Archivos para el tag ‘Pregón de Semana Santa’

Besos de ruán

El Fiscal | 2 de noviembre de 2014 a las 5:00

lutgardo1
UN día de la primavera, el Martes Santo. Un antifaz sobre el hombro, que no hay mejor percha para un antifaz que el hombro del penitente. Una hora, las primeras de la tarde, con el sol cebándose en el castigo, sin el eco aún del tam-tam sacro del Cerro anunciando granates. Un terreno empedrado, la lonja. Un testigo altivo y orgulloso, el ángel de la Fama. Muy pocos monaguillos. Una cofradía sin crucificado por aquel traslado de cuaresma accidentado. Cuatro cirios apagados marcaban el lugar de las cuatro maniguetas. Aquella tarde de 1983 aprendimos que el vacío era la expresión de Dios. Los sevillanos se fabricaron su propio dogma sobre la marcha. Vieron a Dios donde sencillamente no estaba. Pero estaba, porque todos lo vieron. La Buena Muerte salió sin la Buena Muerte pero todo el mundo la sintió. La imaginó entre sus hachones, fieles quizás al espíritu del poema:no me mueve mi Dios para quererte el ir los Martes Santos contigo.

Lutgardo García Fuentes (1941-2010) lo vivió desde dentro, como tantos profesores y alumnos. Antes de partir al Rectorado tuvo que calmar a un pequeño de cinco años llamado Lutgardo García Díaz, pregonero de la Semana Santa de 2015. Estos días recuerda más que nunca aquellos besos de ruán, la inocencia de quien no sentía aún ningún vacío, ni era consciente del paso del tiempo, ni del valor de aquel consuelo infinito. No había más lonja entonces que la de los brazos de su padre alzándolo antes de irse a la Universidad por el camino más corto. En la fotografía de ese abrazo está una de las grandes verdades de la Semana Santa, tan difícil de comprender para tantos, tan imposible para otros. El padre del pregonero era hermano de la Buena Muerte. Salía en la Buena Muerte hasta cuando no estaba la Buena Muerte. Y siempre se refería a su cofradía como la Buena Muerte. La parte era el todo, hermosa sinécdoque al sevillano modo. Cuántas veces no acudió su padre a rezar ante el Cristo antes o después de visitar a su maestro en la planta alta de la Facultad de Geografía e Historia, en esos días de tiempo ordinario en que la capilla siempre te regala unas gotas del caro perfume de Martes Santo.
Dice el pregonero que no tiene que consultar la wikipedia para saber de Semana Santa. Que nadie lo tome como una muestra de autosuficiencia, ni como un desplante de vanidad. Es la pura verdad. La aprendió en su familia, alzado en los brazos de su padre, intentando con una congoja de última hora que aquella tarde no se fuera, que aquel nazareno de negro se quedara con él para siempre. Y su padre se fue.

¿Qué pregón superará esta foto, niño descalzo del Martes Santo metido en una tarde de llantos? No hay metáfora que mejore esta imagen, de esparto perfecto, cuello blanco abierto y muñecas desnudas. ¿Qué nos va a contar el pregonero que ya no sepamos, que sea aún más profundo que esta foto a la que el reloj ha redondeado las esquinas, que esconde la cara de un niño con lágrimas enjugadas que se agarraría hasta a la medalla?

Esta foto es el pregón más auténtico de la mejor Semana Santa. El padre le dio su nombre, su fe y su abrazo. Y le dijo que se iba con la Buena Muerte, aquella tarde en que la Buena Muerte no estaba. Pero todos la vimos. Había un vacío. Y en el vacío estaba.

