Archivos para el tag ‘Archie Panjabi’

El factor X

Hyde | 30 de junio de 2011 a las 18:14

Existe algo, un elemento misterioso aún por descubrir en la tabla periódica, que adorna y distingue a ciertos actores. No es genético ni aprendido, aunque puede que sea ambas cosas a la vez. No depende de la belleza de su físico, pero su físico especial los hace hermosos. Hasta ahora hemos llamado carisma a ese regalo de la naturaleza. Pero el talento no sólo es innato. También se trabaja, cuesta sudores, sangre y bastante suerte. Así que se trata de algo más que el carisma. Hablamos de un milagro químico, algún tipo de extraño proceso que hace magnéticas a ciertas personas cuando llegan a nuestra pantalla e interpretan a uno u otro personaje. Desde luego ese aura la tienen Julianna Margulies y Archie Panjabi, con una intensidad en ‘The Good Wife’ que seguro ha hecho estallar alguna tele; el gordinflón Wendell Pierce, ese descomunal Antoine Batiste que con sus apóstoles nos ha descubierto una voz magnífica en ‘Treme’ y luego está también un antiguo compañero suyo en ‘The Wire’, el británico Idris Elba.

Hijo de inmigrantes africanos (padre de Sierra Leona, madre de Ghana), Elba tiene una presencia física imponente, lo que le ha llevado a interpretar a unos cuantos mafiosos y al inolvidable Stringer Bell, ese señor de la droga de Baltimore con inquietudes académicas, siempre deseoso de aplicar al mundo del crimen lo aprendido en clases de empresariales. Veterano de la pequeña pantalla, donde empezó en telenovelas, el intérprete, que goza del respeto de Hollywood y es incluido con frecuencia en las listas de hombres más atractivos del planeta, ha vuelto estos días a nuestras casas con la segunda temporada de Luther, un estupendo policiaco de la BBC. Aunque el capítulo final de la primera temporada fue un pequeño desastre narrativo, los dos primeros episodios de esta edición vistos hasta ahora por servidor recuperan el nivel. El segundo, de hecho, es fabuloso. El detective John Luther, más atormentado que nunca, vuelve para combatir a los demonios de Londres. Los suyos internos, también.

Elba, al que también hemos podido ver en ‘The Big C’, con Laura Linney, es además un DJ que ha hecho sus pinitos en la industria musical, amigo de de raperos y un tipo comprometido contra las desigualdades. Hace poco protagonizó una agria polémica a raíz de los estereotipos que sufren los hombres negros en el negocio del entretenimiento y en especial en Hollywood. Negro, blanco, marrón o amarillo, Idris Elba posee el elemento misterioso. De eso no cabe duda.

Premios para todos los gustos

Hyde | 6 de junio de 2011 a las 18:54

Una de las varias asociaciones de críticos de televisión de Estados Unidos, la Broadcast Television Journalists Association (BTJA), acaba de anunciar sus nominados para sus primeros premios, que se entregarán en una gala a celebrar y retransmitir el próximo 20 de junio.  Las candidaturas son tan amplias (diez en los casos de las series y seis para los actores), que más que las presencias, lo que en todo caso puede llamar la atención son las ausencias. Clama la de ‘Breaking Bad’ y su casting, pero entendemos que simplemente se ha tratado de un problema de calendario (la cuarta temporada se estrena el próximo 17 de julio y la tercera quizás les quede demasiado lejos).

En la lista de nominaciones, encabezada por ‘Modern Family’, encontrarán, por supuesto, a Ed O’Neill, Anna Torv, Ty Burrel, Eric Stonestreet, Jon Hamm, Julianna Margulies, ‘Friday Night Lights’, Archie Panjabi,  Kyle Chandler, Margo Martindale, ‘Mad Men’, ‘The Good Wife’, ‘Boardwalk Empire’, ‘Justified’, Timothy Olyphant, ‘Fringe’, Steve Buscemi, Michael Pitt, Connie Britton, Christina Hendriks, Alan Cumming, John Noble, Elisabeth Moss, ‘Community’, Amy Poehler, Walton Goggins, Tina Fey y demás favoritos habituales de la crítica.  En la categoría de comedia, aunque seguimos sin verle mucha gracia a ese dramón que puede ser ‘Nurse Jackie’, también está Edie Falco, descuiden.

