Archivos para el tag ‘Pasión’

Los 80 años del Padre Polo, la última sotana de Sevilla

El Fiscal | 6 de abril de 2016 a las 5:00

28.07.00 IGLESIA DEL SALVADOR NECESITA RESTAURACIÓN FOTO JAIME MARTINEZ
Qué bonito detalle tuvo la Hermandad de Pasión esta semana al felicitar públicamente en las redes sociales al padre Polo por su cumpleaños. Don José Polo es la última sotana de Sevilla, una afirmación que le provoca alguna risa. Sacerdote entrañable y muy querido en la feligresía del Salvador, es de los curas que manda rezar el Padrenuestro por segunda vez si aprecia que se ha orado con desgana. Está acostumbrado a que le hagan fotos por la calle, pues las nuevas generaciones se sorprenden de una estética muy habitual en Roma y muy en desuso en Sevilla.

San Lorenzo: ¿Una puerta a la buena fe?

El Fiscal | 9 de noviembre de 2014 a las 5:00

sanlorenzo1
Cuando uno es propietario de una casa, lo normal es que tenga la llave que da acceso a ella. Y que para alcanzar ese acceso no tenga que pedir permiso a nadie, ni molestar a nadie, ni depender de nadie. Uno entra en su propiedad cuando lo estima oportuno. Así de simple. O no, que diría Rajoy. La Hermandad de la Quinta Angustia goza de una preciosa puerta que comunica directamente su capilla con la calle San Pablo. No suele hacer uso de ella, pero la puerta está como un signo de dominio. La hermandad, si quiere, no depende del párroco de la Magdalena. La Hermandad de Pasión tiene acceso propio a la capilla sacramental desde el Patio de los Naranjos. No depende del rector del Salvador. Hasta los capellanes reales tienen acceso directo a la Capilla Real por el atrio de la Puerta de las Campanillas. No dependen del deán del Cabildo Catedral. Curiosamente, mire usted por donde, esta puerta ya existía históricamente, pero fue cegada y se reabrió en el año 2000 con la bendición de la Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía, que es el organismo que tutela la conservación del conjunto histórico declarado de la ciudad, en especial de los inmuebles catalogados como Bien de Interés Cultural (2010).
Las puertas tienen llaves. Y las llaves son el símbolo de la propiedad. Esta reflexión viene a cuenta del mangazo que sufrió la Hermandad del Gran Poder en el año 2009, cuando alguien muy ladino acudió al Registro de la Propiedad e inmatriculó la Parroquia de San Lorenzo al 100% en favor del Arzobispado de Sevilla, produciéndose un atropello palmario de los muy acreditados derechos de propiedad de la hermandad sobre la capilla donde recibió culto el Señor durante casi tres siglos.
La junta de gobierno negocia ahora una solución con la autoridad eclesiástica, al menos eso ha reconocido en las páginas de este periódico. La solución verdadera, la fetén, la de oro, la auténtica, no es otra que aquella que recoja que la Hermandad del Gran Poder es propietaria del coeficiente correspondiente del templo, expresado en el debido porcentaje. Y para eso la corporación cuenta siempre con suficientes vías de carácter reivindicatorio. La Quinta Angustia ya sufrió un atropello similar, su cabildo general autorizó a poner un pleito si era necesario, pero el Arzobispado accedió a inscribir una nota aclaratoria a la propiedad por la que se reconoce el uso perpetuo de la capilla en favor de la cofradía, aunque –ojo– no reconoce la propiedad en los mismos términos que sí lo hace, en cambio, a la hora de fijar quién es el verdadero propietario del templo parroquial: la Diócesis. En el caso de Pasión, como ya avanzamos en esta página, las cosas sí se han hecho de acuerdo con la fórmula idónea.
Mucho nos tememos que el Gran Poder lo tiene difícil para que la autoridad acceda a dar marcha atrás y establecer las propiedades en porcentajes de Bollullos: a cada uno lo suyo. El mangazo se ha consumado. Lleva cinco años efectuado sin que nadie se enterara hasta que lo publicó este periódico. Sigamos con el criterio de Bollullos y digamos que la junta de gobierno de entonces fue, cuando menos, negligente, al igual que alguien en el Arzobispado fue, cuando menos, deliberadamente taimado…
Por eso, tal vez sea bueno que si verdaderamente hay un buen clima de entendimiento entre las partes actuales, se aproveche para que, al menos, la hermandad cuente con un acceso directo a la capilla por la calle Eslava. Eso sí que sería un gesto de buena voluntad por parte de la autoridad eclesiástica, que sabe perfectamente que esa capilla es del Gran Poder, pues de hecho la hermandad la tiene arrendada por un precio simbólico a la Hermandad del Dulce Nombre. La otra solución es la de ir al pleito, como efectivamente amagó la Quinta Angustia en su momento con todo tino. Pero en el Gran Poder no debe haber mucho ánimo de enfrentarse jurídicamente de nuevo al Arzobispado como ya ocurrió a cuenta de otro atropello, cuando las últimas normas diocesanas decretaron que las hermandades son asociaciones públicas de fieles de la Iglesia, con la consiguiente pérdida de autonomía. Eminentes juristas siguen defendiendo hoy que la gran mayoría de las hermandades son privadas, erigidas por los propios fieles y no a iniciativa de la jerarquía eclesiástica. Aquel pleito perdido parece que puede pesar aún mucho en el ambiente, al margen de otras consideraciones. Ni que decir tiene que otras posibles soluciones como el condominio o servidumbres de cualquier tipo serían sucedáneos, placebos, que pueden hasta generar más problemas que beneficios. O se es propietario o no se es. O puerta grande o enfermería.
Alguien tendrá que explicar en algún momento por qué se perdió una capilla que es todo un símbolo y de qué manera se perdió. Alguien tendrá que explicar llegado el caso por qué, una vez trascendido el mangazo por vez primera en las páginas de este periódico, no se lucha con toda legitimidad y libertad para que se reconozca a su verdadero propietario. Alguien tendrá que explicar su negligencia y alguien tendrá que explicar su voracidad acaparadora. Si al menos se abriera esa puerta… Podría ser el inicio de una futura reconquista. Sería una puerta que se abre, en todos los sentidos. Y sería una prueba de buena fe por parte del Arzobispado.
Esquina de la Calle Eslava con el Gran Poder

