Sin cobrar

El Fiscal | 21 de marzo de 2017 a las 5:00

MUCHA gente vive directamente de las cofradías ejerciendo oficios dignos y honrados. Sacristanes, limpiadoras, vigilantes, guías, dependientes, etcétera. Después hay profesionales liberales que prestan servicios específicos. Muchos cobran. Muchos otros renuncian a sus honorarios. Ejemplos de ambos casos ha habido en grandes proyectos y en iniciativas sin tanto boato. Cobrar por el trabajo con el que uno se gana la vida es legítimo y respetable. No hacerlo supone en muchos casos una prueba de amor, no sólo por la renuncia a unos ingresos, sino por el tiempo dedicado, mucho más valioso. Las hermandades cuentan con una gran cantidad de profesionales que las enaltecen sin cobrar jamás un duro. Desde el mundo del Derecho al del Cine, desde el mundo de la Literatura al del Arte. Solo por amor.

Licor de torrija

El Fiscal | 20 de marzo de 2017 a las 5:00

licortorrija

En su día asistimos a la presentación de un perfume que pretendía evocar el olor a la noche principal de la Semana Santa. Naturalmente, había fragancia especial para ellos y otra para ellas. Ahora hay escaparates que ofrecen el licor de torrijas, hecho en Sevilla. Se vende a unos diez euros. El helado de torrijas hace tiempo que se inventó. Yo lo que de verdad espero es el licor, perfume o lo que sea con sabor a pestiño. Propongamos un nombre: ‘Eau de atril’. Ya tienen los químicos un reto: buscar plantas que resuman las sensaciones de ciertos pestiños. Añadan alguna carnívora, que haberlas haylas. Por ahora probemos el licor de torrijas. Es lo que hay.

El presidente manda

El Fiscal | 19 de marzo de 2017 a las 5:00

PRESENTACION DEL CARTEL DE SEMANA SANTA 2017

A un mes de la Semana Santa no se puede romper un acuerdo fundamental para el buen discurrir de una jornada tan delicada como la Madrugada, especialmente convulsa por unas u otras razones en los últimos quince años. Alguien no ha estado fino en Los Gitanos. Ha extrañado mucho lo que ha ocurrido porque el hermano mayor, José Moreno, es persona tenida por muy afable. En eso hay unanimidad. Por eso sorprendió el comunicado que declaraba roto el acuerdo que hizo posible una gran Madrugada el año pasado después de la crisis gorda de 2015, cuando el gobierno de Zoido bajó temerariamente la guardia. Es cierto, nadie puede negarlo, que la Hermandad de los Gitanos se traga todos los retrasos. Sufre especialmente las demoras que van generando las anteriores. Nadie puede negar eso como nadie puede negar que el Gran Poder tiene el recorrido de regreso más sufrido. Por eso se comprende el especial celo que pone la hermandad en que se cumplan los horarios. Pero de ahí a dar un golpe en la mesa hay una gran diferencia. Por suerte, el presidente del Consejo, Joaquín Sainz de la Maza, estuvo rápido. En otros tiempos, elijan cualquiera, la crisis provocada por la reacción de los Gitanos hubiera tenido varios capítulos, con alusiones a la necesidad de reunir a los hermanos mayores, hasta convocar juntas de penitencia u otros foros absurdos donde se marean las perdices, nadie resuelve nada y el gran público se ríe, o sonríe, con “los asuntos de los que se preocupan los cofrades”.
No puede dejar de ser reconocida la habilidad y la velocidad del equipo de gobierno que preside Sainz de la Maza para zanjar el asunto. Su rápida disposición (el acuerdo sigue vigente y hay que cumplirlo) le llevó a ganarse los titulares del día siguiente. De una Madrugada rota a un presidente con autoridad, de un posible titular al titular que al final se publicó. Ahora toca cumplir los horarios porque, verdaderamente, Los Gitanos ya han tragado bastante.

