Archivos para el tag ‘Educación’

Las mujeres y los niños primero

Javier Gómez | 12 de abril de 2012 a las 13:40

CON el ‘Titanic’ hundiéndose hasta en la sopa estos días, resulta casi imposible no imaginar a Mariano Rajoy ataviado con el uniforme del capitán Smith, ordenando que la orquesta siga tocando, ignorando el desastre que se acerca o plenamente consciente de él, pidiendo tranquilidad al pasaje y negando que nos vayamos a pique. Aunque no tanto como del dichoso pecio, mucho se ha escrito y dicho estos días sobre la política comunicativa del Gobierno y del PP, si es que existe alguna, que cada vez se parece más a esas escenas de pánico, descoordinación, mensajes contradictorios y mentiras, piadosas o no, que se dan en los naufragios. Resulta inaudito que un Ejecutivo anuncie por sorpresa, escondido en un comunicado de prensa, que se van a recortar 10.000 millones de euros en Educación y Sanidad. Resulta inconcebible, o al menos lo sería para cualquier otro ciudadano europeo, que el ministro de Economía, Luis de Guindos, cuente a la prensa extranjera, preferentemente alemana, lo que se va a hacer en España antes que a la española. Y resulta especialmente inquietante que un presidente del Gobierno no dé la cara en la tempestad, víctima del común síndrome de tomar a los ciudadanos por niños u ovejas descarriadas a las que pastorear sin más explicación.

Pero la popular no es la única política de negación de la realidad ante esta vía de agua que afrontamos como nación. Los socialistas tienen otra distinta, pero de origen similar, esa de que basta repetir una mentira cien veces para convertirla en realidad. Como lo de que en Andalucía no hay recortes, sino ahorro. Puede que la Junta no haya anunciado a bombo y platillo despidos o eliminación de servicios y subvenciones, pero en la práctica claro que los ha habido. Y luego está su más que preocupante problema de liquidez. El retraso o eliminación de las subvenciones a colectivos sociales han mermado la atención que reciben muchos discapacitados. En salud, lo reconozcan o no, se han cerrado camas y las urgencias andan cada vez más saturadas. Y el último episodio del corte del gas y el agua caliente durante cinco días en la única residencia de mayores pública de Málaga, la de El Palo, no hace más que confirmar los peores augurios. El barco se hunde. Estaría bien que lo admitiéramos de una vez y nos pusiéramos todos de acuerdo en cómo achicar el agua.

Another little scandal

Javier Gómez | 29 de septiembre de 2011 a las 13:24

Hay grandes, ruidosos y ensordecedores escándalos, de elefante loco corriendo por la planta de vajillas, jarrones y cristalería de El Corte Inglés, como el ocurrido en Ronda y en el PSOE de Málaga -permítanme que juzgue ambas cosas inseparables-. Escándalos que no se pueden ocultar, vergüenzas ante las que no vale la habitual táctica del avestruz, la vieja estrategia de esperar hasta que escampe. Cuando te pillan en paños menores ya puedes guarecerte en el búnker de la sede del partido, que acabas empapado de bochorno. Pero también hay pequeños escandalitos, miserias del día a día, injusticias que a mucha gente no le parecen tales y que pasan desapercibidas porque se han convertido en costumbre, en parte del paisaje de lo que consideramos normal pero no lo es tanto.

Nos guste más o menos, Málaga es una provincia que vive del turismo. Pero aunque parezca inaudito, su Escuela Oficial de Idiomas (EOI) nunca ha ofrecido a sus alumnos el nivel máximo de los idiomas inglés, francés y alemán. Y, pese a lo anunciado y prometido, parece que este año tampoco lo hará. La EOI se levanta desde hace 40 años en Martiricos, en un viejo edificio que se ha quedado pequeño pese a las muchas pequeñas ampliaciones que se han ido haciendo burlando la escasez presupuestaria. No puede decirse que haya sido una prioridad de la Consejería de Educación. Tampoco que la Universidad, a la que realmente debería estar ligada, le haya hecho mucho caso ni reservado un hueco en su campus de Teatinos, su sitio ideal. Cada año miles de alumnos (este curso unos 6.300) se quedan sin la plaza deseada y sin la posibilidad de aprender idiomas salvo que se vayan a academias privadas. Una más de las muchas vergüenzas de la Junta en Málaga, cuando además se trata de una de las inversiones más baratas y rentables que podría hacer la administración autonómica en la provincia.

