Archivos para el tag ‘Juan Ignacio Zoido’

El eje morado

El Fiscal | 18 de septiembre de 2016 a las 5:00

PRESENTACION DE LA MAGNA DE HUELVA EN SEVILLA
AL cofraderío local y de allende nuestras fronteras le ha dado definitivamente por el coñac. Todo el día con los acontecimientos magnos. Tanto magno, tanto magno, venga magno, llena ahí, que al final se sube a la testa y comenzamos a hablar con la lengua gorda. Tan gorda tenemos la lengua que ya vemos cosas raras, rarísimas, fruto de la ingesta de tanto magno. Cosas extrañas como dos alcaldes socialistas promocionando una procesión de veinte pasos de Semana Santa en septiembre. ¿En Sevilla? No, la procesión es en Huelva, provincia hermana para cuestiones de cofradías, pero no para el turismo de alto nivel. Para el turismo de relumbrón nos cogemos de la manita con Málaga, Córdoba y Granada, como si Huelva no tuviera playas preciosas de arena fina. Para encender las pastillas del carbón y espolvorear el incienso sí nos juntamos con Huelva. Yhasta cedemos el Salón Colón, que para eso el alcalde de Onuba es socialista. Ista, ista, ista. De los del partido laicista que quiere romper los acuerdos con el Vaticano.

–Pero no desbarre, oiga, que esto lo hacen por el turismo.
–Tiene usted razón, todo por el turismo. Los turistas, nuestros amos y señores a lo Mañara aunque se hospeden en apartamentos ilegales.

Dos socialistas van de cofradías juntos, sin permiso de Pedro Sánchez. Ha llegado el tapicero a su ciudad, señora, como ha llegado el eje morado. No teníamos bastante con las procesiones fuera de calendario en Sevilla, estábamos quejándonos de la falta de policías para tanto cortejo, nos pasamos el día criticando las coronaciones descafeinadas, cuando el alcalde, nuestro alcalde, piadoso donde los haya, quiere exportar sevillanos cofrades a otras ciudades. ¿No fue Monteseirín quien mandó a los sevillanos a la playa a partir del jueves de Feria? Pues enviemos frikis a Huelva, que para eso ayer salía una veintena de pasos a tiro de A-49.

Era Zoido el que inauguraba bacalaos con solemnidad de alcalde de pueblo en Argote de Molina. Y es Espadas el que mete al cofraderío de Huelva en el Salón Colón, con su desconocido presidente al frente, para mandarle una cohorte de sevillanos a la ciudad hermana. Eso sólo lo hacen los buenos compañeros (y compañeras) de partido. La Semana Santa vertebra hasta al PSOE. Progres del mundo, uníos ante el tachiro, tachiro.

A Juan Espadas hay que decirle lo que don Juan José le dijo al muy capillita cura Marcelino cuando lo nombró delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, al que recordó que ante todo y por encima de todo debía ser siempre sacerdote y no cofrade: “Marcelino, ten cuidado, no te mimetices”. Pues eso, Juan Espadas, no se mimetice usted con el que inauguraba los bacalaos y hacía como que oficiaba las bodas con chisteras, porque es ver subir las escaleras del Ayuntamiento al presidente del Consejo de Huelva y comenzar a oler no a bacalao, sino a boquerón. Y no de Blanco Cerrillo.

