Archivos para el tag ‘sillas’

Burgos desde la bulla

El Fiscal | 24 de diciembre de 2017 a las 5:00

Burgos1 Burgos2 CUBIERTA_La Semana Santa de Antonio Burgos_261017.indd

Esa vara fina de madera, tan austera y pobre  en la que usted se fijó cuando la de San Antonio Abad pasaba por Francos. Ese tío desaliñado que empuja el carro. Ese fiscal de cruz que le hizo la reverencia a aquel señor que estaba en la bulla, con ojos escrutadores y barba. Esas niñas de ojos azules que revolotean en el palco del Aero cuando pasa la Quinta Angustia (“La Quinta” para los de toda la vida) porque reconocen entre los nazarenos a sus padres y tíos. Esos contrastes de la Madrugada, el color de la palma del Giraldillo donde siempre brilla el sol del Domingo de Ramos, esa cofradía de nazarenos muertos con túnicas ala de mosca, esos costaleros descritos como si estuviéramos viendo las fotos de Martín Cartaya, ese mundo perdido de capataces y hombres del muelle ajados, fatigados, rotos de llevar cada día una cofradía, con el costal bien puesto y sin los postureos de hoy. Ese mundo auténtico por vivido, no por haberlo robado al oído ajeno. Ese interior de capilla sin cofradía, la expresión de un enorme vacío desgarrador, esa concepción de la Semana Santa como una metáfora de la vida. Esos personajes irrepetibles, agraciados por la inmortalidad de un Recuadro. La ceniza, el padre del nazareno, el Silencio, la Macarena, las familias de siempre, el Arenal, la luz, el tiempo, la fuerza simbólica de una papeleta de sitio, Antoñito Procesiones, retazos de lujo del Pregón (¡qué pedazo de Pregón!), la figura del cobrador, la vigilia perdida que se anunciaba en los carteles de los bares y de las casas de hermandad, las meditaciones ante una vieja foto del Gran Poder, el discurso del Jarrillo de Lata… Mil detalles, cientos de recuerdos, la Semana Santa pura y dura, la de verdad, la que tiene a Dios y la ciudad presentes, están en el libro que ha editado Almuzara y que lleva por título La Semana Santa de Antonio Burgos. Que al igual que a la cabalgata no le hace falta la coletilla “del Ateneo”, este libro se podría titular La Semana Santa a secas. Y punto. Todo está en ese libro. Todo. Burgos, al fin, es el creador de un modelo de Semana Santa vivido, llevado desde la bulla al artículo en prensa, fundamentalmente en las páginas de ABC. Es el creador de un lenguaje, de un diccionario, de una jerga. La Semana Santa de los últimos 50 años no se entiende sin su aportación. Sólo los cicateros y envidiosos pueden  negarlo. Ha pagado caro el precio de su libertad en muchas ocasiones. Ha sufrido, seguro, porque el periodismo da jabón en la vida como los grandes pasos los dan en los cuellos de los costaleros. Pero al final sólo sobreviven los auténticos. Y la autenticidad de la Semana Santa se asienta en la infancia, en el sentimiento y en la memoria, envuelto todo por el celofán de la fe. Burgos escribe de la Semana Santa que usted ve en la bulla, la misma. Yen este libro recopila las partituras más bellas, hondas y románticas de su repertorio. No busquen polémicas en estas páginas. Sólo belleza. La obra de un creador de escuela que Rosa García Perea nos regala en un solo libro. Todo en un libro.

El recorte es de 227
La próxima Semana Santa habrá menos asientos en Sierpes, el avispero de la carrera oficial, la gran ratonera. No serán 600 sillas menos, como se dijo, sino 227. El recorte se aplica en las parcelas que no son exactamente de Sierpes, sino de la calles perpendiculares, como Santa María de Gracia, Rivero o Pedro Caravaca. El objetivo (razonable)es dejar limpias las vías de evacuación. Sierpes tiene unas 4.400 sillas. La reducción no es importante por la cantidad, sino por la ubicación estratégica de unas parcelas en caso de incidentes. Se trata de unos cien abonados afectados que serán incluidos en una base de datos para previsibles reubicaciones en otros puntos de la carrera oficial. No hay nada garantizado, pero el Consejo anuncia su buena voluntad al respecto. ¿Por qué dijo el Consejo en su día que la reducción era de 600? Porque se refería al público en general:los que están sentados más los que pululan por este tramo de la carrera oficial haciendo uso de cualquier modalidad de pase de favor. En los pases habrá restricciones. En 2018 serán nominativos. Se trata de que el titular, de alguna forma, sea responsable del uso que se haga de ellos. Se vigilará el número de pases que se entrega tanto por vivienda como por establecimiento. Ha habido casos de entidades que han pedido hasta 500 pases. Eso se termina, anuncian en San Gregorio. El Consejo tiene estudiado que hay una población itinerante en la carrera oficial que tiene el efecto del colesterol en la sangre. Hay que erradicar esa masa de personas, además de quitar sillas. Con los menores de edad también se preparan medidas con el tacto debido. Todos conocemos los casos de abonados con dos sillas y varios niños sueltos toda la tarde. O los de residentes que se bajan a usar las sillas que siempre suele haber vacías. Por eso el presidente habló de 600 personas menos. ¡Pero no eran sillas, sino personas! Sillas, repetimos, sólo se suprimirán 227.

