Archivos para el tag ‘CONSEJO DE COFRADÍAS’

Olivencia, año 1960

El Fiscal | 21 de mayo de 2017 a las 5:00

Personaje

ESE año se estrenan las jarras delanteras del paso de palio de la Virgen de la Angustia según el proyecto de Joaquín Castilla. La hermandad radica en la Anunciación, donde está la Universidad. En 1960 es hermano mayor Salvador Diánez Leal, que acabó nombrando capataz de la cofradía a Rafael Franco, que debió comenzar como tal el Martes de 1963, pero la lluvia frustró la estación de penitencia. En 1963 se produjo una hermosa unión. El Silencio se trasladó a la Anunciación hasta el 6 de marzo de 1964 con motivo de obras en su templo de San Antonio Abad. En el horizonte más próximo están entonces el célebre traslado del Cristo de la Buena Muerte a la caseta del Real Círculo de Labradores del Prado de San Sebastián por las Santas Misiones de 1965, y la última Semana Santa vivida en la Anunciación, de donde la hermandad se fue en noviembre de 1966. Por supuesto, aún no había hermanos costaleros, ni se soñaba con el manto bordado de la Virgen. Los monaguillos se podían contar con los dedos de una mano, entre ellos uno llamado José Moya Sanabria, que por el patio de la vieja universidad andaba de la mano de su padre, Juan Moya García, maestro de abogados. Aún quedaban unos años para la búsqueda en Ceuta de marfiles de colmillo de elefante para el techo de palio, un periplo en el que algún hermano de la cofradía aprovechó para ver un partido del Betis. En las cajas donde se transportaron los marfiles se guardaron después los juguetes de unos niños muy queridos en la cofradía. El paso de Cristo aún no salía con lirios, no existía el pregón universitario, ni tampoco el aula Cultura y Fe.

En octubre de 1960, el año en el que hoy fijamos la atención, se inscribió en la cofradía Manuel Olivencia Ruiz, natural de Ronda, vecino de la calle San Vicente, de 31 años. Se comprometió a pagar la cuota anual de cien pesetas. El 6 de diciembre fue admitido como hermano por el cabildo de oficiales y el 18 del mismo mes prestó el juramento de las reglas. Fue presentado por el hermano mayor, Salvador Diánez. Ingresó en la cofradía en el final de una etapa histórica: la de la Anunciación, de la que queda el hermoso azulejo de la plaza acosado hoy por las terrazas de veladores. La hermandad, con buen criterio, se marchó seis años después a la capilla de la calle San Fernando, porque el Cristo de Los Estudiantes debe estar donde esté la Universidad. Siempre.

Olivencia recibió la noche del pasado miércoles el VI Premio Manuel Clavero que concede Diario de Sevilla, un acto que se celebró con toda solemnidad en el Patio de la Montería del Real Alcázar. Se produjo una bonita coincidencia cofradiera, pues son hermanos de Los Estudiantes don Manuel Clavero, que da nombre al prestigioso galardón; Olivencia, que lo recibió, y José Moya Sanabria y Concha Yoldi, patrocinadores del premio desde su creación. Todo, de alguna forma, quedaba en la lonja con la memoria puesta siempre en la calle Laraña.

Iglesia del Salvador. Reportaje con Fernando Mendoza y Joaquín

La memoria de Moeckel

Ocurrió hace quince años. El abogado Joaquín Moeckel lideraba una polémica contra el Arzobispado por el intervencionismo episcopal en las reglas de algunas hermandades. La autoridad impuso por las buenas cuestiones referentes a las nazarenas, la edad mínima para ser hermano mayor y la designación de los directores espirituales. Moeckel recurrió como hermano mayor del Baratillo. En el asunto de las nazarenas logró que la imposición se convirtiera en un exhorto pastoral. Y en las otras dos cuestiones, el entonces secretario general y canciller, Francisco Navarro, le envió una carta informándole previamente de la nueva redacción de los preceptos. Es decir, la jerarquía eclesiástica le dio una suerte de derecho de audiencia antes de dictaminar. Moeckel mostró la carta de Navarro el otro día en la Universidad de Sevilla con ocasión de un curso sobre Derecho y Cofradías de los que promueve el profesor Martín Serrano, una iniciativa de altura que es digna de elogio. El letrado del Arenal reivindicó una especie de memoria histórica. Aquello fue un debate de altura, donde el cardenal vio un interlocutor con el que se podía discutir. Y el interlocutor supo defender su posición sin convertir jamás al cardenal en una figura vulnerable. La prueba es que, al final, Don Carlos le concedió por motivos varios la medalla Pro Ecclesia et Pontífice. Conviene recordar estos hechos. Conviene defender el derecho de audiencia. Conviene saberse la historia reciente.

cartel junio

El éxito de un cartel

El miércoles se presentó el cartel del junio eucarístico que edita el Consejo, obra de los hermanos Rubiño. Han empleado técnicas de representación arquitectónicas para conseguir un efecto tridimensional, de maqueta. El cartel combina con armonía la tradición con la modernidad. Tiene mucho de infografía, de horas de ordenador bien trabajadas. Hay que felicitar al Consejo que preside Joaquín Sainz de la Maza por esta apuesta. No le ha faltado ni la prueba del algodón del éxito, que es el cuarto y mitad de guasa de ciertos conspicuos cofrades que dicen que parece el cartel de un congreso de numismática. Como cuando dijeron del apaisadísimo cartel de las glorias  de 2016 que servía para anunciar el vía crucis de Itálica por lo oscura que estaba la escena. Lo peor de un cartel, de un pregón, de cualquier actividad pública que se ejerza en Sevilla, es que no genere ni cien gramos de guasa.  Este cartel de los Rubiño es muy bueno. Por eso se remata como las cofradías perfectas: con el cortejo del preste de la guasa hispalense.

 

 

 

 

Una Semana Santa al borde de la troika

El Fiscal | 23 de abril de 2017 a las 5:00

INCIDENTES EN LA MAGRUGç

Una Semana Santa en crisis, como una nación en crisis, requiere de grandes reformas. Cuanto más tardó Zapatero en negar la crisis económica, más tardó España en comenzar a ver la luz del túnel de la recuperación macroeconómica. La otra, la microeconómica, ni mucho menos está lograda, como denuncia monseñor Asenjo en sus recientes intervenciones públicas: “No olvidéis a los pobres”. Las denuncias sobre los excesos y despropósitos que marcan esta Semana Santa de comienzos del siglo XXI han sido tildadas no pocas veces de estar formuladas por puristas, defensores de esencias perdidas o directamente por carcas. Esta Semana Santa que nos ha tocado vivir, heredera del boom de los años 90, exige mucho cariño y ninguna reticencia a determinados cambios. Exige decir no, exclamar un basta ya ante muchas prácticas con las que las propias cofradías han contribuido a viciar el ambiente, a generar un tufo de decadencia que ha tenido efectos perversos. Esta Semana Santa está a un paso de quedar intervenida por una troika (Ayuntamiento-Cecop-Delegación del Gobierno) ante la incapacidad de las propias cofradías para resolver sus problemas.

