Archivos para el tag ‘ASENJO’

Cruce de miradas el 15 de agosto

El Fiscal | 16 de agosto de 2016 a las 5:00

Procesión Virgen de los Reyes.

VIRGEN DE LOS REYES

SEVILLA, 15/08/2016.
ESTÁ comprobado. El cortejo de la procesión tiene dos tramos bien diferenciados. El que podríamos denominar como el celestial, que abarca de la Banda Municipal al paso de la Virgen, que es donde se concentran los tiernos carráncanos y los devotos con cirio. Yel terrenal, comprendido entre la presidencia eclesiástica y la compañía de honores, donde figuran los participantes circunstanciales, que son las autoridades civiles y religiosas. Es en la segunda mitad donde se concentra el morbo, la frivolidad y todos esos detalles secundarios que apuntan a las ausencias, presencias y conveniencias. Vimos una estampa de concordia entre el delegado de Fiestas Mayores, el socialista Juan Carlos Cabrera, y su antecesor en el cargo, el popular Gregorio Serrano. Cabrera estaba especialmente risueño. Se le ve feliz. Serrano, por cierto, es de los que nunca faltará un 15 de agosto a la cita con la patrona cuando deje la vida pública. Su devoción es de hondo arraigo y a prueba de novelerías. Vimos, cómo no, a la camarlenga del PP, la diputada provincial Virginia Pérez, que desembarcó con sus incondicionales Alberto San Román y María Eugenia Moreno, que la apoyan en el conflicto interno del PP sevillano. La presencia de Pérez fue muy comentada. Casi nunca un representante de la Diputación Provincial ha generado el más mínimo comentario en años anteriores, salvo aquella vez en que sólo acudió el macero. Y aquel pobre funcionario revestido de verde hizo el recorrido sin acompañar a ningún diputado de la institución.

De tanto ver y tanto fijarnos vimos el especial saludo que don Juan José dedicó al ex alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, al término de la misa posterior a la procesión. Vimos el albo aguaor de la cuadrilla, que sigue acertando al usar cántaros de Lebrija en lugar de los horrorosos bidones de plástico. Vimos el chaqué de alquiler del presidente del Consejo de Cofradías, Joaquín Sainz de la Maza. El del alcalde, por cierto, presentaba alguna arruga, tal vez por efecto de haberlo guardado muy apretado en el armario tras el Jueves de Corpus. Hay quien dijo que la causa sería el desgaste del poder… Pero más desgasta el palomar. Mucho más. ¡Agua del cántaro que siguen las calores!

Olor a aguardiente
06:50 horas. Calle Mateos Gago. Peregil no para de servir copas de aguardiente. El olor en la acera se percibe con claridad. Al fondo de la calle se intuye el palio de tumbilla de la Patrona.

Bayonetas
La compañía de honores lució las bayonetas caladas en los fusiles. Como debe ser. Alguien apuntó a la novedad tras los años en que Zapateroy su ministra de Defensa, la señora Chacón, prohibieron su uso en los desfiles con un criterio absurdo. Por prohibir prohibieron hasta el sinsentido de una compañía desfilando sin bandera. Agua pasada…

Aplausos indebidos
La procesión mantiene, por lo general, un sello de respeto caracterizado por el silencio. No obstante, ayer hubo aplausos cuando la Banda Sinfónica Municipal terminó de interpretar una marcha al comenzar el recorrido por la Avenida.

Servicios municipales
Funcionaron con un grado de eficacia más que notable. Los policías locales no se dejaron ver mucho, que es de lo que se trata. Ylos operarios de Lipasam estaban recogiendo la cera del recorrido antes de mediodía, para lo cual usaron las vallas de la procesión para mantener acotada la zona y permitir el trabajo de la máquina.

Se notan los pueblos
Sobre todo a partir de las once de la mañana en el Paseo de Colón, donde acuden los autobuses fletados especialmente por los grupos de peregrinos. Retorno a casa tras cumplir con el rito, muchos de ellos después de acudir a pie a la capital.

Los mensajes al Fiscal
A las 07:15 horas: “Bochornazo dentro de la Catedral. ¡Quién lo diría!”. A las 09:35: “La Virgen ha entrado en la Catedral. Justo al lado del paso, el gran Manuel Palomino, fiel e incondicional del 15 de agosto”. A las 11:10: “Fíjate en la barba del canónigo don Pedro Ybarra. Tiene un aire numismático, muy elegante”. A las 09:40: “¡Qué bien interpreta Coronación de la Macarena la Banda Municipal! Yqué feliz va siempre el director”. A las 10:17:“Entre las autoridades hay alguna fémina con el traje oscuro excesivamente apretado”. A las 11:01: “Pasan los carráncanos y una señora acaba de decirle a su hija que se fije bien en los seises. Literal”. A las 11: 35:“Felisa Panadero, la subdelegada del Gobierno, ha venido este año mejor vestida, más acorde con el estilo de la procesión. El pasado año parecía que iba a una cena marbellí con Javier Arenas”. A las 12:35: “Este año la procesión ha ido con un pelín de adelanto.El sol no se reflejó en la cara de la Virgen al paso entre Alemanes y la Avenida”. A las 12:45: “¿Tú no crees que el Cabildo Catedral es demasiado permisivo con los fotógrafos que hacen el recorrido delante del paso? Es una verdadera bulla en muchos momentos. No sé, tengo mis dudas”. A las 13:07: “Asenjo va poquito a poco cogiéndole el pulso a Sevilla. ¿No opinas tú lo mismo?”. A las 13:47: “¿Dónde te metes? Quería contarte la última del socialista Juan Carlos Cabrera. Este hombre tiene valor en los tiempos que corren. ¿Sabes que ha mandado poner de nuevo el azulejo de la Esperanza de la Trinidad en la sede de Movilidad? Esta imagen es patrona de la Policía Local. Algún laicista radical la habría quitado… ¡Ole por Cabrera! ¿Es o no es para quitarse el sombrero?”. A las 13:10: “La cerveza corre por Mateos Gago desde la hora del Ángelus. Algunos comienzan su octava particular”.

