Archivos para el tag ‘Elías Bendodo’

Las dos cartas de Bendodo

Javier Gómez | 26 de septiembre de 2011 a las 22:47

En sus primeros cien días de gobierno, de los que hoy hacen balance, Elías Bendodo y su equipo de gobierno se han acercado peligrosamente, camino del récord, a la famosa segunda carta de Nikita Kruschev. Es la vieja anécdota, casi más leyenda popular rusa que hecho histórico constatado, que cuenta que el acosado secretario general y presidente de la Unión Soviética hizo llamar a su despacho al que sería su sucesor, Leónidas Breznev, para entregarle dos cartas. Debía abrirlas sólo en momentos de extrema crisis o debilidad al frente del país, cuando todo se desmoronase a su alrededor. Según el relato, cuando el receptor se encontró acorralado por las circunstancias por primera vez, descubrió en la primera misiva una simple nota: “Échame la culpa de todo”. Más adelante, de nuevo rodeado por el colapso comunista, llegaría la sorpresa de la segunda carta, aún más escueta y contundente si cabe: “Escribe dos cartas”.

No hay constancia alguna de que el socialista Salvador Pendón, ahora feliz en su colegio de Ardales, alejado del mundanal ruido pero no de lo que se cuece dentro de su partido, le diera dos cartas al joven dirigente popular cuando se reunieron para el traspaso de poderes. La Diputación, con una plantilla abultada por los numerosos enchufes de los tres partidos, con demasiados cargos de confianza que a menudo han sido profesionales de las formaciones políticas sin pisar siquiera la sede de la institución, nunca ha sido un modelo de gobernanza. Pero tampoco había llegado hasta ahora al sainete de este vodevil diario de tirar de la manta para ver quién guarda más trapos sucios debajo.

Bendodo, señalado no ya como gran promesa sino como brillante presente del PP en Andalucía, llegó con muchas ganas de mejorar las cosas en la corporación provincial. Era la confirmación de su alternativa como cargo público tras lograr unas cuantas orejas -con algún pito- al frente de la estrategia del partido. Pero los hechos no han acompañado siempre a sus palabras. Se le ha llenado la boca pregonando la austeridad y se ha atragantado, ante toda España, cuando se supo que su chófer gana 54.000 euros al año. “También es asesor”, respondieron desde el PP, empeorando la tormenta, como ocurre cuando se toma por imbécil al personal.

Tarjetas de crédito, Ipads y teléfonos móviles. Si repasamos los cien primeros días de los populares en la Diputación destaca más el revanchismo que el reformismo, un peligroso precedente si, como dicen los sondeos, el PP también gana el Gobierno y la Junta. Los populares malagueños tienen en préstamo la confianza de la mayoría, entre otras cosas, porque prometieron acabar con el despilfarro y mejorar la gestión. Ha llegado la hora de cumplir. La primera carta se ha gastado.

Etiquetas: ,

La lista X

Javier Gómez | 7 de abril de 2011 a las 12:18

NO envidio las últimas 48 horas de Francisco de la Torre y Elías Bendodo. En general, no suelo envidiar casi ninguna de sus horas, pero los dos últimos días han tenido que ser de cuidado. Un maratón negociador y un festival de malas noticias, de tener que prescindir de muchos colaboradores, de cometer injusticias con algunos concejales, como Diego Maldonado, a quien no se dio la oportunidad que sí tuvieron otros antes de anunciar que no lo echaban, que él se iba antes.

Leía a un compañero que el proceso de elaborar una lista electoral resulta tan doloroso como un parto pero al final casi siempre sale una parida. Y no es cuestión de despreciar gratuitamente la candidatura de Francisco de la Torre, pero me ocurre igual que con la de María Gámez: o estoy haciendo muy mal mi trabajo y no conozco a nadie en esta ciudad o la endogamia de los partidos les confunde el concepto de tirón popular o eficacia probada.

Para los políticos resulta tan difícil convencer a profesionales de prestigio de que se lancen al fango de la arena política como contentar a los periodistas con el conjunto de nombres que sale después de la larga y soterrada batalla que es la elaboración de una lista. Y después de las mil y una especulaciones y quinielas fallidas -que le pregunten a Gemma del Corral su experiencia con ellas-, con la del alcalde sólo nos habríamos quedado satisfechos si detrás fueran Tita Cervera, Antonio Banderas, Chiquito, Diana Navarro, Pablo Alborán, Javier Conde y Garbajosa.