La desaparición del cofrade ejemplar. Luis Rodríguez-Caso reivindicó el concepto de capillita en su Pregón de Semana Santa de 1988. ¿Sería posible hacer lo mismo hoy? El capillita como tal es una minoría. Su tipo ha sido orillado, sustituido, reemplazadlo. Su figura, culta, inquieta y habitualmente de indumentaria pulcra hasta en los meses de calor, ha sido desplazada por la del friki, el aficionado, el obsesionado por grabarlo todo con el teléfono inteligente. Ya no está Luis para defender al capillita, ni Sánchez Dubé para denunciar el fenómeno del bandismo, que pone en evidencia la excesiva notoriedad de los músicos. Ya no están cofrades modélicos como Juan Carrero, Manuel Toro, José María O´Kean, Ramón Martín Cartaya o Vicente Acosta, ni sacerdotes como Eugenio Hernández Bastos, Juan Garrido o Manuel Benigno García Vázquez. ¿Dónde están esos modelos de conducta ejemplar? ¿Ustedes se imaginan ahora un señor como don Antonio Colón en la salida del Silencio? A las doce de la noche, una hora antes de que la Santa Cruz se pusiera en la calle, el público de los alrededores de San Antonio Abad era más propio del que hace espera para un concierto de heavy metal en la Cartuja. A veces pareciera que la gente culta y formada huye de las cofradías como de la política. Y, claro, los nichos vacíos son ocupados por aficionados, o por gente de buena voluntad pero ineficaz para asumir los grandes retos que hoy se precisan.

Las prácticas a deshoras. Admitir que un paso de palio como el de la Virgen del Dulce Nombre entra puntual cuando lo hace a las 3:55 horas es un horror. Las cuatro de la madrugada no son horas para que una cofradía transite por la calle una jornada laborable. Lo mismo cabe decir de San Gonzalo y, muchos años, de la Candelaria o los Panaderos. Hay que reducir tantas horas de exposición al riesgo. Aún están recientes los episodios de reyertas en los alrededores de la calle Orfila en las primeras horas del Jueves Santo. Tanto se ha permitido el crecimiento de la nómina de la Semana Santa sin criterio alguno que se han colmatado franjas horarias que ahora serían necesarias para ciertas reformas. Se han asfixiado las jornadas. Se ha agotado el crédito por aplicar un buenismo por el que cualquier cofradía valía siempre que las que ya estaban no perdieran su orden de paso o sus sacrosantos minutos de tránsito, como si éstos fueran los vellocinos de oro particulares. De los lodos de la falta de miras de estos últimos años son muchos barros de hoy. La Semana Santa se ha ido construyendo su propio callejón sin salida.

La decadencia total. Cofradías decadentes, perfiles bajos en casi todos los mandatarios y, en paralelo o en consecuencia, un público degradado. Nada es casualidad. Todo coincide. La sensiblería ha sustituido a la emoción tanto como la afición a la Fe. Hasta en múltiples pregones, exaltaciones y meditaciones se ha podido comprobar en los últimos años. La Semana Santa, las vísperas, la cuaresma, los pregones… Todo está pasado de rosca. Las sillas de playa han aparecido como champiñones en entradas y salidas y, por consiguiente, los utensilios con comida traída de casa, al estilo dominguero, y juegos de mesa para aliviar la espera. ¿Cuándo se había visto antes el uso de colchones y esterillas para acomodarse mientras llega una cofradía? Sillitas de chino, butacas plegables de playa, roedores de pipas, calles traseras convertidas en urinarios… En definitiva, una cochambre apreciable desde el mismo Domingo de Ramos, la jornada de público más chusco. La gente sale a la calle a sentarse o a tumbarse y, lo que es peor, en una actitud agresiva, crispada, virulenta. De los cangrejeros de los años noventa que no dejaban ni dejan avanzar al paso (incluidos algunos pregoneros de supuesto prestigio y hasta algunos clérigos) al público de barriada que se monta su propia carrera oficial como alternativa a la ocupada por los supuestos señores. La evolución ha ido a peor. A mucho peor. Hay locales comerciales de la carrera oficial que funcionan en Semana Santa como palcos de las carreras de caballo de Sanlúcar de Barrameda. ¡A beber y a yantar que la Semana Santa se va a acabar!.

La barbaridad de 32.805 sillas. La documentación oficial aprobada por la Gerencia de Urbanismo establece con toda claridad cuántos asientos hubo en la carrera oficial la pasada Semana Santa. Y fueron demasiados. Hay más localidades que en doce de los veinte estadios de fútbol de primera división. La distribución de los asientos revela unas cifras que –no nos engañemos– son temerarias. Y todo para ingresar más dinero y que las cofradías puedan tener subvenciones mayores. Hay que reducir el número de sillas, sobre todo en Sierpes. Si las subvenciones se recortan, los cofrades tendrán que rascarse el bolsillo, como dice el ex fiscal jefe, Alfredo Flores, pregonero que fue de la Semana Santa. En la Campana hubo 6.921 sillas. En Sierpes nada menos que 4.719. Sierpes es un túnel del terror hasta cuando no hay incidentes. Allí no están cómodos ni los que están sentados (arrullados en muchos casos), ni los nazarenos que pasan como pueden, ni las personas que tratan de desplazarse. Nadie. Imagínense cómo tuvieron que pasarlo nazarenos y público con ocasión de las avalanchas.

