Archivos para el tag ‘Manuel Marchena’

La capillita Susana

El Fiscal | 1 de octubre de 2013 a las 19:41

SUSANA1
Se nos fue Griñán y, ay, no le pillamos ninguna fotografía cofradiera. Y eso que Griñán compartía con el presidente del Consejo de Hermandades, Carlos Bourrellier, que ninguno de los dos ha ganado unas elecciones. Griñán era presidente por la gracia de Valderas y Bourrellier por la de Asenjo. Y ya se sabe que hay veces que la gracia está allí mismo donde las avispas.
–¿Ha dicho obispo?
–A-vis-pa. He dicho a-vis-pa. A ver si afinamos el oído y nos limpiamos la mala baba, oiga usted.
A lo que íbamos. Se nos fue Griñán y no tuvimos la foto en clave morada. Con la de capillitas que hay en el PSOE. En el PSOE hay para formar una cofradía larga con sus parejas de tres en tres, como pancarteros con capirote. Celebérrima fue la portada de periódico del gran Manuel Fernández Floranes como costalero de San Esteban, metiendo riñones en la trabajadera, y aún se recuerdan sus presentaciones de pregoneros, sobre todo porque eran mucho mejores que los ladrillos posteriores. Al presidente Chaves lo vimos dar el primer golpe de gubia a la canastilla del paso del Cristo de las Aguas. Insuperable, sublime, emocionante. No se ha vuelto a dar un golpe de gubia con más garbo. A Alfonso Guerra lo sorprendimos viendo La Paz en la Puerta de Jerez, que ya es mal sitio para ver la Paz y la que se tercie, pero no nos vamos a poner exquisitos. Felipe nunca fue muy de cofradías, pero Borbolla bien podría ser el hermano mayor de la gran cofradía de capillitones socialistas. Borbolla sí que tiene y exhibe una triología personal.
–Soy del Betis, del PSOE y del Calvario.
Yde alguna más, Pepote, de alguna más… Pero guardaremos el secreto. Al Borbolla senador de 1979 le preguntó un periodista de Madrid por sus datos personales. Y apareció en la entrevista como “socialista y hermano del Calvario”. De hecho ha sido maniguetero por dos veces en su cofradía. Borbolla fue una mente preclara en la relación de las cofradías con la administración autonómica. Siendo presidente de la Junta (toma gerundio hispalense de placa) se restauró el manto de su Virgen de la Presentación y alguna subvención cayó para tal fin… Con los años apareció el IAPH restaurando casi de todo yel urbanismo morado de Monteseirín, el alcalde que se hartó de poner medallas de la ciudad en los pecherines de las vírgenes y que tuvo como delfín a Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, hermano de Los Caballos, y como cirineo a Manuel Marchena, socialista sin carnet que ha salido en varias presidencias de pasos.
Pero aunque el PSOE actual se haya tirado por estrategia al monte de zurrarle a la Iglesia, el nuevo tiempo andaluz sigue manteniendo unas buenas relaciones con las cofradías. Los llamados griñaninis no son ajenos al mundillo. Mario Jiménez, que da la prédica en el atril del partido en la calle San Vicente cada lunes, es nada menos que hermano del Silencio, la primitiva hermandad a la que el hoy vicesecretario general del PSOE andaluz y presidente del grupo parlamentario llegó hace unos años procedente de Huelva pidiendo, además, ser costalero de la Virgen. DonMario ha jurado defender el dogma concepcionista hasta derramar la última gota de sangre.
Ycomo el poema de Machado tras glosar las siete provincias, ahora toca decir aquello de… YSusana. La hoy presidenta de la Junta jamás ocultó su predilección por la Sevilla cofradiera en sus años de concejal, con exhibición de mando en plaza en la Plaza, con traje oscuro y sentada en el suntuoso sillón dorado y de mullido tapiz carmesí. Ytambién se le ha visto por el Arenal con la cara blanquecina como una sevillana más en la Madrugada de Viernes Santo, a las claras del día y tras el misterio de las Tres Caídas. Tras dejar de ser concejal, en el exilio de Madrid, se vestía de peregrina rociera en Triana, donde estaba de concejal Alberto Moriña, socialista de Montesión y de su círculo de íntimos. Moriña forma parte junto con Juan Carlos Cabrera y Miguel Bazaga del trío de capilla que se ha montado Juan Espadas (socialista de silla prestada en la carrera oficial) para cumplir en los actos de la Sevilla Eterna. Tan capillita sigue siendo Susana que no prometió, sino juró su cargo de presidenta en el gris consuegra de San Telmo. (El gris consuegra es como la tonalidad ala de mosca del ruán, pero más triste, más tiniebla, como una túnica gastada de las que llevan las primeras parejas de penitentes de Los Estudiantes). La verdad es que si hacen recuento, La Que Manda en el PSOE y gobierna en Andalucía per secula seculorum, siempre ha jurado todos sus cargos. Por más que se ha declarado legataria de Zapatero (ojú), a la hora de tomar posesión de un cargo siempre le han podido más sus orígenes. Susana jura, no promete. Susana jura porque todavía guarda las formas de función principal de instituto, la liturgia de medalla y beso a las imágenes. Susana jura que no promete. Otra cosa es que Susana te la tenga jurada, que no es lo mismo. ¿Verdad Alfonso? Ahí sí que puede venir su primer golpe de gubia…
SUSANA2

