Archivos para el tag ‘sahara’

Consejo de Seguridad vota entre la guerra y la paz en el Sahara

Sergio Rodrigo | 28 de abril de 2016 a las 0:49

CS__ONU_respalda_unánimemente_el_acuerdo_de_Irán

El día clave ha llegado, este 29 de abril el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas vota el futuro de la última colonia africana, el Sahara Occidental. Tras 25 años del acuerdo de paz entre Marruecos y el Frente Polisario la región vive una posible reanudación de la guerra.

Aunque el “statu quo” se ha mantenido en la región desde hace varias décadas, la visita del Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, en marzo de 2016 ha vuelto a reanudar un proceso de paz, obstaculizado por Marruecos ante el anuncio histórico de la ONU.

Marruecos cree que la misión ha perdido valor y que sumado a las calificaciones de Ki-Moon sobre el término “ocupación”, usado en los documentos del órgano internacional, la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara (MINURSO) carece de validez, para ello propone prolongar durante dos meses la misión y acabar con ella, postura a la que países como Francia o España se han alineado en las últimas horas.

Marruecos decidió hace unos meses expulsar a más de 80 miembros civiles de la ONU del territorio saharaui y cerrar un cuartel de los Cascos Azules en Dajla (Antigua Villa Cisneros), la medida aumentó las tensiones, pero entra dentro de las líneas de acción de Marruecos sobre el conflicto saharaui. Otras de las propuestas del Reino Alauí pasan por cambiar la determinación del nombre y eliminar el incomodo término de “referéndum”.

El ejercito saharuai realiza entrenamientos militares en las zonas controladas por la RASD. / Jalil Mohamed

El ejercito saharuai realiza entrenamientos militares en las zonas controladas por la RASD. / Jalil Mohamed

Desde hace años el Frente Polisario y su delegación han tratado de que la Misión velase por la defensa y protección de los Derechos Humanos en la zona, medida bloqueada por la República Francesa, muy próxima al régimen marroquí. Ahora, y tras recomendaciones de la Unión Africana, la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) ha solicitado poner fecha a un referéndum para el territorio antes de concluir el año 2016, medida apoyada por el Secretario General.

De desaparecer la MINURSO las autoridades saharauis no dudan en volver a las armas, para ello el Frente Polisario ha desplegado fuertes ejercicios militares en el territorio controlado bajo la bandera saharaui, y donde se ha alertado a los refugiados de la inestable situación de guerra inminente que vive el conflicto.

El consejo de Seguridad ha debatido la medida de EEUU presentada este 27 de abril, la resolución de Estados Unidos, que fue presentada en el Consejo de Seguridad tiene como objetivo prorrogar el mandato de la MINURSO  hasta el 30 de julio de 2016, una prórroga técnica por dos meses (muy cercana a la propuesta de Marruecos), pero exige el regreso del contingente civil de la ONU, desplegado en el Sáhara Occidental y recién expulsado por Marruecos.

En vísperas de la votación de  la MINURSO Naciones Unidas insistió en la necesidad de mantener su misión en el Sáhara Occidental y de garantizar que disponga del personal necesario para desarrollar sus funciones, es decir al completo.

El futuro del Sahara y su conflicto, pasa estos días por uno de los momentos más tensos de sus últimos años y es que el Consejo de Seguridad debate entre la paz y la guerra.

 

Tarifa, fallan los mecanismos de asilo a migrantes

Sergio Rodrigo | 27 de mayo de 2015 a las 10:58

Zamut saluda poco antes de ser conducido a la comisaría de policía de Algeciras. S.R

Zamut saluda poco antes de ser conducido a la comisaría de policía de Algeciras. S.R

Toca tierra, y lo hace tras horas en el estrecho de Gibraltar flotando sobre una balsa de juguete. Era su última opción. Salvamento los avistó tras la llamada de una cooperante, venía con nueve compañeros más. Todos fueron detenidos, inclusive Zamut.

Tras tocar tierra Cruz Roja le ofrece apoyo sanitario, y en su sede de Tarifa relata a este corresponsal un viaje que partió de los disturbios. Zamut viene de Guinea Bissau, una antigua colonia portuguesa fronteriza con Senegal. Allí cuando apenas era un menor vivió los disturbios de Bissau.