Más de las normas

El Fiscal | 3 de agosto de 2016 a las 10:37

Foto MILTMP50741125
SEGUIMOS con el análisis de las nuevas normas diocesanas a falta de otras noticias, que conviene dejar los cien días de rigor (y sosiego) a Joaquín Sainz de la Maza para que ponga orden en la casa y se haga con las llaves de los cajones. En este texto que nos fue dado en las vísperas de las votaciones al Consejo (¡Qué tino con la fecha!) se aprecia un fortalecimiento notable de la figura del director espiritual, que parece que pasa a disponer de facultades de dirección mucho más amplias que las relacionadas con el espíritu, y una confianza muy elevada en el instrumento de las comisiones. Estas normas dejan muy claro, por encima de todo, quién es la autoridad. Hay que recordar que las anteriores, de diciembre de 1997, proclamaron que las hermandades son asociaciones públicas de la Iglesia y, al serlo, pierden autonomía en favor de la autoridad eclesiástica, luego el hoy cardenal ya dejó preceptuado quién manda y, sobre todo, de quién son los bienes de las hermandades. Pues de la Iglesia, ¿de quién iban a ser? Entonces la mayoría de los cofrades se fijó en las nazarenas… Cuando la madre del cordero estaba en el carácter público. Ahí radica todo.

Al grano. Hablemos de la figura del director espiritual o, más bien, del superdirector espiritual. El artículo 38 dice que entre sus funciones está la de informar por escrito al delegado episcopal para los Asuntos Jurídicos de las Hermandades y Cofradías “sobre la idoneidad de aquellos que pretenden ser candidatos a formar parte de la junta de gobierno”. ¡Menudo poder tiene este director! Lo estábamos diciendo. ¡Y qué término más ambiguo el de la idoneidad! Se aprecia cuán grande es Castilla a la hora de poner límites a este director espiritual. Para ser hermano mayor hay que pedir el censo de hermanos… Y trabajarse al cura.

El artículo 39: “Los directores espirituales forman una comisión…”. Pues a alguno que yo me sé hay que decirles hasta dónde está el w.c. de la casa de hermandad. Mejor no ponemos ejemplos, ¿verdad?. Esto no vale por don Marcelino, conste en acta, que se sabe perfectamente todo lo que concierne a sus hermandades y están encantadas con su labor. Pero es que hay otros…

El artículo 41 dicta que “las normas sobre elecciones se aplicarán sólo en lo que no contradigan a las propias reglas, ni a lo establecido en estas normas, de forma que esos cánones tienen sólo valor supletorio”. ¡Cáspita! Va a ser verdad por fin lo de la “sagradas reglas” que tanto repite el cofraderío. Sorprende el valor que se le otorga a las reglas, siquiera sea en materia de elecciones, relegando nada menos que cánones del propio código a la supletoriedad.

Dicta el artículo 42. “La junta de gobierno está particularmente obligada, asesorada en todo momento por una Comisión Electoral…”. ¡Más comisiones, más comisiones! Con mucha frecuencia ésta técnica es la manera perfecta de que nada funcione correctamente. Napoleón dejaba la redacción de las leyes a los legisladores reservándose él la presidencia de las comisiones. Pero mejor dejemos a Napoleón… Y sigamos con las comisiones.

Veamos el artículo 43. “Una vez acordada, conforme a las reglas, la fecha de las elecciones, la junta de gobierno designará una comisión electoral, integrada por tres hermanos mayores de 18 años, con un número de años de antigüedad que determinarán las reglas. No serán miembros de la junta de gobierno ni candidatos a ésta. Su cometido será velar por el correcto desarrollo del proceso electoral. Esta comisión podrá ampliarse con un miembro designado por cada uno de los candidatos a hermano mayor, una vez proclamadas las candidaturas. La comisión actuará en todo momento en comunicación con la junta de gobierno….”.

Aparece por primera vez la figura de los interventores. Qué similitudes con la política… El hecho que la comisión actúe en comunicación con la junta de gobierno resta autonomía a la comisión y, por otra parte, si hay más de una candidatura puede oler mal el asunto, pues se volverá a hablar de la oficialista y la de oposición, pero esta vez de forma redundantemente oficial.
Vayamos ahora con el artículo 44. “La junta de gobierno comunicará oficialmente a la Delegación Episcopal de Asuntos Jurídicos de las Hermandades y Cofradías la fecha, lugar y hora señalados para la celebración de las elecciones, así como la composición de la comisión electoral regulada en el artículo anterior. Asimismo, comunicará a los hermanos […] Las comunicaciones citadas se realizarán en un plazo máximo de 15 días a partir del cabildo correspondiente”. Quizás no hubiese estado de más precisar cuál es ese “cabildo correspondiente”.

Ahora vienen las curvas. El artículo 53 prescribe: “Las hermandades y cofradías que atenten contra el cumplimiento del derecho universal y particular de la Iglesia, las reglas y reglamento de régimen interno, así como los acuerdos vinculantes del Consejo local de Hermandades y Cofradías, serán reprobadas con la imposición de una justa pena, que puede consistir en una corrección fraterna a través de una amonestación o reprensión, la prohibición de la salida del cortejo procesional o la realización de otros actos de culto o gobierno, e incluso la supresión de la hermandad y cofradía”.

