Archivos para el tag ‘MONTESEIRÍN’

Capirotes y barretinas

El Fiscal | 10 de agosto de 2014 a las 5:00

7-10-2002 JOSE LUIS MONTERO PUYOL EN LA HDAD.
Diez años después de la Exposición Universal y a muy pocos de entrar en el boom inmobiliario, en esos años donde aparecieron emprendedores de debajo de las piedras y todo aquel que hacía un dinerito se permitía el lujo de invertir en el ladrillo. Monteseirín gobernaba la ciudad con el apoyo del Partido Andalucista, el mismo que nunca volverá a ser lo que fue, un matrimonio político que acabó por la intromisión de un tercero: el urbanismo bajo sospecha. Y la patronal andaluza vivía ya sus grandes años de esplendor, de captación de visitantes ilustres, de exhibición de poderes en los enganches de la Feria, parques móviles de alta cilindrada y viajes a Iberoamérica con un tramo de periodistas incluido para la promoción de la última ocurrencia propia de los que tienen dinero y no saben cómo gastarlo. Todo era tan real como los pies de barro que lo sustentaba. El ladrillo era el gran tótem. Y las cofradías, que nunca son ajenas a la sociedad del momento, sucumbieron a los cantos de sirena de aquellos años. Hubo un tesorero que subió el precio de los palcos y sillas de la carrera oficial un 10%, el mayor aumento de las tarifas que nunca se ha registrado. Nadie se quejó. Ni pío. Se nadaba en la abundancia. Ni siquiera el gobierno local discutió la subida.Tampoco la oposición cuando hubo de aprobarse el cuadro tarifario en el Pleno.

Promotores inmobiliarios de ascensos sociales meteóricos pagaron mantos bordados, trabajados en talleres donde cada vez que se hacía un reportaje gráfico para la prensa había que tener la cautela de no sacar en las fotos a los que no estaban dados de alta en la Seguridad Social, que eran la gran mayoría. Y hasta llegaron a hermanos mayores algunos que conocen ahora lo que es vivir a la sombra de lunes a domingo, después de haber dejado sin ahorros a unos desgraciados que creyeron que existen esos reyes magos que ofrecen duros a cambio de cuatro pesetas. Incautos y desgraciados.

El prestigio estaba claramente orillado por el dinero, el currículum de papel por el peso del ladrillo, el vaso duralex por la copa de cava y el tinto por cualquier carbónico de moda con muchas bilabiales en la pronunciación. En esta espiral se cargaban de trabajo los talleres de artesanos, subidos en la ola del último cateto que quería entrar en la Sevilla cofradiera a golpe de talonario, esos mismos talleres que ahora no se atreven a denunciar –más allá de charlas de café– que la austeridad impuesta por la autoridad eclesiástica los tiene literalmente ahogados. Se hacen todos juntos una foto por la mañana para poner altavoz a sus penurias y se rajan uno a uno por la tarde, temerosos de perder la última migaja. Los artesanos son a la Semana Santa lo que los reservados de los restaurantes a la política: los primeros en caer con el encorsetamiento económico de escaparate.
7-10-2002 JOSE LUIS MONTERO PUYOL EN LA HDAD.
En este cuerno de la abundancia en el que el pueblo tragaba alegremente con encarecimientos del 10% y a un cuarto de hora de que las cofradías comenzaran a recibir el maná de las subvenciones del urbanismo morado inventado por PSOE e IU (¿Derogamos el Concordato, chicos?), había tiempo y entusiasmo sobrado para agasajar a todo tipo de personajes. Si el alcalde Monteseirín se hizo presentar en una conferencia en Antares por Luis Portillo como emprendedor total, símbolo del éxito y ejemplo de hombre hecho a sí mismo, las cofradías desenrollaron la alfombra roja para agasajar a Jordi Pujol y a su esposa en San Julián (la Hiniesta apareció en Cataluña) y en Montserrat (hermandad fundada por comerciantes catalanes residentes en Sevilla), una visita en la que hubo codazos para estar cerca del Honorable. El político catalán estaba henchido de gloria (“Estoy de un mariano subido”), se descorchó cava en su honor y Marta Ferrusola se quedó con la flor hecha de seda que recibió de obsequio: “He sido un poco avariciosa, porque podía haberle ofrecido la flor a la Virgen, pero está muy bien hecha”. La avaricia, distinguida señora, es otra cosa que ya por aquel entonces residía en Andorra, en un chalé llamado Villa Codicia.

