Archivos para el tag ‘Carlos Bourrellier’

Los nervios de Bourrellier

El Fiscal | 25 de enero de 2016 a las 21:10

Grupo Joly Jornada Técnica Testimonios de Solidaridad Carlos Colón, Ignacio Valduérteles, Marcelino Manzano, y Carlos Bourrellier
Un cómic donde al final el gato sortea el escobazo colándose por la gatera. Las chapuzas de Mortadelo y Filemón, los agentes de información que hicieron un plan que no sirve para nada. Las tribulaciones del bloque de vecinos de 13 Rue del Percebe, donde no se soportan pero han de cohabitar. Un culebrón venelozano donde cada vez está más claro quién es el guapo, el feo y el falso. Guillermito y su voraz apetito, donde el de siempre nunca se cansa de decir no, no y no. La logística de la Madrugada es la historia de un tebeo, el entretenimiento perfecto para los que tienen las tardes libres o una gran facilidad para dejar el trabajo a media mañana y perder el tiempo en cabildeos, oposiciones frontales (“¡qué barbaridad!”) y maniobras de presión, amagos de denuncias ante la autoridad eclesiástica incluidos. Cuánta energía derrochada, cuántas horas perdidas para volver al mismo lugar de siempre como un Sísifo atormentado, cuántas relaciones personales erosionadas de forma gratuita, cuánto aficionado a reyezuelo de Taifa, a marquesito de la loseta y a pagafantas de la última ronda. Porque en todas estas reuniones, como en toda candidatura, hay un candidato a tener siempre fríos los botellines. Mientras unos preparan el rechazo a cualquier plan, siempre hay otro dispuesto a que no falte de ná, a tener a punto las anchoas, el pescao y la artillería de la Cruzcampo para su señorito. ¡Ese personaje es fundamental! Es el correveidile necesario, voluntario para levantarse del velador y llamar la atención del camarero despistado. ¿Yel Consejo? ¿Qué me dicen del Consejo?Silencio por las esquinas, silencio por cariá, que ya Bourrellier camina, cruzando la Madrugá… Don Carlos está a un paso de hablar de la Madrugada desde un plasma, como Rajoy en sus buenos tiempos. En su cara se retrata lo que debe padecer… Ha perdido el temple en algunos momentos de esta semana. Lógico. Demasiado aguanta el hombre que susurra al oído de la autoridad eclesiástica. Demasiadas altiveces ha sorportado. Un periodista le preguntó el martes si el tinglado de la Madrugada no afectaba a la imagen de las cofradías. ¿Saben lo que respondió? “Esa pregunta no procede”. ¡A mí la Asociación de la Prensa! ¡Que me proteja! ¡Esto es un atropello! ¡Guardias, guardias! Bourrellier se enfadó con el informador. Se dolió. Esos coj… quería yo verlos con algún hermano mayor de la Madrugada. Estamos empeñados en apoyar al presidente del Consejo (#yoconbourrellier), pero cada vez nos lo pone más difícil. ¿Y quiénes han sido los listos del tebeo? La autoridad eclesiástica y el Ayuntamiento. Ni mú hasta ahora. Han dejado hacer para que se pueda pintar el retrato exacto del quién es quién, la traducción de la España de las autonomías en clave morada, un escenario cargado de nacionalistas que sólo piensan en sus cortos intereses, un gobierno central debilitado (Consejo), una jefatura del Estado que no se inmiscuye (Arzobispado) y unos administrados díscolos donde está claro que la gran y poderosa referencia es Cataluña (la Macarena). San Gregorio es 13 Rue del Percebe pero sin generar risas. Continuará.

La carta de Bourrellier

El Fiscal | 7 de enero de 2016 a las 13:33

4-8-2002 JOSE LUIS MONTERO RESERVA NATURAL -CASTILLO DE LAS GUARDAS-
LOS paseos por la Alfalfa dan para muchas meditaciones, hasta para la redacción de cartas ficticias a los Reyes Magos, a los que tan bien conoce el presidente del Consejo de Cofradías. Dicen que Carlos Bourrellier le entregó el otro día su misiva a un paje de Melchor, Gaspar y Baltasar. Nadie ha podido acceder a su contenido, pero no debe distar mucho del que sigue, según se comenta en ciertos círculos gregorianos y familiares.

