Archivos para el tag ‘PSOE’

Another little scandal

Javier Gómez | 29 de septiembre de 2011 a las 13:24

Hay grandes, ruidosos y ensordecedores escándalos, de elefante loco corriendo por la planta de vajillas, jarrones y cristalería de El Corte Inglés, como el ocurrido en Ronda y en el PSOE de Málaga -permítanme que juzgue ambas cosas inseparables-. Escándalos que no se pueden ocultar, vergüenzas ante las que no vale la habitual táctica del avestruz, la vieja estrategia de esperar hasta que escampe. Cuando te pillan en paños menores ya puedes guarecerte en el búnker de la sede del partido, que acabas empapado de bochorno. Pero también hay pequeños escandalitos, miserias del día a día, injusticias que a mucha gente no le parecen tales y que pasan desapercibidas porque se han convertido en costumbre, en parte del paisaje de lo que consideramos normal pero no lo es tanto.

Nos guste más o menos, Málaga es una provincia que vive del turismo. Pero aunque parezca inaudito, su Escuela Oficial de Idiomas (EOI) nunca ha ofrecido a sus alumnos el nivel máximo de los idiomas inglés, francés y alemán. Y, pese a lo anunciado y prometido, parece que este año tampoco lo hará. La EOI se levanta desde hace 40 años en Martiricos, en un viejo edificio que se ha quedado pequeño pese a las muchas pequeñas ampliaciones que se han ido haciendo burlando la escasez presupuestaria. No puede decirse que haya sido una prioridad de la Consejería de Educación. Tampoco que la Universidad, a la que realmente debería estar ligada, le haya hecho mucho caso ni reservado un hueco en su campus de Teatinos, su sitio ideal. Cada año miles de alumnos (este curso unos 6.300) se quedan sin la plaza deseada y sin la posibilidad de aprender idiomas salvo que se vayan a academias privadas. Una más de las muchas vergüenzas de la Junta en Málaga, cuando además se trata de una de las inversiones más baratas y rentables que podría hacer la administración autonómica en la provincia.

Desde hace tres años, su saturado pero comprometido profesorado, liderado por la recién jubilada directora Modestina Romero, viene insistiendo a la Consejería para que les permitan enseñar, con los mismos recursos, los niveles C-1 y C-2, con los que se accede, por ejemplo, a puestos de trabajo en la UE. El monstruo burocrático finalmente dijo que sí, pero la concesión venía con sorpresa. Tendrán prioridad los profesores que pertenecen a los colegios públicos supuestamente bilingües, una forma como otra cualquiera de admitir que esos docentes no tienen en realidad un inglés o un francés tan nativo como han venido vendiendo los políticos. Y el resto del profesorado estará en el segundo puesto de preferencia, dejando pocas opciones y menos plazas al alumnado general. Así Educación se ahorra gastarse lo que debiera en formar a su personal y encima vende la burra del C-1. Same old shit.

Quien con tránsfugas se acuesta…

Javier Gómez | 28 de septiembre de 2011 a las 13:33

La finca La Mayora de Algarrobo y sus investigadores del CSIC llevan décadas a la vanguardia de la biotecnología en Andalucía. En este centro de referencia europeo para los cultivos subtropicales se inventan nuevos frutos a base de injertos inverosímiles y mejoras genéticas, se recluta a insectos, a menudo repugnantes y con frecuencia imperceptibles, para que se conviertan en mercenarios, en liquidadores de otros parásitos más pequeños que merman las cosechas del aguacate, el mango, la chirimoya, y desvelan el sueño de los agricultores. Como en cualquier centro de experimentación, seguro que a menudo se producirán errores, fallos. Puede incluso que se utilice el gen incorrecto o se mezclen especies incompatibles y de la probeta nazca una aberración, pequeños monstruos microscópicos de pesadilla. Es posible que en todo ello pensara ayer Miguel Ángel Heredia mientras visitaba La Mayora, justo a la misma hora de la mañana en que la Policía sacaba de su casa, detenido, al exalcalde de Ronda Antonio Marín Lara, su particular Frankenstein.