La hora de las reformas
Lo escribimos el pasado Domingo de Resurrección. Es el momento idóneo para efectuar todos los cambios que necesita esta Semana Santa herida, con exceso de grasa y que va a morir de éxito. Contra la mala educación que degrada la convivencia urbana se puede hacer poco a corto plazo, pero contra el avispero de Sierpes, los horarios intempestivos a los que se recogen las cofradías, el inmovilismo de cierta clase dirigente y otros males, se puede y se debe hacer algo. Ahora o nunca. A Sierpes le sobran todavía más sillas. Yel Consejo lo sabe. Hasta ahora ha jugado a favor de la causa la cultura de la incomodidad que tienen aprendida los abonados de esta calle, una cultura que parece que se transmite de generación en generación. La gente quiere la silla a toda costa, aunque sea para estar horas y horas hacinados. ¡Increíble!

Vigilancia
Los pases no sólo serán nominativos. Tendrán también colores para que sólo se puedan usar (esta vez de verdad) en el tramo correspondiente. Si usted tiene un pase para el tramo de la Papelería Ferrer, por ejemplo, no podrá meterse por Cerrajería e ir recorriendo la calle mientras molesta a los nazarenos y al público de la primera fila. Esto sólo se consigue con una plantilla de vigilantes, prevista en el presupuesto.

El pertiguero
Primer golpe. ¿Qué pujante parroquia ha encargado una escultura en piedra de San Juan Pablo II a un prestigioso profesor universitario? El Papa polaco aparece rezando ante el Sagrario. Dicen que quedará preciosa. Segundo golpe. Andrés Martín contará cosas muy interesantes en el Pregón Íntimo, porque curriculum y vivencias cofradieras tiene para dar varios pregones. El encanto de un pregón está muchas veces en que no lo pronuncie un experto orador, sino alguien que se conoce el paño desde niño. Al tiempo. Autenticidad se llama. Tercer golpe. Oído en Las Lapas:“Sí, tienes razón. El año que viene habrá que quitar filas enteras de Sierpes. Todo menos un cambio de itinerario de la carrera oficial. ¡Eso, ni mijita! Este Consejo ni quiere saber de eso ni esta para eso”. Y ciriales arriba. “Fiscal, ¿no vas a decir nada de lo de los capataces de la Macarena?”.

Las vísperas exigen el 7% de los ingresos

El Fiscal | 18 de junio de 2017 a las 5:00

Carta fiscal

UN año de mandato cumple mi dilecto presidente al frente de la institución. Un año donde se ha tragado las avalanchas de la Madrugada, no ha tenido enfrentamientos con la autoridad eclesiástica y ha hecho lo que tiene que hacer un presidente: mandar. Pero estos días le ha llegado una carta con la heráldica de las diez hermandades de vísperas en las que piden dinero, más dinero. ¿Recuerdan que el domingo pasado les avanzamos el asunto? Pues junto a estas líneas tienen la misiva en la que exigen “el 7% sobre el monto”. Por si hay dudas, dejan claro que hay que asegurar siempre unas subvenciones mínimas de 15.000 euros para las hermandades que sacan dos pasos y de 11.000 para las que sólo sacan uno. ¡El toro está en la plaza, don Joaquín! Los firmantes aseguran que su reivindicación es una promesa del hoy presidente. “Hasta la fecha no se ha hecho nada, ya que carecemos de información y se nos ha dado la callada por respuesta”. Basan su exigencia en el artículo séptimo de los vigentes estatutos: “Todas las hermandades y cofradías integradas en el Consejo tienen los mismos derechos y obligaciones”. La historia no es la misma, la historia se repite, podrán concluir algunos veteranos lectores. Todos quieren meter la cuchara en el perol de la carrera oficial, principal fuente de ingresos de la institución. Y hay quienes defienden que quienes no pasan por la Catedral (meta volante) no tienen derecho a estos ingresos (avituallamiento).