El buen ejemplo del Salvador

El Fiscal | 22 de septiembre de 2014 a las 13:17

Foto salvador
JAVIER Criado, hermano mayor de Pasión, sorprendió hace pocos días en una rueda de prensa proclamando al vicario general, Teodoro León, como uno de los hombres más importantes de la historia de la Archicofradía. Tamaña generosidad de Criado, hombre de luces largas y que usa hilo fino en cada puntada, estaba más que justificada. ¿Por qué? Porque el Arzobispado se ha portado con Pasión con una diligencia que no se ha tenido con hermandades como el Gran Poder. No es por comparar, mire usté, pero las cosas son lo que son y no lo que las partes quieren que sea. A la hora de inmatricular la iglesia del Salvador en el Registro de la Propiedad, los servicios jurídicos del Arzobispado se han cuidado muy mucho de hacer constar que la capilla sacramental y las dependencias de la hermandad de Pasión son, efectivamente, de la cofradía. Se han respetado sus derechos históricos, se ha puesto negro sobre blanco lo que todos sabíamos. Nadie discute que el templo es de titularidad eclesiástica. Es lógico que la Iglesia quiera gozar de las garantías jurídicas que concede la publicidad registral, máxime teniendo en cuenta que la ley que permite a la Iglesia la inmatriculacón exprés tiene los días contados y, por lo tanto, dentro de poco tiempo será más complicado inscribir los bienes en el Registro.
El Salvador ha sido incrito sin atropello de ningún derecho, oyendo a las partes y buscando la fórmula más satisfactoria, aunque ya hay quienes desde el punto de vista jurídico discuten la solución empleada. Doctores tiene la Iglesia, como los tiene el Derecho. A manojos, oiga.
Con la Magdalena no se hizo bien. El Arzobispado se apropio del 100% del templo. La Quinta Angustia puso el grito en el cielo, amagó con un pleito (una medida avalada por el cabildo general) y se tuvo que aplicar una suerte de marcha atrás para reconocerle a la cofradía sus derechos sobre la capilla. Cabe también aquí recordar que no han faltado juristas sorprendidos por la fórmula buscada para contentar a la hermandad. Pero también hay que reseñar que al final reinó la paz, se evitaron denuncias que sólo hubieran tensionado el ambiente y todo se hizo con la mayor discreción, hasta que trascendió en las páginas de este periódico. En el caso de la Quinta Angustia hay que reconocer que en la hermandad estuvieron rápidos y espabilados. Y consiguieron lo que parecía imposible.
¿Por qué entonces se le ha quitado al Gran Poder la capilla de San Lorenzo? Cada día se entiende menos que nadie del Arzobispado se preguntara en 2009 –fecha de la inmatriculación– por los posibles de derechos de propiedad de las capillas de la parroquia. Igual que extraña que nadie de la hermandad tuviera conocimiento del proceso puesto en marcha por el Arzobispado. Han pasado cuatro años del mangazo de capilla (repetimos:las cosas son lo que son y no lo que las partes quieren que sean) y la solución se intuye difícil. Dar marcha atrás tanto tiempo después resulta difícil para algunos, muy complicado. Dicen que desde el punto de vista jurídico sería complejo poner un parche (los focos están activados, no como con la Magdalena, donde el secretismo facilitó la enmienda). Y apuntan a que todo puede acabar en un pleito que nadie desea. ¿Cómo se le explica a los hermanos en un cabildo general que te has quedado sin una capilla histórica, en la que el Señor recibió culto nada menos que tres siglos, de la que se tienen papeles y que es todo un símbolo?
Y aún hay más. Está al caer la inmatriculación de la Parroquia de San Bernardo. Y se puede dar por hecho que el Arzobispado respetará las propiedades de la cofradía sin mayores problemas. El caso de San Lorenzo sigue chocando más en función de estos nuevos expedientes que se van conociendo. Sólo está claro que alguién pegó el mangazo de capilla (¿Involuntario o aposta?) y que alguien no estuvo diligente. O en el Arzobispado rectifican (ojú) o las pintan feas. Esa capilla es del Gran Poder, pertenece al Gran Poder y se debe inscribir a nombre del Gran Poder. Algunos tendrán que dar explicaciones más pronto que tarde. Criado lo ha bordado.