El secretario provincial del PSOE es doctor en Biológicas y titulado superior en Cultivos Celulares, aunque apenas habrá podido ejercer porque lleva los últimos quince años, desde que tenía 30, en el Congreso de los Diputados. Pero debería recordar los riesgos de cualquier experimento biológico con elementos peligrosos, lo que los sajones llaman biohazardous. Y a Marín Lara sólo le faltaba la etiqueta pegada en la frente cuando Heredia, contra viento y marea, contra todo sentido común y contra el consejo de muchos veteranos militantes socialistas, decidió fichar al tránsfuga andalucista como su candidato en Ronda. El líder del PSOE, con la complicidad de su mano derecha, Francisco Conejo, aunque nunca esté claro del todo quién es el número dos o el uno, hizo todo lo posible por ganar la subasta del alcalde del PA, que estuvo meses coqueteando tanto con los socialistas como con los populares. Se le veía caballo ganador y todos los partidos, diga ahora el PA lo que diga, querían subirse a él, aunque galopara desbocado directo al precipicio del Tajo. De poco importaba que Marín Lara hubiera traicionado en 2004 a los socialistas, presentando una moción de censura junto con PP y el GIL. De poco importaba que la mesa de los partidos presidida por Manuel Chaves, a la sazón secretario general del PSOE andaluz y por tanto cómplice posterior, lo hubiera declarado tránsfuga. En Málaga los partidos tienen por costumbre regirse por el lema de que el fin justifica los medios, por muy impresentables que sean los medios y por muy desastroso que sea el fin. Como es el caso, porque cuando llegó la cita con las urnas en mayo, Marín Lara no revalidó la Alcaldía. Y por el camino a la derrota, los socialistas malagueños habían tirado por la borda cualquier crédito. En Ronda, es justo ahora recordarlo, se empleó para justificar el pacto con Marín Lara el mismo argumento bastardo de la moción de censura en Vélez-Málaga: con nosotros, el PSOE, en el Ayuntamiento, el Gobierno y la Junta invertirán más dinero en el municipio.

En la guerra biológica puede valer casi todo, hasta el uso de bichos. Pero en una democracia madura hay cosas que sencillamente deberían estar prohibidas. Sobre ello deberían reflexionar Miguel Ángel Heredia y Francisco Conejo a partir de ahora en su casa si hoy hicieran lo que deberían hacer. Aunque por falta de práctica, y de costumbre, es improbable que lo hagan. Hay que asumir la responsabilidad de los engendros. De los políticos también.

Bonus track: No se pierdan la rueda de prensa del secretario de Organización del PSOE de Málaga, Francisco Conejo, en Ronda, elogiando a Marín Lara y Cañestro y despreciando el rico pasado socialista en la ciudad al señalarlos como los “mejores”.

El baile del ‘Titanic’

Javier Gómez | 15 de septiembre de 2011 a las 10:41

Cuando en un barco se abre una vía de agua lo primero que hace el capitán, siempre que no sea un Ahab que deambule por la cubierta obsesionado con alguna ballena blanca, es ordenar que se conecten las bombas, que la tripulación se ponga inmediatamente a achicar y que se intente a toda costa cerrar el casco, bajo riesgo de irse al fondo del mar a dormir con Bob Esponja. Eso, que sería lo normal, no es demasiado habitual en los partidos políticos. Al menos no en el PSOE de Málaga. Hace bastante tiempo que los socialistas viven anclados en la última noche del Titanic, bailando en los salones y jugando a la sillita de la reina mientras todo se va a pique. La nave ha chocado con varios icebergs, y el de la crisis no es el primero en Málaga. La gran sangría del PSOE procede del sentimiento de agravio instalado en la conciencia del electorado, de la sensación indiscutible, que la Junta alimenta con incumplimientos continuos, de que los socialistas dan por perdida la segunda provincia andaluza. Incluso han ordenado sellar el compartimento con sus compañeros dentro, sacrificio que no evitará el naufragio.

Hace tiempo que Málaga dejó de ser una prioridad para el Gobierno autonómico y más tiempo aún que los populares castigan ese flanco, cual boxeador machacón, aburrido pero eficaz. Y desde San Telmo no hacen nada por protegerse el hígado. Al contrario, Griñán ha sumado algún feo (“yo no veraneo en Marbella”, “vendré a Málaga cada quince días”) a la larga lista heredada de Chaves. Hace diez años se prometió a bombo y platillo un tren litoral desde Nerja hasta Estepona. Ha habido cinco consejeros de Obras Públicas y ni se ha puesto una miserable traviesa ni se pondrá. Hace tres, los estrategas de la Junta, para contrarrestar el clamor de la ciudad en demanda de un tercer hospital, se inventaron en un par de charlas de café el proyecto del megahospital, a pesar de que era justo lo contrario de lo que venían defendiendo. Hace más de una década, los responsables autonómicos anunciaron la carretera del Arco entre Vélez y Marbella, llevar la autovía del Guadalhorce hasta la A-92, construir ese vial distribuidor de la hiperronda que es vital para el desarrollo de la ciudad. Todo parado o abandonado. En cambio, el martes el Consejo de Gobierno anunciaba la licitación por 307 millones de euros del tramo Lucena-Estepa de la autovía del Olivar que llegará hasta Úbeda. Una obra de dudosa prioridad en estos tiempos, como fue enterrar cientos de millones de euros en ese AVE regional en el que todos los trenes conducen a Sevilla.