Fíjense, en primer lugar, en que se alude a que habrá acuerdos “vinculantes”, es decir decisiones imperativas, de un Consejo local, por lo que dichos acuerdos se integran así en un régimen normativo sancionador a la misma altura que el Derecho Universal y Particular, de las reglas y que los reglamentos. Ojo porque esto es una novedad que no se debe pasar por alto.

El artículo 54 regula los motivos de expulsión de un hermano. Entre las primeras causas figuran la excomunión, la abjuración de la fe católica o el alejamiento de la comunión eclesiástica. Y se añaden, al mismo nivel, otras causas: “Haber sido sancionado más de dos veces con una pena de cese temporal, cuando cada una de estas penas haya sido superior a dos años. La utilización no autorizada de documentación de la hermandad, abusando del cargo que desempeñe en la junta de gobierno o de su condición de hermano, así como manipular, retener, ocultar o extraer de las dependencias de la hermandad documentación, objetos de culto u otros enseres valiosos, sin previo permiso de la junta de gobierno. El impago de cuotas sin causa justificada, debidamente expuesta ante la junta de gobierno, durante el tiempo establecido por las reglas o el reglamento de régimen interno de la hermandad”.
Se ha podido hacer cuando menos, como se hace en Derecho Penal, una graduación de las penas en función de la gravedad, pero muy al contrario se equipara un excomulgado con el que se ha llevado sin autorización una potencia o un pañuelo.

En la instrucción del expediente sancionador juega un papel decisivo (quizás excesivo) el delegado episcopal para Asuntos jurídicos, porque siendo tan varios los posibles motivos de apertura de un expediente, en algunos casos se podían haber solucionado con el reglamento de régimen interno y sin necesidad de recurrir al Palacio Arzobispal. El expedientado puede interponer un recurso, ¿pero ante quién? ¿Ante el mismo delegado que es consagrado por las normas como el gran y más auténtico intérprete de estas normas?.

Inhóspita Catedral

El Fiscal | 4 de mayo de 2015 a las 12:27

simpecado1
Cambian los obispos, cambian los deanes, cambian los alcaldes. Pero la Catedral permanece con el Patio de los Naranjos clausurado como plaza pública, con el enjambre de vallas en su interior que conducen a nuestros señores los turistas como el ganado obediente vigilado por perros pastores con radiotransmisores. El turista paga. Tiene derecho a ir como quiera. Que quiere ir en camisa de tirantas asomando el bosque de las axilas, que lo haga. Para eso paga. Que quiere ir con el pantalón pirata, botines y camiseta fluorescente. Que lo haga. Para eso paga. Que quiere ir directamente en pantalón corto, cortísimo. Que lo haga. Para eso paga. La Catedral es una de las grandes cajas recaudadoras de la diócesis desde los tiempos de la Exposición Universal. No se puede poner en riesgo. Hace muchos años que a la hora de la verdad prima el turismo sobre los actos religiosos. Para maquillar la cosa se acordó denominar la visita turística como visita cultural. Suena más suave, ¿verdad?
Yo creo que cada mil turistas, el dean manda voltear las campanas de la Giralda. Ypasa que la gente no se orienta.

–Niño, suenan las campanas. Eso es que ya han hecho cardenal a don Juan José.
–Que no, mamá. Que son otros mil, otros mil que han entrado dejando cargadas las alcancías.

Y por cada cien mil euros de recaudación, hay un golpe de badajo de la campana de San Cristóbal. Tiene guasa (tela) que quienes reglamentan sobre el uso extralitúrgico de los templos, sean los mismos que no se atrevan a exigir al turista el decoro mínimo que se exige para visitar lo que se supone que es un lugar sagrado.

La otra noche, cuando llegó el Simpecado de la Hermandad del Rocío de Sevilla para presidir el pregón de las Glorias, se armó la marimorena. Los tíos de la seguridad de la puerta pegaron el cerrojazo en cuantito el Simpecado entró por el atrio de la Puerta de los Palos. La gran cantidad de fieles y hermanos que caminaban tras el Simpecado recibieron un cancelazo en las narices. Así, de pronto. ¡Zas! ¿La razón? Órdenes superiores. ¿La verdad? Estas criaturas no pasan por taquilla. No interesan. Cuanto más público entra, más se tarda luego en desalojar el local. Perdón, la Catedral.

A los fieles, cerrojazo. A los turistas, una pedazo de alfombra roja. En la Catedral hay tantas chanclas a cualquier hora del día que la Nave del Lagarto parece la Avenida de Castilla de la Antilla. Menos mal que la web Diario de Pasión captó el cerrojazo indigno ordenado por la superioridad. Ycómo disfrutan algunos dejando a la gente en la calle . Qué inhóspita la Catedral para los sevillanos, qué complaciente y permisiva para los turistas. Qué papelón (con veladores) el del Cabildo, duro con las espigas y suave con las espuelas.
simpecado2

