Archivos para el tag ‘Isidro Cuberos’

La epidemia

Javier Gómez | 1 de marzo de 2009 a las 16:10

Marbella, Estepona, Manilva, Alhaurín el Grande, Gaucín, Ojén, Tolox, Viñuela, Cómpeta y ahora Alcaucín. La corrupción urbanística salpica ya a diez de los cien municipios de Málaga, un porcentaje que, de tratarse de cualquier enfermedad, nos llevaría a diagnosticar una grave epidemia. El virus no entiende de filiaciones políticas, por mucho que se enfrasquen en acaloradas discusiones los partidos, y de momento no se ha encontrado una vacuna eficaz: todos los ensayos que se han hecho para afrontar el mal han culminado en fracaso en medio de las críticas de los alcaldes, los promotores e incluso de los vecinos.

La Axarquía no tiene el glamour algo cutre de la Costa del Sol occidental. Sus alcaldes no ligan con tonadilleras, los famosos que acuden a la comarca se esconden de las cámaras en lugar de buscarlas y no hay franquicia de Dolce&Gabbana. Tampoco se pasean en sus mercedes jeques árabes soltando billetes de 500 euros a cualquiera que se cruce en su camino, ni hay miles de restaurantes, tiendas u obras en las que trabajar. No. La Axarquía era hasta hace pocos años la aldea de Astérix del litoral malagueño, la última zona que conservaba su sabor añejo y una economía agraria compatible con un turismo más doméstico y menos de masas. Pero eso, lógicamente, se acabó hace tiempo.

Cada vez se ha hecho más duro vivir del campo, especialmente con la competencia brutal de productos cultivados en países en los que ni el suelo, ni el agua ni los trabajadores ni sus derechos cuestan un duro. Y cada vez se ha hecho más difícil soportarlo viendo los pelotazos que pegaban impunes los vecinos de poniente. Y terreno, lo que se dice terreno, hay. Aunque sea empinado. Así que al amparo de una legislación cambiante y laxa, de un urbanismo jamás ordenado y de unas casas de aperos convertidas en bonitas residencias de veraneo con piscina (algo que hizo hasta algún subdelegado del Gobierno), surgieron de la nada miles de viviendas ilegales o irregulares, según se quiera. Entre las originales de los paisanos y las nuevas, las churras y las merinas, se cifran entre un mínimo de 4.000 y un máximo que ronda las 20.000 casas. Y como no hay forma de discernir el grano de la paja, como todo se mete en el saco de lo que “hay que regularizar”, cada vez son más los listos que hacen caja alentados por las propias instituciones que supuestamente debían impedir lo ocurrido y que de vez en cuando se reúnen para ver cómo se maquilla el problema.

Y cada vez más la bella estampa de las sierras de Alhama, Almijara y Tejeda, como en su momento ocurrió con la de las playas y colinas de Rincón de la Victoria, Vélez, Torrox, Algarrobo o Nerja, se parece más a la de su envidiada y deshonrada hermana occidental.

el fichaje

A pesar de la crisis, el ya ex director de Comunicación del Ayuntamiento de Málaga Isidro Cuberos no ha tardado en encontrar trabajo. Y no ha tenido que ser en el Consistorio malagueño, rechazando las ofertas de recolocación. La alcaldesa de Marbella, la también popular Ángeles Muñoz, ha fichado al curtido periodista sevillano para dirigir la televisión municipal. Casualmente, sustituirá en el cargo a otra de las víctimas del canibalismo comunicativo de De la Torre y a otro protegido de Javier Arenas: Juan Carlos Jiménez Laz.

Por cierto, desde que hizo pagar el pato de la berza a Cuberos, al alcalde parece que le ha mirado un tuerto. A pesar de tanto sueldo millonario, últimamente en la Casona del Parque no se gana para disgustos.

Doctrina dimisionaria

Javier Gómez | 4 de febrero de 2009 a las 14:02

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, sentó ayer doctrina oficial a propósito de la dimisión de su director de Comunicación, Isidro Cuberos, por la burda manipulación de la foto dichosa de los delantales de la berza carnavalesca (da vergüenza hasta escribirlo).

