Archivos para el tag ‘TNT’

En el coche patrulla

Hyde | 28 de febrero de 2013 a las 13:32

No nos cansaremos, todos los años, de repetir la misma cantinela: ‘Southland’ es una de las series más infravaloradas de la parrilla actual. Incluso resulta menospreciada a veces por servidor, que todos los diciembres olvida meterla en la lista de las diez mejores y, en ediciones como la de 2012, eso supone una gravísima injusticia. El drama policial que se inició en la NBC y luego pasara a la cadena TNT para ventaja de los espectadores –ganó tanto en rumbo, como en estilo como en seriedad argumental-, regresó hace un par de semanas en EEUU con su quinta temporada. Volvemos a meternos en el coche patrulla con tres parejas de agentes por las siempre peligrosas calles de Los Ángeles. La serie ya no aspira a ser, que lo es, la más digna y justa sucesora de la añorada ‘The Shield’ –que no sería mala cosa- ni el mejor policiaco en antena, que lo es –‘Justified’ lo contamos como ‘western’-, sino a mantener un lenguaje propio, muy particular, con su narrador en off que cada capítulo nos va contando las miserias de la vida de un policía. Y ese sufrimiento lo vivimos casi en primera persona, sentados al lado del patrullero Cooper que borda el enorme Michael Cudlitz, del noble pero desgraciado Sammy –un también excepcional Shawn Hatosy-, que prefirió el uniforme azul a los trajes de detective, o de la investigadora de Homicidios Lydia Adams, interpretada por Regina King y que además de a los asesinos se enfrenta a la prueba más dura: ser madre soltera. Sí, también está Sherman (Ben Mckenzie, de ‘O.C.’), pero sigue un escalón por debajo de los tres anteriores.

‘Southland’ es una apuesta segura. No defrauda nunca, y se trata posiblemente de la serie más regular de los últimos años. Puede que no alcance los picos de brillantez de otras producciones, pero tampoco se hunde inesperadamente como muchas competidoras. Este año desconocemos si habrá sorpresas tan gratas como la del anterior: Lucy Liu se salió como estrella invitada. También se echa de menos al broncoso Lou Diamond Phillips, ahora con un papel fijo en la estupenda ‘Longmire’. Pero no importa. Con la Trinidad policial de nuestros tres protagonistas tenemos más que suficiente.

Imprescindible

Hyde | 12 de abril de 2012 a las 13:02

Hay algo rotundamente masoquista, un placer perverso, en disfrutar bajando a los infiernos callejeros de Los Ángeles. Primero con la extraordinaria y añorada ‘The Shield’, y en la actualidad con ‘Southland’, que cada año se nos hace más corta. Si la primera nos adentraba en la corrupción plena, de bandas, de drogas, prostitución y de los propios policías protagonistas, la segunda se ha emancipado y ha logrado dejar de ser considerada como su heredera.

A los cuatro años, la criatura de Ann Binderman (‘Las dos caras de la verdad’, ‘Enemigo público’, ‘Policías de Nueva York’) y John Wells (‘El ala oeste de la Casa Blanca’, ‘Urgencias’) se ha consolidado como una de las mejores series de la parrilla televisiva. La competencia es durísima, sí, pero ‘Southland’, con ese formato tan especial, de falso documental, con sus elipsis, su voz en off inicial, puede mirar cara a cara a cualquiera. Y en la edad dorada de la televisión, con tantas joyas y obras maestras compitiendo simultáneamente como ‘Breaking Bad’, ‘Mad Men’, ‘Justified’, ‘Juego de Tronos’ o ‘The Good Wife’, eso son palabras mayores. ‘Southland’ tiene un casting modesto pero tremendamente funcional y talentoso. Al repartirse los tiempos de cada episodio, no hay un protagonista claro. Aunque a efectos de brillo, nadie lo hace tanto como Shawn Hatosy y Michael Cudlitz, los dos pesos pesados. La serie, a la que en una de sus decisiones desastrosas, renunció la NBC -se emite en TNT-, es una de las más crudas y emocionalmente violentas que jamás se hayan hecho.