Como sorpresas agradables, la inclusión de Shawn Hatosy por su papel en ‘Southland’ y que ‘Game of thrones’ y ‘The Killing’ han llegado a tiempo, aunque la primera no tiene ningún intérprete entre los nominados y la segunda a sus dos estupendas protagonistas, Mireille Enos y Michelle Forbes (a la segunda, estelar, la han puesto como secundaria). Pero es un poco escandalosa que la presencia de ‘The Walking Dead’ suponga la ausencia de ‘Treme’, como canta la inclusión de John Slattery si no está Wendell Pierce por su Antoine Batiste.

¿Favoritos de este blog para hacerse con el dichoso premio? Jon Hamm, Julianna Margulies, ”Mad Men’, Walton Goggins, Margo Martindale, Steve Carell, ‘Community’, Amy Poehler, Danny Pudi y Sofía Vergara (esta última es favorita por otras cuestiones…)

Mejores episodios del año: ‘Ham Sandwich’, The Good Wife

Hyde | 13 de mayo de 2011 a las 16:58

Resulta tremendamente difícil, casi imposible, escoger uno solo de los 23 episodios (bueno, 22, queda uno por emitir) de esta fantástica segunda temporada de ‘The Good Wife’ (‘La Buena Esposa’). Al menos cinco, qué digo cinco, diez, podrían entrar en una lista de los mejores capítulos del año. La campeona de las series ‘network’ (lástima sus problemas de audiencia) es un compendio de virtudes. Una protagonista estelar, varias tramas paralelas que suelen mezclarse a la perfección, una realización de lujo y un casting perfecto. Sí, la palabra es perfecto. Desde los secundarios hasta los intérpretes invitados, aquí no sobra nadie. Los jefes, compañeros, hijos, rivales, jueces, clientes y demandados de Alicia están clavados.

Todo gira, sin embargo, en torno a la señora Florrick y esa magnética, cercana y extraordinaria actriz que es Julianna Margulies. Y por si fuera poco, la acompaña Kalinda, una Archie Panjabi que se come la pantalla sin necesidad de decir gran cosa. Posiblemente se trate del mejor dúo de la tele. No sorprendió a nadie que ambas se llevaran el Emmy el año pasado.  El capítulo escogido, ‘Ham Sandwich’, es una buena muestra de las bondades de la serie. Y en él cobran especial peso Eli Gold (un soberbio Alan Cumming) y los hijos del matrimonio Florrick. Como estamos de campaña electoral, me parecía el más adecuado.

Prueba superada

Hyde | 18 de noviembre de 2010 a las 9:39

cast-photo-good-wife-season-2

Llámenlo reválida, confirmación de la alternativa o la prueba del algodón. Para que una gran serie pase a ser excelente hay que superar el examen de la segunda temporada. Hay bluffs históricos, obras que son como estrellas fugaces: muy intensas pero muy breves. Ocurrió con ‘Damages’, ‘Héroes’ o ‘Prison Break’, por ejemplo. Sus segundas temporadas fueron terribles gatillazos que frustraron a una audiencia enganchada.

No pasará eso con una de las sensaciones, quizás el mejor estreno, de la temporada pasada. ‘La buena esposa’ es una serie excelente. Sin competir por la originalidad más retorcida (ya saben, químico moribundo que se convierte en narco, profesor fracasado que se prostituye, vampiros sureños enamorados de hadas, asesino en serie que sólo mata a malos, enfermera adicta o amade casa con personalidad múltiple…), esta magnífica serie de abogados es mucho más que eso. Los juicios son una trama paralela a la principal, ambas estupendamente construidas y muy, muy actuales.

Como señala nuestro querido Poniewozik, quizás ‘La buena esposa’ sea la única serie de cadena generalista, en este caso la CBS, capaz de mirar cara a cara a los exclusivos y elitistas productos de las televisiones de pago. Respetando los límites de la emisión para todos los públicos (aquí no verán desnudos ni oirán tacos a todas horas), no es una serie naif construida para un público imbécil. Todo lo contrario. Es una historia brillante sobre el adulterio, las complejas relaciones familiares que se establecen tras ocurrir éste, la competencia profesional y -especialmente en esta segunda temporada- sobre la política.

