Archivos para el tag ‘The Big Bang Theory’

Series que no molestan

Hyde | 26 de mayo de 2011 a las 12:47

Hay series que se estiran como el chicle, y aunque hayan perdido gran parte del sabor original, las sigues masticando. De vez en cuando te sorprenden con una alegría, cual pompa, y te alegras de aguantar algunos capítulos repetitivos, de ser fiel a unos personajes que después de cinco o seis años, forman parte del paisaje de tu hogar, como ese viejo sofá que te niegas a cambiar. Otras series, sin embargo, te pegan fuerte de salida, pero llega un momento en el que la traición al espectador es tan absoluta que sólo quieres enviar a guionistas y creadores al infierno. Algunas de ellas las acompañas hasta el final, a regañadientes, y otras las mandas a paseo.

Ahora que se ha cumplido un año del final de ‘Perdidos’, con la perspectiva del tiempo parece más que claro que le sobró al menos año y medio, que el final, por hermosamente grabado que estuviera, por muy amorosamente que tratara a los personajes, fue una estafa total. ¿Seis años para esto? El guionista jefe de cualquier nueva serie debería firmar un contrato de buenas intenciones, ante notario, en el que garantice que habrá una mínima coherencia de principio a fin. O avisar de lo contrario. En caso de llegar hasta el último episodio con la solución ‘Los Serrano’ (ya saben, todo ha sido un sueño) habría que prever una serie de castigos que pasarían por la inhabilitación de los productores y el cierre temporal de la cadena.

La clave, como siempre, está en las cuentas. Hay series que pese a repetirse como el ajo les salen bastante rentables a las televisiones. Es el caso de ‘Como conocía vuestra madre’, una comedia que nos dio grandes ratos y que la CBS ha renovado sine die pese a que empecemos a estar hasta las narices de no tener ni idea de quién es su puñetera madre. Incluso empieza a ocurrirle al tercer año a la otra sitcom estrella de la misma cadena, ‘The Big Bang Theory’, también con continuidad más que garantizada.

En el campo de las series de acción, la sexta temporada de ‘Supernatural’ ha recibido numerosas críticas con una línea común: la CW tenía que haber finiquitado con dignidad las aventuras de los hermanos Winchester en la quinta. Pero ha habido al menos cuatro o cinco episodios tan fantásticos, (como el excepcional ‘The French Mistake’) que a servidor no le molesta seguir viendo las peripecias de estos cazadores de monstruos. Sam, Dean, Bobby, Cas e incluso Crowley ya son como de la familia…

Sonrisas y lágrimas

Hyde | 20 de enero de 2011 a las 9:31

abed

Por mucho globo de oro que se haya llevado, ‘Glee’ dejó de ser la mejor comedia de la parrilla hace bastante tiempo. Justo en el momento en que se hizo extraordinariamente popular y Ryan Murphy se vio obligado, cadena Fox mediante, a rebajar su tono y huir de lo políticamente incorrecto. Sí, hay capítulos estupendos, y los dedicados a cada artista pueden ser una gozada para los fans, como aquellos de Madonna o Lady Gaga, pero ‘Glee’ no provoca las carcajadas que sí causan sus rivales. El otro premiado por la asociación de periodistas extranjeros en Hollywood, Jim Parsons, tampoco pasa por sus mejores horas. Los ‘geeks’ de ‘The Big Bang Theory’ garantizan un buen rato, pero han perdido la frescura de sus primeras temporadas y resulta preocupante el abuso de las risas enlatadas, un recurso que cada vez funciona peor.

