La Letro es cordobesa

Jesús Cabrera | 5 de mayo de 2011 a las 8:00

Los nubarrones que hay en el horizonte de la factoría de Locsa han provocado una reacción de solidaridad entre los cordobeses en defensa de unos puestos de trabajo y de una de las actividades industriales más antiguas de la ciudad. No sólo los políticos respaldan la permanencia de esta fábrica en Córdoba, sino cualquiera que se entera de cuál es la situación de la misma, sujeta a un capricho adoptado a miles de kilómetros de aquí. Estas situaciones hace que a nadie le molesten los carteles que en estos días han aparecido en numerosos puntos de la ciudad pidiendo la solidaridad con la plantilla, ni las manifestaciones que recorren nuestras calles con el mismo fin. Ayer fue un grupo de mujeres el que recorrió Córdoba tras una pancarta que decía “Un siglo de historia. La Letro no se cierra”. Ahí está la clave: cuando se habla de Locsa, de KME y de siglas que pocos conocen se ve el problema más distante; cuando se menciona a La Letro, ese problema es nuestro problema. Este grupo de mujeres gritó ayer que “La Letro es cordobesa”, porque casi un siglo de historia no se puede borrar por el volunto de unos guiris. Además, esta factoría ha dado nombre a una línea de Aucorsa y a un extenso barrio que ha crecido con el orgullo de estar a la sombra de la Electromecánicas. La Letro es ya tan cordobesa como lo es San Agustín o Valdeolleros y nadie permitiría la amputación caprichosa de una parte de la ciudad.

Los comentarios están cerrados.