Archivos para el tag ‘inmigracion’

Marruecos salta la valla

Sergio Rodrigo | 31 de marzo de 2014 a las 10:39

Es la primera vez que ocurre, al menos que se tenga constancia, pero militares marroquíes armados han entrado en territorio español para realizar deportaciones “in extremis” tal y como demuestra un vídeo difundido por la ONG melillense “Prodein”.

Y es que Marruecos, país que acoge a unos 10.000 subsaharianos según la ONU, es el socio colaborador de las ilegalidades del ejecutivo nacional (PP), así como la Unión Europea, que violan constantemente la ley de extranjería en pro de un acuerdo bilateral firmado por el ejecutivo de Felipe González (PSOE), en el que se justifican dichas deportaciones.

Prodein ha denunciado que los militares entraron en Melilla con el objetivo de detener a inmigrantes que acababan de protagonizar un salto a la alambrada fronteriza, para posteriormente ser trasladados en autobuses.

Prodein afirma que las fuerzas de seguridad españolas actuaron conjuntamente con las fuerzas marroquíes “llegando a echar gases en la cara a inmigrantes que estaban subidos a la valla”.

El vídeo muestra claramente como el vallado tiene sus puertas abiertas y tanto agentes españoles como marroquíes apresan y trasladan a los inmigrantes mientras estos lloraban y suplican a las autoridades españolas ser acogidos.

La violación de la ley de extranjería así como de los derechos de los migrantes fueron violados según el vídeo, acción que motivó a un ciudadanos de Camerún, Ngila, a permanecer unas tres horas subido a una farola par evitar ser deportado como sus compañeros.

Hace unas semanas la agencia de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR), así como otras organizaciones internacionales que se incluyen Amnistía Internacional o HRW, solicitaron tanto a España como Marruecos respetar el derecho de los inmigrantes que en muchos casos son “refugiados”.

Desde los sucesos de Ceuta decenas de migrantes se han desplazado desde las zonas próximas a Ceuta para intentar llegar a Melilla, tras conocerse que las autoridades españolas no estaban realizando devoluciones en caliente, así como al temor que provocó la violencia de la Guardia Civil en el paso del Tarajal.

El debate de las “devoluciones en caliente”

Sergio Rodrigo | 24 de marzo de 2014 a las 10:52

Frontera Sur

Las autoridades de España y Marruecos “deberían ratificar los procedimientos para proteger los derechos de migrantes y rechazar las expulsiones sumarias en la frontera”, así lo ha señalado Human Rights Watch de cara a la próxima reunión bilateral entre los dos países para permitir las “devoluciones en caliente”

Se prevé que España utilizará la reunión sobre temas migratorios que mantendrá el 26 de marzo con Marruecos para impulsar la adopción de un mecanismo expreso que permita la expulsión inmediata y sumaria de migrantes en situación irregular desde los enclaves españoles de Ceuta y Melilla en la costa mediterránea de Marruecos.

“Devolver a la gente sin cumplir el debido proceso ni evaluar si necesitan protección, implica una violación del derecho español, europeo e internacional”, observó Judith Sunderland, investigadora sénior para Europa occidental de Human Rights Watch. “Especialmente cuando los migrantes obligados a regresar a Marruecos se enfrentan a la violencia y otros abusos a manos de las fuerzas de seguridad marroquíes”.

La reunión programada para el 26 de marzo en Tánger analizará, entre otras cosas, cómo poner en práctica el acuerdo bilateral de readmisión vigente entre España y Marruecos, en un momento en que las miradas están puestas en el trato que estos países dispensan a los migrantes. Las medidas españolas destinadas a reforzar las fronteras con Marruecos, incluida el uso de concertinas en el perímetro de los enclaves y el uso de armas antidisturbios, han acaparado la atención luego de que 15 migrantes se ahogaran mientras intentaban llegar a nado a Ceuta a comienzos de febrero. Y un informe divulgado por Human Rights Watch en febrero describió detalladamente el severo trato impartido por Marruecos a migrantes cerca de sus fronteras con los enclaves.