De lo poco que conozco de la lista, además de a los ocho que repiten, me consta que Damián Caneda es un buen fichaje. Aunque también arriesgado. Político veterano y empresario de moderado éxito, se trata de un hombre preparado y trabajador. En los cuatro mandatos de Francisco de la Torre, como antes ocurrió con Celia Villalobos y Pedro Aparicio, ese perfil ha sido sinónimo de conflicto garantizado: a los alcaldes nunca les gusta que nadie les haga sombra. Ni los plátanos del Parque (así les fue). Y no veo a la alta figura de Caneda en el séquito que persigue al regidor de procesión a romería. En cuanto a otra de las incorporaciones destacadas, Ana Navarro, resultaría preocupante que traslade al Ayuntamiento la política del despido dorado que se ha aplicado en la Cámara de Comercio, de la que es tesorera. Si al ex gerente aceptaron pagarle 150.000 euros, a saber cuánto podría costar a las arcas municipales el cese de algunos de sus cargos directivos .

Pero si puede hacerse una lectura clara de la lista, es que se ha impuesto la Generación X. Si ha habido pulso, lo ha ganado Bendodo.

Fichajes de vertedero

Javier Gómez | 18 de febrero de 2011 a las 12:18

No debe de ser fácil encontrar candidatos idóneos y perfectos en 101 municipios, especialmente en los más pequeños. Pero habría que esperar de los partidos un poquito más de exigencia en sus ‘castings’, que a tenor de lo visto últimamente en Málaga, son menos rigurosos que los de ‘Gran Hermano’.

Elías Bendodo, presidente provincial del PP, está teniendo menos suerte, u ojo, que el que el Málaga C.F. con sus fichajes de este año.  Especialmente en la Axarquía. Si en Torrox su candidato, Óscar Medina, llamó “estómagos agradecidos” a los parados, una salida de tono que, por cierto, no precipitó -como debiera haber ocurrido- la ruptura de ese extraño pacto local de IU con los populares, en Benamocarra su más reciente adquisición está dando una lección de cómo sacar los trapos sucios en el momento más inoportuno.

Abdeslam Lucena es alcalde del PA pero candidato del PP. Así que no sabemos qué partido debería tirarle de las orejas por esa afición suya a la arqueología. En la última semana ha sacado dos facturas de más de diez años de antigüedad para intentar desacreditar a su rival, el socialista José Antonio Díaz. Whiskies y jamones consumidos hace una década a cargo del erario municipal, según el agraviado las consumiciones de una banda de música. Desde luego resultan chocantes este tipo de facturas, pero casi más la actitud de Lucena de rebuscar en las cuentas municipales a tres meses de las elecciones. Su obligación como regidor era haber denunciado estas facturas hace mucho más tiempo. Ahora parece un Indiana Jones de vertedero, rebuscando en la vieja basura porquerías para tirárselas a sus oponente.

De campañas sucias sabe mucho el joven Lucena. La Fiscalía pide 9 meses de prisión y otros tantos de inhabilitación por desobedecer una resolución judicial que le ordenaba retirar unas vallas municipales en las que se injuriaba gravemente al delegado de Educación de la Junta y al director del instituto local. Otra forma inadmisible de gastar el dinero municipal.

Debería haber tarjetas amarillas, y rojas, en las campañas electorales.

Sólo aquí es posible

Javier Gómez | 29 de abril de 2010 a las 9:14

TENGO a Miguel Rodríguez y a Francisco Porras, los presidentes de Myramar y Edipsa, los dos primos que salieron al rescate de Udisa y de la ciudad en el enésimo hundimiento del plan del Puerto, por dos empresarios serios. Dos malagueños comprometidos, que hacen sus negocios principalmente en la provincia, que dirigen dos promotoras con una larga e intachable trayectoria que no se ha visto salpicada por los escándalos protagonizados por muchos compañeros, dos firmas que construyen bien, con la calidad por bandera y que no se dedican a especular y salir corriendo.

Tengo a Braulio Medel, presidente de Unicaja, por un hombre prudente, un sabio de las finanzas y la política que no ha caído en las fáciles tentaciones del ego y la idolatría que le rodea. Un astuto catedrático que ha sabido llevar a la práctica sus lecciones, hasta situar a la caja andaluza en la Liga de Campeones de las entidades financieras españolas.