Un pregón de telediario

El Fiscal | 24 de febrero de 2014 a las 9:50

Visita de las autoridades religiosas y civiles a casa del pregonero de Semana Santa, Francisco Berjano
Qué semana más feliz, qué dichosos somos y cuánta gracia celestial ha sido derramada sobre nuestras cabezas. Por fin la visita a la casa del pregonero de las autoridades civiles y religiosas (tararííííííí, ¡oído el cornetín de mando!) se ha organizado sin bullas, con mailing de invitados y control de entrada, como si hubieran puesto a Carlos Telmo en la puerta. Esta ciudad sabe hacer las cosas bien cuando se lo propone. Nuevo exitazo del pregonero Berjano, que ha evitado a los cotillas (y las cotillas)que quieren evaluar la decoración de su casa y saber si el cable del aire acondicionado está debidamente oculto. Exitazo porque para que un acto triunfe en Sevilla hay que dejar al relente a un puñado de los que se creen con derecho a entrar. ¡Óle por Berjano! Pero no se vayan todavía porque aún hay más, porque lo mejor está por llegar, como diría aquel al que no le salvan de los barrotes ni la saeta del Pópulo. Berjano nos ha hecho el mejor obsequio a la Sevilla cofradiera (ahí sí me incluyo, pero de la prensa morada que se pone morada de espinacas en Madrid me da usted de baja, don Gregorio). Resulta que el pregonero –que tiene menos curriculum como tal que Moreno Bonilla en la Seguridad Social– ha proclamado la buena nueva: el Domingo de Pasión podremos ver el telediario en directo: “Garantizo que saldremos a las dos”. El pregón será cortito. De duración, se entiende. Una faena de aliño que ya veremos con qué grado de aseo se ejecuta. Pero cortito. ¡Qué hombre más bueno este Berjano! Mira que los enemigos con disfraz de amigos se empeñan en decir que es espiritual, religioso, del humanismo cristiano y esas cosas que se dicen con voz honda y cadenciosa. Decirle a un pregonero que es muy espiritual es como calificar a un pobre hombre simplemente de eso: de buena persona. Lo peor que te pueden decir en Sevilla es que eres buena persona. O que de salud estás regular.
Pero al grano. Berjano los ha dejado a todos en su sitio anunciando un pregón de telediario. ¡Qué alegría se habrá llevado la patronal hostelera después de aquel año en que acabamos cerca de las tres de la tarde, con el trasero como un ladrillo y las reservas de mesa suspendidas! Aún recuerdo al personal encendiendo el teléfono móvil, revolviéndose en la butaca, arrugándose el Dustin y llamando al restaurante con la voz bajita como si estuviera en la salida de la Mortaja o doblando a Epi y Blas en la escena de la cama y las galletas:
–Mire, que no queremos la mesa, que este tío sigue pegando voces y lo que le queda… ¿El arroz? Lo vende usted por tapas.
Hay pregones de telediario célebres, como fue el de Antonio García Barbeito. A Barbeito le metieron la jindama en las previas del pregón con el escándalo (¡Oh, Dios mío!) sobre su supuesta baja frecuencia en la asistencia a la misa dominical, cayó en las garras de la inquisición de pastiche y le dio por un pregón intimista que resultó una preciosa meditación, pero no el esperado pregón de mano baja que echara abajo el teatro.
Mi felicitación a Berjano por permitirnos cumplir con el muy español rito de comer en casa y viendo el telediario. Un Domingo de Pasión sin telediario es como un uno de enero sin saltos de esquí. La familia y la información son lo primero. Y por la tarde, a los besamanos. O a misa, que es precepto, Antonio.