Las cofradías de vísperas expresan su “más profunda decepción y preocupación” por no tener información sobre el qué hay de lo mío. Expresarse en esos términos parece un pelín exagerado. Pedir entrar en el sistema de subvenciones resulta de lo más lógico. Don Joaquín tendrá que gestionar, que de eso sabe. Este verano ya tiene tareas: arreglar la Madrugada y las subvenciones a las hermandades de vísperas, que quieren cobrarse su apoyo electoral. Ay, qué disgustos le dan al tesorero, con lo feliz que estaba por los resultados de la explotación directa de la carrera oficial (¡menudo cabreo tienen los antiguos silleros!) y ahora llega esta carta que pretende cortar la tarta de los ingresos en más… diócesis.

Ni la sobreabundancia en el Corpus ni las avalanchas, aquí los profundos malestares son por la pasta. ¿Están verdaderamente de acuerdo las diez en lo que han firmado? ¿O habrá pronto algún abandono? Huuum.

 

navarro.jpg

¡Qué bien se mudan los pasos en junio!

Qué bien se mueven los pasos andando sobre los pies. Fue la frase memorable del pregón de Garrido Bustamante. Algunos la recordaron la otra noche, cuando el traslado del paso del Cristo de San Bernardo tras haber sido utilizado en la procesión del Cristo de Montañés del Santo Ángel. Qué bien se mudan los pasos en el calor de julio. Los candelabros son tan altos que parecen imágenes secundarias protegidas por sábanas. Un instante agradable.

 

No son formas
La denuncia de los excesos en las representaciones de la procesión del Corpus están muy bien, muy oportunas y muy razonadas. Conviene también abrir el debate de la calidad. ¿Sabe el personal a qué se va cuando se integra en el cortejo? Se ven comportamientos inadecuados tanto en el cofraderío como en las autoridades. El alcalde iba sencillamente de paseo, parándose en los altares, comentando la estética y las novedades, como el que va en la noche de vísperas. Se paraba el alcalde y también lo hacían el delegado de Fiestas Mayores y el líder de la oposición. Y, mientras, el cortejo avanzaba.

Otros alcaldes
Quienes mejor han vestido el cargo en las procesión solemnes han sido Alejandro Rojas-Marcos y Soledad Becerril. Lo de Zoido fue un festolín en 2011 tras la victoria electoral aplastante que ya, aunque se fue rebajando bastante, no paró en los años siguientes. Y Espadas este año ha ido excesivamente suelto. Cuando se acompaña al Santísimo –o se representa a la ciudad en una procesión presidida por el Santísimo– conviene guardar una compostura mínima. Ni el hieratismo, ni el pasotismo. Los saludos, abrazos efusivos, charletas y otros cumplimenteos están fuera de lugar. Todo lo más, una leve cabezada.

El pertiguero
Primer golpe. Elegancia. La Hermandad del Baratillo ha agradecido por escrito a Joaquín Moeckel su mediación para que la Real Maestranza haya ayudado en la restauración del retablo mayor. Segundo golpe. Una mijita raros los floreros de cerámica del paso de Santa Justa y Rufina. Tercer golpe. Algunos (y algunas) que portaban un cirio iba más propios para la botellona. Y ciriales arriba. Las chanclas están al caer en el cortejo del Jueves de Corpus.

El lagarto de la Catedral

“¿Qué canónigo accedió el Jueves de Corpus, con prisas y formas bruscas, al ‘locum’ de la Parroquia del Sagrario, situado en la remozada planta sótano, dejando claro que él estaba por delante en la cola de espera? Los testigos se quedaron literalmente pasmados”

 

El futuro del Consejo

El Fiscal | 23 de junio de 2014 a las 13:02

En el Consejo ya andan muy preocupados con la economía. El tesorero, Tomás Vega, está inquieto con el próximo presupuesto por la simple razón de que ya no se pueden aplazar más una serie de gastos extraordinarios. La sede de la institución está obligada ya a pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE), lo que se calcula que supondrá un gasto aproximados de 10.000 euros. Y, lo que es mucho peor, urge ya la sustitución del entarimado de todos los palcos de la Plaza de San Francisco. El coste de esta sustitución ya la vaticina el mismísimo lobo: “¡Auuuuuuuuuuuuuuuu!” Si les cuento que, además, hace falta pintar muchas de las estructuras metálicas de la carrera oficial, pueden ir añadiendo aullidos y acompañar al tesorero en el sentimiento. Yo mismo en cuanto vea al señor Vega se lo pienso decir:“Don Tomás, ¿ve usted cómo tuvo que irse cuando Adolfo Arenas llamó aquel día a Radio Taxi? ¿Ahora de dónde va a sacar usted la morterá de los palcos, de la ITE y de los pintores?”