La seguridad jurídica

El Fiscal | 7 de mayo de 2014 a las 21:42

Tiene toda la razón del mundo el Arzobispado cuando alude a la necesidad de obtener la máxima seguridad jurídica como causa principal de la inscripción de los templos en el Registro de la Propiedad. La Iglesia católica tiene derecho a proveerse de las ventajas y garantías que se derivan de la publicidad registral. Y no sólo tiene el derecho, sino que además disfruta del privilegio de poder inmatricular bienes por un procedimiento exprés, con la sola presentación de un certificado elaborado en la Curia, al contrario que el resto de los mortales, para los que la primera inscripción registral de un bien supone un procedimiento mucho más complejo.
Resulta curioso que el Arzobispado aluda a que el proceso de inmatriculación comenzó en 2008, en el tramo final del pontificado del cardenal Amigo. ¿Y qué? Nada malo hay en registrar los bienes. La alusión al gobierno anterior suena a réplica de partido político, evoca el Y tú más y, por supuesto, revela muchísimas cosas.
El problema no es que se inmatriculen bienes, el problema son las chapuzas. Una chapuza de Pepe Gotera y Otilio es acudir al Registro de la Propiedad en pleno agosto para inscribir la Parroquia de la Magdalena saltándose más de 400 años de propiedad de la Quinta Angustia sobre su capilla. Yuna chapuza es orillar los 300 años de propiedad del Gran Poder sobre su capilla en San Lorenzo. La chapuza de la Magdalena dio bastantes dolores de cabeza en el Palacio Arzobispal. Se acabó apostando por una solución de difícil calificación jurídica. En una jerga coloquial sería muy fácil calificar aquello, pero el buen gusto aconseja evitar ciertos adjetivos.
En el caso del Gran Poder, cuesta trabajo, mucho trabajo, creer que nadie de los servicios jurídicos del Arzobispado se preocupara de preguntar por posibles derechos de propiedad a favor de terceros con respecto a algunas capillas. Si no hubo mala fe, al menos hubo una falta de la diligencia debida. Y se ve que la junta de gobierno de entonces no olió la maniobra en ningún momento. Habrá que estar atentos a la solución que se busca para reconocer los derechos de propiedad de esta hermandad. No es imposible, tampoco fácil.
La apelación a la seguridad jurídica no puede jamás suponer la conculcación de derechos. Fíjense qué cuidadoso ha sido el Arzobispado para reconocer al Cabildo la propiedad de la Catedral. Ahí no se ha inscrito el templo a nombre de la Archidiócesis. Ahí no.

Luces y sombras del Pregón

El Fiscal | 7 de abril de 2014 a las 11:50

Teatro de la Maestranza. . Pregón de Semana Santa de Francisco Berjano.
¡Gracias, Francisco Berjano! Gracias por evitarnos los chillidos forzados, de cola de rata pisada; por hacernos pasar el cáliz del histrionismo, por no sentir vergüenza ajena al pensar qué idea se llevarán de nosotros quienes no siendo cofradieros y ni siquiera sevillanos, oyen por unos instantes el Pregón y se quedan con la imagen de un señor recreándose en aspavientos o moviendo los brazos como un aparcacoches ilegal de Bami. Gracias por tenerlo todo acabado a las dos de la tarde. Gracias por no jugar a poeta, por ser indulgente con el público y no someterlo a la tortura de la pena con la azucena. Gracias, porque no es poca la inmensa misericordia que ha tenido el pregonero con quienes oyen el Pregón con devoción y quienes lo oímos en primera instancia por obligación. Y gracias por decir que la palabra revirá es fea. Feísima.

Auténtico
Podría el señor Berjano haber encargado cinco o seis sonetos a profesionales del verso, que seguro que conoce un manojo; podría haber tomado prestadas citas, estrofas y otros recursos. Podría haber pedido ayuda a profesionales de la palabra, la comunicación y la literatura. Pero no lo hizo. Ha sido auténtico. Ha sido él mismo. Se notó en todo momento. Como en esta casa también nos preciamos de serlo, dejaremos claro que puestos a tener que oír pregones, preferimos otro modelo, más que nada porque tenemos otro concepto del género. Pregón, pregón, lo que se dice pregón, sólo vimos en el anuncio sobre los blancos nazarenos del Porvenir, en ese anunciar, en ese llamar, en ese proclamar lo que todo el mundo sabe pero quiere que se lo recuerden, porque en eso consiste el rito. ¿O no?

Lo demás
El resto fueron reflexiones, meditaciones, aldabonazos a la conciencia, la lista de los ausentes, algunas anécdotas y hasta cierta, justa y saludable licencia para el humor. ¡Viva la libertad!, dijeron una vez en Cádiz. ¡Viva la libertad del pregonero! Alguien dijo en el fotocol de los camerinos que ha sido el Pregón que necesita Sevilla, teoría de la necesidad frente a la teoría de las lecturas. Huuuuuum… Lo que sí ha sido es el Pregón que quería don Juan José Asenjo. Un pregón eclesial, que dijeron algunos nada más abandonar el teatro.

Teatro de la Maestranza. . Pregón de Semana Santa de Francisco Berjano.
Arzobispo
Ayer fue la primera vez que lo vimos con vigor, exultante, sonriente, rápido de verbo, feliz y… con afirmaciones reveladoras al referirse al pregonero: “Yo no intervine en su designación”. Ay, ay, ay… Que lo dijo sin que nadie le preguntara. Excusatio non petita… Quienes no intervinieron fueron los consejeros, que ni uno propuso al señor Berjano. “No empieces, Fiscal, que no es día para hacer memoria, so malaje”. Recuerden que cuando el Cura Paco dio nones al pregón, el delegado diocesano de Hermandades se sacó de la sotana el nombre de Francisco Berjano, que no había recibido un solo voto en todas las rondas previas. ¿Delegado de qué? De eso. Pues eso. Que don Manuel Soria cumplió su cometido a la perfección y prestó un impecable servicio a su jefe. Pero don Juan José, que algunos no somos ingenuos… Somos malos, malísimos y pérfidos, pero no ingenuos. Ingenuos, no.