Sólo faltan las palomitas

El Fiscal | 23 de septiembre de 2013 a las 17:35

cine
Decía José Luis Murga, catedrático de Derecho Romano que llegó a dar el pregón de la centuria, que la historia no es que se repita, la historia es la misma. Siempre la misma. Yrecordaba la figura de don José Luis al leer esta semana las exigencias del Consejo de Hermandades, que quiere que Zoido exima a las cofradías de pagar las tasas de la ocupación de la vía pública por las sillas y palcos de la carrera oficial. Don Bourrellier ha salido gallito y apunta a la tasa cero por rodajes de películas y anuncios publicitarios. ¿Por qué no aplicar a las cofradías el gratis total de los rodajes si ellas generan ingresos para la ciudad al igual que las empresas que vienen a rodar aquí sus largometrajes? Los ejemplos los carga el diablo. El Consejo pone a la Semana Santa a la altura de los rodajes de las películas como ya hizo no hace muchos años para zafarse de pagar el IVA de la carrera oficial. El Consejo, antes de conseguir la exención total de este tributo, suplicó el IVA rebajado del 7%, para lo cual pasó borreguilmente por el aro de considerar la carrera oficial como una manifestación cultural en función de un precepto referido a otros espectáculos muy distintos, caso de los festejos taurinos o las atracciones de feria (art.91, apartado 1º, nº 2, epígrafe 7º de la Ley del IVA). Y para obtener posteriormente la declaración de exención del pago del IVA tuvo que pasar por otro aro: reconocer el carácter social (nunca eclesiástico) de la institución cofradiera y, por lo tanto, se le aplicó el artículo que declara exento del tributo a aquellas entidades privadas de carácter social que organizan determinadas actividades. Por este motivo, se utilizó el artículo 20, apartado uno, nº 14 de la Ley del IVA, que trata actividades como las representaciones teatrales, musicales, coreográficas, audiovisuales, exposiciones y manifestaciones similares. Ahora Bourrellier dice que la Semana Santa es como el rodaje de una película a efectos de ocupación de la vía pública. Yque si tiene que pagar las tasas sería como poner la Semana Santa al nivel de los veladores, que Don Zoido no puede controlar por más que saca nuevas ordenanzas. Pues mire usted, don Bourrellier, lo de los pasos hace tiempo que está realmente como los veladores: hay demasiados, muy mal colocados en los días de salida y muchos de ellos afean la fiesta al igual que las mesas y sillas estropean la estética de un entorno monumental. Así que por ahí no cuela la cosa. Y en cuanto al argumento del cine para irse de válvula con las tasas, podría colar si se tuviera en cuenta que hay pasos que, efectivamente, parecen sacados de un rodaje; imágenes idóneas para un museo de cera y túnicas propias de Halloween, dicho todo lo cual con permiso de la corriente buenista-zapateril que considera preciossssas todas las cofradías. Pues no.
–Fiscal, detente por favor, que así no te van a dar el pregón nunca.
–Que se lo den al de los jamones. Además, este año toca una señora, que ya lo lo ha dicho don Juan José.
En definitiva, si ya claudicamos ante la poderosa Hacienda, que es la expresión del Estado, y defendimos que la Semana Santa es un espectáculo cultural y que el Consejo es una entidad social, no debe haber problemas en que el alcalde admita que la Semana Santa equivale a todos los efectos al rodaje de una película que dura siete días (¿siete?) y donde a veces se ven hasta extraterrestres, naves espaciales y pistoleros… ¿Recuerdan los pistoleros del western de San Gregorio en la elección del pregonero? Ymarcianos o seres un tanto extraños, haberlos haylos. Porque hay cofrades obsesionados por un carguillo que al pasar por la calle San Gregorio dicen ante la sede del Consejo: “Mi casaaaaa. Te-lé-fo-no”. La historia no se repite. Qué gran verdad enseñaba Murga la mar de bien en aquellas caracolas de Derecho de los años noventa que, por cierto, también frecuentaba por aquellas calendas una alumna llamada Susana Díaz. Esto es de película. Pero de película de verdad en sesión continua a cargo de Bourrellier Productions. Sólo falta que el tesorero cante aquello de “¡Movieeeeeeeerecord!” Aquí lo importante es no pagar, cueste lo que cueste. Saca las palomitas, Andrés (Martín).