Por todo ello me deja perplejo la deriva adquirida por el plan especial del Puerto y su zona noble, una concesión que gestionan mayoritariamente ambas firmas y Unicaja. El mejor suelo libre de la ciudad, cuyo destino llevamos dos décadas debatiendo, montando y desmontando. Era una buena idea, discutible pero razonable, situar la sede de la obra social de la caja, un potente edificio cultural, en la denominada esquina de oro. Pero lo de colocar un supermercado al lado, como lleva dos meses advirtiendo este periódico, es una aberración impropia del prestigio de las tres sociedades e inaudita incluso para un lugar que se quiere tan poco a sí mismo como Málaga.

Sólo aquí es posible que todo el mundo -incluyendo el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Linde, y el alcalde, Francisco de la Torre- esté en contra de algo y sin embargo ocurra. Sólo aquí es posible que para una vez que se ponen de acuerdo los dos partidos y sus líderes locales, Miguel Ángel Heredia y Elías Bendodo, sea para criticar algo que puede suceder gracias a la desidia y falta de liderazgo de las instituciones en las que gobiernan.

Hay quien ha recopilado los cientos de artículos que ha merecido el plan del Puerto. Deberían enterrarse en una caja bajo la Farola. Los malagueños del futuro alucinarían.

Primera visita con expectativas exageradas

Javier Gómez | 30 de abril de 2009 a las 10:53

El PP no parece dispuesto a darle a José Antonio Griñán los habituales cien días de cortesía. Es más, los populares malagueños no le conceden ni una semana. El recién nombrado presidente de todos los andaluces (lo de todos parece que hay que recordarlo) visita hoy Málaga, con la que se le prevé una atención especial a tenor de lo dicho en su discurso de investidura.

Todos sus actos serán protocolarios e institucionales, pues se trata de la puesta de largo del nuevo presidente de la Junta en la provincia, y no de montar un consultorio para que todos los alcaldes le expongan en una mañana sus problemas. Así que se equivocan quienes inflan las expectativas de esta visita. El primero que se ha dedicado a hacerlo es el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que lleva dos días hablando de los muchos proyectos que tiene que tratar con Griñán, cuando sabe que hoy sólo dispondrá de quince minutos con el presidente y junto con el resto de los concejales. Es bastante previsible que después del breve encuentro el regidor despotrique del dirigente socialista. Pero si la estrategia del alcalde es habitual y casi aceptable entendida dentro del juego político, su partido se ha pasado de frenada.

El presidente provincial del PP, Elías Bendodo, anunció ayer que los alcaldes populares no acudirán a la recepción que se ofrece en la Diputación, al considerarla un “mitin político” socialista poco apropiado en los tiempos de crisis que corren. “Lo necesario en estos momentos es reunirse para trabajar y no para tomarse cervezas y hacerse la foto, ya que la situación económica malagueña requiere que el responsable del millón de parados en Andalucía y ahora presidente de la Junta venga para resolver problemas con todos los alcaldes”.Como bien sabe Bendodo, actos como el ahora criticado son muy habituales en los ayuntamientos. Pese a ser concejal de Turismo, su hospitalidad deja mucho que desear.

Cómo hacer el ridículo

Javier Gómez | 7 de abril de 2009 a las 17:59

En el PP de Málaga no se han enterado de que el día de los inocentes es el 28 de diciembre o, en su vertiente anglosajona, el 1 de abril (April Fools’ day). Hay declaraciones, hay comunicados, que más vale ahorrarse si uno no quiere parecer absolutamente majadero y a la vez insultar la inteligencia de los ciudadanos. Ahí va el de esta tarde a propósito del cese de Magdalena Álvarez como ministra de Fomento:

 El PP considera que la gestión de Magdalena Álvarez ha frenado el desarrollo de Málaga

 El presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, asegura que la salida de la ministra del Gobierno es un “alivio para los malagueños”

 Málaga, 7 de abril de 2009.- El presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, considera que la gestión de Magdalena Álvarez al frente del Ministerio de Fomento ha supuesto un continuo freno al desarrollo y al avance de la provincia malagueña y de España en general, como así lo avalan episodios tan nefastos como los socavones en Barcelona, el caos de la nevada en Madrid o la paralización de obras en Málaga.

 En este sentido, Bendodo ha asegurado que su salida del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero supondrá un “alivio para los malagueños”, ya que durante estos cinco años su posición en el Ejecutivo sólo ha servido para continuar con los proyectos que el gobierno del Partido Popular inició como el AVE o el aeropuerto de Málaga “sin aportar nada nuevo”.

 “Esta situación no es más que el fruto de su mala gestión al frente de Fomento día a día. Ha sido la peor gestora política de un gobierno socialista y la ministra peor valorada por los ciudadanos”, ha reseñado Bendodo.

