La otra lotería del PP

Jesús Cabrera | 24 de diciembre de 2011 a las 7:00

En plena coincidencia con el sorteo de la Lotería de Navidad y la toma de posesión del nuevo Gobierno central, los populares –salvo los de Manises– han tirado sus participaciones del sorteo y están atentos a las noticias que llegan desde La Moncloa. El cambio al frente de la Presidencia del Gobierno conlleva, como ustedes sabrán, un relevo en toda la estructura del Estado. Cambiado el Ejecutivo comienza una cascada de nombramientos ante los que los militantes populares contienen el aliento para ver si les toca un premio gordo, una pedrea o, acaso, un reintegro. Todos esperan colocar a alguien para aumentar la cuota de poder o, en caso de no alcanzar este deseo, por lo menos algún amiguete con el que tener una mayor cercanía al poder; vamos, lo de siempre. Ayer comenzaron estas designaciones con una parte de los secretarios de Estado y con los delegados delGobierno. Todavía queda mucho hueco por tapar y los peperos cordobeses esperan cubrir algún que otro hueco con un poquito de relevancia como recompensa a los resultados electorales de mayo y de noviembre. Lo que pasa es que la Lotería de Navidad es azar en estado puro –el bombo que da vueltas y la mano inocente que saca la bolita– mientras estas designaciones gubernamentales del PP, como las que puede realizar cualquier otro partido, dependen de la estructura del partido. Vamos, que en este caso la suerte de Córdoba está en manos de Javier Arenas. ¿O no?

Los comentarios están cerrados.