Era un 2 de marzo cuando el presidente de Guinea Bissau, Joao Bernardo Nino Vieira, fue asesinado por efectivos militares en su residencia de la capital del país. Un magnicidio cargado de venganza en represalia por la muerte un día antes del máximo responsable del Ejército, el general Batista Tagmé Na Wai, que sufrió un atentado al que responsabilizaron a Nino.

Zamut relata que tras el atentado, el caos se apoderó de la capital, una violencia que casi le cuesta la vida. “A mí y unos amigos nos capturaron, estuvimos retenidos” relata mientras muestra la fotografía de Nino Vieira en la morgue. “Algunos de mis amigos les cortaron la cabeza, yo logré escapar”, apunta este refugiado quién añade que su única opción fue salir Europa.

Cruzó hacia Senegal, Mauritania, Sahara Occidental hasta llegar al norte de Marruecos, un viaje de casi cinco años que le dieron la madurez. Pero al llegar a tierra los mecanismos fallaron.

Llegada de la partera al puerto de Tarifa donde fue rescatada Zamut. / M.G

Llegada de la partera al puerto de Tarifa donde fue rescatada Zamut. / M.G

Cruz Roja Internacional en Tarifa ofrece asistencia sanitaria, vestimenta y primeros auxilios, su personal no tiene tiempo ni para detectar posibles casos de protección internacional, en la puerta los esperan la Guardia Civil que tras hacerle rellenar una documentación los introduce en un autobús para ponerlos a disposición del Cuerpo Nacional de Policía. Un proceso de apenas una hora.

Este joven guineano es un perfil claro de un posible caso de solicitud de protección intencional, pero nadie lo detectó. Los mecanismos fallaron, lo hacen constantemente. Ni la ACNUR ni abogados pasan por la sede de Cruz Roja en Tarifa a detectar posible refugiados, a España tampoco le interesa.

Es cierto que los expertos en materia de asilo resaltan que los refugiados llegados por el estrecho no suelen solicitar asilo en España, es un proceso lento, sin garantías y en la mayoría de los casos suelen ser rechazados. Sus destinos generalmente son otros países de la Unión Europea. Zamut por su pasado colonia su objetivo es Portugal, allí espera rehacer su vida tras la violencia, pero su futuro es incierto.

“LA FALTA DE COORDINACIÓN EN LA ATENCIÓN A LAS LLEGADA DE PATERAS EN EL ESTRECHO OBVIA LAS SOLICITUDES DE ASILO DE MUCHOS MIGRANTES”

Reitero. Los mecanismos fallaron, y Zamurt fue puesto a disposición judicial, más tarde enviado a un CIE, y la suerte de un juez dependerá si es deportado, o tan solo presentará una orden de expulsión voluntaria. La verdad es que su perfil es de refugiado. Aún no ha dado señal de vida.

E insisto en los mecanismos. El ejemplo de coordinación de llegada de migrantes y detectar posibles casos de refugiados en Europa es Italia. Mientras España sus intervenciones son 100% policiales y se basan en la detención y no priman los derechos fundamentales. En Italia trabajan decenas de organismos, no solo en la atención sanitaria sino también en la localización de posibles casos de asilo, en la atención especializada de menores, y en la garantía de los derechos humanos.

Son refugiados no migrantes económicos en su mayoría, este es un dato que obvian en España. Cada uno trae una vida, una historia, que por cierto nadie escucha y que con la nueva “Ley Mordaza” hasta impiden a estos corresponsales acercarse a esas historias para denunciar vidas que son detenidas o expulsadas cuando corren el peligro de muerte. Los mecanismos fallan

Balsa de Plástico en la que cruzó Zamut el estrecho entre África y Europa. / M.G

Balsa de Plástico en la que cruzó Zamut el estrecho entre África y Europa. / M.G

Andalucía puerta de Europa

Sergio Rodrigo | 28 de enero de 2015 a las 23:14

Un ciudadanos marroquí visiona la costa española desde la orilla norte de África. /Flickr

Hace un año la actual presidenta de la Junta de Andalucía, ante el encuentro del Partido Socialista Europeo en Málaga, señaló que Andalucía debería ser “la puerta a Europa en el mediterráneo y no el fin del continente”. Ahora las relaciones fronterizas separan al pacto de la región.