“Queridas Majestades de Oriente. Ustedes viven muy lejos de aquí, por lo que tal vez estas cuestiones puedan chirriarles, incluso espantar a sus bellos camellos, que me recuerdan a los que mi amigo Zoido traía de Matalascañas a la Alameda de Hércules cada Navidad antes de que mi amigo Espadas prefiriera otro modelo de Pascuas, porque a mí me sigue gustando hablar de las Pascuas, como a don Juan José, el arzobispo, que también es amigo mío. ¡Todo son amigos! Escribo esta carta por última vez como presidente del Consejo, o eso creo, porque no sé si la Iglesia de Sevilla recurrirá a mí de nuevo para poner paz en caso de que haya batiburrillo feo entre varios aspirantes. Porque me quiere sustituir un macareno de pro, pero estoy seguro de que habrá otro del Gran Poder queriendo también mi sillón. ¡A la gente le gusta esto! Y quién sabe si, a lo mejor, tengo que protagonizar el despertar de la fuerza. Por eso os pido fuerza, mucha fuerza, pero algo más de fuerza que con el asunto de la Madrugada, donde he pasado estos últimos meses las de Caín, he vaciado de valerianas la farmacia de la Alfalfa y la de Mateos Gago. Dejadme junto al árbol de Navidad un buen par de zapatillas deportivas, porque con lo del lío de los horarios e itinerarios he pasado noches en que me levantaba sobresaltado soñando que corría y corría por la calle Cuna, pero yo no acertaba a reconocer si me perseguían niñatos de la botellona de las setas o en realidad eran varios hermanos mayores con mala cara, gesto adusto y muy altivos. A veces era lo segundo y entonces me entraban sudores, pero no lograba verles las caras, sólo percibía que había uno especialmente envalentonado con influencia sobre los demás, como si fuera un cabecilla. Una noche me desperté atormentado gritando:

–¡Marcelinooooooooo!

De mi amigo Marcelino os quería hablar. Es un cura de Sevilla que siempre porta una cartera de misterioso contenido, muy simpático, bonachón y dispuesto a todo, pero quisiera pediros que le concedáis el don de ser un poquito malaje, para que don Juan José no se crea que es excesivamente bueno con nosotros y no nos lo quite de la Delegación Diocesana de Hermandades, que es el cargo que sirve para quedarse con los mejores quinarios y triduos –los de estipendios más altos– pero fíjense Sus Majestades si don Marcelino es bueno que él sigue fiel a sus pueblos y a sus hermandades pequeñas. También lo ha pasado mal con la Madrugada, se ha tragado más de un sapo por mi culpa, más agobiado a veces que un Lunes Santo, cuando hace doblete y suelta la vara de la Vera-Cruz para irse a coger la de las Penas. Don Marcelino ha sido mi paño de lágrimas. No hay suficientes camellos para cargar todo el oro que merece por lo que me aguanta. Y por la altanería verbal y gestual que ha soportado de algunos en las negociaciones. No hay derecho, pero dejo la cuestión que no quiero abusar de las valerianas.

Tengo que daros las gracias por la visita del Rey la pasada Semana Santa. No pude retener a Su Majestad para que mi cuñado, Antonio Franco, llegara a tiempo de hacerse la foto junto a Don Felipe. Hice lo que pude, le puse buena voluntad, pero… Creo que podré compensar a Antonio con unas buenas butacas en el pregón, así que no le traigáis nada, que yo me encargo del cuñadísimo.

Es importante que el tesorero, Tomás Vega, tenga un futuro en el Ateneo, para que no eche de menos las mañanitas de trabajo en la sede del Consejo, cuadrando números, dando los nones que a mí no me gusta dar y en continua comunicación con los empleados. Yo creo que el Ateneo sería un buen sitio para Tomás, con ese aspecto que tiene de venerable de militar de alta graduación en la reserva.

Con los consejeros pistoleros me llevo cada día mejor. Las aguas están calmadas. Son buenos chicos. Ya sé que el saquito de carbón de aquel año fue por mi exceso verbal, pero está todo olvidado. Todo el mundo en Sevilla sabe que yo soy buena gente. Y ellos, también. Al final nos hemos cogido afecto.

Os quería pedir un autobús grande para Andrés Martín, para que pueda meter a todos los hermanos mayores de gloria el día de las elecciones. ¿Y qué os puedo pedir para mi pedazo de vicepresidente, Manolo Nieto? Hay que ver lo que ha tenido que aguantar con lo de la Madrugada, con lo que trabajó durante el verano. Tuvo su premio al ver a su crucificado en el vía crucis, pero creo que necesita otro por los malajes que ha soportado. Yo le dije que encargar a una empresa privada el estudio de los horarios y los cruces no sonaba bien, que en esta ciudad hay mucha gente con las tardes libres que te lo hace gratis, o que se les ocurre presentarse a presidente del Consejo mismo. Pero Manolo se empeñó… Es el más grande, el más grande.

Sed buenos con nuestro pastor. Don Juan José me quiere. Y yo lo estimo muchísimo, casi tanto como Antonio Ríos al cardenal. Traédle pronto el regalo de otro obispo auxiliar, que esta diócesis es muy grande, muy dura y él está haciendo un esfuerzo por entendernos, sobre todo nuestro sentido del humor. Aquí hay tanta gente buena como pasada de afilador. Para los chicos de la prensa no os pido nada. Marcelino dice que son todos buenos, así que vamos a hacerle caso a la autoridad eclesiástica y no nos metamos en análisis muy profundos.

