Archivos para el tag ‘refugiados’

Los pasos de Kasem, el refugiado que temía al mar

Sergio Rodrigo | 27 de mayo de 2016 a las 12:20

Kasem pasa el control de pasaportes del Puerto de Málaga. / Miguel Pachón

Kasem pasa el control de pasaportes del Puerto de Málaga. / Miguel Pachón

Hace tres años que Kasem inició su huida de Siria, junto a su mujer e hijo Jumma, iniciaron una travesía por seis países y casi 10.000 kilómetros para evitar el temido mar, la peligrosa ruta del Mediterráneo donde miles de refugiados de Siria han optado ante el cierre de fronteras de la Unión Europea.

Su primera parada fue Líbano, allí comenzó su travesía. Tomo un vuelo hasta Mauritania, junto a su mujer e hijo. En Nuakchot (Mauritania) conocieron a varias personas que lo llevaron a Tumbuctu (Malí), epicentro de la ruta migratoria del África Subsahariana, ellos eran los únicos sirios. Junto a otros migrantes cruzó el desierto del Sahara en Argelia para llegar a Orán. Allí volvió a ver su temido Mediterráneo, ese mar que obvió pese a que se replanteó ir Egipto o Libia para cruzarlo.

No quería cruzar el mar, prefería una vía segura, pero solo encontró las áridas tierras del continente africano. Siguiendo el ejemplo de otros sirios cruzó a Nador (Marruecos), allí gastó los pocos euros que le quedaban para cruzar a Melilla y solicitar asilo en la oficina de ACNUR de la frontera de Beni Enzar. “El viaje no fue fácil”, señala Kasem quién añade que decidió huir ante “la inseguridad en Siria, los continuos bombardeos y la guerra”. Insiste en que lo dejó todo para empezar de nuevo en Europa junto a su familia.

En Melilla ha pasado varios meses en el CETI, su hijo ya ha aprendido algo de español. Son futboleros empedernidos y se pierden por Messi. “Quiero ir hasta Barcelona, Jumma adora al equipo de fútbol” relata sonriente Kasem en el Puerto de Málaga. Acaba de pisar tierra del continente europeo tras tres años de un viaje incierto que ahora se plantea más difícil.

“Huimos de la inseguridad en Siria, los continuos bombardeos y la guerra”

Kasem ha llegado junto a otros 53 refugiados desde Melilla a la península, el Gobierno español les ofrece un asilo de unos seis meses con una bonificación insuficiente para afrontar los gastos de integración. La mayoría renuncia y continúan su viaje hacia el norte de Europa.

Junto a Jumma, hijo de Kasem, está Hamsa. Tiene cinco años y también ha pasado varios meses viviendo en el CETI de Melilla. Como su amigo, huye de la guerra en Siria, y aunque lo que más le ha gustado de la ciudad autónoma ha sido la “madrassa” (escuela), añora su escuela Hama, “era más bonito mi colegio en Siria”.

La mayoría de niños que huyen de Siria, como la mayoría de vidas que se quedaron en el mar que tanto teme Kasem, como los que siguen retenidos en las fronteras de Europa o refugiados en países colindantes con apenas el 40% de los recursos, como esos números que vemos en los medios, no cesaran su llegada, no cesaran su intento, el miedo al mar les hará llegar, pero la desesperación los volverá a tirar al mediterráneo. El Egeo está cerrado, pero el central vuelve a pleno apogeo. Más de 15.000 personas cruzaron la última semana, más de 3000 ya han perdido la vida.

Consejo de Seguridad vota entre la guerra y la paz en el Sahara

Sergio Rodrigo | 28 de abril de 2016 a las 0:49

CS__ONU_respalda_unánimemente_el_acuerdo_de_Irán

El día clave ha llegado, este 29 de abril el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas vota el futuro de la última colonia africana, el Sahara Occidental. Tras 25 años del acuerdo de paz entre Marruecos y el Frente Polisario la región vive una posible reanudación de la guerra.

Aunque el “statu quo” se ha mantenido en la región desde hace varias décadas, la visita del Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, en marzo de 2016 ha vuelto a reanudar un proceso de paz, obstaculizado por Marruecos ante el anuncio histórico de la ONU.

