempo. Nadie le oyó llamar pistoleros a sus compañeros de junta. A Manuel Román le tocó vivir nada menos que el veto a un candidato a pregonero con dossier encima de la mesa y la posterior dimisión de su número dos. Jamás acusó a nadie de perjuro. Por supuesto, ninguno de los citados amenazó con grabaciones, ni empleó palabras gruesas en las juntas superiores. Tuvieron luces, sí. Y también sombras, ¡cómo no! Pero a ninguno se le ocurrió emplear términos tan destemplados ni usar un lenguaje tan de brocha gorda ante los medios de comunicación. (Continuará)

El Museo, 1975

El Fiscal | 6 de diciembre de 2013 a las 17:31

fotos museo
Como nos ha gustado tanto la elección de la imagen del Vía Crucis, en la que el presidente Bourrellier ha acertado sin discusión, hemos rebuscado en el baúl sin fondo de Martín Cartaya para buscar antecedentes de salidas del Cristo de la Expiración al margen de las de Semana Santa. Yhemos encontrado una verdadera preciosidad, como fue el traslado del crucificado y de la Virgen de las Aguas a la Catedral en febrero de 1975 con motivo de los cultos de regla que se celebraron en el templo metropolitano por el cuarto centenario fundacional de la cofradía. Era hermano mayor de esta cofradía José Carlos Campos Camacho, que después fue un presidente del Consejo que dejó huella y que sigue llamando la atención por la claridad de sus ideas cada vez que concede una entrevista. El traslado de ida se celebró bien temprano, con el manto de la noche aun cubriendo la ciudad y con riesgo de lluvia, como se puede apreciar por el paraguas de uno de los portadores de la parihuela. Al pasar por La Campana, Martín Cartaya captó una imagen que, además, tiene el valor añadido del fondo del establecimiento La Coruñesa, especializado en pescado fresco a mediodía y frito por la noche, un establecimiento que muchos sevillanos siguen recordando en su plural: Pescaderías Coruñesas. Se aprecian las sillas de la terraza apiladas en plena vía urbana, una cantidad de público propia del aforo de un taxi y un austero exorno floral en el remate de la cruz. Delicioso tuvo que resultar el paso por la calle Hernando Colón, tal como se aprecia en la otra fotografías, y emotivo el encuentro con José María Cirarda, aquel obispo auxiliar que fue pregonero de la Semana Santa al que la hermandad entregó un obsequio de recuerdo de la predicación de los cultos. Cuenta, además, que el altar montado en la Catedral para la ocasión supuso un verdadero hito en la priostía. El cardenal Bueno Monreal presidió la función. Seguro que el próximo primer lunes de cuaresma, muchos hermanos del Museo recordarán estos actos de hace casi cuarenta años. Ya no estarán ni la púrpura de un cardenal, ni el bonete del auxiliar, ni los ojos de Ramón, ni la maestría de Paco Santos, ni los veladores de La Coruñesa, ni el ambiente de recogimiento de la ciudad de entonces. Pero el Cristo de la Expiración es el mismo de las noches de Lunes Santo de siempre. El archivo de Martín Cartaya, una vez más, no necesita de digitalización alguna para encontrar en el momento preciso las imágenes del ayer que conectan con el hoy. Será la prueba de que la historia no se repite, la historia es la misma. Hoy como ayer.
hdo colon