Puerta de los Palos (21 de abril)

El Fiscal | 21 de abril de 2011 a las 21:40

Rescoldos del martes

Dijo Maruja Vilches, hermana mayor en funciones de los Javieres, a los compañeros de Canal Sur Radio que cuando decidió desempatar la votación del cabildo de urgencia pensó en cuando ella era una simple nazarena abrazada a su cirio. Mire usted, mi dilecta Maruja, cuando se está en determinados puestos hay que hacer justamente lo contrario. Pensar como un gobernante, como el padre que decide en función de lo verdaderamente mejor para un hijo, no en complacerlo. Cuando se gobierna un club de fútbol no se debe pensar como forofo. Cuando se dirige una cofradía, no se pueden tomar decisiones cual acólito que sale por primera vez. Y, sobre todo y por encima de todo, un gobernante nunca revela el resultado de una votación. Pinchazo en hueso. Una pena.

Y aún hay más

Y lo del comisionado del Dulce Nombre fue ya de circo. Mayor esperpento imposible. Resulta que la autoridad –eclesiástica por supuesto– nombra a un delegado episcopal para normalizar la vida de la hermandad. Eligen al señor Toledo, que ayer, de traje porque no es hermano, mandó sacar la cofradía a la calle con el cielo color negro zahíno. Imagínense ustedes cómo estaban los ánimos por el barrio de San Lorenzo. Algunos no llegaron a las manos de puro milagro. Si alguna hermandad no debía asumir riesgos ni permitirse frivolidades era precisamente la de la Bofetá. Es como meter a un alérgico en un campo de olivos. Giralda Televisión emitió las imágenes de un obispo auxiliar, testigo de la bochornosa escena, que no sabía donde meterse ante tanto infortunio. Qué espanto. ¿Y este comisionado iba a normalizar la vida interna? Dios le conserve a algunos el oído…

Camaradas capillitas

Algunos mucho presumir de pertenecer a la Iniciativa Sevilla Abierta, pero como por su casa pase una cofradía, vengan copas de tinto a mediodía y no veas cómo se ve el misterio del Beso de Judas desde mi balcón. Ay, esas teorías de que las tradiciones lastran el futuro de la ciudad, condicionan su vida cultural y tal. Y, por cierto, quienes no se pierden una cofradía por su espléndido balcón son los camaradas de las Comisiones Obreras desde la sede de la calle Imagen. Ni siquiera se han privado de contemplar el clasicismo del Cristo de Burgos, donde procesionó (horror de verbo) el ex ministro de Trabajo Juan Carlos Aparicio, hoy alcalde de la capital castellana.

Mucho azahar

El que lucirá hoy la Virgen de la Concepción tras haber peinado los mayordomos decenas de fincas de Andalucía. Al final llegó procedente de varias: Mairena del Alcor, Alcalá del Río, San José de la Rinconada, La Algaba… Y hasta de Sierra Nevada.

Falta de discreción

Cuando se es cura, ministro de la Iglesia, hay que tener cuidado de los comentarios que se hacen en una bulla. Nunca se sabe quién te oye. Ayer, un jovencísimo reverendo arremetió con una evidente falta de caridad contra la calidad de las albas de los acólitos que precedían al crucificado del Cristo de Burgos. “Mira, las albas son del tebeo”, dijo la criatura, además de otras lindezas en una evidente falta de tacto. Más le valdría perder algo de peso.