Todo el cofraderío dirigente quería una foto con Pujol y gestionó el acceso a los lugares de la visita por medio de ese amigo que por aquel entonces todo el mundo tenía en la estructura de la CEA, que manejaba los hilos de las visitas de los grandes políticos como la Real Maestranza se hace cargo de las visitas reales a Sevilla, una patronal convertida muchas veces en una cofradía laica, sin sagrados titulares, pero con múltiples conexiones con el santoral oficial cofradiero.

Las sillas de la carrera oficial siguen ahora igual de caras. A sus tarifas se repercuten aún los excesos del pasado y los micromangazos de quienes han llegado a los cargos cuando sólo quedaban los mendrugos mohosos del gran bollo y se salpican las migas en el Dustin para aparentar que han almorzado. Hoy nadie recuerda aquella tarde de codazos, flashes y cava regado, como nadie evoca que un verdadero bluf como Luis Portillo presentó en sociedad a todo un alcalde de Sevilla. Portillo pasó de la lista Forbes a abandonar su casoplón para refugiarse en un piso de Nervión tras la debacle bursátil que lo dejó como el gallo de Morón. Y Pujol no ha hecho más que empezar su particular vía crucis, despojado de honores, sin cirineo y sufriendo el silencio de quienes no se acuerdan que doblaron el espinazo para rendirse ante el hombre que subía las escaleras de la Moncloa con los bolsillos vacíos y salía con las alforjas repletas. La historia se repite en todos los órdenes. Los falsos dioses siempre caen, luzcan capirote o barretina. Quedan las fotos, los mantos bordados y, por supuesto, las sillas de la carrera oficial. Nadie conoce hoy a Pujol, ni tiene un amigo en la CEA, ni le pidió trabajo a Portillo, ni unos miles de euros a ese constructor de éxito para pagar la obra de la casa de hermandad a cambio de una bocina junto al paso de la Virgen. Aquí sólo cabe clamar lo que repetía aquel sabio escéptico de pueblo tanto ante una buena nueva como a una mala: “Ná es ná y tó es mentira”.
7-10-2002 JOSE LUIS MONTERO PUYOL EN LA HDAD.