Ni Asenjo ni Zoido en la Casa de Pilatos

El Fiscal | 27 de agosto de 2013 a las 5:00

medinaceli

Es sabido que morirse en agosto es como hacerlo dos veces, pues hay quienes hasta septiembre no se enteran o no se dan por enterados del óbito. Pero ni por esta explicación tan al uso se entiende que ni el alcalde, ni el arzobispo, ni el teniente de la Maestranza acudieran al funeral de quien impulsó la Casa de Pilatos como gran destino turístico de alto valor histórico y artístico, era once veces grande de España y mantuvo viva la Pía Unión de las Hermandades, origen de la Semana Santa de Sevilla. El alcalde tiene 19 concejales a su cargo, el arzobispo tiene un auxiliar y el teniente de la institución nobiliaria tiene toda una junta de gobierno hasta con diputado de música. No mandaron a nadie. El primado de España sí mandó un representante al posterior entierro en el Hospital de Tavera de Toledo, donde dicen que el duque de Segorbe y el actual arzobispo hispalense habían labrado amistad. Qué duro es morirse en agosto, el mes de las esquelas mudas. Quien no faltó fue Carlos Bourrellier, el presidente del Consejo de Cofradías, que estuvo a la altura de las circunstancias. Los muertos de agosto sí que se quedan solos. Yno los de Bécquer.

Venia concedida, alcalde

El Fiscal | 23 de abril de 2012 a las 12:52

Ocurrió el Viernes Santo en la plaza, que no hacen falta más apostillas para saber de cuál se trata en esa fecha de luto y cuerpos a contraquerencia. Ocurrió donde las cofradías piden la venia a la ciudad tras hacerlo a los señores representantes de las hermandades en la Campana y antes de solicitarla al Cabildo en la Catedral, tres instancias que son los tres poderes que reconocen las hermandades: el Consejo, el Ayuntamiento y la Iglesia. Aunque la verdad es que al primero lo torean, al segundo tratan de sacarle las perras y al tercero…

–Cuidado, Fiscal, echa el freno, que te veo venir…

-El de mano, echo el de mano.

Pues ocurrió en la plaza, justo a la hora en que debía pedir la venia la cofradía de San Isidoro, la que tiene más abogados, jueces, notarios y magistrados del mundo en la nómina, que cualquier día me colocan la balanza con la señora de los ojos vendados en la heráldica. Pues se quedó la cruz en el antiguo Laredo (lo de ahora ni es el Laredo ni es ná) y se adelantó el nazareno pausadamente hacia la presidencia de la ciudad, donde suele haber políticos con cara de aburridos en suntuoses sillones. Anda que no se lo saben bien los de IU, que se niegan a la práctica más aburrida del mundo: ver cofradías en los palcos. Óle por los de IU, a los que luego trincas por las calles disfrutando de cofradías a pie de bulla como buenos capillitones. El concejal de Fiestas Mayores, señor Serrano, estaba en ese momento en el sillón principal, se puso en pie y le asomó una tremenda sonrisa de funcionario a las tres de la tarde. El nazareno recitó la petición de venia. Y Serrano, henchido de gloria, se la concedió. “Venia concedida, alcalde. Venia concedida…” Y para el libro íntimo de las anécdotas quedó el pasaje. Ocurrió en la plaza.

Puerta de los Palos: Corpus 2011

El Fiscal | 24 de junio de 2011 a las 17:23

Saber recibir al Santísimo

En silencio, con una oración interior, un bisbiseo todo lo más.  Postrados de hinojos en la juncia y el romero, con cara de mañana de Corpus, porque en Sevilla hay caras para cada madrugón del calendario. Siempre quedan fieles que saben aguardar, esperar y recibir al Santísimo Sacramento, que no es un paso con corneterío al uso ni romanos musculosos con plumas. No hay tachiros que valgan. Este paso no tiene ni costaleros, que tiene ruedas y hasta dos servidores con guantes que van alzando los faldones para garantizar la visibilidad de los conductores.  Así se recibe al Santísimo.


Pisa con garbo…

Ahora sí que tienen algún sentido los aplausos a los componentes de la compañía militar de honores que forma en la procesión del Corpus (perdón, he dicho honores…) Desde que acuden voluntariamente se han despejado muchas dudas. Antes veía usted alguna cara y pensaba la gracia que le estaba haciendo a cierta criaturita el peso del cetme, los parones y la calor. Pero ahora… ¡cómo pisan estos gastadores! Y con más de 30 grados en los termómetros. Ea, después de a Zoido, venga el personal a aplaudir a los militares que han acudido libremente al Corpus. Libertad, libertad…