Marruecos cree que la misión ha perdido valor y que sumado a las calificaciones de Ki-Moon sobre el término “ocupación”, usado en los documentos del órgano internacional, la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara (MINURSO) carece de validez, para ello propone prolongar durante dos meses la misión y acabar con ella, postura a la que países como Francia o España se han alineado en las últimas horas.

Marruecos decidió hace unos meses expulsar a más de 80 miembros civiles de la ONU del territorio saharaui y cerrar un cuartel de los Cascos Azules en Dajla (Antigua Villa Cisneros), la medida aumentó las tensiones, pero entra dentro de las líneas de acción de Marruecos sobre el conflicto saharaui. Otras de las propuestas del Reino Alauí pasan por cambiar la determinación del nombre y eliminar el incomodo término de “referéndum”.

El ejercito saharuai realiza entrenamientos militares en las zonas controladas por la RASD. / Jalil Mohamed

El ejercito saharuai realiza entrenamientos militares en las zonas controladas por la RASD. / Jalil Mohamed

Desde hace años el Frente Polisario y su delegación han tratado de que la Misión velase por la defensa y protección de los Derechos Humanos en la zona, medida bloqueada por la República Francesa, muy próxima al régimen marroquí. Ahora, y tras recomendaciones de la Unión Africana, la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) ha solicitado poner fecha a un referéndum para el territorio antes de concluir el año 2016, medida apoyada por el Secretario General.

De desaparecer la MINURSO las autoridades saharauis no dudan en volver a las armas, para ello el Frente Polisario ha desplegado fuertes ejercicios militares en el territorio controlado bajo la bandera saharaui, y donde se ha alertado a los refugiados de la inestable situación de guerra inminente que vive el conflicto.

El consejo de Seguridad ha debatido la medida de EEUU presentada este 27 de abril, la resolución de Estados Unidos, que fue presentada en el Consejo de Seguridad tiene como objetivo prorrogar el mandato de la MINURSO  hasta el 30 de julio de 2016, una prórroga técnica por dos meses (muy cercana a la propuesta de Marruecos), pero exige el regreso del contingente civil de la ONU, desplegado en el Sáhara Occidental y recién expulsado por Marruecos.

En vísperas de la votación de  la MINURSO Naciones Unidas insistió en la necesidad de mantener su misión en el Sáhara Occidental y de garantizar que disponga del personal necesario para desarrollar sus funciones, es decir al completo.

El futuro del Sahara y su conflicto, pasa estos días por uno de los momentos más tensos de sus últimos años y es que el Consejo de Seguridad debate entre la paz y la guerra.

 

La tragedia sacude el Mediterráneo

Sergio Rodrigo | 30 de octubre de 2015 a las 19:43

Un refugiado lucha por sobrevivir tras naufragar junto a 55 personas en el Mediterráneo. / Sergio Rodrigo

Un refugiado lucha por sobrevivir tras naufragar junto a 55 personas en el Mediterráneo. / Sergio Rodrigo


Mamadou lucha por sobrevivir bajo las mantas de Cruz Roja, tras casi tres días aferrándose al poco aire de una balsa de plástico en el mediterráneo ha logrado tocar tierra, pero solo lo consiguieron 15 de los 55 con los que viajaba desde Marruecos.

“Los niños han muerto” relataba a este corresponsal otro de los supervivientes, traumatizado ante el episodio, la balsa en la que viajaron perdió el fondo, precipitando a la mayoría de estos migrantes al mar. Pocos lograron agarrarse, pero la mayoría quedaron en la mar. La Armada de Colombia localizó a cuatro cadáveres, pero el operativo ya ha terminado, dejando en el mar los resto de la peor tragedia del mediterráneo andaluz en el último año.

Sus pies están agrieteados de pasar horas en el mar, pero esto es España y a los migrantes tras ser atendidos pasan a los calabozos. No habian pasado dos horas cuando los agentes de la policía nacional trasladaron a 8 de los supervivientes a una comisaria, sin asistencia médica ni psicológica. Todo un despropósito humanitario ante la denuncia de colectivos como Caminando Frotneras o Málaga Acoge.

