Archivos para el tag ‘magreb’

Andalucía puerta de Europa

Sergio Rodrigo | 28 de enero de 2015 a las 23:14

Un ciudadanos marroquí visiona la costa española desde la orilla norte de África. /Flickr

Hace un año la actual presidenta de la Junta de Andalucía, ante el encuentro del Partido Socialista Europeo en Málaga, señaló que Andalucía debería ser “la puerta a Europa en el mediterráneo y no el fin del continente”. Ahora las relaciones fronterizas separan al pacto de la región.

Las primeras pinceladas de la acción exterior de Díaz se interpretó como una mirada al norte de África que en los últimos años ha jugado un rol primordial en la estrategia exterior de la UE, y donde Marruecos es su principal socio, principal vecino andaluz. Estrategia y rol que Susana ha asumido, y de la que ha hecho que caiga un gobierno para promover unas elecciones que costará 14 millones de euros a los andaluces.

La relación de Andalucía y Marruecos, sobre todo el norte, es una novela de amor ligada a la historia, la cultura y la convivencia. En los últimos años los puertos andaluces se han convertido en la puerta entre Europa y África. Y es normal que la cooperación transfronteriza entre ambas orillas sea buena, Andalucía juega ese papel positivo, y eso repercute en lo económico. La Fundación Tres Culturas es otro ejemplo de la búsqueda de una acción exterior ligada a Rabat.

Díaz dejó claro su posicionamiento al llegar al poder, lo expresó en el parlamento andaluz donde su posicionamiento activo ante los acuerdos pesquero entre la UE y el reino alauí, que simboliza el acuerdo económico entre ambas orilla. Su postura relataban cuáles iban a ser la intención de la socialista, pero aún así visitó a la delegación del Polisario a los niños de Vacaciones en Paz, más tarde la política real salió a la luz, incluso visitó Marruecos y a su rey.

La política de la doble moral aplicada por el ejecutivo de Rodríguez Zapatero con el Sahara, es decir, “statuo quo”, economía con Marruecos y solidaridad con el Sahara, ha sido también el enganche de su mandato. Pese al compromiso político con su socio de gobierno en la causa saharaui, brecha que parece haberse dilatado y creado la fracturación ante lo que Díaz ha llamado “radicalización”.

Ndie se iba a pensar que esta posición fuese usada por la presidenta para dar el giro radical a la Andalucía de hoy. Las posiciones opuestas y la teoría de un vecino garante de seguridad han hecho, así como el supuesto referéndum de IU, acabar con un gobierno de coalición. Aunque las interpretaciones hablan de estrategia política por parte de la socialista.

Sin embargo, el debate está abierto. Fronteras, inmigración Ilegal, tráfico de drogas, terrorismo, agricultura, pesca, etc. Son algunas de las etiquetas fundamentales de las agendas de ambos lados del estrecho que se multiplica si los intereses o relaciones se debaten entra la comunidad autónoma de Andalucía y las regiones del norte de Marruecos.

Ahora comienzan los mítines electorales, y la acción exterior es parte de la agenda política de la Andalucía del mañana, su futuro se debatirá en las urnas.

Lo cierto es que el entendimiento es básico entre dos vecinos, y el compromiso de la Andalucía después del 22 de marzo debe buscar una buena convivencia, pero el problema reside cuando se hace acosta del sufrimiento de otro pueblo, como es el saharaui, y su asumir las responsabilidades históricas y la normativa internacional al respecto.

La islamofobia tras los atentados de París

Sergio Rodrigo | 14 de enero de 2015 a las 11:29

Tras los atentados de Charlie Hebdo los países europeos están tomando medias a favor del control de internet así como aumentar la seguridad, algo que en muchos casos confronta con las propias libertades de los ciudadanos, sobre todos de los musulmanes, que se han visto no solo aumentada la seguridad sobre ellos, simplemente por ser musulmanes, sino que también crece el sentimiento islamofobos en toda Europa.

Colectivos musulmanes, ha denunciado los atentados, pero ahora también denuncian la caza y las políticas de seguridad que solo benefician al distanciamientos de las relaciones humanas, en países donde la convivencia es mayoritaria.