Las primeras pinceladas de la acción exterior de Díaz se interpretó como una mirada al norte de África que en los últimos años ha jugado un rol primordial en la estrategia exterior de la UE, y donde Marruecos es su principal socio, principal vecino andaluz. Estrategia y rol que Susana ha asumido, y de la que ha hecho que caiga un gobierno para promover unas elecciones que costará 14 millones de euros a los andaluces.

La relación de Andalucía y Marruecos, sobre todo el norte, es una novela de amor ligada a la historia, la cultura y la convivencia. En los últimos años los puertos andaluces se han convertido en la puerta entre Europa y África. Y es normal que la cooperación transfronteriza entre ambas orillas sea buena, Andalucía juega ese papel positivo, y eso repercute en lo económico. La Fundación Tres Culturas es otro ejemplo de la búsqueda de una acción exterior ligada a Rabat.

Díaz dejó claro su posicionamiento al llegar al poder, lo expresó en el parlamento andaluz donde su posicionamiento activo ante los acuerdos pesquero entre la UE y el reino alauí, que simboliza el acuerdo económico entre ambas orilla. Su postura relataban cuáles iban a ser la intención de la socialista, pero aún así visitó a la delegación del Polisario a los niños de Vacaciones en Paz, más tarde la política real salió a la luz, incluso visitó Marruecos y a su rey.

La política de la doble moral aplicada por el ejecutivo de Rodríguez Zapatero con el Sahara, es decir, “statuo quo”, economía con Marruecos y solidaridad con el Sahara, ha sido también el enganche de su mandato. Pese al compromiso político con su socio de gobierno en la causa saharaui, brecha que parece haberse dilatado y creado la fracturación ante lo que Díaz ha llamado “radicalización”.

Ndie se iba a pensar que esta posición fuese usada por la presidenta para dar el giro radical a la Andalucía de hoy. Las posiciones opuestas y la teoría de un vecino garante de seguridad han hecho, así como el supuesto referéndum de IU, acabar con un gobierno de coalición. Aunque las interpretaciones hablan de estrategia política por parte de la socialista.

Sin embargo, el debate está abierto. Fronteras, inmigración Ilegal, tráfico de drogas, terrorismo, agricultura, pesca, etc. Son algunas de las etiquetas fundamentales de las agendas de ambos lados del estrecho que se multiplica si los intereses o relaciones se debaten entra la comunidad autónoma de Andalucía y las regiones del norte de Marruecos.

Ahora comienzan los mítines electorales, y la acción exterior es parte de la agenda política de la Andalucía del mañana, su futuro se debatirá en las urnas.

Lo cierto es que el entendimiento es básico entre dos vecinos, y el compromiso de la Andalucía después del 22 de marzo debe buscar una buena convivencia, pero el problema reside cuando se hace acosta del sufrimiento de otro pueblo, como es el saharaui, y su asumir las responsabilidades históricas y la normativa internacional al respecto.

Las redes estallan mostrando a Díaz que #AndaluciaconelSahara

Sergio Rodrigo | 11 de enero de 2015 a las 10:55

El gobierno regional de Andalucía, compuesto por los socialistas españoles y el grupo de Izquierda Unida, tambalea tras la negativa de la presidenta andaluza de permitir viajar a su vicepresidente, Diego Valderas, perteneciente al grupo de izquierda, a los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, del partido socialista, ha señalado que no podrá visitar los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, considera que la visita de su vicepresidente, de IU, no sólo conlleva un riesgo económico, sino una afrenta “al único aliado estable de España y Europa” en la zona.

La socialista recibió a los niños saharauis de vacaciones en paz este verano y mostró su solidaridad con este pueblo, pero meses más tarde visitó Marruecos, pese a recalcar que la región no podía inmiscuirse en asuntos internacionales, con el fin de afianzar los lazos económicos que no benefician a los trabajadores de Andalucía. Lo cierto es que presionó para el acuerdo de pesca, que incluye las aguas del Sahara Occidental

  En Andalucía las redes sociales estallaron anoche reclamando solidaridad con la causa del pueblo saharaui que sigue atrapada en las redes de las Naciones Unidas a esperas de un referéndum. La etiqueta #AndaluciaconelSahara mostraron en twitter y facebook su apoyo a este pueblo.