El WhatsApp de las lamentaciones

El Fiscal | 26 de octubre de 2014 a las 5:00

ALUSIONES a infieles, a manzanas podridas, al honor empeñado y a juras ante Dios. Ironías, denuncias, acusaciones veladas… El grupo de chat que muchos de los señores del consejo comparten en el servicio de mensajería de pescuezo WhatsApp echó humo en la tarde del lunes. De forma incomprensible, el presidente del Consejo, Carlos Bourrellier, denunció la filtración de la votación, publicada con todo detalle el pasado domingo en esta misma sección dominical, a la que se refiere de forma directa. Bourrellier no acusa a nadie en particular, pero dice que hay nada menos que un “infiel” de muy “buena memoria”, alguien que no debe sentarse en una mesa “de señores”. El presidente asegura que la “situación se había reconducido”, en alusión a las diferentes fracturas internas que se han ido sucedido en la institución en los dos últimos años. Pero estas filtraciones “no ayudan”. El presidente –he aquí la gran clave– se queja de que aparezcan los nombres de personas que han sido votadas para dar el pregón y que no habrían autorizado el uso de sus identidades.
Bourrellier no recordaba al teclear ese mensaje que él mismo desveló varios de esos nombres a la salida de la rueda de prensa de presentación oficial del pregonero. A un profesional de Diario de Sevilla le dijo textualmente en una charla:“¡Pues Rafa Serna ha recibido muchos votos, ha quedado muy bien!” “También ha recibido votos el periodista Jota Jota [José Joaquín León] y Juan Manuel [sic] Vega”. Ni infieles, ni manzanas podridas: los nombres salieron del propio presidente esa misma noche, ¿a que es verdad don Carlos?
La tarde del domingo, el secretario del Consejo de Cofradías, Carlos López Bravo, reivindica ante otro profesional de este periódico que su voto fue para Lutgardo García Díaz, el candidato de la mayoría de los delegados de penitencias frente al candidato del presidente, Rafael González Serna. Es decir, un cargo general (elegido a dedo por el presidente) tumbó al preferido del presi e inclinó la balanza a favor de Lutgardo. Ni infieles, ni manzanas podridas. Otra vez son los propios consejeros los que comentan las circustancias con la mayor naturalidad.
¿Y qué me dicen del presidente dando otra vez todos los nombres de los votados en una entrevista televisiva grabada el sábado y emitida el miércoles en TeleSevilla, pese a que calificó de “pena” la publicación de los nominados en sus mensajes en el chat?
Dice Manuel Nieto, número dos del actual Consejo, que estas filtraciones pasan desde 2008. ¿Olvida que en 2006 estalló el escándalo del dossier elaborado contra la nominación del escritor Antonio Burgos, del que se tomaron la molestia de recopilar artículos críticos con las cofradías para presentarlo como inhabilitado para dar el Pregón? Un año después, en las votaciones del otoño 2007, se hizo justicia y Burgos fue elegido para dar el Pregón de 2008.
¿Ponemos otro ejemplo? ¿Recuerdan las votaciones celebradas el otoño de 2005? Fue elegido Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp con 12 votos. Y también publicamos los nombres de los nominados: Manuel Ramírez Fernández Córdoba, Carlos García Campuzano, Enrique Esquivias (que quedó segundo el año que se designó a Rafael de Gabriel, otro ejemplo de votación filtrada antes de 2008), Carlos Peinado, Ignacio Pérez y Maruja Vilches. Ni manzanas podridas, ni infieles. Siempre salen todos los nombres. ¡Si hasta el Papa Francisco ha publicado las votaciones del Sínodo de la Familia!
¿Y qué me dicen de la ironía de Francisco J. Vázquez Perea, del que dicen que es responsable de la redacción del futuro código ético del Consejo de Cofradías? Asevera en el chat que al “infiel” (Bourrellier, dixit) le habremos prometido un chalet en primera línea de playa o un crucero alrededor del mundo. Pero Paquito, hijo, con la de humedades que tienen las casas de primera línea de playa (devaluadas con la crisis) y con la cola que hay que hacer para comer macarrones en esos cruceros más masificados que el palquillo un día de Semana Santa… Prefiero quedarme con esa “jura ante Dios” que convierte a Vázquez Perea en un lehendakari morado: “Ante Dios humillado, bajo el árbol del Guernica”.
Y eso que éstas son las manzanas sanas… Yo digo como Romanones (sin ripio de pregón): “Joder, qué tropa”.

 

Lutgardo García, una apuesta segura

El Fiscal | 19 de octubre de 2014 a las 18:28

Sevilla, 18/10/2014.
La votación del pregonero de 2015 fue limpia y cordial, así hay que reconocerlo. A los consejeros con derecho a voto se le pidieron, al menos, tres candidatos per cápita. De las propuestas salieron los siguientes siete nombres: Lutgardo García, Rafael González Serna, Ignacio del Rey, Juan Miguel Vega, José Joaquín León, Enrique Barrero y Manuel Jesús Roldán. En la primera votación el resultado fue el siguiente: Lutgardo, 10 votos; Serna, 11;Vega, 7; y Roldán, 2. La segunda votación arrojó el siguiente escrutinio:Lutgardo y Serna empataron a 7 y Juan Miguel, 5 (en esta ocasión se decidió que se votara a dos candidatos por consejero). La final fue entre Serna (6 votos) y Lutgardo (7 ). Bourrellier vuelve a ser un presidente que se queda sin sacar a su candidato preferido. Ya le pasó a don José Sánchez Dubé, que jamás sacó a uno de sus favoritos. La clave en esta ocasión es que a Bourrellier le ha fallado uno de los suyos.O el vicepresidente o el secretario o el tesorero no ha votado a su preferido: Serna. Con anterioridad a la votación se celebró la exposición de motivos sobre el candidato idóneo. El presidente abogó por el perfil de Serna. El delegado de la Madrugada, Francisco José Vázquez Perea, defendió la necesidad de elegir un poeta. Y consejeros como el delegado del Viernes Santo, José Luis Cantalapiedra, apostaron por un cambio radical que bien podría consistir en la elección de un periodista. El resultado es la elección de un cofrade joven, comprometido, hermano de los Estudiantes y que maneja el género al gusto del público al que va dirigido. El Consejo no se equivoca. Se trata de una apuesta segura, que no chirría y que garantiza un mínimo alto. Dicen que si es sobrino o yerno, yo prefiero decir que es hijo de su padre, Lutgardo García Fuentes, un brillante doctor en Historia de América y profesor titular de la Facultad de Económicas al que vi por última vez un Martes Santo en el atrio del Rectorado, en un lugar preferente, contemplando junto a su esposa la salida de la cofradía de su alma. Este pregón olerá a lirio morado y tendrá versos del marfil del manto de la Virgen de la Angustia.