La solución
En la junta superior ya se han deliberado las dos posibles soluciones. O se sube el precio de las sillas para la próxima Semana Santa, o se recortan las subvenciones. Las cofradías no van a estar muy por la labor de sufrir tijeretazos. Primero, porque este año no se han subido las tarifas y las subvenciones no se han reducido gracias al mérito del tesorero, que el hombre busca el dinero de debajo de las piedras. Y segundo, porque la tiesura amenaza a muchas hermandades por los impagos de cuotas, de tal forma que muchas este año no han podido esperar a junio y han pedido anticipos más que nunca. Alguna hay que casi ha recibido el 100% de la subvención antes de los plazos fijados.

El Ayuntamiento
¿Vería bien la Delegación de Fiestas Mayores un aumento del precio de las sillas en un año electoral? Recuérdese que el Pleno del Ayuntamiento debe aprobar las tarifas. El Consejo propone y el alcalde dispone. Yprecedentes hay de anteriores gobiernos que han frenado la subida de las tarifas que se pretendieron.

Nuria Barrera
Anoche tuvo lugar en el Palacio de Aranibar del Puerto de Santa María la presentación del cartel del 450 aniversario de la Hermandad del Nazareno, obra de la pintora sevillana Nuria Barrera. La obra guarda al cien por cien el mejor estilo de la artista, que se caracteriza, cómo no, por el hermoso predominio de su color preferido: el azul. Como ella misma explicó, el fondo del cartel es un original “reloj de azules” que refleja los tonos del cielo desde que sale la cofradía hasta su entrada en la Madrugada del Viernes Santo. Precioso.

Candidatos
Joaquín Sainz de la Maza ya ha aterrizado en Manos Unidas y está muy contento con este cometido. Ni afirma ni niega sus opciones a la presidencia del Consejo. Es el candidato más completo de los que se barruntan, pues a su innegable predicamento en Penitencia hay que sumar los enteros que ha ganado en los últimos años en la sección de Gloria por su labor en la presidencia de la rectora de las Nieves. El abogado Francisco Vélez, actual delegado del Domingo de Ramos, se desmarca cada vez más del actual equipo del Consejo. Es también una persona seria, considerada y valorada. Y ojo porque dicen que Bourrellier ya ha comentado a sus íntimos que eso de irse dentro de dos años está por ver. La clave, una vez más, estará en las cuadrillas. ¿Quiénes acompañarían a Sainz de la Maza como cargos generales? ¿Quiénes a Vélez? ¿Savia nueva, tecnocracia, sector de la caverna, adictos al meapilismo..? Ahí, ahí está la clave.

El pertiguero
Primer golpe. Renovación forzosa. Hasta diez consejeros no pueden repetir en su actual puesto. Segundo golpe. ¿A qué candidato apoyaría Andrés Martín, el turboconsejero de Gloria? Su influencia en la sección es notable. Y las glorias pueden decidir, cuando menos, quién no será presidente en caso de pluralidad de candidaturas. Martín, por cierto, figura entre los que deben dejar la sección. Tercer golpe. Oído en Las Lapas. “Si quería dejar su palco por otro mejor colocado, nada que objetar, pero lo que no era de recibo es que encima quisiera dejarle el palco antiguo a un pariente, por ahí le dijimos que no por mucho que sea quien es. Y no pudo hacerlo”. Y ciriales arriba. ¿Qué pasó con los GPS de los pasos de la Madrugada? ¿Otra historia de parientes?