No parece, sin embargo, que Arenas vaya a acabar con el centralismo si recibe el mando de la nave. Se ha retratado dándole la razón a Zoido en su demanda de un Estatuto de la Capitalidad y fondos extra para Sevilla. Bonita forma de apagar un fuego, echarle gasolina.

¡Y tanto que te cambió!

Javier Gómez | 25 de agosto de 2011 a las 12:01

PROMETIÓ que el poder no lo cambiaría y ocho años después el poder escupe trituradito a alguien completamente diferente, a una sombra del político en su día admirado como el mesías de la izquierda europea. La primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero fue de un notable dinamismo. Nada más llegar cumplió su palabra y ordenó la salida de las tropas españolas de Iraq. El de la ceja fue pionero con la ley del matrimonio homosexual, convirtiéndose en un campeón de los derechos civiles. Se atrevió con la estupenda pero sin recursos Ley de Dependencia y se metió en el necesario charco de la Memoria Histórica, lo que le granjeó el odio eterno de la derecha más facha pero la gratitud de las familias de los represaliados por el franquismo, por mucho que la norma fracasara en el objetivo de cerrar la herida.

En sus primeros cuatro años, ZP fue un presidente valiente, como demostró al negociar abiertamente con ETA. Parte del mérito corresponde a la herencia económica del PP. Sólo así pudo aumentar a 15 días el permiso de paternidad o repartir ese cheque-bebé de 2.500 euros de dudoso progresismo, al otorgarse también a quien no lo necesitaba. Aznar dejó bien las arcas, pero con la bomba de relojería de la burbuja inmobiliaria que los socialistas no supieron desinflar. La crisis llegó y la valentía del político leonés se tornó en falta de prudencia, la virtud más necesaria en un líder. Su segundo mandato empezó cimentado en la mentira de su ignorancia del crack, cuando ya en 2007 habían saltado todas las alarmas al dejar de prestarse dinero los bancos.

En estos cuatro últimos años Zapatero ha tirado por la borda su prestigio y destruido a su partido, pese a haber sido siempre más secretario general que presidente de todos. Nadie sabe a ciencia cierta cuándo se cayó del caballo y se pasó al liberalismo. Hay quien dice que al verse al borde del precipicio de la intervención de España y presionado por Merkel, Sarkozy y Obama. No faltan quienes señalan aquella foto de Botín saliendo de la Moncloa cual verdadero presidente. ZP no ha sido nada valiente. Ni ha metido mano al problema del paro juvenil, con una reforma laboral mediocre que mantiene los privilegios de sindicatos y de funcionarios, ni ha dejado de hacer guiños a la banca. Como esa rebaja temporal del IVA de la vivienda nueva para que los bancos liquiden su stock en competencia desleal con los asfixiados promotores y particulares. Por último se graduará en la Escuela de Chicago con la reforma de la Constitución para fijar un techo al gasto público, una peligrosa camisa de fuerza presupuestaria que retrata a nuestra irresponsable clase política. Es su traición póstuma a la izquierda y a Keynes y la constatación de que algunas cosas nunca cambian. Si nos gobiernan los mercados, ¿por qué no eligen al presidente las empresas del Ibex-35? Así también gastaremos menos.

Mentiras cochinas

Javier Gómez | 30 de junio de 2011 a las 10:08

POLITIFACT (Politihecho) es una web de Florida que vigila las promesas y afirmaciones de los políticos estadounidenses, sobre todo las comprobables con datos oficiales y científicos. La iniciativa, que clasifica las declaraciones de congresistas, senadores, gobernadores y el presidente Obama con las categorías verdadero, mayormente verdad, media verdad, dudosamente cierto, falso o mentira cochina, sigue también el cumplimiento de compromisos y señala cuándo alguien cambia de postura. En 2009 recibió el premio Pulitzer por su divertido y preciso control de la actividad política.

