Debo confesar y confieso

Hyde | 12 de agosto de 2010 a las 13:14

dondraper

Aprovechando la canícula de agosto (y las vacaciones de muchos lectores), quiero hacer una confesión pública, indecente para cualquier crítico de series, incluso para uno tan amateur como servidor. ¿Están listos? ¿Seguro? Allá va: Acabo de terminar la primera temporada (sí, repito, la primera) de ‘Mad Men’. Esta es la primera vez que voy a escribir sobre esta serie del Manhattan de los 50. Y no será porque no lo he intentado en los últimos cuatro años. Debo admitir que en las dos veces anteriores que intenté ver la laureada serie de la AMC me vencieron los prejuicios. No soporto el tabaco, y me daba la impresión de meterme en un cenicero catódico cada vez que veía un capítulo, rodeado de ejecutivos machistas que se dedican a beber, a acosar sin piedad a sus secretarias y a engañar sin descanso a sus esposas.

La serie no ha cambiado, quizás he sido yo. A punto de estar más cerca de los 40 que de los 30. Y coincidiendo con la sequía de series del verano (sólo ‘Entourage’, ‘Hung’ y ‘True Blood’ que echarnos a la boca, un menú televisivo semanal demasiado ligero), a la tercera ha sido la vencida. Me he tragado casi de un tirón los primeros trece capítulos de Mad Men. Y ahora estoy como medio mundo, preguntándome quién demonios es Don Draper. Desde luego, ‘Mad Men’ sigue siendo una serie exigente con sus espectadores, como todo lo que sale de la exquisita factoría de AMC (de la majestuosa ‘Breaking Bad’ a la complicada y más reciente ‘Rubicon’). Pero a mí empieza a caerme bien el misterioso Don, con todas sus incongruencias, con todos sus defectos. Y eso me preocupa.

El personaje que interpreta el alabado y admirado Jon Hamm ha llegado a ser elegido el hombre más influyente del año en Estados Unidos. Y aunque el actor no ha tenido suerte de momento en el cine (a algunos agentes habría que mandarlos a Corea del Norte), incluso a mí, hetero total, me resulta incuestionable su atractivo. Ahora bien, por muy estupendo que sea su trabajo, que lo es, no está a la altura del de Bryan Cranston y sus Walter White/Heisenberg, que le ha birlado los últimos dos Emmy.

  • Okr

    Ya era hora, chiquillo!

    El personaje obliga a hacer un papel muy de pose… un tío que no quiere que se le note nada de lo que pasa por su cabeza. Tiene que ser difícil. Algún día le darán el Emmy (ya tiene el Globo de Oro), aunque sea para engordar los que lleva la serie, jeje.

  • David

    Querido, me alegra leer esto. Aún me seguía preguntando las razones que podrías tener para no ver esta serie. Y la explicación me resulta contradictoria, incluso incomprensible. Tabaco malo, machismo malo…, correcto. Pero…, guerra buena? (hermanos de sangre) Metaanfetamina buena? (breaking bad) Moteros traficantes de armas buenos? (Sons of anarchy) Hay muchas maneras de abordar las temáticas no?

  • Hyde

    Jajaja! Me pregunto qué opinará de todo eso que me comenta nuestro querido doctor Weston…

  • Jessie Pinkman

    También a mí me resulta incomprensible. No es la primera vez que oigo que alguien no se puede tragar una serie/película porque salen cosas o va de una temática que no le agrada. Si alguien dijera que no quiere ver Brokeback Mountain porque es de gays, lo pondrían de homófobo y retrógrado para arriba y nadie entendería su decisión. En fin, que por culpa de estas cogidasdepililaconpapeldefumar, no me extrañaría que en el futuro alguna mente lúcida, muy política y con talante ella (me estoy imaginando a uno de nuestros políticos) prohibiera, por nuestro bien y el de toda la sociedad, las películas que traten el machismo, los toros, el tabaco, y todo lo que no sea políticamente correcto. Y gente como el autor aplaudiendo semejantes medidas.

    Que paren el mundo que yo me bajo.

  • St. James

    “A algunos agentes habría que mandarlos a Corea del Norte” ¿Y al agente de Ben Kingsley dónde lo mandamos, Mr. Hyde? Se me ocurre, por de pronto, el Mar de la Tranquilidad o Cydonia.

    Y ya que le gusta el señor este de “Mad Men”, haga un esfuerzo y vea el capítulo de 30 Rock (3ª temporada, creo) titulado “The Bubble”. De los mejores.

  • Hyde

    Mejor a Benidorm. Pero desde luego que habría que mandarlo al mismo lugar que al de Adrien Brody, querido St. James, aunque me temo que algo tienen que ver ambos intérpretes, oscarizados, con tanta pésima elección. Por otra parte, Manolete le sirvió a Brody para estar una temporadita con la Pataky, así que tampoco le fue tan mal.

  • St. James

    Para tan infames profesionales, Hyde, me decanto por exilios extraplanetarios, aunque lo de Benidorm también provoca un patético tembleque en mi anatomía. Y lo de Brody me temo que no es sólo cuestión de agente, aunque meterle en el berenjenal de “Manolete”, sabiendo los altos niveles de tonysopranitis en sangre que presentan los productores patrios, es, desde luego, de “Night Court”.