Los mensajes de la extrema derecha tras los atentados están sirviendo ya para que crezca -aún más- la ola de islamofobia que recorre Europa. Tanto la islamofobia como la xenofobia son sentimientos, actitudes y comportamientos execrables, que de no combatirse contaminan a toda la sociedad y ponen en tela de juicio la propia calidad democrática de la misma. La ultraderecha y los partidos antiinmigrantes y xenófobos crecen en Francia, haciendo culpables a todos los inmigrantes y a los musulmanes de lo que no es sino una minoría fanática, aunque creciente lamentablemente.

La xenofobia crece en toda Europa. Las pintadas de Jerez se enmarcan en esa ola de aguas fétidas. Para ello la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha querido mostrar su rechazo y expresar “nuestra solidaridad con la comunidad musulmana, que en casi su totalidad son creyentes pacíficos, y que hace muchos años forma parte de nuestra sociedad, con todos los derechos a los que debemos acceder la ciudadanía”.

Pero lo que ha sucedido en Jerez no es un caso aislado. Aquí en España aumentan las medidas y declaraciones racistas de mano de determinados dirigentes del Partido Popular (véase Vitoria, Sestao, Gandía, Badalona…).

Aicha, el motor de la patera

Sergio Rodrigo | 13 de enero de 2015 a las 11:04

Salvamento Marítimo español rescató hace unas semana a 47 migrantes de origen subsahariano de las costas de Andalucía, entre ellos 36 varones, diez mujeres y un bebe. Los migrantes cruzaban el estrecho de Gibraltar superando las malas condiciones climáticas (Viento y Frío), pero entre la muchedumbre de una embarcación semirrigida se encontraba la sonrisa más profunda de El Chad.

Aicha, una menor de dos años que junto a su madre, una chadiana que se enamoró en Marruecos, llegó con síntomas de hipotermia tras atravesar el estrecho de Gibraltar. Tras ser recuperada por los voluntarios de Cruz Roja su sonrisa volvía a resplandecer tras 9 horas en altamar y es que no sabía donde estaba, pero comprendía la dificultad del acto en los ojos agotados de su madre así como en sus movimientos tras pasar horas en la misma posición.

Su alegría, y su futuro, fueron primordiales para los tripulantes de esta embarcación que arropados a su esperanza se convirtió en el motor de una patera donde el remo era su principal herramienta.

Los migrantes que comprenden a numerosas nacionalidades entre ellas, Camerún, Gambia, República Centro Africana o Malí señalaron a este corresponsal que partieron desde el norte de Marruecos a media noche y fueron rescatados tras pasar toda la noche navegando con remos a manos entre el Estrecho.

A su llegada fueron atendido por los voluntarios de Cruz Roja que los trasladaron a su sede donde fueron atendidos y donde posteriormente entregados a los cuerpos policiales que custodian la sede para ser puesto a disposición de los Centros de Internamiento de Extranjeros españoles. La mayoría ha llegado en buen estado de salud pese al largo viaje que se saldó con su rescate tras el aviso de una activista española de un organismo independiente que estaba en contacto con los migrantes.

 

Hay que destacar que gran parte de ellos no había solicitado visado porque según dicen “los pobres están vetados en Europa”, otros si lo había solicitado ya que tenían familiares en Europa, pero la política fronteriza no le permitió la vía regular.

Los expoliados

Sergio Rodrigo | 3 de junio de 2014 a las 12:16

Un hombre es trasladado a una ambulancia tras cruzar el mediterráneo en una zodiac. / S. Rodrigo

Un hombre es trasladado a una ambulancia tras cruzar el mediterráneo. / S. Rodrigo

Fatigados, tiritando y deshidratados. Así llegan la mayoría de personas que intenta migrar desde el continente africano a Europa, un riego que corren miles de personas cada año y que es el ejemplo de que las fronteras son franqueables por altas o peligrosas que sean.

Llega el verano y con ello se intensifican las llegadas de los migrantes a través de embarcaciones semirrígidas o en balsas de juguete al sur de Europa. El mar está calmado y el destino cerca. Este es uno de los argumentos para estos migrantes obligados en desesperación a jugarse la vida y la de sus compañeros en búsqueda de una vida mejor.

En Tarifa la distancia es casi mínima, ambos lados del estrecho están separados por 14 kilómetros, un tramo corto para personas que han recorrido miles de kilómetros. Las “toys” son económicas, pero peligrosas. En estas se suelen introducir unas diez personas que con pequeños remos cabalgan las olas del levante.