La carrera oficial, el negocio perfecto

El Fiscal | 9 de febrero de 2014 a las 22:37

10/03/08//preparativos carrera oficial//foto jaime martinez
Comentaba el otro día un conocido empresario taurino en una tertulia improvisada en el vestíbulo de un suntuoso hotel de Madrid que estaba recibiendo numerosas peticiones de empresarios para ceder los abonos de barrera y adquirir otros en localidades más modestas. No quieren dejar de cultivar su afición por la Fiesta, pero entienden que no deben hacer ostentación en unos tiempos en los que han tenido que tomar decisiones muy dolorosas en sus plantillas. En época de crisis es recomendable guardar las joyas en la caja y lucir la piel desnuda. ¿Hipocresía o prudencia? Doctores tiene la Iglesia. En cualquier caso, realidad pura y dura. “Voy a tener más empresarios en la grada que nunca y estoy haciendo encajes de bolillo para colocarlos”. Evidentemente, los ingresos menguan, pues la tarifa de una barrera es sustancialmente mayor que la de una grada. Me venía a la memoria aquella charla por los datos que ha ofrecido esta semana el Consejo de Cofradías a cuenta del proceso de renovación de abonos de la carrera oficial, en una ciudad con una tasa de paro por encima de los 90.000 desempleados y unas autoridades políticas incapaces de generar un atisbo de ilusión, entretenidas en guerras internas de poder o en discursos basados en fuegos de artificio. No deja de sorprender en este contexto que hay peticiones de sillas para formar una segunda carrera oficial. Si el Consejo de Cofradías pudiera, podría instalar 20.000 sillas más en Semana Santa de las más de 20.000 que ya coloca. La cifra de asientos solicitadas se ha disparado un 19%. Ni la brutal subida de las tarifas en los últimos tres lustros (hubo un año que se elevaron por encima del 10%), ni las sucesivas Semanas Santas de lluvia han menguado el interés ciudadano por hacerse con un asiento, ni las cada vez más perfeccionadas retransimisiones de televisión. Este interés desmesurado deja en pañales la cifra de asientos cedidos por un año: tan sólo 1.389 sillas. La crisis no afecta a la carrera oficial. Incluso se podría concluir que tiene el efecto contrario. La carrera oficial sigue siendo el sueño de cualquier empresario. ¿Se han parado a pensar en las principales características? Un negocio instalado en la vía pública por el que se abonan unas tasas mínimas. Un negocio en el que está garantizado el cien por cien de los ingresos desde dos o tres meses antes. Un negocio en el que aunque no se produzca la celebración principal (la salida de las cofradías y su paso por el itinerario obligado), no se devuelve el dinero. Un negocio en el que hay un potencial usuario por cada uno que sea baja. Un negocio en el que los servicios públicos se hacen cargo de la limpieza y de la mayoría de los gastos de seguridad. Y un negocio en el que no está mal visto que el empresario se deje ver en un lugar de los considerados cotizados. Está claro que el tesorero del Consejo tendrá muchos problemas estos días, que seguro que los tiene; pero no son los de reubicar en zonas más modestas a usuarios con anhelos de discreción, ni el de saber si las cuentas cuadrarán o no. Su reto es el de controlar el mercado negro que hay en internet para impedir el lucro de terceros a costa del Consejo. Pero siempre con la tranquilidad de que con cofradías o sin ellas, todos los ingresos están blindados. En la España actual pocos pueden presumir de semejante tranquilidad.