Los sms del Fiscal

A las 15:16: “Garrido Bustamente y su hijo van a retransmitir la salida del Buen Fin para Giralda TV. Los honorarios irán para el centro de estimulación precoz”. A las 17:11: “Los bares de la Alfalfa, plagados de nazarenos de San Bernardo ya talluditos. ¡Óle! Te mando foto”. A las 18:12: “Un capitán de la Guardia Civil escoltando a la Caridad. ¡Bien!”. A las 18:35: “Cirios azules del Baratillo derretidos, doblándose como relojes de Dalí. Cerería Bellido de Andújar se ha lucido”.  A las 19:52: “Un nazareno del Baratillo del primer tramo acaba de de coger una cerveza”.  A las 20:03: “¿Se puede saber qué hace un nazareno de Los Panaderos cruzando con el capirote puesto por El Corte Inglés? A las 20:15: “¿Has visto a Manuel Marchena en la antepresidencia de la Virgen de la Palma? Juró ayer”.

El ‘supernazareno’ Marchena

El Fiscal | 12 de abril de 2011 a las 17:43

El consejero delegado de Emasesa y cirineo del alcalde, Manuel Marchena, se vestirá de nazareno hasta cuatro veces esta Semana Santa. Hará las estaciones de penitencia con el Museo (la Virgen de las Aguas es patrona de la empresa metropolitana de aguas), Los Estudiantes (la cofradía de la que se hizo hermano en su etapa como alumno de la Hispalense), el Buen Fin (hermandad que así se lo ha rogado por su colaboración como gerente de Urbanismo y en los últimos tiempos para impulsar el centro de estimulación precoz) y el Gran Poder de Brenes (la hermandad familiar). A Marchena van a tener que recogerlo con cucharilla la mañana del Viernes Santo. Un poquito de Red Bull para este hombre, por favor…

Marchena

El Fiscal | 1 de junio de 2010 a las 9:50

El vicepresidente de las empresas municipales y consejero delegado de Emasesa, Manuel Marchena, está metido de lleno en la logística de la ceremonia de beatificación de Madre María de la Purísima. Es tal el despligue organizativo para atender un acto de 70.000 asistentes (que tiene en vilo al mismísimo monseñor Asenjo, asustado de la expectación generada) que se ha solicitado su presencia continua en la reuniones previas. Como detalle, téngase en cuenta que Emasesa se encagará del reparto de agua a los asistentes, tal como hace con los nazarenos de las cofradías de barrio.

Una gloria de consejera

El Fiscal | 6 de mayo de 2010 a las 10:56

esther-ortego

¿Ustedes saben que en la caseta municipal se ha avistado por primera vez el jamón en muchisísimos años? No, no es necesario llevar de urgencia en faetón a Iker Jiménez y al doctor Jiménez del Oso para investigar sucesos sobrenaturales bajo las altas lonas de la calle Pepe Luis Vázquez. ¿Jamón a punta de pala del que no se cae con el plato en vertical? Sí, sí, el mismo, el de las lonchas que se quedan más firmes que el negro de San Benito. Y jamón en cantidad para alimentar la cuadrilla de un paso de misterio con su plumerío de cohorte de romanos. Jamón de tal calidad que dice la leyenda que hasta el alcalde debió comentarle a su inseparable Marchena la noche del pescaíto: “Manolo, el jamón existe”. ¡Pero qué me dice! La consejera de gloria Esther Ortego, primera espada del catering Medinaceli, sigue marcando hitos en la particular historia de la ciudad. No sólo forma parte del primer Consejo con féminas, sino que esta Feria ha pegado el pelotazo con su equipo de profesionales y ha mandado a mejor vida esos bocaditos de anchoas minimalistas con su tomatito centinela que daban tanta penita que inspiraba un cante por saetas.

¡Ayayayayayayayay…! Medinaceli aspira incluso a colocar su pica en el Real Alcázar y servir el almuerzo del Pregón. En el diccionario de Carrero habría que incluir ya este catering de camareros de delantales rojigualdos que hicieron las delicias de la recepción de las cofradías. Si al final será verdad que el presidente Arenas había hecho grandes fichajes. Gloria de consejera esta consejera de gloria que ha resucitado el jamón. Y cuentan que había tanto jamón por bandeja que las lonchas iban más apretadas que los nazarenos del Gran Poder por Sierpes.

Marchena, en forma

El Fiscal | 1 de abril de 2010 a las 16:51

El Lunes Santo llegó a su casa a las cuatro de la madrugada tras presidir el paso de la Virgen de las Aguas como consejero delegado de Emasesa. El Martes Santo, a las 9:00 estaba en una reunión en la que se debatía el futuro de Emasesa. Y a las 16:00 ya estaba vestido de nazareno para ir de guardamanto de la Virgen de la Angustia, de los Estudiantes.

