Gota a Gota

El Fiscal | 5 de abril de 2014 a las 5:00

gota a gota
El lunes se presenta un clásico de las publicaciones cofradieras, el programa Gota a Gota de la Fundación Cajasol, con el que varias generaciones han aprendido a orientarse por las calles. Ese nazareno del Gota a Gota, reproducido en la segunda página, está en la memoria colectiva. La edición de este año tiene, además, una portada muy especial: la fotografía de la primera entrada de la cruz de guía del Cerro en la Catedral, el Martes Santo de 1989, aquella conquista del centro a cargo de un barrio que se ha ganado el cariño, el respeto y la admiración de la Sevilla cofradiera y hasta de muchos vecinos que no son precisamente capillitas, pero reconocen la labor de la hermandad y la capacidad de ser la principal seña de identidad de miles de sevillanos. Yno se pierdan la reflexión final del doctor Yebra Sotillo, el cortejo litúrgico perfecto que cierra esta cofradía de papel.

Manigueteros

El Fiscal | 4 de abril de 2014 a las 5:00

Jueves Santo El Valle
Fíjense el próximo Jueves Santo en las manos de los manigueteros del Virgen del Valle. Los nazarenos hablan por las manos mucho más que por la mirada. Esos cuatro manigueteros son la historia viva de una cofradía que vale toda ella la Semana Santa, un valor que atesoran muy pocas hermandades. Esos cuatro manigueteros son nada menos que los números 4, 5, 6 y 12 de la nómina de la cofradía. Uno de ellos tiene 91 años y sigue saliendo felizmente asido a la manigueta de la vida y de la fe. Una Virgen con los ojos verdes, niños cantores, palio de cajón, bordados en hojillas, ramos cónicos, esmaltes de Limoges en la corona y cuatro manigueteros que son el mejor testimonio de autenticidad de la Semana Santa. Entre los cuatro nos traerán lo mejor, envuelto en el mejor incienso y en las mejores horas. En sus manos está toda la fuerza.

Noches

El Fiscal | 2 de abril de 2014 a las 5:00

Aproveche al máximo estas noches de cuaresma, de ensayos repentinos, de golpes de la mejor fragancia cuando menos se espera y de luces encendidas de madrugada en las casas de hermandad. A la cuaresma le ocurre como a la propia Semana Santa: son aliadas de la noche. La cuaresma se ahorma con el paso de los días. Y cada día de la Semana Santa se ahorma con el paso de las horas.

El tuteador

El Fiscal | 1 de abril de 2014 a las 5:00

Cabildo de Toma de Horas.
Ojo a la intervención del vicario general en el Cabildo de Toma de Horas, en la solemnidad de la Capilla Real, con grandes sillones y folios sobre el damasco rojo. Teodoro León se dirige a los hermanos mayores con un tuteo revelador: “Como sabéis”, “Os invito”, “Cuando llamáis”, “Cuando queráis”, “Os tenéis que acostumbrar”. Cualquiera diría que aquello era la Seguridad Social, donde hay sanitarios que llaman “abuelo” a los pacientes de edad y, por supuesto, los tratan de tú. Dicen que los curas de hoy no saben latín. Lo que no saben es guardar ciertos modales. ¡Pero qué bien lucen el clergyman! Por cierto, cuando el ex párroco del Palmar alertó de los falsos prestes, aludió al falso cura de Alcalá que fue condenado: “Hasta nosotros hemos tenido a uno que luego hemos sabido que no es sacerdote”. ¿Nosotros como diferencia de vosotros? ¿No se trata de la misma Iglesia? Ay…

¿Un Museo?

El Fiscal | 31 de marzo de 2014 a las 20:26

Lo peor no es que a alguien se le ocurra montar un museo de las cofradías. Es como lo del monumento al costalero que promueve el Partido Andalucista, que ya podrían los costaleros buscarse un padrino con más fuerza. Lo peor es que la autoridad eclesiástica diga que está dispuesta a ceder un edificio para el “museo cofrade”, que por lo que se ve la autoridad también confunde el sustantivo con los adjetivos. ¿Qué falta le hace a la Semana Santa un museo? ¿No está ya suficientemente tratada como tal en los escaparates, por poner un solo ejemplo y de los más recientes? ¿No tuvimos ya un Munarco de los horrores? ¿No se llevó por delante la crisis el horripilante Centro de Interpretación de la Semana Santa que pretendió instalar Monteseirín en los años de bonanza? Bendita crisis, que algún efecto positivo tenía que traer. ¿No ha aprendido prudencia la autoridad eclesiástica después del fiasco del vía crucis del Año de la Fe? Dejen la Semana Santa en paz, no le pongan más espinas a la rosa. Las imágenes sagradas no son estatuas. No la cosifiquemos más. El sentimiento y la memoria –dos de los pilares básicos de la fiesta– no caben en los museos.

