Acerca de

Mafiosos enfrentados a Freud; funerarios empeñados en exprimir la vida al límite; vampiros enamoradizos; salvajes polis corruptos con su pequeño corazoncito; padres fundadores de la patria; justicieros asesinos en serie; centuriones romanos; ingenieros a la fuga; jóvenes exorcistas; comandantes en jefe, agentes capaces de lo que sea para conseguir un buen papel para su estrella.

Las series de TV de calidad se han convertido en el refugio de la creatividad, en el exilio dorado de guionistas y actores frustrados por el triunfo de los estudios de mercado en el mundo del cine, por la obsesión de Hollywood de vender más palomitas que historias.