Posiblemente tenga el mejor casting de la televisión actual junto con el de ‘Breaking Bad’. Desde su estrella principal, la magnética Julianna Margulies, a los actores invitados para encarnar a jueces, clientes, o abogados rivales, como ese extraordinario Michael J. Fox del último capítulo emitido, convirtiendo su Parkinson en una ventaja interpretativa, no hay forma de encontrar un fallo o intruso en esta serie del matrimonio King producida también por los hermanos Scott. Este año se ha potenciado además el personaje del asesor Eli Gold, que borda Alan Cummings, y se ha añadido un rival para la misteriosa Archie Panjabi, la mayor ladrona de escenas de Chicago…

La mejor serie desconocida

Hyde | 29 de octubre de 2010 a las 11:54

fnl

El entrenador Taylor se parece a Guardiola, aunque también puede ser un poco Mourinho. Vive por y para el fútbol (que sea americano o europeo nos es indiferente), da igual que se trate de un equipo profesional como los Dallas Cowboys o de sus Panteras o Leones de Dillon, esa pequeña ciudad imaginaria de Texas que tan bien refleja los golpes de la crisis económica, los sueños rotos y las frustraciones de los habitantes de cualquier lugar periférico, sea en Estados Unidos o aquí en Andalucía. ‘Friday Night Lights’ no es una serie sobre el deporte ni sobre adolescentes, aunque quien haya tenido la mala suerte de no verla nunca podría catalogarla así. Es quizás la ficción televisiva que más certeramente se aproxima a los problemas del día a día, que mejor sabe tejer las relaciones de sus personajes, que más profundamente nos sumerge en lo que significa la familia, sea eso lo que sea. Algunos incluso podrían confundirla con una telenovela. Si efectivamente lo es, tiene enganchados a los críticos de televisión de todo el mundo. Pocas series, quizás sólo ‘Mad Men’, te dejan como ésta el vello erizado cuando llega la música de los créditos finales.

Si el entrenador Eric Taylor es el referente moral y vital de muchos de los jóvenes de su equipo, el pilar que lo sostiene a él es su mujer, orientadora y directora del instituto. Los Taylors, el mejor matrimonio de la televisión reciente, es tan real como la vida misma: se quieren, se pelean, discuten y se apoyan frente a las adversidades. Todo sin excesos poco creíbles: si se cabrean, se acuestan en la cama refunfuñando; se levantan con cara de sueño, y sus problemas son tan reales como los nuestros. Tienen el amigo gorrón que acaba haciéndose querer, el guaperas descarriado medio adoptado, el novio de la hija, huérfano, al que protegen y exigen como a un hijo. Por algo las merecidas nominaciones a los últimos Emmy de Kyle Chandler y Connie Britton, justo reconocimiento a una serie que ha pasado muchas veces desapercibida de cara a los premios. No lo ha tenido fácil esta adaptación de la misma película de Peter Berg. La NBC se planteó cancelarla tras la segunda temporada, pero un pionero acuerdo con el canal de pago Direct TV, que la emite unos meses antes que la generalista, ha permitido mantener este producto de culto hasta ésta, su quinta y última temporada, que hoy comienza.

Friday Night Lights, ha funcionado además como cantera de otras series y de Hollywood. Los productores, con tino, han huido de explotar a los protagonistas hasta que les salieran canas en el instituto, así que los han ido graduando progresivamente. De aquí han salido las disputadas bellezas Minka Kelly y Adrianne Palicki, Taylor Kitsch, Zach Gilford y Scott Porter, ahora magnético rival de la aún más eléctrica Kalinda de Archie Panjabi, en ‘The Good wife’.

Abogados absueltos

Hyde | 10 de junio de 2010 a las 10:31

The Good WifeCon la venia, señoría, tengo que refutar todos esos argumentos en contra de mi cliente. Sí, es una serie de abogados. Pero su pertenencia a ese subgénero no debe ser argumento para la discriminación. Sí, se trata de una serie de una cadena generalista, bajo la dictadura semanal de las audiencias, y no de un atrevido cable de pago, cuyos ejecutivos siempre están dispuestos a dar más libertad creativa a los guionistas. Pero en este caso la CBS se ha disfrazado de HBO, aunque sin enseñarnos carnes, señoría, porque todo tiene un límite. Hay muchos prejuicios contra mi cliente, señoría. Prejuicios basados en el desconocimiento. Porque a lo largo de las siguientes líneas, señoría, demostraremos que ‘The good wife (La buena esposa), no sólo no es una serie de picapleitos más, sino que es una obra redonda que merece mucho la pena. Aunque el jurado esté hasta las narices de ver togas intentaremos convencerlo.

Esta serie de la CBS es diferente, juega con la amplia escala de grises que caracteriza a las buenas tramas, cuenta con un casting de lujo y los juicios, si el fiscal me permite decirlo, no son lo principal.