Todo está sujeto a debate. El propio Consejo de Cofradías admitió en su día que la Semana Santa era un espectáculo cultural con tal de beneficiarse de un tipo de IVA rebajado en la carrera oficial. Puestos a considerarla un espectáculo, aplíquense las leyes que regulan la seguridad de las grandes concentraciones de masas. Tal vez convenga retrasar el inicio de la Madrugada, dos o tres horas; tal vez convenga modificar órdenes de paso por la carrera oficial, tal vez cambiar cofradías de día o tal vez ampliar la carrera oficial o modificarla sustancialmente. Hay que decir no a las posiciones intransigentes. Es la hora de las medidas innovadoras. Nadie se puede negar a ningún debate. Ante un paciente en estado grave y sin un diagnóstico claro, conviene estudiar todas las posibles causas de los males e ir preparando los tratamientos. No estamos en meses de tertulias, ni para ir preparando los proyectos delirantes en la orilla de la playa, sino en una crisis muy grave de la fiesta más hermosa de la ciudad. La pasada Madrugada pudo haber diez o más muertos en el sector de Arfe, según el testimonio de un experto en seguridad y gran conocedor de la Semana Santa. La zona cero de la tragedia se localizó en el corazón del Arenal. Por muy mal que lo pasaran en otras zonas, nada fue comparable a lo de la calle Arfe.

El efecto dominó. No hace falta una estructura organizada para reventar una Madrugada. La zona sensible del centro no es tan extensa a determinadas horas en las que las seis cofradías coinciden en un radio muy limitado y, además, fácilmente comunicado. En el Ayuntamiento mantienen que estaríamos ante el mejor supuesto: los sucesos no responden a una trama, por lo que con ciertas medidas drásticas se puede controlar la situación. El cierre de los bares es una medida que ya tomaron muchísimos establecimientos hace años, cuando la cochambre se adueñó de la noche más hermosa (peligrosa) del año. A los propios bares no les compensa tener que soportar una clientela pasada de copas y que se toma la Madrugada como una Nochevieja con pasos. La troika optará por decretar los cierres de bares, acotar las zonas más sensibles y emplear detectores de metales con quienes pretendan ingresar en algunos de esos sensores considerados de especial protección. Hay mucho dinero en juego, la denominada marca de la ciudad, el prestigio de una urbe que hace 25 años, precisamente, vivía su período más brillante de toda la era contemporánea, como para dejarlo todo en manos de las propias cofradías o al arbitrio de una autoridad rehén de los opinadores de las redes sociales. La Semana Santa ha de ser intervenida, puesto que las hermandades, que en su día llegaron a hacerse con ella, no tienen capacidad para resolver el gran fracaso de la Madrugada.

El reto. La ciudad que sabía moverse en la bulla deberá demostrar ahora que tiene capacidad también para autorregularse en una avalancha. Casi acabó por demostrarlo la pasada Madrugada cuando en pocos minutos pasaba de correr atropelladamente a aplaudir a unos nazarenos asustados. La gente echaba a correr cuando oía un ruido, no cuando veía a alguna persona en actitud amenazante. Si no se supera pronto este trauma colectivo, renunciaremos a vivir en paz la Madrugada que otros nos legaron con toda su belleza, y, aún peor, condenaremos a las nuevas generaciones a tenerle miedo a la noche sevillana del año por excelencia. La autoridad debe ejercer como tal y establecer las máximas garantías. Una mayor seguridad pasa necesariamente por un control más intenso y, por consiguiente, por una renuncia a cierto grado de libertad. Esta Madrugada que nos ha tocado vivir está al borde de ser declarada en estado de excepción, de suspensión de ciertas garantías, porque la ciudad no puede correr el riesgo de que haya una nueva zona cero, ni por supuesto una sola víctima mortal. El Rey inauguró el miércoles el Foro Mundial sobre Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz. Eso es lo que ha faltado en la Madrugada: saber convivir. Unos han agredido los hábitos pacíficos de otros en un contexto de psicosis colectiva. Y falta desde que en 2000 quedara en evidencia la fragilidad de una fiesta que funcionaba sola, pero que ahora está al borde de ser intervenida. Es la hora de los cambios, de decir no a ciertas prácticas, de sacar a la luz pública nuevos modelos de cofrades ejemplares, de enseñar, en definitiva, una Semana Santa vivida desde la autenticidad de la Fe.

fiscal23 (II)

Los inventos del presidente

El Fiscal | 4 de diciembre de 2016 a las 5:00

SEVILLA.
SAINZ de la Maza gobierna de forma creativa, como los buenos juristas que no se limitan a aplicar los preceptos vigentes, sino a buscar interpretaciones que supongan remedios nuevos para problemas nuevos. Que los hermanos mayores largan del vía crucis, el presidente se inventa un pleno consultivo. ¿Qué es un pleno consultivo? No es otra cosa que darle formato oficial a las tertulias de barra. Largar sin solucionar nada. Darle vueltas a un asunto, arreglar el mundo, pero con el cura Marcelino por delante. Lo mismo que en la taberna, pero en la sede del Consejo, que hace menos frío y sale más barato. Parece que veremos más plenos consultivos en este mandato. A consultar, a consultar, que el mundo se va acabar. Habla pueblo, habla. Y que el secretario trabaje levantando actas mientras sueña con la vara de las capillas, ¿verdad, don Carlos? ¡Cómo nos tira el Arco! El doctor López Bravo está como Susana Díaz. Gobierna en un sitio (Andalucía) pero tiene puestas sus miras en otro (Madrid).

–¡Óle! Qué buena comparación le ha salido.
–Gracias.

¿No ha consultado el alcalde sobre la fecha de la Feria? Pues Sainz de la Maza, café para todos, consultará sobre otros asuntos. Pero unas consultas sin preguntas fijas, para que el personal no se estrese, que aquí no se trata de fijar una posición, no se busca que los hermanos mayores hagan algo que nunca hacen:mojarse. No, no, no. Aquí se trata de que todos tengan de vez en cuando un pretexto para quitarse de casa (“Tengo que ir al Consejo esta noche”) y un minuto de gloria en el foro romano de San Gregorio. El presidente va a convertir San Gregorio en una consultoría. Estoy viendo el luminoso que el gran Antonio Rivera va a colocar bien alto, casi a la altura de la gárgola zoomórfica: Sainz de la Maza & Piñero Consultores.

¿Y qué me dicen del nuevo estilo de designación de los pregoneros? Con esto de los nuevos estatutos, ahora que los consejeros son todos del presidente, puestos por el presidente, designados digitalmente por el presidente y se supone que leales al presidente, se acabó eso de votar nombres e ir descartando los que obtienen menos sufragios en las primeras rondas. La emoción se reduce a las consultas previas. ¡Qué sopor! ¡Cualquiera se atreve a contradecir a Sainz de la Maza cuando dice quién es el elegido! El que lo haga se queda sin repetir en la próxima junta superior. Igualito que los anteriores mandatarios. Don José Sánchez Dubé se marchó del cargo sin colocar a ni uno sólo de los pregoneros. Luis Rodríguez-Caso y Manuel Román pasaron fatigas para colocar alguno. No hace falta recordar algunos episodios celebérrimos, digámoslo así, que se han narrado con todo detalle en esta sección dominical en los últimos lustros. Con estos estatutos, todo ha cambiado. ¡Don Adolfo (Arenas) usted sí que sabe!.