 

La participación de Susana Díaz en el programa La Sexta Noche, del grupo de comunicación Atresmedia, encendió las redes tras responder a las preguntas sobre el Sahara. En las redes los solidarios se expresaban en libertad mientras que las grandes corporaciones mediáticas seguían dando voz a los altos cargos, sin embargo eso no evitó que el mensaje solidario se posicionase en el quinto lugar del listado nacional de tendencias en la red social de twitter.

Las posiciones contrarias sobre el conflicto del Sahara, y del que España es responsable tras abandonarlo a su suerte vuelve a la palestra por el intento de visita institucional del líder del gobierno de izquierda, que hace dos años si visitó los territorios palestinos en nombre del gobierno de Andalucía, y mostrando su apoyo a las causas de los pueblos ocupados del mundo.

 

La doble moral de la UE con el Sahara

Sergio Rodrigo | 2 de febrero de 2014 a las 18:31

1779852_10202564237659973_65277803_n

Estrasburgo ratificó el día de los Derechos Humanos el ansiado acuerdo de pesca entre la UE y el reino alauí, un acuerdo que faena a los pescadores, que no enriquece a nadie y que afianza el lazo político.

Un acuerdo que para el socialista europeo Hannes Swoboda no tenía “ninguna contradicción entre los acuerdos pesqueros y los intereses de los saharauis”, además dejó entre bambalinas la necesidad de que el acuerdo pesquero repercuta sus beneficios entre la población del Sahara Occidental, acción que según el socialista debe de jugar España y que todavía no se ha determinado.

Ese mensaje caló entre sus eurodiputados que finalmente votaron a favor del acuerdo que permite la pesca en aguas en proceso de descolonización y que perjudica a su legítimo dueño, los refugiados saharauis. Los saharauis aún no han tenido la oportunidad de decidir sobre los asuntos que le atañen, sobre todo por la nefasta acción exterior que ha llevado a cabo estos últimos años los diplomáticos del Frente Polisario atrapados en las telarañas de Naciones Unidas.

Pero esa doble moral de la UE se ha reflejado estos días en Andalucía, donde decenas de solidarios con el pueblo del Sahara Occidental recolectan alimentos para la Caravana Andaluza por la Paz, con destino a los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia), y compuesta por todo tipo de vehículos cargados fundamentalmente con alimentos no perecederos, material escolar y sanitario.

Entre sus alimentos muchas veces se encuentran productos curiosos, en muchos casos hasta azucarillos fabricados en Marruecos, o las latas de pescados del Sahara que comercializan los supermercados Mercadona.

En esta ocasión ha llamado la atención algunas partidas de alimentos del programa de la Unión Europea para las personas más necesitadas, y es que muchos kilos de alimentos donados en distintos lugares de Andalucía llegarán a esos refugiados gracias a la solidariad del pueblo andaluz.

Pero la doble moral que juega la UE que ha luchado firmemente para que sus ciudadanos puedan comer pescados de los caladeros saharauis mientras estos siguen apresados en el desierto del Sahara a la espera de una salida política al conflicto y alimentándose de arroz con aceite una noche sí y otra también debe conocerse, sobre todo de cara a la próxima reunión del Consejo de Seguridad que volverá a ratificar la acción de la MINURSO en el territorio en disputa.

Anzuelo político para la pesca

Sergio Rodrigo | 10 de diciembre de 2013 a las 18:34

PESCA

Estrasburgo ha ratificado el día de los Derechos Humanos el ansiado acuerdo de pesca entre la UE y el reino alauí, un acuerdo que faena a los pescadores, que no enriquece a nadie y que afianza el lazo político. Un anzuelo mordido por las partes que se caracteriza por callar a pescadores, llenar bolsillos poderosos y no repercute sobre la población.

El protocolo aprobado por 311 votos en el parlamento europeo tiene una vigencia de cuatro años, con una contrapartida financiera aproximada de 40 millones de euros por cada uno de los cuatro años de duración del acuerdo.

Pero el pacto denota su estrategia política ante el altísimo precio que pagan, y ante el poco beneficio que realmente repercute. Es más, si el dinero invertido al año para el acuerdo se repartiera entre la flota, cabrían a un sueldo de más de 4.000 euros mensuales para cada uno de los pescadores, cuyo sueldo raras veces supera el mínimo. Según el Ministerio de esta cantidad, 16 millones corresponden a derechos de acceso y 14 millones en concepto de apoyo sectorial y cooperación al sector pesquero marroquí, y 10 millones procedentes de los pagos por licencias de los diferentes operadores que, en el caso español, suponen un incremento aproximado del 12%.