Entre los supervivientes, que fueron atendidos por la Cruz Roja a su llegada al puerto de Málaga, se encontraban 13 varones –un menor- y dos mujeres que habían perdido a sus bebés y otros parientes en el trágico suceso, familias que optaron por el mar ante el cierre de visados de Europa al continente africano.

ACNUR lamenta estas nuevas muertes en el Mediterráneo y expresa su preocupación por el posible incremento de las muertes ante el aumento de las llegadas y las condiciones cada vez más peligrosas.

La Agencia de la ONU para los Refugiados insta a que las operaciones de búsqueda y rescate se refuercen para reducir los riesgos y reitera la necesidad imperiosa de poner en marcha alternativas legales de acceso seguro al territorio que se podrían concretar en programas de la reunificación familiar más amplios y más flexibles, visados humanitarios, visados para estudiantes y programas más robustos de reasentamiento.

Paralemente al menos 15 personas han muerto, varias de ellas menores, y otras 38 han desaparecido en cinco incidentes con embarcaciones de traficantes que transportaban a cientos de refugiados e inmigrantes a través del canal entre Turquía y Grecia, en medio de fuertes vientos.

“Durante las últimas semanas hemos estado advirtiendo de que la ya complicada situación podría empeorar si los refugiados e inmigrantes continúan, en su desesperación, recurriendo a traficantes que los embarcan a pesar del empeoramiento de las condiciones climatológicas”, declaró Alessandra Morelli, Coordinadora Jefe de ACNUR para las Operaciones de Emergencia en Grecia. “Nuestros temores se han hecho realidad. Vemos casi a diario como mueren en su intento de alcanzar Europa niños, padres, ancianos y jóvenes”.

Teniendo en cuenta las malas condiciones climatológicas, hay una necesidad imperiosa de reforzar las capacidades de búsqueda y rescate en la zona, donde embarcaciones de Grecia, Turquía y otros países europeos ya han rescatado a decenas de miles de personas en lo que va de año.

Desde el 1 de enero, unas 580.000 personas han llegado a las islas griegas desde Turquía, la mayoría de ellos en pequeños botes hinchables. En las últimas semanas, los refugiados han informado de que los traficantes están ofreciendo “descuentos” de hasta el 50 por ciento por hacer el viaje en estos botes con malas condiciones climatológicas. Como consecuencia, se ha registrado un significativo aumento de operaciones de rescate, así como de víctimas.

A medida que el tiempo va empeorando, los refugiados recién llegados informan de que los traficantes en Turquía buscan barcos más grandes que puedan transportar a cientos de personas y por los que puedan cobrar entre 1.800 y 2.500 euros por pasajero.

Deportando refugiados, el plan invisible de Europa

Sergio Rodrigo | 9 de octubre de 2015 a las 19:10

Policías registran a un pasajero desde que hace la ruta Belgrado-Budapest. / @srodrigoruiz

Europa estudia deportar de manera inmediata a más de 400.000 migrantes y solicitantes de asilo, generalmente procedentes de países africanos como Níger o Eritrea. La información ya era pública y registrada como uno de los objetivos marcados por la agenda europea sobre migración del pasado mes de mayo.

Pero según el diario inglés The Times cientos de miles de solicitantes de asilo rechazados serán deportados de Europa en cuestión de semanas bajo planes secretos filtrados a este medio.

La información publicada destaca que Bruselas amenaza con retirar la ayuda sobre acuerdos comerciales y acuerdos de visado si países como Níger y Eritrea se niegan a recibir a los deportados.

El operativo, que estará liderado por el Frontex, tiene como objetivo crear la “Oficina de Retorno de Frontex”, aunque estos ya habían lanzado operaciones policiales por todo el conjunto de la Unión, ahora se agrava ante la llegada de numerosos refugiados.

Pero esta cara oculta de una Unión que se vende como un refugio garante de los derechos humanos no se contempla ni se menciona por los dirigentes del ente supranacional. Colectivos ya habían mostrado su preocupación por las deportaciones, y temen que este plan puede devolver a sus países a personas perseguidas y cuyas vidas corran peligro.