Del sin al con

¿Recuerdan la procesión de 2010? Fue el Corpus 0,0 por la cicatería a la hora de los honores militares. Que viene el lobo de la laicidad. Que viene, que viene… ¡Auuuuu! Pues este año ha habido bandera, pese a que algunos no la vieron, y ha sonado la Marcha Real a la salida de la custodia. Dicen las malas lenguas que todo es porque al alto mando militar de estos lares le que da un cuarto de hora. Y ya se sabe lo que ocurre cuando se ve la salida del convento…Ejem, ejem. De hecho, la misma banda también interpretó el otro día la Marcha Real a la salida del simpecado de la Hermandad del Rocío de Sevilla, al  que en 2010 no se la tocó y tuvo que improvisar la melodía el mismísimo tamborilero por orden del hermano mayor. Ya ves ustedes las diferencias entre 2010 y 2011. Del sin al con. Será cosa del convento.


Lo que menos gusta (I)

Los aplausos al Santísimo Sacramento están fuera de lugar. La vulgarización de la Semana Santa no es ajena al Corpus. Ni mucho menos. El comportamiento de algunos concejales del PP, sobre todo los noveles, deja mucho que desear. A algún jovencito hay que explicarle la diferencia entre la cabalgata de los Reyes Magos y acompañar de chaqué al Santísimo Sacramento. Le faltaron tirar caramelos. ¡Cuántos aspavientos! Y alguna rubia lomaniense venga a darse la vuelta y a rajar… Debe ser el problema de sacar tantos concejales, pues la disciplina de una cofradía de 300 nazarenos no es la misma que la de 1.200. Debe ser…


Lo que menos gusta (y II)

Ayer fue el día del Orgullo Dustin. Cada año se digiere peor eso de ver tanto traje de chaqueta, aunque se observa una peligrosa tendencia al pirateo en los tramos de cirios. Sí, sí… Mucho pantalón de pirata en una procesión eucarística. ¿A que vamos a tener que acabar suplicando dentro de unos años la presencia de más y más Dustin?


Lo que más gusta

El paso de la Custodia. Soberbio. Preciosos los cuatro faroles de mano. El exorno floral del paso del Niño Jesús. Los pajecillos de San Isidoro pegados a los faldones del paso, que es donde deben ir. El recogimiento de muchas personas que saben guardar la compostura debida en una procesión cuyo fin primordial es la de rendir culto público a Jesús Sacramentado. La clave no es otra que el silencio.


El Corpus de Zoido

El que no pudo guardar literalmente la disciplina fue el alcalde. Difícilmente olvidará el baño de masas de ayer. Hasta se le saltaron las lágrimas por la calle Francos. Jamás hemos visto las escenas que pudieron contemplarse en muchos momentos del recorrido. Se metieron señoras entre la fila para besarle y  señores para abrazarle. Hasta niños le fueron acercados. El nivel de notoriedad del alcalde debe estár a punto de reventar. El hombre en muchos momentos estuvo apurado porque ya no sabía cómo responder a tantas muestras de afecto. Ningún alcalde de la democracia ha cosechado semejante apoyo popular. Las imágenes de Giralda TV prueban cuanto afirmamos. Viendo tamaña muestra de respaldo popular, alguien telefonea a este Fiscal y le insta a recordar las costumbres de la Roma clásica…


Evocación atinada

En la antigua Roma, cuando los generales volvían victoriosos de una campaña, solían celebrar sus triunfos con una marcha por las vías principales de la ciudad. Montados en una cuadriga, recibían las aclamaciones del pueblo hasta la llegada al Senado. Si además de generales eran emperadores (o alcaldes con 20 concejales), un esclavo los acompañaba sosteniendo la corona de laurel. Y cada cierto tiempo recitaba junto al oído la frase: “¡Oh, César, recuerda que eres mortal!” Era la manera, sútil y elegante, de recordarle al personaje que sus éxitos militares no debían inducirle a creerse un dios. Como hace tiempo que la esclavitud, por fortuna, quedó abolida, habrá que ir buscando a alguien que haga de Pepito Grillo.


