A Pedro Munar

Javier Gómez | 21 de enero de 2011 a las 14:18

PEDRO MUNARVino a verme el miércoles a mi despacho. Me había pedido cita por internet varios días antes, como si yo fuera médico y el periódico el SAS. “Sólo serán dos minutos, sé que estás muy ocupado y no quiero molestarte”, me dijo con timidez al llegar. Yo esperaba un café, pero tampoco dije nada para sacarlo de su error y ahora me arrepiento profundamente. Pedro Munar era un lobo de mar varado en tierra, un escritor con muchas, muchas historias que contar. Un aventurero que lo mismo te hablaba con pasión de las horas Mangbetú (título de su primer libro) que de sus días en Berlín oriental. Capitán de marina mercante, después inspector de Pesca en la Subdelegación, se acababa de jubilar. Y como le sobraba el tiempo daba por hecho que a los demás nos faltaba y no teníamos para dedicárselo a él, bandera de humildad y timidez.

Me enseñó un papel en el que había puesto por escrito un tema que le obsesionaba: Málaga de espaldas al mar. Quería proponer, y había dibujado un preciso mapa, que los terrenos de la desembocadura del río Vélez, donde desde hace años está previsto un macroproyecto inmobiliario, se dedicaran a construir el mayor puerto deportivo y pesquero del Mediterráneo. “Cabrían 20.000 atraques”. Pedro no era un especulador, sino un amante de todo lo náutico, así que le dije que ampliara su carta, dirigida a las autoridades, y la convirtiera en tribuna de opinión para el periódico. Se fue casi a la carrera y le prometí que cuando trajera su artículo nos tomaríamos ese café. Que no se perdiera.

Estas líneas son tanto un homenaje al escritor ignorado por las editoriales (en su casa guardaba un manuscrito del libro ‘La bahía de los mil destellos’), al marino que se lleva mil peripecias, travesías, viajes, paisajes y aventuras a la tumba, como una pequeña terapia particular con la que intento purgar mi mala conciencia y mostrar mi tremendo arrepentimiento por no haber parado el reloj y tomado ese café con el amigo que ayer se convirtió en pecio.

  • Miguel Ángel Campos

    Hola.
    Habitualmente sigo con interés el blog de Juan Carlos Silveti “la mar de historias”.
    Hoy en este otro blog, me ha llamado la atención una entrada dedicada a Pedro Munar.

    Tengo el inmenso placer y la fortuna de conocer un poquito a Pedro, de él sólo se puede hablar bien y contar cosas buenas.
    Si Pedro Munar está interesado en este proyecto, sin duda es un gran proyecto, estoy completamente seguro.
    Pedro Munar puede ser para Málaga lo que Cesar Manrique a Lanzarote y no exagero nada en absoluto.
    No me quiero extender y ponerme pelota.
    Pedro, un abrazo con afecto amigo y un beso para tus chicas.
    Encantado de “conocerte” Javier, seguiremos en contacto.

    Miguel Ángel Campos.

  • Juan Carlos Cilveti

    Lamento mucho no haberlo conocido.
    En esta “Málaga Marinera”, tan llena de absurdos tópicos fuera de lugar y ahora, tan politizada, personas como Pedro seguro que podrían y pueden (ya que hay muchos como él) aportar mucho.

    Un saludo.

    JC Cilveti

  • Miguel Ángel Campos

    He pasado una mala noche, estoy triste, muy triste.
    Juan carlos gracias por tu comentario, conocía un poco a Pedro, lo suficiente.
    Te conozco bastante menos a tí, alguna vez hemos coincidido, la última vez estabas con Jesús Yañez y hablamos sobre una turista que subió a bordo de un barco que no era el suyo….
    Te quiero decir que a pesar de apenas conocerte, hay rasgos de tu personalidad que me recuerdan a Pedro. Irradias calma, eres humilde, en definitiva mereces la pena.
    Nos veremos pronto sin duda
    Gracias Juan Carlos.
    Saludos Javier

  • jesus lopez de guevara vallejo

    Pedro fue para mi una de las personas mas marabillosas que he conocido,tanto como amigo como compañero en la sub-delegacion en Malaga fue UN LUJO CONOCERLE Y SER SU AMIGO.

  • jesus lopez de guevara vallejo

    el siempre corregia las faltas de ortografia de todos, espero que desde donde este me corrija MARABILLOSO POR MARAVILLOSO

  • Fermin Amezcua Molero

    Se ha ido un amigo. Ante todo un amigo de sus amigos y de Malaga. Ni que decir tiene su extraordinaria capacidad para narrar sus aventuras en compañia del Capitan Matias por esos mares de dios. Como dices Javier, era un marinero en tierra, y no paraba de pensar, rebuscar, idear todo aquello que pudiera ensamblar, unir y emparentar el mar con la tierra. Vivia en la tierra y no se olvidaba de su mar. En 1998, como miembro de UGT, me expuso su idea de un gran puerto en la falda sur de Torre del Mar, para que lo elevara a los politicos, y no supe reaccionar, ¡Perdon Pedro, Perdon! Espero que tu idea siga adelante.
    Hoy me queda tu amistad, y la pena de no haber compartido contigo mas tiempo. Y alli donde estes espero poder abrazarte algun dia.