Sólo faltan las palomitas

El Fiscal | 23 de septiembre de 2013 a las 17:35

cine
Decía José Luis Murga, catedrático de Derecho Romano que llegó a dar el pregón de la centuria, que la historia no es que se repita, la historia es la misma. Siempre la misma. Yrecordaba la figura de don José Luis al leer esta semana las exigencias del Consejo de Hermandades, que quiere que Zoido exima a las cofradías de pagar las tasas de la ocupación de la vía pública por las sillas y palcos de la carrera oficial. Don Bourrellier ha salido gallito y apunta a la tasa cero por rodajes de películas y anuncios publicitarios. ¿Por qué no aplicar a las cofradías el gratis total de los rodajes si ellas generan ingresos para la ciudad al igual que las empresas que vienen a rodar aquí sus largometrajes? Los ejemplos los carga el diablo. El Consejo pone a la Semana Santa a la altura de los rodajes de las películas como ya hizo no hace muchos años para zafarse de pagar el IVA de la carrera oficial. El Consejo, antes de conseguir la exención total de este tributo, suplicó el IVA rebajado del 7%, para lo cual pasó borreguilmente por el aro de considerar la carrera oficial como una manifestación cultural en función de un precepto referido a otros espectáculos muy distintos, caso de los festejos taurinos o las atracciones de feria (art.91, apartado 1º, nº 2, epígrafe 7º de la Ley del IVA). Y para obtener posteriormente la declaración de exención del pago del IVA tuvo que pasar por otro aro: reconocer el carácter social (nunca eclesiástico) de la institución cofradiera y, por lo tanto, se le aplicó el artículo que declara exento del tributo a aquellas entidades privadas de carácter social que organizan determinadas actividades. Por este motivo, se utilizó el artículo 20, apartado uno, nº 14 de la Ley del IVA, que trata actividades como las representaciones teatrales, musicales, coreográficas, audiovisuales, exposiciones y manifestaciones similares. Ahora Bourrellier dice que la Semana Santa es como el rodaje de una película a efectos de ocupación de la vía pública. Yque si tiene que pagar las tasas sería como poner la Semana Santa al nivel de los veladores, que Don Zoido no puede controlar por más que saca nuevas ordenanzas. Pues mire usted, don Bourrellier, lo de los pasos hace tiempo que está realmente como los veladores: hay demasiados, muy mal colocados en los días de salida y muchos de ellos afean la fiesta al igual que las mesas y sillas estropean la estética de un entorno monumental. Así que por ahí no cuela la cosa. Y en cuanto al argumento del cine para irse de válvula con las tasas, podría colar si se tuviera en cuenta que hay pasos que, efectivamente, parecen sacados de un rodaje; imágenes idóneas para un museo de cera y túnicas propias de Halloween, dicho todo lo cual con permiso de la corriente buenista-zapateril que considera preciossssas todas las cofradías. Pues no.
–Fiscal, detente por favor, que así no te van a dar el pregón nunca.
–Que se lo den al de los jamones. Además, este año toca una señora, que ya lo lo ha dicho don Juan José.
En definitiva, si ya claudicamos ante la poderosa Hacienda, que es la expresión del Estado, y defendimos que la Semana Santa es un espectáculo cultural y que el Consejo es una entidad social, no debe haber problemas en que el alcalde admita que la Semana Santa equivale a todos los efectos al rodaje de una película que dura siete días (¿siete?) y donde a veces se ven hasta extraterrestres, naves espaciales y pistoleros… ¿Recuerdan los pistoleros del western de San Gregorio en la elección del pregonero? Ymarcianos o seres un tanto extraños, haberlos haylos. Porque hay cofrades obsesionados por un carguillo que al pasar por la calle San Gregorio dicen ante la sede del Consejo: “Mi casaaaaa. Te-lé-fo-no”. La historia no se repite. Qué gran verdad enseñaba Murga la mar de bien en aquellas caracolas de Derecho de los años noventa que, por cierto, también frecuentaba por aquellas calendas una alumna llamada Susana Díaz. Esto es de película. Pero de película de verdad en sesión continua a cargo de Bourrellier Productions. Sólo falta que el tesorero cante aquello de “¡Movieeeeeeeerecord!” Aquí lo importante es no pagar, cueste lo que cueste. Saca las palomitas, Andrés (Martín).

Yo por mi silla, mato

El Fiscal | 25 de septiembre de 2012 a las 5:00

Ocurrió esta semana. Una cadena de televisión organizó un debate sobre el asunto del cobro de la entrada a los visitantes de templos restaurados con fondos públicos, ese sonajero anticlerical que agita este PSOE de ahora (el de Felipe no lo hacía) para distraer la atención y no perder más votos por la izquierda. A la mesa invitaron a un profesor de Periodismo, al abogado Joaquín Moeckel y al vicario general Teodoro León. Pero el alto mando de la curia no compareció. A la productora le llamó la atención la excusa: “Si va el señor Moeckel, entendemos que nosotros ya estamos representados”.

Ojú

Lo de las cofradías se está poniendo peor que la España de las autonomías. Agárrense que vienen curvas. Hace menos de un año que funciona en la ciudad la denominada Federación de Asociaciones Cofrades de Sevilla, nacida “de la mano de las distintas asociaciones y tertulias cofrades de la ciudad de Sevilla”. En su web se dice que la federación “se constituye como un órgano colegiado coordinador de las entidades existentes en Sevilla. En la actualidad son 34 las asociaciones cofrades existentes en nuestra ciudad (1ª fase federativa) y 83 las tertulias (2ª fase federativa)”. ¡Toma del frasco! En sus funciones destaca la siguiente: “Nombramiento de comisiones auditoras para aquellas asociaciones federadas que por los motivos que se acuerden y éstas acepten, necesiten del apoyo y reconducción en los fines principales de su constitución”. ¿Cómo se toman en San Gregorio el nacimiento de un nuevo organismo que agrupa a 117 colectivos? Tal vez ni se hayan enterado, tan entretenidos ellos en las sillas y la elección del pregonero…