Los sms del Fiscal

El Fiscal | 1 de diciembre de 2009 a las 10:20

El día 24 a las 17.30: “Tarde histórica. Se han ido hace un rato. El apartamento está literalmente desalojado. Me pediste que te avisara y así lo hago”. A las 19:37: “Manuel del Valle, Manuel Marchena y Pepote han sido de los primeros en felicitar a García por su victoria electoral”. El 25 a las 20:52: “¿Dónde está Carmen Tello en el cartel?” El 26 a las 9:47: “En Santa Marta van a salir monaguillas”.

Cuarto y mitad de Trento en Emasesa

El Fiscal | 8 de octubre de 2009 a las 16:37

Que Sevilla es la reserva espiritual del Reino de ZP no ofrece ya ninguna duda. Aquí no han llegado nunca los ecos de las broncas entre la Moncloa y la Nunciatura. Sevilla sí que tiene un estatuto aparte en materia eclesiástica que ríanse ustedes del catalán. El PSOE de Felipe se llevaba estupendamente con la Iglesia gracias a los viajes que hacía a Madrid, ora en Talgo ora en AVE pero siempre con alta velocidad, el canónigo Manuel Benigno García Vázquez, al que cariñosa o maliciosamente le llamaban el capellán del partido. De hecho, García Vázquez casó a muchos de los hijos de los ya históricos dirigentes del puño y la rosa. ¿Cuántas veces no cruzó este cura sabio la verja de la Moncloa para asesorar a Felipe? Si hasta ejerció de API con clergyman para venderle San Telmo a la Junta y que la Presidencia tuviera una residencia propia de un parador de turismo de cinco estrellas. Felipe se fue, García Vázquez se murió, cierto dirigente socialista sevillano con más vidas políticas que un gato dijo en una cena privada aquello de que “al PSOE ya no lo conoce ni la madre que lo parió”, y llegó el nuevo orden con su kilo y medio bien despachado de reforma de la financiación y de leyes que provocaron y provocan grescas entre el Gobierno y la Conferencia Episcopal por muchos calditos que el presidente se tome con el nuncio de antes y con el recién llegado.

Pero aquí, definitivamente, llevamos otra velocidad. Lo nuestro sí que es distinto, sí que tiene un color especial, ole la gracia. Este septiembre cantó su primera misa en San Román el jovencísimo sacerdote Francisco Moreno, que no es precisamente de los que dan la plática con el micrófono de pinza en la estola, conectan el cd de Lenon en la comunión o permiten la lectura del textos de El Principito en las bodas. De eso nada. El Cura Curro parece sacado del catálogo que dicen que trae Asenjo debajo del brazo para su exhibición en plan vendedor ambulante al sector progre del clero local: “Así es como hay que vestirse. A ver si os enteráis, que los curas tienen que ir de curas”. Cuando Asenjo desenfunda el muestrario, aparece la foto del Cura Curro, que viste como eso, como un clérigo romano de toda la vida, con su sotana abotonada de arriba abajo y su cuello duro marcado con tiralíneas como Dios manda, listo para pasearse por el pequeño Vaticano que parece la ciudad de cuando en vez. Anoten los ingredientes de la jornada de marras: dos horas y media de ceremonia, cánticos y plegarias en latín, una veintena de presbíteros, liturgia antigua de paños de hojilla, casullas y albas de encajes costeados, alfombras suntuosas… Y tachín, tachín, en esto que el párroco Hiraldo anuncia por megafonía que al término de la ceremonia se ofrecerá una “suculenta recepción” en el patio porticado de Emasesa, la joya de la corona de las empresas municipales, la que controla férreamente el PSOE. Una sede con calificación de conjunto monumental formado por el antiguo Palacio de los Ponce de León y el convento de los Terceros, que hasta acogió hace unas décadas el colegio de los Escolapios, donde el padre del actual alcalde ejerció de profesor, como le gusta recordar a Monteseirín. Este baile de sotanas celebrado, como dirían los cursis, en sede municipal sí que es una lección de entendimiento y convivencia entre el poder laico y el religioso.