En Málaga no es muy habitual la llegada de inmigrantes, pero la instalación de una nueva valla en la zona marroquí para proteger de las migraciones a Melilla va a intensificar que los migrantes que esperan en Marruecos para llegar a Europa lo hagan a través del mar y salgan desde puntos cercanos a la zona oriental de Andalucía.

Posiblemente lo hagan en embarcaciones de plástico como los últimos casos, donde grupos de unas treinta personas se agolpan y quedan desaparecidos en medio del Mediterráneo durante horas a la espera de que el destino decida. Al llegar la mayoría están con pequeños síntomas de hipotermia, y es que el viaje es duro pero los dirigentes siguen pensando que las migraciones hay que combatirlas, y sobre todo a través de políticas de fronteras, cuando la realidad es que responde a un conflicto social, armado o político.

Y esos conflictos no interesan resolverlos. Europa sigue hablando de países desarrollados y subdesarrollados, un error ya que la realidad es que hay países expoliadores y no expoliadores. Y mientras Europa siga chupando del bote africano y erigiendo muros, miles de expoliados seguirán llegando ya que la riqueza no revierte sobre ellos y garantiza el estado consumistas de la Europa de la Unión.

Marruecos salta la valla

Sergio Rodrigo | 31 de marzo de 2014 a las 10:39

Es la primera vez que ocurre, al menos que se tenga constancia, pero militares marroquíes armados han entrado en territorio español para realizar deportaciones “in extremis” tal y como demuestra un vídeo difundido por la ONG melillense “Prodein”.

Y es que Marruecos, país que acoge a unos 10.000 subsaharianos según la ONU, es el socio colaborador de las ilegalidades del ejecutivo nacional (PP), así como la Unión Europea, que violan constantemente la ley de extranjería en pro de un acuerdo bilateral firmado por el ejecutivo de Felipe González (PSOE), en el que se justifican dichas deportaciones.

Prodein ha denunciado que los militares entraron en Melilla con el objetivo de detener a inmigrantes que acababan de protagonizar un salto a la alambrada fronteriza, para posteriormente ser trasladados en autobuses.

Prodein afirma que las fuerzas de seguridad españolas actuaron conjuntamente con las fuerzas marroquíes “llegando a echar gases en la cara a inmigrantes que estaban subidos a la valla”.

El vídeo muestra claramente como el vallado tiene sus puertas abiertas y tanto agentes españoles como marroquíes apresan y trasladan a los inmigrantes mientras estos lloraban y suplican a las autoridades españolas ser acogidos.

La violación de la ley de extranjería así como de los derechos de los migrantes fueron violados según el vídeo, acción que motivó a un ciudadanos de Camerún, Ngila, a permanecer unas tres horas subido a una farola par evitar ser deportado como sus compañeros.

Hace unas semanas la agencia de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR), así como otras organizaciones internacionales que se incluyen Amnistía Internacional o HRW, solicitaron tanto a España como Marruecos respetar el derecho de los inmigrantes que en muchos casos son “refugiados”.

Desde los sucesos de Ceuta decenas de migrantes se han desplazado desde las zonas próximas a Ceuta para intentar llegar a Melilla, tras conocerse que las autoridades españolas no estaban realizando devoluciones en caliente, así como al temor que provocó la violencia de la Guardia Civil en el paso del Tarajal.

Es el frío, no las mafias

Sergio Rodrigo | 9 de febrero de 2014 a las 10:54

Los montes de Ceuta fotografiados desde Tarifa. / Sergio Rodrigo

Los montes de Ceuta fotografiados desde Tarifa. / Sergio Rodrigo


Esta semana hemos vuelto a ver cómo centenares de subsaharianos con la mente en Europa intentaban salir de Marruecos hacia las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Éstos han sido acusado de “violentos y agresivos”, distintos calificativos que criminalizan directamente a los migrantes que huyen de situaciones de conflictos.

Tantao el delegado del gobierno en Ceuta como en Melilla insisten en achacar la problemática de las migraciones a las “mafias”. Supuestos entes organizados que ordenan a los migrantes salir en manadas hacia las alambradas o tirarse al mar.