Ninguna te agarra y retuerce las tripas de esa forma, sumergiéndonos en las dudas de sus policías patrulleros, siempre sintiendo la tentación del camino más fácil pero menos correcto, la impotencia de luchar con unos medios y un sistema ineficaces contra una hydra a la que siempre le vuelven crecen las cabezas que le cortas. Este año han estado como estrellas invitadas Lucy Liu, que pese a las dudas iniciales ha creado un personaje tan redondo como odioso, y Lou Diamond Phillips, en el papel de poli pasado de vueltas que ya lo ha visto todo. Y el finale probablemente haya sido el mejor del año. Será muy difícil superar la intensidad de esas notas del ‘Street Fighting Man’ de los Rolling mientras se produce ese cruce de miradas entre Obi wan Kenobi y Anakin Skywalker… Sí, en ‘Southland’ siempre se siente la presencia del Lado Oscuro.

Tele de verano

Hyde | 23 de junio de 2011 a las 2:30

A estas alturas, casi resulta una perogrullada subrayar la importancia de los malos en cualquier historia de ficción. Perfilarlos bien es tan o más importante que contar con un buen protagonista. A veces, el malo es incluso el personaje principal, el que provoca un mayor impacto. ¿O acaso no es Darth Vader lo primero que nos viene a la cabeza cuando pensamos en Star Wars? Además, en televisión funcionan especialmente los protagonistas ambiguos, que se mueven por el filo de la navaja y a los que no conseguimos ubicar. Tony Soprano, Vic Mackey, Walter White, Jax Teller, el mismo House, son todos seres a los que podemos odiar y querer a la vez. Si además resulta que la historia es de ciencia ficción, el enemigo resulta fundamental. No hace falta diseñar uno tan repulsivo y estremecedor como el alien de Cameron o el depredador que perseguía a gobernator por la selva centroamericana. Tampoco llegar a la impresionante presencia de los invasores de ‘La guerra de los mundos’ o a la complejidad de los cylons de ‘BSG’. Pero hay que currárselo un poco. Y me temo que son precisamente los extraterrestes lo que ni funciona ni va a funcionar en la nueva ‘Falling Skies’, que se estrenó con un capítulo doble el pasado domingo en la TNT y que en España se podrá ver mañana.

Publicitada como una producción de Spielberg y su estudio Dreamworks, otro de los nombres detrás de esta serie que nos infunde todo el respeto es el de Graham Yost, creador de ‘Justified’ y también productor de ‘The Pacific’. El protagonista (bueno) es el siempre carismático Noah Wyle, conocido por el público como el entonces joven doctor Carter de ‘Urgencias’ y ahora un viudo padre de mediana edad, con tres hijos, que forma parte de la resistencia humana a una invasión alienígena del planeta. Y si en otros casos los extraterrestres venían a por los recursos naturales, ahora vienen a por los niños. Prácticamente todo funciona en este piloto doble, con buenos momentos como esa difícil elección que el personaje de Wyle, el profesor de historia Tom Mason, hace entre una pila de libros a abandonar entre las ruinas. Escoge, como no podía ser de otra forma, el que tiene uno de los mejores comienzos de la historia de la literatura. También, hablando de inicios, es fantástica, original y poco costosa la forma de situarnos en contexto y contar la invasión, a través de los dibujos del hijo pequeño de Mason. Así que podríamos estar ante una buena serie, que recuerda por momentos a ‘The Walking Dead’ por aquello del apocalipsis, y que resulta cien veces mejor que la innombrable reciente versión de ‘V’ -lo cual no es muy difícil-. Pero sin embargo, los extraterrestres, al menos los que se han dejado ver hasta ahora, provocan más risa que miedo. Ni siquiera podríamos catalogarlos de serie B de los sesenta. Y así resulta casi imposible cautivar una audiencia que está acostumbrada a contemplar quizás no derroches, pero sí buenos efectos especiales en televisión, como ocurre con ‘Juego de Tronos’ y esa escena final…