Últimamente, la web está haciendo su agosto con la republicana Michelle Bachmann, líder del ultraconservador Tea Party, que aspira a enfrentarse a Obama en 2012. Aunque cada vez que sale en un jardín es para meterse en otro, sin embargo le va bien en las encuestas, una incoherencia que hace tiempo dejó de sorprender. El sentido común de los ciudadanos está sobrevalorado. Y no sólo en EEUU. Recuerden que aquí Belén Esteban es una institución y que Silvio Berlusconi sigue siendo primer ministro italiano.

Bachmann, una negacionista de pro que rechaza tanto la teoría de la evolución de Darwin como que el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero sean perjudiciales –en definitiva, una cretina–, escogió el lunes su pueblo natal, Waterloo (Iowa), para presentar su candidatura. Lo hizo para demostrar que cuenta con el “mismo tipo de espíritu” de otro conocido hijo del municipio, John Wayne. Lástima que se tratara de John Wayne Gazy, un asesino en serie que mató a 33 jóvenes, conocido como el Payaso asesino y no del legendario Duque. Además de esa pifia que ha provocado la hilaridad general, Politifact analizó 23 declaraciones recientes de Bachmann y concluyó que sólo una era completamente verdadera. Siete eran mentiras cochinas, cuatro dudosamente ciertas y dos medias verdades.

Va siendo hora de crear algún mecanismo parecido en España, sobre todo en estas latitudes. El lunes, horas antes de que Bachmann hiciera el ridículo, la también conservadora Esperanza Oña, portavoz parlamentaria del PP andaluz y alcaldesa de Fuengirola, anunció un plan de austeridad para dejar de gastar 2,6 millones de euros. Los recortes afectarán sobre todo a personal, pero también a las inversiones. Lo que no contó la regidora, que la última Navidad pagó con cargo al presupuesto municipal 25.000 calendarios con sus doce fotos felicitando a los vecinos, es que su partido y el PSOE han pactado una vergonzosa subida salarial para los concejales del equipo de gobierno. Va del 22 al 60%. Politifact tendría que crear una categoría nueva para ella.

Rearme moral

Javier Gómez | 19 de mayo de 2011 a las 13:20

Cuesta trabajo no simpatizar de alguna forma con los integrantes del Movimiento 15-M. Con trabajo o sin él, a cualquiera le entran ganas de estampar sus zapatos contra el escaparate de su sucursal bancaria, de plantarse en mitad de la plaza a gritar basta, de expresar su hartazgo de alguna forma que no sea la de no ir a votar el próximo domingo o votar el blanco.

Es mentira que los partidos reaccionen ante la alta abstención, que se den por aludidos. Los vote mucha o poca gente, el único momento en que la partitocracia que gobierna, cual dictadura, este país, simula ser sensible a las necesidades y demandas de los ciudadanos es en las campañas electorales. A partir del lunes se acabaron los Centrados en ti, Juntos hacemos Málaga, Dale la vuelta a Málaga, Contigo es posible y demás mensajes vacíos que llenan estos días ciudades y pueblos. Es sencillamente mentira. Si a los partidos les interesara de verdad la democracia, dejarían de ser pequeñas sectas dedicadas a la promoción de sus miembros, aprobarían listas abiertas, las primarias obligatorias y el voto cada cuatro años no equivaldría a un cheque en blanco. Pero el sistema no está podrido sólo por los políticos. La corrupción moral afecta a toda la sociedad.

¿Acaso no es necesaria también una profunda revolución en los demás estamentos? ¿Pueden estar satisfechos de su labor los sindicatos, sumarse a estas protestas como si la rebelión no fuera también contra ellos? ¿Tienen derecho a quejarse las organizaciones empresariales, que se han repartido en comandita con las organizaciones sindicales miles de millones de euros en fondos de formación, con escandaloso lucro de muchos mal llamados “emprendedores”? Que levante la mano el empresario que no viva de una u otra forma del mamoneo de la teta pública. ¿Podemos sinceramente los medios de comunicación tener el cinismo de editorializar sobre la necesidad de cambios sin que esos pasen también por nosotros? ¿A quién sirven las radios, las teles, los periódicos, a la sociedad o a las instituciones y los partidos que los gobiernan? No, por favor, no respondan.