No olvidéis los dos regalos que os pido:la fuerza y las zapatillas deportivas. De escribirme los discursos se encarga Carlos López Bravo. Y de los jurdeles, Tomás. Sus Majestades son también mis amigos. En la Alfalfa tienen su casa. Y para los camellos tengo cocheras sin alquilar”.

El paso al frente de un macareno

El Fiscal | 8 de junio de 2015 a las 13:13

JOAQUIN SAINZ DE LA MAZA
NO hay un anuncio oficial todavía por una mera cuestión de tiempos, de respeto al cauce debido, de informar primero a quienes se debe informar primero. Se puede afirmar ya, con un mínimo margen de error, que el macareno Joaquín Sainz de la Maza se presentará a las elecciones del Consejo de Cofradías, previstas para junio de 2016. Tiene un año por delante para confeccionar un equipo que supondrá una renovación al mismo tiempo que un cambio tranquilo. No habrá giros radicales, ni apuestas arriesgadas. Incluso es posible que algún integrante de la actual junta superior siga en la casa. Yse incorporarán hermanos mayores que están ultimando mandatos en sus cofradías con un éxito notable.

Sainz de la Maza goza del respeto y la consideración de la autoridad eclesiástica: la de antes y la de ahora. Ha revitalizado la sede de Manos Unidas en Sevilla, tiene una trayectoria profesional que avala su capacidad de interlocución con todas las instancias de la ciudad y la impagable experiencia de haber sido hermano mayor de la Macarena, con todas las cuestas arriba que conlleva un cargo como el de las varas de las capillas.

Su ingreso en la presidencia del Consejo asegura también un relevo pacífico en la institución, en coordinación con Carlos Bourrellier, con el que se lleva bien. Bourrellier accedió a la presidencia tras la dimisión de Adolfo Arenas, lo que no supuso la entrada ideal, pero el arzobispo Asenjo le pidió que se quedara en el cargo para evitar más turbulencias, pese a que aún quedaba por delante casi el mandato al completo y pese a que muchos opinaban que debió convocar elecciones para garantizarse la legitimidad directa de los hermanos mayores, que estamos seguros que hubiera obtenido en esos momentos sin mayores dificultades.

La autoridad eclesiástica no se pronuncia sobre candidaturas ni procesos electorales. Guarda la neutralidad debida, pero presta atención a todos los movimientos, que para eso tiene sus propios observadores y un delegado diocesano, don Marcelino, que es cofrade antes que cura.

Dicen que Sainz de la Maza tiene tan claro con quiénes contará, como quiénes no entran en sus planes. Es un hermano mayor de marcado carácter penitencial que ha desempeñado responsabilidades en el mundo de las glorias, donde goza de estima. Jamás ha cometido el error de orillar a las glorias, o de tener un discurso contrario a la necesidad de arbitrar ayudas y medios para la subsistencia de estas corporaciones. Las glorias son muy agradecidas con quienes las respetan. Y en esa sección tiene estrechas relaciones con capacidad para ofrecerle la orientación adecuada por si encontrara obstáculos en la carrera.

Escrito está que no es hombre de misticismos ni adulaciones serviles al clero. Y sí lo es de servir a la Iglesia con lealtad y espíritu crítico. Su visión eclesial va más allá del atrio. Y eso gusta en ciertas alturas. En su junta superior estarán representadas todas las sensibilidades, incluso las de los halcones que pelean por horarios e itinerarios.

Estos días anda de consultas, aunque no lo reconoce. Tiene por delante un verano y una Semana Santa. En la planta alta del Palacio Arzobispal lo saben todo, aunque él todavía no ha ido a comunicar nada. Lo más importante es que tiene nivel y ganas. Daría su sitio a Bourrellier y aseguraría un proceso con orden y calma. Hoy no le gustará leer estas líneas, pero él sabe que cuanto aquí contamos es la pura verdad.

#yoconbourrellier

El Fiscal | 25 de marzo de 2015 a las 5:00

NADA es igual desde que ilumina nuestras vidas, nos ofrece la guía y solución para cada problema y anuncia nuevos conteos de nazarenos y hasta el estudio de las velocidades de las cofradías. La Madrugada es más Madrugada con él, la noche es más noche con él, las vísperas son más vísperas con él, los días son más días con él. Cada ciudad debería tener uno, prueba palmaria del estado del bienestar. Pero Bourrellier es de Sevilla. Ante Bourrellier hay que rendirse, entregarlo todo y darse por vencido. Es el hombre que susurra al oído del arzobispo, guardián de la Alfalfa y siempre con chisteras de las que salen los conejos más insospechados. ¿Y por qué no un segundo Domingo de Ramos? A Bourrellier lo van a hacer patrón de la hostelería. Subirá el PIB local. Por eso, todos juntos: #yoconbourrellier.

