Archivos para el tag ‘Travis Fimmel’

Una de vikingos

Hyde | 7 de marzo de 2013 a las 12:35

El canal Historia, responsable de la sobrevalorada ‘Hatfields&McCoys’ y con la ambición suficiente como para lanzar lanzar ahora ‘La Biblia’, acaba de estrenar ‘Vikingos’, de Michael Hirst. El veterano productor y guionista sabe lo que se trae entre manos con el género histórico. No en vano estuvo detrás de ‘Los Tudor’, ‘Camelot’ y ‘Los Borgia’, entre otras series. Ahora nos cuenta la historia de Ragnar Lodbrok, uno de los grandes héroes vikingos, un explorador obsesionado con navegar hacia el oeste, pero no para descubrir nuevas civilizaciones, sino para saquearlas. Fue el terror de Inglaterra y Francia y estaba obsesionado, según leemos, con que sus hijos no lograran superar sus hazañas –de hecho Kirk Douglas interpretó a uno de sus descendientes en ‘Los Vikingos’-.

Protagonizada por Travis Fimmel, aquel joven compañero del desaparecido Patrick Swayze en ‘The Beast’, en el casting de la serie destaca, sobre todos los nombres, el de un secundario: Gabriel Byrne. Resulta bastante chocante verlo de sanguinario y ambicioso noble vikingo cuando estamos acostumbrados a contemplarlo de traje, como primer ministro accidental (‘Secret State’) o como el añorado y complejo psicoanalista Paul Weston de ‘In Treatment’. Byrne es un excelente actor, pero cuesta mucho trabajo visualizarlo como alguien brutal y no extremadamente educado. Hasta su demonio lo era. Es de las cosas que más llama la atención del piloto de ‘Vikingos’: sí, hay sangre y la violencia esperadas, pero también mucha, quizá demasiada, educación entre estos nórdicos, especialmente entre el matrimonio protagonista. Aunque quién sabe, puede que siempre hayan sido muy civilizados.

Al principio, en sus primeros minutos, la serie recuerda un poco la estética y estilo de ‘Spartacus’. Luego, afortunadamente, no. Es un producto mucho más realista, y aunque sólo sea por respeto a un canal que se llama Historia, los guionistas intentan aproximarnos al personaje y a su gran sueño. Asistimos, quizás demasiado brevemente, a la construcción de uno de esos temibles drakkar, con el que Ragnar comenzaría sus expediciones, y cuya estampa aterrorizaba a los habitantes de cualquier pueblo costero. Habrá que seguir viéndola para comprobar si estos vikingos pierden las buenas formas.

El último personaje

Hyde | 29 de octubre de 2009 a las 10:57

Ni la trama es original –un poli veterano fuera de control al que ponen como compañero un novato prometedor pero algo ingenuo-, ni es ni de lejos tan brutal como ‘The shield’, ni se trata de una serie que vaya a sorprendernos, porque Scorsese ya sentó cátedra y puso punto y final a las historias de infiltrados. Pero nadie puede negar el morbo, bastante macabro, de ver ‘The Beast’, la serie póstuma de Patrick Swayze. Y aunque sabemos el final desde el principio –no hay segunda temporada porque el actor muere-, visionarla es un bonito homenaje a la vida. Swayze protagonizó grandes y mediocres éxitos como ‘Dirty Dancing’ y ‘Ghost’, alojados en la memoria colectiva de toda una generación. En ninguno de ellos, como tampoco en el resto de su comercial filmografía, demostró demasiado como intérprete. En cambio vuelve a la televisión, su origen con ‘Norte y Sur’, y a pesar de lo avanzado de su cáncer de páncreas terminal, crea un personaje para recordar: El ambiguo y misterioso Charles Barker, un agente del FBI que siempre va por libre y que posiblemente se ha descarriado. Swayze se tomó muy en serio su último papel. Incluso se negó a tomar la medicación contra el dolor para no afectara a su gran interpretación. Vale que al lado le ponen al guaperas Travis Fimmel, un modelo de Calvin Klein que apenas sabe poner caritas, y junto al que el Mocito Feliz parecería Al Pacino. Pero si salvamos ese inconveniente, ‘La Bestia’ –nombre que alude no a la brutalidad del protagonista sino al demonio que te devora por dentro cuando bordeas a diario la frontera entre el bien y el mal- es un mensaje de esperanza, la batalla de una estrella que se negó a hundirse en su enfermedad y dio lo mejor de sí en el último momento. Sólo por eso, y porque además es entretenida y sabemos que se acaba en el episodio número trece, merece la pena verla.