“No tiene responsabilidad directa, pero ha querido asumirla en la medida en que hay un áera que debe de funcionar de manera perfecta porque no podemos permitir ni impulsar ni tolerar esas cuestiones, por pequeñas que sean”

dijo el alcalde, que también afirmó que la salida de Cuberos hace

“que se vea con claridad cuál es la respuesta desde el ámbito municipal a algo que no debe pasar nunca”.

A partir de ahora, ése será el rasero que medirá cuándo un alto cargo o concejal del Ayuntamiento debe dimitir. O debería serlo.

Citas a ciegas

Javier Gómez | 1 de febrero de 2009 a las 2:21

 QUE sepamos, lo único que tienen en común es que ambos pertenecen a la generación X y que los dos quieren que Málaga recupere el peso político perdido. Aunque por el cruce reciente de comunicados entre PSOE y PP no lo parezca, Miguel Ángel Heredia y Elías Bendodo han cumplido sus buenos propósitos y se han reunido ya en dos ocasiones. En lugar muy poco discreto, aunque ambos encuentros pasaran desapercibidos: la cafetería del hotel Larios. El intercambio de pareceres, con buenas vibraciones según ambas partes, vino precedido por reuniones de los lugartenientes, Paco Conejo y Francis Salado. Aunque todos son conscientes de los riesgos que corren ante sus directivas regionales, todos tienen ganas de poner en marcha varios consensos de interés general para Málaga. En las próximas semanas esas reuniones casi clandestinas darán paso a una puesta en escena pública.

La carta

Hablando de Heredia, ha recibido una carta de la parlamentaria catalana Montserrat Nebrera, en el que la popular, tristemente famosa por sus impresentables críticas al acento de Magdalena Álvarez, acusa el recibo del libro ‘Persona y democracia’, de María Zambrano, que le envió el malagueño. En Fernán Núñez no ha sentado demasiado bien el tono medio cariñoso, medio tocanarices: “Mi querido amigo Miguel, la presente te acusa recibo del libro de María Zambrano que me envías (escrito en castellano, por cierto)… Supongo que no sirve de nada que te diga que jamás pretendí ofender a los andaluces (¿o es que decir que cuando habláis rápido no os entiendo es ofender?), pero en fin, ojalá algún día tengamos oportunidad de hablar con tranquilidad, no con periódicos y radios en medio. Un saludo cordial de una nieta de jienenses (sic)“. No hay nada peor que un charnego renegado, señora Nebrera. No se ofenda.

Saturno y sus hijos

Hay quien sostiene que el puesto de mayor rotación laboral de España es el de director de Comunicación de Francisco de la Torre. En casi nueve años como alcalde, ha tenido seis bien diferentes. Fernando Leguina sustituyó a Ana Benavides, Carlos Pérez Ariza a éste, y después vinieron Juan Carlos Jiménez Laz, Marcos Bonastre e Isidro Cuberos, un curtido y buen profesional que no sabía dónde se metía. Estadísticamente parece imposible que todos sean culpables del fracaso en el intento de unificar qué, cómo y por cuánto comunica el Ayuntamiento. Y ninguno habría cometido el desliz burdo de trucar una foto para borrar el logo de otra institución. A lo mejor el fotógrafo municipal, que tendría mejores cosas que hacer un domingo por la tarde que “prácticas informáticas”, se tomó en serio los comentarios de una concejala que antes había pedido a los peñistas que se quitaran los delantales de la polémica. La misma edil que ejerció como consejera editorial de una revista de barrio en la que salían fotos suyas en 14 de 16 páginas y en la que se criticaba a la oposición. Financiada con publicidad de sus áreas, por cierto.

Es sólo uno de los ejemplos del reino de taifas que siempre ha sido en esta materia el gobierno municipal, que no satisfecho con montar su propia televisión y radio también se ha ido de rebajas inmobiliarias para que la cuenta de resultados de una empresa del sector no note tanto el mordisco de la crisis. Muchos ediles tienen su propio asesor de imagen, muchos negocian personalmente la publicidad de su área, y algunos cuentan las horas para ventilarse al actual director de Comunicación, que sólo ha intentado imponer cordura. Y que pase el siguiente. También lo devorarán.