Desde hace tres años, su saturado pero comprometido profesorado, liderado por la recién jubilada directora Modestina Romero, viene insistiendo a la Consejería para que les permitan enseñar, con los mismos recursos, los niveles C-1 y C-2, con los que se accede, por ejemplo, a puestos de trabajo en la UE. El monstruo burocrático finalmente dijo que sí, pero la concesión venía con sorpresa. Tendrán prioridad los profesores que pertenecen a los colegios públicos supuestamente bilingües, una forma como otra cualquiera de admitir que esos docentes no tienen en realidad un inglés o un francés tan nativo como han venido vendiendo los políticos. Y el resto del profesorado estará en el segundo puesto de preferencia, dejando pocas opciones y menos plazas al alumnado general. Así Educación se ahorra gastarse lo que debiera en formar a su personal y encima vende la burra del C-1. Same old shit.

Se buscan malos

Javier Gómez | 5 de septiembre de 2011 a las 8:40

HANSEL y Gretel son dos hermanos a los que sus padres abandonan en el bosque porque no tienen dinero para mantenerlos. Allí los atrapa una bruja. Cuando logran escapar de la anciana y quemarla en el horno, descubren un tesoro en joyas, por lo que la familia puede volver a unirse, vivir felices y comer perdices, sin que la Fiscalía de Menores tenga nada que decir al respecto. Cenicienta es una desgraciada, a la que su familia adoptiva maltrata, pero que se transforma en ricachona a lo París Hilton el tiempo suficiente para seducir al príncipe de turno. Caperucita Roja es básicamente una historia sobre bulimia y maltrato animal (recuerden que al lobo le abren el estómago para rescatar a la niña y a su abuela y las cambian por piedras), mientras que Blancanieves y la Bella Durmiente son dos relatos machistas, en los que las mujeres mayores, unas brujas, viven obsesionadas con la edad, las arrugas, la belleza perdida y el protocolo. A una no la invitaron a una boda y lió la de Dios y a otra, una narcisista que pasaba todo el tiempo mirándose al espejo, la corroían los celos y la envidia por el atractivo de una jovencita. En ambos casos, los salvadores y héroes de la historia fueron, como no podía ser de otra forma en la época, unos hombres apuestos y viriles.

Desde siempre y hasta hace bien poco, los cuentos tradicionales han sido brutales, con los malos bien definidos (ahora que lo pienso, había más malas que malos), las moralejas incuestionables y todo bastante políticamente incorrecto. Los niños aprendían que la muerte estaba a la vuelta de la esquina, que del ser humano hay que desconfiar por principio y que vivimos en un medio hostil lleno de peligros. Pero entonces pasamos al mundo feliz, a la bonanza económica, a la educación positiva en la que el miedo, los castigos, las consecuencias y el karma no estaban demasiado bien vistos, no sea que los niños se traumatizaran. Los malos desaparecieron o se hicieron simpáticos, atractivos, héroes incomprendidos. Sin embargo, en los últimos tiempos un nuevo malo ha irrumpido con fuerza en nuestros sueños. Provoca despidos, recortes sociales, descensos salariales, retrasos en las nóminas de los ayuntamientos, cambios en la Constitución… Su nombre es el mercado. Como en un cuento, pretendemos singularizar el mal en una figura abstracta, declarándonos inocentes de esta sociedad gris, injusta, insolidaria y sobre todo, profundamente egoísta, como si no tuviéramos ninguna responsabilidad en ello. Como si los culpables fueran los banqueros y los políticos en exclusiva, las nuevas brujas y lobos de la historia. Como si la crisis se resolviera a lo Hansel y Gretel: matando a la bruja, encontrando de nuevo la pasta y perdonando a papá y mamá.

A menudo temo el día en que mi hijo me pregunte: “Papá, ¿qué es el mercado?”. “El mercado somos todos, hijo”. O ninguno.