Trago

El que tuvo que pasar Juan Espadas, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, que con habilidad se adelantaba continuamente unos metros para no tener que ir justo al lado del alcalde y salirse del cruce de saludos, abrazos, besos y vítores. La de vueltas que tuvo que darle este hombre a la cabeza durante las dos horas y cuarto de recorrido. Por cierto, de los once concejales del PSOE sólo acudieron cuatro: el susodicho Espadas, Alberto Moriña, Eugenio Palomares y Joaquín Díaz. Aquella concejal que dijo que en Los Remedios se levantan a las once no quiso madrugar ayer. Aprovecharía que era fiesta local para hacer como en Los Remedios.


Oh, dolorosas ausencias…

¿Cuántos años llevan ya sin aparecer? Aquellas camisas cubanas de los años 80 en los primeros tramos. Aquellos heraldos del Evangelio bajados de un galeón… Cuantísimo se les añora.

Verídico

El Fiscal | 26 de mayo de 2011 a las 12:12

Ocurrió en la sede del Consejo en la precampaña. Zoido acudió con su equipo para dar a conocer su programa en materia cofradiera.  Al término, un alto cargo de la institución le pidió que, si es alcalde, permita que Carlos García Lara, actual director de área de Fiestas Mayores, siga en el puesto.  Zoido no dijo que no. Dejó la decisión en manos del futuro edil del ramo.

El tempranero zoido

El Fiscal | 21 de abril de 2011 a las 21:36

zoido-estudiantes

Al alcaldable popular le gusta madrugar en Semana Santa. Salir temprano a visitar cofradías . Mucho se ha hablado estos días de la omnipresencia del candidato socialista, Juan Espadas, en las cofradías de vísperas, sobre todo en las de los barrios de tradición socialista que ahora parecen abrazar otros credos. Pero a Zoido se le había visto más bien poco. En parte, porque sus visitas son demasiado tempranas para los objetivos de fotógrafos. Hasta este Martes Santo pasado por agua en el que, recién abiertas las puertas de las iglesias, se desplazó al Cerro (cofradía por donde siempre se han visto conocidos rostros socialistas) y a los Estudiantes, donde coincidió con el obispo castrense, Juan del Río, tan ligado a esta corporación.

Puerta de los Palos: el pregón de Cano-Romero

El Fiscal | 11 de abril de 2011 a las 13:34

Del ‘tragabolas’ al…

¿Recuerdan el simpático juego de mesa del tragabolas? Los niños pulsaban la palanca de los hipopótamos para que engulleran las bolas que se iban soltando en el tablero. Ganaba el que más esferas se jamaba. Ayer nos acordamos del tragabolas al ver una y otra vez la cara de un Monteseirín desganado, con la cabeza en otro sitio, hastiado y aguantando los tramos del pregón que ponían en jaque las políticas de su partido. Monteseirín se marchó del teatro incumpliendo el rito de valorar el pregón en los camerinos. Tampoco quiso estar en el almuerzo oficial del Alcázar. Su reino no es ya de este mundo. Y un pregón como el de ayer, menos aún. El alcalde se tragó muchos sapos, como aquellos hipopótamos tragaban bolas a golpe de palanca.

Sin aplaudir

Monteseirín no aplaudió muchas de las intervenciones del pregonero que el público del teatro premió con sonoros aplausos. Será cuestión de la disciplina de partido. Al delegado del Gobierno, Faustino Valdés, hermano de la Amargura, le pasó lo mismo. Se le quedaron paralizadas las manos. Misterios… No ocurrió así con la delegada del Gobierno de la Junta en Sevilla, Carmen Tovar, que se hartó de aplaudir. Está visto que unos tragan más sapos que otros. Como en el tragabolas.