La noticia se conoce justo cuando la Unión Europea ha lanzado una nueva operación para interceptar las embarcaciones en las que los “contrabandistas” trasladan a los refugiados y cruzan el Mediterráneo rumbo a Europa.

La recién Operación Sofía cuenta como novedad que los barcos de la Marina tendrán autorización para abordar, registrar, retener y desviar las embarcaciones que sospechen que se están usando para el tráfico humano.

Parece que la Europa del refugio ha sacado otra vez los dientes a los que huyen. La política del muro reinante en esta comunidad sigue siendo la estrategia principal, y es que Europa se ha gastado más dinero en proteger sus fronteras que en ayudar a los países limítrofes para ayudar a los refugiados. Es más se ha interesado más por evitar una ofensiva diplomática y permitir el expolio de recursos. Digamos que ni come, ni deja comer.

#ULTIMAHORA #EUROPA La Unión Europea ha esbozado un plan para deportar de forma rápida a unos 400.000 migrantes y…

Posted by Entrefronteras on Miércoles, 7 de octubre de 2015

Mi primer viaje en tren

Sergio Rodrigo | 9 de septiembre de 2015 a las 11:20

Refugiados eritreos en el tren regional de Génova a Milan en Italia. / S.R

Refugiados eritreos en el tren regional de Génova a Milan en Italia. / S.R

Tres días hace que tocó tierra. Se llama Yohhanes y es profesor en una escuela pública en Keren (Eritrea) donde ganaba cuatro dólares al mes. Junto a su familia y su trabajó logró ahorrar durante años más de quinientos dólares para huir en un viaje que se presentaba incierto.

Como miles de eritreos ha optado por la ruta del Mediterráneo para salir del país africano. “En los bares, en las casas, en las escuelas, todo el mundo habla de la ruta del Mediterráneo” afirma este refugiado que espera solicitar su asilo en Suiza, país al que viaja.

Antes de subir al tren donde conversa conmigo tuvo que llegar a Sudán, allí conoció a los padres de Api, un niño de 5 años que ha sobrevivido al mar, y que también pretendían cruzar a Libia. Yohhanes cuenta que cada día entre 200 y 500 eritreos salen del país por la frontera con Sudán.

Desde este país africano llegó a Libia, pero para cruzar los grupos armados le pedían 200$ para llegar al norte del país. “En Libia todos tenemos que pagar, quién no lo hace sufre las consecuencias”. Eso le ocurrió a la familia de Ismael, otro menor eritreo que viaja en el tren con 7 años, al no tener fondos para todos les obligaron a vivir en el desierto del Sahara durante 4 meses hasta que logró los solicitado.

Yohhanes, que se sienta a mi lado del tren regional italiano, me cuenta sus dos meses en Libia “allí solo hay violencia y corrupción, todos tienen miedo de todos, es el peor sitio que he visto en mi vida”. Allí tuvo que pagar otros 200$ para ir a Europa.

Durante la noche los avisaron y lo embarcaron en una barcaza de madera azul junto a otros 600 refugiados, unos 20 de aquel viajan van ahora en este tren. Como no tenía más dinero no pudo comprar ni salvavidas ni plazas en la parte superior. Durante más de 11 horas iba con cientos de personas en una bodega.

“Hacía mucha calor, la ropa se pegaba a mi cuerpo y solo pensaba que tenía dos opciones, o morir o vivir”. Finalmente la Marina Italiana los rescató junto a la familia de Api e Ismael. Tras dos días fueron puestos en libertad en Sicilia, allí los registraron y les ofrecieron un número de identificación. Su destino estaba ahora más cerca, para ello se enrolaron en un bus de más de 24 horas que atravesó la península itálica.

Eran poco más de las 23:30 cuando nos encontramos en la estación de Génova Principe. Los agentes del Frontex le impedían viajar a Ventimiglia, es decir la frontera franco-italiana. Su destino ahora era Milán (Italia).