Pasión prepara su Magna

El Fiscal | 15 de septiembre de 2014 a las 17:55

foto ruesga bono
AQUELLA noche de Viernes de Dolores, tras el traslado de la Virgen de la Soledad, obligamos al experto en Arte a mojarse por mucho que el agua case mal con los asuntos del incienso. Dejada aparte la fuerza devocional, orillada la unción sagrada si eso es posible y asumido el riesgo de que alguien nos acuse de musealizar o cosificar por unos instantes la fiesta más hermosa de la ciudad: ¿Qué imágenes pueden ser expuestas muy lejos de Sevilla por reunir un alto valor histórico-artístico y por tener capacidad de representar la Semana Santa? “No más de cinco”, fue la respuesta tajante. ¿Y cuáles? “En crucificados, la Buena Muerte de la Universidad y el Cachorro. En dolorosas, la Estrella y la Victoria. Yde Nazarenos, sin lugar a dudas, el de Pasión. Me pides un diagnóstico estrictamente profesional, pues ya lo tienes”.
Pasión cumplirá en 2015 nada menos que 400 años. Y en esa efemérides hay mucho más que la conmemoración de la ejecución de una talla. La hermandad, con una evidente altura de miras, quiere capitalizar el Siglo de Oro, usar ese aniversario como aldabonazo para reivindicar todo lo que supuso el XVIIno ya para las hermandades, sino para la ciudad, en lo brillante y en lo terrible, que de todo hubo. Esto no puede ser una efemérides del más de lo mismo: cartelito, pregoncito y tachiro-tachiro.
Pasión asume un reto muy difícil, encargado al escritor Francisco Robles, que hará las funciones de comisario de la muestra y de coordinador de todas las comisiones. El objetivo es eso que los políticos de hoy llaman hacer ciudad, pero haciéndolo a través de una cofradía, que sería lo que los tontos del márketing denominan hoy una marca. Yla marca Pasión es en la Sevilla cofradiera de un prestigio y una exquisitez a prueba de frikis.
Ni más ni menos que una gran exposición probablemente en el Sagrario de la Catedral.Y un ciclo de conferencias y actos culturales en el Patio de los Naranjos del Salvador. En esa gran muestra no podrán faltar la imagen del Señor (ya tienen los bajos de miras el traslado soñado, pero en andas), el Cristo de la Clemencia (que estuvo en el Pabellón de la Santa Sede en 1992), el Niño Jesús y La Cieguecita (que mucho cofraderío sigue pensando que es la que sale en el Corpus). Y a partir de ahí, sueñen con piezas de Montañés desconocidas por el gran público que andan por los conventos de Sevilla; con recitales de poesía de la época, con conciertos de música, con conferencias sobre la gran peste que dejó la ciudad con un cuarto de entrada y hasta con platos que se comían en aquellos años (veo a Enrique Becerra y Pedro Sánchez Cuerda buscando recetas en los legajos).
Pasión prepara su Magna, convencida de que a través de su Nazareno se puede evocar una ciudad en la que convivieron el mejor pintor (Velázquez), el mejor imaginero (Montañés) y el mejor escritor (Cervantes). Que lo vaya a hacer una hermandad engrandece a las cofradías y calla las bocas del progrerío de escaparate. Pasión representa la Semana Santa, representa la mejor versión de la ciudad y tiene capacidad para simbolizar un gran siglo.