Sí echamos en falta en los estatutos la regulación de un tipo de consejero muy especial, una suerte de adjuntos al presidente y de ministros sin cartera, que haberlos haylos. Por ejemplo, ¿ustedes se creen de verdad que Juan José Morillas es delegado de Penitencia, dicho así a secas? Pues no. Morillas hace de Morillas. ¿Qué es hacer de Morillas? Innovar, inventar, pensar, maquinar, lanzar la caña de pescar más allá de la Puerta de Jerez. Morillas es el intelectual de la junta superior. ¿Y Andrés Martín? El ministro sin cartera, el hombre que se queda fuera del gobierno pero que todo el mundo sabe que está con el gobierno. Tanto regular los delegados de vísperas y el legislador no se acordó de los adjuntos al presidente ni de los ministros sin cartera. Tomen nota para la próxima reforma.

Qué bueno es este presidente. Ha inventado los plenos que no sirven para nada y que, al mismo tiempo, sirven para todo. El arte de mandar, el arte de servir café para todos. Y hasta estrenando responsable oficial de prensa en el arranque del mandato. Nadie antes se había atrevido a tener uno. Qué cofradiero es eso de estrenar. Yo también arrimo la taza. El mío que sea descafeinado, don Joaquín. Muy calentito. Y con sacarina.

¿Novedades en el Pregón?
La iniciativa está en marcha, nunca mejor dicho. ¿Abrirá el acto del Domingo de Pasión la interpretación de una composición dedicada a los donantes de órganos? Y más: ¿incluirá una voz femenina o masculina como segunda gran novedad? Todo puede ser. O no, que diría Rajoy. Eso sólo lo sabe el pregonero, que tendrá la última palabra. Alberto García Reyes, por cierto, prepara un texto que, seguro, seguro, será original por innovador. No esperen sota, caballo y rey, sino una constante búsqueda de la originalidad mejor entendida.

Fidel Castro
El hermano mayor de la Macarena ha recordado estos días su encuentro con el presidente de Cuba con motivo de su visita a Sevilla en 1992. García era concejal de Seguridad Ciudadana y fue el único edil del Grupo Popular que acudió a la recepción oficial en el Salón Colón. Soledad Becerril, primera teniente de alcalde, prohibió que ninguno de los concejales participaran en los honores al dictador. El macareno no pudo resistir la curiosidad. Se presentó en el Ayuntamiento y se hizo la foto con Fidel. Alegó que se había equivocado de hora y que creía que acudía a otra recepción, pues esa misma tarde había dos. Así, García puede presumir de tener una foto cumplimentando al dictador cubano y otra con Juan Pablo II.

Martín Cartaya
El popular fotógrafo Jesús Martín Cartaya ha sido homenajeado por la tertulia Cruz de carey, lo cual está muy bien. Todos los homenajes que reciba don Jesús son pocos. Con la de papafritas que tienen un cuadrito con honores en esta ciudad, qué menos que aprovechar cualquier oportunidad para reconocer la labor de décadas que ha realizado este cofrade de pro. ¿Cuándo va a hacer algo con tan ilustre personaje el Consejo de Cofradías? ¿Por qué no ofertar una beca para que alguien se dedique a organizar el gran archivo de imágenes que tiene en su casa? En las instantáneas de Martín Cartaya está la historia de la Semana Santa de los últimos 50 años: desde los costaleros profesionales hasta los teléfonos móviles. Incluso hay un archivo secreto. Su autor es una leyenda viva. Hay que aprovechar todos sus conocimientos y todo su material, ¿verdad Álvaro Pastor? Las próximas generaciones lo agradecerían.

El lagarto de la Catedral
Y el sacerdote preguntó: “¿Por qué Antero ha ido a la sesión plenaria de la Conferencia Episcopal y tuvo un aparte con el Nuncio?”. Quién sabe si es una prueba de que el nombramiento de obispo auxiliar está al caer o si, como dicen otros, todo queda en el cajón. Pero ocurrió así, es cierto.

En tranvía y con camisa cubana

El Fiscal | 9 de agosto de 2016 a las 5:00

sainzmaza
A los pocos días de ganar las elecciones en San Gregorio, Joaquín Sainz de la Maza se puso la guayabera y se metió a dar barzones en el tranvía para las primeras gestiones al frente de la institución. Después se fue a Lituania por razones familiares. Ya su regreso, vuelta a la guayabera y al tranvía. Dicen que ya ha recibido las primeras peticiones de sillas y palcos, de las que se tendrá que ocupar Paco Vélez, que para eso es el tesorero y le corresponde el papel de malo oficial de la junta superior. Alguno hay deseando de que el presidente aproveche su cargo para mejorar la posición del palco. Pero no ocurrirá. Sainz de la Maza está feliz en la cuarta fila.

Agosto
¿Pero usted tiene ganas de leer algo sobre cofradías este domingo de agosto? ¡Que es 7 de agosto, oiga! Hágaselo mirar en algún diván o farmacia de guardia si ha buscado esta página. Avisado queda, que aquí si de algo estamos sobrados es de buena fe.

Sobre un tuit
En la muy activa cuenta de Twitter del Arzobispado de Sevilla leímos lo siguiente en la mañana del viernes:“Total normalidad en los besamanos de la VirgenDeReyes, según Antonio Ramos, su presidente”. Caramba, ¿qué suele ocurrir en estos besamanos para que se resalte que se han celebrado con normalidad. Es un tuit más propio de los encierros de San Fermín o de las Madrugadas de Semana Santa exentas de turbamultas. Que sepamos, los besamanos de la Patrona no han registrado más cuestiones dignas de comentario que el manto elegido para la ocasión o la longitud de las colas de espera.

Vuelo a Múnich
En el avión a tierras alemanas coincidieron esta semana el vicepresidente del Consejo, Antonio Piñero, y el pintor Ricardo Suárez, de quien se dice que ejercerá de asesor de la junta superior en materia artística, al estilo de Antonio Zambrana en tiempos de Antonio Ríos. Suárez ya cumple esas funciones con Manuel García y Santiago Álvarez en la Macarena, donde los carteles de los últimos años han sido realizados por indiscutibles nombres de primera fila. En pleno vuelo se habló tal vez del posible autor del cartel de 2017, cuya designación está a la vuelta del verano.