Luces y sombras del Pregón

El Fiscal | 7 de abril de 2014 a las 11:50

Teatro de la Maestranza. . Pregón de Semana Santa de Francisco Berjano.
¡Gracias, Francisco Berjano! Gracias por evitarnos los chillidos forzados, de cola de rata pisada; por hacernos pasar el cáliz del histrionismo, por no sentir vergüenza ajena al pensar qué idea se llevarán de nosotros quienes no siendo cofradieros y ni siquiera sevillanos, oyen por unos instantes el Pregón y se quedan con la imagen de un señor recreándose en aspavientos o moviendo los brazos como un aparcacoches ilegal de Bami. Gracias por tenerlo todo acabado a las dos de la tarde. Gracias por no jugar a poeta, por ser indulgente con el público y no someterlo a la tortura de la pena con la azucena. Gracias, porque no es poca la inmensa misericordia que ha tenido el pregonero con quienes oyen el Pregón con devoción y quienes lo oímos en primera instancia por obligación. Y gracias por decir que la palabra revirá es fea. Feísima.

Auténtico
Podría el señor Berjano haber encargado cinco o seis sonetos a profesionales del verso, que seguro que conoce un manojo; podría haber tomado prestadas citas, estrofas y otros recursos. Podría haber pedido ayuda a profesionales de la palabra, la comunicación y la literatura. Pero no lo hizo. Ha sido auténtico. Ha sido él mismo. Se notó en todo momento. Como en esta casa también nos preciamos de serlo, dejaremos claro que puestos a tener que oír pregones, preferimos otro modelo, más que nada porque tenemos otro concepto del género. Pregón, pregón, lo que se dice pregón, sólo vimos en el anuncio sobre los blancos nazarenos del Porvenir, en ese anunciar, en ese llamar, en ese proclamar lo que todo el mundo sabe pero quiere que se lo recuerden, porque en eso consiste el rito. ¿O no?

Lo demás
El resto fueron reflexiones, meditaciones, aldabonazos a la conciencia, la lista de los ausentes, algunas anécdotas y hasta cierta, justa y saludable licencia para el humor. ¡Viva la libertad!, dijeron una vez en Cádiz. ¡Viva la libertad del pregonero! Alguien dijo en el fotocol de los camerinos que ha sido el Pregón que necesita Sevilla, teoría de la necesidad frente a la teoría de las lecturas. Huuuuuum… Lo que sí ha sido es el Pregón que quería don Juan José Asenjo. Un pregón eclesial, que dijeron algunos nada más abandonar el teatro.

Teatro de la Maestranza. . Pregón de Semana Santa de Francisco Berjano.
Arzobispo
Ayer fue la primera vez que lo vimos con vigor, exultante, sonriente, rápido de verbo, feliz y… con afirmaciones reveladoras al referirse al pregonero: “Yo no intervine en su designación”. Ay, ay, ay… Que lo dijo sin que nadie le preguntara. Excusatio non petita… Quienes no intervinieron fueron los consejeros, que ni uno propuso al señor Berjano. “No empieces, Fiscal, que no es día para hacer memoria, so malaje”. Recuerden que cuando el Cura Paco dio nones al pregón, el delegado diocesano de Hermandades se sacó de la sotana el nombre de Francisco Berjano, que no había recibido un solo voto en todas las rondas previas. ¿Delegado de qué? De eso. Pues eso. Que don Manuel Soria cumplió su cometido a la perfección y prestó un impecable servicio a su jefe. Pero don Juan José, que algunos no somos ingenuos… Somos malos, malísimos y pérfidos, pero no ingenuos. Ingenuos, no.

Estatuas
Dijo Berjano que las imágenes sagradas no son estatuas. ¡Olé! El único que ha llamado estatuas a las imágenes sagradas en los últimos años fue uno que procedente de Castilla-La Mancha asistió al traslado del Señor de Pasión a su paso en la tarde del Lunes Santo. Canal Sur Radio lo tiene grabado. Por cierto, que también llamó trono al paso. Pero después es puntillosísimo con las casullas, la liturgia de los acólitos y la vestimenta de los curas. “Cualquier día, Fiscal, te mandan a la Guardia Suiza y no te defiende ni Moeckel”.