El presidente se siente fuerte

El Fiscal | 16 de febrero de 2015 a las 19:27

Carlos Bourrellier, presidente del Consejo de Cofradías.
Bourrellier está fuerte, se siente fuerte. A mí me recuerda a Arruza cuando hacía el teléfono a los toros. Mi presidente le está haciendo el teléfono al toro de la Madrugada, con la chaquetilla abierta y mirando al tendido de la Plaza de la Virgen de los Reyes. Pareciera que lo estoy viendo. Y oyendo:“¡Esto lo arreglo yo sí o sí, don Juan José, usted tranquilo!” Y a mí me da canguelo cómo le mira el toro a Bourrellier, que también estoy viendo al cuñadísimo decirle desde el burladero:“¡Cuidao, cuñao, cuidao! Que te coge y se nos acaba la temporá”. Bourrellier convocó a la sección de penitencia en la noche del martes. El presidente informó a los señores consejeros de los datos del proceso de renovación de los abonos de sillas y palcos. También abordó otras cuestiones de funcionamiento interno. En un momento dado, el cura Marcelino, delegado diocesano de hermandades, se tuvo que marchar por obligaciones propias del ministerio sacerdotal. Don Marcelino se perdió lo mejor, porque lo mejor estaba por llegar. El presidente dio cuenta de lo que todo el mundo sabía: la espantá del delegado de la Madrugada a dos semanas de la cuaresma. Decimos espantá por seguir con la jerga taurina. Los consejeros fueron informados de lo que todo el mundo ya sabía por los periódicos. Y acto seguido, tachán, tachán, Bourrellier dio otro dato que todos también sabíamos ya: él asume las funciones de delegado de la Madrugada. Y cuando estaba explicándolo es cuando mi presidente, hombre afable y de paz, hizo el teléfono: “La Madrugada se va a arreglar. Ysi hay que dar un puñetazo en la mesa, se da”. ¿Están viendo lo fuerte que está mi presidente, ganando autoridad al estilo de Pedro Sánchez cuando pone patas arriba al PSOE de Madrid? Bourrellier va a poner la Madrugada como la España de Felipe y Guerra, no va a la conocer ni la madre que la parió, ni Buzón que la cantó. Yno se vayan todavía que aún hay más. Bourrelier recordó a los presentes que tiene el apoyo absoluto de la autoridad eclesiástica, en tal grado que aquello que él decida por escrito vendrá refrendado por esos curas de la curia tan formadísimos en Derecho Canónico. Yo ahí le diría aquello que hemos recreado del cuñadísimo: “¡Cuidado con esos avales, don Carlos, no le vaya a pesar como al Gallo de Morón!” A mi cada día me cae mejor mi presidente, que lo mismo habla de pistoleros que de puñetazos, o dice que el prelado ha hablado en una homilía “a calzón quitado”. Lo felicito por la claridad de su mensaje y me responde: “No tomes lo del puñetazo al pie de la letra”. ¡Claro que no, presidente! Son formas de hablar. Como lo mío: son formas de juntar letras.

El futuro del Consejo

El Fiscal | 23 de junio de 2014 a las 13:02

En el Consejo ya andan muy preocupados con la economía. El tesorero, Tomás Vega, está inquieto con el próximo presupuesto por la simple razón de que ya no se pueden aplazar más una serie de gastos extraordinarios. La sede de la institución está obligada ya a pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE), lo que se calcula que supondrá un gasto aproximados de 10.000 euros. Y, lo que es mucho peor, urge ya la sustitución del entarimado de todos los palcos de la Plaza de San Francisco. El coste de esta sustitución ya la vaticina el mismísimo lobo: “¡Auuuuuuuuuuuuuuuu!” Si les cuento que, además, hace falta pintar muchas de las estructuras metálicas de la carrera oficial, pueden ir añadiendo aullidos y acompañar al tesorero en el sentimiento. Yo mismo en cuanto vea al señor Vega se lo pienso decir:“Don Tomás, ¿ve usted cómo tuvo que irse cuando Adolfo Arenas llamó aquel día a Radio Taxi? ¿Ahora de dónde va a sacar usted la morterá de los palcos, de la ITE y de los pintores?”

La solución
En la junta superior ya se han deliberado las dos posibles soluciones. O se sube el precio de las sillas para la próxima Semana Santa, o se recortan las subvenciones. Las cofradías no van a estar muy por la labor de sufrir tijeretazos. Primero, porque este año no se han subido las tarifas y las subvenciones no se han reducido gracias al mérito del tesorero, que el hombre busca el dinero de debajo de las piedras. Y segundo, porque la tiesura amenaza a muchas hermandades por los impagos de cuotas, de tal forma que muchas este año no han podido esperar a junio y han pedido anticipos más que nunca. Alguna hay que casi ha recibido el 100% de la subvención antes de los plazos fijados.

