Preguntas

Jesús Cabrera | 29 de agosto de 2012 a las 7:00

Pocos sucesos de la magnitud de la desaparición de los niños Ruth y José han puesto en la calle tal volumen de información sobre una investigación judicial que no está aún cerrada y que se encuentra bajo secreto sumarial. Las innumerables páginas escritas en los periódicos en los últimos diez meses, las horas de radio y de programas de televisión han dosificado de forma didáctica el trabajo realizado por los investigadores y las preguntas sobre las dudas que aún se encuentran sin respuesta. A estas alturas el nivel conocimiento en cualquier persona es lo suficientemente alto para hablar con cierta solvencia de los hechos y poder entender cualquier explicación especializada que se ofrezca. El giro dado por la investigación en esta semana ha cerrado algunas hipótesis, pero también ha aportado nuevas dudas que están por esclarecer y que son definitivas para resolver definitivamente el caso. Las preguntas, por tanto, se acumulan en progresión geométrica desde aquel fatídico 8 de octubre, pero por encima de todas estas preguntas sólo hay una cuya respuesta se espera escuchar en los labios de José Bretón. Ésta es la que hace referencia a qué fue lo que le impulsó supuestamente a vengar sus desavenencias matrimoniales en el frágil cuerpo de sus dos hijos. Por encima de detalles menores que se han ido conociendo a lo largo de estos meses ahora sólo queda saber si es verdad que un ser humano es capaz de rebajarse hasta hacer lo que hizo.

Los comentarios están cerrados.