Archivos para el tag ‘guerra’

EEUU situa en Andalucía su estrategia militar en África

Sergio Rodrigo | 2 de junio de 2015 a las 15:11

En abril de 2013 EEUU accedió a estacionar temporalmente en España una fuerza de seguridad y reacción rápida de crisis de los EEUU mientras se negociaba su despliegue definitivo en una localización en el continente africano. Sin embargo, finalmente se situarán en la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla)´.

La medida se tomó tras el ataque que sufrió la embajada de los EEUU en Libia que en la que el embajador estadounidense en Libia, Christopher Stevens, y otros tres empleados de la misión diplomática de EE UU murieron tras sufrir un ataque.

Ahora EEUU pretende hacer de Morón su punto base permanente para las acciones de rápida intervención en África y el Mediterráneo. El Gobierno autorizó el acuerdo de modificación del convenio entre España y EEUU por el que se transforma Morón en base permanente de despliegue de las fuerzas estadounidenses para operaciones en África, que permite una presencia de hasta 2.200 militares y 500 civiles en estas instalaciones.

El gobierno ha resaltado que la medida creará numerosos puestos de trabajo, sin embargo, los sindicatos creen que tras tres ERE en la base los puestos serán temporales y de baja calidad, por ello no ha mostrado la satisfacción que abandera el Gobierno.

Movimientos solidarios, en defensa de los DDHH y antimperialistas protestaron el pasado domingo en la 30 marcha contra las bases de Rota y Morón, y es que muchos critica que la base pueda ser un peligro para las localidades colindantes.

Los niños de Ucrania miran a la Guerra

Sergio Rodrigo | 7 de marzo de 2015 a las 11:13

El joven ucraniano portando un arma tras su formación imitar. / M.G

“No tiene a nadie está solo, solo nos tiene a nosotros”, así denuncia la madre de Chatov. Un joven ucraniano de 17 años huérfano y que un día fue incluido en el plan de acogida de niños ucranianos de una organización andaluza.

Desde pequeño son su única familia, comparten el verano y las navidades que le permiten salir de la desprotección de los menores en Ucrania. La guerra lo ha agravado, y los enfrentamientos con las zonas rusófonas han aumentado la inestabilidad y el clima de belicista en este país europeo.

Es por ello por lo que las familias de acogida de niños ucranianos en Andalucía han denunciado que menores de entre 16 y 17 años están siendo formados militarmente por Kiev en sus centros escolares. “Me han llevado a la policía” relata el joven Chatov, “nos están enseñando a usar las pistolas, por si tenemos que ir a la guerra”, este es el mensaje que envió a su familia adjunto una fotografía en la que se muestra al menor tras la instrucción militar portando un arma de alto calibre.

Su madre de acogida, le preguntó asustada de donde era esa foto ante lo que ve cada día en los medios. La madre le pregunta que para qué le han llevado a formarse si es un niño, y el responde que “tiene que estar preparado por si llega la guerra”.

La familia lamenta la desprotección y denuncia que los menores no pueden estar siendo entrenados militarmente. Y es que este documento al que ha tenido acceso este corresponsal contrasta que el jóven ucraniano aún no ha cumplido la mayoría de edad, por lo que se confirma el entrenamiento de menores.

Pasaporte del menor donde se puede comprobar que es menor de edad./ M.G

Este no es el único caso. Nos acercamos a la organización y otras familias nos relatan los mismo hechos, jóvenes menores de entre 16 y 17  años están siendo entrenados militarmente para atender a su país ante la guerra en el este. Instrucción en muchos casos poco adecuada, ya que según denuncian las familias en varios meses entrenan a menores que luego actúan en el frente.

La formación, adoctrinamiento o inculcamiento es algo frecuente según las familias, así lo señala Ana, otra madre de acogida que lamenta que “allí mismo en los colegios los inculcan a lo que se está viendo, a luchar”, resalta además que tienen “un poquito de miedo porque, quieras o no, son nuestros niños”.