‘Cirenear’
Cuando oí el verbo empleado por el pregonero salté de la silla de la cocina. ¡Cáspita! ¡Me equivoqué de dial y he puesto una tertulia de política de las de Madrid! Pero no, era Berjano sacando verbos de un sustantivo. Como los que verbalizan y visualizan. Eso sí que es un pregón de actualidad. De rabiosa actualidad. Volvimos a la silla de la cocina, que es desde donde mejor se oyen los pregones, tras años y años en el potro de tortura del teatro.

Evolución ascendente
El Pregón empezó como un sermón y acabó implicando al público. Con una muy buena dicción, Berjano logró recuperar la atención de quienes habían dictado sentencia con premura. Gustó mucho el pasaje a Juan Pablo II, con referencia a la letra de la sevillana de Manolo Garrido cuando Sevilla le pidió al Papa polaco que no se fuera. Fue hábil al seleccionar a un grupo de cofrades a los que homenajear, guiños que además de ser justos, le garantizaron el reconocimiento, la gratitud y la indulgencia, según los casos, de diferentes sectores.

¿Complejito?
El Pregón de Berjano podrá ser bueno, pero no porque haya renunciado a ciertos modos, recursos o adjetivos. Será bueno porque no es impostado. La poesía en un pregón no es en sí misma mala, como no es mala la música en los traslados de regreso tras un refugio repentino. Algunos han reventado la poesía a base de manosearla, como algunos han adulterado la música a base de someterla a experimentos de laboratorio. ¿Por qué ahora algunos parecen acomplejarse del modelo de Buzón? En los últimos 20 años ha habido cuatro o cinco pregones muy buenos, no más. ¿Tanto cuesta recordarlos? Y no fueron histriónicos precisamente, sino bien escritos, bien dichos, bien construidos y de hombres que también van a misa los domingos.

Los ‘WhatsApp’ al Fiscal
A las 12:06: “Muy arrugada la estola (o como se llame) de Asenjo”. A las 12:25: “Serrano ha hecho una presentación curricular. Se agradece que no intente hacer de pregonero, pero de ahí a parecer un director de Recursos Humanos”. A las 12:38: “Esto huele a tostón mayúsculo. Pregón perfecto para Sigüenza”. A las 13:10: “Uuuuuuuf…” A las 13:14: “Fiscal, creo que el Pregón me vale como misa del domingo”. A las 13:15: “Cuánta profundidad en el Pregón. Me está gustando mucho. Nada de folclore barato”. A las 13:41: “El aplaudismo es una nueva tendencia entre los que asisten a los pregones”. A las 13:43: “Carlos López Bravo se va a partir las manos”. A las 14:19: “No ha sido el mejor Pregón, pero sí un Pregón muy conveniente. La verdad es que no me ha disgustado. Empezó soso y acabó bien”. A las 14:55: “Le sientan muy mal los elogios a Juan del Río, te lo aseguro. Es muy celoso”. A las 14.30: “¿Tú crees que él ha captado lo de la llave del papa Francisco que abre puertas?”. A las 14:45: “Pues rectifico, no ha sido tan tostón. Hasta nos hemos reído, porque este hombre ha demostrado ser muy natural, no es ningún papafrita”.

Basílica de la Macarena.. La Macarena ya estará en el paso. Fotos para dar del día.
La noche que rezamos juntos
YA está en su paso la Virgen de la Esperanza, a la que Francisco Berjano llegó un día pidiendo fuerzas para salir de un trance, como tantos sevillanos, incluso no creyentes, han hecho alguna vez en su vida. No conocemos a Berjano de nada, nunca hemos sido presentados, ni hemos cruzado palabra. Tal vez no sepa Berjano que coincidimos una noche de diciembre a los pies de la Virgen de la Esperanza, sin corona ni esmeraldas, únicamente con lo puesto para no perder un ápice de dignidad de gran Señora de la casa que recibe a sus hijos a deshoras. Éramos muy pocos en aquella habitación, muy pocos, en un encuentro improvisado fuera ya de la oficialidad de la convocatoria. Nadie se miraba entre sí, todos la miraban a Ella. Todo era silencio de ojos grandes y ceño, de primeros encajes improvisados, de inmensas pestañas. Nadie se atrevía a pronunciar palabra hasta que Berjano inició una oración. Todos rezamos juntos. Cada cuál había ido con una petición, porque esas son noches y horas a las que sólo se acude cuando hay motivo justificado, que así lo enseñan los viejos y sabios macarenos. El pregonero le dio ayer las gracias a la Virgen de la Esperanza por todo lo concedido. Seguro que aquel día también le pidió ser él mismo el Domingo de Pasión sin temor a las críticas ni al número de aplausos. Y la gracia le fue concedida. Las de los demás se irán derramando poco a poco. Señales ya ha habido. Sólo hay que saber verlas. Y esperar con Esperanza, porque la Esperanza es la que marca los tiempos. Esperar como hizo Berjano, el sevillano que un día acudió a la basílica hecho un trapo y salió siendo casi, casi un armao de la Centuria de la coraza de ilusión y fuerza que ahora reviste.