Un refugiado eritreo con una pulsera que marca su identificación en el viaje./S.R

Un refugiado eritreo con una pulsera que marca su identificación en el viaje./S.R

“Donde está Milán?…Milán y Milano es lo mismo?” preguntaban los refugiados mientras esperaban en el anden al tren. Mi teléfono mostraba su ubicación y Yohhanes me mostraba la ciudad de Östersund en Suecia. Allí le esperaba su hermano que hace unos años cruzó el Mediterráneo.

Al subir el tren nos subimos juntos, el con su camiseta del Manchester United, su escuadrón que lo acompaña en el viaje, durante el trayecto me relata su historia pero cada diez minutos intenta dar señales de vidas a sus familiares desde mi teléfono.

La ruta le ha marcado “fueron once horas pero para mi fueron como años de vidas”, detalla este refugiados quién insiste que el efecto llamada es constante en Eritrea, pero apostilla: “Yo que acabo de cruzar el Mediterráneo, no se lo deseo ni a mi peor enemigo”.

Yohhanes viaja solo, pero no se separa del grupo, se conocieron en Libia, se jugaron la vida juntos y ahora se apoyan hasta el final de trayecto, esta noche será Milán. Pero allí no les espera nadie, pude que lleguen a la “Emergencias de refugiados”, y acaben la noche en un centro o una familia, estas son sus últimas dudas, quedan dos estaciones y tras más de dos horas juntos me ha relatado su experiencia, pero a falta de una estación Yohhanes me cuenta su secreto. “Es mi primer viaje en tren”.

Refugiados, 60 millones forzados a huir

Sergio Rodrigo | 20 de junio de 2015 a las 11:44

Centenares de personas atraviesan el mediterráneo, la ruta más peligrosa del mundo. / ACNUR
El nuevo informe anual de ACNUR “Tendencias Globales” muestra un fuerte aumento en el número de personas que se han visto forzadas a huir de sus hogares. En concreto, a finales de 2014, un total de 59,5 millones de personas se han convertido en desplazadas forzosas, en comparación con 51,2 millones del año anterior. Tan durante el pasado año, unos 13,9 millones de personas se convirtieron en nuevos desplazados – cuatro veces más que en 2010. En todo el mundo hubo 19,5 millones de refugiados, 38,2 millones de desplazados internos y 1,8 millones de personas a la espera de la resolución de sus solicitudes de asilo.

En 2014, cada día una media de 42.500 personas se convirtieron en refugiadas, solicitantes de asilo o desplazadas internas, lo que supone que la cifra se ha cuadruplicado en sólo cuatro años. A nivel global, una de cada 122 personas es ahora refugiada, desplazada interna o solicitante de asilo. Si todas estas personas formaran un solo país, éste sería el 24º Estado con más población del mundo.

Somos testigos de un cambio de paradigma, de una marcha descontrolada hacia una era en la cual tanto la escala de desplazamiento forzado como la respuesta que se necesita han alcanzado unos niveles que eclipsan claramente todo lo que hemos visto antes”, declaró el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres. “Es terrible que, por un lado, cada vez haya más impunidad para aquellos que provocan los conflictos y que, por otro, la comunidad internacional parezca totalmente incapaz de trabajar de manera conjunta para poner fin a las guerras y para construir y preservar la paz”.

El informe de ACNUR indica que, en todas las regiones, el número de refugiados y desplazados internos está aumentando. En los últimos cinco años, han estallado o se han reactivado al menos 15 conflictos: ocho en África (Costa de Marfil, República Centroafricana, Libia, Malí, noreste de Nigeria, Sudán del Sur y, este año, Burundi); tres en Oriente Medio (Siria, Irak y Yemen); uno en Europa (Ucrania) y tres en Asia (Kirguistán, así como varias regiones de Myanmar y Pakistán). Pocas de estas crisis se han resuelto y la mayoría de ellas continúan produciendo nuevos desplazamientos. En 2014, sólo 126.800 refugiados pudieron regresar a sus países de origen, la cifra más baja registrada en los últimos 31 años.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Debido a la grave escasez de fondos y a las grandes lagunas en el régimen global de protección de las víctimas de guerra, las personas que necesitan ayuda y refugio están siendo abandonadas”, declaró António Guterres. “En esta era de desplazamiento masivo sin precedentes, necesitamos una respuesta humanitaria sin precedentes también y un compromiso global renovado hacia la tolerancia y la protección de las personas que huyen de los conflictos y la persecución”.