El pertiguero
Primer golpe. ¿Qué tres cofrades comprobaron el pasado verano lo a gusto que está don Juan José en su retiro estival? Segundo golpe. Las cosas en la Lanzada se tensionan mucho. Hay cosas que no pueden acabar bien. Tercer golpe. ¿Se puede ser hermano mayor y de la UGT? En el Arzobispado parece que no ven problema alguno. Ha habido concejales muy populares con cargos muy notorios en juntas de gobierno. Distinto es que se hayan llevado a cabo acciones delicadas a cuenta de obras de reforma. Y ciriales arriba. Hace muchos años, cuando le preguntaron a uno de los arquitectos por la frialdad y severidad de líneas del templo, no dudó en responder:“El edificio está proyectado así para que sólo destaque Él. Es precisamente de lo que se trata. Todos los ojos deben fijarse en Él. Nada debe distraer de lo fundamental, que es Él”. Entonces no existían aún ni las tablas del vía crucis. Conste en acta.

Hacia las nuevas normas

El Fiscal | 11 de julio de 2016 a las 12:44

Hermandad de Santa Cruz.
ADEMÁS de pegarle abrazos a Sainz de la Maza y ofrecerle las condolencias a Esquivias, ¿hay alguien en el orbe cofradiero hispalense que se haya molestado en leer las nuevas Normas Diocesanas?.
–Oiga, ¿hay alguien ahí?
Como ustedes saben que nos gusta ir a contramano y no vamos haciendo amigos, iniciamos hoy el análisis de un texto que será absolutamente vital para las más de 600 hermandades de la diócesis, que les recuerdo que en la provincia hay cofradías, muchas de ellas con más nazarenos y mejores formas que numerosísimas de la capital.

–Lo dicho, usted haciendo amigos. Así nunca dará el Pregón.
–Ya lo dio Rafa Serna. Y después de Rafa Serna, naide.

Lo primero que me ha dejado pasmado ha sido el artículo 18: “Las hermandades y cofradías no interpondrán demanda ni podrán establecer intervención judicial alguna en el fuero civil sin licencia del Ordinario del lugar”. Ojú, que yo me entere. ¿Se contempla la restricción a las hermandades del derecho constitucional a la tutela judicial efectiva mediante una suerte de superpotestad de control de la autoridad que podría resultar contraproducente? Digo yo: si una hermandad tiene personalidad jurídica canónica, también la tendrá civil con todas sus consecuecias. ¿O no es así?
El artículo 21 no sólo eleva unas simples Normas Diocesanas al segundo lugar de prelación por detrás únicamente del Derecho universal de la Iglesia Católica y las sitúa por encima de todas las demás disposiciones, sino que faculta al delegado episcopal para los asuntos jurídicos a dispensar del cumplimiento de los preceptos. El delegado se reserva la potestad de pedirle a la junta de gobierno que solicite la dispensa por escrito, previa aprobación de la petición por parte del cabildo general. Huuuuum… Eso puede generar conflictos. Ya estoy viendo a los movimientos de oposición haciendo usa de esta vía para poner a la junta de gobierno entre la espada… Y el Arzobispado. Lo veo.
El artículo 33 es sencillamente glorioso por el término que introduce: “El cese en el cargo de la Junta de Gobierno será efectivo al formalizarse la candidatura política correspondiente –o cuando se trate de cargos no electivos, al hacerse público el nombramiento–, sin poder reincorporarse a la Junta de Gobierno en lo que reste de ese mandato”. ¿Candidatura política? ¿He leído bien? Esto sí que es un legislador que sabe lo que se cuece en las cofradías… ¡Anda que no!
El artículo 34 es tremendo: “Las reglas deben establecer y desarrollar expresamente la obligación que el derecho universal de la Iglesia atribuye al hermano mayor de cuidar de que los miembros de su asociación se formen debidamente para el ejercicio del apostolado propio de los laicos”. ¡Pista que va el artista! ¡Anda que están muchos hermanos mayores preparados para asumir nada menos que el reto de la formación de sus hermanos..! Si a la mayoría se les habla del derecho universal de la Iglesia y dicen que no saben a qué hora hay misa en ese templo. Estas normas son para una suerte de cuerpo de élite.
El domingo que viene habrá más… Lo dejamos por hoy que tenemos que ir a darle el abrazo a Sainz de la Maza, Quino para todos a partir de ahora.

Toma de posesión
La nueva junta superior del Consejo toma posesión de sus cargos este martes en la Capilla Real. Después se celebra lacuchipanda de rigor en Los Seises. Dicen que Paco Vélez no espera a la toma de posesión. Ya está ejerciendo el cargo, lo cual es perfectamente comprensible, habida cuenta de la cantidad de cosas que debe controlar a partir de ahora. Por cierto, ¿es verdad que un miembro de la candidatura perdedora telefoneó antes de las elecciones al todavía tesorero, Tomás Vega, para interesarse por la fecha de terminación del contrato de un empleado del Consejo en particular? ¿Se preveía tal vez algún tipo de represalia en caso de haber logrado la victoria? ¿O era simple morbo? Uno creía que estas cosas ocurrían sólo en la política…

San Gonzalo
El resultado del cabildo general del otro día ha sido todo un espaldarazo a la actual junta de gobierno. Como es sabido, no habrá corona nueva, sino el enriquecimiento de la actual. Todo lo que se está preparando con vistas a la coronación canónica ha tenido el refrendo de la inmensa mayoría de los hermanos, lo cual supone una tranquilidad para el hermano mayor.

Peticiones singulares
Sorprendidos se quedaron en el Ayuntamiento cuando vieron la petición de la Hermandad de los Negritos para que el presidente Obama visitara hoy la Capilla de los Ángeles. ¿Por qué no?, debió pensar alguien, consciente de que toda visita de estas características puede tener un giro improvisado. También se recibió la solicitud de una conocida firma de mantones de Manila que pretende regalarle uno al presidente norteamericano. Al final, todos los gozos en el pozo. Ni Los Negritos, ni mantón, ni fotografía con Luismi Martín Rubio.