Estatuas
Dijo Berjano que las imágenes sagradas no son estatuas. ¡Olé! El único que ha llamado estatuas a las imágenes sagradas en los últimos años fue uno que procedente de Castilla-La Mancha asistió al traslado del Señor de Pasión a su paso en la tarde del Lunes Santo. Canal Sur Radio lo tiene grabado. Por cierto, que también llamó trono al paso. Pero después es puntillosísimo con las casullas, la liturgia de los acólitos y la vestimenta de los curas. “Cualquier día, Fiscal, te mandan a la Guardia Suiza y no te defiende ni Moeckel”.

‘Cirenear’
Cuando oí el verbo empleado por el pregonero salté de la silla de la cocina. ¡Cáspita! ¡Me equivoqué de dial y he puesto una tertulia de política de las de Madrid! Pero no, era Berjano sacando verbos de un sustantivo. Como los que verbalizan y visualizan. Eso sí que es un pregón de actualidad. De rabiosa actualidad. Volvimos a la silla de la cocina, que es desde donde mejor se oyen los pregones, tras años y años en el potro de tortura del teatro.

Evolución ascendente
El Pregón empezó como un sermón y acabó implicando al público. Con una muy buena dicción, Berjano logró recuperar la atención de quienes habían dictado sentencia con premura. Gustó mucho el pasaje a Juan Pablo II, con referencia a la letra de la sevillana de Manolo Garrido cuando Sevilla le pidió al Papa polaco que no se fuera. Fue hábil al seleccionar a un grupo de cofrades a los que homenajear, guiños que además de ser justos, le garantizaron el reconocimiento, la gratitud y la indulgencia, según los casos, de diferentes sectores.

¿Complejito?
El Pregón de Berjano podrá ser bueno, pero no porque haya renunciado a ciertos modos, recursos o adjetivos. Será bueno porque no es impostado. La poesía en un pregón no es en sí misma mala, como no es mala la música en los traslados de regreso tras un refugio repentino. Algunos han reventado la poesía a base de manosearla, como algunos han adulterado la música a base de someterla a experimentos de laboratorio. ¿Por qué ahora algunos parecen acomplejarse del modelo de Buzón? En los últimos 20 años ha habido cuatro o cinco pregones muy buenos, no más. ¿Tanto cuesta recordarlos? Y no fueron histriónicos precisamente, sino bien escritos, bien dichos, bien construidos y de hombres que también van a misa los domingos.

Los ‘WhatsApp’ al Fiscal
A las 12:06: “Muy arrugada la estola (o como se llame) de Asenjo”. A las 12:25: “Serrano ha hecho una presentación curricular. Se agradece que no intente hacer de pregonero, pero de ahí a parecer un director de Recursos Humanos”. A las 12:38: “Esto huele a tostón mayúsculo. Pregón perfecto para Sigüenza”. A las 13:10: “Uuuuuuuf…” A las 13:14: “Fiscal, creo que el Pregón me vale como misa del domingo”. A las 13:15: “Cuánta profundidad en el Pregón. Me está gustando mucho. Nada de folclore barato”. A las 13:41: “El aplaudismo es una nueva tendencia entre los que asisten a los pregones”. A las 13:43: “Carlos López Bravo se va a partir las manos”. A las 14:19: “No ha sido el mejor Pregón, pero sí un Pregón muy conveniente. La verdad es que no me ha disgustado. Empezó soso y acabó bien”. A las 14:55: “Le sientan muy mal los elogios a Juan del Río, te lo aseguro. Es muy celoso”. A las 14.30: “¿Tú crees que él ha captado lo de la llave del papa Francisco que abre puertas?”. A las 14:45: “Pues rectifico, no ha sido tan tostón. Hasta nos hemos reído, porque este hombre ha demostrado ser muy natural, no es ningún papafrita”.

Basílica de la Macarena.. La Macarena ya estará en el paso. Fotos para dar del día.
La noche que rezamos juntos
YA está en su paso la Virgen de la Esperanza, a la que Francisco Berjano llegó un día pidiendo fuerzas para salir de un trance, como tantos sevillanos, incluso no creyentes, han hecho alguna vez en su vida. No conocemos a Berjano de nada, nunca hemos sido presentados, ni hemos cruzado palabra. Tal vez no sepa Berjano que coincidimos una noche de diciembre a los pies de la Virgen de la Esperanza, sin corona ni esmeraldas, únicamente con lo puesto para no perder un ápice de dignidad de gran Señora de la casa que recibe a sus hijos a deshoras. Éramos muy pocos en aquella habitación, muy pocos, en un encuentro improvisado fuera ya de la oficialidad de la convocatoria. Nadie se miraba entre sí, todos la miraban a Ella. Todo era silencio de ojos grandes y ceño, de primeros encajes improvisados, de inmensas pestañas. Nadie se atrevía a pronunciar palabra hasta que Berjano inició una oración. Todos rezamos juntos. Cada cuál había ido con una petición, porque esas son noches y horas a las que sólo se acude cuando hay motivo justificado, que así lo enseñan los viejos y sabios macarenos. El pregonero le dio ayer las gracias a la Virgen de la Esperanza por todo lo concedido. Seguro que aquel día también le pidió ser él mismo el Domingo de Pasión sin temor a las críticas ni al número de aplausos. Y la gracia le fue concedida. Las de los demás se irán derramando poco a poco. Señales ya ha habido. Sólo hay que saber verlas. Y esperar con Esperanza, porque la Esperanza es la que marca los tiempos. Esperar como hizo Berjano, el sevillano que un día acudió a la basílica hecho un trapo y salió siendo casi, casi un armao de la Centuria de la coraza de ilusión y fuerza que ahora reviste.