Siria es el país que a nivel mundial ha generado el mayor número tanto de desplazados internos (7,6 millones), como de refugiados (3,88 millones al final de 2014). Afganistán (2,59 millones) y Somalia (1,1 millones) son los siguientes países que generan más refugiados.

Tarifa, fallan los mecanismos de asilo a migrantes

Sergio Rodrigo | 27 de mayo de 2015 a las 10:58

Zamut saluda poco antes de ser conducido a la comisaría de policía de Algeciras. S.R

Zamut saluda poco antes de ser conducido a la comisaría de policía de Algeciras. S.R

Toca tierra, y lo hace tras horas en el estrecho de Gibraltar flotando sobre una balsa de juguete. Era su última opción. Salvamento los avistó tras la llamada de una cooperante, venía con nueve compañeros más. Todos fueron detenidos, inclusive Zamut.

Tras tocar tierra Cruz Roja le ofrece apoyo sanitario, y en su sede de Tarifa relata a este corresponsal un viaje que partió de los disturbios. Zamut viene de Guinea Bissau, una antigua colonia portuguesa fronteriza con Senegal. Allí cuando apenas era un menor vivió los disturbios de Bissau.

Era un 2 de marzo cuando el presidente de Guinea Bissau, Joao Bernardo Nino Vieira, fue asesinado por efectivos militares en su residencia de la capital del país. Un magnicidio cargado de venganza en represalia por la muerte un día antes del máximo responsable del Ejército, el general Batista Tagmé Na Wai, que sufrió un atentado al que responsabilizaron a Nino.

Zamut relata que tras el atentado, el caos se apoderó de la capital, una violencia que casi le cuesta la vida. “A mí y unos amigos nos capturaron, estuvimos retenidos” relata mientras muestra la fotografía de Nino Vieira en la morgue. “Algunos de mis amigos les cortaron la cabeza, yo logré escapar”, apunta este refugiado quién añade que su única opción fue salir Europa.

Cruzó hacia Senegal, Mauritania, Sahara Occidental hasta llegar al norte de Marruecos, un viaje de casi cinco años que le dieron la madurez. Pero al llegar a tierra los mecanismos fallaron.

Llegada de la partera al puerto de Tarifa donde fue rescatada Zamut. / M.G

Llegada de la partera al puerto de Tarifa donde fue rescatada Zamut. / M.G

Cruz Roja Internacional en Tarifa ofrece asistencia sanitaria, vestimenta y primeros auxilios, su personal no tiene tiempo ni para detectar posibles casos de protección internacional, en la puerta los esperan la Guardia Civil que tras hacerle rellenar una documentación los introduce en un autobús para ponerlos a disposición del Cuerpo Nacional de Policía. Un proceso de apenas una hora.

Este joven guineano es un perfil claro de un posible caso de solicitud de protección intencional, pero nadie lo detectó. Los mecanismos fallaron, lo hacen constantemente. Ni la ACNUR ni abogados pasan por la sede de Cruz Roja en Tarifa a detectar posible refugiados, a España tampoco le interesa.

Es cierto que los expertos en materia de asilo resaltan que los refugiados llegados por el estrecho no suelen solicitar asilo en España, es un proceso lento, sin garantías y en la mayoría de los casos suelen ser rechazados. Sus destinos generalmente son otros países de la Unión Europea. Zamut por su pasado colonia su objetivo es Portugal, allí espera rehacer su vida tras la violencia, pero su futuro es incierto.

“LA FALTA DE COORDINACIÓN EN LA ATENCIÓN A LAS LLEGADA DE PATERAS EN EL ESTRECHO OBVIA LAS SOLICITUDES DE ASILO DE MUCHOS MIGRANTES”

Reitero. Los mecanismos fallaron, y Zamurt fue puesto a disposición judicial, más tarde enviado a un CIE, y la suerte de un juez dependerá si es deportado, o tan solo presentará una orden de expulsión voluntaria. La verdad es que su perfil es de refugiado. Aún no ha dado señal de vida.