Juan Moya

El Fiscal | 13 de marzo de 2014 a las 5:00

juan moya
Ayer. Fue un día como el de ayer en el Lope de Vega. Domingo de Pasión de 1989. En el atril, un cofrade inolvidable, Juan Moya Sanabria, de luces largas, amigo de sus amigos y con una capacidad de interlocución con el poder eclesiástico de la que hoy están tan necesitadas las hermandades. Ayer se cumplieron 25 años de aquel Pregón, una efeméride celebrada con un silencio de plata que hoy rompemos con estas breves líneas. De Juan nos queda su ejemplo y su señorío, sus cariñosos diminutivos, su vocación de servicio, su compromiso con la sociedad y, por supuesto, su familia. A su hermano José, el monaguillo en blanco y negro de la calle Laraña que hoy es empresario de éxito, agradeceré siempre una reciente confesión: “Juan te tenía adoración”. Y a su hijo Juan, que mantenga la defensa de la alianza entre la fe y la cultura en las páginas cuaresmales de este periódico.

¿Psicosis?

El Fiscal | 10 de marzo de 2014 a las 23:30

Puede ocurrir que el próximo Lunes de Pasión no haya acto de presentación de la edición del Pregón de la Semana Santa. Como han leído. Parece que el miedo a una posible filtración del texto ha provocado semejante cautela. O eso dicen. Los señores del Consejo no quieren tragar más sapos. Muerto el perro (guau) se acabó la rabia. Piensan en el Consejo que si el Pregón no se edita, no se filtra. Y eso no es del todo cierto. Porque los contenidos del Pregón se han avanzado en muchas ocasiones. Los mismos pregoneros han hecho pequeños o grandes anticipos. Y no ha pasado nada. Absolutamente nada. Si nos ponemos a pensar mal, yo creo que don Francisco Berjano ha anunciado que veremos el telediario, el texto será cortito. Y tal vez la cosa no sea lo suficientemente extensa para un libro por mucho que el edil Serrano se explaye. O tal vez el tesorero haya visto la perfecta coartada para desviar el dinero de la edición a otros fines.

El pertiguero
Primer golpe. Oído esta semana “¿Que en manos de quién está la Semana Santa? ¿De los frikis? Eso será por decirlo finamente, porque al igual que existe el folklore negro también hay frikis de ruán”. Segundo golpe. ¿Sentido del humor o autoconvencimiento? El mismo presidente denomina a su período de gobierno como la Era Bourrellier. Tercer golpe. Estrategia ladina. Poco a poco nos lo están queriendo meter como salvador del mundo cofradiero, como el prohombre que necesita este mundo decadente, como el perfecto gestor y pensador. Y ciriales arriba. No hay que perderse la entrevista cofradiera que mañana saldrá en estas páginas. Hay respuestas del personaje que son perlas.

Un pregón de telediario

El Fiscal | 24 de febrero de 2014 a las 9:50

Visita de las autoridades religiosas y civiles a casa del pregonero de Semana Santa, Francisco Berjano
Qué semana más feliz, qué dichosos somos y cuánta gracia celestial ha sido derramada sobre nuestras cabezas. Por fin la visita a la casa del pregonero de las autoridades civiles y religiosas (tararííííííí, ¡oído el cornetín de mando!) se ha organizado sin bullas, con mailing de invitados y control de entrada, como si hubieran puesto a Carlos Telmo en la puerta. Esta ciudad sabe hacer las cosas bien cuando se lo propone. Nuevo exitazo del pregonero Berjano, que ha evitado a los cotillas (y las cotillas)que quieren evaluar la decoración de su casa y saber si el cable del aire acondicionado está debidamente oculto. Exitazo porque para que un acto triunfe en Sevilla hay que dejar al relente a un puñado de los que se creen con derecho a entrar. ¡Óle por Berjano! Pero no se vayan todavía porque aún hay más, porque lo mejor está por llegar, como diría aquel al que no le salvan de los barrotes ni la saeta del Pópulo. Berjano nos ha hecho el mejor obsequio a la Sevilla cofradiera (ahí sí me incluyo, pero de la prensa morada que se pone morada de espinacas en Madrid me da usted de baja, don Gregorio). Resulta que el pregonero –que tiene menos curriculum como tal que Moreno Bonilla en la Seguridad Social– ha proclamado la buena nueva: el Domingo de Pasión podremos ver el telediario en directo: “Garantizo que saldremos a las dos”. El pregón será cortito. De duración, se entiende. Una faena de aliño que ya veremos con qué grado de aseo se ejecuta. Pero cortito. ¡Qué hombre más bueno este Berjano! Mira que los enemigos con disfraz de amigos se empeñan en decir que es espiritual, religioso, del humanismo cristiano y esas cosas que se dicen con voz honda y cadenciosa. Decirle a un pregonero que es muy espiritual es como calificar a un pobre hombre simplemente de eso: de buena persona. Lo peor que te pueden decir en Sevilla es que eres buena persona. O que de salud estás regular.
Pero al grano. Berjano los ha dejado a todos en su sitio anunciando un pregón de telediario. ¡Qué alegría se habrá llevado la patronal hostelera después de aquel año en que acabamos cerca de las tres de la tarde, con el trasero como un ladrillo y las reservas de mesa suspendidas! Aún recuerdo al personal encendiendo el teléfono móvil, revolviéndose en la butaca, arrugándose el Dustin y llamando al restaurante con la voz bajita como si estuviera en la salida de la Mortaja o doblando a Epi y Blas en la escena de la cama y las galletas:
–Mire, que no queremos la mesa, que este tío sigue pegando voces y lo que le queda… ¿El arroz? Lo vende usted por tapas.
Hay pregones de telediario célebres, como fue el de Antonio García Barbeito. A Barbeito le metieron la jindama en las previas del pregón con el escándalo (¡Oh, Dios mío!) sobre su supuesta baja frecuencia en la asistencia a la misa dominical, cayó en las garras de la inquisición de pastiche y le dio por un pregón intimista que resultó una preciosa meditación, pero no el esperado pregón de mano baja que echara abajo el teatro.
Mi felicitación a Berjano por permitirnos cumplir con el muy español rito de comer en casa y viendo el telediario. Un Domingo de Pasión sin telediario es como un uno de enero sin saltos de esquí. La familia y la información son lo primero. Y por la tarde, a los besamanos. O a misa, que es precepto, Antonio.