Pero la solidaridad de las familias, y de la propia Asociación de niños de Ucrania y Andalucía, continuará ayudando a estos menores, pese a que su orfanato quedó derruidos por los bombardeos, y a que han crecido los huérfanos su presidenta destaca que esos niños que están siendo “entrenados para la guerra con 17 años”, lo acogerán en familias españolas “este verano para ver si podemos desintoxicarlos de ese malestar”.

Y es que los menores son siempre los más perjudicados en las guerras, en este caso también. No solo los más pequeños sino aquellos que están en el límite ya que por uno u otros bandos se ven afectados por las ideologías que llevan a los humanos a enfrentarse no solo por el factor económico o territorial sino por el odio que se inculcan y que se esconde entre fronteras.

El impreciso cierre del campo de refugiados de la guerra de Libia

Sergio Rodrigo | 7 de julio de 2013 a las 19:20

Foto de un refugiado en Choucha./ S. Rodrigo

Ha pasado una semana desde que el Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU (ACNUR) cerrase el campamento de refugiados de la guerra de Libia, o como ellos dicen “trasladase sus actividades” del campo de tránsito de Choucha hacia las zonas urbanas del sur de Túnez.

Pero la realidad es bien distinta, en la actualidad unas 500 personas siguen viviendo en chabolas sin condiciones higiénicas ni recursos básicos como alimentos, agua o medicinas. De estos damnificados al menos la mitad tiene concedido el estatuto de refugiado por lo que son competencias de la ONU, algo que no ocurre para más de 250 personas, la mayoría varones y africanos, que viven junto al campo, a unos siete kilómetros de la frontera de Libia, pero no son refugiados, excusa que sirve al organismo internacional para limpiar responsabilidades.

A estos últimos refugiados les han propuesto su integración en las localidades tunecinas vecinas al campo, muy prosperas en el trabajo de la aceituna, incluso las autoridades locales les han garantizado el acceso a los servicios públicos y un permiso de residencia temporal, pero su estatus de refugiado queda en el aire, motivo por el que muchos de estos  refugiados no han decidido integrarse.

Según la última información del ACNUR, a 28 de junio, más de 600 refugiados estaban viviendo en las ciudades sureñas de Ben Gardane y Medenine, pero tras visitar la zona la gran mayoría se concentraba en estaciones de louage (minibuses), para trasladarse a zonas menos desérticas, incluso inmigrar a Europa desde puntos cercanos a la isla italiana de Lampedusa.

Tienda en ACNUR en Choucha. / S. Rodrigo

“No hablo árabe, es muy difícil para mí integrarme en Túnez, sino encuentran una solución me están obligando a coger la patera” comentaba  Jalil un refugiado somalí que lleva dos años en Choucha y que como otros llegó de Libia tras sufrir persecuciones, y a donde migró tras ser perseguido en su país de origen que actualmente se encuentra en una profunda guerra civil.

La mayoría de los refugiados del campo de Choucha, más de 3.000,  han sido reasentados en 15 países de Europa y norte América, sobre todo en EEUU, donde les han garantizado su estatus de refugiado y una vida aparentemente mejor que en Túnez, los pocos refugiados que quedan reivindican partir a estos países.

Estos últimos días, el ACNUR ha alardeado públicamente sobre la solución del conflicto, y lo cierto es que ha sido solventado de manera rápida y eficaz, pero ha costado cerca de los tres millones de euros y ha dejado en el aire a unas 250 personas de las que son generalmente eriteos, somalíes y sudaneses, regiones que viven conflictos bélicos importantes.

Choucha es desértico, caluroso, y se respira un ambiente tenso. Durante mi estancia hubo enfrentamientos entre refugiados que han decidido quedarse en el campo y lo asentados sin estatus de refugiados, el porqué de la disputa los alimentos.

La falta de condiciones está obligando a estos a desplazarse incluso para tomar las pateras en busca de una vida mejor en Europa, como les ha ocurrido a más de 3.000 refugiados que ya gozan de una condiciones buenas tras sufrir en sus carnes la tortura y la persecución de una guerra pintada de color primavera.

 

 

Etiquetas: , , ,