El Ayuntamiento
¿Vería bien la Delegación de Fiestas Mayores un aumento del precio de las sillas en un año electoral? Recuérdese que el Pleno del Ayuntamiento debe aprobar las tarifas. El Consejo propone y el alcalde dispone. Yprecedentes hay de anteriores gobiernos que han frenado la subida de las tarifas que se pretendieron.

Nuria Barrera
Anoche tuvo lugar en el Palacio de Aranibar del Puerto de Santa María la presentación del cartel del 450 aniversario de la Hermandad del Nazareno, obra de la pintora sevillana Nuria Barrera. La obra guarda al cien por cien el mejor estilo de la artista, que se caracteriza, cómo no, por el hermoso predominio de su color preferido: el azul. Como ella misma explicó, el fondo del cartel es un original “reloj de azules” que refleja los tonos del cielo desde que sale la cofradía hasta su entrada en la Madrugada del Viernes Santo. Precioso.

Candidatos
Joaquín Sainz de la Maza ya ha aterrizado en Manos Unidas y está muy contento con este cometido. Ni afirma ni niega sus opciones a la presidencia del Consejo. Es el candidato más completo de los que se barruntan, pues a su innegable predicamento en Penitencia hay que sumar los enteros que ha ganado en los últimos años en la sección de Gloria por su labor en la presidencia de la rectora de las Nieves. El abogado Francisco Vélez, actual delegado del Domingo de Ramos, se desmarca cada vez más del actual equipo del Consejo. Es también una persona seria, considerada y valorada. Y ojo porque dicen que Bourrellier ya ha comentado a sus íntimos que eso de irse dentro de dos años está por ver. La clave, una vez más, estará en las cuadrillas. ¿Quiénes acompañarían a Sainz de la Maza como cargos generales? ¿Quiénes a Vélez? ¿Savia nueva, tecnocracia, sector de la caverna, adictos al meapilismo..? Ahí, ahí está la clave.

El pertiguero
Primer golpe. Renovación forzosa. Hasta diez consejeros no pueden repetir en su actual puesto. Segundo golpe. ¿A qué candidato apoyaría Andrés Martín, el turboconsejero de Gloria? Su influencia en la sección es notable. Y las glorias pueden decidir, cuando menos, quién no será presidente en caso de pluralidad de candidaturas. Martín, por cierto, figura entre los que deben dejar la sección. Tercer golpe. Oído en Las Lapas. “Si quería dejar su palco por otro mejor colocado, nada que objetar, pero lo que no era de recibo es que encima quisiera dejarle el palco antiguo a un pariente, por ahí le dijimos que no por mucho que sea quien es. Y no pudo hacerlo”. Y ciriales arriba. ¿Qué pasó con los GPS de los pasos de la Madrugada? ¿Otra historia de parientes?

El tío del contador

El Fiscal | 16 de junio de 2014 a las 5:00

Casa de PIlatos. Funeral por la duquesa de Medinaceli. Fotos de conocidos y famosos entrando.
El contador suena a Emasesa, la empresa metropolitana que gestiona el ciclo integral del agua que lleva años con la barrila sobre la importancia de instalar contadores individuales. Y el tío del contador es el que llama a mediodía al portero electrónico para que se le abra el portal, vea cuánto se ha chupado usted de luz y le mande una factura de las que provoca un sopitipando. Agua y luz, suministros básicos para la vida cotidiana. Y ahora el contador es el que ha puesto Don Bourrellier para que sepamos cuántos nazarenos, penitentes, personas y hasta “sujetos” llevan las cofradías, según la terminología empleada en tan sesudos informes. ¿De verdad de la buena que Don Bourrellier sabe ya cuantísimos “sujetos” van en las cofradías como truenos vestidos de nazarenos? Me extraña. Lo del conteo, que suena a contador de la luz y del agua, pero también a mamoneo, debe ser otro suministro básico, basiquísimo para las mentes reblancedidas con estas calores.

Ese balcón… ¿Saben ustedes que el tío del contador ha trabajado toda la Semana Santa desde el balcón del despacho profesional del ex presidente, Adolfo Arenas? Sí, el que dimitió por no aguantar lo inaguantable. Sí, el que se fue solo en el taxi a su casa. Y eso que en el taxi cabían los tres cargos generales que siguen en el sillón gracias a su dedo. Yeso que las organizaciones de consumidores recomiendan coger los taxis entre cuatro para ahorrar costes y evitar más tráfico rodado. Sí, el que miró para atrás y vio a sus consejeros dormidos cual apóstoles. Sí, el que sigue siendo generoso con la institución pese a todo. Dios, qué buena oveja si tuviera…