 

El general jefe cumplió con el rito

Andrés Martín se ha salido con la suya. Como de costumbre. El ex turbo-consejero de Gloria y ahora hermano mayor de la Divina Pastora y Santa Marina ha conseguido que el general jefe de la Fuerza Terrestre acuda a la capilla de la calle Amparo a jurar como teniente de hermano mayor honorario de la corporación, pues el cargo de hermano mayor honorario corresponde al Rey de España. Martín quiere impulsar el hondo carácter monárquico de la hermandad. Hasta la recoleta capilla se fue don Juan Gómez de Salazar, quien tiene a su mando nada menos que a 40.000 soldados, a los que controla desde su despacho de la Plaza de España, antigua Capitanía General. Juró las reglas, pasó un rato de agradable convivencia y se renovaron así los vínculos que tanto quiere recuperar el hermano mayor. Si siempre vinculamos al Ejército con la Paz y con el Rocío de Sevilla, a partir de ahora habrá que tener en cuenta en ciertos protocolos a la Divina Pastora y Santa Marina.

navarro2.jpg

navarro.jpg

Absurdo
Cada día choca más que ciertos actos no se puedan celebrar en el interior de los templos por ser culturales y no de culto. La aplicación taxativa de determinada normativa diocesana genera situaciones ridículas. La noche del jueves se vivió un absurdo en la Macarena. Se presentó el precioso cartel de José Luis Mauri (Sevilla, 1935) y el público se tuvo que apretar en la sala del museo como sardinas en lata. Después, para la fotografía de rigor a los pies de la Virgen de la Esperanza, se trasladó la obra al presbiterio y se rezó la salve. Lo dicho:un absurdo.

Gota a gota
El lunes 27 se presenta en la sede de la Fundacón Cajasol (18:00 horas en la Plaza de San Francisco, 1) el tradicional programa Gota a Gota. Intervendrá como presentadora del acto la periodista Charo Padilla. Y ojo porque actúa la Banda del Maestro Tejera. La calidad de la oratoria y de la música están garantizadas.

El pertiguero
Primer golpe. Precioso el cartel de la revista Cuaresma, obra del dúo Salazar-Bajuelo. Se trata de una fotografía de la Soledad de San Lorenzo de una composición bellísima. Dicho queda porque es de justicia. Segundo golpe. Impresionantes, otro año más, las colas para sacar las papeletas de sitio en la Macarena. Hay quien dice que este año son especialmente largas. ¿Tendremos un aumento del cortejo significativo?. Tercer golpe. Oído:“¿Cuándo dices que es la bajada? ¿El día uno? Yo este año he pedido asistir”. Yciriales arriba. La duda de todos los años, el enigma que siempre marca nuestras cuaresmas, la incógnita que nunca se despeja lo suficientemente pronto como para calmarnos la ansiedad:¿Habrá yedras de calidad para el monte de la Canina o no?.

Viernes

El Fiscal | 18 de marzo de 2017 a las 18:26

JORNADA especial de cada cuaresma. Los viernes tienen algo especial, los viernes vibran, son los hitos de este calendario especial del gozo. Primer viernes de cuaresma, los viernes del Señor, los viernes del Cautivo. Una señora probaba ayer las colgaduras en los números pares de la Encarnación. Un viandante preguntó: “¿Señora, pasa por aquí alguna procesión esta noche?”. Y ella respondió: “No pasa nadie, pero es viernes, día de prueba”. Los viernes son ríos que desembocan en la mar de los dolores más felices. Viernes de Dolores, el día de mayor demanda de público de Tussam. El día de mayor demanda del gozo. Cada vez falta menos. Cada vez quedan menos viernes. En breve se alzará el barco de oro y Herodes nos echará la aviesa mirada en San Juan de la Palma.

El cartel de ‘La Soga de Judas’

El Fiscal | 17 de marzo de 2017 a las 5:00

cartel

AYER presentó su cartel la original tertulia La Soga de Judas, la misma que el año pasado editó un cartelazo con la Canina, ay la Canina, arriada en la Campana bajo el rótulo de los seguros Ocaso y los policías locales en posición de saludo. Había que estar allí para captar ese preciso instante con sublime perfección. Este año han escogido para su cartel el gesto de la mano de Judas tras la espalda del Señor de la Redención, esa mano que simboliza a mucho sevillano que te da la palmadita de falso, falsete, al mismo tiempo que está maquinando la enésima jugarreta. Cuántas manos de esas conocemos, manos que acarician estas noches cuaresmales del gozo y hasta el año que viene. Tararí. Siga la tertulia por este camino del ingenio respetuoso, el colmillito moderado y los cien gramos de guasa bien despachados. Se agradece el soplo de aire fresco.