Human Rights Watch, otras organizaciones no gubernamentales y el instituto independiente de derechos humanos de España han documentado casos de expulsiones sumarias ilegítimas hacia Marruecos efectuadas desde los enclaves españoles. Los testimonios de migrantes indican que miembros de la Guardia Civil española que patrullan las fronteras de los enclaves entregan a algunos migrantes a las fuerzas de seguridad marroquíes directamente a través de los vallados y sin ningún tipo de debido proceso. Las leyes migratorias españolas prohíben este tipo de expulsión y garantizan a los migrantes en situación irregular el derecho a obtener asesoramiento jurídico y un intérprete durante los procedimientos de deportación.

Las autoridades españolas han negado reiteradamente que sus fuerzas de control de fronteras lleven a cabo expulsiones sumarias, pero declaraciones recientes de funcionarios en Madrid sugieren que actualmente se pretende legalizar esta práctica a través de un convenio expreso con Marruecos dentro del marco de su acuerdo bilateral de readmisión. El acuerdo, que si bien se suscribió en 1992 comenzó a aplicarse recién en 2012, prevé formalidades mínimas para facilitar el retorno de ciudadanos de terceros países. Atentar contra las garantías, de por sí endebles, de derechos humanos como contempla el acuerdo constituiría un paso en la dirección equivocada, observó Human Rights Watch.
El ministro de interior de España, Jorge Fernández Díaz, ha indicado que aspira a modificar la ley de inmigración española para permitir expulsiones sumarias desde los enclaves. Ha llegado incluso a sostener que no se debería considerar que los migrantes ingresaron a territorio español hasta tanto hayan cruzado la “línea policial”.

“El argumento de que una persona no se encuentra realmente en España hasta que traspasa el punto donde hay un policía resulta absolutamente desconcertante”, señaló Sunderland. “España no puede mover la frontera según le apetece, ni tampoco puede desconocer el derecho de la UE ni las normas internacionales de derechos humanos”.

El derecho internacional y el de la UE prohíben la denominada refoulment, es decir, enviar forzadamente de regreso a las personas a sitios donde estarían expuestas a un riesgo concreto de trato inhumano o degradante. La Carta de los Derechos Fundamentales de la UE reconoce el derecho al asilo, mientras que la directiva de la UE de retorno establece garantías procesales mínimas para el retorno de migrantes indocumentados y exige a España tomar en cuenta ciertas circunstancias individuales y sus obligaciones en lo que respecta la prohibición de refoulement.

Es habitual que grupos numerosos de migrantes intenten escalar el vallado de 6 metros de altura que separa a Ceuta y Melilla de Marruecos. El 18 de marzo de 2014, aproximadamente 500 migrantes lograron cruzar trepando el vallado en Melilla, y concretaron así el cruce más numeroso de los últimos años.

Según estadísticas oficiales, más de 4.300 personas ingresaron de manera irregular a los dos enclaves durante 2013, en comparación con las 2.804 que lo hicieron en 2012. En noviembre de 2013, España instaló nuevamente concertinas en el vallado perimetral de Melilla (que habían sido quitados en 2007), los cuales sí han estado erigidos por sobre el vallado de Ceuta desde 2005. España también trabaja actualmente en la instalación de mallas “antitrepa”, y ha anunciado asimismo que extendería los espigones que separan a Ceuta de Marruecos.

La “brouillard” en Melilla

Sergio Rodrigo | 18 de marzo de 2014 a las 13:56

Uno de los chicos que ha atravesado hoy la valla de Melilla. / José Palazón

Uno de los chicos que ha atravesado hoy la valla de Melilla. / José Palazón

Hace unos días varios subsaharianos preguntaban a este periodista si conocía Ceuta y cual eran sus puntos más franqueables, no tenía respuesta para aquella pregunta pero me volvió a lanzar otra preguntar, si era más fácil entrar por Melilla. Este aseguraba que muchos compañeros había salido hacia los montes limítrofes del otro enclave español tras los frustrados intentos en Ceuta.

Lo cierto es que el vallado de Ceuta por su orografía es más complicado, si le añadimos que la alambrada está repleta de concertina, todo lo contrario que en Melilla, donde esta madrugada la palabra más pronunciada era “brouillard”. La niebla, esa densa capa que ha cubierto hoy la frontera y que ha permitido que unas 500 personas sorteasen la valla hacia Melilla.