Urbanismo recaudatorio

Y en delirios pregoneriles estábamos cuando, ¡zas!, salió el documento con las nuevas tasas de Urbanismo para 2013. Un documento que no ha sido aprobado porque el PP lo retiró en el último minuto, pero del que nos hemos enterado de todo. Incluía subidas de hasta el 100% en muchas tasas y la creación de otras nuevas. ¿Pero qué recogía de interés para la Sevilla cofradiera? Pues hemos pasado del urbanismo morado al urbanismo recaudatorio, porque planteaba una subida del 84% de la tasa que el Consejo debe pagar al Ayuntamiento por ocupación de la vía pública. ¡Al suelo que vienen los nuestros! La perlita aparece en el informe que justifica la subida. Los técnicos dicen que no pasa nada por subir tanto el impuesto, que el Consejo va a seguir haciendo un negocio redondo porque lo que se pretende cobrar es sólo un 3% de los beneficios que genera la carrera oficial (más de tres millones de euros) y que las sillas no son “artículos de primera necesidad”. En esto último es donde los técnicos no tienen ni pajolera idea de cofradías.

Yo por mi silla, mato

Estos sesudos técnicos de las caracolas ignoran que aquí el personal por el asiento de enea hace como la Esteban (no confundir con San Esteban): “Yo por mi silla, mato”. Si los técnicos supiera que las sillas no han hecho más que subir de precio en la última década y que las peticiones de asiento no han hecho más que aumentar en el mismo período de tiempo, hubieran propuesto un encarecimiento de la tasa mucho mayor aún. Señores técnicos, la silla en la carrera oficial es un artículo de primerísima necesidad. Por eso hasta se regula su transmisión de padres a hijos en un reglamento y hasta figura expresamente en muchos acuerdos de divorcio. A estos técnicos les bastaría pasar una tarde del período de renovación de abonos en la sede del Consejo. Allí verían la de llamadas de protesta que se reciben cuando al personal se le ha pasado el plazo. Y verían a ese empleado que ya no sabe cómo librarse de la paliza que le da una abonada indignada: “¡Señora, que ha perdío usted una silla y no el cortijo del Torbiscal!”

El pertiguero

Primer golpe. Lleno en la presentación de un nuevo medio de comunicación: sevilladirecto.es Segundo golpe. Lo dirige el periodista Antonio Silva, al que lo de cofrade de la O le viene en el ADN. Tercer golpe. La información cofradiera la hará Víctor García Rayo. Y ciriales arriba. ¿Han visto ya en internet el cabecero de la cama que recrea la salida de la Macarena? Con muralla y tó. “Esto está para borrarse, Fiscal”.

El detective Quidiello

El Fiscal | 23 de abril de 2012 a las 12:50

Tachín, tachín… ¿Sabían ustedes que la pasada Semana Santa hubo un detective profesional merodeando por las parcelas de las sillas? Conecten la música de La pantera rosa y quemen un poquito de incienso del tío de la calle Córdoba (a dos euros y medio la bolsita, que ya es cobrarlo bien), porque la historia pide ambientación de gabardina de cuellos altos, mascota y gafas oscura. Se trata de un profesional reputado que ha practicado una investigación del mercado negro de las sillas –denunciado en su día por Diario de Sevilla– pero que no se ha limitado a las páginas de internet donde el personal, avispado y resabiado, ofrece en venta un bolígrafo por 300 euros y, oh casualidad, dos pases de sillas para la Madrugada como regalo. No, no, no. El detective Quidiello se ha citado con los promotores del mercado ilegal durante la cuaresma, se ha introducido en los círculos de la reventa, se ha presentado después en las parcelas objeto de investigación y ha tomado las pruebas necesarias para demostrar que se han producido varios casos flagrantes de incumplimiento del reglamento. El informe final está aún en fase de redacción. Y en función de las conclusiones y de las pruebas, el Consejo de Cofradías tomará decisiones en firme. Se barrunta que varios abonados perderán sus títulos por haber mercadeado con los asientos y haber obtenido un enriquecimiento injusto. Tal vez sean más de diez los expulsados. Recuérdese que la carrera oficial es la principal fuente de ingresos de las cofradías. Su gestión y control corresponde a la institución cofradiera, que en su día elaboró un reglamento con el visto bueno del Ayuntamiento y de las asociaciones de consumidores. Una normativa que como principal novedad presentaba la posibilidad de ceder las sillas por un año al Consejo sin perder la titularidad en caso de imposibilidad económica transitoria u otras razones. Alguien en el Consejo ha visto ya tantos desmanes en cuestiones de sillas en internet y en lo que no es internet que se decidió a contar con el detective Quidiello… Un tipo la mar de interesante, que actua en soledad, como esos cofrades pata negra que van sin acompañantes en Semana Santa. ¿Lo usarán las cofradías para otros menesteres? Huuuuum.