El segundo no al Pregón

El Fiscal | 17 de noviembre de 2013 a las 5:00

Francisco Sánchez de los Reyes, que el pasado domingo rechazó ser pregonero
La elección del pregonero de la Semana Santa de 2014 ha tenido también sus perejiles, como manda la tradición, que ya se sabe que la tradición manda más en esta ciudad que Susana Díaz, que manda tela y más que va a mandar en la piel de toro en cuanto le dejen la libre la pista, ¡que va la artista! Dos fueron las principales novedades de la jornada sabatina en la que los señores del Consejo buscan vocero oficial. La primera es que se aplicaron los nuevos estatutos, por lo que se redujo el número de asistentes a la votación. Fue una sesión sólo para cargos generales y la junta de sección. Los delegados de gloria y sacramentales se quedaron fuera. Bourrellier, presidente por la gracia de Asenjo, se frotaba las manos pensando que este año sí, ¡por fin!, no trascendería ningún detalle. Pero a la mañana siguiente se llevó un chasco al leer en esta página las grandes claves, que ahora contextualizamos, como es tradición en esta Puerta de los Palos, que aquí la tradición también manda. Como Susana.
La jornada comenzó con un almuerzo fraternal (tururú) en Las Lapas. Iba a ser en La Raza, pero cuentan las malas lenguas que Bourrellier recibió presiones del entorno del anterior alcalde para quitarle la comida al restaurante cuyos dueños denunciaron el intento de mangazo que ha derivado en el caso Mercasevilla y sus variados frentes judiciales. A alguien se le olvidó avisar nada menos que al delegado diocesano de hermandades, don Manuel Soria, que tras presidir una boda en San Bernardo se fue a casa de Pedro Sánchez-Cuerda y se encontró sólo como la Soledad camino de San Lorenzo. El hombre llamó por teléfono y se fue rápido para Las Lapas. El almuerzo, que paga el Consejo, transcurrió sin novedades dignas de mención, salvo las ausencias de dos cargos generales que andaban de bodas.
La segunda gran novedad se produjo cuando el delegado del Viernes Santo, José Luis Cantalapiedra, propuso que la votación fuera oral, lo que le encantó al padre Soria. Y así se hizo. Esta vez no hubo nada de papelitos. Se pidió a los consejeros que votaran libremente y que, en el caso de que en la elección hubiera algún problema, el delegado diocesano ya haría las advertencias oportunas (recuérdese a este respecto los problemas que provocó la poca afición a ir a misa de Barbeito).
En primera instancia se pusieron encima de la mesa una treintena de nombres, porque hubo consejeros que traían una extensa lista. Entre ellos, los de Julio Cuesta y Rafael González Serna (en primera ronda) y José Joaquín León y Lutgardo García (que llegaron al tramo final). La noticia a esa hora era que todos los propuestos estaban vivos, porque aún está reciente el año en que una criatura propuso al difunto Rafael Montesinos.
Se produjo un debate inicial sobre el perfil del que debía ser elegido. Unos dijeron que ya era hora de apostar de nuevo por un periodista, otros que por un cura, e incluso alguno que por alguien “distinto” al pregonero del año pasado. Los primeros en votar fueron los cargos generales, a los que siguieron los delegados de día por riguroso orden. Los cinco nombres que llegaron a una suerte de fase final fueron Ricardo Laguillo, los periodistas José Joaquín León y Juan Miguel Vega; y los sacerdotes Marcelino Manzano y Francisco de los Reyes Rodríguez López, párrocos de San Vicente y San Lorenzo, respectivamente. Se votó entre estos cinco nombres. Hubo consejeros que votaron a más de un candidato, tal como era posible, y otros sólo al Cura Paco. Ganó el Cura Paco de forma clara, como adelantamos en esta página. En un incontestable segundo lugar quedó Laguillo, de perfil inequívocamente cofrade, de hondo arraigo en Santa Cruz, actual hermano mayor del Rocío de Sevilla y con una solvente experiencia en pregones.
Desde esa misma sala de juntas se telefoneó al designado. Hubo que localizarle en el teléfono fijo de la parroquia. Hablaron con él –como es preceptivo– el presidente, el secretario y el Cura Soria. Dijo no en todo momento. Le insistieron en que se lo pensara. Se lo pensó. Lo volvieron a llamar dos veces más. Nada, no hubo manera. La mayoría de los consejeros se relajaban ya en la sala anexa, donde había varias marcas de trago largo y frutos secos. La sorpresa fue cuando se pidió de nuevo la comparecencia de todos los consejeros en la sala de juntas. Se oyó lo siguiente:
–¡Quillo, que ha dicho que no!
El presidente informó de una situación nada común. Varias veces se han recibido nones en tanteos previos, pero el rechazo al Pregón una vez celebrada la votación no se recuerda desde que el añorado magistrado Francisco Piñero, padre del actual hermano mayor de los Estudiantes, declinó amablemente el ofrecimiento de pronunciar el de 1987. Una vez elegido fue a su propia casa el entonces presidente, José Carlos Campos Camacho, acompañado por el secretario Fernando Piruat y el sacerdote Camilo Olivares. Aquel Consejo tuvo que buscar a Manuel Navarro Palacios para ese Domingo de Pasión en el Álvarez Quintero.
Yo creo que el pañuelazo verde del Cura Paco ha sido realmente para celebrar al humo de las velas el XXV aniversario del primer no al Pregón de la Semana Santa, que para ser precisos debió ser el año pasado, pero la cosa no pudo ser entonces. Y esas bodas de plata no podían quedar sin el correspondiente mitin extraordinario.
–¿Se pueden hacer las cosas peor, Fiscal?
–Sí, claro que sí. Tan mal lo han hecho que este año no han nominado al tío del jamón. ¡Qué injusticia, oiga! ¡Qué injusticia!
¿A nadie se le había ocurrido tantear previamente al Cura Paco para evitar el mitin? Carlos Bourrellier maniobró entonces (¿en soledad o inspirado por el Cura Soria?) para sacar un nombre inédito durante toda una sesión en la que habían sido propuestos más de treinta cofrades. “Hay que hacer una nueva votación”, comunicó a unos consejeros que venían de la copa y que se estaban sentando nuevamente. Propuso al hermano mayor de la Vera-Cruz, Francisco Berjano, muy bien visto por la autoridad eclesiástica. Como había que votar oralmente, nadie se atrevió a no apoyar la propuesta presidencial, que efectivamente se interpretó como avalada (o más) por el Cura Soria, presente en todo momento en la sala. Al ser hermano mayor de penitencia, además, se le considera de la casa, y eso le daba fuerza.
Pero gracias al Cura Paco hemos aprobado la asignatura pendiente de celebrar una efeméride en una ciudad que se pirra por las fechas rematadas. Yel Cura Paco ha estado remataíto.

¿Y esto no lo regulan los nuevos estatutos?

El Fiscal | 20 de junio de 2013 a las 5:00

Tanto modernizó Francisco Javier Segura el Pregón de Semana Santa que su effetá ha dado para poner nombre  a un bar de trago largo para esas noches de estío y copa de balón, que antes el verano era de búcaro y moñas (de jazmín, se entiende) pero ahora son de ginebra premium y mecidas de vidrio ovalado. Tanto dijo effetá el pregonero que la novelería hostelera le ha visto la faena al pitón del vocablo hebreo y le ha colocado el nombre a una terraza con la muy chic permuta de la ph (que suena a champú)por la doble efe (que suena a agencia de noticias). Francisco Javier Segura, el hombre de la eterna sonrisa, explicó aquel Domingo de Pasión el significado del término: “En el hebreo quiere decir:  ¡Que se abran tus ojos y tus oídos al estruendo de la gracia!” ¿Y saben ustedes qué quiere decir effetá en versión hostelera con su correspondiente cuadrilla de veladores?“Abramos los ojos ante la nueva creación”, reza el tarjetón ¿Yqué es lo que se crea en Sevilla? Bares. ¿Y cuál puede ser el objeto de la nueva creación? El ephetá con coca-cola. Tanta preocupación de la autoridad eclesiástica por regular el pregón, tanto ahínco en que no ocurra como el año de Barbeíto, tanto intervencionismo estatutario y tanta monserga para que del Pregón acabe saliendo una terraza de copas. Para la próxima designación estamos viendo los informes de idoneidad del Padre Soria (o de su sustituto): “Fulanito de tal va a misa todos los domingos, es un hombre de Iglesia. El riesgo de que de su Pregón salga el rótulo de un nuevo bar es muy reducido. Informo a Su Excelencia que es un candidato con superávit de eclesialidad y de baja volatilidad morada”. ¿No tenemos un bar donde usted puede libar su gin tonic bajo un palio? ¿No tenemos un bar que recrea la plaza de San Lorenzo pero sin José Ignacio Jiménez Esquivias parándose cada dos segundos a saludar?  Pues toma Ephetá. ¡Mucho Ephetá con coca-cola!