Expertos creen que el dinero desembolsado de la UE en Marruecos tiene un carácter político y su intención viene a desarrollar mejor su industria pesquera que beneficia directamente al desarrollo de Marruecos y beneficia al vecino europeo como socio privilegiado a la hora de comprar productos. Algo legítimo siempre que se trate de la soberanía marroquí.

No ocurre lo mismo cuando el dueño del pescado se alimenta de la ayuda humanitaria mientras que los estados desarrollados saborean sus recurso , y es que el último de los acuerdos, inhabilitado por el Parlamento Europeo, permitía pescar en aguas del Sahara Occidental, el recién aprobado, la pesca puede realizarse en “aguas que se encuentren bajo la soberanía o jurisdicción del Reino de Marruecos”, es decir incluye el Sahara, para ello la UE acordó que los beneficios debían repercutir sobre la población autóctona, divididos entre los campamentos de refugiados de Tinduf, controlados por el Frente Polisario, y la antigua colonia española, bajo domino marroquí.

Sin embargo, no ha habido una comprobación de que el pueblo Saharaui pueda obtener los recursos de esos beneficios, es más la premio Nobel de la Paz no ha preguntado a su población, en proceso de descolonización, de manera democrática.

Las relaciones entre Marruecos y la Unión Europea son más que necesarias ya que los beneficios mutuos son legítimos y perceptibles. Pero obtener los recursos de una región en conflicto perjudica a la ética, y un ente supranacional que quiere dar ejemplo de respecto internacional no puede quebrantar el derecho a la autodeterminación y picar de un anzuelo político.

El acuerdo de pesca da trabajo a una flota que da de comer a sus hijos, pero que olvida a los niños abandonados en el desierto cuyo pescado nunca probaron, y que ahora es esquilmado. La necesidad de solventar el conflicto del Sahara en el que los saharauis puedan decidir su independencia o integración con Marruecos solo se consigue con buenos gestos, y la UE debe apoyar ese acuerdo, el del referéndum, antes de llevarse el pescado y permitir unas relaciones bilaterales donde reine la cordura entre Marruecos y la UE, y no un acuerdo manchando por la ilegalidad.

Los socialistas europeos a favor de Marruecos pese a las presiones de los saharauis

Sergio Rodrigo | 12 de noviembre de 2013 a las 14:00

1425741_726901227323333_1604542267_n

Ya hace tiempo que los socialistas, no solo en España, decidieron que Europa tiene que estar al lado de Marruecos pese a quién pese y sin solventar un conflicto que dura casi cuatro décadas como es el del Sahara Occidental.

El acuerdo pesquero entre la UE y el reino Alauí es el más importante de los lazos entre las dos orillas y representa la superioridad económica de Marruecos en el Magreb. Pero el acuerdo, que ya fue rechazado, incluía las aguas de un territorio considerado por las Naciones Unidas como “No Autónomo”, y cuyo propietario vive refugiado en la hamada argelina.

Pero el presidente del Grupo Socialistas y Demócratas (S&D) en el Parlamento europeo, el austríaco Hannes Swoboda, señaló en rueda de presna que su grupo votará a favor del acuerdo pesquero tras la pregunta de este periodista.
Swoboda dijo que “no ayudamos a los saharauis rechazando el acuerdo”, y destacó que no veía “ninguna contradicción entre los acuerdos pesqueros y los intereses de los saharauis”.

Además dejó entre bambalinas la necesidad de que el acuerdo pesquero repercuta sus beneficios entre la población del Sahara Occidental, acción que según el socialista debe de jugar España.

Los argumentos del socialista no convencen al pueblo Saharaui que ayer bajo el movimiento solidario entregó un documento a Swoboda para pedirle que cese el expolio de recurso en el Sahara y que no apoyen los acuerdos pesqueros en la votación en el parlamento europeo.

El mensaje era claro, lo mismo que reivindicaban días atrás unas dos mil personas en Madrid, el acuerdo vulnera los derechos de los refugiados como propietarios legítimos de los recursos del territorio que ahora Europa pretende obtener.

