El ecuador de agosto

Jesús Cabrera | 15 de agosto de 2012 a las 7:00

Agosto tiene muchas fronteras, tantas como queramos para delimitar los tiempos de trabajo, de descanso, de viaje, de ciudad. Es éste el mes central de un tiempo, el verano, en donde el calor, sobre todo en estas tierras, se convierte en el epicentro de toda actividad. Son estos los días en los que se mira el termómetro más que nunca y se espera con ansia el tiempo en que refresque para que cualquier actividad se pueda desarrollar en cualquier momento del día sin ser gravosa por las altas temperaturas. En agosto se comienza a mirar atrás. Unos lo hacen cuando comienza el mes y otros cuando éste llega a su mitad. El ecuador de agosto; es decir, tal día como hoy, es frontera en la que el estío empieza a languidecer. Dicen que a partir de hoy se nota que las noches empiezan a ser más largas. Cuentan que el calor fuerte ya ha pasado, puesto que se concentra entre las fiestas de la Virgen del Carmen y la Virgen de Agosto. Son consuelo inveterados de quienes esperan una mejorar en las temperaturas. Este ecuador de agosto, además, tiene la virtud de despertar a una ciudad adormecida para centrar su atención en el barrio de SanBasilio. El perfume de los nardos de la Virgen del Tránsito es la verdad cierta que cada año nos anuncia la llegada de un nuevo tiempo. La procesión de esta noche llena las calles del itinerario porque pone fin a la clausura que siempre impone el calor y que se rompe así porque ya se ha cruzado el ecuador de agosto.

Los comentarios están cerrados.