    Y, ya que ha mencionado usted a la Pataky le digo que, para mí, el que ha pegado el braguetazo del siglo es Aronofsky. Con una mujer como la Weisz al llegar a casa, no hay ejecutivo encocado, actriz diva, ni productor árabe-israelí con el sentido del gusto de una grulla yonqui, que puedan jorobarte el día.

    PD: ¿Cuando le va a dedicar usted un merecido post a “Arrested Development”? Le garantizo que no es una joya, sino UNA DE LAS JOYAS (forever and ever))

  • Hyde

    Querido St. James: seguimos compartiendo gustos. La Weisz es una de mis debilidades. Recuerdo pocas escenas más sensuales, sin enseñar un centímetro de carne, que ese intercambio amoroso bajo Stalingrado con el afortunado Jude Law… Tengo la primera temporada original de Arrested Development

  • St. James

    Weisz, Winslet y Connolly (o “Porqué odio el Biomanán”)…

    Lo de “Arrested” es de auténtica relevancia histórica. Va usted a flipar con el marido de la Poehler haciendo de mago tronado que sale al escenario con un cuchillo jamonero en la boca y el “The Final Countdown” de Europe como fondo musical. Y esperaré a que se haya convertido usted en incondicional de David Cross para conminarle a ver el cortometraje “One Day”, de Michel Gondry, localizable en Youtube. Lo vi hace años en el “Work of Director” de Gondry y lloré de risa, pero, después de darme cuenta de que era Cross, volví a ponérmelo y casi me atraganto.

    PD: El “Work of Director” de Gondry (http://www.director-file.com/gondry/dlabel.html), si es usted seguidor del franchute, es imprescindible, aparte de todo un hallazgo para el amante de la comedia y la verdadera originalidad audiovisual.

  • St. James

    ¡Maldito, sea, Hyde! Me ha resucitado el gusanillo de pedir a Amazon UK los “Work of Director” de Anton Corbijn y Spike Jonze. Y anote el de Jonathan Glazer, que es de los mejores de la serie, con sus impagables anuncios de Guinness.

  • Hyde

    Querido St. James, es usted el mayor freak que conozco… Bendito sea

  • St. James

    Lo dice usted con buena intención, amigo Hyde, me consta, pero abunda en el error de una anécdota que anoche relataba precisamente a unos amigos.

    En una cena anual, donde saltó a la mesa el tema de los vinos biodinámicos, un nuevo integrante de un colectivo al que pertenecí nos deleitó con sus conocimientos sobre los mejores abonos para el vino. Tras minutos de escucha, tan sólo interrumpida por preguntas de los presentes, el tipo más absurdo de la reunión (le juro que lo era y lo es), se vio obligado a dejar su impronta con un “Tío, tu eres un friki del campo”, a lo que el aludido, con la corrección del recién llegado, respondió “No, señor. Yo trabajo tras una barra, pero estudié Perito Agrícola”.

    Aplíqueme la misma diferencia, querido Hyde. Bendita la pasión, aunque sea visceral, cuando se da la mano con la olla. Y no dejemos que los que carecen de oficio o beneficio nos contagien ese término con el que tratan peyorativamente a quienes sentimos auténtico interés por algo (en la mayoría de los casos, temas culturales), mientras a ellos sólo quita el sueño el nivel de grasa corporal y la intensidad del bronceado. Nos la están colando doblada, por culpa de un término de Santiago Segura no supo exportar a nuestra sociedad con las connotaciones y reservas que tiene en EEUU.

    Y hágame caso: los “Work of Director” son 5Jotas que nadie le va a intentar vender, pero ahí están, curándose y ganando entidad con cada día que pasa.

    Un abrazo,
    St. James

  • Hyde

    Bendita pasión, querido St. James, bendita pasión. Freak o geek, no me avergüenzo de serlo. El otro día hice el cálculo y veo alrededor de 35 series. Y a pesar de todo, trabajo, hago deporte, amo, bebo, vivo. Y, como a usted, me apasionan los detalles, la intrahistoria de cada serie, el proceso de creación de cada obra. Un abrazo fuerte

  • St. James

    Estimado Hyde:

    Me da vértigo hacer el cálculo de las series activas que sigo, a las que habría que sumar las clásicas y las “caducadas”, aunque estimo que dobla usted con creces el dígito que delata mi compromiso televisivo. En lo que debemos coincidir es en nuestro perenne deseo de que Cronos o la Unión Europea nos regalen días de 48 horas.

    Y con respecto a la terminología, aceptaré “freak” o “geek” cuando lo asociemos también a los futboleros que salen a la calle con la camiseta de su equipo y un desparpajo sólo comparable al de trekkie más infame, o a los capillitas jartibles de mi ciudad o la suya, por poner dos ejemplos.

    Un abrazo,
    St. James

    PD: ¿Se ha echado ya al coleto “Los Pilares de la Tierra”? ¿Merece un hueco? Servidor está por hacerse con ella, pero se agradecería conocer su criterio.

  • Hyde

    La tengo, pero aún no la he visto. No he sacado tiempo, a pesar de mi devoción por nuestro amigo McShane.