No tiene falsas risas ‘Modern family’, aunque esta sitcom familiar a tres bandas experimenta demasiados altibajos en su segundo año. También tiene sus picos de montaña rusa, pero cuando ofrece un capítulo genial, nada está a la altura de ‘Community’, la comedia sobre ese grupo de estudio de perdedores en una universidad pública con la que la NBC se ha redimido un poco de sus muchas pifias. Abed ha conquistado con todos los méritos el título de mejor personaje cómico que hasta hace poco ostentaban Barney Stinson y Sheldon Cooper. Va siendo hora de que le caiga algún premio al actor de origen indio-polaco Danny Pudi, capaz lo mismo de imitar a Don Draper, al Morfeo de ‘Matrix’ a Batman o a cualquiera de los mafiosos de Robert de Niro en algunos de los mejores episodios de comedia que se han emitido en los últimos meses. Por cierto que el maléfico Senior Chang tampoco se queda atrás.

No es exactamente una comedia, porque a veces ofrece momentos absolutamente dramáticos -como el final de la tercera temporada-, pero uno también puede reírse de lo lindo con las aventuras y sinvergonzonerías de Hank Moody, el escritor descarriado y autodestructivo que protagoniza ‘Californication’. En su cuarta temporada sigue siendo un vehículo para que David Duchovny exhiba su narcisismo, pero lo cierto es que el personaje tiene encanto y atractivo.

Pero si este año hay una comedia que está atreviéndose a indagar en territorios no demasiado explorados es precisamente una de las más veteranas. ‘Cómo conocí a vuestra madre’, ‘HIMYM’ para los amigos, ha deparado episodios geniales, de gran originalidad pese a que la serie de la CBS había dado muestras de agotamiento el año pasado. Nos equivocamos al darla por muerta. En la sexta temporada sus guionistas, que quieren darle mayor complejidad a los personajes y tramas, se han atrevido a romper una regla no escrita: no hagas llorar a un público con las defensas bajas que sólo aguarda risas. En los dos últimos capítulos emitidos nadie diría que ‘HIMYM’ es una comedia. Pero son geniales y valientes. Eso esperamos de la buena televisión.

Usted no es usted. O quizás sí

Hyde | 25 de noviembre de 2010 a las 1:38

alternate-olivia

Usted, querido lector, seguramente está sentado en la oficina, leyendo este artículo. ¿Pero se ha planteado que quizás hay otro usted mirándolo en internet, que otro usted bien puede estar haciendo jogging y otro usted el amor, pese a lo tarde que es en la mañana? La teoría de los universos paralelos puede ser, efectivamente, un consuelo. Y aunque compleja, ofrece mucho juego en la ficción.

En esta tercera temporada, la irregular pero en ocasiones excelente ‘Fringe’ se presta al desafío. Y diría que hasta ahora lo está superando con creces. Ya podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que ‘Fringe’ es la heredera natural y merecida de ‘Expediente X’. También que cuenta con dos -¿o deberíamos decir cuatro?- de los mejores personajes de una serie de acción en mucho tiempo: el profesor Walter Bishop y la agente Olivia Dunham. John Noble interpreta a la perfección a este genio loco al que meteríamos, ‘crossover’ mediante, en un capítulo de ‘The Big Bang Theory’. Seguramente habría una fisión nuclear con Sheldon Cooper. Y la bella y fría australiana Anna Torv es una estupenda versión actualizada de la Sidney Bristow de ‘Alias’, aunque mucho más dura y bastante menos cargante.

Muchos espectadores de ‘Fringe’, atraídos por la firma de J.J. Abrams en la producción, dejaron de verla en la primera temporada por sus titubeantes inicios. Grave error. Los creadores finalmente apostaron por una línea argumental que está dando sus frutos: la guerra entre universos. Y entre esa trama principal se van intercalando pequeños episodios no paranormales, sino paracientíficos, a lo Mulder y Scully.

Aunque ‘Fringe’ entra y sale de la ‘Liga de Campeones’ televisiva (un club muy, muy exclusivo en el que sólo están algunas series de cadenas de pago y, si acaso, ‘The Good wife’), su último capítulo, ‘The Abducted’, es una pequeña obra maestra del suspense. Y el guiño a ‘Casablanca’, sencillamente sublime. Lamentablemente, no sólo en los laboratorios de Harvard y de la corporación Massive Dynamics se hacen experimentos incomprensibles. Los programadores de la cadena FOX, descontentos con su injustamente baja audiencia, no dejan de cambiar de día esta serie y acaban de traspasarla al llamado “infierno” de los viernes, donde pocas sobreviven. Habrá que rezar para que los ejecutivos crean en que hay algo más ahí fuera y no acaben cerrando la división ‘Fringe’.