Subida de sueldo

El Fiscal | 26 de marzo de 2014 a las 9:37

Aquí está el cuaresmazo, no en los familiares enchufados en el Consejo y en esas otras instituciones de la Iglesia donde hay más sobrinos de canónigos que nazarenos en la presidencia de una cofradía de barrio. El cuaresmazo ha sido posible gracias al ecónomo que fichó don Juan José. Por fin los sacerdotes de la diócesis de Sevilla disfrutarán de una subida de sueldo, 80 euros más en total. Los curas están la mar de contentos. Ahora cobrarán 700 euros, lo que se les ha hecho saber en una carta. ¡Viva el ecónomo! Para que luego digan lo que van diciendo por ahí sobre sueldazos y máximas cotizaciones. ¿Ven ustedes la importancia de tener a verdaderos profesionales de los números? A ver si a medio plazo los curas de Sevilla dejan el grupo de los peores pagados de España y a alguno se le mejora el humor. Ea, el cuaresmazo. Ahí lo tienen.

Conferencia Episcopal

El Fiscal | 18 de marzo de 2014 a las 5:00

Algunos se creían de verdad que monseñor Asenjo tenía opciones de presidir la Conferencia Episcopal. Y esperaban realmente su elección. Don Juan José no es precisamente un ejemplo de prelado en la línea absoluta del Papa, como sí lo es el inteligente Blázquez y como no lo es el rocoso Rouco. Pero justo es reconocer también que el actual arzobispo de Sevilla no es crítico ni mucho menos con el Santo Padre, sino persona profundamente eclesial, con gran capacidad de adaptación y de perfil amoldable. Pero de ahí a presidir la Conferencia Episcopal… ¡Ingenuos! Por cierto, sacó sólo cinco votos. En la Conferencia Episcopal se publican con precisión las votaciones, no como las del pregonero, que hay que enterarse en los pasillos. ¿Y Arzobispo de Madrid? Si por él fuera… Pero Sevilla, hasta ahora, nunca ha sido destino de paso, sino de término. A Don Juan José le quedan siete años en activo a los que habría que sumar la prórroga de la que pueda gozar.

El pertiguero
Primer golpe. Oído esta semana:“Aquí recibiríamos con los brazos abiertos a don Juan del Río, ¡claro que sí! Pero no sé si en su contra juega que ya ha ejercido su ministerio sacerdotal en Sevilla. Y en Madrid tiene un cartelón y una relación muy cordial con la Casa Real, lo veo más allí” Segundo golpe. Más. “Si a Cañizares lo destinan a Madrid, el Papa se ahorra crear un nuevo cardenal en España. Todo depende de los nombramientos de Madrid y Barcelona, absolutamente todo. ¿Un arzobispo en Sevilla ni siquiera durante seis años? Sería muy raro. A no ser que él haya pedido marcharse”. Tercer golpe. Don Carlos ya tiene comprometidas predicaciones en Sevilla en 2015. Yciriales arriba. Qué bien informa don Carlos al Papa, ¿verdad?