Añejo y valiente

Oír a Cano-Romero recordaba a los programas más antiguos de Saeta, la revista hablada de la Semana Santa. Ya advertimos que este pregón ha llegado con cerca de veinte años de retraso. Las formas fueron añejas en cierta manera, superadas ya hoy. Pero los mensajes fueron muy valientes. Parece que el público del teatro ha evolucionado en sus gustos. En los tiempos que corren, el personal valora más una denuncia social que la prosa poética. Lo hemos podido apreciar en pregones anteriores. A Cano-Romero lo interrumpieron en más de una ocasión. Literalmente. Y siempre que ocurrió fue con ocasión de asuntos de actualidad, como fueron los pasajes del aborto y de la retirada de los crucifijos. Bien es verdad que lo de nombrar a todas las hermandades suena a cumplimenteo de años atrás, pero como dijo la delegada de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto-Castro, el pregonero es un señor.

Valoraciones

El público del teatro vibró en muchos momentos. Nadie puede negarlo. Ya se sabe que los pregones que no hacen vibrar, ni son pregones ni ná. Pero también es verdad que se acabó mirando el reloj en repetidas ocasiones cuando pasaron las dos de la tarde, pues Cano-Romero empezó a hablar a las 12:30 horas. El pregonero fue consciente de que el tiempo se le había echado encima cuando señaló su reloj aprovechando una ovación y reinició el discurso cuando los aplausos aún sonaban. Y pensar que el pasado año hubo público del teatro al que le dio tiempo a oír las noticias de las dos en su propia casa…

Desde casa

El público de la radio y la televisión fue más crítico con el orador, a juzgar por los sms que fueron llegando al teléfono de este pérfido Fiscal. Tal vez en el teatro se apreciaba más el esfuerzo de este veterano de la oratoria cofradiera, el entusiasmo que exhibió durante la interpretación de las marchas previas y, por supuesto, se acusaba algo menos la extensión del discurso, pues siempre hay mil detalles en los que fijarse, como el abanico de Rosamar, las posturas soñolientas del alcalde, la ferretería del alto mando del Ejército o la cara de venerable militar del tesorero del Consejo.

Otras reflexiones

Primera. ¿Recuerdan que Antonio Burgos ya denunció en su magistral pregón los abortos y la retirada de los crucifijos? Segundo. Juan Espadas, candidato del PSOE a la Alcaldía, estuvo en el patio de butacas como senador. Juan Ignacio Zoido, candidato del PP, ocupó su sitio en el balcón de autoridades como portavoz municipal acompañado por Gregorio Serrano e Ignacio Flores. Tercero. El pregonero también criticó el uso de expresiones como el “solsticio de primavera”. Referencia indirecta a IU. Ojú…

Polémico almuerzo

El Fiscal | 23 de marzo de 2011 a las 9:45

La que se ha liado revela muchas cosas. Como el candidato Juan Espadas (PSOE) ha almorzado por mediación de Juan Salas con un selecto grupo de hermanos mayores, desde el Consejo de Cofradías se le ha realizado una oferta similar a los chicos del PP. Ocurre que los Zoido’s boys han aprendido con el paso de los años, que son varios los que llevan sufriendo en silencio (como las hemorroides) las goteras del palomar del Ayuntamiento, y han respondido que no, que ellos no están dispuestos a realizar una criba, por lo que se reunirían a comer con todos los hermanos mayores o, en su defecto, con los delegados de día y la cúpula de los cargos generales, pues dicen que para ellos no existen hermanos mayores de primera, segunda o tercera categoría. ¡Pero como han aprendido! ¡Qué barbaridad! ¿Sabrán en el PSOE que no hay cosa peor que el efecto que provoca en decenas de hermanos mayores el saberse ninguneados de ciertos foros? Un poné: imaginen esa esposa de hermano mayor de cofradía de barrio, orgullosa ella del currículum cofradiero de su Manolo, leyendo que al citado almuerzo han ido varios como su marido, pero no ha ido su marido. Horror. La señora mira fijamente a su cónyuge y rompe la paz del hogar: “¿Pero tú tienes perro ni ná?”