Un banquete de lujo

Hyde | 3 de febrero de 2011 a las 11:57

maggiesmith

Como un Chateau Margaux del 85, unas trufas blancas o un pata negra de Jabugo, hay series que uno reserva para momentos especiales. No sólo tienen que ser para celebraciones. También para animarse un día difícil. Con esa mentalidad, y tras leer numerosas críticas rendidas a sus pies, hace meses reservé en mi alacena audiovisual particular ‘Downton Abbey’, la última maravilla de la televisión británica.

A menudo somos injustos con la pérfida Albión, a la que dedicamos menos atención que a las factorías yanquis de la HBO, la AMC o SHO, cuando en los últimos años ha sacado creaciones geniales y de factura impecable, como el ‘Wallander’ de Kenneth Branagh, los antihéroes ‘Misfits’, el ‘Luther’ de Idris Elba (Stringer Bell en ‘The Wire’), los apocalípticos ‘Survivors’ o la versión del siglo XXI de Sherlock Holmes.

Pero por fantásticas que sean todas las series anteriores, ninguna llega a la altura de ‘Downton Abbey’, una versión coral, televisiva, de esas películas de época victoriana tardía que evocan el principio del fin del esplendor del imperio británico. Uno no puede evitar acordarse de ‘Lo que queda del día’, ‘Regreso a Howard’s End’ o incluso ‘Sentido y sensibilidad’ cuando ve el palacio del conde de Grantham, la tropa de mayordomos, ayudas de cámara, cocineras, ama de llaves, camareras, jardineros y chófer y las pequeñas intrigas de la distinguida familia Crawley, que debe afrontar el drama de ceder el condado y su patrimonio a un primo lejano porque no se engendró un heredero varón, sino tres hijas ahora en edad casadera.

Todo, desde la música de los créditos de inicio, el vestuario, la iluminación, la fotografía y, por supuesto, las interpretaciones, es de absoluto lujo. No hace falta visionar los siete capítulos para conocer al dedillo las preocupaciones, orígenes y ambiciones de cada uno de los personajes. Basta con unos pocos para cogerles cariño o fobia. Y en un reparto magnífico, sobresale, como siempre, la excepcional Maggie Smith, la gran dama del cine británico. Sólo tiene dos Oscar y otros 25 premios a lo largo de su carrera, así que se pueden figurar la entidad de una serie que se atreve a poner su nombre por orden alfabético en los créditos. Lady Smith merece otra estatuilla dorada por su papel de vieja aristócrata, matriarca y guardiana del honor de la familia Crawley, gruñona pero entrañable, como la recordamos en películas deliciosas como ‘Té con Mussolini’. La serie, que ya ha sido renovada para otra entrega, es mérito de Julian Fellowes, guionista de otro premiado filme del mismo estilo y época, ‘Gosford Park’. El único problema de la digestión de este banquete suntuoso es el peligro de sufrir una úlcera inmediata, fruto de la tremenda envidia y frustración que nos provoca cualquier comparación con productos de época similares en la televisión española.

  • Okr

    La serie es buenísima. Estos ingleses lo bordan con sus pelis-series de época.

  • Pancho Troya

    Don javier: Te recomiendo que veas ‘Brideshead Revisited’. Entre su maravilloso elenco de actores destacan unos principiantes Jeremy Irons o Anthony Andrews, a quienes acompañan otros no menos espléndidos Laurence Olivier o John Gielgud. Está basado en la obra de Evelyn Vaugh y es realmente ‘la serie’.

  • Rocamuerte

    No sé de dónde sacaré el tiempo, pero la tengo muy arriba en visionados pendientes. Y tras este artículo, más aún.

    Por cierto, hoy mismo me he encontrado con esto:
    http://www.serieina.com/2011/01/29/las-desolaciones-de-bleak-house/

  • Watanabe

    Como tú, la tengo preparada para un momento especial. Post como el tuyo acrecientan mis ganas de verla, y elevan mis expectativas.