Reduccionismo. Hubo una vez que el Consejo de Cofradías redujo la Semana Santa a espectáculo cultural ante la ventanilla de la todopoderosa Hacienda con tal de conseguir un IVA rebajado de las sillas y palcos de la carrera oficial, cuando aún no estaba tramitada la exención del impuesto vía Javié (Arenas). El actual equipo del Consejo ha reducido la Semana Santa a números. Locos por los números, locos como el Conde Draco de Barrio Sésamo, antes con el tonto del contador (un voluntario que ya hizo esta tarea hace unos años demostrando eso de que hay gente pa tó) y ahora por medio de una empresa especializada en el ramo (de olivo). Ni el mayor enemigo de la Semana Santa consigue la campaña de desprestigio y cosificación de la fiesta más hermosa de la ciudad que se ha hecho esta semana desde las mismas entrañas oficiales de las cofradías. El cofraderío ha quedado a la altura del betún, como tontos de las tardes libres que en su exceso de ocio siguen dándole vueltas al reloj, los minutos y la velocidad de paso de los nazarenos.

La llave. Lo mejor de todo fue cuando el presidente, Don Bourrellier, dijo que ya estaban los informes listos, que todo era confidencial y que el dossier completo lo tenía guardado bajo llave. A los dos días de aquella proclama, este periódico publicaba el informe de mayor interés del tío del contador:el de la Madrugada. Y después han ido saliendo todos. ¡Esa llave, señor presidente, debía ser más inútil que la del candado de una bici BH! La estrategia de comunicación ha sido del TBO. Haga usted un pleno de hermanos mayores, entregue los informes a cada hermano mayor y a su término convoque a los medios de comunicación para dar a conocer todos y cada uno de los resultados del tío del contador. Y no que el oscurantismo pueril ha servido para exhibir durante toda una semana y por capítulos la trastienda logística de una fiesta que merece más tacto.

Los olvidos. En los sesudos informes no se han contado la de curas con clerygman que aprovechan la publicidad de su condición en la vestimenta para cangrejear delante de los pasos, con lo que los cangrejeros ralentizan la marcha, ¿verdad?; la de señores del Consejo que recorren las cofradías entre las filas de los nazarenos, la de hermanos mayores, tenientes y otros mindundis de oficiales que también cangrejean aprovechando sus amistades con los cargos de la cofradía. Tampoco se han contado los poquísimos curas que van donde tienen que ir en una cofradía, presidiendo el cortejo litúrgico detrás del paso. ¿Yel tío del carro? ¿Se ha contabilizado al tío del carro o se le sigue marginando cual mantecado de limón?

Y más… ¿Por qué no se cuentan las sillitas de los chinos? Anda, Don Bourrellier, ahí hay tarea. ¿No hubo un tonto (que yo conozco bien) que contó los veladores que colmatan las calles del centro? Pues cuenten cuántas sillas de los chinos hay en Tetuán, Velázquez, Gamazo, Imagen , Laraña, etcétera. Ea, a contar. Y contraten a un tío que cuente las veces que se oye en Semana Santa eso de por aquí no pasa nadie más, cierra ahí que no se no cuele más gente o yo no me muevo que llevo dos horas esperando a la Virgen. ¿O por qué no cuentan cuantísimos dirigentes cofradieros acuden al despacho de abogados de la calle Tomás de Ybarra a que les saquen las castañas del fuego en los pleitos con Hacienda, las bandas de música o los escultores? A la hora de la verdad, cuando Santa Bárbara despliega los decibelios, nadie va al Consejo –institución cuya heráldica debía estar presidida por una silla y un cronómetro– sino al alemán de guardia

Coda. No se me enfade usted, Don Bourrellier, que hay quien defendió en tiempos antiguos que la sabiduría está en los números. Ymejor es Don Bourrellier que lo que se avecina tras Don Bourrellier… ¡Larga vida a Don Bourrellier en el sillón de San Gregorio! Que dicen que se avecina la tecnocracia que rezuma su medio pelo revestida de piel de oveja. Ojú, qué miedo. Yo me monto en el taxi de Adolfo Arenas y así lo pagamos a medias. Y si va Andrés Martín, ya somos tres a repartir la carrera. ¿Qué dirección lleva usted, don Adolfo, que me subo ahora mismito?