La capillita Susana

El Fiscal | 1 de octubre de 2013 a las 19:41

SUSANA1
Se nos fue Griñán y, ay, no le pillamos ninguna fotografía cofradiera. Y eso que Griñán compartía con el presidente del Consejo de Hermandades, Carlos Bourrellier, que ninguno de los dos ha ganado unas elecciones. Griñán era presidente por la gracia de Valderas y Bourrellier por la de Asenjo. Y ya se sabe que hay veces que la gracia está allí mismo donde las avispas.
–¿Ha dicho obispo?
–A-vis-pa. He dicho a-vis-pa. A ver si afinamos el oído y nos limpiamos la mala baba, oiga usted.
A lo que íbamos. Se nos fue Griñán y no tuvimos la foto en clave morada. Con la de capillitas que hay en el PSOE. En el PSOE hay para formar una cofradía larga con sus parejas de tres en tres, como pancarteros con capirote. Celebérrima fue la portada de periódico del gran Manuel Fernández Floranes como costalero de San Esteban, metiendo riñones en la trabajadera, y aún se recuerdan sus presentaciones de pregoneros, sobre todo porque eran mucho mejores que los ladrillos posteriores. Al presidente Chaves lo vimos dar el primer golpe de gubia a la canastilla del paso del Cristo de las Aguas. Insuperable, sublime, emocionante. No se ha vuelto a dar un golpe de gubia con más garbo. A Alfonso Guerra lo sorprendimos viendo La Paz en la Puerta de Jerez, que ya es mal sitio para ver la Paz y la que se tercie, pero no nos vamos a poner exquisitos. Felipe nunca fue muy de cofradías, pero Borbolla bien podría ser el hermano mayor de la gran cofradía de capillitones socialistas. Borbolla sí que tiene y exhibe una triología personal.
–Soy del Betis, del PSOE y del Calvario.
Yde alguna más, Pepote, de alguna más… Pero guardaremos el secreto. Al Borbolla senador de 1979 le preguntó un periodista de Madrid por sus datos personales. Y apareció en la entrevista como “socialista y hermano del Calvario”. De hecho ha sido maniguetero por dos veces en su cofradía. Borbolla fue una mente preclara en la relación de las cofradías con la administración autonómica. Siendo presidente de la Junta (toma gerundio hispalense de placa) se restauró el manto de su Virgen de la Presentación y alguna subvención cayó para tal fin… Con los años apareció el IAPH restaurando casi de todo yel urbanismo morado de Monteseirín, el alcalde que se hartó de poner medallas de la ciudad en los pecherines de las vírgenes y que tuvo como delfín a Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, hermano de Los Caballos, y como cirineo a Manuel Marchena, socialista sin carnet que ha salido en varias presidencias de pasos.
Pero aunque el PSOE actual se haya tirado por estrategia al monte de zurrarle a la Iglesia, el nuevo tiempo andaluz sigue manteniendo unas buenas relaciones con las cofradías. Los llamados griñaninis no son ajenos al mundillo. Mario Jiménez, que da la prédica en el atril del partido en la calle San Vicente cada lunes, es nada menos que hermano del Silencio, la primitiva hermandad a la que el hoy vicesecretario general del PSOE andaluz y presidente del grupo parlamentario llegó hace unos años procedente de Huelva pidiendo, además, ser costalero de la Virgen. DonMario ha jurado defender el dogma concepcionista hasta derramar la última gota de sangre.
Ycomo el poema de Machado tras glosar las siete provincias, ahora toca decir aquello de… YSusana. La hoy presidenta de la Junta jamás ocultó su predilección por la Sevilla cofradiera en sus años de concejal, con exhibición de mando en plaza en la Plaza, con traje oscuro y sentada en el suntuoso sillón dorado y de mullido tapiz carmesí. Ytambién se le ha visto por el Arenal con la cara blanquecina como una sevillana más en la Madrugada de Viernes Santo, a las claras del día y tras el misterio de las Tres Caídas. Tras dejar de ser concejal, en el exilio de Madrid, se vestía de peregrina rociera en Triana, donde estaba de concejal Alberto Moriña, socialista de Montesión y de su círculo de íntimos. Moriña forma parte junto con Juan Carlos Cabrera y Miguel Bazaga del trío de capilla que se ha montado Juan Espadas (socialista de silla prestada en la carrera oficial) para cumplir en los actos de la Sevilla Eterna. Tan capillita sigue siendo Susana que no prometió, sino juró su cargo de presidenta en el gris consuegra de San Telmo. (El gris consuegra es como la tonalidad ala de mosca del ruán, pero más triste, más tiniebla, como una túnica gastada de las que llevan las primeras parejas de penitentes de Los Estudiantes). La verdad es que si hacen recuento, La Que Manda en el PSOE y gobierna en Andalucía per secula seculorum, siempre ha jurado todos sus cargos. Por más que se ha declarado legataria de Zapatero (ojú), a la hora de tomar posesión de un cargo siempre le han podido más sus orígenes. Susana jura, no promete. Susana jura porque todavía guarda las formas de función principal de instituto, la liturgia de medalla y beso a las imágenes. Susana jura que no promete. Otra cosa es que Susana te la tenga jurada, que no es lo mismo. ¿Verdad Alfonso? Ahí sí que puede venir su primer golpe de gubia…
SUSANA2

Los nuevos soltadores

El Fiscal | 26 de agosto de 2013 a las 12:14

Imagen billetes

El hermano francotirador es el prototipo de capilla que en los cabildos generales se coloca en la última fila y utiliza los ruegos y preguntas para el acoso y derribo de la junta de gobierno. Aquel día de cuaresma se levantó, pidió la palabra y utilizó ese encabezamiento del yo quisiera saber que es el algodón previo a la aguja, el arma cargada por ese diablo que anida en la cofradías, anda que no…
–Yo quisiera saber la razón por la que una de las maniguetas del paso de Cristo siempre se le concede a un hermano de Madrid… Dicho sea con todo el respeto para este hermano de Madrid.
Como ustedes se pueden imaginar, la alusión a la capital de España llevaba los cristales danzantes en la barriga moviéndose en alta velocidad. El hermano mayor se levantó, enmarcó su inigualable figura entre los dos candelabros de cera tiniebla que iluminaban el crucifijo y respondió con suavidad melíflua.
–Nuestro querido hermano de Madrid, al que alude usted de forma tan fraternal, es el que paga el monte de flores cada vez que la mayordomía se las ve y se las desea para hacer frente a los impagos de cuotas de numerosos hermanos a los que jamás, mientras yo sea hermano mayor, se les dará de baja. Qué menos que ser agradecidos con quien nos abre la puerta desde Madrid cada vez que lo llamamos. Estoy seguro de que a usted y a todos los presentes les gusta seguir contemplando al Señor con sus flores más representativas en el día más importante para la cofradía y sin menoscabo de nuestra pobre economía, lo que nos permite seguir dando prioridad a los fines de la bolsa de caridad.
La figura del hermano soltador, tan necesaria en las cofradías, quedaba así oficializada. El secreto a voces dejaba de ser secreto. Adiós al morbo. El francotirador se fue con el rabo entre las piernas tras creer que iba a poner en un serio aprieto a la mesa. Ni de lejos.
Este agosto han vuelto los fracotiradores. Pero ya no hacen falta los ruesgos y preguntas, sino las redes sociales. Los tiros en esta ocasión han ido contra una emisora de televisión local de capital privado que ha ofrecido en directo la procesión de la Asunción de Cantillana, celebrada en la tarde del pasado 15 de agosto. Han aplicado una suerte de yo quisiera saber la razón por la que dan ustedes la Asunción de Cantillana y no la Virgen de los Reyes de la capital, que es la Patrona de Sevilla y su Archidiócesis. Cabría recordar que la procesión de la Patrona sólo se ha ofrecido en directo en una ocasión, lo hizo Telemonteseirín con Antonio Silva de director, que fue el periodista que rompió moldes en estas lides. Ytambién hay que recordar que ninguna de las demás emisoras de televisión privadas de la ciudad han dado este año la salida de la Virgen de los Reyes en directo. Ni siquiera Marujavisión, perdón Mariavisión. La tradición es ofrecer la procesión en diferido por la tarde. La clave en este asunto radica en que este agosto ha aparecido una nueva forma de soltador. O de soltadores, mejor dicho. Ojo al proceso. Hasta ahora los soltadores pagaban las flores, el dorado del paso, la nueva candelería (con el nombre de la familia donante en el candelero de plata), los hachones del Señor o hasta las ropas de los acólitos. Pero los nuevos soltadores pagan ahora la retransmisión en directo de la procesión de la Virgen. La hermandad que desee que su procesión sea vista urbi et orbi ya sabe que tiene que reunir a unos cuantos empresarios de gran devoción por la Virgen y alcanzar un acuerdo con una emisora. El precedente está servido. En plena crisis, con los medios de comunicación cruzando la travesía del desierto de un agosto sin publicidad, hay quien le ha sacado partido de forma original al mes más difícil del año. ¿Cuántas hermandades hay en la provincia? A ver, a ver… Más de 600. Cabe esperar que la retransmisión de la Asunción de Cantillana, de más de tres horas de duración, no se quede como un hecho aislado. Los soltadores siempre han existido. Nuevos tiempos, nuevos soltadores.

La multiplicación de las sillas

El Fiscal | 17 de febrero de 2011 a las 9:07

parasol_sillas

El alcalde juega con ventaja. Con una gran ventaja. Sabe que esta ciudad es novelera como pocas. Si coloca 200 sillas en las setas de la Encarnación habrá tortas para ver pasar las quince cofradías que cruzan por la muy remodelada plaza si el tiempo no lo impide y las juntas de gobierno lo permiten, porque la Mortaja ya ha comunicado que coge por otro itinerario para evitar una estampa tan horrenda como impactante.

Pero para estampa buena la que persigue hábilmente Monteseirín: la imagen de 200 tíos sentados en el Parasol viendo el misterio de la Cena el Domingo de Ramos sería insuperable. Una instantánea que para él simbolizaría la integración del adefesio de Jürgen Mayer en la Sevilla Eterna. El alcalde, oh casualidad, anda estos días anunciando que colocará cientos de sillas fuera de la carrera oficial. IU regala medallas a los rocieros a la vez que patrocina conciertos de grupos que atacan a la Iglesia. Y los socialistas multiplican las sillas como en un milagro para acomodar a los minusválidos y a los clientes de los hoteles. Sillas en la calle San Pablo, en la Puerta de Jerez, en el Tiro de Línea, en el Polígono, en las setas de la Encarnación. ¡Se sienten, coñ…! Todo el mundo a sentarse.

Sólo nos falta ofertar triclínios y un ambiente chill out para soportar la espera de las cofradías de cortejos más insufriblemente largos. ¿Pero no íbamos a inaugurar en la Nave del Barranco un centro de interpretación para que el turista de agosto disfrutara de una bulla virtual para aprender cómo se vive la Semana Santa a pie de calle? Va a ser que no. Ahora las agencias de viaje incluirán en el paquete de cuatro días y tres noches una butaca en el Parasol y un tendido de sombra en la Maestranza el Domingo de Resurrección. Ya no enseñamos la bulla con sus codos de pico, sus movimientos de marea, su cartera voladora, su fila que se organiza espontáneamente como sólo saben los sevillanos y bla, bla, bla.

Alfredo, ese hombre, es tan magnánimo que quiere evitarnos el maravilloso dolor de pies tras horas de pateo por la ciudad y la experiencia de pegarte ese baño de saltratos mientras sigues por la radio la entrada de la última cofradía de barrio. De la espontaneidad a las sillas de la carrera oficial apócrifa. De la bulla natural al hierático Parasol. Si Dios está en los pucheros, por qué no esperarlo en las setas. Pero sentados. Gracias, alcalde.

El humo

El Fiscal | 22 de febrero de 2010 a las 17:00

Por el humo se sabe dónde está el fuego y el gobierno de turno intentando despitar a la opinión pública para que no fije su atención en temas espinosos. Qué curioso que cada vez el mundo de las cofradías asimila más y más modos propios de la política. Cuando el Gobierno Aznar concedió una lluvia de millones a la Macarena, el gobierno de Monteseirín soltó al día siguiente que apostaba por ampliar la carrera oficial por la Puerta del Príncipe. Los políticos eran, hasta ahora, los que jugaban sus cartas, tratando de colocar la luz del foco allí donde interesaba a sus estrategias. Pero ahora es el Consejo el que intenta vender una moto en forma de carrera oficial por la Magdalena. ¿Pero no había que respetar el tiempo litúrgico de la cuaresma para reflexionar? Eso se decía con alguna polémicas periodísticas de años atrás. ¡Ahí va, pero si no son políticos! ¡Es el mismísimo poder cofradiero! ¡Al suelo que vienen los nuestros!

Etiquetas: , ,

Cuarto y mitad de Trento en Emasesa

El Fiscal | 8 de octubre de 2009 a las 16:37

Que Sevilla es la reserva espiritual del Reino de ZP no ofrece ya ninguna duda. Aquí no han llegado nunca los ecos de las broncas entre la Moncloa y la Nunciatura. Sevilla sí que tiene un estatuto aparte en materia eclesiástica que ríanse ustedes del catalán. El PSOE de Felipe se llevaba estupendamente con la Iglesia gracias a los viajes que hacía a Madrid, ora en Talgo ora en AVE pero siempre con alta velocidad, el canónigo Manuel Benigno García Vázquez, al que cariñosa o maliciosamente le llamaban el capellán del partido. De hecho, García Vázquez casó a muchos de los hijos de los ya históricos dirigentes del puño y la rosa. ¿Cuántas veces no cruzó este cura sabio la verja de la Moncloa para asesorar a Felipe? Si hasta ejerció de API con clergyman para venderle San Telmo a la Junta y que la Presidencia tuviera una residencia propia de un parador de turismo de cinco estrellas. Felipe se fue, García Vázquez se murió, cierto dirigente socialista sevillano con más vidas políticas que un gato dijo en una cena privada aquello de que “al PSOE ya no lo conoce ni la madre que lo parió”, y llegó el nuevo orden con su kilo y medio bien despachado de reforma de la financiación y de leyes que provocaron y provocan grescas entre el Gobierno y la Conferencia Episcopal por muchos calditos que el presidente se tome con el nuncio de antes y con el recién llegado.

Pero aquí, definitivamente, llevamos otra velocidad. Lo nuestro sí que es distinto, sí que tiene un color especial, ole la gracia. Este septiembre cantó su primera misa en San Román el jovencísimo sacerdote Francisco Moreno, que no es precisamente de los que dan la plática con el micrófono de pinza en la estola, conectan el cd de Lenon en la comunión o permiten la lectura del textos de El Principito en las bodas. De eso nada. El Cura Curro parece sacado del catálogo que dicen que trae Asenjo debajo del brazo para su exhibición en plan vendedor ambulante al sector progre del clero local: “Así es como hay que vestirse. A ver si os enteráis, que los curas tienen que ir de curas”. Cuando Asenjo desenfunda el muestrario, aparece la foto del Cura Curro, que viste como eso, como un clérigo romano de toda la vida, con su sotana abotonada de arriba abajo y su cuello duro marcado con tiralíneas como Dios manda, listo para pasearse por el pequeño Vaticano que parece la ciudad de cuando en vez. Anoten los ingredientes de la jornada de marras: dos horas y media de ceremonia, cánticos y plegarias en latín, una veintena de presbíteros, liturgia antigua de paños de hojilla, casullas y albas de encajes costeados, alfombras suntuosas… Y tachín, tachín, en esto que el párroco Hiraldo anuncia por megafonía que al término de la ceremonia se ofrecerá una “suculenta recepción” en el patio porticado de Emasesa, la joya de la corona de las empresas municipales, la que controla férreamente el PSOE. Una sede con calificación de conjunto monumental formado por el antiguo Palacio de los Ponce de León y el convento de los Terceros, que hasta acogió hace unas décadas el colegio de los Escolapios, donde el padre del actual alcalde ejerció de profesor, como le gusta recordar a Monteseirín. Este baile de sotanas celebrado, como dirían los cursis, en sede municipal sí que es una lección de entendimiento y convivencia entre el poder laico y el religioso.

Emasesa da de beber al nazareno sediento de los barrios en Semana Santa, Emasesa engalana de flores el paso de su patrona, la Virgen de las Aguas, y Emasesa cede sus dependencias nobilísimas para el ad calorem de un misacantano que vuelve loco de alegría a los nostálgicos del antiguo rito, el del cura vuelto de espaldas y los latines entonados que ponen las emociones a la altura de la humareda del incienso por las bóvedas. Cuarto y mitad de Trento en adobo en Emasesa, aires de Roma andaluza en Escuelas Pías. ¡Quién lo diría! No faltó un peregil en el canapé posterior a la primera misa del Cura Curro: la nobleza apergaminada de La Algaba, pueblo donde ha ejercido de diácono el año previo a su pomposa ordenación; un rosario de cofrades de la Carretería y Los Servitas, que son las devociones del nuevo clérigo; el cáterin de una firma hostelera de Gerena, con bandejas de microalbóndigas incluidas y un surtido de helados de postre, decenas de regalos dispuestos en los peldaños de la artística escalera. Emasesa bien vale una misa. Anda que no. Aquí el PSOE no arregla sus cuitas con el alto clero con sosos calditos (que vaya aburrimiento el de aquella reunión entre ZP y aquel nuncio portugés, auténtico maestro en el arte de no decir nada que en cada comparecencia condenaba a sus oyentes a los brazos de Morfeo, zzzzzz…) sino con sus particulares papelones de pescao frito en forma de medallas de la ciudad en los pecherines de las vírgenes, reparto de subvenciones dentro del urbanismo morado, concejales presidiendo pasos o portando las imágenes en los traslados, restauraciones de templos y cesiones de casas palaciegas para misacantanos tridentinos. En Sevilla sí que pervive aquel espíritu de entendimiento de Felipe y García Vázquez. Ahora se entiende que al PP le dejaran fuera del consejo de administración de Emasesa. Los toricantanos, a la Maestranza. Los misacantanos, a la Emasesa de Manuel Marchena. ¿Es o no es Sevilla la reserva espiritual del Reino?

Procesión de la Virgen de los Reyes

El Fiscal | 18 de agosto de 2009 a las 13:07

Lo mejor
Sin duda, las devotas que estaban en la Puerta de los Palos a las 23:15 horas del viernes. Los asistentes al concierto de vísperas que organiza la Delegación de Fiestas Mayores no daban crédito a la conclusión del recital. ¡Ya había señoras con sus sillas en la plaza cuando aún faltaban nueve horas para la salida del paso!

Lo peor
Las vallas del recorrido, que aportan frialdad a la procesión. Las escasas sillas que ha dispuesto el Cabildo Catedral durante los días de la novena, una falta de previsión que obliga a poner un cero a los rectores del templo metropolitano. Y el exceso de celo de los agentes de la Policía Nacional al impedir el acceso de los fotógrafos profesionales a la Catedral una vez concluida la procesión. Faustino Valdés, subdelegado del Gobierno, debería tirar de su notable experiencia en el Cecop para explicarle a algunos de los agentes cómo debe procederse en días como los de ayer.

Verídico
Una señora situada tras una valla de la Avenida ve llegar al alcalde y exclama: “¡Pues no está tan gordo como parece en televisión! Otra señora grita: “¡A ver si te paseas más por el centro!” Una asesora de Monteseirín, Pilar Vargas, se acerca para atender sus inquietudes. Se llevó una sorpresa cuando la ciudadana anónima le explicó que no se estaba metiendo con el alcalde, sino con Zoido, líder del PP municipal, al que demandaba que no visitara tantos barrios y que le prestara más atención al casco antiguo.

Un despertador
El que hay que regalarle urgentemente a la delegada de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto-Castro, que se incorporó a la celebración cuando la Corporación municipal bajo mazas llegaba al Patio de los Naranjos. En el PP recordaron de inmediato que ya le ocurrió algo similar en el Corpus de 2008.

Ausencias comentadas
Las de los concejales del PP, Beltrán Pérez y Evelia Rincón, que no asistieron al pontifical posterior. En el PSOE se apresuraron en hacerlo notar para reducir los efectos de la demora matutina de la edil de Fiestas Mayores.

Los sms del Fiscal
Recibido el día 11 a las 19:41: “Fiscal, Jerez está de luto. El gran cofrade y cronista de la ciudad en Diario de Jerez, Manuel Liaño, ha fallecido”. Ayer a las 7:56: “Hay diez concejales del PP por cuatro del PSOE”. A las 8:38: “Hay tres generaciones de la familia Moeckel viendo la Virgen”. A las 8: 39: “Fiscal, si quieres desayunar picatostes, te esperamos en el Aero. Un abrazo”.

Evolución
Es curioso. El cortejo de la procesión más corta del calendario nunca se ha caracterizado por ser muy extenso. Más bien al contrario. Ayer se pudo apreciar un crecimiento considerable de las parejas con cirios, sobre todo en la representación de la Asociación de Fieles de la Virgen de los Reyes. La participación es siempre saludable, pero ojo… El 15 de agosto mimetiza a la Semana Santa en las sillitas plegables… ¿Y al Corpus en el aumento de trajes oscuros?

Muy recomendable
Hoy comienza la octava en honor de la Virgen en la Capilla Real, un culto reservado a los pata negra de la devoción de la Patrona, amantes del agosto de la Virgen que arranca el 4 de agosto con el primer besamanos y concluye el 22 con la apertura de la urna de San Fernando. Si tienen oportunidad, no se priven de participar en alguno de estos cultos posteriores al día 15.

Felicitación… y guasa
El cardenal reconoció la labor del predicador de la novena, el muy reputado y afable Fray Juan Dobado. El prelado se refirió a él como Juan Doblado. De entre el público se oyó rápidamente: “Doblado debe de estar verdaderamente el fraile después de haber dado nueve sermones consecutivos con la caló que ha hecho”. ¡Vaya tela!

Palio de tumbilla
Primer varal. José Luis Sáez, presidente de la Federación Española de Baloncesto, estuvo esta semana en una tertulia en la costa gaditana en la que estaban presentes varios hermanos mayores. El alto mandatario deportivo se quejó de que aún no se haya nombrado pregonero de la Semana Santa al cardenal Amigo.
Segundo varal. Andrés Martín, consejero de Gloria, no faltó a la cita con la Patrona. No se puede decir lo mismo de algunos compañeros de sección.
Tercer varal. Hemos echado en falta el traje rosa chicle de Carmen Tovar. La representación de la Diputación Provincial ya no es la misma.
Y cuarto varal. Agosto feliz. Hay que darle la enhorabuena con color azul baratillo a José Luis Cantalapiedra, delegado de penitencia, que se ha estrenado como abuelo de un niña que se llamará Blanca.

¿Quién será el autor de esta fotografía?

El Fiscal | 24 de junio de 2009 a las 11:51

Conocemos sobradamente cuán aburrida es la Semana Santa de la oficialidad, pero ignorábamos cómo es la Semana Santa vista directamente desde las entrañas de esa misma oficialidad. Ahí tienen a los nazarenos del Tiro de Línea captados por la cámara del teléfono móvil del mismísimo alcalde de Sevilla. Monteseirín derrocha megapixeles con su cofradía predilecta. Y para que nadie dude de la autoría de la instantánea, vean el detalle del bastón de mando y los dos policías locales de gala de espaldas. Este alcalde se parece cada vez más a Perico, el de Huelva, que empezó haciendo fotos…

Una de medalleo

El Fiscal | 7 de junio de 2009 a las 13:30

Monteseirín está en un aprieto cofradiero. El hermano mayor de la Esperanza de Triana, Adolfo Vela, le ha solicitado verbalmente que se le reconozca la categoría de medalla de la ciudad a la réplica que se le impuso en su día a la Virgen. Recuérdese que las medallas de la inmensa mayoría de las vírgenes son eso, réplicas de la concedida al Consejo de Cofradías. La Virgen de los Reyes y la Macarena tienen la medalla propiamente dicha. Y al Gran Poder se la impuso en 1995 en la basílica el entonces alcalde Alejandro Rojas-Marcos, después de que cuatro gotas matinales frustraran la ceremonia vespertina prevista en la plaza de San Francisco. En la Esperanza están ilusionados con que con motivo del XXV aniversario de la coronación se les reconozca categoría de medalla principal a aquella concesión. Monteseirín se ilusionó enormemente con tal posibilidad, pero después ha debido meditar, porque se le vendría encima un aluvión de peticiones similares. Ese reconocimiento tendría que pasar por la aprobación del Pleno. ¿Qué votarían los socios de gobierno de IU-CA? Para colmo, próximamente se aprobará la concesión de la réplica a la Virgen de la Caridad del Baratillo. ¿Cómo se tomarían en la cofradía del Arenal que el mismo año se reconociera la categoría de principal a la medalla de la Esperanza? “Uf, uf…Demasiado jaleo”, ha debido pensar el alcalde.

Un alcalde arrimado al ‘clergyman’

El Fiscal | 7 de junio de 2009 a las 13:27

Ay, la de cosas que el veterano canónigo Antonio Hiraldo, ex secretario general del Arzobispado, podría enseñarle a este alcalde sobre cómo afrontar períodos de zozobra. Tal vez por eso Monteseirín se arrimó a don Antonio el miércoles en San Román. Hiraldo sabe mucho de navegar a contracorriente, de mover montañas a base de mucha fe y poco dinero, de pasar de organizar visitas papales a encontrarse al frente de dos templos a puntito de venirse abajo. Hiraldo, el cura que le quita el sueño al mismísimo cardenal…