La voz del pastor

El Fiscal | 15 de marzo de 2011 a las 9:26

Contudente estuvo monseñor Asenjo en la entrevista concedida el viernes a Diario de Sevilla cuando exhortó a las hermandades a trazar una raya roja para no ser instrumentalizadas políticamente en tiempos de campaña. Un mensaje atinado y necesario. No obstante, hubo una respuesta muy comentada en ciertos conciliábulos. Cuando Juan Parejo le cuestiona por las sillas que se instalarán fuera de la carrera oficial como novedad de la próxima Semana Santa, el prelado pasa página (“Yo me abstengo”) al no ser un tema “ni de moral ni de fe”. Cierto es que la iniciativa del gobierno local a un mes de las elecciones poco tiene que ver con asuntos de la conciencia, pero la maniobra político-electoralista se realiza con cargo a eso que se continúa llamando Semana Santa. Si se sigue el aserto de que nada de la sociedad actual es ajeno a las cofradías y que las cofradías no son ajenas a la sociedad actual, reducir el campo de visión (y de opinión) puede ser quedarse corto. Algunos esperaban una respuesta distinta, sobre todo cuando la Iglesia exige un alto grado de compromiso público a los laicos las 24 horas del día. Éstos también podrían alegar que en sus trabajos y en otros órdenes se “abstienen” de hablar de Religión. A no ser que se trate de sacristanes…

La multiplicación de las sillas

El Fiscal | 17 de febrero de 2011 a las 9:07

parasol_sillas

El alcalde juega con ventaja. Con una gran ventaja. Sabe que esta ciudad es novelera como pocas. Si coloca 200 sillas en las setas de la Encarnación habrá tortas para ver pasar las quince cofradías que cruzan por la muy remodelada plaza si el tiempo no lo impide y las juntas de gobierno lo permiten, porque la Mortaja ya ha comunicado que coge por otro itinerario para evitar una estampa tan horrenda como impactante.

Pero para estampa buena la que persigue hábilmente Monteseirín: la imagen de 200 tíos sentados en el Parasol viendo el misterio de la Cena el Domingo de Ramos sería insuperable. Una instantánea que para él simbolizaría la integración del adefesio de Jürgen Mayer en la Sevilla Eterna. El alcalde, oh casualidad, anda estos días anunciando que colocará cientos de sillas fuera de la carrera oficial. IU regala medallas a los rocieros a la vez que patrocina conciertos de grupos que atacan a la Iglesia. Y los socialistas multiplican las sillas como en un milagro para acomodar a los minusválidos y a los clientes de los hoteles. Sillas en la calle San Pablo, en la Puerta de Jerez, en el Tiro de Línea, en el Polígono, en las setas de la Encarnación. ¡Se sienten, coñ…! Todo el mundo a sentarse.

Sólo nos falta ofertar triclínios y un ambiente chill out para soportar la espera de las cofradías de cortejos más insufriblemente largos. ¿Pero no íbamos a inaugurar en la Nave del Barranco un centro de interpretación para que el turista de agosto disfrutara de una bulla virtual para aprender cómo se vive la Semana Santa a pie de calle? Va a ser que no. Ahora las agencias de viaje incluirán en el paquete de cuatro días y tres noches una butaca en el Parasol y un tendido de sombra en la Maestranza el Domingo de Resurrección. Ya no enseñamos la bulla con sus codos de pico, sus movimientos de marea, su cartera voladora, su fila que se organiza espontáneamente como sólo saben los sevillanos y bla, bla, bla.

Alfredo, ese hombre, es tan magnánimo que quiere evitarnos el maravilloso dolor de pies tras horas de pateo por la ciudad y la experiencia de pegarte ese baño de saltratos mientras sigues por la radio la entrada de la última cofradía de barrio. De la espontaneidad a las sillas de la carrera oficial apócrifa. De la bulla natural al hierático Parasol. Si Dios está en los pucheros, por qué no esperarlo en las setas. Pero sentados. Gracias, alcalde.

Lavado de manos

El Fiscal | 14 de diciembre de 2010 a las 19:40

El pasado jueves se reunió la junta de gobierno del Ayuntamiento para tomar diversos acuerdos de interés para la ciudad, entre ellos la subida del precio de las sillas y palcos un 5%, ya avanzada por Diario de Sevilla. La cuestión es que en el epígrafe correspondiente a dicho acuerdo se precisa que la junta de gobierno “toma conocimiento” de la propuesta de tarifas elevada por el Consejo de Cofradías. Es decir, que la estocá al bolsillo la pega el Consejo, no el Ayuntamiento.