  • Hyde

    Cuidado con elevar demasiado las expectativas, que no a todo el mundo le ha gustado. Algún bloguero al que respeto muchísimo la ha definido, certeramente, como una telenovela. De enorme calidad, pero telenovela. Será que nací para ser conde de Grantham, porque a mí me emociona ver la abadía, los mayordomos y ayudas de cámara y, sobre todo, a la abuela. Genial Maggie Smith

  • malatesta

    Puede ser cierto lo que apunta Hide, pero es que ha habido series de mucha calidad que perfectamente hubiesen encajado en el arquetipo de “telenovela”, en el sentido temático de intrigas amorosas y demás.
    Y es que, y ya por curiosidad, existe confusión con el término telenovela. Según la wikipedia, que no es la verdad absoluta pero empieza a ser la referencia más válida, lo que diferencia una serie de una telenovela es que en las primeras cada capítulo encierra una historia en sí misma, con su principio y su fin. En las telenovelas, en cambio, la historia es un continuo, de tal forma que la división en capítulos obedece a la necesidad de partir el metraje, no a una división de la trama.
    Me apunto la serie. Y ya van dos o tres. Se me acumula el trabajo de mala manera.

  • St. James

    Con esos mimbres y su recomendación, esto hay que verlo, Hyde (a ser posible con una buena bulldog cargada de Dunhill 965).

    Por cierto, ahora que en su blog se “revisita Brideshead”, apuntar a los fans de la serie que a Andrews, al que hace años que no veía el pelo, hace del Primer Ministro Baldwin en “El Discurso del Rey”. Y sabe a poco, con eso de que los recatados británicos no han querido entrar a saco en la germanofilia económica de Baldwin, igual que han solapado la nazifilia del principito saliente y su querida. Se echa de menos el atrevimiento y la honestidad de “La Locura del Rey Jorge” (imposible no compararlas), donde el monarca salía en porretas y se lo hacía todo encima como un bebé.

    Sabe que no estoy por la labor, Hyde, pero son estas las cosas que justifican el título de su blog. Nos esperan unos Oscars de lo más ramplón (again and again).

  • Nahum

    Mr. Hyde, viene usted de subidón y la pone por encima de cualquier otra serie inglesa, ummm.

    A mí ya sabe que me gustó mucho, pero se me atragantó un pelín el culebrón (¡¡ese jabón del final, ay!!). Es sensacional, claro, pero no sé si la pongo por encima de State of Play, por ejemplo. Hay que crear un ránking, amigo, jaja.

  • Hyde

    Querido amigo, me había reservado para el final el último capítulo, y escribí ese post antes de verlo. totalmente de acuerdo con su apreciación en ese aspecto. Lo de la pastillita de jabón es para despedir a la mitad del staff. Abz

  • Vengador justiciero

    Gracias a este post he descubierto Luther, inteligente, valiente, con remordimientos…A su lado las series americanas policiacas, palidecen (excepto alguna que ya sabemos)

    Veo la bbc y veo tve y me tengo que morder la lengua: Aguila Roja, Cuentame…

  • St. James

    Estimado Nahum:

    Tengo “State of Play” en la recámara desde hace unos meses. ¿Es tan soberanamente buena como dicen?

    Y ya puestos… ¿Sabe usted algo de “Harry´s Game”, la del famoso tema de Clannad? Llevo buscándola años y no hay forma de hacerse con ella.

    Un saludo,
    St. James

  • Nahum

    St. James: yo sí creo que “State of Play” es tan buena. Pero, vamos, en los antípodas de “Downton Abbey” en cuanto a concepción e historia. Va por otro lado muy diferente, ojo. O, si quiere algo más hardcore, le sugiero “Apparitions”, una miniserie de hace un par de años realmente exigente, je.

    Ni idea de “Harry’s Game”, la verdad. Pero he indagado un poco y tiene una premisa de lo más atractiva. Intentaré buscarla por la red.

  • St. James

    Estimado Nahum:

    Efectivamente, las críticas a “State of Play” son apabullantemente buenas, pero un consejo de la “familia” del blog se valora aún más. Me pondré con ella en breve. Y sí, todo lo que vaya en la línea me interesa, así que apunto “Apparitions”.

    En cuanto a “Harry´s…”, tras escribir un par de parrafazos en los que me quejaba de los años que nos hemos pegado buscándola quienes queríamos ver las crudas imágenes a las que precedía la etérea sintonía de Clannad, he preferido borrar y callar. Y bien que he hecho, porque acabo de descubrir que Amazon la tiene disponible desde el 2005 (aunque le aseguro que yo busqué hace como un par de años y obtuve cero patatero). El precio es de risa, así que creo que me voy a hacer con ella por la vía Sinde (así, con calidad y buen precio, señores editores, distribuidores y vendedores de pacotilla/patrios, es como podéis recuperarnos como consumidores).

    Un saludo,
    St. James

    PD: Querido Hyde, ¿se ha visto usted el montaje televisivo de “Las Mejores Intenciones”, de August-Bergman? Pues aproveche, que en los VIP´S la están “regalando”. Una joya con mayúsculas, se lo aseguro.