El acuerdo pesquero permitirá regresar al caladero marroquí un centenar de buques pesqueros españoles, en su mayoría de carácter artesanal, con más de 700 tripulantes, principalmente de Andalucía y Canarias.

A finales de julio, UE y Marruecos lograron firmar un acuerdo de cuatro años y que costara un total de 160 millones euros, 40 por cada año, una cifra que alarma a los expertos que ven un gasto innecesario que genera trabajo pero no beneficios.

Es más, si el dinero invertido al año para el acuerdo se repartiera entre la flota, cabrían a un sueldo de más de 4.000 euros mensuales cada uno de los pescadores, cuyo sueldo raras veces supera el mínimo. Según el el Ministerio de esta cantidad, 16 millones corresponden a derechos de acceso y 14 millones en concepto de apoyo sectorial y cooperación al sector pesquero marroquí, y 10 millones procedentes de los pagos por licencias de los diferentes operadores que, en el caso español, suponen un incremento aproximado del 12%.

Pero lo que ha indignado a los solidarios con el Sahara no es el rechazo al expolio sino la ostentación de solidaridad con este pueblo del austriaco Hannes Swoboda, que destacó en la rueda de prensa la visita de sus eurodiputados al Sahara Occidental y la próxima visita a los campamentos de refugiados.

Abanderados del Sahara

Sergio Rodrigo | 6 de agosto de 2013 a las 19:52

Susana Diéz junto a los pequeñosen San Telmo
Los pequeños embajadores del Sahara Occidental se convierten en estos días en instrumentos políticos de muchos grupos, el verano es el momento para la foto del político con esos niños llegados de los campamentos de refugiados.

Las visitas institucionales tienen un origen de agradecimiento hacia esos cargos públicos que invertían parte del dinero en acciones solidarias como Vacaciones en Paz, pero la recesión ha cambiado esa dinámica y muchos niños visitan a los políticos por el simple protocolo.

Es costumbre que los partidos como PP y PSOE reciban a los menores en ayuntamientos, diputaciones, parlamentos, pero como simple acto y no como compromiso político.

Pero no solo el bipartidismo es propenso a este doble discurso en el que invierten la solidaridad en el Sahara y la economía en Marruecos, los grupos nacionalistas, principalmente vascos y catalanes se atreven en muchos casos a mezclar el discurso.

El concepto autodeterminación que han mencionado erróneamente los dirigentes nacionalistas en España ha manchado un término que esta atribuido como un derecho al pueblo saharaui, y que nacionalista quieren hacer creer que la determinación es sinónimo de secesión utilizando la legitimidad de un pueblo en sus discursos nacionalistas.

Pero estas buenas amistades entre grupos nacionalistas y el Frente Polisario perjudican al posicionamiento de los grupos mayoritarios que tienen miedo a usar el término “autodeterminación” ya que los nacionalistas pueden usarlo en su contra.
El alcalde de Velez-Málaga
Pero el problema llega cuando los no nacionalistas usan el doble discurso, como ocurrió hace unos días en Vélez-Málaga, un municipio de Málaga gobernado en mayoría por el PP.

El alcalde del municipio, Francisco Ignacio Delgado Bonilla, (PP), que días antes se había fotografiado con los niños refugiados del Sahara que participan en el programa andaluz de Vacaciones en Paz no quiso permitir unas jornadas solidarias en la playa del término.

El acto indignó a los movimientos sociales que decidieron instalar una jaima en la playa y llevar a cabo unas jornadas, y es que parece que los cargos políticos del municipio malagueño ensombrecen su ética.

Hace unos días el ex alcalde, Antonio Souvirón, dio positivo en un control de alcoholemia tras atropellar a un agente de la Guardia Civil, Bonilla actual en el cargo le pasa algo similar y es que embriagado de absolutismo plenario prefiere hacerse la foto con los niños ante la prensa y atropellar los actos reivindicativos de la asociación.

Y es que este tipo de casos se repiten todos los veranos, y mientras envían ese mensaje esperanzador para más de 200.000 personas que viven refugiadas y que pertenecieron a España, los cargos públicos siguen sin hacer acto de presencia en los foros internacionales, y cuando lo hacen solo perjudican a estos menores que reciben ante los medios de comunicación.