El cambio es más necesario que nunca. No es tolerable que muchos se hayan hecho millonarios con la crisis, que los hipotecados paguemos a cuarenta años las fortunas de los especuladores, que no haya trabajo para quien pasa años preparándose, que los funcionarios sean intocables, incluso los que no quieren trabajar. Pero más que acampando en la calle, la primera rebelión empieza en uno mismo. En revisar su conducta y ver si no está defraudando, de alguna forma, a los demás. De nada vale tener otro mayo del 68 para que una generación tenga derecho a las malas prácticas de la anterior. El rearme moral, la revolución, empieza en casa.

Etiquetas: , , , ,

Atrapada por su pasado

Javier Gómez | 19 de agosto de 2010 a las 10:45

EN Marbella da igual lo honrada que sea y parezca la mujer del César, todo el mundo piensa que es una puta. Son tantos los antecedentes penales, los concejales detenidos y la mala fama acumulada en los estercoleros televisivos, que nadie se va a creer otra cosa. De ello se quejan amargamente en el Ayuntamiento de Ángeles Muñoz: en los días previos a la redentora visita de Michelle Obama, una tele nacional llamaba al Consistorio preguntando cuáles eran los mejores lugares para hacer un reportaje sobre la prostitución. Tu puñetero plató, debieron responder.

Tras el paso de Jesús Gil, de Julián Muñoz, de Marisol Yagüe, fauna selecta del zoo de la corrupción, uno esperaría que el equipo de gobierno del PP fuera absolutamente escrupuloso con todos los procedimientos. Que se preocupara mucho del qué dirán. Que se inhibiera en cualquier concurso público que pudiera provocar suspicacias y reparos morales. Pero no. El último escándalo es la adjudicación de tres locales en el puerto deportivo, propiedad municipal, a una empresa de la que es socio el hermano de una concejal. De Alicia Jiménez que, fíjate que casualidad, es precisamente la que gestiona los puertos. Aunque el contrato ha sido mediante procedimiento negociado, no tenemos muy claro dónde se ha negociado.

No es el primer dolor de cabeza que provocan esta concejal y su familia. Hace unos meses, el PSOE denunció que es la dueña de un edificio en el que el Ayuntamiento tiene un local alquilado. Además de edil, casera del Consistorio. Pero éste no es el único asunto turbio que parece del régimen anterior. Tanto o más grave es el caso del concejal de Medio Ambiente, Antonio Espada, que extrañamente sigue en su puesto a pesar del varapalo judicial que recibió el mes pasado, cuando un juez absolvió a los socialistas Bernal y Radío de una demanda del edil por supuesta intromisión en el honor. Habían denunciado, verazmente, que una empresa de Espada ganó dos contratos de suministro de materiales al Ayuntamiento por más de 234.000 euros.

Por mucho menos, el alcalde de Málaga forzó en diciembre la dimisión de Manuel Marmolejo. Y eso que Málaga no es Marbella y nadie cuestiona que la honradez sea la piedra inexpugnable de la gestión de Francisco de la Torre.

Y tú más

Javier Gómez | 8 de febrero de 2010 a las 14:35

Le doy la razón, pero sólo a medias, al alcalde. El PSOE de Málaga no tiene legitimidad moral para exigir el cese o dimisión de la concejala de El Palo, Teresa López, por conceder subvenciones públicas a la asociación vecinal sin ánimo de lucro que presidía. Un asunto feo, otra gota en el vaso de la duda sobre cómo se hacen determinadas adjudicaciones en el Ayuntamiento. Pero mientras siga en su puesto como delegada de la Junta Amparo Bilbao, que al fin y al cabo ha hecho algo parecido, pero a lo grande, con la ONG que presidía su marido (aunque después fuera de forma honoraria), los socialistas no deberían poner el grito en el cielo. El caso de las subvenciones millonarias a la  Liga Malagueña de la Educación sigue sin tener una respuesta adecuada desde la política. Tampoco parece que De la Torre vaya a dictar lecciones morales con el asunto de El Palo. Y mientras, seguimos instalados en la cultura de la impunidad que otorga el “y tú más”.

Añadido posterior: Estirando el argumento, ¿a santo de qué pedía el PP la dimisión de Amparo Bilbao en el Parlamento andaluz si luego van a mirar hacia otro lado en el caso de Teresa López? La desmemoria y la incoherencia mueven la rueda del molino de la política malagueña…

Delitos y moral

Javier Gómez | 22 de noviembre de 2009 a las 14:08

Uno empieza a pensar que la actual dirección del PSOE de Málaga se pasa de marxista. No es que Miguel Ángel Heredia y Francisco Conejo hayan recuperado la figura del filósofo Karl. Lo preocupante es que es la foto del cómico Groucho la que parece presidir la entrada de Fernán Núñez, sede provincial de los socialistas. “Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros”, es una de sus muchas frases célebres. Y en el desmadre urbanístico al que asistimos hay que pellizcarse varias veces para constatar que no estamos dormidos cuando se presta atención al bacanal de declaraciones disparatadas que se está celebrando en las últimas semanas. Heredia y Pendón se han embarcado en una absurda batalla por ver quién es el campeón de los pobres ediles arrinconados por la Fiscalía. Es una aventura que no puede acabar bien. Porque algunos no son víctimas, sino delincuentes.