E insisto en los mecanismos. El ejemplo de coordinación de llegada de migrantes y detectar posibles casos de refugiados en Europa es Italia. Mientras España sus intervenciones son 100% policiales y se basan en la detención y no priman los derechos fundamentales. En Italia trabajan decenas de organismos, no solo en la atención sanitaria sino también en la localización de posibles casos de asilo, en la atención especializada de menores, y en la garantía de los derechos humanos.

Son refugiados no migrantes económicos en su mayoría, este es un dato que obvian en España. Cada uno trae una vida, una historia, que por cierto nadie escucha y que con la nueva “Ley Mordaza” hasta impiden a estos corresponsales acercarse a esas historias para denunciar vidas que son detenidas o expulsadas cuando corren el peligro de muerte. Los mecanismos fallan

Balsa de Plástico en la que cruzó Zamut el estrecho entre África y Europa. / M.G

Balsa de Plástico en la que cruzó Zamut el estrecho entre África y Europa. / M.G

Cuotas para refugiados

Sergio Rodrigo | 20 de mayo de 2015 a las 19:53

Entre las medidas aprobadas por la Unión Europea para frenar los flujos migratorios por el Mar Mediterráneo está la imposición de una cuota cerrada de refugiados. Organizaciones defensoras de Derechos Humanos aseguran que esta medida no cesará el flujo y obligará a muchos inmigrantes a pasar a la clandestinidad por miedo a las deportaciones.

Ante la tragedia humanitaria que se vive en el Mediterráneo y que en los últimos quince años ha costado la vida a más de 22.500 personas migrantes y refugiadas, los Estados europeos no están ofreciendo una respuesta adecuada ni suficiente, subestimando la magnitud de este drama humanitario.

Lamentablemente, esta tragedia está siendo abordada desde un enfoque puramente securitario sin prestar atención a las obligaciones y compromisos internacionales en materia de Derechos Humanos y de Derecho de Asilo y sin abordar de frente las causas que provocan los desplazamientos forzados.

Desde CEAR reconocen como un avance la propuesta de reasentamiento de 20.000 personas refugiadas en un plazo de 2 años incluida en nueva Agenda Europea de Migración presentada por la Comisión Europea, pero recuerda que se trata de una propuesta de mínimos completamente insuficiente ante las 52 millones de personas que hoy son desplazadas en el mundo, el mayor número desde la Segunda Guerra Mundial

En lo que se refiere al mecanismo de distribución a solicitantes de asilo CEAR considera que mientras no exista un Sistema Europeo Común de Asilo real y efectivo que haga desaparecer las grandes divergencias existentes entre los estados de la UE, cualquier sistema de cuotas estará abocado al fracaso.

La respuesta de los Estados miembros en esta crisis está siendo errónea y decepcionante. Numerosos estados se han mostrado ya contrarios a la propuesta de la Comisión Europea sobre reasentamiento de personas refugiadas y el establecimiento de cuotas. No obstante la preparación de una operación militar dirigida a mermar las capacidades de las redes de tráfico de migrantes ha sido acordada con rapidez y unanimidad y ningún estado se ha opuesto a la medida.

Ante la negativa mostrada por las autoridades españolas con respecto a acoger un mayor número de personas refugiadas y solicitantes de asilo en respuesta a la propuesta de la Comisión, es necesario recordar que España actualmente tan solo acoge el 0,9% del total de solicitantes de asilo que llegan a la Unión Europea. Mientras que Alemania recibió más de 200.000 solicitudes en 2014, en España menos de 6.000 personas solicitaron protección internacional el año pasado.

#MEDITERRÁNEO Europa ya ha tomado una decisión para abordar la crisis migratoria más grande tras la segunda guerra…

Posted by Entrefronteras on Martes, 19 de mayo de 2015

Europa cierra las puertas al refugio

Sergio Rodrigo | 3 de mayo de 2015 a las 10:42

MIGRANTES TRAS LAS BARRERAS DEL PUERTO DE LAMPEDUSA/ S.R

MIGRANTES TRAS LAS BARRERAS DEL PUERTO DE LAMPEDUSA/ S.R


Italia busca una acción militar, actualmente sin el aval de las Naciones Unidas, que pretenden bombardear las barcazas de los migrantes para que estos no puedan acceder, algo que facilitaría la huida de estos refugiados por vías más peligrosas como las balsas de plásticos.