El pertiguero
Primer golpe. “Qué contento se quedó Adolfo Arenas cuando supo del escrutinio… Si vieras la sonrisa socarrona que se le puso en el mullido sillón de su hogar. A veces la memoria escoge el camino más corto para alegrarte”. Segundo golpe. Por más que el cura Marcelino pidió que nadie filtrara el resultado, el recuento de votos se fue retransmitiendo en directo. Tercer golpe. “Ahora hay quien convoca la cerveza de fin de curso el mismo día y a lamisma hora que la toma de posesión… ¿Tú crees que eso es normal? La gente se ha dado cuenta del intento de contraprogramación. Deben haber sentido un vacío tremendo con la derrota…”. Y ciriales arriba. La designación del director espiritual del Valle como delegado de asuntos jurídicos del Arzobispado es para dejar con las “patas colgando” a los bochincheros en el asunto del mayordomo. Las faltas de respeto que tuvo que sorportar el sacerdote aún están pendientes de una petición de disculpas.

Efemérides
Justo este verano se cumplen 15 años de aquella carta que convulsionó el verano en las cofradías, la misiva que imponía la igualdad y otras cuestiones al Baratillo, el Calvario y la Carretería. ¿Recuerdan? De aquellos días nació el recurso de Moeckel que derivó en un exhorto pastoral. Al final, nada fue impuesto. El Arzobispado se sentó a negociar. Tres lustros después, las nuevas normas dejan claro quién es la autoridad. Eclesiástica, por supuesto.

El lagarto de la Catedral
“Mi querido y siempre inquieto Fiscal. ¿Qué alto miembro de la curia se está haciendo un traje en la sastrería más cara de Sevilla? Sí, es la misma que trabaja para los caballeros maestrantes. El sastre es un señor muy reputado. Yahí los precios no son de Dustin, precisamente…”

El abrazo ejemplar que no vimos

El Fiscal | 5 de julio de 2016 a las 18:44

29.06.00 ELECCIONES CONSEJO HERMANDADES FOTO JAIME MARTINEZ
Jesús Creagh era el rival de Manuel Román en las urnas en junio de 2000. Creagh esperó el recuento discretamente en un velador interior de la cafetería El Coliseo, en la Puerta de Jerez. Cuado conoció el resultado, se acercó a la sede a felicitar al vencedor y ponerse a su disposición. Creagh fue felicitado públicamente por el arzobispo Amigo. Joaquín de la Peña y Juan Carlos Heras, rivales frente a Adolfo Arenas, también felicitaron presencialmente al ganador. La noche del jueves no vimos a Enrique Esquivias en la sede de la institución que pretendía presidir, una vez terminado el recuento. ¿Por qué?.

59 votos
Muy meritoria la cantidad de sufragios obtenida por la candidatura perdedora, la encabezada por Enrique Esquivias. Casi sin representación en el equipo saliente, haciendo todo el trabajo desde el exterior, se trata de un número de apoyos muy notable. Los sobres se removieron antes del recuento, por lo que no se puede intuir cómo han votado las glorias y las penitencias. Hay quien dice que las glorias no han estado tan en bloque a favor de Sainz de la Maza, lo que equivaldría a considerar que las de penitencia tampoco habrían sido mayoritariamente de Esquivias. Lo único que está claro es que el ganador es uno. Y, en el caso del Consejo, los perdedores no forman grupos de oposición. Al menos, hasta ahora nunca ha ocurrido. Las elecciones al Consejo las han perdido hasta ex alcaldes de la ciudad de un peso indiscutible como Juan Fernández. Nada nuevo bajo el sol (del Plantinar).

‘Hat-trick’
El que ha conseguido Andrés Martín, el turboconsejero de Gloria, el hombre de Sainz de la Maza más temido por la candidatura rival. Martín ha ganado tres elecciones con tres presidentes distintos y siempre frente a uno o dos rivales. Estuvo junto a Manuel Román y Adolfo Arenas. Y aunque sale de la junta superior, ha estado implicadísimo con Sainz de la Maza. Dicen que será un leal ministro sin cartera. El nuevo presidente sabe entenderlo bien, darle su sitio y aprovechar sus innumerables recursos. Andrés es todo un personaje.

El pertiguero
Primer golpe. Oído:“Enrique llamó por teléfono a Joaquín esa misma noche, pero no pudieron hablar hasta el viernes”. Segundo golpe. Las nuevas normas diocesanas se publican el día antes de las elecciones al Consejo. ¡Qué casualidad! Qué cosas, qué cosas… Tercer golpe. ¿Se podía haber consensuado el nuevo texto con el nuevo equipo entrante en San Gregorio? Ya lo advertía el cardenal Javierre en su despacho de Roma: “En la Iglesia no hay democracia, sino Cristocracia”. Ylos curas son los que interpretan, claro… Yciriales arriba. Del régimen sancionador y otras novedades de las normas. Como don Juan José tenga que intervenir cada vez que aprecie un “afán de protagonismo” en el mundo de las hermandades, la nómina de la Semana Santa se puede quedar como el desierto de Almería.

Ilustres longevos
El gran Paco Vélez va a estar más años en el Consejo que José Joaquín Gallardo en el Colegio de Abogados o que Cañete al frente de Aprocom.

El nuevo presidente

El Fiscal | 4 de julio de 2016 a las 18:42

ARZOBISPADO MANOS UNIDAS
ESTÁ acostumbrado a cargar varias cruces desde que que era un joven penitente de Los Estudiantes y se hacía el forzudo en los patios del Rectorado junto a su amigo Pepe León-Castro. El nuevo presidente del Consejo es puro nervio, siempre parece que está pendiente de rematar un córner por mucho que aparente la tranquilidad de quien apura un pitillo en posición de firme con la chaqueta sobre los hombros. Torbellino que algunos ven con un barniz autoritario, le gusta controlarlo todo. Obediente con la jerarquía eclesiástica, que no presidente de los beatones sin fronteras. Se hace respetar por los curas y respeta a los curas. Las cofradías pueden tener un magnífico presidente por delante, sobre todo porque tiene tiempo, prestigio y una vida ya resuelta. Las cofradías no le van a dar clientes ni ingresos extraordinarios, sino problemas y compromisos. ¡Adelante con vocación!.

Estos días de búsqueda de votos no ha disfrutado precisamente, pero ha tragado con lo que había que tragar. En el peor de sus vaticinios, siempre le salía una victoria garantizada. Pero ni aun así estaba tranquilo y seguía insistiendo a su gente que no atosigaran a los hermanos mayores, que no se obsesionaran con recordar el sentido del voto, que respetaran los días de culto, que no se presentaran en las procesiones a las que nunca habían ido. Las actitudes impostadas terminan siendo castigadas. Mimetizar las estrategias de los partidos políticos acaba generando desconfianza. Eso lo tenía tan claro, como aquel escrito que le llegó en los días de Navidad titulado:Las diez normas para vencer a Enrique Esquivias. Y lo siguió al pie de la letra.