Guasa

El Fiscal | 16 de marzo de 2017 a las 14:31

LOS boletines dan cuenta de las fechas de reparto de papeletas, de los plazos de solicitud de puestos preferentes. Más que nunca hay acceso a una información básica. Pero hay quien siempre, siempre, acude fuera de plazo y hace la pregunta con la que tiemblan los mayordomos y secretarios de esa popular cofradía: “Quiero pedir una manigueta”. Yse les cambia la cara, porque el hermano solicitante tiene guasa y un número de antigüedad de sólo dos cifras.

Azahar

El Fiscal | 15 de marzo de 2017 a las 5:00

AZAHAR

ESTÁ brotando con timidez, con la parsimonia de la cofradía que sabe que lleva pocos nazarenos y le imprime cadencia, mucha cadencia, a la salida de las parejas. De dos en dos, poco a poco, guardando la distancia. Hay naranjos que ya destilan ese perfume anual que deleita a los rapsodas, pero aún son pocos, como también son escasos los capirotes que se ven por las calles. Algunos no hemos probado las torrijas. Todo va llegando con cierta lentitud esta cuaresma que alterna los días luminosos con los cielos panza de burra. No está mal que las cosas bajen de velocidad y se vivan con mayor intensidad interior. Nada  mal. El cuaresmazo de la Madrugada quedó resuelto con prontitud. La crisis de los quince minutos se resolvió en otros quince minutos. Se agradece, como también se agradece la salida tímida del azahar en estos días irrepetibles.

Mauri

El Fiscal | 14 de marzo de 2017 a las 5:00

MAÑANA hay noche grande en la basílica. Se presenta el cartel de Mauri que anunciará la Semana Santa en clave macarena. A nadie dejará indiferente el rostro de la Esperanza, la minuciosidad del tocado de mantilla y el fondo que tiene el color preciso de los antifaces verdes que anuncian la llegada de la Virgen. Pintar es interpretar y, dicen, que Mauri ha interpretado a la perfección a la Señora. Con el cariño de quien lleva rezándole toda una vida productiva, como si portara un cirio verde en el tramo de sus discretos devotos. Mañana es noche grande en el atrio, de emociones, reencuentros y reconocimientos. La Esperanza de Mauri pasará a formar parte de la galería de quienes han osado plasmar su cara para decirle al pueblo: Ella es la Semana Santa, Ella es la ciudad y en Ella están las oraciones de quienes nos precedieron.

Adiós a la última banda montada

El Fiscal | 13 de marzo de 2017 a las 19:34

SE acabaron los sones de retreta y polka en el Porvenir. Se acabaraon la caballería, las corazas, el corneterío del gozo, un símbolo del comienzo de la Semana Santa que recuperó en su día Francisco Acedo. Se acabó un toque original, distinto, que recordaba Semanas Santas del ayer, del brigada Rafael, cruces de guía en sepia arrancando cortejos antiguos. La Paz pierde la banda montada, que es lo mismo que decir que la Semana Santa pierde la banda montada, la única que muchos hemos conocido, llamada popularmente el escuadrón de caballería. Fue una gran idea recuperarla y es una lástima perderla. Dicen en voz baja que las razones son económicas. Cierto es que una banda montada es muy gravosa. No hay duda. Pero quizás pese más que hoy la afición por las cornetas, tan extendida, tenga otras preferencias.