La entrada de inmigrantes de esta mañana en Melilla es ya la más numerosa desde que hay registros, puesto que varias fuentes policiales cifran en unas quinientas el número de personas que lograron saltar la valla y acceder a la ciudad autónoma. Además hay que añadir que otras fuentes cifran en más de treinta personas heridas en la zona marroquí durante el salto, cinco de ellos policías.

Según algunas ONG que trabajan en Melilla han confirmado que de nuevo no se han producido las conocidas como devoluciones en calientes, una información que se corre entre los montes de Marruecos cuyos habitantes clandestinos llevan años entrando en territorio español y expulsado in extremis.

La delegación del Gobierno en Melilla, que ha calificado el salto como el más violento y masivo desde 2005, ha destacado que las adversas condiciones meteorológicas –sobre todo una espesa niebla- unida al conocimiento cada vez más detallado que los inmigrantes tienen de la valla de Melilla, restan eficacia al sistema anti-intrusión, facilitando la entrada masiva.

El numeroso salto se ha producido un día después de que el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, se reuniera en Rabat (Marruecos) con el ministro delegado del Interior de Marruecos, Charki Draiss, para abordar la cooperación de ambos países en la lucha contra la inmigración ilegal y para preparar la reunión del Comité Mixto, contemplado en el artículo 11 del Acuerdo sobre readmisión hispano-marroquí de 1992, que tendrá lugar en Tánger a finales de este mes.

De momento la situación sigue complicándose ya que miles de personas buscan un futuro mejor en Europa y cuya vía sigue siendo las frontera sur, y donde europa sigue empeñada en erigir sus muros sin consideración al carácter humanitario que se viven en estas zonas.

Es el frío, no las mafias

Sergio Rodrigo | 9 de febrero de 2014 a las 10:54

Los montes de Ceuta fotografiados desde Tarifa. / Sergio Rodrigo

Los montes de Ceuta fotografiados desde Tarifa. / Sergio Rodrigo


Esta semana hemos vuelto a ver cómo centenares de subsaharianos con la mente en Europa intentaban salir de Marruecos hacia las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Éstos han sido acusado de “violentos y agresivos”, distintos calificativos que criminalizan directamente a los migrantes que huyen de situaciones de conflictos.

Tantao el delegado del gobierno en Ceuta como en Melilla insisten en achacar la problemática de las migraciones a las “mafias”. Supuestos entes organizados que ordenan a los migrantes salir en manadas hacia las alambradas o tirarse al mar.

Si la teoría de los delegados es que las mafias animan a los migrantes saltar la valla en estas fechas, ¿Por qué no se preparan? Es más, si es cierto que son bandas organizadas las que traen a subsaharianos ¿Por qué no avisan a su vecino de Marruecos en estas fechas? Profundizando: ¿cuánto cobran las mafias por saltar a Melilla? Resulta inimaginable un mafioso invitando a saltar gratuitamente.

Los que no hablan en los medios, los asaltantes, dicen que la verdad es que en el Gurugu (Marruecos), monte vecino a a Melilla, hace frío. Allí hay cientos de subsaharianos pero dicen que se esconden de “las otras mafias y de los agentes marroquíes” y que están a la espera de encontrar un momento para su viaje a Europa mientras el frío azota.

Un patera cuesta unos 1.000 euros por persona, las balsas sobre los 500 (caben un máximo de 10 personas), y otras técnicas como dobles fondos también son caras. “Llega el frío al monte, no tenemos trabajo” son algunas de las frases más entonadas por los subsaharianos, que agotados de gastar su dinero o tras sufrir robos deciden dejar el monte y dar el paso. “Saltar es gratis”, “nadar es gratis”, comentan en los aledaños de Ceuta y Melilla. Allí apenas hay agua y comida. La temporada de lluvia y el frío se aproxima y éstos no esperan. Nadie paga para ir a la valla, ellos la vigilan, ellos saltan.