Este macareno se ha enfrentado a líos gordos en su hermandad y en otros frentes. Si la vida es cuestión de balances, se puede decir que al final no le ha ido nada mal. Tiene un verbo fluido, buenos contactos en la curia de don Carlos y en la de don Juan José. Es cofrade de la diócesis más que hombre de Iglesia. Se lame en privado las heridas, usa el margen del bloc para tomar esas notas imprescindibles para no ser engañado por segunda vez, y tiene claro quién ha estado y quién no a su lado en estos meses que ha vivido intensamente.

A Sainz de la Maza le llega un cargo precioso para un cofrade de su perfil y a una edad inmejorable. Con fortaleza física y una experiencia en penitencia, gloria y en los pasillos del Palacio Arzobispal de la que pocos pueden presumir. Lo mejor de Sainz de la Maza es que no va de místico, tiene un profundo sentido del humor y, sobre todo, la mirada limpia y la barriga carente de pescado para los posibles gatos. Con Sainz de la Maza se puede y se debe discutir sobre planteamientos y enfoques cofradieros. Pero siempre de frente.

Sabe ir solo a los sitios, sin necesidad de cuadrillas, ni agradaores. Se ha empeñado en presidir el Consejo. Allá él. Está curtido en los atrios más duros. Y en alguna que otra campaña.

El Consejo pasa la ITE… en la fachada

El Fiscal | 30 de mayo de 2016 a las 13:50

consejo
TIEMPO de albañiles en la casa de San Gregorio. Bourrellier se ha metido en obras. ¡Este hombre puede con todo! ¡Cómo apura los días de gobierno! Esta semana estaba la máquina elevadora con dos operarios en los alto arreglando fisuras, que para eso el tesorero, señor Vega, ha hecho caso de lo que le han dicho los técnicos para que el Consejo pase la ITE.

–Mire usted, don Tomás, tape todas las grietas porque por ahí es por donde se va todos los años la información de las votaciones al pregonero.

Y don Tomás, que se pirra por decir que no a casi todas las peticiones, tuvo que agachar la mirada y tirar de talonario:“Tiene usted razón, dígame cuánto cuesta la reparación. Para lo que nos queda en el sillón, vamos a ser generosos. Pero, hágame un favor, no le diga nada al presidente de grietas ni filtraciones que sufre mucho. Usted le dice que es cuestión menor, de estética ”.

El Consejo pasará la ITE en breve. Qué bonito lo están poniendo. De dulce. Con su gárgola zoomórfica en todo su esplendor. Están arreglando la fachada en este mayo florido. Y dicen que el 30 de junio arreglarán el interior.

–Que se cree usted eso…

Las candidaturas aprietan más que los técnicos de la ITE. ¿Pues no dicen que hay una que quiere que las votaciones se celebren fuera de la sede del Consejo? ¿pero a cuento de qué? Dicen que se pretende evitar que ciertos consejeros presionen a los hermanos mayores, para que sólo accedan al lugar quienes tienen una participación expresa en el proceso. Dios santo. ¿Tan vulnerables son esos hermanos mayores? A ver si vamos a tener que acabar enviando observadores de la ONU a modo de detectives sueltos por la carrera oficial. ¿No tiene el Consejo su sede propia, con su espléndido salón de actos, con su tabernerío próximo y su párking en el Avenida de Roma? ¿Por qué me hacen ustedes cosas raras, señores de la comisión electoral?

–¡Qué disgusto se llevará don Tomás si con lo que se está gastando en poner bonita la sede resulta que se llevan las votaciones a casa de Antonio Pulido, en Cajasol, o en casa de Paco Herrero, en la Cámara de Comercio, o en cualquier otro sitio!

Pues también hay quien dice que una candidatura pretende evitar que los empleados del Consejo no pululen por el lugar donde se celebren las votaciones.

–Vale, pero primero que lleven las urnas, las papeletas y las cabinas, que a ver quién carga con todo el material. Que aquí muchos tenemos hernias.

Con todo esto que nos estamos enterando y lo que nos queda de aquí al día 30, mucho nos tememos que la ITE interna no la pasa el Consejo tan fácilmente. Como diría el analista cursi, aquí hay problemas estructurales, por lo que a veces parece que es más fácil derribar y construir uno nuevo que arreglar lo que hay.

–Vale, pero la gárgola que me la respeten que su rostro se parece a uno que yo me sé.

Tanto presumir los leguleyos capillitas de los nuevos estatutos y ahora se comprueba que en el texto no hay soluciones para tantas ocurrencias. Por mi como si se llevan las votaciones a Fibes. O, mejor aún, a la venta esa tan famosa donde se manda a la gente que te tiene hasta el gorro. La que lían algunos para fastidiarle el final de la presidencia a don Carlos. Con lo bonito que va a dejar el Consejo. Por fuera.

Todo por la caseta

El Fiscal | 28 de abril de 2016 a las 5:00

UNO no se sorprende ya de casi nada en cuestiones de cofradías. Es difícil quedarse ojiplático en una Semana Santa en la que hemos salido corriendo hasta tres veces en la Madrugada, en la que se admite la incorporación de cortejos esperpénticos, irrisorios y carentes de trapío; y en la que el nivel de los hermanos mayores, salvo excepciones, está como el de la política española, cultivos idóneos para abogados de medio pelo a los que no se conoce un solo pleito de enjundia o, sencillamente, profesionales con las tardes libres y con pocas ganas de estar en casa. Vivíamos una etapa plúmbea, marcada por las elecciones con pluralidad de candidaturas en todo tipo de cofradías. Todo el mundo quería tener un chalé en el Aljarafe y ser hermano mayor de donde fuera. Ytodo el mundo prometía eso tan original del “culto, formación y caridad”, más allá de algunos lemas de pretendida originalidad. Todo discurría así durante años, como el pregón ininterrumpido de una imparable decadencia, de una notoria sensación de estar pasados de rosca, de una peligrosa endogamia empobrecedora. Siempre lo mismo, siempre igual. Sin olvidar los candidatos revanchistas, ajustadores de cuentas personales, que revisten los intentos por borrar las huellas de anteriores hermanos mayores de promesas para retornar a supuestos estilos originales. Así estábamos, así estamos hasta que, oh sorpresa, un candidato a hermano mayor, don Manuel Vallejo, se descuelga con una carta, comunicado de prensa, anuncio público o como quieran ustedes llamarlo, en el que promete que el Buen Fin tendrá caseta en la Feria. ¡Chófer, pare el coche que esto sí que es bueno! Hasta ahora habíamos visto anuncios de coronaciones canónicas, promesas de convocatorias de cabildos para rescatar imágenes secundarias, el estudio del traslado a otra sede canónica o, por supuesto, de la viabilidad de petición de un préstamo hipotecario para levantar una nueva casa de hermandad. Pero, cáspita, lo de la caseta nos ha sacado del letargo, máxime si el lema de la candidatura es Experiencia, familia, tradición, sentimiento, que no sé a ustedes pero a mí me recuerda a aquello tan viejo de Familia, municipio, sindicato. Conste en acta que no conocemos de nada a don Manuel Vallejo, ni a su oponente en las urnas, don José Luis Foronda. Suerte y salud a los dos.

