Qué gran día

Jesús Cabrera | 27 de agosto de 2012 a las 7:00

Es un lugar común considerar al lunes como el peor día de la semana. Tanto es así que existe el síndrome del domingo por la tarde, que deprime a muchos que temen al lunes con sólo escuchar la sintonía de Carrusel Deportivo. Este día es el que nos separa más la meta en el horizonte del ansiado fin de semana, tiempo para el descanso y el ocio. Ahora resulta que no, que el lunes no produce cambios en el ánimo de las personas distintos a los causan los martes, los miércoles o los jueves. Un estudio realizado por la prestigiosa consultora estadounidense Gallup destroza el mito depresivo que desde antiguo envuelve este día. Una encuesta realizada nada menos que a 340.000 personas contemplaba preguntar a los entrevistado por el estado de ánimo que tuvieron el día anterior. Los sentimientos más optimistas y alegres se condensaron, con toda lógica en los días finales de la semana, del viernes al domingo. En cambio, en las cuatro primeras jornadas no había la más mínima diferencia. La tristeza que podía provocar un lunes no era en nada diferente de la generada un miércoles o un jueves, algo que sorprendió a los autores de la encuesta. De este modo queda destrozado uno de los tópicos más compartidos por todas las personas en todas las latitudes, pero esto no evitará que el lunes siga ocupando el lugar que ocupa en la semana y que con su llegada veamos todavía muy lejana la llegada del viernes, que es lo que realmente queremos.

Los comentarios están cerrados.