Los sucesos de estos días en Ceuta donde se han visto imágenes de funerales demuestran que son ellos los organizados, ellos son el colectivo que se une para lograr el objetivo común. No hay nadie escondido.

Las migraciones no están ligadas a las mafias, son hechos puntuales, en zonas concretas, donde hay aprovechados que las usan para sacar beneficio, pero no sociedades criminales organizadas de carácter internacional. El migrante es el último de la cadena que se pone en riesgo ante los muros erigidos por la Unión Europea. Es el frío, no las mafias.

1000 en 24h

Sergio Rodrigo | 3 de enero de 2014 a las 14:11

Lampedusa
Agentes de la Capitanía de Puerto y de la Marina italiana han rescatado en el mar Mediterráneo en solo 24 horas a más de 1.000 inmigrantes que partieron del continente africano cuando intentaban alcanzar las costas del sur de Italia en precarias embarcaciones.

La Marina italiana ha informado de las operaciones de rescate que han llevado a cabo desde que comenzó 2014, con 823 inmigrantes socorridos ayer a 80 millas al sur de Lampedusa en cuatro barcazas, a los que hay que sumar los 233 indocumentados del primer día del año.

Entre los últimos migrantes socorridos se encuentran 23 mujeres y 46 menores de edad, provenientes en su mayoría de países africanos y asiáticos, como Egipto, Pakistán, Irak y Túnez.

El origen de estas personas y el punto de partida denotan que la situación humanitaria de los países de origen siguen afectando el flujo migratorio, y que la mala gestión del nuevo estado en Libia ha facilitado la contratación de viajes peligrosos hacia el sur de Italia.

El dato se conoce justo el día en el que el eurodiputado alemán Elmar Brok, de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Angela Merkel, ha propuesto la repatriación de los inmigrantes del Este que acuden a Alemania huyendo de la pobreza y el registro de sus huellas dactilares para impedir que vuelvan a intentarlo.

El radicalismo ante estas personas se incrementa en un discurso político peligroso que olvida nuestros errores históricos y afecta significativamente al electorado europeo de cara a la campaña de los próximos meses.

No obstante, esta problemáticas que va en aumento no tiene previsto solucionarse, de momento, por las autoridades comunitarias que insisten en fortalecer sus fronteras sin reconocer el estatus de estos individuos que no viajan sino huyen del conflicto.

1000 en 24h no simboliza un record para las autoridades italianas, que efectivamente han evitado otra tragedia como la vivida a finales de 2014, el dato simboliza un crecimiento notable de las migraciones en el mediterráneo que comienza el año con más de 1000 personas arriesgándolo todo en la mar.

1000 en 24h tampoco simboliza un empeoramiento la situación en el continente africano, sino las carencias en políticas migratorias de una unión caracterizada en el mundo por su modelo de libre circulación.

Un modelo empecinado en mirar al centro y dar la espalda.

Carne de la mar

Sergio Rodrigo | 20 de octubre de 2013 a las 18:49

BALSA
Miles de personas se juegan la vida en el mar mediterráneo convirtiéndose en carne para una mar agresiva cuyo oleaje vence las del humano que cruza bajo neumáticas que son devoradas ante el fuerte oleaje y cuyo propietario parece ser el capital.

Un mar repleto de cadáveres que hacen del mediterráneo el mayor cementerio líquido de la historia de la humanidad y cuya solución es forrar a los países del norte de áfrica para que frenen los movimientos migratorios.

Al otro lado de la orilla sur erigen muros violentos que pretenden frenar pero que solo ocasionan más víctimas, volcando a estos jóvenes “aventureros” a ser de nuevo carne de una mar.

Las migraciones no se combaten como decía el primer ministro italiano Letta o el ministro del interior español, las migraciones son naturales y sino que se lo digan a los centenares de miles de griegos, portugueses o españoles que pasean con títulos de segunda en Inglaterra, Alemania o Francia.

Personas que sueñan con una mejor vida para ellos y sus familias, personas que huyen de guerras y hambrunas, no se pueden combatir. Se combaten las hambrunas y las guerras.

Reitero. El sueño se ve ahogado en la mar mientras los responsables políticos europeos y sus cómplices magrebíes se gastan miles de euros robados que obtienen de tases de minerales, pescados o frutos que tren del continente africano.