Qué tarde

El Fiscal | 29 de marzo de 2014 a las 5:00

Qué tarde más buena de Semana Santa hizo ayer, qué cielos panza de burra, qué frío helando los huesos, que viento fresco afilando las gargantas, que enrojecimiento de narices, qué de gente debajo de los balcones esperando claritas o libando penas en los establecimientos de decoración irlandesa con la heráldica en las solapas. Sólo faltaban las colgaduras al aire y la voz radiofónica de Antonio Cattoni hablándonos de cabildos reunidos, de juntas de gobierno pidiendo prórrogas y trayéndonos el testimonio desconsolado de los monaguillos que, otra vez, se quedan dentro del templo. Pero qué pedazo de tarde de Semana Santa de las buenas hizo ayer. Tarde de escopeta y perro, tarde de pinganillo y bisbiseos, tarde de camilla y paracetamol, tarde de Semana Santa del siglo XXI. La lluvia es a las cofradías lo que el sonido de cascabeles de las mulillas al toro. Mal presagio.

Siglo XVI

El Fiscal | 28 de marzo de 2014 a las 5:00

Lean la columna que hoy en este periódico el catedrático Manuel García. Léanla con interés y con la perspectiva que ofrece el contexto actual. Fíjense cuál era el perfil de un hermano mayor del siglo XVI. Miren cuál es el perfil mayoritario de hoy. Menuda lección nos enseña el brillante profesor García en una columna que vale su peso en incienso del bueno, que es el del Silencio, el mismo que siempre destila esa pequeña brisa de vainilla que lo hace inconfundible. Qué poquito tiene que ver este Mateo Alemán escritor de reglas, literato preclaro, con algunos personajillos de hoy. Hoy todo es plano, planito, plano. Yal primero que asoma la cabeza, palo que te crió. Algunos no han leído a Mateo Alemán, pero andan queriendo montar un museo de las cofradías. Yo prefiero leer al profesor García.

Obsesiones

El Fiscal | 27 de marzo de 2014 a las 5:00

He visto a arzobispos publicar sus sueldos, he visto a arzobispos invertir mil millones de pesetas en un fondo de inversión de alta volatilidad y, cuando se lo han desayunado en la prensa, no sólo no lo han negado, sino que han respondido con la parábola de los talentos; he visto muy de cerca, con folios y bolígrafo por delante, a cardenales en Madrid, Roma, Toledo y Sevilla; he visto entrar en el Palacio Arzobispal a líderes comunistas que pedían un mensaje de apoyo preocupados por la elevada siniestralidad laboral, he visto arzobispos enfurecidos que a los diez minutos ya no tenían memoria y volvían a tender puentes de cordialidad y he visto, por supuesto, a colectivos de presos y a líderes de colectivos de gays y lesbianas en la planta alta de una sede episcopal. Y he visto a un Papa pedir que los curas sean alegres, receptivos, huelan a oveja y dejen ya ciertas obsesiones.

Subida de sueldo

El Fiscal | 26 de marzo de 2014 a las 9:37

Aquí está el cuaresmazo, no en los familiares enchufados en el Consejo y en esas otras instituciones de la Iglesia donde hay más sobrinos de canónigos que nazarenos en la presidencia de una cofradía de barrio. El cuaresmazo ha sido posible gracias al ecónomo que fichó don Juan José. Por fin los sacerdotes de la diócesis de Sevilla disfrutarán de una subida de sueldo, 80 euros más en total. Los curas están la mar de contentos. Ahora cobrarán 700 euros, lo que se les ha hecho saber en una carta. ¡Viva el ecónomo! Para que luego digan lo que van diciendo por ahí sobre sueldazos y máximas cotizaciones. ¿Ven ustedes la importancia de tener a verdaderos profesionales de los números? A ver si a medio plazo los curas de Sevilla dejan el grupo de los peores pagados de España y a alguno se le mejora el humor. Ea, el cuaresmazo. Ahí lo tienen.

Títeres

El Fiscal | 25 de marzo de 2014 a las 10:09

No había que ser una mente preclara, ni un rastreador de archivos ocultos, ni un adalid de la investigación para saber que en el Consejo han trabajado y trabajan familiares de altos cargos de forma directa o indirecta. Eso era y es de dominio público. Como lo es que hace pocos meses mandaron a la calle a colaboradores muy respetados y respetables de toda la vida. El Arzobispado pide transparencia en la gestión al Consejo. Hace muy bien, le asiste toda la razón. Pero comience el Arzobispado por aplicarse su propio criterio. ¿O hay que referir la de sobrinos que hay colocados en ciertas instituciones de la Iglesia? ¿Empezamos la lista? Pegarle el tirón de orejas al cofraderío de San Gregorio es facilísimo. Estamos ante la junta superior más blandita de la historia. E interesa que así sea. Los titiriteros no quieren personajes. Quieren títeres. Como también los quieren en la prensa.