Atraco en la Academia

Hyde | 15 de julio de 2010 a las 12:35

sons

Entre unas cortas vacaciones desconectado de todo, incluso de las series, en un cercano y hermoso desierto, y el margen que me he impuesto para que se me pasara la irritación, han pasado unos días desde que se conocieran las candidaturas de los Emmys. Aunque hay algunas sorpresas agradables, predomina el disgusto.

Si yo me siento atracado, no me hace falta leer el blog de Kurt Sutter (aunque desde luego lo he hecho) para imaginar su digna ira. Dice que le importa un carajo que la Academia de la TV vuelva a pasar de sus ‘Sons of Anarchy’, siempre que estos sigan rodando libres en la modesta cadena FX. Pero no puede ocultar su encabronamiento (ni yo el mío) por el nuevo desaire a su esposa, la excelente actriz Katey Sagal. La matriarca de los moteros de Sam Crow, Gemma Teller, está sencillamente espectacular en la segunda temporada de esta gran serie. Su ausencia es una indecencia, dan ganas de coger la moto y plantarse en el auditorio el día de la entrega de premios, quemar la alfombra roja.

Ni siquiera el reconocimiento a Connie Britton, cuyo personaje en ‘Friday Night Lights’ tampoco lo ha tenido fácil esta cuarta temporada, y la tardía nominación de Kyle Chandler (el coach Taylor ha tenido años mucho mejores), nos pueden resarcir. Entre otras cosas porque tampoco se incluye a ‘FNL’ entre los mejores dramas (¿pero qué demonios hace ahí ‘True Blood’?), ni al joven Zach Gilford, cuya actuación en el episodio ‘The Son’ fue absolutamente memorable. ¡Qué ganas tenemos de que vuelva FNL, ahora que además de ‘Entourage’ sólo tenemos vampiros y gigolós que echarnos a la boca!

Ya hemos alabado en alguna ocasión la frescura que ha aportado ‘Glee’ este año. Pero tampoco hay que pasarse. La serie está bien, pero tiene demasiados altibajos. Un capítulo estupendo cada seis o siete petardazos, y esa frecuencia cada vez se amplía más. Así que ‘The Big Bang Theory’ debería estar nominada en su lugar.

Después del incendio del auditorio, debería llegar un huracán, y luego unas inundaciones, que se traguen a los votantes que se han olvidado de ‘Treme’. No se trata del orgullo herido de este blogger, que vaticinó que la serie de David Simon arrasaría (como adivino no tengo precio…). Se trata de ser mínimamente objetivos, de apreciar la belleza, la originalidad, la oportunidad de esta obra maestra. Cuando dentro de unos años ‘Treme’ esté en los altares, como merece, los malditos miembros de la Academia debería arrastrarse hasta la casa de Simon, de Wendell Pierce, del magnífico elenco de intérpretes que crean esta genial serie.

Por lo demás, esperamos que se premie a Aaron Paul, el estupendo actor capaz de plantar cara a Bryan Cranston en ‘Breaking Bad’. Ambos intérpretes y la serie de Vince Gilligan deben volver a arrasar. Aunque también se ha olvidado a ese estremecedor secundario que ha forjado a un malo inolvidable, Giancarlo Espósito y su Gus, gerente de Los Pollos Hermanos.