  • Mª Ángeles

    Casualmente hoy que se cumple un mes de su pérdida he leido tus comentarios sobre Pedro y he podido por fin enterarme del proyecto que tenía entre manos y en el que se había volcado los últimos días de su vida. Se que estaba muy ilusionado al igual que con su último libro y creeme que no le sobraba el tiempo, más bien le faltaban horas en el día para abarcar todo lo que quería hacer.
    Es una pena que se haya marchado sin ver hecho realidad muchos de sus sueños.

  • Carlos Calvera

    Yo no conoci a Pedro Munar. No sabia su edad ni a que se dedicaba, ni tampoco lo habia visto ni habia llegado escribirle nunca. En realidad, mi única relación con él arranca una lluviosa tarde de noviembre en que entré en la libreria Nautica para resguardarme de un aguacero. Mientras hacia tiempo, ojeé algunos libros de saldo amontonados que salian a cinco eurillos, una verdadera ganga tirada de precio, y decidí adquirir uno como quien adquiere una bagatela. El libro en question era Las “Horas Mangbetú”, y hoy en dia, encabeza el puesto de “libros de honor” en mi biblioteca.

    La lectura apasionada de ese libro inspiró algun tiempo despues mi segunda novela – “El Reverso” publicada por la misma editorial curiosamente el mismo dia de su muerte.

    Quiero pensar que nada en este mundo es casual, que las cosas no suceden por que sí. Munar seguirá navegando, aunque quizas de diferente manera a como lo hizo en vida. Su legado, lejos de marcharse, acaba de nacer y otros escritores como yo tomaremos sus experiencias y su vision aventurera de la vida para continuar agrandando su sueño
    que es tambien el de cuantos amamos el mar.
    porque mi buen amigo, yo que entre aqui con la intención de conocerte, abrí la primera reseña tuya solo para descubrir que habia echo tarde….¡por tan poco!

    Esta noche volvere a leerme tu libro, y si quieres nos tomamos una copa en el camarote del Arizona.

    Hasta siempre compañero
    de otro escritor que te debe mucho

  • Paloma

    Soy Paloma, la viuda de Pedro y os quiero dar las gracias a todos por vuestras cariñosas palabras. Javier, siento mucho que lo del puerto se quede parado, pues es una idea fantástica para Málaga que le aportaría riqueza, prestigio y mucho dinero. Pedro era un hombre vitalista y lleno de ideas interesantes, amigo de sus amigos y siempre dispuesto a ayudar.
    Capitán, espero que seas feliz allá donde estés y que no te olvides de los que te queremos.

  • Paloma

    Soy Paloma, la viuda de Pedro. Quiero daros las gracias a todos por vuestas cariñosas palabras. Javier,es una pena que lo del puerto deportivo se quede parado, ya que daría mucha riqueza y prestigio a nivel internacional. Pedro era un hombre vitalista y lleno de energía y buenas ideas.
    Capitán espero que seas feliz allá donde estés y que no te olvides de los que te queremos y echamos de menos.

  • manuel

    Hace unos días buscabdo una información sobre puertos deportivos me encontre con la noticia de tu salida hacia otros puertos. Hace muchos tiempo que de tí nada sabia, desde mi marcha de UGT, solo decirte una cosa Pedro fue un honor y placer el conocerte, el compartir contigo chrlas ideas, comentarios e ilusiones, tus consejos me vinieron muy bien sobre todo en mi trabajo con los pescadores de la provincia, siento mucho no haber podido seguir manteniendo un contacto mas directo contigo pero ya sabes que mi trabajo por sus horarios locos me lo impedian. La última vez que tomamos cafe junto en la Cabaña, quedará en mi recuerdo para siempre.
    hasta siempre amigo y compañero del alma pedro.
    Un abrazo para Paloma y para tu hija.

    Manuel Lloret

    Manuel LL.C.

  • caruchi munar campillo

    Vida es lo que nos ha dado a todos desde siempre, soy prima hermana de él, pero viví con él experiencias que jamás olvidaré, era mi primo el mayor y cuando venia de navegar, a casa de su tia angelina en cartagena era lugar obligado de visita. Y ese día yo me veia mayor, me llevaba a tomar un café, una copa ..me sentía importante a su lado, y me contaba todas las batallitas de sus idas y venidas amorosas, lamenté que se nos fuera, le quedaba tantas cosas por hacer, te quiero primo