El valor de las madres / El caso de Alejandro Morales

Javier Gómez | 16 de enero de 2009 a las 13:22

No hay nada más valiente, más tenaz y más fiero que una madre luchando por sus hijos. Lo ha demostrado el caso de Alejandro Morales, un chaval de 14 años con una lesión cerebral que le impide comunicarse con normalidad, y que ha revolucionado a la gran mayoría de las personas sensibilizadas con la integración y la accesibilidad de Málaga, que cada vez son más. Amparándose en la confusa interpretación de la Ley de Signos y en alguna de sus lagunas, la administración se negaba a ponerle un intéprete de signos que le facilitara su relación con compañeros y profesores, porque Alejandro puede oír, pero no hablar. Aunque la dirección de la Universidad Laboral, el instituto donde estudia, le ha facilitado un profesor que le enseñe a Alejandro el lenguaje de signos, la batalla de su madre aún no ha terminado. Carmen considera con razón que su hijo tiene derecho a un intérprete, y lleva 14 meses luchando por ello. Tampoco se resigna a los distintos derechos de las “mil Españas”, porque la ley se adapta a cada comunidad, y llevará el asunto a los tribunales.

Pero de momento, el esfuerzo y la preocupación de mucha gente ha comenzado sus frutos. Éste es el mensaje colectivo de agradecimiento que la madre de Alejandro Morales ha enviado y publicado por internet. Hace falta mucha más gente así:

 AGRADECIMIENTOS DE LA MAMÁ DE ALE

Daros las gracias por todo vuestro apoyo, por los animos que me habeis dado, por vuestro trabajo, por vuestra compañia, MUCHAS GRACIAS,
Gracias a todos y cada uno, y en especial: a Juanlu que es el amigo e  interprete de lengua de signos que me aventuro a que Ale aprendiese a signar y siempre le estare agradecida porque ha sido un vehiculo para que Ale por fin se pueda comunicar, a Ismael que me ha acompañado durante estos 14 meses con una paciencia infinita y muy buenos consejos y con trabajo, con ideas,y con cervezas jeejejjeje(amigo esto hay que celebrarlo). También quiero dar las gracias a Mariola, a Vicente Valero, a Javier Romanach porque ellos también me soportaron durante estos meses ,y por supuesto gracias muy especiales tambien a Coral, a Kiko, a Anton, a Estanislao,a Mª Angeles ,a Telaudi y a Alejandro en cuya propuesta sigo trabajando.
Gracias a Raul Lopez concejal de accesibilidad de málaga que ha participado activamente en que esto se solucionase ya.
Gracias a Raquel la periodista .
Gracias a Eduardo presidente de aspansor por las declaraciones al periodico.
Gracias al director y el equipo de especial del ies por las gestiones realizadas para que Ale por fin tenga un profesor de signos y proximamente intérprete.
Gracias a Antonio el nuevo delegado de educacion de malaga que lleva tan solo 3 dias y se ha tomado interés personal con Ale.
Gracias al cermi que también estaba gestionando soluciones.
Gracias a David por sus gestiones con el ministerio.
Gracias a mi familia y a mis amigos y amigas que han compartido mi día a día .

Y unas gracias especiales también a los que me dijeron que Ale no tenía derecho porque una vez digerido cada no y cada puerta cerrada me ha dado mas y mas energía y me ha reafirmado, que nadie olvide que soy aries y otra cosa no será pero cabezona ni lo imaginais.

Aunque la tortura ha sido demasiado larga, aunque a veces veía un final feliz muy lejano, aunque a veces he dudado de mi eficacia, aunque a veces lo he visto todo demasiado negro, aunque a veces no reconocia la palabra justicia, ni democracia, ni esperanza, aunque a veces me revolvía en mi propia indignación, aunque han intentado humillarme y ningunearme, aunque han mentido, aunque han intentado quitarme la razón, aunque a veces he sentido que era yo la responsable por no hacer lo suficiente, aunque ha habido demasiadas piedras siempre he seguido adelante y Alejandro ha conquistado su derecho.

Ahora comienza la siguiente batalla: la denuncia, porque no pensarán que estos 14 meses se van a quedar en el baúl del olvido.

Me siento feliz y satisfecha y Ale esta hoy tambien pletórico, se ha visto dos días en el periódico y yo le he explicado el porqué y dice que es un campeon y yo le he dicho: sí, hijo sí, eres un campeon pero de 1ª.

Abrazos para todos y todas

Carmen