Ánimos

Hyde | 27 de mayo de 2010 a las 10:15

No hay motivos para sentirse huérfanos, tras el final de ‘Lost’, en la que está siendo una de las mejores temporadas televisivas de la historia, si no la mejor. Hagamos un repaso rápido. Tenemos por un lado ‘Breaking Bad’ y ‘Treme’. La primera, obra maestra que puede mirar a la cara a los mismísimos Soprano; la segunda acaba de empezar, pero si sigue así, también marcará época. En diciembre dejamos otras dos series de altísimo nivel: ‘Sons of anarchy’, la banda de moteros del incorregible Kurt Sutter, y ‘Dexter’, con un final de temporada brutal y antológico, valiente y desgarrador. La desconocida, a este lado del Atlántico, ‘Friday Night Lights’, volvió a regalarnos un complejo abanico de emociones, un preciso cuadro de cómo es la vida, las ambiciones y fracasos en un pequeño pueblo cualquiera. Sin llegar a ese nivel, también tenemos la digna ‘Justified’, el US Marshall del siempre duro Timothy Olyphant.

En el terreno de las nuevas apariciones, han sorprendido la fresca ‘Glee’, con sus altibajos, y la estupenda ‘The Good Wife’. Sí, echa para atrás que sea otra de abogados, pero es mucho más que eso. ¿Y quién demonios querría ponerle los cuernos a Julianna Margulies? La miniserie ‘The Pacific’ nos ha llevado a la guerra con una brutalidad inusitada. No puede ser bonita. Y la BBC ha vuelto a dejar el listón altísimo con la última entrega de ‘Wallander’, tres minipelículas que nos reconcilian con Kenneth Branagh.

En el campo de la comedia, las veteranas ‘How I met your mother’ y, sobre todo, ‘The Big Bang Theory’, nos siguen ofreciendo momentos de gran hilaridad. Pero si hay una serie desternillante, original y genial, es ‘Modern Family’. Con Ed O’Neill de patriarca, y rodeado de un casting inmejorable, perfecto, ¿qué otra cosa se puede esperar?

Y por último, pero no menos importante, tenemos ‘Fringe’. La criatura del inquieto J.J. Abrams decepcionó a muchos en sus erráticos y titubeantes comienzos. Pero tienen que volver a darle una oportunidad. Ha madurado y se ha convertido en una de esas series que no hay que perderse. Es la heredera natural de ‘Expediente X’, a veces incluso mejor. La guerra entre los dos universos alternativos (¿les suena de algo?) está acercándose, y los vínculos de los tres principales protagonistas, ¿o son seis? cada vez son más complicados. John Noble vuelva a sentar cátedra como el loco doctor Bishop, y Anna Torv se ha consolidado como la heroína más bella de la tele.

Por si fuera poco, en junio vuelven ‘Entourage’ y ‘True Blood’. Permanezcan sintonizados.

Mística humanoide

Hyde | 28 de enero de 2010 a las 13:12

Una de las despedidas más lamentadas del año pasado fue la de Battlestar Galactica. Aunque tras cuatro largas temporadas la revisión mejorada del clásico se había convertido en una especie de telenovela trekkie, millones de ‘geeks’ de todo el mundo estaban enamorados de los cylons, de Starbuck, de Apolo. Que se lo pregunten a nuestros muchachos de ‘The Big Bang Theory’. Así que ni la cadena ni los productores estaban dispuestos a dejar escapar a ese rentable mercado cautivo. Y se pusieron manos a la obra con un spin off que más bien parece un spin back de la serie.

Con ‘Caprica’, retrocedemos 58 años antes de la rebelión de las máquinas que casi acaban con la vida humana en las doce colonias. En un largo episodio piloto de hora y media, que lleva meses rulando en DVD pero que fue emitido hace poco en TV, nos metemos en las familias Graystone, a la postre creadora del software y la tecnología que hace a los androides demasiado parecidos a los humanos, y en los Adama, que pertenecen a una raza considerada inferior en el planeta capital. Incluso conocemos al pequeño Bill Adama que a la larga liderará la lucha por la supervivencia y encarnará Edward James Olmos.