El Rey y las cofradías

El Fiscal | 11 de junio de 2014 a las 5:00

Rey2
La cofradía del Rey de España es Pasión. En su cripta están enterrados sus abuelos maternos. Yal Señor de Pasión acudió periódicamente Doña María de las Mercedes como lo hizo la Infanta Elena recién casada en 1995. Si hay una cofradía ligada a la realeza es Pasión. Después, las Cigarreras, cuyo paso de palio presidió Alfonso XIII. El Santo Entierro, que lo tiene como hermano mayor. Y el Baratillo, que logró en 2002 que Don Juan Carlos aceptara el título de hermano mayor honorario, unas gestiones iniciadas nada menos que en 1969. No se olvide que los entonces Príncipes de España contemplaron la entrada de la cofradía desde un balcón de la calle Adriano en la Semana Santa de 1963. O la Quinta Angustia, que también lo tiene con altos honores. Ytantas y tantas más…
Rey1
La última visita de los Reyes en Semana Santa fue en 1984 con intensas vivencias en la Madrugada, saeta incluida del Peregil en el despacho del hermano mayor de la Macarena. En 1992 no se consiguió el sueño de que el Rey presidiera el Santo Entierro, pero sí que visitara el Salvador con motivo de la exposición Los esplendores de Sevilla. Como fue a la Magna Hispalensis de la Catedral, en la que estuvieron expuestos los pasos del Cristo de las Misericordias (Santa Cruz)y de la Virgen de la Candelaria. Quien acompañó a los Reyes en muchas de esas visitas fue Luis Manuel Halcón de la Lastra, conde de Peñaflor, hermano de la Quinta Angustia y teniente de hermano mayor de la Real Maestranza en el mítico 1992. Halcón trata con Don Juan Carlos desde que ambos eran muy jovencitos, tan es así que cuando alguna vez no ha cumplimentado al monarca por no interferir en alguna conversación, el propio Rey le ha requerido cariñosamente con una palmada en la espalda: “¿Hoy no me vas a saludar?” Juntos han asistido a momentos tan restringidos como el encajonamiento nocturno de los toros en los chiqueros de la Maestranza en las vísperas de un festejo. Otro día se tuvo que levantar repentinamente de un almuerzo en el pabellón de Castilla-León de la Expo al ser avisado de que el Rey asistiría a los toros en la Real Maestranza.
Javier Criado ha acompañado varias veces al Rey en el Salvador y aún más veces a la condesa de Barcelona, con posterior aperitivo en la genuina Alicantina. Joaquín Moeckel le explicó al rey en el mismo ruedo de la plaza de toros de la Real Maestranza, tras un acto de entrega de premios taurinos y universitarios, las claves de la restauración del Salvador, con el teniente soleano Alfonso Guajardo-Fajardo de testigo de la escena.
Rey3
Desde 1984 no han venido los Reyes a Sevilla en Semana Santa. El lluvioso Jueves Santo de 2003 vino la Infanta Elena con su marido. Sólo pudieron ver la Quinta Angustia y el Valle. Pasión se quedó en el Salvador. En el atrio macareno, Marichalar se quitó una medalla de oro con su nombre, el de la Infanta y el de sus hijos y se la regaló a la Virgen de la Esperanza.
Rey4
Rey5

Señora presidenta

El Fiscal | 3 de marzo de 2014 a las 9:57

Iglesia del Salvador. Patio de los Naranjos.. Allí estará Diego J. Geniz, que ha quedado con el director de la Fundación Jesús de Pasión para hacer un reportaje sobre la labor social que se realiza en estos tiempos de crisis. Nos interesa sacar fotos de l
Dice la muy capillita presidenta de la Junta de Andalucía, la misma que se reúne siete horas con Asenjo en la céntrica vivienda de un antiguo presidente de caja de ahorros, que “la titularidad pública de la Mezquita de Córdoba es compatible con la gestión por la Iglesia”. Yse queda más a gusto que un arbusto. Toma, claro. Desde que Susana (no hace falta el apellido, Susana no hay más que una) es presidenta de la Junta, hay mucho socialista que ahora califica la otrora retrógrada religiosidad popular como un “valor añadido”. ¿Qué es la Semana Santa para un neosocialista andaluz? Un valor añadido. Pues eso. Y afloran los tontos del valor añadido como se multiplican los tontos que contamos veladores por las calles del centro. En el partido dicen que hasta la Rubiales ve ahora en las cofradías un valor añadido. Cosas veredes, Sancho (y Sancha).
Las entidades católicas de toda España aportan una labor social tasada en 30.000 millones de euros, según los datos oficiales de los señores de la Conferencia Episcopal, que tienen un gerente que lleva estupendamente las cuentas, como don Juan José tiene su ecónomo en Sevilla. Ybien que le cuesta el ecónomo.
–¿Cómo se llama el ecónomo?
–Don Alberto.
–Noooo… ¿Que cómo se llama de parné? ¿Que cuánto cobra?
–Cobra a precio de mercado, que es lo que no se nos dijo en el consejo de asuntos económicos.
Al grano. El Estado se ahorra 30.000 millones de euros en unas labores que asume una institución como la Iglesia Católica, que se nutre de la aportación voluntaria de los fieles en la declaración del IRPF, según el acuerdo económico Iglesia-Estado que rubricaron en su día el cardenal Rouco Varela y la vicepresidenta socialista Fernández de la Vega, en aquellos tiempos en que ZP se tomaba la taza de caldito en la Nunciatura, ¿recuerdan? Porque ZP era un diablo con tridente y cuernos, pero bien que compartió mesa y mental muchas veces con los obispos. Hasta don Juan José ha almorzado con ZP, ¿verdad? Que aquí después pasa por rojo siempre el mismo. Rojísimo.
Esperando estamos que Doña Susana también nos regale una perla de esas que sueltan los políticos en los desayunos para la prensa, esos encuentros en los que, por cierto, nadie se come la poca saludable bollería que se ofrece en las mesas. Hay que hacer un estudio sobre la fosilización de los bollitos en los desayunos de las agencias de noticias en los grandes hoteles de Madrid y Sevilla. ¿Alguien ha visto a algún baranda hincarle el diente a esas micronapolitanas de chocolate? Todo lo más, el café bebío. Pues la capillita Díaz ya podría decir que la Junta puede asumir también la gestión de los comedores sociales que las religiosas y las hermandades regentan en la ciudad, desde el de Triana hasta el de Bellavista, pasando por el del Pumarejo, San Juan de Dios o el de San Juan de Acre. Ypuede asumir también la gestión de los economatos económicos, como el que con éxito promueven las hermandades del casco antiguo. Y también podría la Junta asumir los 150.000 euros en metálico que la Hermandad de la Macarena dedica al año a fines sociales (cuenten aparte los kilos y kilos de alimentos que reparte, desde un camión de mantecados hasta cientos de pollos), o echarle un vistazo al anuario del Gran Poder donde con todo lujo de detalles (ejemplo de transparencia sin necesidad de leyes) se ofrecen las cifras de una bolsa de caridad que desde 1953 es estandarte y timbre de gloria de la acción social de las hermandades. “La naturaleza de las atenciones resulta del todo inimaginable, desde sufragar una intervención quirúrgica hasta el pago de unas gafas; de la repatriación de un emigrante a una beca de estudios, de una canastilla de recién nacido a cubrir los gastos de una exequias, o la ayuda a drogodependientes”. Y también podría la Junta alabar que nunca jamás se pregunta en San Lorenzo por el credo religioso de quien pide auxilio. ¿A cuántos musulmanes se ayuda en nombre del Gran Poder? A los que haga falta. No se hacen preguntas, como en la Legión.
Podría la Junta asumir también la gestión de Cáritas Diocesana, que mueve 5 millones de euros a través de una engrasada red parroquial en la capital y en la provincia, con su cuerpo de voluntarios que dedican su tiempo de forma altruista a diagnosticar las verdaderas necesidades y ponerles solución. Podría también la presidenta visitar el Patio de los Naranjos del Salvador, recuerdo de la antigua mezquita, la tarde en que se reparten alimentos y productos de limpieza con cargo a la Fundación Jesús de la Pasión. La sola contemplación de la cola, formada por madres de todas las edades con sus carritos vacíos, estremece el alma más gélida. Es solo una muestra de las 45 millones de horas que dedicaron las parroquias españolas en un año a la atención de las demandas de todo el que llama a sus puertas.
Tenga por seguro, señora presidenta, que la Iglesia no asume esas funciones más que por cumplir con su finalidad, no para recoger ninguna medalla: ni de la Junta ni del Ayuntamiento. Por no hablarle de las Hermanas de la Cruz, ni de la Orden de Malta, ni de los franciscanos, ni de las religiosas del Pozo Santo, ni de las órdenes de clausura, ni del libro blanco de la acción social de las hermandades que tasa en 1,5 millones de euros la acción social de las cofradías, ni de esas hermandades desconocidas, al borde de la extinción y de presupuestos escuálidos, que reparten un alimento tan básico como el pan a las monjas de clausura más necesitadas, a las que compran electrodomésticos para hacer más fácil la vida a quienes ya de por sí se dedican a hacérsela más llevadera a los demás.
Dar pábulo a iniciativas como la gestión pública de la Catedral de Córdoba no sólo es una insostenible majadería, sino supone promover el más rancio, casposo y trasnochado anticlericalismo, que es lo que se esconde debajo del tapete. Aquí nos conocemos todos. Mi querida presidenta: o Dios o el mazo.

Criado, el restaurador

El Fiscal | 18 de junio de 2011 a las 15:06

Se nos quedó en el tintero el pasado domingo la loa correspondiente a Javier Criado por las restauraciones del Cirineo, pedazo de Cirineo, y de las tallas de dos Niños Jesús espectaculares. La Hermandad de Pasión ya tiene todo su patrimonio en perfecto estado de revista. Por fortuna, el Cirineo restaurado por Gutiérrez Carrasquilla se podrá contemplar todo el año en el Salvador. Lástima que el cabildo general no votara en su día a favor de su salida en Semana Santa. Al menos ya no pasará las horas en el almacén. Fíjense en la mirada de este Cirineo, autorretrato de un gran escultor del siglo XX.

La fundación de Pasión

El Fiscal | 8 de octubre de 2010 a las 11:32

PATRONOS-FUNDACION

Esta semana se ha constituido el patronato de una fundación de las que reconcilian a cierto público con el mundo de las cofradías. Se trata de la Fundación Nuestro Padre Jesús de la Pasión, que tiene como finalidad la de asistir a cualquier tipo de necesitado de la sociedad de hoy, sea o no hermano de la cofradía. Javier Criado, que además de ponerle música a los pasos de palio y ganarle los pleitos en Palacio a los que caben en un taxi, ya ha garantizado el suministro de alimentos para más de cien familias hasta en cuatro ocasiones al año. Tiene también más de sesenta voluntarios dispuestos a trabajar en una fundación que también prestará servicios médicos, legales y docentes. ¿Y cuáles son las fuentes de ingresos de la fundación? Pues la comisión de caridad, los soltadores voluntarios y el bendito sable de Javier Criado, que a partir de ahora afilará más que nunca como un Robin Hood de las cofradías en tiempos de crisis. Bienvenida sea esta fundación, que por cierto no será la única que dará que hablar este curso en la actualidad cofradiera.

Música y más música en Pasión

El Fiscal | 22 de julio de 2010 a las 9:15

pasion

La Hermandad de Pasión, especialmente revitalizada desde que Criado es hermano mayor, ha firmado esta semana un singular acuerdo con la banda de Nuestra Señora de la Oliva de Salteras que va mucho más allá del acompañamiento musical del paso de palio de la Virgen de la Merced. La colaboración se extenderá a los cultos, con cuartetos, tríos y quintetos, y a las labores formativas de cara a los más jóvenes. Este acuerdo marco suena a tararí dirigido a los hermanos recurrentes ante el Arzobispado, aquellos que caben en un taxi, que han dado la barrila con recursos van y recursos vienen, y que consiguieron (¡Oh, qué gran victoria!) con sus maniobras leguleyas de ocio y tardes libres que el paso de palio fuera sin música la pasada Semana Santa, tal como se había aprobado por abrumadora mayoría en el correspondiente cabildo general. Pues eso, que si no querías caldo, dos tazas, porque habrá corcheas tras el palio en 2011 y durante todo el año. Y como al psiquiatra no se le va una, se le ocurrió firmar el acuerdo esta semana con luz, taquígrafos y el poder eclesiástico como testigo. Con todos los avíos. Ahí lo lleva.

Pasión homenajea a Antonio Bustos

El Fiscal | 9 de junio de 2010 a las 19:13

bustos

La junta de gobierno de Pasión ha tenido el tacto de homenajear en el prime time eucarístico al Curso de Temas Sevillanos que dirige el incombustible y muy carretero Antonio Bustos. Javier Criado ha reconocido así una labor altruista de divulgación científica de las mil historias y perfiles de la ciudad. Para darle el máximo realce al acto, Criado quiso que fuera en la misma capilla de la Archicofradía, no en el Patio de los Naranjos donde estos días se han celebrado brillantemente las vísperas del Corpus. Bustos se lleva para sí y para los miembros de su Curso de Temas Sevillanos el reconocimiento de Pasión y la experiencia personal de haber disfrutado de una cofradía viva, revitalizada y con el pulso recuperado a pesar de la crisis y los calores. Y sabemos que Criado, como los buenos costaleros en las levantás, le ha echado a este homenaje el mejor de sus cariños. Y en eso, Criado sigue siendo el rey.