Inmigrantes denuncian las expulsiones ilegales de España ante Estrasburgo

Sergio Rodrigo | 17 de octubre de 2013 a las 18:35

Foto del desalojo de Isla de tierra. / EFE
Dos ciudadanos cameruneses han presentado ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo, una demanda contra el Estado español por haber sido expulsados ilegalmente de Isla de Tierra en septiembre de 2012. En su demanda, solicitan que el Alto Tribunal condene a España por haber ejecutado una expulsión colectiva, expresamente prohibida por el Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH), negándoles la posibilidad de solicitar asilo en nuestro país y acceder a la tutela judicial recogida en la normativa española e internacional.

También denuncian que su expulsión se produjo hacia un país, Marruecos, donde “se violan sistemáticamente los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas de origen subsahariano” egún un comunicado de de la sección española de Migreurop.

La Ley de Extranjería, al igual que el CEDH, contempla la obligatoriedad de las autoridades de informar a los inmigrantes interceptados de sus derechos, ofreciéndoles la posibilidad de acceder a un abogado, a un intérprete y a la tutela judicial efectiva. También es obligación de las autoridades proceder a la identificación de perfiles vulnerables que no pueden ser expulsados por cuestiones de índole humanitaria o por tratarse de potenciales personas refugiadas o víctimas de trata. En cambio, el Gobierno español decidió expulsarles de forma colectiva, sin estudiar de forma individualizada cada caso.

De esta forma se le negó a Enmanuelle, uno de los demandantes, la posibilidad de solicitar asilo en España, viéndose obligado a solicitar protección internacional en Marruecos, país que segun las organizaciones denunciantes “carece de un sistema eficaz de asilo y dónde existe un grave problema de discriminación hacia las personas refugiadas subsaharianas”.

La expulsión colectiva también tuvo como consecuencia “la imposibilidad de recurrir la decisión ante los tribunales, al impedirse el acceso a los procedimientos establecidos por Ley, con las debidas garantías, ni ser informados de las vías para defender sus derechos”. La obligatoriedad de acceso a un recurso efectivo está recogida en el CEDH, siendo, por tanto, condenable por el Alto Tribunal esta actuación del Gobierno español.

Violando también el principio internacional de no devolución a países dónde puedan sufrir torturas y tratos degradantes e inhumanos, los demandantes, junto con el resto del grupo, fueron expulsados a Marruecos, país denunciado por múltiples organismos internacionales y ONG por “violar sistemáticamente los derechos humanos de personas migrantes y refugiadas subsaharianas”.

Denis, el otro demandante, ha lamentado que fue víctima de “una brutal paliza por parte de la gendarmería marroquí al negarse a subir a un autobús con destino al desierto argelino, donde sería abandonado a su suerte” cita el comunicado. La expulsión de personas subsaharianas al desierto, cerca de la ciudad fronteriza de Oujda, es una práctica habitual de las autoridades marroquíes que no puede desconocer el Estado español.

Los hechos, de significativo impacto mediático en España, acontecieron en 2012, cuando una primera embarcación arribó en la madrugada del 28 al 29 de agosto al islote de Isla de Tierra con 19 personas en su interior, incluyendo mujeres embarazadas y niños. Posteriormente, en la madrugada del 1 al 2 de septiembre, llegaría otra embarcación con 68 personas en su interior. La expulsión colectiva se produciría en la madrugada del martes 4 de septiembre, cuando la Guardia Civil entregó a las Fuerzas de Seguridad de Marruecos las 73 personas subsaharianas que se encontraban aún en Isla de Tierra. Con anterioridad habían sido trasladadas a Melilla las mujeres embarazadas, los niños y sus madres.

Tras varios meses de investigación, las organizaciones españolas de Migreurop (ACSUR, Andalucía Acoge, APDHA, CEAR, Elín, Mugak y SOS Racismo) en colaboración con la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), consiguieron localizar en Rabat a Enmanuelle y Denis, quiénes habían conseguido regresar a territorio marroquí tras su expulsión a Argelia. Una vez entrevistados e informados de sus derechos, decidieron interponer una demanda contra el Reino de España ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

¿Patera en Málaga?