 Asimismo, el presidente de los populares malagueños ha manifestado que la mejor palabra para calificar el trabajo de Álvarez es la “absoluta paralización” en proyectos clave para Málaga tales como la autopista de peaje de Las Pedrizas que debería estar en funcionamiento cuando a día de hoy está “totalmente parada”.

 “La señora Álvarez se empeñó en cambiar el modelo de financiación de la autopista que había previsto el gobierno del PP. En cambio, la situación actual es que las obras están paralizadas y además, les va a costar un montón de millones a los ciudadanos ponerla en funcionamiento”, ha señalado Bendodo como uno de los claros fracasos de la política de la ya ex ministra de Fomento.

 El presidente popular desconoce cuál será ahora la “pista de aterrizaje” de Magdalena Álvarez, pero espera “que no tenga nada que ver con la gestión política porque ya conocemos sus consecuencias”.

Citas a ciegas

Javier Gómez | 1 de febrero de 2009 a las 2:21

 QUE sepamos, lo único que tienen en común es que ambos pertenecen a la generación X y que los dos quieren que Málaga recupere el peso político perdido. Aunque por el cruce reciente de comunicados entre PSOE y PP no lo parezca, Miguel Ángel Heredia y Elías Bendodo han cumplido sus buenos propósitos y se han reunido ya en dos ocasiones. En lugar muy poco discreto, aunque ambos encuentros pasaran desapercibidos: la cafetería del hotel Larios. El intercambio de pareceres, con buenas vibraciones según ambas partes, vino precedido por reuniones de los lugartenientes, Paco Conejo y Francis Salado. Aunque todos son conscientes de los riesgos que corren ante sus directivas regionales, todos tienen ganas de poner en marcha varios consensos de interés general para Málaga. En las próximas semanas esas reuniones casi clandestinas darán paso a una puesta en escena pública.

La carta

Hablando de Heredia, ha recibido una carta de la parlamentaria catalana Montserrat Nebrera, en el que la popular, tristemente famosa por sus impresentables críticas al acento de Magdalena Álvarez, acusa el recibo del libro ‘Persona y democracia’, de María Zambrano, que le envió el malagueño. En Fernán Núñez no ha sentado demasiado bien el tono medio cariñoso, medio tocanarices: “Mi querido amigo Miguel, la presente te acusa recibo del libro de María Zambrano que me envías (escrito en castellano, por cierto)… Supongo que no sirve de nada que te diga que jamás pretendí ofender a los andaluces (¿o es que decir que cuando habláis rápido no os entiendo es ofender?), pero en fin, ojalá algún día tengamos oportunidad de hablar con tranquilidad, no con periódicos y radios en medio. Un saludo cordial de una nieta de jienenses (sic)“. No hay nada peor que un charnego renegado, señora Nebrera. No se ofenda.

Saturno y sus hijos

Hay quien sostiene que el puesto de mayor rotación laboral de España es el de director de Comunicación de Francisco de la Torre. En casi nueve años como alcalde, ha tenido seis bien diferentes. Fernando Leguina sustituyó a Ana Benavides, Carlos Pérez Ariza a éste, y después vinieron Juan Carlos Jiménez Laz, Marcos Bonastre e Isidro Cuberos, un curtido y buen profesional que no sabía dónde se metía. Estadísticamente parece imposible que todos sean culpables del fracaso en el intento de unificar qué, cómo y por cuánto comunica el Ayuntamiento. Y ninguno habría cometido el desliz burdo de trucar una foto para borrar el logo de otra institución. A lo mejor el fotógrafo municipal, que tendría mejores cosas que hacer un domingo por la tarde que “prácticas informáticas”, se tomó en serio los comentarios de una concejala que antes había pedido a los peñistas que se quitaran los delantales de la polémica. La misma edil que ejerció como consejera editorial de una revista de barrio en la que salían fotos suyas en 14 de 16 páginas y en la que se criticaba a la oposición. Financiada con publicidad de sus áreas, por cierto.

Es sólo uno de los ejemplos del reino de taifas que siempre ha sido en esta materia el gobierno municipal, que no satisfecho con montar su propia televisión y radio también se ha ido de rebajas inmobiliarias para que la cuenta de resultados de una empresa del sector no note tanto el mordisco de la crisis. Muchos ediles tienen su propio asesor de imagen, muchos negocian personalmente la publicidad de su área, y algunos cuentan las horas para ventilarse al actual director de Comunicación, que sólo ha intentado imponer cordura. Y que pase el siguiente. También lo devorarán.