Singular encuentro

El Fiscal | 8 de mayo de 2013 a las 5:00

El día 8 se celebra el primer encuentro de capataces y costaleros de la Madrugada en la fundación Cruzcampo, el gran salón multiusos de la ciudad junto con el Mercantil de la calle Sierpes. La cita es a beneficio de Cáritas y cuenta hasta con cartel propio. Cuando menos lo esperemos veremos el primer encuentro de diputados de tramo del Martes Santo, el primer encuentro de meteorólogos con el honor mancillado, el primer encuentro de directores espirituales o el primer encuentro de pertigueros del Sábado Santo.
Vicario y pregonero
¡Pero si da hasta pregones! El vicario general, Teodoro León, pronunciará el pregón de San Fernando, que no es el pregón de la movilidad de ir un rato a pie y otro andando, sino el que se organiza con motivo de la festividad del patrón. Vaya, vaya con don Teodoro. ¿Estaremos ante el monseñor Cirarda del siglo XXI? ¿Ante una nueva versión del Padre Cué? ¿O tal vez ante un nuevo Sánchez-Dalp? Está visto que haber sido párroco de El Palmar de Troya y sus aldeas adyacentes (no olvidemos nunca las aldeas) imprime carácter. Estaremos atentos, como siempre, a cuanto pregone don Teodoro. Y no olvide la regla: léale antes el pregón a quien ya sabe. Por aquello del nihil obstat. No vaya a ser que tenga…exceso de eclesialidad.
Leído en ‘twitter’
El ex director de la Delegación de Fiestas Mayores del Ayuntamiento, el periodista Carlos García Lara, siempre atento a la realidad, escribió el miércoles: “Leyendo la prensa veo hoy que han imputado al hermano mayor de una cofradía con mucha actividad últimamente. ¡Uuuuuuf!” Yla periodista Charo Padilla tuiteó lo siguiente sobre la última obra de su marido, el gran músico Marvizón:“Acabo de oír por primera vez la marcha Inmaculada, para la Inmaculada de Castilleja de la Cuesta. Me he emocionado… Mucho”.
El Baratillo
Emotiva jornada la que se vivió el pasado sábado en la Capilla de la Piedad, la de la preciosa Virgen niña a la que da igual las flores que le pongan para estar radiante. ¡Qué pedazo de cofradía la del Baratillo! Del Baratillo gusta hasta la incomodidad de las sillas de enea de la capilla, que deberían ser catalogadas como patrimonio singular de la cofradía, como el olor que asciende hasta la cúpula, una fragancia que es patrimonio inmaterial, ese olor azul reconocible desde que se accede por el postiguillo. Allí fuimos al homenaje a Otto Moeckel por sus 75 años de fidelidad baratillera, arropado por toda su familia y por hermanos tan reconocidos de la cofradía como José Luis Cantalapiedra, que siendo hermano mayor instituyó los actos oficiales en reconocimiento a los hermanos de platino; Fernando Moreno, Ignacio Pérez Franco, Vicente Ramos, Rogelio Gómez Trifón, Ricardo Ríos, Ángel Gallardo, Jesús Eguino, Luis Rizo, Francisco Hermosilla y un largo etcétera. Alegría también de ver presidiendo la eucaristía a don José Gutiérrez Mora. Que la Piedad guarde muchos años más a quien ha creado escuela en las cofradías, trabajando siempre por la unidad de su hermandad y manteniendo firme el criterio aun en tiempos de zozobra. A Sevilla y a la Semana Santa por el Baratillo, podría ser el lema de este feliz aniversario.
Reflexión
Lo de escribir “Madrugá” es de Madrid, donde se comen los bocadillos de calamares y se ven “procesiones”. Aquí se escribe Madrugada con todas sus letras y su bandeja de torrijas empapadas en miel.
Pañuelo verde
El que le han sacado en el Consejo al informe de Los Panaderos. Al parecer, se basaba en la negación de la evidencia. ¿Es verdad que la aprobación de los estatutos está al caer? Si cae pronto, hay quien defiende que se estrene ya el nuevo régimen sancionador.