Señora presidenta

El Fiscal | 3 de marzo de 2014 a las 9:57

Iglesia del Salvador. Patio de los Naranjos.. Allí estará Diego J. Geniz, que ha quedado con el director de la Fundación Jesús de Pasión para hacer un reportaje sobre la labor social que se realiza en estos tiempos de crisis. Nos interesa sacar fotos de l
Dice la muy capillita presidenta de la Junta de Andalucía, la misma que se reúne siete horas con Asenjo en la céntrica vivienda de un antiguo presidente de caja de ahorros, que “la titularidad pública de la Mezquita de Córdoba es compatible con la gestión por la Iglesia”. Yse queda más a gusto que un arbusto. Toma, claro. Desde que Susana (no hace falta el apellido, Susana no hay más que una) es presidenta de la Junta, hay mucho socialista que ahora califica la otrora retrógrada religiosidad popular como un “valor añadido”. ¿Qué es la Semana Santa para un neosocialista andaluz? Un valor añadido. Pues eso. Y afloran los tontos del valor añadido como se multiplican los tontos que contamos veladores por las calles del centro. En el partido dicen que hasta la Rubiales ve ahora en las cofradías un valor añadido. Cosas veredes, Sancho (y Sancha).
Las entidades católicas de toda España aportan una labor social tasada en 30.000 millones de euros, según los datos oficiales de los señores de la Conferencia Episcopal, que tienen un gerente que lleva estupendamente las cuentas, como don Juan José tiene su ecónomo en Sevilla. Ybien que le cuesta el ecónomo.
–¿Cómo se llama el ecónomo?
–Don Alberto.
–Noooo… ¿Que cómo se llama de parné? ¿Que cuánto cobra?
–Cobra a precio de mercado, que es lo que no se nos dijo en el consejo de asuntos económicos.
Al grano. El Estado se ahorra 30.000 millones de euros en unas labores que asume una institución como la Iglesia Católica, que se nutre de la aportación voluntaria de los fieles en la declaración del IRPF, según el acuerdo económico Iglesia-Estado que rubricaron en su día el cardenal Rouco Varela y la vicepresidenta socialista Fernández de la Vega, en aquellos tiempos en que ZP se tomaba la taza de caldito en la Nunciatura, ¿recuerdan? Porque ZP era un diablo con tridente y cuernos, pero bien que compartió mesa y mental muchas veces con los obispos. Hasta don Juan José ha almorzado con ZP, ¿verdad? Que aquí después pasa por rojo siempre el mismo. Rojísimo.
Esperando estamos que Doña Susana también nos regale una perla de esas que sueltan los políticos en los desayunos para la prensa, esos encuentros en los que, por cierto, nadie se come la poca saludable bollería que se ofrece en las mesas. Hay que hacer un estudio sobre la fosilización de los bollitos en los desayunos de las agencias de noticias en los grandes hoteles de Madrid y Sevilla. ¿Alguien ha visto a algún baranda hincarle el diente a esas micronapolitanas de chocolate? Todo lo más, el café bebío. Pues la capillita Díaz ya podría decir que la Junta puede asumir también la gestión de los comedores sociales que las religiosas y las hermandades regentan en la ciudad, desde el de Triana hasta el de Bellavista, pasando por el del Pumarejo, San Juan de Dios o el de San Juan de Acre. Ypuede asumir también la gestión de los economatos económicos, como el que con éxito promueven las hermandades del casco antiguo. Y también podría la Junta asumir los 150.000 euros en metálico que la Hermandad de la Macarena dedica al año a fines sociales (cuenten aparte los kilos y kilos de alimentos que reparte, desde un camión de mantecados hasta cientos de pollos), o echarle un vistazo al anuario del Gran Poder donde con todo lujo de detalles (ejemplo de transparencia sin necesidad de leyes) se ofrecen las cifras de una bolsa de caridad que desde 1953 es estandarte y timbre de gloria de la acción social de las hermandades. “La naturaleza de las atenciones resulta del todo inimaginable, desde sufragar una intervención quirúrgica hasta el pago de unas gafas; de la repatriación de un emigrante a una beca de estudios, de una canastilla de recién nacido a cubrir los gastos de una exequias, o la ayuda a drogodependientes”. Y también podría la Junta alabar que nunca jamás se pregunta en San Lorenzo por el credo religioso de quien pide auxilio. ¿A cuántos musulmanes se ayuda en nombre del Gran Poder? A los que haga falta. No se hacen preguntas, como en la Legión.
Podría la Junta asumir también la gestión de Cáritas Diocesana, que mueve 5 millones de euros a través de una engrasada red parroquial en la capital y en la provincia, con su cuerpo de voluntarios que dedican su tiempo de forma altruista a diagnosticar las verdaderas necesidades y ponerles solución. Podría también la presidenta visitar el Patio de los Naranjos del Salvador, recuerdo de la antigua mezquita, la tarde en que se reparten alimentos y productos de limpieza con cargo a la Fundación Jesús de la Pasión. La sola contemplación de la cola, formada por madres de todas las edades con sus carritos vacíos, estremece el alma más gélida. Es solo una muestra de las 45 millones de horas que dedicaron las parroquias españolas en un año a la atención de las demandas de todo el que llama a sus puertas.
Tenga por seguro, señora presidenta, que la Iglesia no asume esas funciones más que por cumplir con su finalidad, no para recoger ninguna medalla: ni de la Junta ni del Ayuntamiento. Por no hablarle de las Hermanas de la Cruz, ni de la Orden de Malta, ni de los franciscanos, ni de las religiosas del Pozo Santo, ni de las órdenes de clausura, ni del libro blanco de la acción social de las hermandades que tasa en 1,5 millones de euros la acción social de las cofradías, ni de esas hermandades desconocidas, al borde de la extinción y de presupuestos escuálidos, que reparten un alimento tan básico como el pan a las monjas de clausura más necesitadas, a las que compran electrodomésticos para hacer más fácil la vida a quienes ya de por sí se dedican a hacérsela más llevadera a los demás.
Dar pábulo a iniciativas como la gestión pública de la Catedral de Córdoba no sólo es una insostenible majadería, sino supone promover el más rancio, casposo y trasnochado anticlericalismo, que es lo que se esconde debajo del tapete. Aquí nos conocemos todos. Mi querida presidenta: o Dios o el mazo.