Pero si para nuestro gusto la serie de partida abusó del misticismo, del Deux ex machina, eso precisamente parece ser la premisa fundamental de su spin off. Tampoco se desaprovecha la ocasión para meternos en el siempre pantanoso mundo del fundamentalismo religioso, con joven terrorista con rasgos árabes incluido, un cliché desafortunado y facilón que bien podían haber evitado los guionistas y productores, pues estamos hablando de un planeta imaginario, demonios. No sólo se trata de los peligros de los exaltados de la fe. También de la degeneración moral a la que lleva la ausencia de ésta y el paganismo por la tecnología. Demasiada tela metafísica que cortar para una serie que, recordemos, va en teoría sobre la rebelión de las máquinas.

Por fin llegó septiembre!!!

Hyde | 4 de septiembre de 2009 a las 12:30

Sí, han leído bien. Hay motivos para alegrarse de que llegue septiembre. Especialmente éste en el que las cadenas de televisión (las americanas, claro está) han sacado toda su artillería en la cruenta guerra por el trono que sigue ostentando, aunque cada vez con menos autoridad, la HBO. La cadena de nuestros amores mantiene en el aire ‘Entourage’, cada vez más divertida y adictiva -en el último episodio sale Aaron Sorkin-, y el próximo domingo emite el último capítulo de la segunda temporada de ‘True Blood’, por lo que pierde precisamente en el fulgor de la batalla su producto con más audiencia. Alan Ball ha conseguido sorprendernos cada fin de semana con una serie que tiene muchos altibajos, pero de la que es imposible desengancharse. ‘Hung’ no acaba de arrancar, por mucho que prometiera, y ya veremos si dura otra temporada. El 20 de septiembre se estrena ‘Bored to death’, que se vende como comedia neurótica-negra, del estilo absurdo que tanto gusta últimamente al público del cine estadounidense, pero que a mí particularmente me parece sencillamente estúpido y presuntuoso. La protagonizan Jason Schwartzman y Ted Danson, quien se ganó nuestro respeto en ‘Damages’. Es su única arma ante lo que se avecina.

Porque la gran rival de HBO, Showtime, desembarca el día 27 con la cuarta temporada de ‘Dexter’, convertido en padre. Hasta ahora nuestro asesino en serie no nos ha fallado, y su paternidad promete un giro de tuerca aún más divertido. Personalmente, lo encuentro fascinante. El mismo día también vuelve ‘Californication’. Como decíamos en un post anterior, la segunda temporada nos quitó el mal sabor de boca del narcisismo de Duchovny y nos encantó. Habrá que verla, por supuesto.

Pero la guerra de septiembre empieza antes. El día 9, FOX estrena ‘Glee’, su apuesta fuerte esta temporada de otoño, junto con la segunda temporada de ‘Fringe’, programada el 17 de septiembre y, claro está, la sexta temporada de House, el 21.

El día 10 vuelven dos debilidades de servidor. La adolescente pero cada vez más oscura ‘Supernatural’, con el propio Lucifer en persona combatiendo a los Winchesters. Y la cadena CW, como hacen todas, aprovecha su tirón para estrenar su particular ‘Twilight’ y ‘True Blood’. CW se suma a la moda sangrienta y su ‘The vampire diaries’ seguro que es un éxito. No hay quien se resista a los vampiros, los más populares en el instituto.

Ese mismo día, FX nos trae la segunda temporada de los moteros de ‘Sons of anarchy’, una buena recomendación que nos hizo St.James. ‘Los Soprano’ sobre Harleys, aunque admito que la comparación es exagerada y casi sacrílega.

En cuanto a las comedias ‘sitcom’, el 21 de septiembre la CBS nos devuelve ‘How I met your mother’. En facebook vamos a crear un grupo a favor de que el gran Barney Stinson consiga por fin el amor de Robin (pasamos ya de la mujer de Ted Mosby). Y también otra favorita de St. James, ‘The Big Bang Theory’, con los desternillantes Sheldon y Wolowitz.

Agarraos al sillón.

Así que cuando