Emasesa da de beber al nazareno sediento de los barrios en Semana Santa, Emasesa engalana de flores el paso de su patrona, la Virgen de las Aguas, y Emasesa cede sus dependencias nobilísimas para el ad calorem de un misacantano que vuelve loco de alegría a los nostálgicos del antiguo rito, el del cura vuelto de espaldas y los latines entonados que ponen las emociones a la altura de la humareda del incienso por las bóvedas. Cuarto y mitad de Trento en adobo en Emasesa, aires de Roma andaluza en Escuelas Pías. ¡Quién lo diría! No faltó un peregil en el canapé posterior a la primera misa del Cura Curro: la nobleza apergaminada de La Algaba, pueblo donde ha ejercido de diácono el año previo a su pomposa ordenación; un rosario de cofrades de la Carretería y Los Servitas, que son las devociones del nuevo clérigo; el cáterin de una firma hostelera de Gerena, con bandejas de microalbóndigas incluidas y un surtido de helados de postre, decenas de regalos dispuestos en los peldaños de la artística escalera. Emasesa bien vale una misa. Anda que no. Aquí el PSOE no arregla sus cuitas con el alto clero con sosos calditos (que vaya aburrimiento el de aquella reunión entre ZP y aquel nuncio portugés, auténtico maestro en el arte de no decir nada que en cada comparecencia condenaba a sus oyentes a los brazos de Morfeo, zzzzzz…) sino con sus particulares papelones de pescao frito en forma de medallas de la ciudad en los pecherines de las vírgenes, reparto de subvenciones dentro del urbanismo morado, concejales presidiendo pasos o portando las imágenes en los traslados, restauraciones de templos y cesiones de casas palaciegas para misacantanos tridentinos. En Sevilla sí que pervive aquel espíritu de entendimiento de Felipe y García Vázquez. Ahora se entiende que al PP le dejaran fuera del consejo de administración de Emasesa. Los toricantanos, a la Maestranza. Los misacantanos, a la Emasesa de Manuel Marchena. ¿Es o no es Sevilla la reserva espiritual del Reino?

García Romero, el hombre clave

El Fiscal | 24 de febrero de 2008 a las 17:57

Antonio García RomeroTiene hechuras de San Jerónimo penitente. Su silencio vale su peso en oro. Es discreto hasta el final, pero el tiempo y los hechos han terminado por desbordar la situación.

El profesor Antonio García Romero, conocido cariñosa y popularmente por sus barbas, es el autor de las copias de Pasión y el Gran Poder. Jamás lo reconocerá. No insistan en preguntarle. Tuvo el inmenso privilegio de estar toda una noche con Pasión en las instalaciones del IAPH en 1995. Frente a frente García Romero con el Nazareno de Montañés. Los testigos de la escena tomaban café y charlaban mientras él se pringaba las manos de poliéster. Tuvo que terminar su tarea fuera de aquella sede. Y lo hizo. Un notario muy vinculado a la Hermandad del Amor levantó acta de la destrucción del molde.

Acabada la tarea, García Romero se fue. Se marchó en silencio. Y se quedó en silencio, tal como hizo bastantes años antes, en 1983, cuando ejecutó la copia del cuerpo del Gran Poder en la misma basílica, recomendado por Álvarez Duarte tras la indicación de los profesores Hernández Díaz y Bernales Ballesteros sobre la necesidad de hacer una réplica de seguridad. Sólo le dejan admitir que hizo una nueva cruz para el Gran Poder. Pero poco más. Qué ejemplo de sacrificio en la ciudad de las vanidades donde hay codazos por una foto. Qué rara avis.

La clase dirigente cofradiera hace como que no le conoce. No se acuerdan de él. Salvo sus compañeros. Álvarez Duarte habla maravillas de su forma de trabajar. Del respeto y del oficio de los que hace gala en los encargos. Sus trabajos quedan emparedados en una iglesia de escasa afluencia de público o escondidos en una cámara. Su obra más conocida en cuanto a réplicas de alta categoría es la del Giraldillo, que todos pueden admirar en la sede cultural de Cajasol, en la calle Laraña. De lo demás, ni una palabra por mucho que lo realizado se ajuste a la legalidad. Los Cruz Solís tuvieron una frase reveladora: “De todas las imágenes que hemos restaurado hemos aconsejado la realización de copias, menos de una”, que es el Cachorro.

García Romero tiene también una frase que lo dice todo, absolutamente todo:”Mi curriculum… Nunca lo he podido utilizar”.