Hace un par de semanas terminó la primera temporada de una de las series revelación de este año, protagonizada por la excelente actriz Julianna Margulies, pero rodeada de un elenco inmejorable de buenos actores y mejores personajes. Desde la ambigua y exótica Kalinda (Archie Panjabi), hasta Peter Florrick (Chris Noth). Del inquietante Eli Gold de Alan Cummings al tenebroso pero divertido Colin Sweeney de Dylan Baker. Hasta los jueces invitados para apenas diez minutos de pantalla son interpretados por secundarios de primer orden.

Seguramente ‘La buena esposa’ sea lo mejor que hayan hecho en los últimos diez años los cada vez más comerciales y perdidos hermanos Scott, aunque sólo sea en su faceta de productores. Vale, no tienen mucho más mérito que reconocer el talento de Michelle y Robert King y poner la pasta, pero alguna redención se han ganado por tanto bodrio reciente.

Sin entrar en espoilers, podemos decir que el final de la temporada cierra un círculo pero deja abiertos muchos interrogantes. Comenzamos con una Alicia hundida y humillada, con su marido en la cárcel por usar su cargo de fiscal del Estado de Illinois para favorecer ciertos intereses y además verse envuelto en una fea trama de prostitutas. Así que desempolva su título de abogada, se quita el delantal de ama de casa, vende obligada su mansión y se va a un apartamento de alquiler con sus dos hijos adolescentes. Y a los cuarentaytantos entra casi de becaria en un bufete de Chicago. La señora Florrick tiene mucho talento, es una madre cornuda que lucha contra viento y marea para sacar a su familia del pozo, a la que sólo vemos unas lagrimitas cuando su trabajo está en riesgo.

No queremos dar pena a este jurado. Aunque lo parezca, mi clienta no es ninguna santa. Y ni falta que le hace, señoría. Así que pedimos su absolución y que este tribunal elimine todos los prejuicios injustos que sufre esta buena esposa.

Cornuda pero estupenda

Hyde | 31 de diciembre de 2009 a las 11:41

juliannaTras la sorprendente ‘Glee’, revelación de la temporada, la otra serie de nuevo cuño que nos ha enganchado este año es una que a priori no tiene nada de original. O tal vez sí. Se trata de ‘The good wife’ (La buena esposa), y aparentemente, es otra de abogados. Pero es mucho más que eso. Al calor de los recientes escándalos de faldas, prostitutas y drogas, de algunos políticos estadounidenses, los creadores de esta serie, Robert y Michelle King, han querido ponernos en la piel de sus esposas. Sí, las supuestas ‘tontas’ que aparecen cogidas de la mano en la rueda de prensa en la que él admite sus errores, jura que quiere a su familia y promete que no lo volverá a hacer. La trama comienza el día después del gran revuelo mediático, el día después de que metan en la cárcel a su marido, fiscal del Estado. Alicia Florrick tiene que abandonar su papel de consorte en la sombra y ganarse las habichuelas para alimentar a sus dos hijos. Y como fue una estudiante brillante de Derecho en Georgetown, echa mano de sus contactos y entra, ya cuarentona, como novata en una prestigiosa firma de abogados. Allí va demostrando su brillantez en distintos casos, en unos guiones muy bien trabajados que mezclan con acierto las dos tramas judiciales:  el trabajo diario de Alicia y el cada vez más misterioso caso de su marido. A ello se añaden las dificultades de criar a dos hijos adolescentes tras caer muchos peldaños de la escalera social de Chicago.

La protagonista es la siempre enigmática y atractiva Julianna Margulies, mejor conocida en estas latitudes como la envidiadísima novia en ‘Urgencias’ de George Clooney. Margulies también apareció en Los Soprano durante una temporada, y demuestra que es una excelente, cercana y contenida actriz. No es la única cara familiar de esta serie que producen los hermanos Ridley y Tony Scott, plagada de buenos secundarios. El marido de Alicia lo encarna Chris Noth, el ‘Mr. Big’ de ‘Sexo en Nueva York’. Josh Charles interpreta a uno de los jefes y antiguo compañero de facultad. Lo hemos visto recientemente en ‘In treatment’. Y se come especialmente la pantalla la cinematográfica Archie Panjabi, actriz británica de origen indio que aparecía en la estupenda ‘Oriente es Oriente’ y en ‘Quiero ser como Beckham’. Alicia puede ser una cornuda. Pero no debe suscitarnos pena. Sino admiración.