¿Cuándo se cierra España?

Fede Durán | 27 de mayo de 2008 a las 11:48

Nadie lo sabe. O quizás sí. España, es decir, el modelo de Estado, no se cerrará nunca. Los nacionalistas jamás lo consentirán. ¿Qué sentido tendría que existieran ellos si los contornos del mapa ya no se pueden tocar? Este país no tiene forma de piel de toro sino de bucle y pierde demasiada energía en la metafísica cuando la realidad contante y sonante de las finanzas nos atosiga por todos los flancos. En este contexto, es casi milagroso que el País Vasco no se hunda pese a ETA y experimentos psicopolíticos como el Plan Ibarretxe. ¿De verdad tienen estos tíos tiempo para pensar en el I+D, el cambio climático o las subvenciones para paliar el perverso efecto hipoteca?

Que se lo digan a Jon Juaristi. O a Mira Milosevich, una especie de discípula del iconoclasta del nacionalismo vasco que se atrevió a escribir un libro en castellano pese a ser serbia (Los Tristes y Los Héroes). Estas últimas noches dejo que sus páginas me acunen. Ya amarillentas, con ese agradable olor a viejo de las novelas míticas (el libro lo usurpé de la biblioteca paterna), las cuartillas me aclaran conceptos aparentemente básicos. La balcanización, por ejemplo, que ella define como la creación de Estados dentro de un Estado hasta hacer insostenible el sistema. Es lo que consiguió, muy esmeradamente, Tito. Yugoslavia es una ficción de corta duración (1918-1941 y de 1943 a la debacle que comenzó con Eslovenia en 1991) cuyo cordón umbilical fue el comunismo, no el patriotismo. Recuerden que Aznar utilizó ese término para referirse a España. Da miedo pensarlo, aunque la comparación sea demasiado inexacta. España es un país viejo. Aunque los siglos no le sirvan para librarse del problema.

Vale, no divago más, regreso al principio, al cogollo, al corazón del asunto. ¿Cuándo se cierra España? Como Santiago ya no está para estos trotes, habrá que recurrir, una vez más, a la política ficción. Se me ocurren varias opciones:

1. España se cierra cuando regrese a los orígenes. Dice la Misolsevich que los serbios son lo más parecido de la ex Yugoslavia a Castilla. Pues ya está.

2. Los nacionalismos se disuelven por propia voluntad al haber exprimido, con la actualización de los estatutos, su capacidad de autogobierno (dentro del marco constitucional, se entiende).

3. España se convierte en un Estado nominalmente federal sin capital fija ni moneda común ni ejército ni bandera unificadora. Eso sí, se mantienen las ligas de fútbol y baloncesto y se excluye con pavor la idea de las audanas y los aranceles, vaya a ser que alguna empresa pierda parné por aquello de la eliminación del fraternal mercado compartido.

4. Portugal, Francia y Marruecos se reparten España.

El lector puede enriquecer los limitados recursos del autor con alternativas adicionales.

Etiquetas: ,

  • Fendit

    España se rompe cuando prohíban los toros, las verbenas, las costumbres populares como tirar la cabra del campanario, descabezar gallinas, etc…, cuando Ibiza sea el 17 Länder Alemán de facto, cuando el cincojotas lo hagan los chinos, cuando el salmorejo lo reclamen los franchutes como propio e inventado por ellos(al contrario que la tortilla, ladrones!!! ), cuando las sevillanas sólo se baile por japonesas y el bocata de calamares sea made in taiwan. Entonces, este sí que será un peaso país.

    PD: ¡Ah!me olvidaba, y cuando los nacionalistas consigan lo que quieren, que es ser España pero cambiándole el nombre y el idioma oficial.

  • Y ahora Baleares...

    El Gobierno balear recomienda que a los extranjeros e inmigrantes se les hable siempre en catalán. No es que España se cierre algún día, es que da miedo abrirla…

  • Saudade

    ¿Y por qué ha de cerrarse España? Los países son como los pisos: a veces necesitan reformas.

  • Gonsaulo

    Los nacionalistas jamás se darán pos satisfechos. Porque en cuando lo hagan, no tendrían sino que desaparecer. Y con lo cómodo que se vive de político, ¿quién quiere abandonar? Así que por mucho que se les de, siempre pedirán más.

  • callesierpes

    La metáfora del piso es peligrosa. Vale, admitamos que necesita el piso reformas, pero lo que ocurre es que lo que de verdad se plantea es que entre los habitantes del piso uno quiere las habitaciones con vistas a la calle, los cuartos de baño, la cocina y la plaza de garage, y deja para el “otro” las habitaciones a patios interiores y el cuarto trastero, este último con derecho a uso compartido. O sea asimetría.
    Copiando (y pegando) desde un brillante artículo del Prof. Sosa Wagner (Universidad de León):

    La víctima siempre es la misma: la solidaridad entre los españoles, una de las piezas que justifican nada menos que al Estado moderno, construido precisamente para fabricar cohesión entre las clases sociales y entre los territorios

  • Saudade

    Callesierpes, lo que quiero decir es que los mapas cambian. Cuando entre un pueblo cambia el sentimiento de pertenencia, o ese sentimiento no se adapta a otra realidad más grande, que no superior, sólo queda divorciarse.

  • callesierpes

    Tambien conisdero peligroso mezclar sentimientos con política. Como demostró el muy admirado, al menos para mí, Isaiah Berlin, en “Las Raices del Romanticismo” estuvo el origen de las dos tragedias del siglo XX, el fascismo y el comunismo.

  • Saudade

    Una parte de la política es totalmente sentimental. Y hay ejemplos de ruptura pacífica: ahí están Chequia y Eslovaquia. O la URSS.