Etiquetas: ,

Suárez triunfa en Madrid

El Fiscal | 12 de marzo de 2017 a las 5:39

Medinaceli

Los pintores son seres libres, agitadores por naturaleza, provocadores por vocación. La inspiración es el sonajero que mueven los artistas como críos revueltos que se ríen de los incautos adultos. El pintor carga los tonos cuando quiere como el matador carga la suerte. Hoy tengo ganas de crear. O no. Hoy voy a utilizar un modelo anterior levemente reformado. O no. Hoy no pinto. O sí. No se puede torear bien todos los días, dijo el maestro. No se puede estar inspirado todos los días, se justifican los artistas. Pero todos los días hay que levantarse temprano y ponerse delante del caballete, defiende siempre Ricardo Suárez, que es mucho más que un pintor que se cita con las musas cada mañana bien temprano en la Puerta Real, café en La Espadaña, lectura de periódicos y mirada al cielo para ver cómo está la luz del día. Suárez es un ciudadano inquieto, con el alma rebelde, el espíritu inconformista, al que le gusta pisar la raya de picadores de la ortodoxia y ajustar la expresión del rostro a cada situación. El pintor habla con su obra tanto como con la mirada. La pintura es un estado de ánimo, a veces un trance, otras la expresión de un capricho, en ocasiones la ejecución de un mero encargo y muchísimas veces una denuncia sobre las injusticias del mundo que le ha tocado vivir al artista. Todo pintor, todo creativo, es hijo del tiempo que le ha correspondido en suerte vivir. Crear es un arte, es disfrutar, sufrir, llorar, reír, protestar, acertar, equivocarse, rectificar, aprender. Pintar requiere mucho oficio, es algo que no admite frivolidades, como decía Santiago del Campo cuando un fotógrafo le pidió que hiciera como si estuviera pintando: “Oiga, yo no puedo simular que pinto porque pintar es algo muy serio”.

Ricardo presentó ayer en Madrid su cartel para la congregación de Jesús de Medinaceli. Otra vez sorprendió con su obra. El rostro del Señor, Rey de Reyes, con un original fondo donde se intuyen los rascacielos capitalinos. Tradición y modernidad. Escultura y arquitectura. El Madrid de siempre y el que se proyecta al futuro. Pintar a Jesús de Medinaceli en Madrid es anunciarse en plaza de primera. Quien ha visto las colas de su besamanos no puede encontrar comparación igual en Sevilla, acaso las que se formaron en torno a la Parroquia del Sagrario cuando el besamanos extraordinario de la Macarena.

Suárez triunfa en Madrid con un cartel original, sencillo, sin barroquismos, carente de excesos, consagrado de nuevo al principio del menos es más. En la basílica de Jesús de Medinaceli se descubrió en la noche de ayer una obra hecha a base de carboncillo, lápiz graso y pastel. Nada más. Y nada menos. Otro cartel donde la fe del autor ha movido las montañas de la inspiración. El cartel de Jesús de Medinaceli hace las veces de cartel de la Semana Santa de Madrid. Se aprecia con claridad la evolución del artista desde aquel precioso cartel del Corpus de la Sevilla de mitad de los 90, Niño Jesús de Montañés vestido de seise, a este recio cartel de Madrid. Han pasado ya más de dos décadas.

El buen gusto, la experiencia vivida a pie de calle, las horas de observación, la pasión por los colores, las formas, las luces, la escultura, los edificios. La osadía, la picardía, el colmillito, las polémicas. La fe, la honra a la memoria de su madre, la dedicación y el amor al padre. El culto cotidiano a Jesús Nazareno, refugio cierto en las horas inciertas. El amor a Sevilla, Roma, Cádiz… La libreta de los viajes para atrapar la inspiración. ¿Quién osa pintar media cara de la Esperanza con un caligrama? ¿Quién plasma mejor en los óleos la Buena Muerte de Dios? ¿Quién acaricia con más tacto las riberas del río con el carboncillo? Por sus obras lo conoceréis.

 

Amarguristas de la capital

Imagen madrid

 

Ocurrió recientemente en Madrid. Los hermanos de la Amargura que residen en la capital de España se congregaron en una jornada de convivencia con misa previa en la iglesia de San Ginés. La iniciativa es bien hermosa. Hasta allí se trasladaron el teniente de hermano mayor, don Nicolás Ollero; dos oficiales de la actual junta de gobierno y el ex hermano mayor José Luis del Pueyo. Si los hermanos no pueden venir a Sevilla, la hermandad va a verlos a su ciudad de residencia, cuadro de la Virgen en el presbiterio con dos candeleros y todo el cariño de San Juan de la Palma trasladado en alta velocidad.

 

El detalle de la Policía Local

Imagen policías

 

Un capataz, un costalero de los que saca varias cofradías, un intendente con mando en plaza, varios capillitas ejercientes como tales… Y todos, todos, agentes de la Policia Local de Sevilla. Ahí los tienen. Fue el pasado lunes, tarde de vía crucis del primer lunes de cuaresma. Quisieron repetir la experiencia de 2016, cuando portaron al Cristo de las Cinco Llagas. Los policía locales se comprometen con las cofradías más allá del cumplimiento de las obligaciones propias de este cuerpo de seguridad. Con sus guantes blancos, en formación sibre los adoquines. Sin complejos.