Contestación sorda

La que le ha pegado el hermano mayor del Gran Poder al accionista mayoritario del Real Betis, el único en esta ciudad que ha osado criticar públicamente la decisión de llevarse al Señor durante las obras en la basílica al convento de Santa Rosalía en vez de a la Parroquia de San Lorenzo. Ruiz de Lopera denunció en enero lo siguiente: “El hermano mayor de la Soledad de San Lorenzo le ha ofrecido la iglesia entera al del Gran Poder para que los fieles no tengan que salir de San Lorenzo. Se lo llevan al convento y allí estaremos incómodos todos porque es peor para todos […] No viene a San Lorenzo porque no quiere el hermano mayor del Gran Poder”

Quien tenga oídos…

La verdad es que las palabras de Ruiz de Lopera provocaron cierto runrún. No es la primera vez que el mandatario verdiblanco es noticia en su cofradía. Enrique Esquivias las ha debido tener muy presentes al redactar su artículo a los hermanos en el último boletín, donde ha dejado el siguiente mensaje: “La hermandad, con todo lo que conlleva la sagrada imagen del Señor, necesita una iglesia casi con exclusividad si no quiere perder toda su actividad cultual. Y quien no entienda esta cuestión tan evidente habla desde la ignorancia o la lejanía”.

¡Escribanooooo!

Esta Madrugada será algo distinta para los costaleros de la Macarena. Antonio Escribano, el endocrino del Sevilla F.C., se encargará de la dieta de las cuadrillas antes, durante y después de la estación de penitencia. Entre las peculiaridades a tener en cuenta figura el agua que consumirán durante la carrera. Será de unas características especiales. Tal vez esta novedad sea el final de un grito clásico en cada arriá, faldón arriba, bocaná de aire calentito, hombres al suelo y alpargatas saliendo de los faldones. Réquiem por quella inconfundible llamada de: “¡Aguaoooooooo!” Este año puede que oigamos: “¡Escribanooooooo! ¡Echa agua a la trasera en el jarrillo que las papas al vapor y el arroz blanco me han dejado tres ranas croando en la barriga y no veas el concierto que hay aquí abajo! Qué hambre, mi arma, a ver si llegamos ya a la Encarnación y hay cruce de bocadillos por los bajantes porque a base de biomanán esto no hay quien lo aguante. Ay, qué penita”.

El pertiguero

Primer golpe. Reforma autorizada por el cabildo general. Santa Marta ha aprobado la instalación de un ascensor en la casa de hermandad. ¿Que por qué noticia? ¿Ustedes saben lo que cuesta poner de acuerdo a los vecinos de un bloque para poner un ascensor? Cuerda Retamero ha hecho historia logrando el acuerdo de la mayoría en una hermandad.
Segundo golpe. “Fiscal, tengo que decirte que molestó mucho a algunas personas tu comentario del pasado domingo sobre las fresas con nata y champán francés a los que invitaba José Salas en sus buenos tiempos”.
Tercer golpe. Acusamos recibo de la llamada de un baratillero anónimo: “Que la Junta de Andalucía no sepa que nuestro templo se llama Capilla de la Piedad puede tener perdón, ¡pero que la mismísima junta de gobierno cometa el mismo error en las papeletas de sitio es ya tremendo!” Y ciriales arriba. De Estambul al Museo. Manuel Marchena, vicepresidente de las empresas municipales, desembarca mañana en la cofradía del Lunes Santo. No se olvide que Emasesa está estrechamente vinculada a la Virgen de las Aguas.

El lagarto de la catedral:

Juan Ruiz está nuevamente henchido de gloria, Fiscal. Tenías que haber hablado con él el pasado domingo por la tarde, tras la función en honor del Señor, que este año presidió de forma extraordinaria Su Eminencia, más habitual de las funciones a la Virgen. ¡Qué contento estaba Juan!

Palabra de reptil metropolitano, palabra de lagarto de la Catedral.

Dar de beber al sediento

El Fiscal | 23 de febrero de 2008 a las 18:03

Este preclaro Fiscal ya lo había anunciado en su edición XXL dominical.

Marchena dejó las caracolas de la Cartuja habiendo estrenado el urbanismo morado para instalarse en la zona noble de Escuelas Pías, suntuosas escaleras y techos de madera noble, para seguir haciéndole guiños a la Sevilla Eterna. En esta ocasión se trata de una obra de misericordia. El vicepresidente de las empresas municipales instala puntos de avituallamiento de agua para los sufridos nazarenos de barrio.

A este paso, los canónigos le van a dar a Marchena la medalla Pro Ecclesia et Pontifice por reducir el consumo de agua y las botellas tiradas en el mismo Patio de los Naranjos.

Etiquetas: