Vuelta a los orígenes

Jesús Cabrera | 3 de junio de 2012 a las 7:00

La experiencia vivida en la noche del pasado viernes hizo a muchos cordobeses reencontrarse con la verdadera esencia del Real Centro Filarmónico Eduardo Lucena. Esta más que centenario institución cultural tuvo sus orígenes como una estudiantina que recorría las calles de Córdoba en las fechas más señaladas y que con el paso del tiempo se convirtió en una formación musical con actuaciones en escenarios. La tradición se perdió y en los tiempos recientes, hará un cuarto de siglo, volvió a cantar en la calle con motivo de la concesión de la Medalla de Oro de la ciudad. Aunque hayan cantado otras veces al aire libre, el concierto que dieron el viernes en la calle Cruz Conde fue diferente, porque existió la fusión entre lo urbano y lo musical, siendo una agradable sorpresa para los peatones que sorprendidos se encontraban con una experiencia que se debe repetir.

Los comentarios están cerrados.