Un señor cartel

El Fiscal | 19 de mayo de 2014 a las 5:00

Presentación del nuevo cartel anunciador de la Romería de la Virgen del Rocío de la Hermandad Matriz de Almonte, obra de Cristina Ybarra Saiz de la Maza
NI un año hace que ensalzábamos en esta dominical Puerta de los Palos lo requetebién que hace Almonte las cosas, cómo cuida su romería, cómo mima los más pequeños detalles, cómo vela en un bando municipal para que nada chirríe en la estética de la aldea en los días señalados de Pentecostés: desde la cartelería publicitaria hasta el sonido de los puestos ambulantes. Enseguía van a oír ustedes en la aldea la banda sonora de Grease cómo un servidor la oyó en una caseta de renombre la noche del viernes de Feria. Y después, por cierto, sonó Raphael bajo las lonas… Aquello no lo arreglaba ni Pedro Sánchez Cuerda con el mejor cátering.
¡Cuánto podría aprender la Semana Santa de Sevilla del estilo almonteño! Pero aquí cangrejeamos delante de los pasos como cangrejeamos en los hábitos: venga a abrir sillas, venga a tirar basura, venga a crisparse el público, venga a no respetar al nazareno… Hasta la Feria está más cuidada que la propia Semana Santa, no menos hermosa por maltratada, no menos importante por descuidada, no menos auténtica por adulterada. ¡Pero bien podríamos cuidarla como cuida Almonte su principal referencia en el mundo!
Pues ni un año hace de todo aquello cuando el otro día nos desayunamos con el cartelazo de la Romería del Rocío de este año, presentado nada menos que en el Salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla. Como los señores que dirigen la Matriz de Almonte anda cortos de complejos, han hecho una segunda presentación en la ciudad que se ha volcado siempre con su romería, al igual que el señor Juan Ignacio Reales vive el Lunes Santo de forma intensa desde primerísima hora junto a los hermanos de la Redención que veneran todo el año a la advocación dolorosa del Rocío, la que lleva la Paloma del Espíritu Santo en el techo de palio, como muchas veces recordaba en sus homilías el inolvidable cura don Eugenio Hernández Bastos.
Y Reales nos ha enseñado a los sevillanos un pedazo de cartel, un cartel total, el que ha pintado la sevillana Cristina Ybarra Sainz de la Maza. Un señor cartel de una señora para la Señora. Una obra alegre, marcada por las flores, el color (el azul significa la universalidad del Rocío y el rojo la festividad de Pentecostés) y detalles originales como el pan de oro, que ya vimos en la preciosa felicitación navideña que pintó la autora para la Matriz de Almonte. El cartel de la Romería de 2014 es un cartel muy bizantino, con movimiento y que nos muestra a la Virgen en el escorzo con el que suele contemplarse durante la procesión.
Aquí todo está inventado. ¿Cuál es el mejor Pregón? El que nos hace vibrar. ¿Cuál es el mejor cartel? El que nos impacta. Lo demás son milongas sobre las meditaciones, las reflexiones y las necesidades. Tequiyá con el mistela. Lo peor que se puede decir ahora de un Pregón no es que sea para ser leído, sino que es el Pregón que Sevilla “necesita” en este momento. Ojú… ¿Y lo mejor? Lo mejor es ver el cartel de Cristina Ybarra y meterte en internet a ver los horarios de los Damas para irte a echar el día en el Rocío. Lo fresquito y lo a gusto que se hace el camino en el Damas…
Las crónicas refieren que en el acto de presentación estaba Carlos Bourrellier, presidente del Consejo de Cofradías. A ver si don Carlos deja de contar nazarenos en la Campana y toma nota de la lección almonteña, porque aquí hay autora del cartel de la Semana Santa. Se nota, se siente. ¿Con quien hay que hablar para que Cristina Ybarra haga el cartel por antonomasia de Sevilla? Huy, yo sé de uno que influye mucho en el presidente los fines de semana. Dónde tengo yo su número…