Sí sabemos con toda certeza que se trata de dos apellidos de fuerte arraigo en la hermandad franciscana. Agradecemos que haya proclamas que nos libren del aburrimiento:“Es deseo de esta candidatura llevar a nuestra hermandad al real de la Feria”. Porque así, se dice, se reactiva la vida de hermandad. ¡Fuera complejos! La caseta como elemento vertebrador. ¿No está en el origen de la Feria que el sevillano traslada su casa al real durante seis días? O siete u ocho, según lo que Espadas y su referéndum dispongan. Pues don Manuel quiere que la casa de hermandad se traslade al real. Y lo dice sin cortapisas. El problema es que uno siempre creyó que la caseta del Buen Fin, de facto, era la muy animada de La Parrilla de San Lorenzo, en Juan Belmonte, donde uno le dice al portero que va de parte de Joaquín Moeckel y te responden:“Pa dentro”. Después todos los socios buenfineros te recuerdan que el baratillero entró en la caseta como pariente de socio. “Pues eso es lo bueno, no tener caseta ni barco propios, sino familia o amigos con caseta y barco, que no os enteráis”. Y allí, en tan buenísima caseta, siempre hemos visto año tras año a los ilustres del Buen Fin en animada convivencia, Bourrellier y cuñadísimo Franco incluidos. La parrilla de San Lorenzo es al Buen Fin lo que El Cirio Apagao a la Quinta o la caseta particular de don José María Salmerón a la Lanzada. Pero en el no se vayan todavía que aún hay más, la Feria entra en las promesas electorales de los aspirantes a hermanos mayores. Vamos a más casetas cofradieras que advocaciones en el callejero. ¿Y los candidatos al Consejo no se animan? Ojú, las elecciones del Consejo. Echemos el toldo… de la caseta. Que ahí hay Feria para rato. Con su resaca. Al tiempo.

Los nervios de Bourrellier

El Fiscal | 25 de enero de 2016 a las 21:10

Grupo Joly Jornada Técnica Testimonios de Solidaridad Carlos Colón, Ignacio Valduérteles, Marcelino Manzano, y Carlos Bourrellier
Un cómic donde al final el gato sortea el escobazo colándose por la gatera. Las chapuzas de Mortadelo y Filemón, los agentes de información que hicieron un plan que no sirve para nada. Las tribulaciones del bloque de vecinos de 13 Rue del Percebe, donde no se soportan pero han de cohabitar. Un culebrón venelozano donde cada vez está más claro quién es el guapo, el feo y el falso. Guillermito y su voraz apetito, donde el de siempre nunca se cansa de decir no, no y no. La logística de la Madrugada es la historia de un tebeo, el entretenimiento perfecto para los que tienen las tardes libres o una gran facilidad para dejar el trabajo a media mañana y perder el tiempo en cabildeos, oposiciones frontales (“¡qué barbaridad!”) y maniobras de presión, amagos de denuncias ante la autoridad eclesiástica incluidos. Cuánta energía derrochada, cuántas horas perdidas para volver al mismo lugar de siempre como un Sísifo atormentado, cuántas relaciones personales erosionadas de forma gratuita, cuánto aficionado a reyezuelo de Taifa, a marquesito de la loseta y a pagafantas de la última ronda. Porque en todas estas reuniones, como en toda candidatura, hay un candidato a tener siempre fríos los botellines. Mientras unos preparan el rechazo a cualquier plan, siempre hay otro dispuesto a que no falte de ná, a tener a punto las anchoas, el pescao y la artillería de la Cruzcampo para su señorito. ¡Ese personaje es fundamental! Es el correveidile necesario, voluntario para levantarse del velador y llamar la atención del camarero despistado. ¿Yel Consejo? ¿Qué me dicen del Consejo?Silencio por las esquinas, silencio por cariá, que ya Bourrellier camina, cruzando la Madrugá… Don Carlos está a un paso de hablar de la Madrugada desde un plasma, como Rajoy en sus buenos tiempos. En su cara se retrata lo que debe padecer… Ha perdido el temple en algunos momentos de esta semana. Lógico. Demasiado aguanta el hombre que susurra al oído de la autoridad eclesiástica. Demasiadas altiveces ha sorportado. Un periodista le preguntó el martes si el tinglado de la Madrugada no afectaba a la imagen de las cofradías. ¿Saben lo que respondió? “Esa pregunta no procede”. ¡A mí la Asociación de la Prensa! ¡Que me proteja! ¡Esto es un atropello! ¡Guardias, guardias! Bourrellier se enfadó con el informador. Se dolió. Esos coj… quería yo verlos con algún hermano mayor de la Madrugada. Estamos empeñados en apoyar al presidente del Consejo (#yoconbourrellier), pero cada vez nos lo pone más difícil. ¿Y quiénes han sido los listos del tebeo? La autoridad eclesiástica y el Ayuntamiento. Ni mú hasta ahora. Han dejado hacer para que se pueda pintar el retrato exacto del quién es quién, la traducción de la España de las autonomías en clave morada, un escenario cargado de nacionalistas que sólo piensan en sus cortos intereses, un gobierno central debilitado (Consejo), una jefatura del Estado que no se inmiscuye (Arzobispado) y unos administrados díscolos donde está claro que la gran y poderosa referencia es Cataluña (la Macarena). San Gregorio es 13 Rue del Percebe pero sin generar risas. Continuará.