Sergio Rodrigo | 2 de octubre de 2013 a las 10:24

Salvamar_El_Puntal
No es frecuente que las pateras, sin motor, llegen a la costa de Málaga, es más son pocas las que han llegado estos últimos años, pero el martes 1 de octubre Salvamento Marítimo interceptó a 16 millas de Estepona (Málaga) una patera con siete inmigrantes de origen magrebí a bordo.

La embarcación fue interceptada por la Salvamar Vega y los inmigrantes eran varones adultos y se encontraban en buen estado de salud.

Según Salvamento Marítimo, la patera fue avistada a 12 millas al este de Punta Europa por el buque portacontenedores Ernest Hemingway.

Los motivos de la llegada de esta embarcación a este punto de la costa andaluza son mucho, principalemntel por que la embarcación saliese desde un punto más al este, y parece que se confirma ya que las patrulleras de Marruecos interceptaron a 3 pateras con subsaharianos frente a Tarifa que estaba controladas por ONG.

Un dato que puede confirma el suceso es que las pateras con ciudadanos magrebíes, generalmente argelinos, no suele tomar el trayecto del estrecho, es más frecuente que salgan desde Alhucemas (Marruecos) u Orán(Argelia), por lo que posiblemente saldrían en el Mar del Alborán y no por el atlántico lo que los hizo aparecer en el municipio malagueño.

Otro de los motivos puede ser el viento de poniente que areció y que introdujo el viento del Terral en Málaga, motivo que pudo impulsar la embarcación hacia la costa de Estepona, pero se decarta ya que las otras pateras fueron interceptadas y los subsaharianos suelen viajar juntos.

La noticia conincidió el mismo día en el que Málaga acogía los premios sobre las migraciones en el que un joven rapero marroquí fue galardonado por su música protesta tras llegar a Andalucía oculto en un camión.

Miguel Doña, director del programa de la Cadena Ser Espacio de Encuentro, me dijo antes del evento que presentaba y tras charlar de la patera que “no cuestionamos como vienen, integrémoslos”.

Los balseros del África subsahariana

Sergio Rodrigo | 20 de agosto de 2013 a las 16:23

Balseros subsaharianos en el Estrecho. / Salvamento Marítimo
Desde el norte de Marruecos es fácil pasear por la costa y divisar el otro lado de la orilla, incluso se ve mejor. Frente a esas playas llenas de turistas aguardan miles de personas provenientes del África subsahariana que han recorrido miles de kilómetros para atravesar un mar de 14.

Los migrantes invierten su dinero en una balsa de juguete que compran en Marruecos por entre 350 y 500 euros, toda una ganga comparada con los mil euros de aquellas pateras de madera que se usaban en otro tiempo y que eran mucho más resistentes a los vientos del Estrecho. Las balsas son juguetes que en la orilla europea usan los menores para disfrutar en vacaciones pero que para los subsaharianos supone el inicio de un viaje arriesgado con la meta de una mejor vida.

Decenas de migrantes han tomado la opción de llegar a las costas andaluzas, motivados por las últimas redadas en el norte de Marruecos, las expulsiones ilegales de Ceuta y sobre todo en Melilla, aprovechando la ausencia de controles ante la fiesta del fin del Ramadán. “Para que me estén violando sistemáticamente, sacando de casa, expulsando, deteniendo, me muero en el agua”. Es el relato que recoge la ONG Caminando Fronteras de una mujer africana que, tras 15 días de redadas en todo el norte de Marruecos, decidió tomar la balsa rumbo a Europa.

Los puntos de salida son las playas que se extienden entre la ciudad de Tánger y el puerto Tánger-Med. Allí, hoy, todavía aguardan migrantes buscando su oportunidad para cruzar el Estrecho, quedando demostrado que los flujos de la migraciones son naturales, y que una mayor presión policial no garantiza la reducción. Es más: pone en peligro a miles de personas que buscan métodos aún más peligrosos que antes.

“Después de las redadas ha habido gente desaparecida, lesionada o violada y muchas otras han tomado las balsas como escape”, comenta Helena Melano de Caminando Fronteras, una ONG que está realizado un informe de todo lo que ha sucedido. Junto con otro grupo de españoles que trabajan desde Tánger con migrantes, sobre todo subsaharianos, Melano lleva un “control exhaustivo” de las pateras que han salido al mar. “Nos llaman para avisarnos que están en el agua y nosotros nos ponemos en contacto con Salvamento Marítimo cuando ellos no pueden”, y es que, explica esta joven, muchas veces trabajan como intérpretes. La ONG realiza un control de cada patera que les llama. Según esta cooperante, de las balsas que les han llamado desde el pasado 9 de agosto, hay cinco desaparecidas, una cifra que ya han notificado a las autoridades españolas y marroquíes. Antes, visitaron la morgue donde no encontraron ningún cuerpo de estos balseros.

Helena, junto a su equipo, no duerme desde entonces. Hacen turnos para apuntar los nombres de cada una de las personas que viajan en las balsas y es que, según esta investigadora, los barrios de migrantes del norte de Marruecos están vacíos. Cada balsero es una historia, una familia. El flujo tan fuerte de inmigración que ha habido en los últimos días cobra sentido entendiendo cada caso.

Los datos demuestran que la situación de los conflictos internacionales afecta a los flujos migratorios en España. En concreto en el primer semestre del año, 2.476 personas han solicitado protección internacional en España, unos 100 menos que todo el año 2012 según datos del Acnur.

De todas esas solicitudes de asilo político más de 1.000 corresponden a ciudadanos de Malí, el año anterior tan solo fueron 100, un claro ejemplo que el conflicto bélico que ha vivido el país africano ha motivado un éxodo hacia Europa.

El terrorismo, la falta de gobierno, los enfrentamientos entre grupos militares, la intervención internacional e incluso la situación del hambre en el Sahel, son algunos de los motivos por los que las personas deciden abandonar su país emprendiendo un viaje que acaba en las costas andaluzas.

Andalucía se ha convertido en la puerta de entrada en busca de una mejor vida para miles de personas que prefieren su futuro en Europa que uno confuso en sus países de África. Los balseros son en ocasiones los desesperados de las migraciones que ante tanto muro que saltar interpuesto en ocasiones por los fondos europeos y la propia Unión Europea, optan por el viaje más peligroso de sus vidas que no siempre llega a buen puerto.

Andalucía se suma a la lucha contra las violaciones de los derechos de inmigrantes en el Gurugú

Sergio Rodrigo | 31 de julio de 2013 a las 16:54

Cuatro asociaciones marroquíes (ALECMA1, GADEM2, FMAS3 y AMDH4), en las que se ha adherido la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA),  han presentado la campaña “Nº9 –Basta de Violencia en las Fronteras”  con el objetivo de denunciar la violación de los derechos humanos en el norte de Marruecos y exigir el fin de la represión sistemática que sufren los migrantes por parte de las autoridades marroquíes y españolas.

La campaña, presentada públicamente a finales del pasado mes de junio, fue emprendida tras una misión llevada a cabo en el monte Gurugú (cerca de Melilla) en marzo de 2013 para documentar las consecuencias de la violencia policial contra los migrantes. Los testimonios recogidos en esta misión están presentados en un impactante documental realizado por Sara Creta, traducido al castellano por APDHA y accesible en youtube.

Además, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía junto a la Federación Andalucía Acoge, la Federación de asociaciones de SOS Racismo y la Asociación ELIN han interpuesto una queja a la Defensora del Pueblo Español.

La ONG ha solicitado que se requiera al Ministerio del Interior a abrir una investigación inmediata sobre cómo se están gestionando los casos de devolución y rechazo en las fronteras de Ceuta y Melilla y cómo están actuando los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en este ámbito

Además, que se requiera al Ministerio de AAEE y Cooperación que solicite a las autoridades marroquíes aclaraciones sobre los hechos descritos en el documental nº 9 y que proponga al Gobierno español que se deje sin efecto el acuerdo bilateral de repatriación España-Marruecos hasta que el país magrebí garantice en su territorio el respeto de los derechos fundamentales de los migrantes subsaharianos.