Un pregonero inteligente

El Fiscal | 28 de enero de 2014 a las 5:00

Francisco Berjano no hace más que demostrar inteligencia desde que fue elegido pregonero. No sólo no se amilana por ser la segunda opción del Consejo o, mejor dicho, la persona a la que la autoridad eclesiástica buscó de forma repentina cuando el Cura Paco dijo que no, sino que presume de ello con todo desparpajo, sentido del humor y estilo fresco. Justo lo que hace falta en estos asuntos. Cualquier otro, que los ha habido, sentiría complejillo o daría muestras de escozor. El otro día confesó en el ad calorem que le tributó la Hermandad de Los Estudiantes que al poco de ser elegido no le hubiera importado devolverle el título de pregonero al Cura Paco si éste se hubiera arrepentido y se hubiera echado finalmente para adelante. Pero según van pasando los días, Berjano tiene ya claro que quiere dar el pregón y ya no le cedería el puesto a nadie. Está disfrutando. Y sin complejos. Distinto será el estilo de su pregón: si gusta o no, o si es lo que se espera de un pregón o no. Pero en eso también está echándole buen humor. Dice alto y claro que ni es poeta ni lo va a ser. Se agradece. Mayor sinceridad y pecho al descubierto no caben. Si hay reclamaciones, que vayan al Palacio Arzobispal. Porque el Consejo ha pintado bien poco en su elección, salvo el papel de colaborador necesario. Y Don Francisco sabe perfectamente en qué consiste un colaborador necesario. Para ser pregonero y para sacar una cofradía sin pasos, ¿verdad?
El reglamento
El presidente del Consejo está empeñado en promover el reglamento de régimen interno que desarrolle los nuevos estatutos. Tiene prisa en este objetivo. Pero ya hay varios consejeros que tratan de convencerle de que no vaya tan rápido, que sería conveniente dejar pasar un año completo con los nuevos estatutos. ¿Esconderá el interés por el nuevo reglamento un intento por aumentar los ingresos de las hermandades de vísperas? Huuuuum.
Exposición de Borrero
Tremendo éxito el que está cosechando la exposición sobre la obra del orfebre Juan Borrero, que lleva por título Trazos de plata, una vida dedicada a la orfebrería y que está abierta hasta el 24 de febrero en el Castillo de San Jorge. Hasta el pasado viernes incluyó las tres coronas de Dolorosas trianeras coronadas canónicamente. Si la muestra es de elevado interés, el catálogo es digno de ser guardado en toda colección de cofrade que se precie. Está editado en alta calidad por Páginas del Sur (Grupo Joly).
Sin acuerdo
A pesar de la intensidad diplomática desarrollada, a pesar de las horas de trabajo y sacrificio personal, a pesar del desgaste del Consejo, a pesar de las innumerables reuniones, a pesar de todos los pesares… ¡No hay acuerdo para la reforma del Martes Santo! Ay, qué pena, Virgen Santa. Y eso que el día no se celebra desde hace cuatro años. Y ya en enero se posponen las reuniones para después de Semana Santa. A seguir esperando la buena nueva. Si será por esperar… Llena ahí y pon otra de ensaladilla.
Un sobre de ida… y vuelta
El hermano mayor de Los Estudiantes presentó el cartel del pregón universitario. Acto seguido, Antonio Piñero entregó el sobre con la asignación económica que la hermandad concede cada año al pintor invitado. Ricardo Suárez pidió otra vez la palabra y dijo que con una mano recibía el sobre y con la otra lo devolvía, al estilo de aquel capellán real que fue Sebastián y Bandarán.
El pertiguero
Primer golpe. Tam-tam de regulación de empleo en el Consejo. Dicen que se prescinde de la vieja guardia. Salen cuatro y sólo se quedan tres. Segundo golpe. ¿Quién ha fomentado el temor a una posible inspección? Uuuuuuf. Tercer golpe. Presencia inédita. ¿Saben ustedes que el mismísimo alcalde asistió a la toma de posesión del nuevo hermano mayor del Santo Entierro? Ya dicen que Zoido es un alcalde BBTP: bodas, bautizos y tomas de posesiones. Y ciriales arriba. Sólo el muy querido don Publio representó a la autoridad eclesiástica en el acto celebrado en la Catedral por el 115 aniversario del traslado de los restos de Colón a Sevilla. Ni el obispo auxiliar ni el deán pudieron estar presentes, pese a que por el Ayuntamiento acudieron el alcalde Zoido y el concejal Gregorio Serrano.

Episodios extraños en la diócesis

El Fiscal | 8 de diciembre de 2013 a las 5:00

En esta diócesis están pasando cosas muy raras, nunca vistas. Gente que sólo eran conocidas en su casa a la hora de comer alcanzan las parroquias más señeras. Echa usted una mirada a la asamblea de canónigos y le ocurre como a la plantilla de consejeros: que con suerte conoce a dos o tres. De los demás, ni pajolera idea. Y hay que hacer esa pregunta tan sevillana: “¿Y éste quién es?” Oen su modalidad menos caritativa y más directa: “¿Y dónde ha empatado este hombre o qué regalo ha hecho para estar donde está ahora?” Corren ya con fuerza los rumores sobre la rapidez de algunas carreras eclesiáticas, como corren sobre el futuro del Consejo de Cofradías. Yse oyen y leen declaraciones periodísticas nunca antes oídas ni leídas. Hay una suerte de paralelismo entre el cabildo eclesiástico y el cofradiero. Ironías del destino.

Aquellos presidentes
Nunca oímos a don José Sánchez Dube tildar de traidores a sus consejeros por no prosperar ninguno de sus candidatos a pregonero. ¡Ninguno sacó adelante! Campos Camacho sigue siendo hoy para muchos cofrades una referencia de mesura y buen criterio. Luis Rodríguez-Caso se fue cuando tuvo que irse tras una brillante gestión de los fastos del 92, con su marcha al término del mandato tuvo la generosidad de salvaguardar la interlocución de la institución con el poder eclesiástico. Antonio Ríos lo pasó muy mal con la crisis del IVA, felizmente resuelta con el tiempo. Nadie le oyó llamar pistoleros a sus compañeros de junta. A Manuel Román le tocó vivir nada menos que el veto a un candidato a pregonero con dossier encima de la mesa y la posterior dimisión de su número dos. Jamás acusó a nadie de perjuro. Por supuesto, ninguno de los citados amenazó con grabaciones, ni empleó palabras gruesas en las juntas superiores. Tuvieron luces, sí. Y también sombras, ¡cómo no! Pero a ninguno se le ocurrió emplear términos tan destemplados ni usar un lenguaje tan de brocha gorda ante los medios de comunicación. (Continuará)