Si la teoría de los delegados es que las mafias animan a los migrantes saltar la valla en estas fechas, ¿Por qué no se preparan? Es más, si es cierto que son bandas organizadas las que traen a subsaharianos ¿Por qué no avisan a su vecino de Marruecos en estas fechas? Profundizando: ¿cuánto cobran las mafias por saltar a Melilla? Resulta inimaginable un mafioso invitando a saltar gratuitamente.

Los que no hablan en los medios, los asaltantes, dicen que la verdad es que en el Gurugu (Marruecos), monte vecino a a Melilla, hace frío. Allí hay cientos de subsaharianos pero dicen que se esconden de “las otras mafias y de los agentes marroquíes” y que están a la espera de encontrar un momento para su viaje a Europa mientras el frío azota.

Un patera cuesta unos 1.000 euros por persona, las balsas sobre los 500 (caben un máximo de 10 personas), y otras técnicas como dobles fondos también son caras. “Llega el frío al monte, no tenemos trabajo” son algunas de las frases más entonadas por los subsaharianos, que agotados de gastar su dinero o tras sufrir robos deciden dejar el monte y dar el paso. “Saltar es gratis”, “nadar es gratis”, comentan en los aledaños de Ceuta y Melilla. Allí apenas hay agua y comida. La temporada de lluvia y el frío se aproxima y éstos no esperan. Nadie paga para ir a la valla, ellos la vigilan, ellos saltan.

Los sucesos de estos días en Ceuta donde se han visto imágenes de funerales demuestran que son ellos los organizados, ellos son el colectivo que se une para lograr el objetivo común. No hay nadie escondido.

Las migraciones no están ligadas a las mafias, son hechos puntuales, en zonas concretas, donde hay aprovechados que las usan para sacar beneficio, pero no sociedades criminales organizadas de carácter internacional. El migrante es el último de la cadena que se pone en riesgo ante los muros erigidos por la Unión Europea. Es el frío, no las mafias.

La vida lujosa del migrante libio en Túnez

Sergio Rodrigo | 25 de junio de 2013 a las 16:32

Coche libio a las puertas de un hotel tunecino

Túnez comparte frontera con dos grandes economías del Magreb, Argelia y Libia, sin embargo esta última tiene asentado en el país a unos 500.000 migrantes que viven en un círculo de lujo e invierten en el negocio local.

No es difícil encontrar a ciudadanos libios pasear por las principales ciudades de Túnez. En Sfax, capital económica del país, esto apenas se identifican por su aspecto físico pero si por sus vehículos de matriculación Libia.

La mayoría de estos coches están aparcados a las puertas de lujosos hoteles, gran parte de los migrantes libios en Túnez residen en hoteles y no en viviendas. “Apenas trabajan, pero si hacen negocios” comenta un periodista local que asegura que son muchos los negocios abiertos por estos en las medinas.

A parte del  evidente factor económico que atrae a estos lujosos migrantes la sanidad es otro de los alicientes, ya que Túnez pose uno de los sistemas sanitarios más modernos del Magreb. Las malas lenguas dicen que el Alcohol, prohibido y mal visto en Libia, es otro de los motivos de su estancia.

Pero estos migrantes de lujo no suelen estar bien integrados en la sociedad tunecina, y es que viven a un nivel alto y sus rasgos culturales chocan con la población local.

Por ejemplo, los libios son muy propensos a la poligamia, más que prohibida en Túnez, y esto genera discordia entre grupos feministas y los migrantes libios que defienden su práctica.

Por otro lado, Túnez no es un país tribal por lo que  el sistema de estratificación social del mayor productor de petróleo del Magreb es muy repudiado entre los tunecinos. Además, cuando los enfrentamientos entre tribus se repiten suelen tener mala prensa.

Durante la guerra de Libia fueron muchos los momentos tensos que se vivieron en Túnez, país madre de la revolución árabe, entre gadafistas y contrarios al dictador. También, durante el conflicto bélico se vivió un éxodo de familiares residentes en Libia hacia Túnez, y es que muchos quisieron abandonar el país durante la guerra.

Actualmente, Libia sigue siendo un país inestable con una brecha bélica abierta entre tribus que siguen detectando el actual régimen impulsado tras las revueltas, pero a pesar de las buenas relaciones entre Túnez y la nueva Libia no benefician la integración de la población migrante.