  • josé luis

    Señor Saudade. Los sentimientos no dan derecho a nadie, individuo, colectivo de personas o pueblo, a saltarse la ley. Es como si tú te encaprichas de una mujer y los sentimientos de hacerte con ella, de poseerla, justificaran el acoso o, en el caso más dramático y extremo, la violación. La ley es la ley, guste o no.

  • Saudade

    También esas metáforas son peligrosas, José Luis. La ley está para cumplirla hasta que se demuestre que ya no se adapta a la realidad. Yo no defiendo que las naciones históricas del Estado se separen obligatoriamente, pero si se da una mayoría abrumadora que hoy no existe y a la cual me niego a poner porcentajes, ¿quién puede negarnos ese derecho?

  • josé luis

    Totalmente de acuerdo, querido Saudade.

  • callesierpes

    Puede negarle ese derecho el único instrumento que hay: La Consitución.
    En cuanto a los ejemplos que muestra sobre la separación en Centroeuropa no los veo tan claros, quizás porque el libro del Prof. Sosa Wagner sobre El Imperio Austrohungaro me enseño sobre lo fácil que es destruir y lo difícil que es construir. Además los ejemplos que vienen de sistemas comunistas no son demasiado aconsejables. Otra cuestión: En los USA se pretendió un “secesión” que acabó muy mal. En Yugoselavia se realizó una “secesión” que acabo muy mal. No sé pero creo que los españoles deberiamos gastar nuestras energías en algo más útil que los problemas de secesión, como por ejemplo la recuperación del atraso tecnológico, la generación de Conocimiento que generará riqueza, etc.

  • jon juaristi

    Me vas a buscar la ruina si te refieres a la Milosevich como mi discípula. Abrazos a tu padre.

  • mbarea

    Ya lo dijo Antonio Cánovas del Castillo: “Son españoles los que no pueden ser otra cosa”. Y me apunto a la alternativa 4, aunque si fuera posible incluiría -aprovechando la cercanía de Gibraltar- a Inglaterra. (Lo sé: mi anglofilia no tiene remedio).

  • Fede Durán

    Señor Juaristi, disculpe mi ignorancia y reciba mi felicitación: el tándem, como mínimo, impone.

    Un honor su visita.

  • albertus

    Yo no le puedo negar a ESPAÑA!! la sangre oscurita que tenemos de despeñaperros pa´bajo.Algunos la aprovecharon y se hicieron Señoritos…otros dejaron que la sangre fluyera (por dentro del cuerpo que no derramada) y sacaron lo que llevaban dentro: un saber vivir que consiste en empaparse de la vida…yo me quedo con los moros (sin coran) y gitanos y a cantar y a bailar que son dos días.

  • Gonzalo Gala Guzmán

    Sr,Durán, con humildad y repesto, me muestro en desacuerdo. Quizás, no en las propuestas de esas posibles reorganizaciones territorionales de España, que algunas darían para más de una tertulia, ni tampoco en la visión de España como “una nación de naciones” en plena debate por los proyectos nacionales de signo unitario o centrífugo. Ciertamente la aparición de los nacionalismos no sólo requiere de una crisis de Estado-nación, más el hecho diferencial como soporte legitimizador.

    El caso gallego prueba que los rasgos ideológicos y culturales pueden ser todo lo pronunciado que uno quiera, pero si no se dan transformaciones económicas que forjen una clase social capaz de asumir el proyecto nacionalista, lo que sucede en el País Vasco y cataluña.

    No se trata por tanto, de un proceso que responda a facores espirituales, como pudiera parecer cuando se habla, por ejemplo, de “país moribundo” o de “España sin pulso”, si aplicamos expresiones históricas.

    España ofrecerá un panorama a veces extraño, sobre todo si se tiene la imagen de un Estado-nación con su cascada de banderas, idiomas-dialectos y fidelidades. Pero esto es también una forma de responder a la propia historia. Y el pluralismo es un contenido esencial de la democracia. ¿No es esa una de las aspiraciones de lo políticamente correcto, es decir, de lo moderno? Además, paises como Gran Bretaña o Estados Unidos, presentan sus territorios- Estados totalmente diferenciados y no pasa nada. Gran Bretaña, por ejemplo, lo forman Gales, Inglaterra y Escocia, y cuando juegan al rugby en las Cinco Naciones lo hacen por separado. Y aún eso, hay reminiscencias historicas propias, como las de Escocia. Que todavía recuerdo al actor Sean Connery en un acto a favor de la historia y pueblo escocés. Un saludo.

  • pep

    Sr.Gala,
    Parodiando al pasado debo aplaudir,y aplaudo,su certera y sosegada visión del tema.No entraré en él porque el autor e instigador del debate y los participantes ya han dado una variada y generosa aportación personal.Me interesa más,en este caso, celebrar el tono expositivo y conciliador, alejado de los maléficos exabruptos y salidas de guión.Es mérito de quien abandera este apartado,este blog.
    Un saludo.

  • JUAN ANTONIO

    En la novelas policiacas la pregunta clave del policia suele ser: ¿A quien beneficia el crimen?.
    ¿A quién beneficia la modificación de los Estatutos de Autonomía que provocó una fiebre de modificación?
    A mi entender: a los caciques locales.
    Que cada uno ponga los ejemplos que quiera, pero los cambios han degenerado en dar mas poder a los diferentes gags locales.
    Esto más tarde ó más temprano nos llevará al conflicto armado por la estupidez atada de los diferentes Gobiernos.
    (por evitar la guerra han caido en la deshonra. Ahora tienen la deshonra y no evitarán la guerra).
    Pero ¿que nos puede extrañar de un pueblo que vota a zapatero despues de cuatro años nefastos?.