El segundo no al Pregón

El Fiscal | 17 de noviembre de 2013 a las 5:00

Francisco Sánchez de los Reyes, que el pasado domingo rechazó ser pregonero
La elección del pregonero de la Semana Santa de 2014 ha tenido también sus perejiles, como manda la tradición, que ya se sabe que la tradición manda más en esta ciudad que Susana Díaz, que manda tela y más que va a mandar en la piel de toro en cuanto le dejen la libre la pista, ¡que va la artista! Dos fueron las principales novedades de la jornada sabatina en la que los señores del Consejo buscan vocero oficial. La primera es que se aplicaron los nuevos estatutos, por lo que se redujo el número de asistentes a la votación. Fue una sesión sólo para cargos generales y la junta de sección. Los delegados de gloria y sacramentales se quedaron fuera. Bourrellier, presidente por la gracia de Asenjo, se frotaba las manos pensando que este año sí, ¡por fin!, no trascendería ningún detalle. Pero a la mañana siguiente se llevó un chasco al leer en esta página las grandes claves, que ahora contextualizamos, como es tradición en esta Puerta de los Palos, que aquí la tradición también manda. Como Susana.
La jornada comenzó con un almuerzo fraternal (tururú) en Las Lapas. Iba a ser en La Raza, pero cuentan las malas lenguas que Bourrellier recibió presiones del entorno del anterior alcalde para quitarle la comida al restaurante cuyos dueños denunciaron el intento de mangazo que ha derivado en el caso Mercasevilla y sus variados frentes judiciales. A alguien se le olvidó avisar nada menos que al delegado diocesano de hermandades, don Manuel Soria, que tras presidir una boda en San Bernardo se fue a casa de Pedro Sánchez-Cuerda y se encontró sólo como la Soledad camino de San Lorenzo. El hombre llamó por teléfono y se fue rápido para Las Lapas. El almuerzo, que paga el Consejo, transcurrió sin novedades dignas de mención, salvo las ausencias de dos cargos generales que andaban de bodas.
La segunda gran novedad se produjo cuando el delegado del Viernes Santo, José Luis Cantalapiedra, propuso que la votación fuera oral, lo que le encantó al padre Soria. Y así se hizo. Esta vez no hubo nada de papelitos. Se pidió a los consejeros que votaran libremente y que, en el caso de que en la elección hubiera algún problema, el delegado diocesano ya haría las advertencias oportunas (recuérdese a este respecto los problemas que provocó la poca afición a ir a misa de Barbeito).
En primera instancia se pusieron encima de la mesa una treintena de nombres, porque hubo consejeros que traían una extensa lista. Entre ellos, los de Julio Cuesta y Rafael González Serna (en primera ronda) y José Joaquín León y Lutgardo García (que llegaron al tramo final). La noticia a esa hora era que todos los propuestos estaban vivos, porque aún está reciente el año en que una criatura propuso al difunto Rafael Montesinos.
Se produjo un debate inicial sobre el perfil del que debía ser elegido. Unos dijeron que ya era hora de apostar de nuevo por un periodista, otros que por un cura, e incluso alguno que por alguien “distinto” al pregonero del año pasado. Los primeros en votar fueron los cargos generales, a los que siguieron los delegados de día por riguroso orden. Los cinco nombres que llegaron a una suerte de fase final fueron Ricardo Laguillo, los periodistas José Joaquín León y Juan Miguel Vega; y los sacerdotes Marcelino Manzano y Francisco de los Reyes Rodríguez López, párrocos de San Vicente y San Lorenzo, respectivamente. Se votó entre estos cinco nombres. Hubo consejeros que votaron a más de un candidato, tal como era posible, y otros sólo al Cura Paco. Ganó el Cura Paco de forma clara, como adelantamos en esta página. En un incontestable segundo lugar quedó Laguillo, de perfil inequívocamente cofrade, de hondo arraigo en Santa Cruz, actual hermano mayor del Rocío de Sevilla y con una solvente experiencia en pregones.
Desde esa misma sala de juntas se telefoneó al designado. Hubo que localizarle en el teléfono fijo de la parroquia. Hablaron con él –como es preceptivo– el presidente, el secretario y el Cura Soria. Dijo no en todo momento. Le insistieron en que se lo pensara. Se lo pensó. Lo volvieron a llamar dos veces más. Nada, no hubo manera. La mayoría de los consejeros se relajaban ya en la sala anexa, donde había varias marcas de trago largo y frutos secos. La sorpresa fue cuando se pidió de nuevo la comparecencia de todos los consejeros en la sala de juntas. Se oyó lo siguiente:
–¡Quillo, que ha dicho que no!
El presidente informó de una situación nada común. Varias veces se han recibido nones en tanteos previos, pero el rechazo al Pregón una vez celebrada la votación no se recuerda desde que el añorado magistrado Francisco Piñero, padre del actual hermano mayor de los Estudiantes, declinó amablemente el ofrecimiento de pronunciar el de 1987. Una vez elegido fue a su propia casa el entonces presidente, José Carlos Campos Camacho, acompañado por el secretario Fernando Piruat y el sacerdote Camilo Olivares. Aquel Consejo tuvo que buscar a Manuel Navarro Palacios para ese Domingo de Pasión en el Álvarez Quintero.
Yo creo que el pañuelazo verde del Cura Paco ha sido realmente para celebrar al humo de las velas el XXV aniversario del primer no al Pregón de la Semana Santa, que para ser precisos debió ser el año pasado, pero la cosa no pudo ser entonces. Y esas bodas de plata no podían quedar sin el correspondiente mitin extraordinario.
–¿Se pueden hacer las cosas peor, Fiscal?
–Sí, claro que sí. Tan mal lo han hecho que este año no han nominado al tío del jamón. ¡Qué injusticia, oiga! ¡Qué injusticia!
¿A nadie se le había ocurrido tantear previamente al Cura Paco para evitar el mitin? Carlos Bourrellier maniobró entonces (¿en soledad o inspirado por el Cura Soria?) para sacar un nombre inédito durante toda una sesión en la que habían sido propuestos más de treinta cofrades. “Hay que hacer una nueva votación”, comunicó a unos consejeros que venían de la copa y que se estaban sentando nuevamente. Propuso al hermano mayor de la Vera-Cruz, Francisco Berjano, muy bien visto por la autoridad eclesiástica. Como había que votar oralmente, nadie se atrevió a no apoyar la propuesta presidencial, que efectivamente se interpretó como avalada (o más) por el Cura Soria, presente en todo momento en la sala. Al ser hermano mayor de penitencia, además, se le considera de la casa, y eso le daba fuerza.
Pero gracias al Cura Paco hemos aprobado la asignatura pendiente de celebrar una efeméride en una ciudad que se pirra por las fechas rematadas. Yel Cura Paco ha estado remataíto.

Devoción a prueba de 40 grados

El Fiscal | 28 de agosto de 2013 a las 5:00

reyes

Su Excelencia Reverendísima ha podido comprobar estos días que los sevillanos saben perfectamente que agosto es el mes de la Patrona y que todo lo que con Ella se haga fuera de este ritual hay que medirlo muy bien. Ni las vacaciones ni los 40 grados impidieron una estampa que no por esperada deja de llamar la atención: la cola de devotos para participar en el segundo besamanos. Se dice pronto: el segundo. Yen agosto. Bastaba mirar por uno de los ventanales de Palacio para darse cuenta.