“Es una acto de guerra que hacen contra un país que están en una inestabilidad política y creo es una respuesta muy peligrosa e insensata, y no me resulta útil para combatir la trata de seres humanos ni para rescatar a las personas” destaca la alcaldesa de Lampedusa. En su pueblo los migrantes cada vez lo pronuncian más, “ballistic boat”, embarcaciones de plástico que usan los migrantes ante la falta de pesqueros como el que naufragó la madrugada del 19 de abril.

En una de esas iba Mohamed, un refugiado somalí que ha huido de su país tras la guerra entre Al Shabab y el Gobierno, una guerra civil que ha provocado una de las peores crisis humanitarias en el Cuerno de África. Recorrió África hasta Sudán, allí logró entrar en Libia a través de una red que lo mantuvo en Bengasi desde donde partió una madrugada de abril de 2015.

“El mar es una ruta muy difícil, el trayecto no es bueno porque una vez estas en el tienes dos opciones, vivir o morir”. Mohamed logró sobrevivir tras el rescate de la Guardia Costiera de Italia quién lo llevó hasta Lampedusa, ahora espera solventar su situación, no obstante la última reunión de la Unión Europea barajaba la idea de expulsar a más de 100.000 migrantes llegado por el canal de Sicilia.

Las reuniones de la Unión Europea se saldaron sin acuerdos entre las partes, tan solo la opción de seguir reforzando sus fronteras en el sur de Europa, pese a los reclamos de organizaciones como el OIM que destacan que el 65% de las muertes de migrantes durante el 2014 se produjeron en el mare nostrum.

Lampedusa, salvavidas del Mediterráneo

Sergio Rodrigo | 1 de mayo de 2015 a las 9:24

FOTO2: MILES DE MIGRANTES EMBARCAN EN EL PUERTO DE LAMPEDUSA. / S.R

MILES DE MIGRANTES EMBARCAN EN EL PUERTO DE LAMPEDUSA. / S.R

Entre África y Europa, Lampedusa se ha convertido en los 20 kilómetros cuadrados más ansiados por las personas que cruzan el Mediterráneo, su posición cercana, sobre las 50 millas de África, la convierten en el flotador de la ruta migratoria más peligrosa del mundo.

Sus ciudadanos viven de la pesca y algo de turismo, pero sus aguas están bañadas de historias. No es difícil en los últimos años que los pescadores encuentren salvavidas o partes de embarcaciones naufragadas, e incluso la gran mayoría han encontrado cuerpos.

Vicenco es capitán de barco, y ha encontrado a centenares de migrantes en el mar, sin embargo nunca pueden hacer nada ya que el Gobierno italiano se lo impide. “Nosotros llamamos a la Capitanearía, a las autoridades y ellos intervienen para salvarlo, a veces les escoltamos si están en peligro hasta que puedan ponerlos a salvarlo”. Lo cierto es que desde los últimos 20 años esta isla se encuentra sola ante los flujos migratorios pese a contar con el Centro de Acogida Temporal de Migrantes del Mediterráneo.

Su alcaldesa Giuseppina Nicolini cree que desde la visita del Papa Francisco se siente meno solos, “la red de acogida en el resto de país no existe” relata la portavoz de un pueblo de 5.000 habitantes quién además destaca que en Lampedusa se vive en “un estado de emergencia esencial”. Según Nicolini ese estado se debe a que “el centro de acogida está sobrecargado o cuando tenemos que acoger a los muertos. En este caso, “la gente está muy cansada. Hay un sentimiento profundo de cansancio y de rabia porque estamos frente a una injusticia que se repite siempre de la misma manera”.

Los migrantes de Lampedusa apenas pasan varias semanas en la isla, tras ser rescatados, luego son enviados a centro como el de Mineo (Sicilia), sin embargo sus ciudadanos quieren buscar una solución humanitaria a los muertos del Mediterráneo, un drama que pesa sobre esta isla a 100 kilómetros de África.