De acuerdo, resulta injusto que se persiga con más vigor un diseminado en mitad de la Axarquía que miles de viviendas ilegales en Marbella. Pero se equivoca el PSOE al meter a todos sus alcaldes en el mismo saco de víctimas de una rígida ley del suelo que elaboró el propio PSOE. Una de las mínimas cosas que se le pueden exigir a un político es el cumplimiento de la legalidad, aunque sorprendentemente burlarla no se incluya dentro de los supuestos que fijan los estatutos del partido para las expulsiones. Del PP podemos ver su lentísima reacción durante los escándalos de Gürtel, mientras que en el caso socialista, sólo se habla de suspender a quien supuestamente cometa actos irregulares graves que lo merezcan a juicio del comité federal. Y de momento, ese órgano rector de los socialistas no ha dicho ni mú sobre la rebelión de la Axarquía. Sí ha hablado, quizás demasiado, Heredia. El viernes sentó doctrina y anunció que su partido no expulsará a los alcaldes procesados o incluso condenados por delitos urbanísticos. Será contundente y expeditivo con cualquier detenido o acusado por corrupción –en eso los socialistas le llevan la delantera ética a los populares malagueños–, pero bastante laxo en los asuntos urbanísticos. En esos casos les pondrá hasta abogado. El secretario provincial se dejó llevar por el calor de su encendida defensa de los alcaldes y llegó a felicitar al regidor de Sayalonga, recientemente condenado. Poco podía imaginar que mientras celebraba esa rueda de prensa se conocía que la Fiscalía acusaba a José Luis Navas de nuevos delitos. Ahora le pide cuatro años de cárcel por un feo caso de cuatro grandes chalés con piscina –difícilmente se pueden confundir con casa de aperos– en el que están implicados los familiares de una concejal y que se pusieron después a la venta en una inmobiliaria ubicada en un local propiedad del regidor. Si los delitos no son causa suficiente para expulsar a alguien de un partido, imagínense lo que ocurre con las inmoralidades. Han dejado de aparecer en las nuevas ediciones de los diccionarios políticos.

Pregunta  no amorosa:  ¿Por qué lo llaman fusión cuando quieren decir absorción? Unicaja lleva bastantes trimestres destinando una buena parte de sus beneficios a provisiones para estar preparada para la crisis, lo que se suma a la adecuada política de riesgos de la entidad. Ambos factores hacen que la caja malagueña sea una de las que menos morosidad registran. La principal cualidad que debe tener un gestor es la prudencia, y Braulio Medel posee la cátedra. En cambio era vox populi en el sector desde hace casi dos años que Cajasur iba camino del precipicio –la intervención por el Banco de España– por su alocada apuesta inmobiliaria. No es de extrañar que Unicaja no tenga prisa por fusionarse. El tiempo sólo corre en contra de la caja cordobesa.

Kamchatka

Javier Gómez | 19 de mayo de 2009 a las 8:47

En este particular tablero de Risk en que se ha convertido la provincia, tras la moción de ayer en Benalmádena y la escaramuza de la Mancomunidad, ¿Cuál será el próximo golpe? ¿Dónde pondrán ahora sus ojos los estrategas de cada partido? El marcador, recordemos, va 3-2 a favor de los populares, con los goles de Alcaucín, Alozaina (en propia puerta) y Benalmádena por parte del PP, y los de Vélez y Mancomunidad por parte socialista.

Rincón de la Victoria con los volátiles ediles del PSIRV, Estepona y el rompecabezas diario al que se enfrenta David Valadez, Ronda con la abducción de Marín Lara en las filas socialistas (¿también se irá su mujer?), Antequera con el ahora frágil gobierno de Millán… El PSOE tiene más ayuntamientos, pero todo el mundo sabe que en el Risk cuantos más territorios tengas, más vulnerable eres. Y los socialistas carecen de una Kamchatka inexpugnable.